Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

20 enero 2018

SINARQUISMO: Una visión para principiantes en Video (II)































Ir a la parte I




En la presente entrega colgaremos un par de interesantes videos que servirán de guía para los interesados en la temática del sinarquismo y las crisis económicas y políticas actuales en Europa. Muchas veces suele ser mejor este tipo de material, ya que hay gente que no le gusta leer pero siente interés por el tema.

Una conspiración mundial judía? No. Tampoco podemos negar que poderosos judíos "cortan el bacalao", forman parte de una conspiración que es más grande que una simple alianza sectaria bautizada míticamente como ‘La Gran Conspiración Judía’

Los dueños del mundo son una élite corporativista, los metagrupos, la oligarquía financiera-industrial, el complejo militar - industrial, producto de múltiples alianzas sin distinción de razas, religión o política. 

Es una alianza de empresarios y banqueros judíos, sí, pero que aúnan, en iguales condiciones, sus esfuerzos junto a cristianos de toda confesión, agnósticos, masones, musulmanes, hindúes, budistas, taoístas, etc. Todos unidos por su poder económico-industrial-político en el mundo.  De existir una pirámide de poder, no sería como la típica mafia criminal con un capo en la cumbre, mucho menos un Rex Mundi.  Estamos hablando lo que se denomina, y con mucha razón, EMPRESA MUNDIAL S.A., donde todos velan por sus intereses, se reparten zonas de influencia, comparten el botín, en este caso, los recursos naturales de las naciones y el control del sistema financiero mundial, planifican el futuro de la humanidad y destruyen a sus detractores mediante las guerras.

Piensan que un exclusivo y reducido grupo de poderosos conspiradores judíos, basados en tradiciones religiosas y racistas, podrían lograr conquistar el mundo, sin que el Imperio Británico o sus actuales testaferros norteamericanos, es decir, los supremacistas "blancos" permitan a una raza semita dominarlos?. 

Los nazis con todo el poder aglutinado no lo consiguieron por una razón, se desviaron del plan sinárquico para controlar Europa. Las locuras de su ‘Nuevo Orden’ que debería ser regido por una raza de superhombres arios, asesinos, místicos y enajenados que conjuraban los espíritus de otros “mundos”, para una lucha mítica entre la luz y la obscuridad (el bien contra el mal, según su visión), tenía que ser detenida por sus propios creadores. Durante algún tiempo, ese otro “mundo” gobernó parte del orbe. Los nazis desviaron los fundamentos por los cuales fueron elevados al poder y, como dejaron de ser útiles por sus sandeces, su reinado de terror debía sucumbir, para dar paso a otros métodos más “sutiles” de control. 

Y ese mundo actual de control: La asociación de la industria, la banca, el comercio, manipulando a la política, será contemplada en los videos siguientes. 

Gracias por su deferencia.



                                                                                                     t.andino




VIDEOS DE DANIEL ESTULIN



Sinarquía, la pirámide del mundo


Daniel Estulin nos invita a ver el modelo sinarquista del mundo contemporáneo. La sinarquía creó a Mussolini, Hitler y casi todos los dictadores europeos del siglo XX, fue la Sinarquía que creó el ‘Club Bilderberg’, el brazo político de la OTAN. ¿Qué es lo que los sinarquistas pueden "regalar" al mundo ahora?




Los legados del Tercer Reich


El Tercer Reich hitleriano cayó en 1945. Pero las ideas y las metodologías de aquel período todavía existen y se emplean con éxito. Esta vez, Daniel Estulin afirma que la oligarquía financiera estableció en Europa un "gobierno supranacional", implementando políticas económicas fascistas y un embrión del nuevo fascismo político.


14 enero 2018

Al Quds y la liquidación de la causa Palestina (1)




por Tito Andino U.




Primera parte

El fin de la causa palestina está en marcha


La decisión de Mr. Trump de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv hacia al Quds (Jerusalén) ha provocado gran conmoción en la nación palestina, pero no en todos los gobiernos árabes. Tal acto equivale a reconocer Jerusalén como la capital eterna del estado de Israel, creado en 1948, en detrimento de Palestina. Casi todas los pueblos árabes y los creyentes musulmanes han condenado tal declaración.


Qué se oculta tras la declaración del mandatario estadounidense?

Un gran sector de la opinión pública y analistas internacionales pasan por alto que la decisión tiene otra motivación. Esa medida es esencial para anunciar la alianza entre el estado de Israel y la Arabia de los Saud (oficialmente conocida como Arabia Saudí).

Tiene un propósito secreto: Hacer frente a la notable y fuerte influencia que está ejerciendo la República Islámica de Irán en la región, directamente y a través de Siria y el movimiento libanés Hezbolá.

Está previsto que para marzo del 2018 se celebre una cumbre en Riad, posiblemente alguna monarquía absolutista del Golfo se adhiera a esa reunión, allí se podría formalizar, mediante una declaración conjunta, la reconciliación histórica entre Arabia Saudí e Israel, que allanaría el camino para una posible ampliación de alianzas entre árabes e israelíes (en teoría).

Es evidente que una alianza saudí-israelí, defacto, ya viene operando desde hace mucho tiempo en detrimento de la unidad del mundo árabe y sus instituciones. Israel orquesta junto a sus socios de la OTAN las guerras internas en los países árabes y los saudíes lo financian.

Una probable consecuencia de la futura cumbre de Riad (marzo 2018) traerá graves secuelas a los palestinos: Si los socios quieren formalizar su relación tendrán que declarar que la causa Palestina representa un obstáculo en el camino de esa alianza. Deberán afirmar que Palestina y al Quds son instrumentos de chantaje utilizados políticamente por quienes se oponen a la paz. Una “paz” humillante como siempre ha propuesto Israel y a la que se oponen países como Siria, Irak, Irán, Argelia, Líbano y otros.

Es inevitable para los Estados Unidos y sus aliados árabes que, si quieren cristalizar esa alianza con Israel, el proyecto debe contemplar la LIQUIDACIÓN de la causa Palestina. El proceso ha sido largo, algunas naciones árabes han sido engañadas, como Egipto y Jordania. Solo recordemos el camino que siguieron algunos estados árabes desde los Acuerdos de “Camp David” de 1978 (acuerdo de paz israelí-egipcio bajo auspicio estadounidense) hasta el presente.

La pregunta debe ser, por qué ahora los Estados Unidos tiene alto interés en establecer no solo una paz, sino intentar una alianza entre árabes e israelíes? Una supuesta alianza que marginará la causa Palestina. Cada etapa, desde “Camp David”, dejó secuelas de dolor, sangre y destrucción de los pueblos árabes, entre los que se incluye en primer término Palestina.

Hay un referente central en todo esto, y es algo que en ocasiones me disgusta en lo personal, no tanto por los actores, sino por la ignorancia de la gente, de aquellos ridículos conspiranoicos que ven todo como obra de una gran conspiración judía. La única realidad es que en Próximo Oriente, Israel fue establecido para dividir a los árabes, la entidad sionista, calificativo muy difundido en la región, no es solo un país como cualquier otro, Israel es una prolongación ideológica, estratégica y política de los Estados Unidos, el Imperio Británico y Francia, aún más, de todo el mundo Occidental, en general. Las potencias europeas –el Imperialismo Occidental- ha velado por su existencia no por una imposición de una “mesa de sabios judíos que controlan el mundo” sino como su caballo de Troya en la región árabe para controlar los recursos energéticos y geoestratégicos (vías marítimas y terrestres).

Es cierto que el proyecto sionista está basado en la tradición que recoge la Torah, al crearse tal ente estatal se requiere que el territorio se mantenga íntegramente bajo exclusivo control israelí y no de fuerzas extrañas de control (como sería una fuerza de paz permanente en una Jerusalén con estatus de ciudad internacional y multiconfesional). 

La carrera por firmar acuerdos de “paz” entre árabes e israelíes está controlado totalmente por la diplomacia estadounidense, ya sucedió con Egipto y Jordania, ahora todo indica que se ha doblegado a la conservadora facción del wahabismo saudí -a pesar  que estos últimos han tenido excelentes lazos con Israel para desestabilizar el Próximo Oriente-.

El reino de los Saud encabeza, hoy por hoy, la iniciativa de la “paz” con Israel y la única forma de conseguir ese objetivo es minando la voluntad palestina. Los saudíes ansían y seguirán buscando una forma de forzar a la autoridad palestina para que acepte la anexión incondicional de Jerusalén Este a Israel que será proclamada capital “eterna” de Israel; pero eso no es todo, las condiciones israelíes tampoco prevén el surgimiento de un estado palestino independiente en Cisjordania y Gaza. Y, esto está en funcionamiento, la construcción de más viviendas y la creación de nuevos asentamientos de colonos judíos en Cisjordania es la evidencia.

Poe sentado que aquello sepulta las aspiraciones del pueblo palestino y desagrada a las naciones árabes que no se alinean a la política estadounidense-israelí. Las predicciones políticas basadas en esa intencionalidad solo auguran un gran estallido de hostilidades regionales, preámbulo bélico que ya está en curso vía fundamentalismo islámico en países como Siria, Irak, Líbano, Yemen (opuestos a esos planes desde siempre junto a Irán, al que parece sumarse el siempre inestable presidente de Turquía, Erdogan).


El príncipe heredero del Reino de los Saud, Mohammed bin Salman, intentó intimidar a Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina. Se le exigía que aceptara que Jerusalén sea reconocida como capital de Israel.


También ha pasado por desapercibido un acto trascendental en búsqueda de esa alianza israelí-saudí. El príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salem propuso al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, que la ciudad de Abu Dis (o Abu Dees o Abu Deis) se convierta en la capital del estado palestino. Estratégicamente es ingeniosa la jugada… Abu Dis se encuentra dentro de la Gobernación de Jerusalén, en la región que fuera ocupada por Israel en Cisjordania (Palestina). A raíz de los “Acuerdos de Oslo” (1995), Abu Dis está bajo mandato administrativo de la Autoridad Palestina pero bajo control militar israelí (es conocida como la Zona “B”). Gran parte de las oficinas de la Autoridad Nacional Palestina, responsable de los asuntos de Jerusalén se encuentran en Abu Dis.

Luego del encuentro entre el heredero saudí y Abbas, al parecer el palestino informó a los demás líderes palestinos sobre la imposibilidad de instaurar un estado palestino independiente; habría asegurado que a lo más se puede aspirar a conservar un autogobierno.

El objetivo final de los Estados Unidos, aparte de apoyar a Israel en sus peticiones sobre Jerusalén y la alianza saudí-israelí, es obtener algo más grande, una alianza árabe – israelí en Próximo Oriente. En teoría esa alianza (que se la aprecia utópica por las circunstancias actuales y la polaridad de fuerzas regionales) debería integrar al mundo árabe en torno a Israel (no veo cómo Israel podría integrarse en la región árabe). El sueño norteamericano no termina ahí, esa supuesta alianza árabe – israelí sería el perfecto obstáculo contra la fuerte influencia de Irán en la región y sus deseos de llegar al este del Mar Mediterráneo, lo que significa paralizar la apertura de la nueva “Ruta de la Seda” que es auspiciada por China.

La ilusión tiene sus límites. El proyecto, de por sí, tiene inmensas dificultades de plasmarse en realidad, puede y de hecho es seguro que la primera etapa del plan se lleve a cabo, la alianza israelí-saudí (la firma sobre el papel, porque de hecho ya opera). Los cálculos políticos en esta nueva geo-estrategia estadounidense conducirá a mantener la región en constante guerra. Irán es, en grandes rasgos, quien deberá ser derrotado para seguir con tan alucinante proyecto (recuerdan la reciente fallida “primavera” iraní?).

Para analistas internacionales la nueva estrategia de los Estados Unidos radica en contener a la emergente Eurasia, paralizar la “Ruta de la Seda” china, impedir que se consolide la expansión china en las rutas marítimas, porque ese sería el final del Imperio Británico y su socio estadounidense (estos últimos controlan mayoritariamente el tráfico marítimo mundial). Solamente estas razones pueden revelarnos los motivos de la eterna desestabilización política en Próximo Oriente, en el sur del Mar de la China Meridional, en el Golfo Pérsico, en el Mar Amarillo, en el Báltico, Ucrania, Pakistán, Myanmar, etc.

En conclusión, los Estados Unidos ven a China como su principal rival por el control de la soberanía mundial, no son los rusos, ni ningún otro. Cómo parar a la China?, lo hemos dicho aquí, también en anteriores artículos; y, una de las formas para evitar una confrontación militar directa es suprimiendo los intereses e inversiones chinas en Medio Oriente, en África y en cualquier región del mundo. Cómo lo están logrando?, con las guerras de Medio Oriente y África. Ahora la prioridad es establecer esas alianzas que hemos detallado en la presente ponencia. Solo esas nuevas alianzas podrían garantizar fidelidad de ciertos países árabes.

No obstante, es probable que ese juego geo-estratégico no pueda culminar con éxito. Ni China, ni Rusia ni Irán, ni siquiera el pequeño y débil gobierno palestino se quedarán quietos ante los rediseños de la política regional proveniente de lejanas tierras (no todos en Norteamérica están de acuerdo con Trump, ahora hay divergencias con el señor Tillerson –secretario de Estado- por lo que se espera su renuncia).  (1)

La consecuencia no puede ser otra que una nueva guerra con los mismos actores a la cual se incorporarán otros.


Segunda parte

La pregunta del millón.
Palestina o Israel? Quién tiene más derecho?




Empezaré por el final. Parece lógico que una verdadera negociación  y una mutua cesión, desistiendo irrealizables pretensiones, para los dos bandos, es la única solución al conflicto. No encuentro otro camino que retornar a la Resolución 181, de 29 de noviembre de 1947LOS DOS ESTADOS. Si alguien tiene otra salida realista, que no sea un nuevo genocidio judío o la continuación del actual genocidio palestino, que nos lo explique.

No hay que llegar al extremismo de negar la historia. Palestina desde más de mil años antes de la era cristiana y posteriores dos siglos con el Imperio Romano fue innegablemente la tierra de los judíos. Muchos desquiciados, por desgracia, negarán que las legiones romanas expulsaron a los judíos de Palestina hace dos milenios por atreverse a sublevarse contra la ocupación, de allí nació la diáspora judía. (Roma devastó el Templo de Jerusalén y aplastó las revueltas judías del 66-73 de nuestra era y del 132-135 de nuestra era y expulsaron a los judíos de esas tierras).

Esto no es fábula, no es invento, es parte de la historia (y muy documentada). Los pueblos que han ido asentándose en Palestina durante este largo periodo histórico tampoco conformaron una unidad sólida, sea por vínculos sanguíneos o de nacionalidad. Esas tierras han sido permanentemente ocupadas, saqueadas, las poblaciones han sido exterminadas o desplazadas, entremezcladas, otras culturas  y pueblos se han asentado en ese mismo lugar, pero una gran masa de judíos a lo largo de esos siglos, a pesar de todo, permanecieron allí. Las últimas ocupaciones o conquistas territoriales que se registran son las del Imperio Otomano que gobernó la región por 500 años hasta nuestra época contemporánea con el Mandato del Imperio Británico. Palestina nunca llegó a ser una nación independiente. 

A finales del siglo XIX nació el sionismo, movimiento político predominantemente judío que promovió el retorno a Palestina, y aquello no fue producto de una conspiración mundial judía. Ya casi nadie quiere recordar que una de las motivaciones (aparte de sus pretensiones históricas y religiosas) fueron las continuas persecuciones o progroms contra los judíos en Rusia y el centro de Europa, a más del bullado caso de fines del siglo XiX, el “Affaire Dreyfus” (El caso Dreyfus, sentencia judicial de espionaje y de corte antisemita). Los judíos iniciaron una lenta emigración hacia Palestina que era parte del dominio otomano, las estadísticas registradas demuestran que para 1881 vivían en Palestina alrededor de 20.000 judíos, el doble de cristianos y alrededor de medio millón de árabes. La emigración judía nunca llegó a igualarse con los habitantes árabes, pero ocurrió el fenómeno que los recién llegados compraban las tierras a los árabes. Está claro que el sionismo tenía como objetivo que los migrantes fueran comprando el territorio para luego forzar a los árabes abandonar esas tierras.

Ya muy tarde los árabes se percataron de las intenciones sionistas, hecho que originó el aparecimiento del nacionalismo árabe y la dura oposición a esas pretensiones, crear un hogar nacional (tierra prometida) en Palestina no sería cosa practicable por la presencia de la población árabe. Se barajaron otras soluciones, la búsqueda de otro lugar (como Argentina) fue descartada y se concluyó que para aglutinar a los judíos en Palestina no tendría otra opción, la creación de Israel solo era posible mediante la guerra o con la violencia armada en contra de los árabes y las potencias ocupantes.




No es tanto que el Imperio Británico se decantara por la causa sionista en contra de los árabes, aquello fue surgiendo con el paso de los años y tras analizar las consecuencias, los británicos necesitaban el petróleo de los árabes y tenían necesidad de conservar las rutas comerciales; pero, a la vez, controlaban el poder del capital judío y los nacientes lobbies en el ámbito internacional, así que jugaron a los dos bandos… En 1947, las Naciones Unidas deciden por la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe. El resto es ya historia conocida y ampliamente documentada.

Hay sectores en el mundo, palestinos incluidos, que quieren explicar la pérdida de sus tierras, desde una sola posición (nacida de la posguerra mundial), afirman que los europeos mataron a millones de judíos, pero, por qué los árabes tienen que pagar las consecuencias?; no se oponen que los judíos tengan su estado… lejos de Palestina, hay quienes sugieren en los Estados Unidos, por citar un caso. Es común que los ciudadanos árabes mantengan y divulguen su criterio a modo de ejemplos, uno que me ha llamado la atención es aquel que encontré hace muchos años en internet y lo cito: 
“Tú eres español. Imagínate que un día los árabes vamos a Andalucía y decimos que nosotros pasamos varios siglos allí y que ahora será nuestro otra vez. Los argumentos son de peso. Sin embargo, no es exacto. Hoy Andalucía forma parte de España y los árabes que vivieron aquí tuvieron un arraigo menor (Córdoba no era La Meca para los musulmanes; Jerusalén sí que lo es para los judíos) y siempre dispusieron de otro lugar en el que vivir según sus creencias. Además, Palestina siempre ha formado parte de imperios. Cuando los judíos empezaron a emigrar allí en masa ocuparon las tierras donde vivía un pueblo, no conquistaron una parte de un país”.

Volvamos a la realidad, Israel no ha dado muestras de indulgencia a la causa palestina, es cierto, pero también recordemos que hubo y hay quienes claman por la convivencia (fruto de ello fue asesinado Isaac Rabin, al ofrecer entregar territorios a cambio de la paz). 

Extremistas los hay en todas partes, así como los hay en el lado palestino y el mundo árabe. Pero, también tenemos a judíos y palestinos partidarios que la única solución es la mutua convivencia y lo aceptan. Muchos israelíes defienden a los palestinos, muchos judíos que viven en otros confines rechazan las políticas extremas del estado israelí; sin embargo, es casi difícil encontrar árabes que de forma abierta defiendan la posición israelí de vivir allí como un estado. Una gran comunidad árabe vive en Israel y Palestina (es decir, viven en dos estados, los árabes en Israel tienen nacionalidad y pasaporte israelí), no obstante, suele decirse que los judíos solo aspiran a vivir en un estado…

Los palestinos fueron traicionados por las potencias occidentales, se consintió que sus tierras fueran usurpadas, por ello no admiten la convivencia; pero, eso está cambiando, las posiciones van alterándose, la férrea oposición árabe anti israelí se está desmoronando desde hace un buen tiempo. La vieja oposición del mundo árabe de no permitir que los palestinos acepten una “paz deshonrosa” está sucumbiendo. Los mismos árabes van aceptando –por la razón que sea- el reconocimiento del estado de Israel, ya lo hicieron Egipto y Jordania; y, como lo hemos visto, al inicio de esta ponencia, las consecuencias de una posible alianza de Arabia Saudí con Israel son visibles.

En estos días, la causa Palestina va perdiendo la partida y hubiese colapsado hace rato si no fuera por el incondicional apoyo de Siria y de Irán, el sacrificio sirio no puede ser comprendido por muchos, no han asimilado el hecho que Siria ha sido atacada y destruida, precisamente, por defender la causa palestina, por oponerse a Israel.


                                                   Una perspectiva de Jerusalén Este


Quién tiene más derecho sobre esas tierras?, israelíes o palestinos?, seguirá siendo una pregunta difícil de responder con objetividad.  Como hemos dicho, los más psicóticos siguen clamado por su eliminación, que se finiquite la tarea emprendida por Hitler dicen; otros gritan que los judíos sean recibidos en los Estados Unidos donde hay suficiente territorio para crear un estado judío o en cualquier parte del mundo (menos en su país). Por el otro lado, con diferentes ideas, se  plantea que los palestinos sean expulsados hacia el Reino Hachemita (Jordania) o, a Siria, Irak o a cualquier estado que los quiera recibir; o, simplemente asimilarlos en el mundo árabe.

Ensayando una conclusión sobre este punto.

No quiero que se perciba alguna contradicción, porque no la hay, en lo que vengo analizando, solo intento ser objetivo y considero relevante ver los dos lados de la moneda. No soy anti nada. Ni estoy a favor del estado de Israel (entidad sionista como suelen calificarlo en Próximo Oriente) ni estoy en contra de los palestinos. No creo en conspiraciones sionistas divulgadas mayoritariamente, en el presente, por corrientes de la extrema derecha occidental muy ligadas a experiencias totalitaristas del pasado. Tampoco me permito descerebrarme con el fundamentalismo islámico que dice –aunque es falso-  desvelarse por la causa palestina, clamando por la destrucción de Israel (los extremistas islámicos hace mucho tiempo que están infiltrados por los servicios secretos occidentales y son ellos los que llevan la guerra sucia para dividir la causa árabe).

Creo en el orden legal, aunque imperfecto. Es la única alternativa viable, juzgo que el establecimiento de los dos estados tal como está contemplado en la Resolución 181, de 29 de noviembre de 1947, de la Asamblea General de las Naciones Unidas, resolverá el conflicto árabe-israelí. Palestina, bajo administración británica, conoció el plan que propone dividir la parte occidental en dos Estados, uno judío y otro árabe-palestino; que Jerusalén y Belén, permanecerían bajo control internacional (como sabemos, Belén es en la actualidad regida totalmente por la Autoridad Palestina y Jerusalén seguirá siendo la piedra en el zapato).




Los británicos se negaron cumplir la resolución, pero los países árabes también expresaron su negativa. La consecuencia inmediata fue la guerra civil en el territorio del Mandato, la declaración de independencia de Israel del 14 de mayo 1948 y la consecuente guerra árabe-israelí, la posterior guerra de los seis días, la guerra del Yom Kipur, etc. La crisis se mantiene imperturbable.

Creo en la Resolución 194, de 11 de diciembre de 1948, de las Naciones Unidas, consecuencia de la expulsión forzada de centenares de miles de árabes por los israelíes
"hay lugar para permitir a los refugiados que lo deseen, regresar a sus hogares lo más pronto posible y vivir en paz con sus vecinos, y que se deben pagar indemnizaciones a título de compensación por los bienes de aquellos que decidan no regresar a sus hogares y por todos los bienes que hayan sido perdidos o dañado, en virtud de los principios del derecho internacional o en equidad, esta pérdida o este daño debe ser reparado por los gobiernos o autoridades responsables”.

Creo en la Resolución de las Naciones Unidas, de 22 de noviembre de 1967, (luego de la Guerra de los Seis Días).
“La instauración de una paz justa y perdurable en Oriente Medio… la retirada del ejército israelí de territorios ocupados durante el conflicto… respeto y reconocimiento de la soberanía y la integridad territorial y la independencia política de cada Estado de la región, y su derecho a vivir en paz en el interior de fronteras reconocidas y seguras, al abrigo de amenazas y actos de fuerza”.

Israel ha ignorado aquellas resoluciones y hace todo en contrario, no porque sean los dueños del mundo, sino porque cumplen el cometido geo-estratégico de las potencias occidentales. 

Israel ha humillado, ha expulsado y ha matado al pueblo palestino. Es la época de la Nakba o Catástrofe, el inicio del genocidio palestino. Las resoluciones de las Naciones Unidas han sido los únicos intentos válidos de garantía para el mantenimiento de una relativa paz. Paz?, se preguntarán, Israel no cederá, tampoco los palestinos abandonaran su causa, aunque otras naciones árabes le den la espalda o como otros países árabes que optarán por la paz separada con Israel (Egipto, Jordania) bajo influencia de los Estados Unidos.

Que soy muy idealista me criticarán, tienen razón, no podrá haber paz cuando la guerra, la venta de armas y la táctica de despoblación mundial por ese medio siga siendo el mejor negocio del mundo.

Graham Greene solía decir: “El escritor debe estar listo para cambiar de bando en cualquier momento. Su misión es defender a las víctimas y las víctimas cambian”
Es precisamente lo que está pasando con el estado de Israel, descendiente de las víctimas europeas del genocidio, hoy revierte la historia, las medidas políticas y represivas que ejercen las autoridades israelíes en contra de la población palestina no puede ser justificada, ni como defensa de una causa… 

La historia no termina de enseñarnos.




Tercera parte

Existe un plan “B” de Israel en caso que fracase la declaración de Jerusalén como capital de Israel?



Una vista aérea de una zona de la Patagonia chilena


Es el “Plan Andinia” un nuevo recurso del sionismo para apoderarse de la Patagonia argentina y chilena?; es otra teoría conspiranoica?; o, es una nueva estrategia para explotar los recursos naturales de la Patagonia? 

Se conoce desde hace décadas sobre la aparición de un plan judío para colonizar la Patagonia argentina-chilena valiéndose de personas y empresas a las que suele ligarse como parte del “sionismo internacional”. Muchos investigadores en el mundo lo han denunciado, en Latinoamérica y, en especial, en Argentina y Chile existen verdaderos críticos sobre el tema, quizá el más conocido es Adrián Salbuchi.

Conspiración judía o típica teoría conspiranoica que abunda por internet?. Hay que saber leer con cautela la incesante información, lamentablemente hay mucho fraude en el ciberespacio, pero en sí, a rasgos generales el proyecto existe, es real y es tan viejo como muchas aspiraciones judías que han sido abandonadas o rechazadas por irrealizables.

Hay una gran verdad en eso de la Patagonía, miles de hectáreas han sido compradas por personajes y empresas internacionales. Conocidos actores de los Estados Unidos, como Richard Gere y Matt Damon, millonarios como Ted Turner, Benetton, Douglas Tompkins y de otras nacionalidades, como el británico Joe Lewis, etc., la lista de personajes es larga, han comprado tierras. Para esas adquisiciones se aprovechan de varios factores: frágiles leyes, facilidad de corromper autoridades y, sobre todo, el bajo precio de la tierra.

Es indiscutible que la mayor parte de estas personas no son judías, sin dejar de anotar que millonarios judíos constan en la lista de adquirentes. Generalmente, mejor dicho, popularmente, suele asociarse a toda persona que se precie de ser millonario o cercano a los círculos del poder en Estados Unidos o de la Gran Bretaña como sionistas o pro sionistas, es decir partidarios del estado de Israel y sus políticas, entidad a la que, presuntamente, brindan su apoyo incondicional por alguna razón que no se menciona y a través de los poderosos lobbies sionistas en los Estados Unidos.

Respecto a la Patagonia es una tierra muy poco colonizada, a la vez, muy rica en recursos naturales y con grandes reservas de agua dulce del planeta, suele omitirse que entraña enorme dificultad para presuntos y masivos asentamientos humanos en las regiones australes debido a las inclemencias climáticas y obstáculos geográficos.

En las últimas décadas existe presencia de empresas mineras (la mayoría canadienses), se aprecia una explotación irracional de los recursos naturales de Argentina, bajo consentimiento oficial se han construido aeropuertos de gran calado. En cuanto a la emigración, hasta el momento no se ha constatado una reciente y agresiva inmigración judía, sigue siendo igual a la italiana, a la española y de otros estados europeos que han ido asentándose en el sur argentino y chileno desde hace mucho tiempo.

Un interesante informe (2) indica que no existe oposición a que empresas o personas extranjeras adquieran tierras, el problema radica cuando los límites son sobrepasados, un marco legal regulador que restringa esas ventas es casi inexistente, es decir, Argentina y Chile carecen (o carecían) de leyes que protejan sus intereses nacionales y se ha entregado alrededor del 10% del territorio nacional a extranjeros, a cambio de nada.

Los forasteros no solo compran las tierras para edificar una casa vacacional o producir alimentos, también hay quienes tienen objetivos estratégicos, se señalan casos de adquisiciones financiadas por organismos internacionales o países con interés en los recursos naturales.

Ahora bien, nos preocupa saber si esa masiva compra de tierras es realmente parte de una conspiración sionista. Tanto en Chile como Argentina ya existe una honda inquietud por el tema. Uno de los hechos que más llama la atención de las autoridades es la presencia en la Patagonia por motivos “vacacionales” de miles de soldados israelíes (otras fuentes afirman se trata de reclutas licenciados del servicio militar obligatorio) en las propiedades del millonario británico Joe Lewis (judío), con propiedades en Argentina y Chile (tierras que son más grandes que todo el estado de Israel). Lewis al igual que su amigo George Soros se dedica a la especulación financiera. Según describe la Red Voltaire, “esas tierras se hallan en el extremo sur del continente, en la Tierra del Fuego. Incluso rodean el Lago Escondido, impidiendo el acceso al lago a pesar de una decisión de la justicia argentina”. (son propiedad privada).


                                           La pista privada en las tierras de Joe Lewis


Tampoco es secreto que Lewis ha construido en la región un gran aeropuerto privado, con capacidad de recibir aviones de transporte civiles como militares, “desde el fin de la guerra de las Malvinas, el ejército de Israel organiza para sus soldados «campamentos de vacaciones» en la Patagonia. Cada año, entre 8.000 y 10.000 soldados israelíes pasan dos semanas de “vacaciones” en las tierras del multimillonario Joe Lewis”.

El mito del “Plan Andinia” parece no serlo, el propio ejército argentino señala que ya para la década de los 70 del siglo pasado, existían 25.000 alojamientos construidos pero vacíos, una publicación tan seria como Red Voltaire afirma que ahora se habrían incrementado muchas más. Lo curioso, a decir de la referida fuente, es que no puede verificarse in situ, porque las edificaciones se encuentran en tierras privadas y el uso de la tecnología como “Google Earth” neutraliza las imágenes satelitales de esa zona, procediendo así exactamente como lo hace con las instalaciones militares de la OTAN.

En Chile se afirma que el gobierno ha cedido a Israel parte de una base militar en la Patagonia (no se especifica el lugar exacto), en el sitio se habrían construido túneles que facilitarían la vida ante los rigores del durísimo clima polar (eso hace sospechar que se trataría de alguna base en la Tierra de Fuego).

Sin embargo, todo esto es tan inquietante como discordante.

Existe un asombroso hecho que ha dejado pasmado a los amantes de la conspiración. El suceso es un ejemplo de que no todos los que adquieren tierras en la Patagonia son “agentes sionistas” o que trabajan para ejecutar el “Plan Andinia”, veamos el siguiente caso.

La historia real es muy reciente, enero del 2016, el fallecido multimillonario estadounidense Douglas Tompkins había prometido la donación de 407.625 hectáreas de tierra al gobierno de Chile para la creación de áreas protegidas (Tompkins fue un activo ecologista y adquirió enormes extensiones de tierra para preservarla no solo en Chile, también en la Argentina. Los Tompkins ya habían donado anteriormente el Parque Pumalín al gobierno, creado por ellos).


     Douglas Tompkins en la Patagonia


La viuda del señor Tompkins, Kristine McDivitt y la presidenta de Chile, Michelle Bachelet firmaron el acta de entrega de esa inmensa cantidad de tierra con la estipulación expresa que constituirán una futura Red de Parques Nacionales de la Patagonia, a la que el gobierno chileno sumó 949.000 hectáreas de tierra. Según expertos, constituye la mayor donación privada de tierras de la historia. (se crearán tres parques nacionales: Pumalín, Melimoyu y Patagonia, según la Presidencia de Chile, y se ampliarán otros tres parques existentes: Hornopirén, Corcovado e Isla Magdalena, todos integrarán los 17 parques de la Red de Parques Nacionales de la Patagonia). El objetivo es proteger 4.5 millones de hectáreas de biodiversidad, según la ex mandataria chilena, Michelle Bachelet.

Como en todo teoría conspirativa, los chilenos calificaban a Tompkins como el “gringo” que se apoderó de los recursos naturales de la Patagonia chilena y argentina, incluso temían que llegaran a poseer tierras desde la costa hasta la frontera argentina, dividiendo el país en dos. Tompkins, a más de sus gestos filantrópicos fue un creyente ecologista, vivió las últimas décadas en la Patagonia chilena, para salvar el “paraíso” afirmaba, y allí falleció en 2015 en un accidente de kayak.

Quizá no sea el único caso, los Tompkins cumplieron su promesa cuando llegaron a Chile: comprar las tierras para su preservación y devolverlas en otro momento para su uso público. (3)


                                        Parque Nacional Pumalín en la Patagonia chilena.


Bien hasta aquí esta impresionante historia, pero volvamos a la actualidad.

La hipótesis de que el “Plan Andinia” o algo parecido a aquello, se encuentra en ejecución tiene un buen porcentaje de credibilidad. El intrigante caso continuará, quien sabe por cuánto tiempo más. Este tipo de información no se maneja de forma pública, solo a través de medios serios podemos apreciar que algo se maneja tras bastidores.

Nadie –excepto los israelíes y, lógicamente sus mecenas internacionales en los Estados Unidos y la Gran Bretaña- conocen los pormenores; y, al decir del experto Thierry Meyssan:

”por el momento, es imposible determinar si Israel está implicado en un programa de explotación del continente antártico o si está construyendo una base para el repliegue en caso de derrota en Palestina”.

Esta última cita es la clave de todo este enigma.

Qué pasaría si el ente conocido como Israel sucumbe?; o, si a pesar de todo el apoyo de las grandes potencias occidentales (por el momento solo Estados Unidos) se declara fallida la declaración de Jerusalén como capital eterna de Israel?. En esta segunda hipótesis, Israel va a permanecer donde está y Jerusalén seguirá siendo la piedra de la discordia, el punto de inflexión entre las concesiones de uno y otro bando (Israel-Palestina), Jerusalén siempre fue el gran obstáculo para que los dos estados puedieran existir y convivir, a su manera.

Será entonces el “Plan Andinia” el Plan “B” de Israel?.

Ya se barajó en el pasado la posibilidad de establecer Israel no solo en Argentina, Uganda también fue una opción, los nazis ofrecieron Marruecos aprovechando la ocupación de Francia y otros sitios. Por supuesto que los judíos rechazaron las ofertas, para ellos solo es posible su “tierra prometida” en Palestina. Argentina desde fines del siglo XIX y en el siglo XX se ha convertido, como otros lugares del mundo, en tierra de asilo de los judíos que huían de los progroms en Europa.

El artículo de Thierry Meyssan es de lo más clarificador para explicar parte de esta historia, no podría entenderse la totalidad de la presente ponencia sin su lectura. Allí se explica las consecuencias de la Guerra de las Malvinas como punto de acceso a las riquezas del continente antártico, una de las cuales, prácticamente, obliga a Argentina entregar el control del espacio aéreo en el sur del territorio en beneficio británico.

Esas imposiciones tendrían un colofón: el Reino Unido e Israel estarían empeñados en llevar a cabo un nuevo proyecto en la Patagonia, que no puede ser otra cosa que la explotación del continente antártico, concluye Meyssan. (4)


Argentina sigue siendo el país que más instalaciones científicas permanentes mantiene en la Antártida. Lo sigue Chile. 55 países del mundo han mantenido interés en la Antártida para llevar a cabo investigaciones científicas, de ellos, 29 estados tienen una presencia permanente. Desde 1959, el Tratado Antártico garantiza al continente como zona de paz (no está permitido armamento ni ningún tipo de actividad militar); consagrado, exclusivamente, a la investigación de proyectos científicos.



Ir al segundo capítulo (< Haga click)

Una anterior entrega sobre el tema puede ser consultado en este blog:


NOTAS:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny