Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Oriente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Oriente. Mostrar todas las entradas

23 noviembre 2020

Los orígenes sionistas de Arabia Saudí y la Familia Real



 

Nota previa del editor del blog

Bajo otros tópicos, el tema ya ha sido analizado en la serie de artículos denominados "Un cuento de príncipes y otros bandidos" dedicados a la familia de los Saud y el Reino que lleva su nombre. No obstante el siguiente análisis histórico tiene una gran particularidad, un riguroso pero concreto estudio de esa dinastia bajo los patrocinios de la mayor potencia colonial de la época, el Imperio Británico, lo que nos llevará a los orígenes del estado israelí. 

Por sobre todo, este artículo está relatado por un árabe muy apegado a esas las primarias fuentes historiográficas. El uso correcto de la documentación, sin apasionamiento político (mucho menos religioso) es algo que caracteriza el ensayo de Rez Karim, publicado originalmente en dos partes en el sitio web (en inglés) Vital Columns & Analysis that Matter, del cual es su editor jefe.

He tomado nota de los comentarios de la publicación original en inglés, no es nada difícil imaginar a los políticos del siglo XIX (generalmente británicos) "tipos blancos gordos en una sala de juntas de Londres divirtiéndose sobre un mapa, creando zonas fronterizas conflictivas con objetivos nefastos" en la península arábiga, "es solo que a nosotros, la gente del mundo, se nos ha ocultado todo esto". En esencia "el Hijaz que incluye los lugares sagrados de La Meca y Medina son técnicamente territorios tan ocupados como Palestina. Ocupados por agentes del sionismo, a saber, los saudíes. Todo musulmán debería saber esto". Y por sionistas no nos referimos exclusivamente a los israelíes sino a los cristianos europeos que han patrocinado estas aberraciones.

Curiosamente son los cristianos de Occidente quienes más utilizan los textos sagrados del judaísmo para ensalzar las "virtudes" de la mentira y engaño, naturalmente tergiversando el mensaje real. No es raro escuchar que muchos citan: "Con el engaño triunfarás / ganarás", y lo aplican verdaderamente... en la política. Aunque el mejor consejo para el lector sin prejuicios sería leer los dichos del sabio Salomón.

En fin, demos paso a las reflexiones de Rez Karim.

 

***

Los orígenes de la Arabia de los Saud 



Reconociendo la naturaleza polémica del tema, este artículo se basa solo en tratados oficiales, pactos y pruebas de fuentes primarias para compilar un relato históricamente preciso de la fundación de Arabia Saudita y la familia Al Saud convertida en 'Realeza'.


Al crecer como musulmán en un país de mayoría musulmana, pasé la mayoría de los viernes por la tarde en una mezquita, asistiendo a la oración de Jummah. La primera parte de una oración Jummah pide al Imam que realice una Khutbah, una especie de sermón semanal. Fue en una de esas Khutbahs donde, cuando era muy joven, aprendí sobre la difícil situación de los palestinos por primera vez.

De hecho, es una práctica común entre los imanes de todo el mundo plantear el tema palestino en las mezquitas, especialmente durante los sermones de los viernes, y orar por el pueblo palestino. En esas oraciones y discusiones, el nombre de Israel surge inevitablemente. De hecho, la opresión de Israel a los palestinos no tiene ambigüedad en el pensamiento islámico. Y la condenación de Israel, por lo tanto, es algo natural para los musulmanes de todo el mundo.

Sin embargo, lo que escapa a la conciencia en casi todos los musulmanes es la conexión entre Israel y Arabia Saudita. Mientras castigan celosamente a Israel por sus atrocidades, los musulmanes a menudo veneran a Arabia Saudita como la custodia de los lugares más sagrados del Islam; ignorando por completo el papel del Reino en la fundación del estado sionista en primer lugar.

A pesar de la existencia de un sesgo profundamente arraigado contra Israel entre los musulmanes, es importante reconocer que la falta de críticas al Reino de Arabia Saudita, junto con Israel, no proviene de un sesgo. De hecho, esta ausencia no tiene sus raíces en el sesgo, sino en una completa falta de conocimiento. Conocimiento entre la generación actual de musulmanes, así como entre la población mundial, sobre cómo Arabia Saudita y su rey fundador, Abdel Aziz Ibn Saud, desempeñaron un papel fundamental en el establecimiento del estado sionista de Israel.


Abdulaziz ibn Abdul Rahman ibn Faisal ibn Turki ibn Abdullah ibn Muhammad Al Saud, nombre completo del fundador de Arabia Saudí. La palabra "ibn" también se traduce como "bin" que significa "hijo de". Para evitarse confusiones es simplemente conocido como Abdulaziz bin Saúd o Ibn Saúd

Baste decir que esta ignorancia sobre uno de los períodos más críticos de la historia mundial parece todo menos normal. Sorprendentemente, el mundo, especialmente el mundo musulmán, se había mantenido en la oscuridad sobre este capítulo trascendental de la historia de Oriente Medio. La propaganda y las omisiones corren desenfrenadas dentro de los relatos históricos de este período. Fuentes oficiales sauditas como el sitio web House of Saud, por ejemplo, evitan cualquier mención de la participación británica en la fundación del Reino de Arabia Saudí. Aunque esta omisión parece predecible para muchos, vale la pena señalar que incluso los principales medios de comunicación como la BBC, e historiadores prominentes como el profesor Eugene Rogan, etc., retratan habitualmente a Ibn Saud como alguien que actuó de forma independiente durante la Primera Guerra Mundial, y no como un instrumento para los británicos. 

Por lo tanto, reconociendo la naturaleza contenciosa del tema, y ​​para evitar convertirse en otra 'perspectiva' más sobre el tema, este artículo se basa solo en evidencia de fuentes primarias y los siguientes cuatro tratados y declaraciones oficiales para compilar un relato históricamente preciso de los eventos:


- La correspondencia McMahon-Hussain 

- El Tratado de Darin

- El Acuerdo Sykes-Picot 

- La Declaración Balfour 


1. La correspondencia McMahon-Hussain


El Alto Comisionado Británico en el Cairo, Henry McMahon y el Sharif (o jerife) de Hijaz, Hussain bin Ali. las cartas que intercambiaron entre julio 1915 y enero 1916 forman lo que se denomina la correspondencia McMahon-Hussain (10 cartas). Su objetivo era preparar la rebelión árabe contra el Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial a cambio del reconocimiento de un estado árabe en la región.

Para comprender adecuadamente los eventos que llevaron a la creación de Israel y Arabia Saudita, debemos viajar al Medio Oriente de principios del siglo XX. Al estallar la Primera Guerra Mundial en la región, Sir Henry McMahon, entonces Alto Comisionado británico en Egipto, ofreció a Hussain bin Ali, Sharif de Hijaz (o gobernante del Hijaz, la región árabe occidental en la que se encuentran La Meca y Medina), un árabe independiente, declarar su ayuda a los británicos para luchar contra el Imperio Otomano. El interés de Hussain en deshacerse de sus señores turcos convergió con el objetivo de guerra de Gran Bretaña de derrotar a los otomanos. McMahon hizo esta oferta a través de una serie de cartas intercambiadas entre él y el Sharif Hussain, conocidas colectivamente como la correspondencia McMahon-Hussain. En su carta del 14 de julio de 1915 a McMahon, Hussain declaró, entre otras cosas, lo siguiente como una de sus proposiciones:


“En primer lugar.- Inglaterra reconocerá la independencia de los países árabes, delimitados al norte por Mersina y Adana hasta el grado 37º de latitud, en cuyo grado caerán Birijik, Urfa, Mardin, Midiat, Jezirat (Ibn 'Umar), Amadia, hasta la frontera de Persia; al este por las fronteras de Persia hasta el golfo de Basora; al sur por el Océano Índico, con la excepción de la posición de Adén que permanecerá como está; al oeste por el Mar Rojo, el Mar Mediterráneo hasta Mersina. Inglaterra deberá aprobar la proclamación de un califato árabe del Islam".


En respuesta, McMahon escribió el 24 de octubre de 1915:


“Lamento que en mi última carta haya recibido la impresión de que yo consideraba la cuestión de los límites y fronteras con frialdad y vacilación; no era así, pero me parecía que aún no había llegado el momento en que esa cuestión pudiera debatirse de manera concluyente.

Sin embargo, me he dado cuenta de su última carta que considera que esta cuestión es de vital y urgente importancia. Por lo tanto, no he perdido tiempo en informar al Gobierno de Gran Bretaña del contenido de su carta, y es un gran placer comunicarle en su nombre la siguiente declaración, que estoy seguro de que recibirá con satisfacción:

No se puede decir que los dos distritos de Mersina y Alexandretta y las partes de Siria que se encuentran al oeste de los distritos de Damasco, Homs, Hama y Aleppo sean puramente árabes y deben excluirse de los límites exigidos.

Con la modificación anterior, y sin perjuicio de nuestros tratados existentes con los jefes árabes, aceptamos esos límites".


Curiosamente, a lo largo de la historia, ha habido mucho desacuerdo sobre si esta promesa incluía a Palestina. Sin embargo, como podemos ver arriba, el área prometida a los árabes en la carta de McMahon excluía solo el territorio al oeste de una línea desde Damasco al norte de Alepo. Palestina, muy al sur, estaba, implícitamente, incluida. Sin embargo, los británicos posteriormente negaron haber incluido a Palestina en la promesa y se negaron a publicar la correspondencia hasta 1939.

En ese momento, Sharif Hussain creyó en esta promesa oficial del gobierno británico. Continuó haciendo la contribución más significativa a la derrota del Imperio Otomano. Cambió de lealtad y lideró la llamada "Revuelta árabe" en junio de 1916, que eliminó la presencia turca de Arabia.

La derrota del Imperio Otomano por los británicos en la Primera Guerra Mundial dejó tres autoridades distintas en la península arábiga:

 

- Sharif de Hijaz, Hussain bin Ali, de La Meca (en el oeste); 

- Ibn Rashid de Ha'il (en el norte); y,

- Emir Abdel Aziz Ibn Saud de Najd y sus seguidores fanáticos religiosos, los wahabíes (en el este).


2. El Tratado de Darin


Sir Percey Cox y Abdulaziz Al Saud

El 26 de diciembre de 1915, Sir Percy Cox, en nombre del gobierno británico, firmó el Tratado de Darin con Abdel Aziz Ibn Saud. También conocido como el Pacto Darn, el tratado convirtió las tierras de la Casa de Saud en un protectorado británico. El objetivo británico del tratado era garantizar la soberanía de Kuwait, Qatar y los Estados Truciales (más tarde EAU). Abdul-Aziz juró no atacar a estos protectorados británicos. También se comprometió a entrar en la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente contra el Imperio Otomano como aliado de Gran Bretaña.


La firma británica del Pacto Darin (1915) en diciembre fue en contra de las promesas de protección mutua que le hicieron a Sharif Hussain en octubre; porque el tratado de Gran Bretaña con Ibn Saud no le obliga a no atacar al Hijaz.


El tratado también benefició a Abdel Aziz quien recibiría £ 5000 por mes como "tributo" del gobierno británico. Después de la Primera Guerra Mundial, recibió más apoyo de los británicos. El apoyo incluyó recompensas sustancialmente más monetarias y muchas municiones. 


3. El Acuerdo Sykes-Picot

 

Mark Sykes y Francois Georgs-Picot, por el imperio británico y Francia, firman el Acuerdo secreto que lleva sus nombres (Acuerdo Sykes-Picot), aunque el nombre oficial es "Acuerdo de Asia Menor", firmado en mayo de 1916, es decir, en pleno transcurso de la Primera Guerra Mundial

El 19 de mayo de 1916, representantes de Gran Bretaña y Francia llegaron en secreto a un acuerdo, conocido como Acuerdo Sykes-Picot. El acuerdo tenía como objetivo dividir la mayoría de las tierras árabes bajo el dominio otomano entre británicos y franceses al final de la Primera Guerra Mundial. En su esfera designada, se acordó permitir a cada país establecer la administración o control directo o indirecto que desee y considere conveniente.

Dos diplomáticos, un británico y un francés, dividieron el mapa de una de las regiones más volátiles del mundo en estados que atraviesan comunidades étnicas y religiosas. El acuerdo secreto se descuidó en gran medida para permitir el crecimiento futuro del nacionalismo árabe; que en ese mismo momento el gobierno británico estaba utilizando a su favor contra los turcos. 

Un siglo después, Oriente Medio sigue sufriendo las consecuencias del tratado. Muchos árabes de la región siguen culpando al tratado Sykes-Picot de la posterior violencia en el Medio Oriente, desde la ocupación de Palestina hasta el surgimiento del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL).

De hecho, la firma de este tratado por parte de Gran Bretaña fue directamente en contra de lo que prometió al Sharif de Hijaz en octubre del año anterior. Como veremos más adelante, la traición de Gran Bretaña a sus promesas de un estado árabe independiente finalmente los llevó a desatar a su perro de ataque, Ibn Saud, contra Sharif Hussain y derrocarlo. Esto permitió a los británicos efectuar el acuerdo Sykes-Picot y, posteriormente, establecer el estado sionista de Israel. 

Las acciones de Abdel Aziz Ibn Saud durante la Primera Guerra Mundial eventualmente llevaron a la fundación de Arabia Saudita. Para documentar un relato históricamente preciso de su papel, hemos examinado tres documentos oficiales de la Primera Guerra Mundial. Ahora examinaremos una declaración más de tiempos de guerra y narraremos lo que realmente sucedió durante ese período.


4. La Declaración Balfour 1917


Arthur James Balfour en carta de 2 de noviembre de 1917 confirma al barón Lionel Walter Rothschild el apoyo del gobieno británico para el establecimiento de un "hogar nacional" en Palestina para el pueblo judío. La carta será conocida como "Declaración Belfour". El texto traducido es el siguiente:

Foreign Office,
2 de noviembre de 1917.

Estimado Lord Rothschild:
Tengo el placer de dirigirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía hacia las aspiraciones de los judíos sionistas, que ha sido sometida al Gabinete y aprobada por él.
«El Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los derechos y el estatuto político de que gocen los judíos en cualquier otro país.»
Le quedaré agradecido si pudiera poner esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista.

Sinceramente suyo,
Arthur James Balfour.

 

Una de las declaraciones más importantes de la política exterior británica del siglo XX, la "Declaración Balfour" no era más que una carta breve y vaga que no tenía estatus legal. El Parlamento no lo debatió. Sin embargo, fue uno de los eventos más importantes que condujeron en última instancia a la creación del estado de Israel. Sin mencionar el conflicto entre judíos y árabes desde entonces.

En esta carta del 2 de noviembre de 1917, el secretario de Relaciones Exteriores británico, Arthur Balfour, escribió a Lord Lionel Walter Rothschild, como figura decorativa de la comunidad judía en Gran Bretaña:


“El gobierno de Su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y utilizará sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar a la sociedad civil y religiosa los derechos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político de que disfrutan los judíos en cualquier otro país".


Más tarde, Gran Bretaña incorporó esta carta dentro de los términos de su Mandato para Palestina. Y así se convirtió en un requisito legal para Gran Bretaña.

Para entender mejor los orígenes de la declaración, se examina un documento en detalle para el Proyecto de Balfour, se documentan puntos críticos sobre por qué el Gabinete de Guerra de Gran Bretaña en ese momento estaba tan fervientemente predispuesto a apoyar el establecimiento de un 'Hogar Nacional Judío' en la Palestina habitada por árabes

Con referencias exhaustivas a literalmente docenas de libros, informes de noticias y memorandos del Gabinete de los Archivos Nacionales del Reino Unido, el informe pinta una imagen vívida de una manipulación ingeniosa detrás de escena, dando forma a la redacción, las deliberaciones y la eventual adopción de esta declaración. Los autores no pasan por alto la inusual convergencia de tantas figuras poderosas e influyentes en la política británica, incluidos un primer ministro actual y un ex primer ministro, en apoyo de la causa sionista. La evidencia detallada sugiere que todo el Imperio Británico, en sus acciones con respecto al futuro de Palestina, se comportó como una entidad sionista. En su análisis de los eventos, el documento afirma:


Se creía ampliamente que alguna conspiración judía misteriosa pero bien organizada estaba empeñada en determinar el resultado de la guerra; su influencia y, sobre todo, su dinero, podrían influir en Rusia, Estados Unidos o Alemania, para bien o para mal de Gran Bretaña. Ganar el favor internacional de los judíos era, por tanto, de vital interés para Gran Bretaña; ofender puede ser fatal. Dado que Weizmann dio a entender que el sionismo hablaba en nombre de los judíos del mundo, se deducía que se debía ayudar a los sionistas. Fue, (el primer ministro) Lloyd George quien escribió más tarde, que era cuestión de hacer 'un contrato con los judíos' ”.


Es importante señalar que el gabinete británico, al adoptar la Declaración Balfour, actuó con la impresión de que la mayoría de los judíos en todo el mundo eran sionistas que aplaudirían las acciones de Gran Bretaña. Sin embargo, en realidad, los sionistas siguieron siendo una minoría muy pequeña entre los judíos durante muchos años. 

Por ejemplo, en su libro A Peace to End All Peace: Creating the Modern Middle East, 1914-1922 (Penguin, Londres, 1991), David Fromkin calcula que en 1913, la última fecha para la que había cifras, solo alrededor del uno por ciento (1%) de los judíos del mundo había signado su adhesión al sionismo (p. 294). En otras palabras, aunque la narrativa oficial afirma que la Declaración Balfour fue adoptada para favorecer al pueblo judío en todo el mundo, la verdad subyacente sugiere que fueron más bien los sionistas dentro del Imperio Británico (que eran prácticamente todos los que estaban en el gobierno británico en ese momento) quienes orquestaron esta declaración; utilizando la difícil situación del pueblo judío como excusa para justificar esta empresa injusta.

También es notable que los debates y deliberaciones que precedieron a la adopción de esta declaración, no incluyeron ninguna representación árabe; tampoco creyeron necesario hacerlo. Si bien Gran Bretaña aceptó que Palestina debería ser reconstituida como el hogar nacional del pueblo judío, lo que implica que no hay lugar para la población árabe mayoritaria existente, muy pocos árabes sabían siquiera que tal propuesta estaba a la vista. Y los árabes en la propia Palestina no pudieron ser consultados (entonces argumentó más tarde el primer ministro Lloyd George) ya que estaban en territorio enemigo y, por lo tanto, se consideró que estaban luchando contra Gran Bretaña.

Ahora, como podemos ver al revisar los cuatro documentos históricos anteriores, el Imperio Británico, durante su campaña de la Primera Guerra Mundial en el Medio Oriente, jugó un astuto juego de engaño con el pueblo árabe; Haciendo falsas promesas sin intención de cumplirlas. Un juego demasiado común en la construcción de imperios, y ciertamente más dentro de la historia del imperialismo británico. Sin embargo, como siempre es el caso, un imperio no puede triunfar en su traición sin una cohorte local cómplice; un traidor de entre las víctimas. Y en este caso particular, esta cohorte se presentó en la forma de Abdel Aziz Ibn Saud.


Arriba y abajo el rey saudí Abdel Aziz Ibn Saud siendo adulado por Churchill y Roosevelt


Para investigar el papel de Ibn Saud, examinamos un ensayo de 2016 del investigador independiente Nu'man Abd al-Wahid. Al-Wahid corrobora la evidencia de fuentes primarias de un estudio revelador del Dr. Askar H. al-Enazy, titulado "La creación de Arabia Saudita: Ibn Saud y la política imperial británica, 1914-1927" (Londres: Routledge, 2010) con otros trabajos destacados en historia como "The Birth of Saudi Arabia" (Londres: Frank Cass, 1976) de Gary Troeller y "The Desert King: The Life of Ibn Saud" (Londres: Quartet Books, 1980) de David Howarth, etc., y presenta un relato completo del papel que desempeñó Abdel Aziz Ibn Saud entre 1915 y 1926 como ariete del Imperio Británico. En esencia, el papel de hombre musculoso de Ibn Saud fue lo que permitió a los británicos establecer sus objetivos imperiales y sionistas. Metas derivadas del Tratado Sykes-Picot y la Declaración Balfour.

Como el Dr. al-Enazy documenta en su estudio de 2010, el Sharif de Hijaz, tan pronto como terminó la guerra, quiso hacer que los británicos cumplieran sus promesas durante la guerra, como se expresa en la correspondencia McMahon-Hussain. Los británicos, por otro lado, querían que Sharif aceptara la visión real del Imperio para Arabia. Una visión que divide el mundo árabe entre ellos y los franceses, e implementa la Declaración Balfour.


Sin embargo, Sharif declaró que nunca entregará Palestina a la Declaración Balfour del Imperio. Tampoco aceptará nuevas fronteras aleatorias trazadas en Arabia por los imperialistas británicos y franceses.


Después de la Conferencia de El Cairo en marzo de 1921, el Imperio envió a TE Lawrence (Lawrence de Arabia) para encontrarse con el Sharif. Lawrence le ofreció un pago anual de 100.000 libras esterlinas (al-Enazy 2010, p.111), pero Sharif se negó a ceder. Cuando el soborno financiero no logró persuadir al Sharif, Lawrence lo amenazó con la adquisición de Ibn Saud. 

Mientras negociaba con Hussain, Lawrence también visitó a otros líderes en la península arábiga. Les advirtió que no entraran en una alianza con Sharif. Informó que, si lo hacían, el Imperio desataría a Ibn Saud y sus wahabíes sobre ellos. Después de todo, Saud y sus wahabíes estaban a la “entera disposición” de Gran Bretaña. (al-Enazy, p.111).

Simultáneamente, después de la Conferencia, el entonces Secretario Colonial Winston Churchill viajó a Jerusalén. Allí se reunió con el hijo de Sharif, Abdullah, a quien los británicos nombraron Emir de un nuevo territorio llamado Transjordania. Churchill le pidió que persuadiera a “su padre de aceptar el mandato de Palestina y firmar un tratado a tal efecto”; si no, “los británicos desatarían a Ibn Saud contra Hijaz” (al-Enazy p.107). 

Mientras tanto, los británicos idearon planes para derribar a ibn Rashid de Ha'il en el norte. Ibn Rashid había rechazado todas las propuestas del Imperio Británico. Propuestas que se le hizo a través de Ibn Saud para convertirse en otro de los títeres del Imperio (al-Enazy p.45-46, p.101-102). En cambio, Rashid expandió sus territorios hacia el norte hasta la frontera palestina del nuevo mandato. También amplió sus territorios a las fronteras de Irak en el verano de 1920. Actuando bajo la preocupación de que Ibn Rashid pudiera buscar una alianza con Sharif Hussain, Churchill acordó con el oficial imperial Sir Percy Cox en la Conferencia de El Cairo que “Ibn Saud debería recibir la oportunidad de ocupar Hail” (al-Enazy p.104). 

A fines de 1920, los británicos estaban colmando a Ibn Saud con “una 'subvención' mensual de £ 10.000 en oro; además de su subsidio mensual. También recibió abundantes armas y suministros, un total de más de 10.000 fusiles y cuatro cañones de campaña” con instructores anglo-indios (al-Enazy p.104). Finalmente, en septiembre de 1921, los británicos desataron a Ibn Saud en Ha'il, que se rindió oficialmente en noviembre de 1921. Fue después de esta victoria que los británicos otorgaron un nuevo título a Ibn Saud. Ya no era el "Emir de Najd y jefe de sus tribus", sino el "Sultán de Najd y sus dependencias". Ha'il se había disuelto en una dependencia del Imperio del Sultán de Najd.

Con Ibn Saud ahora en la frontera de Sharif Hussain, armado hasta los dientes por los británicos, el Imperio organizó una nueva ronda de conversaciones con el hijo de Sharif, Abdullah; y redactó un tratado aceptando el sionismo. Cuando fue entregado al Sharif con una carta adjunta de su hijo solicitando que "aceptara la realidad", Sharif ni siquiera se molestó en leer el tratado y en su lugar redactó un borrador de tratado rechazando las nuevas divisiones de Arabia, así como la Declaración de Balfour, y la envió a Londres para ser ratificada (al-Enazy p.113).


Retrato del Sharif Hussain bin Ali (Sharif de La Meca)

Después de otras tres rondas de negociaciones en Amman y Londres, el Imperio se dio cuenta de que Hussain nunca cederá Palestina al proyecto sionista de Gran Bretaña ni aceptará las nuevas divisiones en tierras árabes (al-Enazy p.112-125). 

En marzo de 1924, los británicos anunciaron que habían terminado todas las discusiones con Sharif Hussain (al-Enazy p.129). En cuestión de semanas, las fuerzas de Ibn Saud y sus seguidores wahabíes comenzaron a administrar lo que el secretario de Relaciones Exteriores británico Lord Curzon llamó "la patada final" a Sharif Hussain y atacaron el territorio Hijazi (al-Enazy p.106). En septiembre de 1924, Ibn Saud había invadido la capital de verano de Sharif Hussain, Ta'if. 

Ibn Saud capturó el lugar más sagrado del Islam, La Meca, a mediados de octubre de 1924. Sharif Hussain abdicó y se exilió al puerto Hijazi de Akaba. Su hijo Ali lo reemplazó como monarca e hizo de Jeddah su base gubernamental. Temiendo que Sharif Hussain pueda usar Akaba como base para unir a los árabes contra el propio Ibn Saud, los británicos declararon que Hussain debe abandonar Akaba o Ibn Saud atacará el puerto. En respuesta, Hussain ,

 

"Nunca reconoció los mandatos sobre los países árabes y todavía protestó contra el gobierno británico que ha hecho de Palestina un hogar nacional para los judíos". (al-Enazy p.119)


Posteriormente fue expulsado de Akaba, un puerto que el propio Hussain liberó del Imperio Otomano durante la "Revuelta Árabe". El 18 de junio de 1925, Hussain dejó Akaba en el HMS Cornflower. Ibn Saud comenzó su asedio de Jeddah en enero de 1925. La ciudad finalmente se rindió en diciembre de ese año

Esto puso fin a más de 1000 años de gobierno de los descendientes del profeta Mahoma. Los británicos reconocieron oficialmente a Ibn Saud como el nuevo rey de Hijaz en febrero de 1926. Otras potencias europeas hicieron lo mismo en unas semanas. El Imperio Británico cambió el nombre del nuevo estado wahabí unificado en 1932 como el "Reino de Arabia Saudí". Un tal George Rendel, un oficial que trabajaba en la oficina de Medio Oriente en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres, reclamó el crédito por el nuevo nombre.


Conclusión

A cualquier prudente observador del imperialismo británico no le sorprenderá que el Imperio haya traicionado sus promesas hechas a los árabes de un estado árabe independiente después de la Primera Guerra Mundial. 


Sin embargo, cuando un líder árabe hace la traición y se convierte en agente del Imperio Británico; cuando este agente masacra a los árabes que se atreven a oponerse al engaño sionista; y finalmente, cuando es nombrado "Rey de Arabia" como recompensa por su traición, por el mismo Imperio traicionero que engañó al pueblo árabe; cuando un emir árabe hace esto, se convierte en un traidor. Y sigue siendo un traidor por la eternidad; porque ninguna cantidad de riqueza o propaganda puede cambiar la pura verdad: que Abdel Aziz Ibn Saud se convirtió en el Rey de Arabia - y su familia Al Saud en 'Royals' - porque traicionó a los árabes y se convirtió en un agente del Imperio Británico; y en adelante ejecutó los planes sionistas del Imperio para la península arábiga.


Abdel Aziz Ibn Saud

De hecho, la amarga ironía no pasa desapercibida para los musulmanes que lo saben. Que los dos lugares más sagrados del Islam se rigen hoy por el clan saudí y las enseñanzas wahabíes porque ayudaron al Imperio Británico a sentar las bases del sionismo en Arabia durante y después de la Primera Guerra Mundial.


Rez Karim

19 noviembre 2020

Incógnitas de la guerra del Yom Kippur, 1973

 


por Tito Andino U.


Casi medio siglo en que Egipto y Siria apoyados por otras naciones árabes y del otro lado del mundo emprendieron la ofensiva más exitosas de todas las guerras árabe - israelíes. Un masivo y sorprendente ataque acabó acabó con las fortificaciones israelíes en el Canal de Suez y los Altos del Golán - zonas pérdidas por esos estados en la guerra de 1967 -. Pero, ¿qué contuvo el arrasador ataque inicial?. ¿Podríamos afirmar que la acción sirio-egipcia era "limitada" y que solo buscaba la retirada de las fuerzas enemigas de los territorios ocupados en 1967?, o, ¿la contraofensiva israelí fue tal que desarticuló a los consumidos ejércitos rivales?

Varias hipótesis se han barajado desde el punto de vista militar, no analizaremos cuestiones de estrategia por ser hechos históricos profundamente estudiados. Intentaremos resolver un "misterio" que algunos israelíes estuvieron dispuestos a revelar después de muchos años. La pregunta del millón sigue siendo esta: ¿Fue la amenaza a la represalia nuclear de parte del gobierno de Israel contra sirios y egipcios y no su poderosa contraofensiva la que viró el destino de un ataque inicial que arrasó con la hasta entonces invencible armada israelí?


En el primer mapa (izq) los colores nos permiten comprender los territorios que estaban en poder de Israel, Egipto y Siria antes y después de la guerra del Yom Kippur. El mapa de la derecha describe la total ocupación israelí tras la guerra del Yom Kippur (nótese que Israel se retiró de Suez y el Canal pero controlando un enclave vital más al sur). Israel no abandonará el Sinaí hasta los Acuerdos de Camp David en 1978

Partamos del hecho de que no existió un plan general sirio-egipcio para destruir a Israel. 


Objetivos

Egipto y Siria intentan (y lo consiguen en los primeros días de ofensiva) hacer retroceder a las fuerzas israelíes del Golán y el Canal de Suez, la Operación Badr - nombre clave de la operación militar egipcia para cruzar el Canal de Suez y tomar la Línea Bar-Lev de fortificaciones israelíes el 6 de octubre 1973, a la vez que Siria lanza un ataque en los Altos del Golán - Lo que daría lugar a la denominada Guerra del Yom Kippur.

La ofensiva:

Los blindados sirios penetran en los Altos del Golán ocupados desde las llanuras al este del Golán y desde el macizo del Monte Hermón. A la vez, cientos de tanques y miles de soldados cruzan el Canal de Suez bajo fuego enemigo. Egipto utiliza misiles antitanque soviéticos Sagger y sus unidades antiaéreas dan buen uso de los sistemas de misiles soviéticos, ese armamento consigue parar en seco los contraataques israelíes.

 

Arriba:Tropas egipcias cruzan el Canal de Suez. Egipto recibió grandes dotaciones del Sistema de misiles antiaéreos tierra - aire soviéticos (SAM, por sus siglas en inglés) y los aprovechó con exito los primeros días de la guerra del Yom Kippur. Diferentes modelos de misiles fueron desplegados en el frente, en especial el SA-2 y SA-3 


La coalición árabe contando con moderno armamento soviético (no necesariamente superior al material de guerra usado por Israel gracias a sus aliados occidentales), esperaba que tras su ofensiva lograría que las grandes potencias consigan un alto al fuego y negocien sobre los hechos consumados. ¿Era posible eso; o, estabamos ante una estrategia mal planteada?. ¿Tiene que ver en el conflicto la crisis del petróleo, cuando los árabes imponen un embargo de venta a los Estados Unidos u otro país que brinde ayuda a Israel?  

La sorpresa

Egipto y Siria detienen la ofensiva. Las poderosas divisiones blindadas israelíes y las reservas se ponen en marcha, contraatacan, toman la iniciativa, vuelven a cruzar el Canal y rodean a los egipcios; a la vez, las fuerzas de Israel  avanzan sobre las ciudades sirias camino a Damasco; sin embargo no logra apoderarse de Suez ni llegarán a Damasco, por qué?. La URSS amenaza con intervenir mientras Estados Unidos / OTAN reabastecen y reponen el armamento perdido de Israel. Sin lugar a dudas, el arsenal de la coalición árabe se ha consumido en la batalla y ya no está en capacidad de llevar la iniciativa, mucho menos sostener una guerra condenada al fracaso sin el factor sorpresa inicial.

Consecuencia:

 

Mapa de las ofensivas sirio-egipcias (rojo) y contraataque israelí (azul), guerra del Yom Kippur, octubre 1973 


Las pretensiones árabes no van más allá de obtener unas limitadas ganancias, hasta suele hablarse de "restaurar un grado de orgullo árabe y utilizar la guerra como palanca para negociar la devolución de la tierra ocupada por Israel". Un exceso de optimismo teniendo en cuenta la idiosincracia israelí. Una defectuosa estrategia que no calcula que Estados Unidos y la OTAN no se permitirían quedar en ridículo ante los soviéticos. Estabamos en plena "Guerra Fría" y lo que se jugaba, además, de los territorios ocupados por Israel, era demostrar quién era el más fuerte en tecnología militar. La coalición árabe no tomó en cuenta que Israel es el arsenal de los Estados Unidos / OTAN en el Medio Oriente.

Aparentemente el optimismo sirio-egipcio habría contenido el ímpetu de sus fuerzas armadas que, a la postre, permitiría ceder la iniciativa a un poderoso enemigo que aun no había hecho uso de sus inagotables reservas y recursos bélicos, tanto cuantitativa como cualitativamente, lo que vino a suceder apenas un par de días después que la victoria árabe parecía un hecho. La iniciativa militar pasó a Israel quien demostraría su superioridad aérea y terrestre al desplegar las fuerzas blindadas y aéreas estacionadas fuera de los objetivos árabes.

 

Fuerzas israelíes movilizándose por el desierto. Nótese la destrucción en el borde de la carretera.

Los costos humanos y materiales son altos, los más altos de las guerras de Israel, alrededor de 2.800​ muertos y más de 8.000 heridos. Un impresionante número de tanques destruidos, dañados o capturados​, 1063 (mayoritariamente tanques M40 y M60 de fabricación estadounidense), a lo que debemos sumar la pérdida de otros 407 vehículos blindados; y, la cifra de aviones que pierde Israel sigue siendo confusa, según varias fuentes van desde más de 100 hasta sobrepasar los 380 aviones de combate destruidos (es dudoso que Israel hay perdido tantos aviones, la cifra de 105 suele ser aceptada por la mayoría de fuentes), que significaría alrededor del 20% de la poderosa fuerza aérea israelí. De ello se desprende que el material de guerra soviético cumplió su tarea hasta ser consumido sin posibilidad de ser repuesto. Por el lado árabe las bajas son mayores: más de 18.000​ muertos, más de 30.000 heridos, miles de prisioneros. En material bélico, entre 2250-2300 tanques destruidos; 341​-514​ aviones de combate destruidos; 19 buques de guerra hundidos (cifras tomadas de la Wikipedia, entrada Guerra del Yom Kipur)​.

Tras años de largas negociaciones, Egipto recupera el Sinaí, Siria no obtiene nada en el disputado Golán (mucho menos los palestinos a quienes dicen los sirios defender sus derechos).


Fotografías de las pérdidas en material bélico de todas las partes en el conflicto, se puede apreciar la destrucción tanto de tanques estadounidenses como soviéticos

¿MISILES NUCLEARES como arma disuasiva?

 



Un interesante film de ficción del 2002, "The Sum of All Fears" (la suma de todos los miedos) inicia con la guerra del Yom Kippur en 1973, un avión israelí f-4 phamtom cargado con una bomba nuclear táctica es derribado y el arma permanece desaparecida por muchos años cuando es hallada y vendida a un traficante de armas. la película despertó mayor interés sobre la hipótesis de la estrategia nuclear israelí como último recurso de defensa ante una presunta e inevitable caída.

No es secreto que Israel poseía la bomba atómica ya desde antes de la guerra del Yom Kippur y la Guerra de los Seis Días. ¿Podría el mundo haber estado al borde de una conflagración nuclear?, tomando en cuenta que tanto la OTAN como la URSS se habían involucrado en el conflicto y su prestigio como potencias armamentísticas y proveedores de material bélico a las partes estaba también en juego, es decir, querían ostentar quién posee el mejor material de guerra y sobre todo la capacidad logística de reponer los recursos ya utilizados. 

Bien, un artículo publicado el pasado mes de octubre, "Two Deep Mysteries of the 1973 Arab-Israeli War" (Dos profundos misterios de la guerra árabe-israelí de 1973) escrito por Eric Margolis (The Unz Review) se enfoca en dos hechos "misteriosos" que habrían decidido el destino final de esa contienda.

La primera, el espia israelí Ashraf Marwan -yerno de Gamal Nasser!- alertó a Israel sobre la inminente ofensiva, que con arrogancia la desechó. "¿Era Marwan realmente un espía del Mossad o un agente doble, como Egipto afirmó más tarde, desinformando a Israel en el momento de la ofensiva árabe? Más tarde, Marwan murió al caer o fue empujado desde un apartamento de Londres". (Sobre Marwan hay suficiente información en la red, igual se ha debatido mucho sobre los fallos de la inteligencia israelí al ser sorprendidos sin capacidad de reacción inmediata).

El segundo misterio de la guerra se refiere a la lucha en el Golán. Los blindados sirios y las divisiones mecanizadas han llegado a la cima de los Altos del Golán desde donde observan Galilea y gran parte del norte de Israel, cuesta abajo los caminos están libres hasta el río Jordán. ¿Impidió el objetivo "limitado" que Siria ingrese a Galilea?. El cuartel general sirio ordena detener la ofensiva.¿Por qué los sirios detuvieron su avance cuando la victoria estaba a su alcance... los planes "limitados"? o, ¿simplemente se quedaron sin aliento una vez consumidos sus irremplazables recursos bélicos?


Los Comandantes en Jefe sirio y egipcio inspeccionando sus posiciones en 1973. En la parte superior izquierda, Ariel Sharon junto al legendario general Moshe Dayan.


A pesar de las plausibles y lógicas explicaciones de expertos y estrategas, la respuesta sigue manteniendo un velo de misterio. Comenta Margolis en su artículo, "la mejor suposición es que los satélites espías soviéticos vieron a Israel sacar 13 misiles Jericó de cuevas en dos bases aéreas y colocar sus ojivas nucleares de 20 kilotones. Moscú advirtió de inmediato a Washington y a sus aliados árabes, quienes temían un inminente ataque nuclear israelí contra objetivos que incluían Damasco y El Cairo".

Según la revista alemana Stern, en una serie de artículos publicados en 1980, sus fuentes de información provedrían de agentes secretos israelíes que habrían señalado que Golda Meir (primera ministra israelí) ordenó alerta máxima para las unidades atómicas en los primeros días de la guerra del Yom Kippur al contemplar los rápidos y victoriosos avances sirio-egipcios en el Golán y el Sinaí. Según Stern, se trasladaron a Tel Avivi trece bombas atómicas almacenadas en el desierto en bases subterráneas, esas armas habrían sido montadas en los caza-bombarderos Phantom.

Israel al poseer la bomba atómica desde los años 60 habría planificado un plan de contingencia, un programa para usar el arma nuclear si llegara a sentirse acorralado y vencido por países árabes hostiles, aquello ya se discutió en 1967, antes de la guerra de los Seis Días, el general Itzhak Yaakov fue el encargado de la "Operación Sansón" cuyo cometido no era otro que hacer detonar una bomba atómica en el desierto del Sinaí como demostración de fuerza en caso que los ejércitos árabes llegaran a territorio israelí... esa disuasión no solo que forzaría a las fuerzas árabes a detener su ataque sino que amenazaría la existencia de esas mismas naciones árabes. El mencionado general israelí divulgó esa información en varias entrevistas al New York Times, entre 1999 - 2000, lo cual le acarreó su detención en Israel por revelación de secretos de estado.

 


No hubo necesidad de tal demostración, en 1967 Israel ocupó en seis días una superficie cuatro veces superior a su territorio, península del Sinaí incluida. la eventualidad nuclear, tantas veces desmentida, pudo haber estado a punto de convertirse en realidad durante la guerra del Yom Kippur, octubre 1973. Tras las victorias iniciales de la coalición árabe, se afirma que el general Moshe Dayan, ministro de defensa israelí, habría dicho que “no tenemos tiempo y opciones de defensa, la situación de nuestras fuerzas es muy mala, solo nos queda la opción atómica si queremos permanecer y por eso pido emprender acciones necesarias en cuestión de minutos”. Golda Meir también habría llamado a Henry Kissinger: “salva a Israel, ayúdanos, Israel se está cayendo....”; Kissinger habría respondido: "¿Podría Israel soportar 12 horas más?" (afirmaciones del israelí Arnon Azariahu, asistente del ministro Yisrael Galili en entrevista a un canal de televisión israelí. De todas formas el tema siempre ha sido evadido en Israel)

En "The Arab-Israel War of 1973 and Its Legacy" (La guerra árabe-israelí de 1973 y su legado), Adeyinka Makinde, en un reportaje para Global Research (9 octubre 2017) señala lo siguiente: "El mundo puede haber estado al borde de una catástrofe nuclear. Se afirma que la Unión Soviética desplegó brigadas de misiles Scud armados con ojivas nucleares, mientras Moshe Dayan ordenaba la preparación de al menos un misil balístico capaz de llevar una ojiva nuclear. En su libro The Samson Option: Israel's Nuclear Arsenal and American Foreign Policy, Seymour Hersh, premio Pulitzer, escribió que la misiva de Israel a la administración del presidente Richard Nixon solicitando un puente aéreo de armas, fue acompañada por la amenaza de desplegar armas nucleares en el país. Aunque los recuerdos de Arnan Azarhayu, un conocedor de la política israelí, retratan una referencia más moderada al recurso a las armas nucleares en las discusiones del gabinete durante la guerra, no obstante, es un hecho establecido que Estados Unidos colocó su Comando Aéreo Estratégico, el Comando de Defensa Aérea Continental, el Comando Europeo y la Sexta Flota en alerta DEFCON 3 por temor a que la Unión Soviética pueda intervenir en el conflicto del lado de sus aliados árabes".


En la fotografía tomada en Jerusalém, noviembre de 1977, los ya fallecidos ex presidente Anwar al-Sadat y el ministro de defensa israelí Moshe Dayan durante las rondas de conversaciones de paz. Como nota anecdótica, el general Fouad Nassar, jefe de inteligencia egipcia durante la guerra del Yom Kippur, en su libro "Guerreros y espías", detalla como elementos de observación informaron que Dayan deambulaba entre las fuerzas israelíes en la Ribera Occidental del Canal de Suez. El general Nassar lo comunicó al presidente Sadat, quien ordenó ubicar con precisión la ubicación del ministro de defensa israelí y ordenó lanzar ataques aéreos en el sitio para dar muerte a Dayan. Al parecer los agentes egipcios, al día siguiente del ataque enviaron una foto de Moshe Dayan aferrado a una palmera a pocos metros del sitio del ataque. Sadat habría expresado que "ese hombre no está destinado a morir hoy". Los dos personajes se verían cara a cara años después durante las conversaciones egipcio-israelíes (negociadas por EEUU) que concluyeron con los Acuerdos de Camp David 1978 y el Tratado de Paz en 1979 entre Israel y Egipto, con la retirada del ejército israelí del Sinaí, excepto Taba. La ciudad volvió a soberanía egipcia en 1989 por medio de un arbitraje internacional.


Conclusiones:

- La falta de evidencia solo nos permite manejar el tema de la represión nuclear israelí como una hipótesis (aunque está demostrado que Israel posee armas nucleares, su mejor fuerza disuasiva).

- Según Adeyinka Makinde, hay que tener en cuenta la cuestión de la presunta solidaridad árabe, "los objetivos limitados de la guerra de 1973 demostraron, al igual que la guerra de 1948, que los vecinos de Israel siempre han estado más preocupados por sus propios intereses nacionales" Afirma que en 1948 los árabes estaban más preocupados por adquirir territorio que por la situación de Palestina. Acuerdos secretos lo confirmaron, Jordania adquiera Cisjordania y Egipto se llevó la Franja de Gaza.

- A la larga, el Acuerdo de Camp David (1978) y el posterior tratado de paz entre Israel y Egipto fueron consecuencia de la guerra de 1973.

- Arabia Saudí renunció a la idea de utilizar un embargo petrolero como opción.

- Se cortó de raíz una posible nueva coalición que amenace la hegemonía militar regional de Israel por medio de la guerra.

- La pérdida de la "causa" árabe ve surgir con el tiempo a Irán como potencia regional que amenaza la hegemonía militar israelí en la región, Siria se inclinará hacia Irán a lo que se suman fuerzas irregulares de Líbano (Hezbolá) que son percibidas en Israel como el nuevo peligro existencial, ello sería el origen de la fatalidad que atraviesa Siria durante los últimos 10 años y la imposibilidad de contar con fuerzas que sostengan sus legítimas aspiraciones en los Altos del Golán, Israel ha declarado la región territorio israelí soberano permanente e irrevocable. Cisjordania continúa siendo colonizada con asentamientos israelíes que no piensan renunciar.

- En general, la tónica de un conflicto árabe-israelí ha dejado de sustentarse en el presente; hoy tenemos que hablar de una disputa irano-israelí que ya se han enfrentado a través de intermediarios en la actual guerra en Siria.


Lecturas consultadas:

Two Deep Mysteries of the 1973 Arab-Israeli War

The Arab-Israel War of 1973 and Its Legacy

13 noviembre 2020

Erdogan ya no quiere ser emperador otomano sino califa




por Thierry Meyssan

Este artículo viene a ser continuación de ¿Se convertirá el Alto Karabaj en la tumba de Erdogan?, del mismo autor.


Se equivocan quienes acusan al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de querer restaurar el imperio ‎otomano. Para Erdogan, las conquistas territoriales no son un objetivo sino una ‎manera de propiciar alianzas. Al cabo de largas vacilaciones, Erdogan ya no tiene ‎intenciones de ser sultán sino califa, convirtiéndose en el jefe de los musulmanes ‎sunnitas del mundo entero. ‎

Hace un mes que Azerbaiyán reinició las hostilidades en el Alto Karabaj y los ejércitos de ese país y ‎de Turquía siguen obteniendo éxitos militares en el terreno, mientras que Bakú y Ankara ‎acumulan reveses diplomáticos. ‎

En general, todo marcha como lo habíamos previsto, partiendo del principio que en realidad ‎se trata de la preparación de una operación de los miembros de la OTAN contra el jefe de la ‎Hermandad Musulmana, Recep Tayyip Erdogan, por demás presidente de Turquía. La verdadera ‎operación podría comenzar cuando se inicie un nuevo genocidio contra la población armenia en ‎el Alto Karabaj. ‎

Sin embargo, la intervención de actores imprevistos en el conflicto del Alto Karabaj y el resultado ‎de la elección presidencial en Estados Unidos son elementos que podrían perturbar el plan de ‎Washington. 

Recep Tayyip Erdogan saluda haciendo con las manos el gesto que ‎lo identifica como miembro de la Hermandad Musulmana –la mano abierta pero con el pulgar ‎hacia el interior de la mano. ¿Su objetivo? Reinstaurar el califato en su propio beneficio.

Turquía acumula muchos

conflictos sin resolver

- Desde su creación, la Turquía moderna sigue negando el genocidio perpetrado contra sus ‎poblaciones no musulmanas (en 1894-1895 y, posteriormente, desde 1915 hasta 1923) ‎dedicándose a destruir las pruebas. Pese a ello, documentos que corroboran la autenticidad de las ‎órdenes impartidas, primero por el Imperio Otomano y más tarde por los “Jóvenes Turcos”– ‎fueron hallados en 2018 (1).‎

- Desde 1974, Turquía ocupa el noreste de Chipre. La ocupación turca persiste allí a pesar de que ‎Chipre se convirtió, en 2004, en miembro de la Unión Europea. Para decirlo claramente, hace ‎‎16 años que el ejército turco ocupa parcialmente un país miembro de la Unión Europea.

- En 2012, Turquía emprendió, por cuenta de la OTAN, una operación tendiente a despoblar Siria. ‎Las autoridades turcas propusieron a las poblaciones del norte de Siria refugiarse temporalmente ‎en territorio turco, hasta que se estabilizara la situación en el aspecto militar. Turquía construyó ‎incluso varias nuevas ciudades para albergar a los refugiados sirios… pero sigue sin darles acceso ‎a esos alojamientos.

- También en 2012, Turquía invadió el norte de Siria –actualmente sigue ocupando la ‎gobernación siria de Idlib. También saqueó las instalaciones industriales de la región siria de ‎Alepo, robando las máquinas-herramientas de las fábricas locales.

- En 2013, el «banquero de al-Qaeda», Yassin al-Qadi, de Arabia Saudita, resultó herido en un ‎accidente automovilístico en Estambul, mientras se hallaba en compañía del jefe de la seguridad ‎del presidente Erdogan. Un hijo del propio Erdogan lo visitó en el hospital donde fue internado.

- En 2014, el ejército turco dirigió a los yihadistas en Siria, llegando incluso a atacar junto a ellos ‎varias localidades sirias, como Kassab –de población mayoritariamente armenia–, y obligando sus ‎habitantes a huir.

- En 2015, los servicios secretos turcos aportaron todo tipo de apoyo al Emirato Islámico (Daesh), ‎mientras que la empresa Powertans, propiedad del cuñado del presidente Erdogan, organizaba el ‎transporte del petróleo sirio robado por los yihadistas hacia el puerto turco de Ceyhan. Desde allí, ‎otra empresa –BMZ Group Denizcilik ve Insaat A.S., comprada por un hijo del presidente Erdogan– ‎enviaba el petróleo robado a Siria hacia Israel y varios países occidentales. Al mismo tiempo, ‎una hija del presidente Erdogan dirigía un hospital secreto en la ciudad turca de Sanliurfa, donde ‎se atendía a los yihadistas heridos provenientes de Siria hasta ponerlos en condiciones de ‎regresar al combate.

- En 2015, la mafia turca, bajo la dirección del primer ministro Binali Yildirim, instalaba en las zonas ‎controladas por Daesh talleres dedicados a la falsificación de artículos de diferentes marcas ‎occidentales para su posterior venta en Europa, garantizando además el transporte de los ‎artículos falsificados hacia Europa.

- También en 2015, Turquía amenazaba a la Unión Europea con “abrir la compuerta” para permitir ‎la llegada a Europa de un millón de refugiados de Afganistán, Irak y Siria. Con este chantaje, ‎Turquía obtenía de la Unión Europea el pago de cuantiosas subvenciones que le permitieron ‎proseguir sus guerras.

- En 2015 y 2016, Turquía rechazó el fin de los acuerdos secretos concluidos con Francia y Bélgica ‎con vista a la creación de un seudo Kurdistán en suelo sirio. En represalia por la ruptura de esos ‎acuerdos, Turquía orquestó una serie de atentados que dejaron 138 muertos en Francia y ‎‎35 muertos en Bélgica.

- En 2016, el ejército turco se negó a retirarse de Irak, a pesar de los pedidos de Bagdad. Bajo la ‎ocupación estadounidense, Turquía había instalado –a título provisional– varias bases militares en ‎suelo iraquí pero comenzó a utilizarlas para aportar apoyo a los yihadistas de Daesh contra el ‎Estado iraquí. Actualmente, Turquía mantiene sus instalaciones militares en Irak.

- En 2017, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan hizo campaña en el seno de las comunidades ‎turcas en el exterior. Alemania y los Países Bajos, le prohibieron realizar mítines políticos en ‎su suelo. Durante aquellos incidentes, el presidente Erdogan calificó de «nazi» a la canciller ‎alemana Angela Merkel.

- En 2019, Turquía procedió a la firma de un acuerdo con el gobierno libio creado en Trípoli y ‎posteriormente firmó otro con el gobierno de Túnez. A raíz de esos acuerdos, Turquía comenzó a ‎enviar a ambos países combatientes yihadistas provenientes de la región que aún sigue ocupando en Siria. ‎Esos yihadistas luchan actualmente contra las fuerzas emiratíes que apoyan el gobierno libio ‎establecido en Bengasi.

- En 2020, Turquía reclamó la posesión de yacimientos de gas en el Mediterráneo. Las fronteras ‎marítimas con Grecia nunca han llegado a delimitarse desde la creación de la República de ‎Turquía. Ciertamente Turquía tiene derecho a explotar parte de los yacimientos de gas ‎descubiertos, pero no todos. A raíz de ese diferendo, navíos de la marina de guerra turca ‎amenazaron de hecho unidades navales de la marina de guerra francesa. ‎

Esta lista de “asunto pendientes” está lejos de ser exhaustiva. 

El presidente turco Recep Erdogan no disimula su ambición. Se hizo construir la residencia oficial más grande del mundo donde recibe a sus invitados, rodeado de 16 guerreros que simbolizan los 16 imperios turcos.

 

El conflicto entre

Estados Unidos y Turquía

Estados Unidos comenzó a cuestionar las “actividades” del clan Erdogan cuando el presidente ‎turco inició sus compras de armamento ruso y la construcción de un gasoducto con la Federación ‎Rusa. Desde ese momento, Washington trató de deshacerse de Erdogan por la vía “democrática” ‎‎–respaldando al Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Como el partido de Erdogan –‎el AKP– logró manipular las elecciones legislativas realizadas en junio y noviembre de 2015, ‎la CIA ha tratado de asesinar al presidente Erdogan en varias ocasiones. El 15 de julio de 2016, ‎el cuarto intento de asesinato contra Erdogan acabó convirtiéndose en una intentona golpista ‎improvisada en el último momento. ‎

A partir de ahí, el presidente Erdogan, aun subrayando su adhesión a la OTAN, ha venido ‎multiplicando las provocaciones. Por ejemplo, durante un viaje oficial a Estados Unidos, Erdogan ordenó a ‎sus guardaespaldas personales arremeter a golpes contra seguidores del predicador Fehtullah ‎Gulen que realizaban una manifestación frente a la embajada turca en Washington. También ‎ordenó el encarcelamiento de un ciudadano estadounidense en Turquía. ‎

El plan actual de Estados Unidos contra el presidente turco Erdogan consiste en empujarlo a ‎cometer un error para deshacerse de él con cierto respaldo internacional –algo similar a ‎la trampa en la que cayó el presidente iraquí Saddam Hussein con la invasión de Kuwait, hecho ‎que sirvió para justificar la Operación Tormenta del Desierto. Hoy en día, una acción contra ‎el presidente turco Erdogan podría justificarse internacionalmente mediante una masacre contra ‎los armenios, en el marco del conflicto en el Alto Karabaj, si se garantiza la continuidad en la ‎Casa Blanca (Nota del editor del blog: Como el autor dice más arriba, el plan corre el riesgo de ser olvidado ya que Joe Biden ha ganado la presidencia de los Estados Unidos).

 ‎

Erdogan corre a caer en la trampa

Durante todo el mes de octubre, el clan Erdogan ha repetido sin cesar que la OTAN necesita más ‎a Turquía que a la inversa, o sea que la alianza atlántica nunca podrá excluir de sus filas ‎a Turquía… ni tampoco atacarla.


Así que el presidente Erdogan sigue adelante con su ofensiva en todos los frentes. Incluso envió ‎consejeros turcos a garantizar la formación de los guardacostas del gobierno libio de Trípoli, ‎en lugar de los consejeros italianos. De esa manera, Erdogan vuelve a amenazar a la Unión ‎Europea con “abrir la compuerta” a la migración, ahora desde África. Por otro lado, Turquía ‎también favoreció últimamente nuevos ataques de los yihadistas contra los militares rusos ‎en Siria.

 ‎

Presencia militar turca en el norte de Siria (foto archivo)


Moscú ha sido el único en reaccionar ante las provocaciones turcas. El Kremlin ordenó la ‎reanudación de los bombardeos aéreos contra los yihadistas en la región siria de Idlib, ‎concentrando esas acciones sobre un grupo apadrinado por Turquía y anteriormente vinculado a ‎al-Qaeda. El hecho es que esos ataques rusos violan los acuerdos ruso-turco en Siria pero ‎a la vez ponen de relieve la obediencia del movimiento yihadista a la autoridad personal de ‎Recep Tayyip Erdogan. ‎

Más recientemente, el presidente turco Erdogan abrió un nuevo frente arremetiendo contra ‎el presidente francés, Emmanuel Macron, insultándolo incluso más que a la canciller alemana ‎Angela Merkel hace tres años. Aunque puede parecer banal, este asunto es mucho más importante ‎de lo que parece ya que tiene que ver con el fondo del problema. ‎


La guerra de civilizaciones no opone el islam al cristianismo, sino dos principios: la religión de Estado frente a la libertad de conciencia

Después de muchas dilaciones, Recep Tayyip Erdogan está tratando de dar respuesta a la pregunta ‎existencial que se plantea Turquía. Y lo hace definiéndola como la patria de la Hermandad ‎Musulmana. ‎

Erdogan abandona así los sueños neo-otomanos de su ex primer ministro, Ahmet Davutoglu, hoy ‎en la oposición. También renuncia a los espacios naturales que son, para Turquía, el mundo ‎turcoparlante y Occidente (la Unión Europea y la OTAN). Ahora espera extender su poder sobre ‎el conjunto del mundo musulmán aferrándose al principio de una religión de Estado, de la que ‎él mismo pretende convertirse en califa. ‎

Es importante recordar aquí que Mahoma no fue, como Cristo, un simple carpintero sino un ‎político y además un general victorioso, siendo a la vez un líder espiritual. Al morir Mahoma, sus ‎discípulos lucharon entre sí. El «califa» –o sea, el «sucesor»– heredó el poder temporal del ‎Profeta, no su poder espiritual. Por cierto, es evidente que muchos califas ni siquiera creían ‎en Dios. Al final de la Primera Guerra Mundial, el «califa» era el soberano otomano que residía ‎en Constantinopla (hoy Estambul). El ideal de la Hermandad Musulmana es reinstaurar el califato ‎‎(el poder temporal del Profeta) gracias al derecho de la época del Profeta: la sharia. Al igual que ‎los europeos del siglo XVI, los miembros de la Hermandad Musulmana estiman que un pueblo ‎tiene que adoptar obligatoriamente la religión de su soberano, una visión del mundo ‎radicalmente opuesta al principio de libertad de conciencia establecido en Francia desde la ‎abjuración de Enrique IV, en 1593 (2), y también contrario al compromiso del laicismo, ‎establecido en 1905 (3). De hecho, ‎Recep Tayyip Erdogan y la Hermandad Musulmana tratan así de imponer un retroceso, echando ‎abajo el legado de Mustafá Kemal Ataturk, el fundador de la Turquía moderna. ‎

Es por consiguiente muy lógico que el presidente turco Erdogan haya optado por designar a su ‎homólogo francés como líder de sus adversarios. 


El primer ministro paquistaní, Imran Khan, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Si bien se puede argumentar que el presidente francés debería haber abordado el tema del laicismo en Europa de una manera diferente, las críticas de Erdogan y Khan son hipócritas e indignantes. (Reuters)


El resultado de esta oposición va a definirse en Estados Unidos, que tendrá que elegir entre ‎defender la herencia británica de los «Padres Peregrinos» (a través de Joe Biden, junto al ‎canadiense Justin Trudeau) o asumir el legado de los inmigrantes europeos (representado por ‎Donald Trump). Si la primera opción resulta ganadora, Washington tratará a toda costa de ‎mantener a Turquía en la OTAN. Pero si gana la segunda, Estados Unidos defenderá ‎su principio de coexistencia entre las religiones hasta hacer fracasar el proyecto de califato. ‎(Nota del editor del blog: Como ya conocemos, el ganador es Biden. Lo que diga sobre Erdogan es ahora solo una hipótesis).


Thierry Meyssan


(1) Killing Orders: Talat Pasha’s Telegrams and the Armenian Genocide, ‎Taner Akçam, Palgrave Macmillan, 2018; Ordres de tuer: Arménie 1915 [en español, “Órdenes ‎de matar: Armenia 1925”], Taner Akcam, CNRS éditions, 2020.

(2) Para convertirse en rey de Francia, Enrique ‎de Navarra –quien era calvinista– abjuró del protestantismo en la basílica de San Denis, el 25 de ‎junio de 1593, y se convirtió al catolicismo –debido a ello se le atribuye la frase «París bien ‎vale una misa». Reinó como Enrique IV de Francia y proclamó para todos sus súbditos la libertad ‎de religión que él mismo no había disfrutado.

(3) Al cabo de innumerables vacilaciones, avances y retrocesos, los republicanos franceses finalmente proclamaron la libertad de conciencia. Basándose en ‎ese principio, establecieron por ley la separación entre el Estado y las iglesias, en 1905. Pero ‎esa separación no es total ya que subsiste un control del Estado sobre el sacramento del ‎matrimonio en ciertas religiones. Desde ese punto de vista, la creación de un «matrimonio gay» ‎para garantizar a las parejas de homosexuales «la igualdad en derecho» es un error histórico. ‎Para dar continuidad al movimiento de la sociedad hacia el laicismo era necesario más bien ‎trasladar el matrimonio entre personas heterosexuales al marco de lo privado, opción que la ‎iglesia francesa había aceptado y que hoy cuenta con el apoyo del papa Francisco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny