Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta conspiraciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta conspiraciones. Mostrar todas las entradas

25 octubre 2020

"Teorías de la conspiración", desinformación y otros conceptos




I Parte

por Tito Andino U.


Hace un par de años, en la entrada Sobre conspiraciones y algo más..., habíamos comentado que hay tanto chiflado en internet que los grupos de interés, los poderosos, no tiene que hacer absolutamente nada para combatir a los conspiranoicos, éstos se desacreditan solos; lastimosamente, en la red encontramos más conspiranoia desinformativa que aportes que pongan en alerta al sistema. Así vemos como los iluminati, los reptilianos y otros de su especie están más próximos a Bill Gates en la lucha por el poder global que la "resistencia" china. Si Estados Unidos representa al Nuevo Orden Mundial, a costa de sacrificios y mucho dinero invertido en el pasado no consentirán que les arrebaten algo que les ha costado demasiado para liderar el mundo.


Un risible artículo publicado a medidados de este año (junio 2020, "El diario.es") titulado "La teoría conspiranoica total" se mofa que "todo" estaría conectado. "Desde la victoria de Massiel en Eurovisión a la llegada a la Luna. De Kennedy a la COVID-19". Entonces, si "asesinaron al creador del motor de agua. Mataron a JFK para que no revelase el falso alunizaje, y a su hermano Robert para que no descubriese que, de hecho, la Tierra es plana. Incluso acabaron con Carrero Blanco cuando este se disponía a hacer público que, en 1968, el gobierno franquista compró Eurovisión para que ganase Massiel..."  Entre estas "teorías", por supuesto, destacan las famosas técnicas de manipulación y control mental de las masas, "mucho más eficaces que la bélica: la biológica".

Desde finales de los 50 -detalla el artículo citado- empezaba la era de las vacunas que serviría como demostración de que el experimento era aceptado por la población sin cuestionamientos. Es lo que suele llamarse la teoría del miedo, que según algunos es lo que se está aplicando en la actualidad con el Covid-19. Sin embargo, algunos científicos que experimentan las vacunas anti coronavirus han hablado (¿quizá demasiado?) de que éstas vendrán acompañadas de "rastreadores" microscópicos lo que deviene en una cantidad de interpretaciones de todo tipo. 


Covid-19 ataca. una caricatura de Andy Singer para "deluth READER"

Pues bien, una de las "demostraciones" de ese control (mental) mundial no sería otra cosa que el diseño de un "dispositivo de control individual a un precio asequible", que ya está inventado, el teléfono móvil. A través de ese aparato "Ellos" pueden "vernos, oírnos y seguirnos, lo que les permite analizar nuestros patrones de comportamiento. Pero el proceso es lento, de ahí que Gates haya pasado años probando, en África y Sudamérica, una nueva tecnología capaz no ya de analizar nuestra conducta, sino de predecirla. En 2018 esa tecnología estuvo por fin lista. Se llamó 5G". Y, como los chinos se adelantaron con su propia versión del 5G, "el Nuevo Orden Mundial no podía permitirlo". Se dio entonces luz verde al llamado ´Proyecto Paréntesis´ (Parenthesis Project) para sumir el mundo en un "estado de animación suspendida" durante el tiempo que sea necesario, valiéndose de un virus diseñado por científicos del MIT, el SARS-CoV-2, liberado en Wuhan - China, y de allí al mundo. 

La publicación en referencia termina con algo desagradable para los que aceptan este tipo de "teorías": "Si las predicciones mayas se cumplen, para 2021 todo esto habrá sido en vano, ya que una civilización intraterrestre superevolucionada emergerá fruto del calentamiento global y tomará el control del planeta. A no ser, claro, que el gobierno de Israel haga realidad sus planes de clonar un nuevo Jesucristo a partir del ADN de sus descendientes". Y como corolario dice: "Una cosa es segura: pase lo que pase, no lo leerás en los periódicos".

Bueno. Hasta aquí el lado irónico. Pasemos a revisar brevemente algunas cuestiones más serias sobre la aplicación de las teorías de la conspiración en la POLÍTICA. Sobre todo aquellas que se han tomado al pie de la letra por parte de políticos y gobernantes, desatando verdaderas "cacerías de brujas".

  

Las corrientes ultraderechistas son más propensas, debido a su carácter "fundamentalista" religioso (no siempre), les encanta los dogmas, es decir, algo que no puede demostrarse, quedando exclusivamente en el campo de la . El nazismo es el ejemplo típico, incluso tomó la pseudociencia para imponer sus creencias mediante la propaganda. El fascismo italiano y el nazismo alemán son la cuna de la ultraderecha moderna, ligados a estos conceptos.  


Otro trabajo digno de mencionar es "Pseudociencias, conspiraciones y derecha radical". Interesantes reflexiones: "Como suele pasar, las crisis globales disparan todo tipo de teorías de la conspiración. En general, se sabe que esto obedece a procesos psicológicos concretos, una mezcla de: necesidad de reforzar una identidad rebelde y, en cierto sentido, superior a la de los demás (yo sé la verdad, porque me informo, no soy un borrego como tú); y de ofrecer una explicación externa y simple a procesos que en realidad son tremendamente complejos (¿por qué esto pasa ahora y antes no? Pues por esto. Lógico.), además de la necesidad humana de encontrar patrones entre elementos incluso aunque no tengan ninguna relación. Así, en los últimos meses, se han visto innumerables tesis dignas de estudio alrededor del coronavirus y de la CoVid19. De hecho, sólo en España, se han desmentido más de 500 bulos".

"No puede entenderse el auge de la extrema derecha en ninguna época sin la utilización de teorías conspirativas. Aun hoy en día se siguen apoyando con fuerza en estos enrevesados relatos sin fundamento para poder imponer sus políticas. La utilización de bulos a través de redes sociales es, de hecho, una modernización de una práctica endémica de la derecha radical. El nazismo alemán culpaba a la población judía de urdir una conspiración contra la nación alemana, a la que responsabilizaba de prácticamente todos los males. Todo lo que tuviera un origen judío, desde teorías científicas hasta económicas, era sinónimo corrupción..." esas teorías, de facto, le permitiría asumir el control dictatorial de Alemania.


Propaganda nazi de 1941-1942 del gobierno serbio bajo ocupación alemana, representando la clásica teoría conspiranoica de la "gran conspiración judeo-masónica-comunista", en el dibujo se aprecia a un "judío" con símbolos masónicos como el titiritero de Stalin y Churchill

En igual sentido, Francisco Franco heredó toda la "literatura" conspiranoica del nazismo y la utilizó con frecuencia. Durante su reinado (1939 – 1975) sostenía ferreamente la existencia terrenal de la gran “conspiración judeo-masónica-comunista". ¿Les recuerda eso algo?, aquello era una amenaza a "la integridad, valores e identidad de España". ¿A qué no es cierto, incluso en la actualidad, que Vox sigue acuñando esa "fórmula" disimuladamente?. ¿Habéis escuchado los manifiestos de sus líderes oponiéndose a que llegue el "comunismo" a España?. (¿"Comunistas" en España que pueden llegar al poder?...)

Otra curiosidad es que la derecha radical estadounidense ha sabido adaptarse a la perfección en este tipo de teorías y las perfecciona, escondiéndose en las faldas del "puritanismo".

Concluye nuestra fuente de consulta expresando que: "En resumen, puede deducirse que la evidencia científica desmonta las teorías conspirativas, pseudociencias y creencias políticamente erradas que conforman los pilares centrales de la ultraderecha desde su nacimiento hasta la actualidad. Es por eso que no es de extrañar que líderes afines a este espectro ideológico sostengan una y otra vez en sus discursos premisas totalmente falsas con apariencia de verdad mediante el empleo de bulos, noticias falsas y medias verdades. Y es por eso que, a menudo, la gente intelectual y experta ha estado en la diana de estos grupos".

No debe pasarse por alto el factor psicológico, estudios clínicos intentan demostrar el por qué mucha gente se aferra a las teorías de la conspiración, gran parte de los casos estudiados - que no tienen nada que ver con la realidad social e histórica- dependen de lo que nuestro cerebro está dispuesto a creer. Y, ya que hemos topado la psicología clínica, dicen los expertos que algunos casos están asociados a diversos trastornos mentales. Es indudable que ese tipo de trastornos repercuten negativamente en el sujeto y su inmediato entorno. Un ejemplo muy evidente era Adolf Hitler, muy dado a buscar sentido a su propia existencia y a sus delirantes postulados, se obsesionó totalmente en la conocida teoría de la conspiración mundial "judeo - masónica -comunista" y el mundo contempló hasta donde es capaz de llegar un ser humano en sus delirios, acarreando a un buen segmento poblacional. No mencionaré los estudios, perfiles psicológicos y psiquiátricos que se han hecho sobre el sujeto en mención. 

Por sentado, no todas las teorías de la conspiración se parecen. "Algunas de estas teorías incluyen elementos fantasiosos o propios de la ciencia ficción, mientras que otras resultan relativamente plausibles y pueden surgir de la interpretación de hechos reales. De hecho aunque la gran mayoría suelen ser falsas o una tergiversación de hechos reales, algunas teorías inicialmente consideradas conspiratorias o producto de delirios han demostrado ser reales, como ocurrió con Martha Mischel con el caso Watergate y la corrupción en tiempos de Nixon, el proyecto MK Ultra" y otros que hoy los estudiamos simplemente como fenómenos históricos. (Esta última cita corresponde a un análisis psicológico: "¿Por qué la gente cree en conspiraciones?").

Ahora vamos desvelando el ensayo que viene luego de estas líneas. El Dr. Gary G. Khols es un médico jubilado, que se ha ganado la tristemente célebre fama de ser uno de los representantes de los "anti-vacunas" en los Estados Unidos (el término "anti-vacunas" lo utilizo yo para referirme a las críticas en su contra); por lo mismo, el Dr. Khols siempre ha estado en el "ojo del huracán", sujeto a la fuerte crítica de académicos y médicos. En el mismo sentido, las publicaciones de Deluth READER son cuestionadas por los sectores oficiales del gobierno de los Estados Unidos, incluso utilizando propaganda que podría herir suceptibilidades. En general tanto el medio citado como el Dr. Khols son calificados (por sus oponentes) como charlatanes "antivacunas" y chiflados que difunden peligrosas desinformaciones.

 

"Día de ir al trabajo en bicicleta", caricatura de Andy Singer para Deluth Reader

Al respecto -y dado que no soy médico- no tendría sentido opinar sobre ciencia e investigación en el campo del estudio de las vacunas; pero, lo que si puedo comentar es que, al menos en los Estados Unidos, tal tema: la investigación científica sobre avances médicos y desarrollo de vacunas (sobre todo ahora con la crisis sanitaria por Covid-19) implica la participación de multinacionales que buscan sobre cualquier cosa el beneficio económico y no sanitario; si a ello sumamos la intervención del gobierno en favor de las grandes corporaciones de investigación médica, esto no deja de ser una intervención e inversión financiera con altas espectativas de lucrosas utilidades. Tampoco se puede negar que hay una tácita declaración de guerra contra los detractores y sobre todo contra empresas extranjeras que investigan y desarrollan idénticas soluciones para combatir pandemias. Finalmente, debo dejar aclarado que como profano (carezco de conocimientos médicos) si puedo apreciar la presencia de verdaderos ignorantes que le hacen un flaco favor a los verdaderos investigadores médicos que cuestionan -por una u otra razón- las "soluciones" basadas en argumentos político-económicas y no médicas.

El artículo del Dr. Khols no hablará de medicina ni de anti-vacunas, sino sobre un tema que él ha investigado hasta la saciedad, que ha visto involucrarse en su carrera como médico, las famosas "teorías de la conspiración". Es momento de leer las reflexiones del Dr. Khols.


II parte

Teorías de la conspiración, agentes de desinformación y la CIA.


por Dr. Gary G. Khols

Título original en inglés: Conspiracy Theories, Disinformation Agents and the CIA

Deluth READER


La “teoría de la conspiración” es un término que infunde miedo y ansiedad en los corazones de la mayoría de las figuras públicas, en particular de periodistas y académicos. Desde la década de 1960, la etiqueta se ha convertido en un dispositivo disciplinario que ha sido abrumadoramente efectivo para definir ciertos eventos como fuera de los límites de la investigación o el debate. Especialmente en los Estados Unidos, plantear preguntas legítimas sobre narrativas oficiales dudosas destinadas a informar a la opinión pública (y por lo tanto a las políticas públicas) es un crimen de pensamiento importante que debe ser cauterizado de la psique pública a toda costa ... 


El documento de la CIA 1035-960 jugó un papel definitivo al hacer del término 'teoría de la conspiración' un arma que se debe usar contra casi cualquier individuo o grupo que cuestione los programas y actividades cada vez más clandestinos del gobierno ". - documento de la CIA 1035-960  


"Sabremos que nuestro programa de desinformación está completo cuando todo lo que el público estadounidense crea es falso". - William Casey, uno de los directores de la CIA con Ronald Reagan (de la primera reunión de personal de Casey, 1981)

No pasaron muchos años después de que la red mundial comenzó a funcionar que fue contaminada por agencias secretas de desinformación y también por individuos que finalmente fueron llamados en internet "trolls". Los trolls (definidos a continuación) no invitados y no deseados, comenzaron a intervenir en conversaciones útiles y productivas que involucraban grupos web de personas con ideas afines.

Estos trolls, con la intención de confundir burlonamente a varios comentaristas de sitios web, parecían deleitarse en enfurecer a ciertos grupos en línea. Normalmente, se desperdiciaba mucho tiempo y esfuerzo en argumentos tan falsos antes de que los miembros del grupo finalmente se dieran cuenta de que habían sido emboscados por un agente de desinformación.


"Sin salida", una caricatura de Andy Singer para Deluth Reader

Mucha gente recordará lo prometedor que eran las perspectivas del nuevo método de comunicación de Internet, era asequible, rápido y sin papel. Muchos imaginaron una Internet "sin interrupciones comerciales" y una forma de promover interacciones saludables entre personas bien intencionadas de diferentes razas, religiones, políticas, compromisos, estilos de vida y culturas.

Las personas de pensamiento progresista sin motivos ocultos vieron Internet como una nueva forma de explorar y resolver algunas de las amenazas comunes para ellos o el planeta. Los pacificadores vieron Internet como una herramienta que podría exponer a los enemigos ideológicos del 99% explotado y, tal vez, incluso unirse contra las élites depredadoras del 1% gobernante. Algunos vieron oportunidades para exponer y luego eliminar el fascismo, el racismo, el militarismo, el corporativismo, el fanatismo, la contaminación, la sobrepoblación y la desigualdad de ingresos (y, más recientemente, el cambio climático global) y fomentar el entendimiento y la cooperación entre varias culturas.

Trágicamente, antes de que pudieras decir "capitalismo corrupto de compinches", la red estaba dominada - y luego esencialmente poseída - por corporaciones lucrativas que veían la paz y la cooperación mundiales como una amenaza para sus codiciosos objetivos de lucro. (La paz nunca es tan rentable como la guerra o los rumores o la guerra).

En el punto de vista de las corporaciones amorales, Internet era visto como una forma más de comercializar sus productos a consumidores inaccesibles, incluso si sus anuncios infernales no eran invitados ni deseados por la mayoría de usuarios de Internet (aunque a veces entretenidos).


Pero, mientras las grandes empresas y las clases de inversionistas se apoderaron de Internet, la web también se convirtió en una herramienta de reclutamiento para una variedad de grupos de odio como supremacistas blancos, fanáticos religiosos, racistas y presentadores de programas de entrevistas neofascistas que desarrollaron sitios web y seguidores que permitieron escupir su odio, intolerancia y desinformación de manera mucho más eficiente.


Por qué y cómo funciona la propaganda


"Embalaje de la Corte", una caricatura de Jen Sorensen para Deluth Reader (20-10-2020)

Internet, como gran parte de lo que pasa por avance tecnológico en nuestra sociedad comercializada, se ha convertido, como era de esperar, en una fuerza para el mal, no muy diferente de como Joseph Goebbels y el Partido Nazi utilizaron la radio universalmente accesible y muy asequible para escupir su propaganda de odio de derecha en las décadas de 1930 y 1940 (después de destrozar por primera vez las imprentas de los medios liberales, por supuesto).

Pero las élites gobernantes que son dueñas de las megacorporaciones transnacionales también son dueñas de nuestros cuerpos legislativos y de nuestros principales medios de comunicación. Esa a menudo infame Banda ha lavado los cerebros hasta llegar a nuestros corazones, mentes y cuentas bancarias. Se puede ver a muchos de ellos alimentándose con entusiasmo en el comedero de más de una agencia burocrática gubernamental que puede estar ocupada otorgando contratos sin licitación a puerta cerrada.

Estas corporaciones, en interés de un crecimiento ilimitado (e insostenible) del precio de las acciones, se han visto obligadas por sus partes interesadas a sumergirse de cabeza en el lodo destructor de almas de la competencia de perro-come-perro que existe tanto en las esferas empresarial como política. La basura se ha vuelto mucho menos vergonzosa, pero no menos odiosa, desde la decisión de la Corte Suprema que destruyó la democracia y la Unidad de los Ciudadanos en 2011, legalizando el soborno anónimo de la mayoría de los candidatos políticos y convirtiendo la ficción de la personalidad corporativa en la ley del país.

Como ejemplo de como funciona la propaganda, debemos examinar a la CIA, la principal agencia de inteligencia nacional de Estados Unidos y máquina de propaganda. El lema no oficial de la CIA, "No admitir nada, negar todo y hacer contraacusaciones", fue soltado por Porter Goss, el segundo director de la CIA de G.W. Bush en 2005. El lema oficial del MI6 británico equivalente a la CIA es "Semper Occultus" (Siempre secreto) y, según el denunciante, el ex agente israelí del Mossad, Victor Ostrovsky, el lema motivador del Mossad siempre ha sido “Por medio del engaño, harás la guerra” (derivado de una frase del libro de Proverbios).

Armando el término "teoría de la conspiración"

Pero el hecho (no solo la teoría) de conspiraciones oficiales generalizadas (junto con las operaciones obligatorias de desinformación y encubrimiento) no es realmente nuevo. Como un buen ejemplo, la CIA (que por ley tiene prohibido tener nada que ver con asuntos domésticos (ese es trabajo del FBI) ha sido una enorme agencia de desinformación desde que existe.


La CIA institucionalizó el término "teoría de la conspiración" en su intento muy exitoso de descarrilar los intentos honestos de investigar los roles de varias agencias gubernamentales e individuos que estuvieron involucrados en la ejecución del presidente Kennedy en 1963. (Ver la documentación de esa afirmación en el final de esta columna.)

 

"La vida protegida", una caricatura de Joel Wilhelm para Deluth Reader

Por supuesto, todas las agencias clandestinas de servicios secretos patrocinadas por el estado (como la CIA, el MI6 y el Mossad) utilizan de manera rutinaria y descarada la mentira, el secreto, el engaño y las operaciones de bandera falsa en sus asuntos diarios. Es una realidad para esas agencias secretas y todo se logra en nombre de la "seguridad nacional".

La CIA ha admitido que habitualmente “planta” historias en los medios de comunicación. Esos "comunicados de prensa" contienen desinformación que influye en las percepciones del electorado y, por tanto, en la política nacional. Vea la evidencia de eso en el siguiente video y la narrativa que sigue: (N.delE. el enlace original fue eliminado).  

Es una certeza que el FBI, la NSA, el Pentágono, el Estado Mayor Conjunto y la Casa Blanca (sin mencionar la mayoría de las corporaciones) hacen lo mismo.

Agencias secretas de inteligencia como la CIA inventan conspiraciones que involucran espionaje, cambios de régimen, desestabilización de gobiernos, expansión de bases militares e incluso torturas, desapariciones, “suicidios” y asesinatos extrajudiciales como una cuestión de rutina. Por supuesto, se debe negar todas las pruebas filtradas de lo que a menudo son actos poco éticos, inmorales o incluso criminales.

El 11/9/01, por ejemplo, muchos periodistas de investigación y ciudadanos alerta vieron con sus propios ojos que las tres torres del WTC obviamente habían sido derribadas repentina e inesperadamente por demoliciones controladas. Sus sospechas fueron confirmadas por la multitud de videos y evidencia científica que abunda en línea. (Comience su propia edificación escuchando a verdaderos expertos que conocen la ciencia real de las demoliciones controladas haciendo clic aquí

Si ve algo, diga algo (a menos que sea conspirador)

A nosotros, los ciudadanos estadounidenses, nuestro gobierno nos ha aconsejado que "digamos algo si vemos algo", por lo que aquellos patriotas que amaban a su país lo suficiente como para tener una pelea de amantes con él, seguían señalando la improbabilidad -de hecho imposibilidad- de la teoría de la conspiración de la Casa Blanca de Bush (que un grupo de ciudadanos de Arabia Saudita conspiró para volar dos aviones contra dos edificios, provocando incendios de oficinas que quemaron rápidamente tres torres de hormigón, masivamente reforzadas con acero, esencialmente no inflamables, y cada uno de los tres edificios colapsó sucesivamente en polvo fino en menos de 10 segundos). Increíble.

Bush falló en tratar de silenciar a esos observadores patriotas para que no hablaran al realizar una conferencia de prensa muy poco convincente en la que denigraba a quienes defendían “teorías de conspiración extravagantes”. Sin embargo, los principales medios de comunicación (incluido el New York Times, que afirma falsamente publicar "todas las noticias que se pueden imprimir") se unieron a fondo con el encubrimiento. Lamentablemente, desde entonces, a cualquiera que no haya visto lo que realmente sucedió ese día se le ha lavado el cerebro de manera efectiva para creer lo que sea que los principales medios de comunicación les desinforman, y eso incluye a la mayoría de los millennials que no sabían o no habían nacido en el tiempo de la escritura!


"La vida protegida!, caricatura de Joel Wilhelm para Deluth Reader

Trágicamente, la mayoría de los estadounidenses distraídos, engañados o demasiado ocupados sucumbieron a los esfuerzos de propaganda, son totalmente ignorados y con una necesidad consanguínea de ser obedientes a la figura de autoridad; y así, la mayoría de los estadounidenses se vieron obligados a creer en los negadores de la verdad en lugar de en la poderosa evidencia de conspiración.

Una de las razones por las que abordo este tema en esta columna es el hecho de que recientemente ha habido una serie de ejemplos de desinformación en mis medios locales sobre conspiraciones reales sobre las cuales tengo suficiente experiencia para poder refutar las afirmaciones que se hicieron.

Una carta reciente al editor en mi periódico local regurgitó la "sabiduría convencional" refutada de que los virus vivos, las vacunas que contienen mercurio o aluminio, son todas seguras y efectivas, que nunca causan daño neurológico a los bebés y que la investigación del gastroenterólogo británico Andrew Wakefield sobre el autismo y las vacunas fue un fraude.

(Para aquellos desinformados o mal informados sobre la pseudocontroversia de Wakefield, fabricada por las grandes farmacéuticas. En 1998, la alguna vez prestigiosa revista médica británica Lancet publicó la investigación innovadora del Dr. Wakefield que demostró la conexión entre el virus vivo del sarampión de GlaxoSmithKline (la compañía farmacéutica británica) que contienen la vacuna MMR y un trastorno de enterocolitis inflamatoria causada por el virus del sarampión incapacitante en un grupo de niños autistas con regresión grave (cada uno de los cuales se había desarrollado normalmente hasta que se les inyectó la vacuna MMR programada). La validez del estudio, por cierto, ha ha sido replicado por otros investigadores, pero la firma farmacéutica Glaxo ejecutó astutamente una campaña masiva de desinformación que resultó, con complicidad de la Asociación Médica Británica, en el retiro a Wakefield de su licencia para practicar la medicina.) Para obtener documentación de la campaña de difamación de Wakefield, vaya a una serie de videos, comenzando aquí .

Definiciones para ayudar a comprender la agenda de desinformación

En un intento de explorar las interacciones entre el término peyorativo "teoría de la conspiración" y la prevalencia de "agentes de desinformación", incluyo aquí algunas definiciones relevantes de términos, obtenidas de fuentes en línea de fácil acceso:

Teoría de la conspiración: Proposición explicativa que acusa a dos o más personas, un grupo u organización de haber provocado o encubierto, mediante colusión deliberada, un hecho o fenómeno de gran impacto social, político o económico. Con frecuencia se demuestra que estas teorías de la conspiración son veraces cuando las campañas de desinformación intimidatorias que intentan silenciarlas se revelan como falsas, engañosas, imposibles y / o poco científicas.

Operación de bandera falsa: Una operación encubierta que está diseñada para engañar de tal manera que la operación parezca estar siendo realizada por entidades distintas de quienes realmente la planearon y ejecutaron. Por lo general, hay un motivo oculto, como iniciar una guerra o una invasión con falsos pretextos y culpar de la guerra a alguna otra entidad, como la víctima de la operación de bandera falsa.

Desinformación: información falsa o inexacta.

Desinformación: información falsa que tiene la intención de inducir a error, especialmente propaganda emitida por una organización gubernamental o un anunciante corporativo.

Troll: Una criatura sobrenatural del folclore escandinavo, cuyos antepasados ​​se cree que llevaron piedras masivas al campo (aunque en realidad es el resultado de los glaciares). Al vivir en colinas, montañas, cuevas o debajo de puentes, son estúpidos, grandes, brutales, peludos, de nariz larga y ojos saltones, y también pueden tener múltiples cabezas o cuernos. A los trolls les encanta comerse a las personas, especialmente a los niños pequeños.

Troll de Internet: una persona, que por lo general opera bajo un seudónimo, que publica mensajes deliberadamente provocativos en un grupo de noticias o tablero de mensajes con la intención de provocar la máxima interrupción y discusión. A menudo son pagados por fuentes nefastas, pero en ocasiones están motivados a hacerlo para su propia diversión. A menudo tratan de provocar disensiones y dudas escribiendo cartas de desinformación a los editores de periódicos.

Otra buena definición de troll de Internet: una persona que deliberadamente inicia una discusión en línea o en los medios de una manera que ataca a otros en un foro sin escuchar de ninguna manera los argumentos propuestos por otros comentaristas. A menudo utilizará ataques ad hominem.

Cómplice de Internet: Alguien que promueve algo o alguien en línea por pago sin divulgar que está asociado con la entidad por la que desea. Los cómplices promueven empresas, productos, figuras públicas y puntos de vista con fines de lucro, mientras fingen no tener otra motivación para hacerlo que no sea la creencia personal. Alternativamente, a veces denigran a alguien o algo, como un punto de vista político o el producto de un competidor, que está en conflicto con la entidad a la que sirven. Los trabajos falsos son puestos de teletrabajo o se realizan desde oficinas temporales que se mueven con frecuencia para evitar ser detectados.

Sabiduría convencional: opiniones o creencias, a menudo teóricas e incluso erróneas, que la mayoría de la gente sostiene o acepta. A menudo, tal "sabiduría" contradice hechos conocidos. (Por ejemplo: “La tierra es plana” fue en un tiempo sabiduría convencional para más del 99% de la población).

Propaganda: Información de naturaleza sesgada o engañosa y utilizada para promover o publicitar una causa o punto de vista político en particular. Las corporaciones lo llaman publicidad.

Clandestino / encubierto: se refiere al secreto u ocultación, especialmente con fines de subversión o engaño.

Grupo de odio: Un grupo cuyos miembros tienen creencias o prácticas que atacan o difaman a toda una clase de personas. Todos tienen sitios web. (Algunos ejemplos del valiente Southern Poverty Law Center: Ku Klux Klan, White Nationalist, Racist Skinhead, Christian Identity, Neo-Confederate, Holocaust Denial groups, Anti -Grupos LGBT, grupos antiinmigrantes, grupos anti-musulmanes, etc.


"Intento de soborno", caricatura de Andy Singer para Deluth Reader

Anexo del artículo original del Dr. Khols

Cómo los agentes de desinformación difunden su red de engaños

Información obtenida aquí 


Es bastante fácil para un agente de desinformación inventar una rica historia de desinformación y luego elaborar varias versiones diferentes del cuento con nuevos 'hechos' para apoyar la historia en cada uno. Estos cuentos suelen ser una buena combinación de hechos verificables y mentiras inteligentemente diseñadas, de modo que las personas que comprueban los 'hechos' tienden a creer las mentiras mezcladas.

“El agente de desinformación solo tiene que enviar estas versiones de su historia a varios de los muchos sitios web orientados a la conspiración, y está en todo Internet, pero no en sitios web confiables. Estos mismos agentes de desinformación utilizarán seudónimos para sumarse a las discusiones generadas por sus "noticias" para poder manipular la dirección que toman los comentarios ”.



Documento de la CIA 1035-960 y Teoría de la conspiración:

La fundación de un término armado.

“… Fue la Agencia Central de Inteligencia la que probablemente jugó el papel más importante en el 'armamento' efectivo del término. En la oleada de escepticismo público sobre los hallazgos de la Comisión Warren sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy, la CIA envió una directiva detallada a todas sus oficinas, titulada "Contrarrestar las críticas al informe de la Comisión Warren". 

“El despacho jugó un papel definitivo al hacer del término 'teoría de la conspiración' un arma que se debe usar contra casi cualquier individuo o grupo que cuestione los programas y actividades cada vez más clandestinos del gobierno".

“Este importante memorando y sus amplias implicaciones para la política estadounidense y el discurso público se detallan en un libro de próxima publicación del científico político de la Universidad Estatal de Florida Lance deHaven-Smith, titulado Teoría de la conspiración en Estados Unidos. El Dr. deHaven-Smith ideó el concepto de Crímenes de Estado contra la Democracia (SCAD) para interpretar y explicar la posible complicidad del gobierno en eventos como el incidente del Golfo de Tonkin, los principales asesinatos políticos de la década de 1960 y el 11 de septiembre.

"La agencia estaba especialmente interesada en mantener la propia imagen y el papel de la CIA, ya que" contribuyó con información a la investigación [de Warren]".

El memorando establece una serie detallada de acciones y técnicas para "contrarrestar y desacreditar las afirmaciones de los llamados teóricos de la conspiración, a fin de inhibir la circulación de tales afirmaciones en otros países".

“La agencia también ordenó a sus miembros que utilizaran recursos de propaganda para [negar] y refutar los ataques de los críticos. Las reseñas de libros y los artículos de fondo son particularmente apropiados para este propósito”.

El documento de la CIA 1035-960 delinea además técnicas específicas para contrarrestar los argumentos 'conspirativos' que se centran en los hallazgos de la Comisión Warren. Hasta el día de hoy, los medios de comunicación corporativos, los comentaristas y los líderes políticos han difundido estas respuestas y su combinación con la etiqueta peyorativa de forma rutinaria contra quienes exigen verdad y rendición de cuentas sobre acontecimientos públicos trascendentales.

“Hoy, más que nunca, las personalidades de los medios de comunicación y los comentaristas ocupan posiciones poderosas para iniciar actividades de propaganda muy parecidas a las establecidas en 1035-960 contra cualquiera que pueda cuestionar las narrativas aprobadas por el estado de sucesos controvertidos y poco entendidos.

"... la aceptación pública casi uniforme de los relatos oficiales sobre eventos no resueltos como el atentado con bomba en el edificio federal Murrah de la ciudad de Oklahoma, el 11 de septiembre y, más recientemente, la masacre de la escuela primaria Sandy Hook, está ampliamente garantizada".

“El efecto en la investigación académica y periodística de eventos ambiguos e inexplicables que a su vez pueden movilizar la investigación, el debate y la acción públicos ha sido dramático y de gran alcance. Solo hay que mirar el creciente estado policial y la evisceración de las libertades civiles y las protecciones constitucionales como evidencia de cómo este conjunto de tácticas de intimidación sutiles y engañosas ha obstaculizado profundamente el potencial de una futura autodeterminación independiente y empoderamiento cívico ".


Dr. Gary Khols


Caricaturas de Andy Singer para Deluth Reader: Arriba: "Residuos hospitalarios" y "Podemos volver a la normalidad"· Abajo: "Sin salida" y "Todo el mundo es adicto a algo"

04 octubre 2020

Las contradicciones del Irán moderno



por Thierry Meyssan
Red Voltaire


I parte
De país imperialista, Irán pasa a ser ‎antimperialista‎
La historia del Irán de los siglos XX y XXI no corresponde a la imagen que se tiene de ‎ese país en el mundo occidental. Pero tampoco corresponde a la imagen que transmiten ‎los discursos oficiales de los dirigentes iraníes. Históricamente vinculado a China, pero ‎fascinado por Estados Unidos desde hace dos siglos, Irán se debate hoy entre el ‎recuerdo de su pasado imperial y el sueño liberador del imam Khomeini. Khomeini veía ‎en el chiismo algo más que una religión. Lo consideraba también un arma política y ‎militar y vaciló entre proclamarse protector de los chiitas o libertador de los oprimidos.


En 1925, Londres se las arregla para derrocar la dinastía Qayar, que ejercía el poder en Persia, ‎y poner un oficial del ejército británico a la cabeza del país con el título de shah. Durante la ‎Segunda Guerra Mundial, ya bajo el nombre de Reza Pahlevi, aquel elegido de los británicos ‎resulta ser un ferviente germanófilo y Londres lo sustituye por su hijo, Mohammad Reza ‎Pahlevi. En 1971, tratando de alcanzar la estatura de personalidad internacional, el nuevo shah ‎convoca un encuentro de reyes, jefes de Estado y jefes de gobierno de todo el planeta para ‎celebrar los 2.500 años del imperio persa. Inquietos ante aquella muestra de megalomanía, ‎Estados Unidos y el Reino Unido sacan del poder al shah Mohammad Reza Pahlevi para ‎poner en su lugar al ayatola Roullah Khomeini.

Los persas conformaron vastos imperios, pero no lo hicieron conquistando los territorios de ‎los pueblos vecinos sino federándolos. Comerciantes más que guerreros, los persas impusieron ‎su lengua a toda Asia durante todo un milenio, a todo lo largo de las rutas chinas de la seda. ‎El farsi, lengua que hoy se habla únicamente en Irán, ocupaba entonces un lugar sólo ‎comparable al inglés actual. En el siglo XVI, el soberano persa decidió convertir su pueblo al ‎chiismo para unificarlo y aportarle una identidad particular en el seno del mundo musulmán. Ese ‎particularismo religioso sirvió de basamento al imperio safávida. ‎


En 1951, el primer ministro iraní, Mohammad Mossadegh (sentado a la ‎derecha) hace uso de la palabra ante el Consejo de Seguridad de la ONU.‎

A principios del siglo XX, Persia se ve enfrentada a las ambiciones de los imperios británico, ‎otomano y ruso. Como consecuencia de una terrible hambruna deliberadamente provocada por ‎los británicos –que deja 6 millones de muertos–, Teherán pierde su imperio y, en 1925, Londres ‎impone a Persia una dinastía de opereta –la dinastía Pahlevi– para acaparar la explotación de los ‎yacimientos petroleros únicamente en beneficio del imperio británico. ‎

Pero en 1951 un nuevo primer ministro iraní, Mohammad Mossadegh, nacionaliza la Anglo-Persian ‎Oil Company. Furiosos, el Reino Unido y Estados Unidos derrocan a Mossadegh y mantienen en ‎el poder al shah Mohammad Reza Pahlevi. Para contrarrestar la influencia de los nacionalistas ‎iraníes, Washington y Londres convierten el régimen del shah en una feroz dictadura, liberando al ‎ex general nazi Fazlollah Zahedi e imponiéndolo como primer ministro. Este individuo crea una ‎policía política, la SAVAK, cuyos cuadros son ex oficiales de la Gestapo nazi, reciclados por ‎Washington y Londres y reagrupados en las redes denominadas stay behind.‎

El derrocamiento del primer ministro Mossadegg llama la atención del Tercer Mundo hacia la ‎explotación económica de la que está siendo objeto. El colonialismo francés era un colonialismo ‎tendiente a instalar pobladores franceses en las naciones que colonizaba mientras que el ‎colonialismo británico es sólo una forma de saqueo organizado. Antes del gobierno de ‎Mossadegh, las compañías petroleras británicas no revertían más de un 10% a los pueblos cuyos ‎recursos explotaban. Inicialmente, Estados Unidos se pone del lado de Mossadegh y propone que ‎se revierta la mitad. Impulsado por Irán, la tendencia a ese reequilibrio se mantendra en todo ‎el mundo durante todo el siglo XX. ‎


Amigo de los intelectuales franceses Frantz Fanon y Jean-Paul Sartre, ‎el iraní Alí Shariati reinterpreta el islam como una herramienta de liberación. Según sus ‎palabras: “Si no estás en el campo de batalla, da igual que estés‎ en la mezquita o en un bar”.

Poco a poco van surgiendo dos principales movimientos de oposición en el seno de la burguesía ‎iraní: en primer lugar, los comunistas, respaldados por la Unión Soviética, y después los ‎tercermundistas, reunidos alrededor del filósofo Alí Shariati. Pero será un clérigo, el ayatola ‎Roullah Khomeni quien logrará finalmente despertar la conciencia de los más desfavorecidos. ‎Khomeini estima que más que llorar por el martirio del profeta Hussein lo más importante sería ‎seguir su ejemplo luchando contra la injusticia. Debido a esa posición, Khomeini será ‎estigmatizado como hereje por el resto del clero chiita. Al cabo de 14 años de exilio en Irak, ‎Khomeini se instala en Francia, donde sus ideas impresionan a numerosos intelectuales de ‎izquierda, como Jean-Paul Sartre y Michel Foucault.‎

Mientras tanto, Occidente convierte al shah Mohammad Reza Pahlevi en el «gendarme del Medio ‎Oriente». El shah se ocupa personalmente de aplastar los movimientos nacionalistas y sueña ‎con recuperar el esplendor de otros tiempos, tanto que llega incluso a celebrar con fastuosidad ‎hollywoodense el aniversario 2.500 del imperio persa, montando toda una ciudad tradicional en ‎Persépolis. ‎

Durante el “shock” petrolero de 1973, el shah Mohammad Reza Pahlevi se da cuenta ‎bruscamente del poderío que tiene en sus manos, se plantea la posibilidad de restaurar un ‎verdadero imperio y solicita la cooperación de la dinastía real de Arabia Saudita. Esta última ‎informa de inmediato a su amo estadounidense, quien decide entonces deshacerse de un aliado ‎al que ahora considera demasiado ambicioso, sustituyéndolo por el ya anciano ayatola Khomeini ‎‎–de 77 años en aquel momento– a quien, por supuesto, rodeará con sus agentes. Pero, primero ‎que todo, el MI6 británico procede a “limpiar el terreno”: los comunistas iraníes son ‎encarcelados; el «imam de los pobres», Moussa Sadr, de nacionalidad libanesa, desaparece para ‎siempre durante una visita en Libia; y el filósofo iraní Alí Shariati es asesinado en Londres. Solo ‎entonces, las potencias occidentales invitan al shah Mohammad Reza Pahlevi a salir de Irán por ‎varias semanas para recibir “tratamiento médico”. 

El 1º de febrero de 1979, el ayatola Khomeini regresa de su largo exilio. ‎Desde el aeropuerto de Teherán, va directamente al cementerio de Behesht-e Zahra (ver foto), donde pronuncia una alocución llamando el ejército a unirse a la tarea de liberar Irán ‎de los anglosajones. La CIA descubre entonces que el hombre al que había tomado por un ‎predicador senil es un verdadero tribuno capaz de movilizar multitudes y de comunicar a cada ‎iraní la convicción de que puede ayudar a cambiar el mundo.

El ayatola Khomeini regresa triunfalmente de su exilio el 1º de febrero de 1979. Desde de la pista ‎de aterrizaje del aeropuerto internacional de Teherán, un helicóptero lo traslada de inmediato ‎hasta el cementerio de la ciudad, donde acaban de ser sepultados 600 manifestantes abatidos ‎cuando participaban en una protesta contra el régimen del shah. Khomeini pronuncia entonces un ‎encendido discurso donde, para sorpresa de todos, no arremete contra la monarquía sino contra ‎el imperialismo. El ayatola se dirige directamente al ejército, exhortándolo a ponerse del lado ‎del pueblo iraní, en vez de seguir al servicio de Occidente. El «cambio de régimen» organizado ‎por las potencias occidentales se convierte instantáneamente en una verdadera revolución. ‎

Khomeini instaura un régimen político no vinculado al islam, denominado Velayat-e faqih e ‎inspirado en la República de Platón, cuyas obras el ayatola conoce a fondo: el gobierno ‎se hallará bajo la autoridad de un sabio, en aquel momento el propio Khomeini. El ayatola ‎aparta uno a uno a todos los políticos prooccidentales. Washington reacciona organizando ‎primero varios intentos de golpes de estado militares y después una campaña de terrorismo ‎a través de elementos ex comunistas, los denominados “Muyahidines del Pueblo”. ‎

Estados Unidos acabará pagando –a través de Kuwait– al gobierno iraquí del presidente Saddam ‎Hussein para utilizarlo como fuerza contrarrevolucionaria frente a Irán. Washington orquesta así ‎una sangrienta guerra entre Irak e Irán, conflicto que se extenderá desde septiembre de 1980 ‎hasta agosto de 1988 y a lo largo del cual las potencias occidentales apoyarán cínicamente a los ‎dos bandos. Irán no vacila entonces en comprar armamento estadounidense a través de Israel, ‎lo cual dará lugar al escándalo conocido como «Irángate» o «Irán-Contras». Mientras tanto, ‎el imam Khomeni transforma la sociedad iraní, desarrolla entre su pueblo el homenaje a los ‎mártires y un verdadero sentido del sacrificio. Cuando Irak agrede indiscriminadamente a los ‎civiles iraníes lanzando misiles a diestra y siniestra sobre las ciudades, Khomeini prohíbe al ejército ‎iraní responder haciendo lo mismo y anuncia que las armas de destrucción masiva contradicen su ‎visión del islam, lo cual prolongará un poco más el conflicto. ‎

Cuando las víctimas de la guerra se elevan a un millón de muertos, el presidente iraquí Saddam ‎Hussein y el imam Khomeini se dan cuenta de que están siendo manipulados por las potencias ‎occidentales y la guerra se detiene como había comenzado, sin razón alguna. Khomeini fallecerá ‎poco despues dejando como sucesor al ayatola Alí Khamenei. Los 16 años siguientes estarán ‎dedicados a la reconstrucción del país. Pero Irán se ha desangrado y la revolución ya no es más ‎que un eslogan vacío. Durante las plegarias de los viernes, los creyentes siguen clamando ‎‎«¡Abajo Estados Unidos!», pero el «Gran Satán» yanqui y el «régimen sionista» se han ‎convertido en socios privilegiados. Los sucesivos presidentes iraníes Hachemi Rafsanyani y ‎Mohammad Khatami organizan la economía del país alrededor de la renta petrolera. La sociedad ‎iraní se relaja y las grandes desigualdades sociales comienzan a reaparecer. ‎

Hachemi Rafsanyani (a la izquierda) se convierte en el hombre más rico de Irán. Pero ‎no será vendiendo pistachos sino gracias al tráfico de armamento ‎a través de Israel. Cuando finalmente llega a ocupar la presidencia de la República Islámica, ‎Rafsanyani envía los Guardianes de la Revolución a luchar en Bosnia-Herzegovina… bajo las ‎órdenes de generales estadounidenses.

Rafsanyani, quien se ha enriquecido gracias al tráfico de armas revelado en el escándalo Irán-‎Contras, convence al ayatola Alí Khameini para enviar los Guardianes de la Revolución a luchar en ‎Bosnia-Herzegovina, junto a los sauditas y bajo las órdenes de la OTAN. Por su parte, ‎Mohammad Khatami establece relaciones personales con el especulador estadounidense George ‎Soros.‎


‎Parte II
Y después de haber sido antimperialista, ‎Irán vuelve a ser imperialista
En su estudio sobre el Irán contemporáneo, Thierry Meyssan ‎muestra cómo Teherán volvió a abandonar el ideal antimperialista de la revolución ‎de 1979 para regresar a una política imperial, presenta numerosos elementos desconocidos. Además, termina planteando una ‎sorprendente hipótesis.

Ante la Asamblea General de la ONU, el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad solicita que ‎se abra una investigación internacional sobre los hechos del 11 de septiembre de 2001. ‎Su intervención desata una ola de pánico en Washington donde el presidente Barack Obama levanta bandera blanca ante los ireníes.‎

La juventud iraní que había luchado por su país en la guerra impuesta su país alcanza la madurez. A ‎los 51 años, un ex oficial de los Guardianes de la Revolución, Mahmud Ahmadineyad, es electo ‎presidente de la República Islámica. Como el imam Khomeini, Ahmadineyad no comulga con los ‎dignatarios clericales chiitas, que se las arreglaron para que sus hijos no fueran a la guerra. ‎El objetivo de Ahmadineyad es reiniciar la lucha contra la injusticia y modernizar el país. Ingeniero ‎de formación y profesor de tecnología, Ahmadineyad dota el país de una industria verdadera, ‎emprende un programa de construcción de viviendas y, en materia de la relaciones ‎internacionales, se alía al presidente de Venezuela –Hugo Chávez– y al presidente sirio –Bachar al-‎Assad– frente al imperialismo estadounidense. Irán, Venezuela y Siria se convierten así en centro ‎del juego diplomático internacional, con un discreto apoyo de la Santa Sede. ‎

A pesar del doloroso recuerdo de la guerra que Irak impuso a Irán, Mahmud Ahmadineyad ayuda a ‎la resistencia iraquí frente a la agresión estadounidensesin establecer diferencias entre sunnitas ‎y chiitas. Más tarde también ayudará a Siria frente a los yihadistas. Pero entra en conflicto con ciertos círculos ‎iraníes, debido a la ayuda que aporta a los sunnitas iraquíes y a los laicos sirios, en ‎primer lugar, pero también porque considera más importante el ejemplo del Irán de la Antigüedad ‎que el de la era islámica e incluso trata de autorizar que los hombres no porten barba y el uso ‎facultativo del velo entre las mujeres

La cúpula de la iglesia chiita lo considera entonces una ‎amenaza para su propio poder y para el predominio del Guía de la Revolución, el ayatola Alí ‎Khamenei. Cuando Ahmadineyad resulta reelecto presidente de la República, el ex presidente ‎Khatami y un hijo del también ex presidente Rafsanyani organizan con la CIA un levantamiento de ‎la burguesía en Teherán y en Ispahan. Pero las clases más modestas de la sociedad iraní salen a las ‎calles en defensa del presidente Ahmadineyad y hacen fracasar la «revolución verde» ‎orquestada por la reacción interna y la CIA. ‎

Según sus enemigos externos, el presidente Ahmadineyad es un dictador antisemita que pretende ‎borrar Israel del mapa. Por su parte, sus enemigos internos lo insultan y ridiculizan su misticismo. En realidad, ‎Ahmadineyad denuncia el enorme poder del Guía y llega a ponerse “en huelga” como presidente. ‎
En su calidad de ayatola, Alí Khamenei es una alta personalidad jurídica y ‎espiritual del islam chiita. Como Guía de la Revolución, es el jefe militar y político de la República Islámica.

En marzo de 2013, el Guía de la Revolución, Alí Khamenei, envía a Omán una delegación ‎encargada de conversar en secreto con Estados Unidos. El presidente demócrata Barack Obama ‎sigue adelante con la aplicación de la estrategia Rumsfeld/Cebrowski de destrucción de las ‎estructuras mismas de los Estados en el «Gran Medio Oriente» o «Medio Oriente ampliado» ‎‎ (1)‎, pero no quiere enredar indefinidamente a las tropas estadounidenses en ese enorme ‎lodazal, como hizo su predecesor republicano George W. Bush al emprender la ocupación de Irak. ‎Obama es más bien favorable a la idea de dividir a los musulmanes alimentando las diferencias ‎entre sunnitas y chiitas. Sus diplomáticos aseguran entonces a los enviados del Guía Khamenei ‎que Estados Unidos está dispuesto a permitirle organizar una «media luna chiita» y rivalizar con ‎los sauditas sunnitas. Alí Akbar Velayati, representante del Guía en esa conversación secreta, ve ‎en ello la posibilidad de restaurar el antiguo imperio safávida. A espaldas de otros miembros de la ‎delegación iraní, Velayati se compromete a lograr que los seguidores de Ahmadineyad sean ‎apartados de la próxima elección presidencial y a favorecer la candidatura del jeque Hassan ‎Rohani, quien fue el primer contacto de Israel y Estados Unidos en Irán cuando se montó la ‎operación de tráfico de armas que daría lugar al escándalo conocido como «Irángate» o «Irán-‎Contras». ‎

Así sucederá, el Consejo de los Guardianes de la Constitución declara que Esfandiar Rahim ‎Mashaie, candidato de los seguidores de Ahmadineyad, es un «mal musulmán» y le prohíbe ‎participar en la elección presidencial. El Guía, Alí Khamenei, favorece a varios candidatos –cuya ‎participación en la elección dispersa los votos de los revolucionarios– mientras que los ‎prooccidentales presentan como único candidato a Rohani, quien saldrá electo y designará como ‎ministro de Exteriores a Mohammad Javad Zarif, un hombre que ha pasado la parte más importante de su vida en Estados Unidos

John Kerry y Mohammad Javad Zarif establecen los términos de un ‎preacuerdo en Omán. Resucitan así la idea, concebida por Bernard Lewis y Zbigniew Brzezinski, ‎de sembrar la división entre los pueblos musulmanes del Medio Oriente utilizando las diferencias entre sunnitas y chiitas.‎

El nuevo equipo gobernante iraní negocia públicamente la solución de la llamada «cuestión ‎nuclear iraní» con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y ‎Alemania. El shah Mohammad Reza Pahlevi había iniciado –con apoyo de las potencias ‎occidentales– un programa militar de investigación nuclear, programa que la República Islámica ‎prosiguió durante la guerra que le fue impuesta por Irak, pero que abandonó cuando el imam ‎Khomeini prohibió las armas de exterminio masivo. Al llegar a la presidencia de la República, ‎Mahmud Ahmadineyad había reactivado parcialmente la investigación nuclear pero limitándola a ‎su uso civil. Israel emprendió entonces una campaña internacional de propaganda tendiente a ‎hacer creer que Irán buscaba la manera de exterminar a los judíos –para imponer esa idea, los ‎propagandistas israelíes no vacilan en falsificar la traducción de los discursos del presidente iraní. ‎Pero las potencias occidentales saben que todo eso es falso y rápidamente se llega en Ginebra a ‎un acuerdo que servirá de fachada, pero que no se firma de inmediato ya que, durante todo un ‎año, el ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, y el secretario de Estado ‎estadounidense, John Kerry, van a negociar en secreto una repartición del Medio Oriente. Solo ‎después de la firma de ese acuerdo bilateral secreto, en 2015, los otros países participantes en las ‎negociaciones de Ginebra serán invitados a aceptar formalmente, en Lausana, el acuerdo ‎alcanzado en público y finalmente a firmarlo en Viena. Se desbloquean entonces los litigios entre ‎Washington y Teherán. Comienza un proceso de levantamiento de las sanciones impuestas a Irán, ‎ambas partes proceden a la liberación de prisioneros y una primera entrega de 1.300 millones de ‎dólares en efectivo es discretamente enviada a Irán por vía aérea. ‎

Pero en Irán, mientras las familias de los miembros del equipo del presidente Rohani se dan la ‎gran vida, la situación económica del pueblo iraní es cada vez peor. Las sanciones económicas ‎occidentales obstaculizan el desarrollo del país, pero eso no explica totalmente la situación ‎ya que Irán se ha convertido en un experto en comercio internacional, desarrollando alrededor de ‎Dubai un extenso sistema de intermediarios que le permite disimular el origen y el destino de sus ‎productos. Para Estados Unidos resulta imposible controlar las fronteras terrestres de Irán con ‎‎8 países y sus fronteras marítimas. ‎

Después de haber sido vicepresidente bajo el mandato del presidente ‎Ahmadineyad, Hamid Baghaie, quien planeaba crear una internacional contra la injusticia, fue ‎condenado a 15 años de cárcel durante un juicio secreto.

En 2017, el Consejo de los Guardianes de la Constitución declara al nuevo candidato de los ‎seguidores de Ahmadineyad, Hamid Baghaie, «mal musulmán» y le prohíbe participar en la ‎elección presidencial. El jeque Hassan Rohani es reelecto para un segundo mandato presidencial ‎pero el ex presidente Mahmud Ahmadineyad revela las malversaciones cometidas a favor del ‎gobierno y del Guía. Las autoridades iraníes ponen al ex presidente Ahmadineyad bajo arresto ‎domiciliario y arrestan, uno por uno, a todos los miembros de su entorno. Esfandiar Rahim ‎Mashaei, quien había representado a los seguidores de Ahmadineyad con vista a la elección ‎presidencial de 2017, es condenado a 15 años de cárcel al cabo de un juicio secreto sobre el cual ‎se ignoran incluso los cargos presentados contra el dirigente condenado. ‎

El gobierno iraní publica entonces un documento donde se propone la creación de una federación ‎chiita que abarcaría el Líbano, Siria, Irak, Irán y Azerbaiyán, bajo la autoridad del Guía de la ‎Revolución, el ayatola Alí Khamenei. En realidad se trata de restablecer el imperio safávida. ‎Los Guardianes de la Revolución presentes en Siria abandonan la defensa del país y se dedican ‎ahora únicamente a la protección de las poblaciones chiitas. ‎

En cuestión de años, el Irán antimperialista se ha transformado en una nueva potencia ‎imperialista. Sus aliados, estupefactos, no saben cómo salir de la trampa en la que ahora ‎se sienten atrapados. ‎

Las acciones actuales de Irán no corresponden a los discursos de sus dirigentes, que solo ‎disimulan su estrategia. En Occidente se cree que Irán es un país violentamente ‎antiestadounidense, lo cual es absolutamente falso ya que los gobiernos del shah Mohammad ‎Reza Pahlevi, de los presidentes Rafsanyani, Khatami y del actual presidente Rohani estaban ‎enteramente alineados con Washington

El asunto de los “rehenes” estadounidenses retenidos en ‎la embajada (1979-81) es una fábula total: no eran rehenes sino diplomáticos sorprendidos en ‎flagrante delito de espionaje. Por cierto, es muy significativo el hecho que Estados Unidos ‎nunca llegara a exigir compensaciones invocando la Convención de Viena sobre el personal ‎diplomático. En cuanto al campo antimperialista, sus miembros se definen por su posición ante el ‎imperialismo, no contra Estados Unidos. El ex presidente iraní Ahmadineyad llegó a escribirle a ‎Donald Trump para animarlo a “limpiar” la administración estadounidense, como había prometido ‎hacerlo durante su campaña electoral. ‎

Irán no es que está tampoco en contra de los judíos. Existe ciertamente un antisemitismo real en una ‎fracción de su población, pero fue el emperador Ciro II quien liberó a los judíos de su cautiverio en ‎Babilonia y desde aquella época los judíos siempre estuvieron protegidos en tierras persas. Irán e ‎Israel se insultan públicamente y sabotean mutuamente sus sistemas informáticos… pero nunca se ‎han enfrentado en el campo de batalla –hoy en día incluso explotan juntos el oleoducto Ascalón-‎Haifa, en pleno corazón del Estado hebreo, una realidad prohibida que nadie puede mencionar en ‎la prensa israelí sin exponerse a 15 años de cárcel. ‎

Personalidad militar, pero al mismo tiempo política y espiritual, el general ‎Qassem Suleimani era el principal rival potencial del jeque-presidente Hassan Rohani. Pero fue ‎‎“oportunamente” asesinado por Estados Unidos sin que hayan llegado a concretarse las ‎grandilocuentes amenazas de represalias emitidas desde Teherán. Más bien ha sucedido ‎lo contrario ya que el presidente Rohani aceptó que uno de sus asesinos se convirtiera en ‎primer ministro de Irak.

Desorientado por el fracaso de Hillary Clinton en la elección presidencial estadounidense de 2017, ‎el presidente iraní Rohani cuenta con una rápida destitución del ganador, Donald Trump, y ‎se niega a conversar con el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Contrario a la estrategia ‎Rumsfeld/Cebrowski, Donald Trump intima el bando sunnita –en su discurso de Riad – a poner fin ‎al apoyo que aporta al terrorismo yihadista y saca a Estados Unidos del acuerdo firmado ‎en Viena con el bando chiita. Los sauditas se adaptan al nuevo inquilino de la Casa Blanca, pero ‎en Irán el equipo gubernamental persiste en ignorarlo. La única posibilidad de que el Irán de ‎Rohani llegue a un acuerdo satisfactorio para los dos actores estadounidenses –la Casa Blanca y ‎el Pentágono– sería acabar con los Guardianes de la Revolución iraníes, con el Hezbollah libanés y ‎con cualquier otra forma de oposición al predominio de Occidente, así como aceptar la división ‎de la comunidad musulmana en dos facciones –sunnitas y chiitas– como medio de garantizar que ‎no se produzca un resurgimiento de la revolución. ‎

Finalmente, Donald Trump reafirma su autoridad en la región asesinando, con pocas semanas de ‎intervalo, al principal jefe militar sunnita –el “califa” Abu Bakr al-Baghdadi– y al principal jefe ‎militar chiita –el general iraní Qassem Suleimani.‎

Sólo entonces el presidente iraní Rohani se decide a negociar con Donald Trump. En marzo ‎de 2020, coordina la acción de las milicias huthis con la de las fuerzas emiratíes en contra de las ‎tropas sauditas en Yemen; en mayo acepta que Mustafá al-Khadimi, uno de los asesinos del ‎general Suleimani, se convierta en primer ministro de Irak; en junio, envía Guardianes de la ‎Revolución a Libia, del lado de la OTAN, como ya había hecho su mentor, Hachemi Rafsanyani, ‎enviando Guardianes de la Revolución a Bosnia-Herzegovina. ‎

Al mismo tiempo, Rohani acepta la proposición china de comprar el petróleo iraní al 70% del ‎precio del mercado internacional, con lo cual garantiza nuevamente la renta petrolera… pero ‎hace peligrar su alianza con la India. Esa alianza preveía hacer transitar el comercio indio hacia ‎Afganistán por el puerto iraní de Chabahar, evitando así el territorio de Pakistán. Sin embargo, lo ‎lógico sería que Irán se integrara al proyecto chino de restablecimiento de la ruta de la seda, de ‎la que ya fue parte durante la Antigüedad y en la Edad Media, lo cual exigiría una alianza entre ‎Irán y Pakistán. ‎

La historia del Irán contemporáneo se resume en un ir y venir entre dos visiones ‎políticas opuestas: la del esplendor de un imperio basado en el legado del profeta Mahoma y la de ‎la lucha por la justicia basada en el ejemplo de los profetas Alí y Hussein. Sorprendentemente, ‎quienes optan por el esplendor imperial son designados en la prensa occidental como ‎‎«moderados» mientras que a los partidarios de la lucha por la justicia se les llama ‎‎«conservadores». ‎

Hipótesis
Lo que expondré de aquí en adelante en este artículo debe, por supuesto, ser visto con mucha ‎prudencia ya que sólo es una hipótesis. Se trata, no obstante, de una hipótesis que merece ‎reflexión. ‎

Todo indica que la muerte del general Qassem Suleimani, comandante de las fuerzas especiales de ‎los Guardianes de la Revolución, llegó como anillo al dedo para el presidente Hassan Rohani. Y ya ‎hemos visto que no solo ese asesinato no recibió una respuesta de valor equivalente sino que ‎además uno de los asesinos se convirtió en primer ministro de Irak, con el apoyo de Rohani. ‎Al nombrar a un ilustre desconocido como sucesor del general Suleimani, el poder iraní ha ‎neutralizado de hecho a los Guardianes de la Revolución. Lógicamente, la próxima personalidad ‎por eliminar sería el secretario general del Hezbollah, el líder libanés Hassan Nasrallah. ‎

El 23 de julio de 2019, el embajador israelí Danny Danon presenta al ‎Consejo de Seguridad de la ONU lo que califica como violaciones de la resolución 1559 ‎cometidas por el Hezbollah… y afirma que esa organización de resistencia dispone de ‎instalaciones permanentes en el puerto de Beirut.

Pero no es eso lo que acabamos de ver en Beirut. Lo que vimos fue un depósito de descarga del ‎Hezbollah alcanzado por un arma nueva que provocó una enorme explosión. Esa operación arroja ‎un saldo de 150 muertos y al menos 5.000 heridos. Sólo voces provenientes de Israel, como ‎la del diputado Moshe Feiglin, y de Irán afirmaban al día siguiente que toda desgracia trae algo bueno. ‎Para la prensa oficial de Teherán, la destrucción del puerto de Beirut intensificará la actividad de la ‎ruta terrestre Teherán-Bagdad-Damasco-Beirut y, por ende, el proyecto de federación chiita. ‎

El 6 de agosto, el presidente francés Emmanuel Macron llegaba a Beirut. Según sus interlocutores, ‎Macron dio a los dirigentes libaneses un plazo de 3 semanas para concretar la aplicación de la ‎segunda parte de la resolución 1551: el desarme de la resistencia libanesa (2). El 7 de agosto, Hassan Nasrallah ‎aparecía en la televisora al-Manar, y pudo vérsele turbado, incómodo, incluso deprimido. ‎Durante su intervención, negó en 4 ocasiones toda presencia del Hezbollah en el puerto de Beirut. ‎

El hecho es que ya la máquina está en marcha. La primera parte de la resolución 1551 preveía ‎sacar del Líbano la fuerza siria de paz que había puesto fin a la guerra civil libanesa. Esa retirada ‎de la fuerza siria de paz se concretó en 2005, a raíz del asesinato del ex primer ministro libanés ‎Rafic Hariri –atribuido entonces al presidente sirio– y de la subsiguiente «revolución del cedro». ‎La segunda parte –el desarme del Hezbollahse inicia ahora, en 2020, con la destrucción de la mitad de Beirut y con una nueva revolución de color. Precisamente todo lo que conviene a ‎Benyamin Netanyahu y a Hassan Rohani, viejos cómplices en el tráfico de armas que dio origen al ‎escándalo conocido como Irángate o Irán-Contras. ‎


Thierry Meyssan

[1] ‎«El proyecto militar de Estados Unidos para el ‎mundo», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎‎de 2017.‎
[2] L’Effroyable ‎imposture, Tomo 2, por Thierry Meyssan, éditions Demi-Lune.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny