Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta narcoeconomía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta narcoeconomía. Mostrar todas las entradas

05 julio 2022

El Imperio y la historia del tráfico de drogas




Por S. Taylor-Wickenden

Título original en inglés 

Empire and the History of the Drug Trade

Agora-2015

Nota: El artículo original del señor Taylor-Wickenden está complementado con notas intercaladas por el editor de este blog.


Hoy en día, si le preguntas a un miembro del público británico qué piensan de las drogas, a menudo encontrarás que aquellos que trafican y consumen drogas a menudo son vistos de una manera criminal, como una plaga en una sociedad por lo demás buena y que cada mal en la sociedad se resolvería por sí mismo si no fuera por el tráfico de drogas. También es la opinión de que los agentes de la ley hacen todo lo posible, en vano, contra lo que se percibe como el "flagelo social" que se retrata a las personas que generalmente comercian con estos bienes de consumo, los narcóticos. Este punto de vista es tan universal que es difícil de desalojar, ya que todas las instituciones, desde los medios corporativos hasta la iglesia, denuncian el tráfico de drogas e instan a mantener la prohibición. Aquí es donde un análisis sobrio de este comercio se vuelve crucial.


Falta un análisis del problema mucho más grande e intratable que el simple "policía bueno versus el traficante malo" inspirado en Hollywood. Un objetivo es mostrar los efectos reales que tiene la guerra contra las drogas y cómo la prohibición de las drogas ayuda a mantener las ganancias fluyendo para los mega ricos y cómo mantiene a los poderosos en el poder.


Junio 1999. Sector La Machaca, San Vicente del Caguán, Departamento del Caquetá, Colombia. El ex presidente de la Bolsa de Valores de New York, Richard Grasso y el extinto Comandante de las FARC, Raúl Reyes se abrazan en un gesto de amistad y NEGOCIOS. En ese acto, junto a Grasso estuvo presente el vicepresidente de la Bolsa de Nueva York, Alain Murban, y el asesor James Esposito; por el lado colombiano, el ex ministro de Hacienda de Colombia, Juan Camilo Restrepo, ejerció de traductor. El jefe de Wall Street en rueda de prensa no se mordió la lengua para señalar que traía un mensaje de cooperación de los círculos financieros estadounidenses, mensaje que como vemos en la gráfica también llegó a la narcoguerrilla colombiana.


Dado que Estados Unidos es la principal superpotencia en esta era, nos concentraremos en gran medida en el tráfico de drogas allí, ya que tiene la mayor participación y también cosecha el mayor beneficio de este comercio

También es útil señalar que los economistas tienden a evitar el tema de las drogas como mercancía, simplemente debido a la representación universal negativa de esta mercancía. Nuestro análisis definitivamente trata las drogas como una mercancía como cualquier otra y la contextualiza para mostrar los abusos inherentes de poder debido a la existencia del tráfico de drogas. Espero que las drogas puedan verse bajo una luz completamente diferente, como una ruptura con la dicotomía simple y equivocada que encontramos como la opinión predominante del día.


El tráfico de drogas, piedra angular del "libre comercio" británico.



La primera guerra importante que involucró drogas como mercancía fueron las Guerras del Opio en el siglo XIX. El objetivo de la guerra era abrir la economía aislacionista china a la explotación, el comercio global y la toma parcial del poder colonial. Las guerras del opio fueron una serie de conflictos que involucraron a las potencias imperialistas europeas representadas principalmente por el Reino Unido, Francia era un jugador secundario en la región. Las guerras se libraron de 1839 a 1842 y de 1856 a 1860. Estos se pelearon principalmente por el comercio del narcótico llamado opio, que los británicos utilizaron para extender su influencia imperial y ganancias a expensas del Imperio chino. Durante el Tratado de Nanjing y Tientsin, China tuvo que ceder la isla de Hong Kong y también el sur de Kowloon como concesiones territoriales. El campesinado chino fue sometido a una pobreza masiva y a un declive en sus niveles de vida, mientras que la burguesía china se benefició del comercio, se enriqueció y más tarde dominó el estado con comerciantes de drogas como Chiang Kai Shek, jefe de estado en el período de entreguerras.


Hong Kong


Fueron las operaciones de la Compañía Británica de las Indias Orientales en Bengala, por entonces ocupadas por Gran Bretaña, las que produjeron el opio en sus fábricas, poniendo sin duda a los trabajadores bajo salarios de hambre para alimentar las ganancias de hombres como John Napier y Charles Elliot. Los productos se enviaron a la costa de China y luego se vendieron para obtener una buena ganancia. China comenzó a perder el control de sus finanzas y también, con el creciente número de adictos en China aumentando, el emperador Daoguang exigió medidas para evitar que esta adicción afligiera al pueblo chino. En lugar de la legalización, los partidarios de la represión ganaron y los chinos arrestaron a los traficantes de opio chinos. Sitiaron las empresas y exigieron que sus existencias fueran destruidas. En respuesta, los británicos trajeron sus cañoneras y devastaron la costa de la parte continental de China, lo que llevó a nuevas incursiones terrestres de otras potencias europeas durante la Segunda Guerra del Opio, lo que llevó a concesiones de tierras a favor del "libre comercio".

Las consecuencias de esto fueron el "siglo de humillación" de China, la apertura a los misioneros religiosos cristianos, la indigencia para su pueblo, las concesiones de tierras y el control de franjas de territorio en beneficio de los imperios europeos. Para Gran Bretaña, esto significó una expansión del comercio en el este de Asia durante más de un siglo. Esto muestra el primer ejemplo de cómo la complicidad del gobierno en la producción, el intercambio y la distribución del comercio de drogas surgió de la Gran Bretaña victoriana y cómo se utilizó abiertamente de manera imperial para subyugar y pacificar el país para su explotación. En un nivel más general, nos muestra que los "mercados libres", como era la norma durante la Gran Bretaña victoriana, tienen una dependencia innegable del estado, y sin el estado, esos mercados no podrían haber abierto el este de Asia por sí mismos.

En el siglo XVII el mismo efecto se logró mediante la venta de "agua de fuego" a los nativos americanos. Los británicos y sus colonias intercambiaban su alcohol por pieles y otros bienes que los nativos americanos daban con tan ingenua inocencia. Nuestra superpotencia actual, los Estados Unidos de América, se fundó en tales intercambios con la población nativa americana, que culminaron en 8 millones de muertes y un reemplazo de una población por otra. Por lo tanto, no es difícil ver el papel fundamental que desempeñan las drogas y los narcóticos en el juego de poder imperial de los estados.


Comercio de drogas contemporáneo


Los Estados Unidos luchan en Afganistán si, es cierto, pero contra las organizaciones que le hacen competencia en el negocio y apoyan aquellas bandas narco - terroristas que luchan contra los estados no vasallos del Imperio.


La invasión del Afganistán en octubre de 2001 desató un gran aumento de la producción mundial de opio. La producción de opio en Afganistán antes de la invasión era del 75% del total mundial en 1999; después de la invasión comprendía el 90% del total mundial producido en el año 2000. El producto se vendió como heroína a los mercados europeo y ruso. Los talibanes utilizaron el opio para el 96% de sus ingresos. Las otras fuentes provienen de Pakistán y la familia Bin Laden. La BBC citó un informe de la ONU en 2009, que afirmaba que el mercado del opio, con un valor de $ 65 mil millones (£ 39 mil millones), financia el terrorismo global, atiende a 15 millones de adictos y mata a 100,000 personas cada año.

Según Global Research, 65.000 millones de dólares es la punta del iceberg. El alcance del tráfico de drogas en términos monetarios asciende a entre US $ 300 y $ 500 mil millones en todo el mundo (NdelE. Otros expertos hablan de entre $ 700 y $ 900 mil millones anuales). La mayoría de los fondos son lavados por instituciones financieras masivas, como HSBC que, según se sepa, lavó $ 22 mil millones de dinero de la droga a través de su afiliado HBUS; recibieron una multa leve de $ 1.9 mil millones, aunque es solo 1/12 de sus ganancias. El gobierno de los Estados Unidos y las agencias de aplicación de la ley "ignoran" el aspecto financiero de este comercio ilegal y, como resultado, ni siquiera un banquero fue procesado o encarcelado por violar la ley de los Estados Unidos. Cuando comparamos esto con el encarcelamiento del traficante de drogas doméstico de poca monta y el consumidor de drogas, ¡al analista sobrio de este problema le parece extremadamente negligente como mínimo y premeditado en el peor de los casos!



¿Despenalizar la guerra contra las drogas?

Catherine Austin Fitts, una ex banquera de inversión de Wall Street que fue entrevistada por Oliver Villar, nos da esta asombrosa visión del comercio:


"Esencialmente, yo diría que los gobiernos dirigen el tráfico de drogas, pero no son el poder final, son solo una parte, si se quiere, de la gestión de las operaciones. Nadie puede dirigir un negocio de drogas, a menos que los bancos hagan sus transacciones y manejen su dinero. Si quieres entender quién controla el tráfico de drogas en un lugar, debes preguntarte quién es el que tiene que aceptar administrar las transacciones y administrar el capital, y eso te llevará a la respuesta de quién tiene el control".

 


Mapa del Narco-Dinero. Texto resumido del artículo de Catherine Austin Fitts, "Narco dólares para principiantes". Examinar el mapa de los Estados Unidos ayuda a conocer los mercados de las drogas. ¿Cuáles son los cuatro estados con la más amplia participación en el mercado del tráfico de drogas? Nueva York, California, Texas y Florida. Lógico. Esos son estados grandes con fronteras sobre las costas y grandes puertos. Lógicamente que la población crecería en los estados grandes donde el comercio y el va y viene de los negocios de las drogas crece. OK. Ahora. ¿Cuáles son los cuatro estados con las mayores ganancias provenientes del lavado de dinero así como de otras ganancias del crimen organizado? ¿No nos sorprende? Los mismos cuatro estados. Nueva York, California, Texas y Florida. ¿Qué viene después? ¿Cuáles son los cuatro estados con el mayor negocio de tomar las narco ganancias ya lavadas y de usarlas para depositar dinero en el banco, o para comprar otra compañía, o para comenzar una nueva, o simplemente comprar acciones en la bolsa? A eso es a lo que le llamo el negocio de la reinversión. ¡Los mismos cuatro, no es cierto? Y, ¿quiénes eran los gobernadores de estos cuatro estados en 1996? Veamos. Jeb Bush era gobernador de la Florida. El gobernador Jeb era el hijo de George H.W. Bush, antiguo cabecilla de una compañía petrolera de Texas y de México, así como de la CIA y de varios intentos por hacer cumplir las leyes en contra del uso de drogas, tanto cuando era Vicepresidente como cuando era Presidente. ¿Y qué del presidente? Por supuesto que George W. Bush fue presidente gracias al empuje de la campaña más exitosa en la obtención de fondos que jamás se diera en la historia de la civilización occidental. Ahora ¿saben por qué Hillary Clinton quería ser senadora por Nueva York? Ahora se dan cuenta de por qué Andrew Cuomo quería ser el gobernador de Nueva York y ¿por qué, según fue reportado, llevó a cabo encuestas para ver si la gente lo asocia a él con la Mafia y con el crimen organizado? Según el análisis de las elecciones del año 2000 efectuado por el Center for Responsive Politics los donantes en California, Nueva York, del área metropolitana del Distrito de Columbia (que está repleto de abogados y cabilderos de todos los estados), Texas y Florida contribuyeron $666.8 millones o aproximadamente el 47% de un total de $1.427 mil millones de donaciones. Sólo me queda parafrasear a Tina Turner cantando en el fondo. ¿Nos siguen la tonada? …¿Qué es lo que las drogas tienen que ver con esto…tienen que ver…con esto?


Villar también corrobora este testimonio de que dado que el comercio internacional de drogas es de alrededor de US $ 300 mil millones a $ 500 mil millones al año (NdelE. Cifra que parece quedarse corta ante otras serias investigaciones) y que la mitad de eso, algo entre $ 150-$ 250 mil millones y más, en realidad va a los Estados Unidos. 

¿Qué dice esto si se utiliza un enfoque económico político imperial? 

Significa que el centro imperial, el centro financiero, está obteniendo la mayor parte, por lo que no es de interés que ninguna gran potencia (o estado) detenga esto si grandes cantidades de las ganancias fluyen hacia el centro imperial. También es prudente tener en cuenta el estado criminalizado de las drogas.

 

La City de Londres, junto a muchos territorios británicos continúan siendo paraísos fiscales. Hasta mediados del 2018, en Londres existían alrededor de 41.000 propiedades offshore, que representa un capital aproximado de 38.000 millones de euros, la incógnita es saber qué pasó después del Brexit. Londres se divide en dos: la ciudad de Londres, propiamente dicha, administrada por su Alcalde  (Mayor of London), y la City de Londres, con su propio alcalde (Lord Mayor of London), que en la práctica es el representante y defensor financiero de todo el Reino Unido, con amplia facultad para decidir y apoyar los negocios y cuestiones de las altas finanzas, dentro y fuera de la City. 


El tráfico de drogas está criminalizado en la sociedad, pero cuando se trata del sector económico y financiero, en realidad está despenalizado. Así que tenemos algún tipo de contradicción y paradoja en la que sería genial si se criminalizara, pero cuando se trata del sector financiero, es laxo, no regulado y, como sabemos, la Reserva Federal de los Estados Unidos puede monitorear cualquier depósito de más de $ 10.000, por lo que no es que no lo sepan, saben lo que está pasando. Si este es el caso, no es sorprendente ver una gran cantidad de bancos de lavado de dinero, que incluyen: HSBC, Western Union, Bank of America, JP Morgan Chase & Co, Citigroup, Wachovia entre muchos otros que supuestamente no han cumplido con las leyes estadounidenses y británicas contra el lavado de dinero (AML).




¡Los Departamentos de Justicia de Bush y Obama gastaron billones de dólares en la lucha combinada contra la "guerra contra el terrorismo" y "la guerra contra las drogas", mientras que simultáneamente permitieron que los bancos estadounidenses lavaran dinero para la causa con la que supuestamente estados Unidos está en guerra! Esta es una demostración activa de las contradicciones del capitalismo en un microcosmos global. La lucha contra la yihad global se encuentra en la misma contradicción porque muchas de las células terroristas están financiadas por los Estados del Golfo y Arabia Saudita, que a su vez están financiados por la adicción de Estados Unidos y Europa al petróleo. Esta contradicción clave es la razón por la cual Estados Unidos no puede ganar "la guerra contra las drogas" y "la guerra contra el terrorismo" porque está socavada por sus propias instituciones privadas pertenecientes a las finanzas y la burguesía petrolera. De este modo, o eso pensamos, subrayamos un conflicto de intereses burgueses.


Recientes investigaciones han demostrado -una vez más- que las leyes y políticas antidrogas que exige el gobierno de los Estados Unidos, y otros estados del primer mundo, son mera pantalla para ocultar lo evidente, Wall Street, la City de Londres y otros grandes centros financieros mundiales lavan, y mejor, los cientos de miles de millones de narco-dólares anuales que genera el próspero negocio. Pasan los años y no aparecen los nombres, apellidos y rostros de los banqueros implicados, responsables de manejar y ocultar cuentas multimillonarias, de recibir dinero en efectivo en camiones blindados, de retrasar reportes de clientes con operaciones sospechosas y de no suspender esas cuentas. De mantener activo el blanqueo de capitales. Es poco probable que los conozcamos, la prensa tradicional no hace el esfuerzo o no tiene mucho interés en llenar sus páginas con investigaciones que incomodarán a los grandes anunciantes, a políticos amigos y, a veces, a los propios dueños de los medios. El conocido investigador Daniel Estulin en el libro "Los Señores de las Sombras" es categórico, "tenga en cuenta que el principal negocio de los medios de comunicación no es contar la verdad, sino esconderla. Ellos forman parte de toda esta movida. Piensa que la droga es el lubricante de la economía mundial, si eliminas la droga, se desploma la economía mundial. ¿Cómo puede hablar el New York Times o el Washington Post de esto, cuando se les pueden desplomar sus propias acciones?" 


El gran juego


Presencia militar de los EEUU en Colombia. Curiosamente países productores de drogas y con conflictos internos suelen acoger bases militares estadounidenses... mera coincidencia. Wall Street, gobiernos, corporaciones bancarias internacionales, terrorismo internacional, la  DEA, CIA, ONI, el imperio británico, servicios secretos franceses suelen estar en lucha por las rutas y el control de los mercados de la droga. Norteamérica parece haber ganado la batalla cuando los dividendos que produce el narcotráfico forjó el proceso de blanqueo  a través de Wall Street con una impronunciable ganancia económica.

Otro aspecto de la guerra contra las drogas es su uso de la política exterior e interna como herramienta. El 4 de abril de 1948 Jorge Eliécer Gaitán, un político populista y liberal que prometía una reforma agraria, fue asesinado por la oligarquía ultraconservadora respaldada por Estados Unidos que ahora gobierna Colombia; esto inició lo que hoy se conoce en Colombia como "La Violencia". La Guerra Fría fue la justificación que Estados Unidos necesitaba para usar la violencia estatal en la que murieron 300.000 personas entre 1948 y 1958. Las personas más susceptibles de ser asesinadas fueron sindicalistas, estudiantes de asociaciones, organizaciones campesinas y el mismo tipo de elementos subversivos en Colombia. Innegablemente, en Colombia se mata a más sindicalistas que en todo el mundo juntos. Tiene la tasa más baja de sindicalización en todo el continente y en realidad ha llegado al punto en que no hay muchos más sindicalistas para asesinar. Desde 2002 en adelante, más de 250.000 personas han perdido la vida en el terrorismo patrocinado por el Estado.

Debido al éxito de la revolución comunista china en la lucha contra el tráfico de drogas a partir de 1949, y también a la victoria de los comunistas en Vietnam en 1975 con su éxito en la lucha contra las adicciones de su pueblo, redujeron las ganancias de la organización de drogas y las ganancias de los partidarios imperiales de estas organizaciones. Es una nota histórica al pie afirmar que Chiang Kai Shek era un comerciante de drogas antes de tomar el poder estatal y que muchos involucrados en la contrainsurgencia reaccionaria anticomunista en Vietnam tenían vínculos con el comercio internacional de drogas. La producción de las organizaciones de drogas se basó históricamente en Indonesia, Malasia y Tailandia debido a la importancia histórica de las Guerras del Opio y la hegemonía global de Gran Bretaña en ese momento. El cambio del tráfico de drogas se refleja en el cambio del poder global de un país a otro (es decir, de Gran Bretaña a los Estados Unidos). Estados Unidos siempre ha buscado el dominio sobre América Latina como se establece en la Doctrina Monroe. Por lo tanto, no es un gran salto de la imaginación afirmar que las drogas son un producto directamente imperial junto con el petróleo y las finanzas.

En total, Estados Unidos ha gastado más de un billón de dólares en todo el mundo en "la guerra contra las drogas y el terrorismo". Hay algunas preguntas que deberíamos hacernos sobre estos paralelismos, que son más que una coincidencia. ¿Ha fallado a los bancos de lavado de dinero de la droga? ¿Ha fallado a los principales centros financieros occidentales? ¿Le ha fallado a la narco-burguesía en Colombia, o en Afganistán, donde podemos ver surgir patrones similares? 

¿Es un éxito en el mantenimiento de la economía política? ¡Sí! ¡Es con verdadera ironía que uno debe imaginar la disonancia cognitiva por la que está pasando la élite salvaje global y cuán "oprimidos" dicen estar!


Solución Social

El tráfico de drogas es un fenómeno global, que está íntimamente ligado al poder imperial desde el siglo XVII en su forma moderna. Se enfrenta a la lógica de que para poner fin al tráfico de drogas, debe haber un movimiento global anti-imperial, con el análisis correcto que identifique el vínculo entre el comercio mundial de drogas y la hegemonía estadounidense. 


La legalización, los impuestos y la regulación de todas las drogas en el Reino Unido, por ejemplo, es solo una pieza del rompecabezas. Las drogas, como han dicho Russel Brand y Matthew Perry en entrevistas recientes, deben ser vistas como una enfermedad; tratar a los consumidores de drogas con agujas limpias para su propio uso para detener, por ejemplo, la propagación del virus del VIH.

Los tratamientos podrían incluir centros donde la recuperación basada en la abstinencia es la norma y que estos hombres y mujeres jóvenes encuentren trabajo, una buena educación, un buen hogar y mucho contacto social y apoyo emocional para ayudarlos a recuperarse y llevar una vida mejor. Al mismo tiempo, esto debe ser en conjunto con un Servicio Nacional de Salud totalmente público, pagado por un Seguro Nacional gratuito en el punto de uso. Las corporaciones deberían ser puestas bajo la propiedad democrática con un plan nacional para poner su monopolio sobre los productos farmacéuticos firmemente en manos de la gente.

La política exterior debe tener esto en cuenta para su agenda: Ayudar a mejorar la vida de las personas en todo el mundo y disminuir el número de muertos en países como Colombia, Afganistán y Somalia desmantelando las estructuras internacionales del comercio y reduciendo la demanda de esas drogas, y destruyendo la necesidad de producir muchos de los narcóticos más adictivos del mundo, cuyos beneficios suelen ir a parar a manos de organizaciones terroristas globales reaccionarias. 



Conclusiones del editor del blog

Resumiendo varios artículos publicados en este blog bajo las etiquetas "drogas" y "narcoeconomía", podemos poner a consideración del lector las siguientes consideraciones:

El poder de los narco dólares viene cuando combinas el tráfico de drogas con la bolsa de valores. Por tanto, la toma de decisiones para solucionar el tráfico mundial de drogas no está en Kabul o en las selvas colombianas, sino en Washington, puesto que el poder de los narco dólares surge cuando combinamos el tráfico de drogas con la bolsa de valores.

Protegidas e intocables sociedades internacionales mueven el negocio, en ocasiones bajo complicidad o aliados con los servicios secretos. Por descontado, no existen pruebas que el dinero de la droga haya alimentado las cuentas bancarias de la CIA (ni las podremos obtener), pero existe una estrecha relación con ese ilegal comercio y las guerras auspiciadas por los EEUU en Medio Oriente y otras regiones del mundo. 

La guerra contra la droga es un inmenso fraude. El Narcotráfico S.A., sin la protección de órganos estatales de alto nivel y de grupos financieros ligados a la banca internacional no prosperaría. Grandes bancos, incluso políticos con poder alimentan y fomentan la codicia de la delincuencia organizada, en ese sentido esa es la verdadera MAFIA.

La historia se repite una y otra vez, esto viene de siglos atrás con la “Guerra del opio”, las modalidades varían, el fenómeno persiste. Algunos modernos imperios continúan siendo los más grandes traficantes de droga de la historia y dado que es imposible esconder por siempre los negocios sucios se hace inevitable contar con un buen número de “villanos" a quienes responsabilizar. Es parte del juego, algún momento deberá, irremediablemente, sacrificarse a los peones del negocio.

El negocio de la droga compite a nivel mundial con lo que genera la industria armamentista y los negocios petroleros, por lo que no es ninguna exageración la afirmación que sin droga la economía mundial se vendría abajo, como ha explicado infinidad de ocasiones el analista Daniel Estulin, “la DROGA S.A. es el lubricante de la economía mundial con más de 900 mil millones de dólares en dinero efectivo anuales. Según la leyenda popular, Wall Street es el corazón y el alma de la economía estadounidense, un hogar de hombres “sabios” que demuestran como amasar inmensas fortunas. Sin embargo, Wall Street es una grotesca atracción de feria que debería estar prohibida a los menores de 18 años. Las actividades financieras que se realizan aquí no tienen nada que ver con una economía adecuada”.


Reporte original:

Agora (2015)

S. Taylor-Wickenden

* Todo el material gráfico y notas enmarcadas en color corresponden al editor de este blog.

12 junio 2021

¿Cómo explica el comercio de heroína el fracaso de Estados Unidos y el Reino Unido en Afganistán?


Arriba, marine británico; abajo, marine estadounidense. Los dos custodiando campos de amapola en Afganistán (fotos archivo)
 

por Alfred W McCoy


El 9 de enero de 2018 en el diario londinense "The Guardian" se publicó una adaptación de "In the Shadows of the American Century" de Alfred W McCoy, publicado en el Reino Unido por Oneworld el 25 de enero de ese año. 

"How the heroin trade explains the US-UK failure in Afghanistan" es el titular del artículo del referido medio de comunicación, cuya entradilla resalta las conclusiones de McCoy:


"Después de 16 años y un trillón de dólares gastados, los combates no tienen fin, pero la intervención occidental ha dado como resultado que Afganistán se convierta en el primer narcoestado verdadero del mundo". (Alfred W McCoy).


Evidentemente, el autor ya intuía que las cosas iban mal para los Estados Unidos y sus socios (OTAN) en el campo militar, más no en los réditos económicos. En realidad, los beneficios monetarios se llevan las grandes empresas contratistas, ya sea por los acuerdos firmados con la Casa Blanca y el Pentágono, a más del "transporte de mercancías desde Afganistán", que malas lenguas lo relacionan con el ilícito comercio de la heroína afgana y su distribución mundial; por otro lado, el gobierno de los Estados Unidos paga todas las facturas del intervencionismo militar grabando con altos impuestos a los habitantes. Es decir: Gran negocio para las corporaciones privadas y pésimo beneficio político-económico para el gobierno de los Estados Unidos y sus ciudadanos.

Los detalles de lo dicho quedó evidenciado en un anterior artículo "La NO retirada de Afganistán". Bien, pudiera considerarse que lo que expresó McCoy en su libro y reportaje en The Guardian (en 2018) está caduco, todo lo contrario, al repasar las siguientes líneas se refuerza el conocimiento actual de la interminable crisis (provocada) en el país asiático.

Lo único que se puede reprochar al autor es el achacar toda la culpa de la heroína y sus dividendos financieros exclusivamente a los talibán y otros grupos armados. Es imperativo repasar La NO retirada de Afganistán.... Así como es primordial volver a plantearnos las incomodas preguntas:

¿Por qué hay cada vez más empresas estadounidenses interesadas en brindar desde Afganistán el transporte internacional de mercancías? 

¿Es tan lucrativa la tarea de transportar, por ejemplo, las conocidas alfombras afganas en un territorio hostil?

¿Cree usted que un grupo de analfabetos y mal nutridos campesinos afganos controlan el flujo de cientos de toneladas de heroína y manejan las multimillonarias finanzas del ilícito negocio? 

¿Se imagina usted a un combatiente talibán bajado de las montañas para gestionar en las altas finanzas de Wall Street, realizar sofisticadas transacciones financieras en los grandes trust bancarios de Europa y Asia o finiquitando complejos negocios con los verdaderos “señores de la guerra” en la compra de armamento a cambio de heroína?

¿Existe realmente un control y erradicación de la heroína en Afganistán?


Hubo una propuesta a considerar en la ONU, emitir sanciones contra Estados Unidos, relacionada con el hecho de que su presencia militar en Afganistán ha incrementado la escala de los delitos relacionados con las drogas. En la práctica suena más lógico que la propuesta de endurecer sanciones contra Rusia por construir el oleoducto Nord Stream 2.

t. andino


*****

Soldados de los Estados Unidos patrullan en el distrito Zharay, provincia de Kandahar, sur de Afganistán. (foto archivo Reuters)


Después de librar la guerra más larga de su historia, Estados Unidos está al borde de la derrota en Afganistán. ¿Cómo podría ser esto posible? ¿Cómo podría la única superpotencia del mundo haber luchado continuamente durante más de 16 años – desplegando más de 100.000 soldados en el apogeo del conflicto, sacrificando las vidas de casi 2.300 soldados, gastando más de $1trillón (£740 billones) en sus operaciones militares, prodigándose un récord de $100 mil millones más en "construcción de la nación", ayudando a financiar y entrenar a un ejército de 350.000 aliados afganos – y aún no ser capaz de pacificar a una de las naciones más empobrecidas del mundo? Tan sombría es la perspectiva de estabilidad en Afganistán que, en 2016, la Casa Blanca de Obama canceló una retirada planificada de sus fuerzas, ordenando que más de 8.000 soldados permanecieran en el país indefinidamente.

En el fracaso estadounidense se encuentra una paradoja: el enorme gigante militar de Washington ha sido detenido en sus pistas de acero por una pequeña flor rosada: la amapola de opio. A lo largo de sus tres décadas en Afganistán, las operaciones militares de Washington sólo han tenido éxito cuando encajan razonablemente y cómodamente en el tráfico ilícito de opio de Asia central- y han sufrido cuando no lo han podido complementar.

Fue durante la guerra fría que Estados Unidos intervino por primera vez en Afganistán, apoyando a los militantes musulmanes que luchaban para expulsar al Ejército Rojo soviético. En diciembre de 1979, los soviéticos ocuparon Kabul con el fin de apuntalar su fallido régimen clientelar; Washington, todavía herido por la caída de Saigón cuatro años antes, decidió dar a Moscú su "propio Vietnam" apoyando a la resistencia islámica. Durante los próximos 10 años, la CIA proporcionaría a los guerrilleros muyahidines un estimado de 3 mil millones de dólares en armas. Estos fondos, junto con una creciente cosecha de opio, sostendrían la resistencia afgana durante la década que se necesitaría para forzar una retirada soviética. Una razón por la que la estrategia estadounidense tuvo éxito fue que la guerra sustituta lanzada por la CIA no interrumpió la forma en que sus aliados afganos utilizaron el creciente tráfico de drogas del país para sostener su lucha de una década.

A pesar de los combates casi continuos desde la invasión de octubre de 2001, los esfuerzos de pacificación no han logrado frenar la insurgencia talibán, en gran parte porque Estados Unidos simplemente no pudo controlar el creciente superávit del comercio de heroína del país. Su producción de opio aumentó de unas 180 toneladas en 2001 a más de 3.000 toneladas al año después de la invasión, y a más de 8.000 en 2007. Cada primavera, la cosecha de opio llena las arcas de los talibanes una vez más, financiando los salarios de una nueva cosecha de guerrilleros.


Tropas estadounidenses patrullan un sembrío de amapola, al fondo se aprecia una gran edificación con la bandera afgana. (foto archivo)

En cada etapa de su trágica y tumultuosa historia en los últimos 40 años –la guerra encubierta de la década de 1980, la guerra civil de los 90 y su ocupación posterior a 2001– el opio ha desempeñado un papel central en la configuración del destino del país. En una de las amargas ironías de la historia, la ecología única de Afganistán convergió con la tecnología militar estadounidense para transformar esta nación remota y sin litoral en el primer verdadero narco-estado del mundo, un país donde las drogas ilícitas dominan la economía, definen opciones políticas y determinan el destino de las intervenciones extranjeras.

Durante la década de 1980, la guerra secreta de la CIA contra la ocupación soviética de Afganistán ayudó a transformar las zonas fronterizas afgano-paquistaníes en una plataforma de lanzamiento para el comercio mundial de heroína. "En el área tribal", informó el departamento de Estado de Estados Unidos en 1986, "no hay fuerza policial. No hay tribunales. No hay impuestos. Ninguna arma es ilegal ... El hachís y el opio a menudo se exhiben". Para entonces, el proceso de movilización guerrillera para luchar contra la ocupación soviética llevaba mucho tiempo en marcha. En lugar de formar su propia coalición de líderes de la resistencia, la CIA había confiado en la poderosa agencia de inteligencia interservicios (ISI) de Pakistán y sus clientes afganos, que pronto se convirtieron en actores clave en el floreciente tráfico transfronterizo de opio.

La CIA miró hacia otro lado, mientras que la producción de opio de Afganistán creció de unas 100 toneladas anuales en la década de 1970 a 2.000 toneladas en 1991. En 1979 y 1980, justo cuando el esfuerzo de la CIA comenzaba a aumentar, se abrió una red de laboratorios de heroína a lo largo de la frontera entre Afganistán y Pakistán. Esa región pronto se convirtió en el mayor productor de heroína del mundo. En 1984, abastecía a un asombroso 60% del mercado estadounidense y al 80% del europeo. Dentro de Pakistán, el número de adictos a la heroína aumentó de casi cero (sí, cero) en 1979 a 5.000 en 1980 y a 1,3 millones en 1985, una tasa de adicción tan alta que la ONU la calificó de "particularmente impactante".


Un agricultor siembra semillas de amapola en la provincia de Nangarhar, Afganistán. Fotografía: Sean Smith/The Guardian


Según un informe del Departamento de Estado de 1986, el opio "es un cultivo ideal en un país devastado por la guerra, ya que requiere poca inversión de capital, está creciendo rápidamente y es fácil de transportar y comercializar". Además, el clima del Afganistán era muy adecuado para el cultivo de amapolas. A medida que la guerra implacable entre la CIA y los sustitutos soviéticos pasó factura, los agricultores afganos comenzaron a recurrir al opio "desesperado", ya que producía "altas ganancias" que podían cubrir el aumento de los precios de los alimentos. Al mismo tiempo, el Departamento de Estado informó de que elementos de la resistencia se habían hecho cargo de la producción y el tráfico de opio "para proporcionar productos básicos a la población bajo su control y financiar la compra de armas".

A medida que las guerrillas muyahidines ganaron terreno contra la ocupación soviética y comenzaron a crear zonas liberadas dentro de Afganistán a principios de la década de 1980, la resistencia ayudó a financiar sus operaciones mediante la recaudación de impuestos de los campesinos que cultivaban las lucrativas amapolas de opio, particularmente en el fértil valle de Helmand. Las caravanas que llevaban armas de la CIA a esa región para la resistencia a menudo regresaban a Pakistán cargadas de opio, a veces, informó el New York Times, "con el consentimiento de oficiales de inteligencia paquistaníes o estadounidenses que apoyaron la resistencia".

Charles Cogan, un ex director de la operación afgana de la CIA, más tarde habló con franqueza sobre las opciones de la agencia. "Nuestra misión principal era hacer tanto daño como fuera posible a los soviéticos", dijo a un entrevistador en 1995. "Realmente no teníamos los recursos ni el tiempo para dedicarnos a una investigación del narcotráfico. No creo que tengamos que disculparnos por esto ... Hubo consecuencias en términos de drogas, sí. Pero el objetivo principal se logró. Los soviéticos abandonaron Afganistán".

A largo plazo, la intervención estadounidense produjo un agujero negro de inestabilidad geopolítica que nunca más sería sellado o curado. Afganistán no pudo recuperarse fácilmente de la devastación sin precedentes que sufrió en los años de la primera intervención estadounidense. A medida que la guerra soviético-afgana terminó entre 1989 y 1992, la alianza liderada por Washington esencialmente abandonó el país, sin patrocinar un acuerdo de paz ni financiar la reconstrucción.

Mientras Washington se alejaba de Afganistán a otros focos de política exterior en África y el Golfo Pérsico, estalló una feroz guerra civil en un país que ya había sufrido, entre 1979 y 1989, unos 1,5 millones de muertos, alrededor del 10% de la población del país. Durante los años de lucha civil entre los muchos señores de la guerra bien armados que la CIA había dejado preparados para luchar por el poder, los agricultores afganos criaron el único cultivo que aseguró ganancias instantáneas: la adormidera. Después de haberse multiplicado por veinte durante la era de la guerra encubierta de la década de 1980, la cosecha de opio se duplicaría con creces nuevamente durante la guerra civil de la década de 1990.

En este período de agitación, el ascenso del opio se entiende mejor como una respuesta a los graves daños causados por dos décadas de guerra destructiva. Con el regreso de unos tres millones de refugiados a una tierra devastada por la guerra, los campos de opio fueron un regalo del cielo para el empleo, ya que requirieron nueve veces más trabajadores para cultivar que el trigo, el alimento básico tradicional del país. Además, sólo los comerciantes de opio eran capaces de acumular capital con la suficiente rapidez como para poder proporcionar a los agricultores pobres de adormidera adelantos en efectivo muy necesarios, que a menudo proporcionaban más de la mitad de sus ingresos anuales. Ese crédito resultaría crítico para la supervivencia de muchos aldeanos empobrecidos.

En la primera fase de la guerra civil, de 1992 a 1994, los despiadados señores de la guerra locales combinaron armas y opio en una lucha nacional por el poder. Más tarde, Pakistán apoyó a una fuerza pastún recién surgida, los talibán. Después de apoderarse de Kabul en 1996 y tomar el control de gran parte del país, el régimen talibán alentó el cultivo local de opio, ofreciendo protección gubernamental al comercio de exportación y recaudando impuestos muy necesarios tanto sobre el opio cosechado como sobre la heroína fabricada. Las encuestas de opio de la ONU mostraron que, durante los primeros tres años de los talibanes en el poder, el cultivo de opio de Afganistán representó el 75% de la producción mundial.

 

         (foto de archivo)

Sin embargo, en julio de 2000, cuando una devastadora sequía entró en su segundo año y el hambre se extendió por todo Afganistán, el gobierno talibán ordenó repentinamente la prohibición de todo el cultivo de opio, en un aparente llamamiento a la aceptación internacional. Una encuesta posterior de las Naciones Unidas sobre los cultivos de 10.030 aldeas reveló que esta prohibición había reducido la cosecha en un 94%.

Tres meses más tarde, en septiembre de 2000, los talibanes enviaron una delegación a la sede de la ONU en Nueva York para negociar con la continua prohibición de drogas en el país en un intento por el reconocimiento diplomático. En cambio, la ONU impuso nuevas sanciones al régimen por proteger a Osama bin Laden. Estados Unidos, por otro lado, en realidad recompensó a los talibanes con 43 millones de dólares en ayuda humanitaria, incluso cuando secundaron las críticas de la ONU sobre Bin Laden. Al anunciar esta ayuda en mayo de 2001, el secretario de Estado Colin Powell elogió "la prohibición del cultivo de la adormidera, una decisión de los talibanes que acogemos con beneplácito", pero aún así instó al régimen a poner fin a "su apoyo al terrorismo; su violación de las normas de derechos humanos internacionalmente reconocidas, especialmente su trato a las mujeres y las niñas".

Después de ignorar en gran medida Afganistán durante una década, Washington "redescubrió" el país después de los ataques terroristas del 9/11. En octubre de 2001, Estados Unidos comenzó a bombardear el país y luego, con el apoyo de las fuerzas británicas, lanzó una invasión encabezada por señores de la guerra locales. El régimen talibán colapsó a una velocidad que sorprendió a muchos funcionarios del gobierno. En retrospectiva, parece probable que su prohibición del opio fuera un factor crucial.

En una medida que no se aprecia en general, durante dos decenios completos el Afganistán ha dedicado una parte cada vez mayor de sus recursos –capital, tierra, agua y mano de obra– a la producción de opio y heroína. Para cuando los talibanes prohibieron el cultivo, su agricultura se había convertido en poco más que un monocultivo de opio. El tráfico de drogas representaba la mayor parte de sus ingresos fiscales, gran parte de sus ingresos de exportación y una parte significativa de su empleo.


Tropas británicas patrullan la provincia de Helmand en el sur de Afganistán. Fotografía: Getty


La repentina erradicación del opio por parte de los talibanes resultó ser un acto de suicidio económico que llevó a una sociedad ya debilitada al borde del colapso. Una encuesta de la ONU de 2001 encontró que la prohibición había "resultado en una grave pérdida de ingresos para un estimado de 3,3 millones de personas", alrededor del 15% de la población. En este contexto, se hizo, según la ONU, "más fácil para las fuerzas militares occidentales persuadir a las élites rurales y a la población para que se rebelaran contra el régimen".

En poco más de un mes, la letal campaña de bombardeos estadounidenses, combinada con ataques terrestres de sus aliados caudillos, destrozó las debilitadas defensas de los talibanes. Pero la estrategia estadounidense a más largo plazo plantaría las semillas, literalmente, para el sorprendente resurgimiento de los talibán apenas cuatro años después.

Mientras que la campaña de bombardeos estadounidense se extendió a lo largo de octubre de 2001, la CIA envió 70 millones de dólares en efectivo al país para movilizar a su antigua coalición de señores de la guerra tribales de la guerra fría para la lucha contra los talibán, un gasto que el presidente George W Bush más tarde aclararía como una de las mayores "gangas" de la historia. Para capturar Kabul y otras ciudades clave, la CIA puso su dinero detrás de los líderes de la Alianza del Norte, una fuerza étnica tayika que había luchado contra los soviéticos en la década de 1980 y luego resistió al gobierno talibán en la década de 1990. Ellos, a su vez, han dominado durante mucho tiempo el tráfico de drogas en la zona del noreste del Afganistán que controlaron durante los años de los talibán. La CIA también recurrió a un grupo de caudillos pastunes en ascenso a lo largo de la frontera con Pakistán que habían estado activos como traficantes de drogas en la parte sudoriental del país. Como resultado de ello, cuando los talibán colapsaron, ya se sentaron las bases para la reanudación del cultivo de opio y el tráfico de drogas a gran escala.

Una vez que Kabul y las capitales de provincia fueron tomadas, la CIA cedió rápidamente el control operativo a las fuerzas militares aliadas y a los funcionarios civiles. En los años venideros, los ineptos programas de represión de drogas de esas fuerzas cederán los crecientes beneficios del tráfico de heroína primero a los caudillos y, en años posteriores, en gran medida a las guerrillas talibán. En un hecho sin precedentes históricos, las drogas ilícitas serían responsables del 62% del producto interno bruto (PIB) del país en 2003.

Pero durante los primeros años de la ocupación, según un informe del New York Times de 2007, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld supuestamente "desestimó las crecientes señales de que el dinero de la droga estaba siendo canalizado a los talibán", mientras que la CIA y el ejército "hacían la vista gorda a las actividades relacionadas con las drogas de prominentes señores de la guerra".

A finales de 2004, después de casi dos años de subcontratar el control del opio a sus aliados británicos y el entrenamiento de la policía a los alemanes, la Casa Blanca se enfrentó repentinamente a la preocupante inteligencia de la CIA que sugería que la escalada del tráfico de drogas estaba alimentando un resurgimiento de los talibán. Respaldado por George W. Bush, el secretario de Estado Colin Powell instó entonces a una estrategia enérgica contra los narcóticos para partes de las zonas rurales de Afganistán, incluido el mismo tipo de defoliación aérea agresiva que entonces se utilizaba contra el cultivo ilícito de coca en Colombia. Pero el embajador de Estados Unidos en Afganistán, Zalmay Khalilzad, se resistió a este enfoque, secundado por su aliado local Ashraf Ghani, entonces ministro de Finanzas del país (y, desde 2014, su presidente), quien advirtió que tal programa de erradicación significaría un "empobrecimiento generalizado" en el país, sin 20 mil millones de dólares en ayuda extranjera para crear un "medio de vida alternativo genuino". Como compromiso, Washington llegó a depender de contratistas privados como DynCorp para entrenar a los equipos afganos para erradicar las drogas. En 2005, sin embargo, ese esfuerzo, según la corresponsal del New York Times, Carlotta Gall, ya se había convertido en "una especie de broma".


         (foto archivo)

En 2007, la Encuesta sobre el Opio en Afganistán de las Naciones Unidas encontró que la cosecha de opio del país, entonces récord, de aproximadamente 8.200 toneladas, proporcionaba el 93% del suministro ilícito de heroína del mundo. Significativamente, la ONU declaró que las guerrillas talibán han "comenzado a extraer de la economía de la droga recursos para armas, logística y pago de milicias". En 2008, según los informes, los rebeldes recaudaron 425 millones de dólares en "impuestos" aplicados al tráfico de opio, y con cada cosecha hicieron fondos suficientes para reclutar una nueva cosecha de jóvenes combatientes de las aldeas. Cada uno de esos posibles guerrilleros podría contar con pagos mensuales de 300 dólares, muy por encima de los salarios que habrían hecho como peones agrícolas.

Para contener la expansión de la insurgencia, Washington decidió enviar 40.000 tropas de combate estadounidenses más a Afganistán a mediados de 2008, elevando las fuerzas aliadas a 70.000. Reconociendo el papel crucial de los ingresos procedentes del opio en el reclutamiento de los talibán, el mando aliado también estaba formando equipos especializados que utilizaban la ayuda al desarrollo para alentar los esfuerzos de represión de las drogas en las provincias ricas en adormidera. Fue un momento fortuito. Esa cosecha récord en 2007 creó un excedente de opio que deprimió los precios, mientras que la escasez simultánea de alimentos hizo del trigo un cultivo competitivo. A medida que los agricultores utilizaban la ayuda extranjera para plantar cultivos alimentarios en áreas clave de las provincias de Helmand y Nangarhar, el cultivo de adormidera en el país se deslizó de un récord de 200.000 hectáreas (494.000 acres) en 2007 a solo 123.000 dos años después, pero todavía suficiente para sostener a los talibán. Mientras tanto, los intentos ineptos y de mano dura de suprimir el tráfico de drogas solo terminaron aumentando la oposición a Estados Unidos y sus aliados.

En 2009, la guerrilla se estaba expandiendo tan rápidamente que la nueva administración Obama optó por un "aumento" de la fuerza de tropas estadounidenses a 102.000 en un intento de paralizar a los talibán. Después de meses de crecientes despliegues, la gran estrategia de avance del presidente Obama se lanzó oficialmente en la oscuridad antes del amanecer del 13 de febrero de 2010, en Marja, una remota ciudad comercial en la provincia de Helmand. Mientras oleadas de helicópteros descendía en sus afueras escupiendo nubes de polvo, cientos de infantes de marina corrieron a través de campos de amapolas de opio que brotaban hacia los complejos de paredes de barro de la aldea. Aunque sus objetivos eran las guerrillas talibán locales, los marines estaban ocupando de hecho una de las capitales del comercio mundial de heroína.

Una semana más tarde, el general Stanley McChrystal entró en la ciudad con Karim Khalili, vicepresidente de Afganistán. Estaban allí para el despliegue en los medios de comunicación de tácticas de contrainsurgencia de nueva apariencia que, según dijo el general a los periodistas, eran seguras para pacificar aldeas como Marja. Los comerciantes locales de opio, sin embargo, tenían otras ideas. "Si vienen con tractores", anunció una viuda afgana ante un coro de gritos de apoyo de sus compañeros agricultores, "tendrán que arrollarme y matarme antes de que puedan matar mi amapola". Hablando por teléfono satelital desde los campos de opio de la región, un funcionario de la embajada estadounidense me dijo: "No se puede ganar esta guerra sin asumir la producción de drogas en la provincia de Helmand".


Hombres fumando heroína en Quetta, Pakistán, cerca de la frontera con Afganistán. Fotografía: Reuters


Al atacar a las guerrillas pero no lograr erradicar la cosecha de opio que financiaba a nuevos insurgentes cada primavera, la oleada de Obama pronto flaqueó. En medio de la rápida reducción de las fuerzas aliadas para cumplir con el plazo políticamente determinado por Obama de diciembre de 2014 para "poner fin" a todas las operaciones de combate, una marcada reducción en las operaciones aéreas permitió a los talibán lanzar ofensivas de formación masiva, que mataron a un número récord de tropas y policías del ejército afgano.

En ese momento, John Sopko, el inspector especial para Afganistán, ofreció una explicación reveladora para la supervivencia de los talibán. A pesar del gasto de la asombrosa cantidad de 7,6 mil millones de dólares en programas de "erradicación de drogas" durante la década anterior, concluyó que, "según todas las métricas concebibles, hemos fracasado. 

A medida que se cosechaba el opio de 2014, las nuevas cifras de las Naciones Unidas sugerían que los niveles de producción se acercaban al máximo de 2007 del país. En mayo de 2015, después de haber visto esta avalancha de drogas entrar en el mercado global, a medida que el gasto en lucha contra los narcóticos de Estados Unidos subió a $ 8.4 mil millones, Sopko trató de traducir estos desarrollos en una imagen comprensible de todos los estadounidenses. "Afganistán", dijo, "tiene aproximadamente 500.000 acres, o aproximadamente 780 millas cuadradas, dedicados al cultivo de adormidera. Eso equivale a más de 400.000 campos de fútbol de Estados Unidos, incluidas las zonas finales".

Durante la temporada de combates de Afganistán en 2015, los talibán se apoderaron decisivamente de la iniciativa de combate, y el opio parecía cada vez más profundamente arraigado en sus operaciones. En octubre de 2015, la ONU publicó un mapa que mostraba que los talibán tenían un control "alto" o "extremo" en más de la mitad de los distritos rurales del país. En el plazo de un mes, desataron ofensivas en todo el país con el objetivo de apoderarse y retener territorio. No es sorprendente que los ataques más fuertes se produjeron en el corazón de la amapola de la provincia de Helmand, donde entonces se cultivaba la mitad de la cosecha de opio del país.

En 2016, 15 años después de que Afganistán fuera "liberado", y en una inversión significativa de las políticas de reducción de la administración Obama, Washington lanzó una mini-oleada de "cientos" de nuevas tropas estadounidenses en la provincia de Helmand para negar a los insurgentes el "premio económico" de los campos de amapola más productivos del mundo. A pesar del apoyo de la fuerza aérea estadounidense y de 700 soldados de operaciones especiales, en febrero y marzo de 2016 las asediadas fuerzas del gobierno afgano se retiraron de dos distritos más, dejando a los talibán en gran medida en control de 10 de los 14 distritos de la provincia.

Con sus fuerzas desmoralizas y con cazas agresivos equipados con visión nocturna y armas sofisticadas, los ataques aéreos estadounidenses se convirtieron en la última y tenue línea de defensa del gobierno afgano. Y en una admisión tácita del fracaso, la administración Obama puso fin a su retirada planificada en junio de 2016, permitiendo a las fuerzas estadounidenses ir más allá de aconsejar y reincorporarse al combate real, y anunciando, un mes después, que 8.400 soldados permanecerían allí en el futuro previsible.

En Helmand y otras provincias estratégicas, el ejército afgano parecía estar perdiendo una guerra que ahora estaba impulsada –de maneras que eludieron a la mayoría de los observadores– por una batalla por el control de las ganancias del opio del país. En la provincia de Helmand, tanto los rebeldes talibán como los funcionarios provinciales están enfrascados en una lucha por el control del lucrativo tráfico de drogas. "Los funcionarios del gobierno afgano se han involucrado directamente en el comercio de opio", informó el New York Times en febrero de 2016. Al hacerlo, ampliaron "su competencia con los talibán ... en una lucha por el control del tráfico de drogas", al tiempo que impone "un impuesto a los agricultores prácticamente idéntico al que utilizan los talibán". En un proceso que implicó a prácticamente todo el gobierno, los funcionarios provinciales luego pasaron una parte de sus ganancias ilícitas "hasta la cadena, hasta los funcionarios en Kabul ... garantizar que las autoridades locales mantengan el apoyo de los altos cargos y mantener el cultivo del opio".


           (Foto archivo)

Simultáneamente, una investigación del Consejo de Seguridad de la ONU encontró que los talibán habían aprovechado sistemáticamente "la cadena de suministro en cada etapa del tráfico de narcóticos", recaudando un impuesto del 10% sobre el cultivo de opio en Helmand, luchando por el control de los laboratorios de heroína y actuando como "los principales garantes del tráfico de opio crudo y heroína fuera de Afganistán". Ya no se limitaba a gravar el tráfico, los talibanes estuvieron tan profunda y directamente involucrados que, según el New York Times, "se ha vuelto difícil distinguir al grupo de un dedicado cartel de la droga".

Estas tendencias sombrías persistieron a lo largo de 2017, ya que la cosecha de opio afgana casi se duplicó a 9.000 toneladas, muy por encima del pico anterior de 8.200 toneladas en 2007. Dentro de la provincia de Wartorn Helmand, el área de amapola aumentó en un 79% a 144.000 hectáreas, lo que representa el 44% de la cosecha total del país. En noviembre, convencido de que el opio está aportando el 60% de los fondos de los talibán para salarios y armas, el comando estadounidense –envalentonado y ampliado por la decisión de Donald Trump de "ganar" la guerra afgana– envió, por primera vez en la historia, cazas F-22 y bombarderos B-52 para destruir 10 de los laboratorios de heroína de los talibán en Helmand, una pequeña parte de las 500 refinerías de drogas del país.

En el futuro previsible, es probable que el opio siga enredado en la economía rural, la insurgencia talibán y la corrupción gubernamental, cuya suma es el enigma afgano.

El fracaso de la intervención de Estados Unidos en Afganistán ofrece una visión más amplia de los límites de su poder global. La persistencia tanto del cultivo del opio como de la insurgencia talibán sugieren hasta qué punto las políticas que Washington ha impuesto a Afganistán desde 2001 han llegado a un callejón sin salida. Para la mayoría de las personas en todo el mundo, la actividad económica, la producción y el intercambio de bienes, es el principal punto de contacto con su gobierno. Sin embargo, cuando el producto básico más importante de un país es ilegal, entonces las lealtades políticas se desplazan naturalmente a las redes económicas que mueven ese producto de forma segura y secreta de los campos a los mercados extranjeros, proporcionando protección, finanzas y empleo en cada etapa. "El tráfico de narcóticos envenena el sector financiero afgano y alimenta una creciente economía ilícita", explicó John Sopko en 2014. "Esto, a su vez, socava la legitimidad del Estado afgano al avivar la corrupción, alimentar las redes criminales y proporcionar un apoyo financiero significativo a los talibán y otros grupos insurgentes".

Después de 16 años de guerra continua, Washington se enfrenta a la misma opción que tuvo en 2010, cuando los generales de Obama transportaron por aire a esos marines a Marja. Tal como lo ha estado en la última década y media, Estados Unidos puede seguir atrapado en el mismo ciclo interminable. A medida que la nieve se derrite de las laderas de las montañas y las plantas de amapola se elevan del suelo cada primavera, habrá un nuevo grupo de reclutas adolescentes de aldeas empobrecidas listos para luchar por la causa rebelde.

Sin embargo, incluso para esta tierra y su problema de política abrumadoramente compleja, hay alternativas. Invertir incluso una pequeña parte de todos los fondos militares malgastados en la agricultura del país puede producir más opciones económicas para los millones de agricultores que dependen de la cosecha de opio para obtener empleo. Los huertos en ruinas podrían ser reconstruidos, bandadas devastadas repobladas, las existencias de semillas desperdiciadas recrecidas y los sistemas de riego derretidos por nieve destrozados, que una vez sostuvieron una agricultura diversa antes de estas décadas de guerra, reparados. Si la comunidad internacional  empujara a la baja la dependencia del país del opio ilícito a través de un desarrollo rural sostenido, entonces tal vez Afganistán deje de ser el principal narco-estado del planeta – y tal vez el ciclo anual de violencia podría romperse por fin.



Fuente original:

Alfred W McCoy 

19 octubre 2020

BANCA Y DINERO SUCIO, una simbiótica prosperidad




por Tito Andino U.


Anton de Bary (botánico alemán) define la simbiosis como "la vida en conjunción de dos organismos disímiles, normalmente en íntima asociación, y por lo general con efectos benéficos para al menos uno de ellos".


La simbiosis es un término biológico en la estrecha y contínua interacción entre organismos de diferentes especies, en que los simbiontes se benefician mutuamente; en sociología, por analogía, simbiosis "puede referirse a sociedades y grupos basados en la colectividad y la solidaridad". En el campo de la criminalidad, el tráfico de drogas, traficantes y banca internacional (no toda, por supuesto) conforman una estrecha relación de "organismos" simbiontes que se involucran para obtener mutuos beneficios

El tema no es nuevo, viene ocurriendo desde hace décadas. La banca finaciera sigue nutriéndose de los narco-dólares. No obstante, con mucha frecuencia escuchamos la "guerra" de la Naciones Unidas o, por ejemplo, el "tremendo esfuerzo" que hace el gobierno de los Estados Unidos para frenar ese flagelo mediante la emisión de leyes de fiscalización interna o la clásica imposición de leyes antilavado de activos en países del "Tercer Mundo", condición que sirve para obtener un papelito que certifica que ese país ha cumplido las tareas, caso contrario, el "alumno" queda suspendido con una "descertificación", lo que significa que ese país incumple seriamente sus obligaciones internacionales en materia de lucha contra la droga. Suena bien, pero no es tan cierto que digamos.

 

Junio 1999. Sector La Machaca, San Vicente del Caguán, Departamento del Caquetá, Colombia. El ex presidente de la Bolsa de Valores de New York, Richard Grasso y el extinto Comandante de las FARC, Raúl Reyes se abrazan en un gesto de amistad y NEGOCIOS. En ese acto, junto a Grasso estuvo presente el vicepresidente de la Bolsa de Nueva York, Alain Murban, y el asesor James Esposito; por el lado colombiano, el ex ministro de Hacienda de Colombia, Juan Camilo Restrepo, ejerció de traductor. El jefe de Wall Street en rueda de prensa no se mordió la lengua para señalar que traía un mensaje de cooperación de los círculos financieros estadounidenses, mensaje que como vemos en la gráfica también llegó a la narcoguerrilla colombiana.
 

El término "certificación" surgió del Congreso de los Estados Unidos como Ley en 1986, requiere que el presidente de ese país certifique si los países señalados como productores o utilizados como vías para el transporte internacional de drogas colaboran o no con las políticas de los Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico. Una medida política y unilateral impuesta principalmente a los países de Sudamérica donde se produce la planta de coca y su transformación química en cocaína o que sirven de tránsito. Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivía, principalmente son sometidas cada año a probar que hacen las tareas, caso contrario, reciben un papelito señalándoles "descertificados". Oficialmente el término "certificación" ya no se utiliza, dando paso a otro más complejo (en cuanto a su interpretación) denominado "designación", que en esencia sigue siendo lo mismo que la original ley estadounidense.  

Seguiremos utilizando "descertificación" (suena "mejor") para designar a aquellos países que, según los Estados Unidos, no cooperan con sus ordenanzas, es decir, no cumplen sus compromisos antidrogas. Cada año hay una gran preocupación en la región andina, saber si contarán con la ayuda económica (préstamos financieros) y preferencias arancelarias a cambio de combatir la producción y exportación de drogas ilícitas. Como el caso nació politizando es evidente que la "lucha antidrogas" en esos países también se volvió política. Y. como en los Estados Unidos una cosa son los business de los grandes financieros, las políticas del gobierno suelen quedar en ridículo, como el ejemplo de don Richard Grasso a nombre de Wall Street. (Wall Street lava más y mejor, decía alguien).

Ni el "aliado" de los Estados Unidos en ese plan -Colombia- pasó el examen en los años 1996-1997 (varios después de la desaparición de las figuras míticas del narcotráfico colombiano). A pesar de que han irrigado miles de hectáreas con productos químicos como el glifosato (aspersión aérea), no fue suficiente para cumplir con los parámetros de la erradicación forzada. Colombia se convirtió en un país militarizado en las zonas productoras de coca, a criterio de los Estados Unidos eso tampoco fue suficiente. Y, como la zona es "rica" en guerrilla (competencia en la producción de droga), los gobiernos colombianos han tenido inconvenientes para "armonizar" las leyes que regulan la guerra anti-narcótica y la guerra anti-insurgente (que viene siendo lo mismo).

Hemos dicho que el asunto es político. Algunos países como Bolivia desde la era del presidente Morales (por cierto campesino cocalero) no tuvo serios problemas para controlar el narcotráfico, (el caso contrario fueron las narco-dictaduras bolivianas del pasado). El problema fue y sigue siendo falta de identidad con las leyes impositivas de Washington. Al no alinearse estrictamente con esas políticas externas, Bolivia recibía automáticamente la "descertificación", luego, pasaría lo mismo con Venezuela (si el gobierno o los militares venezolanos miran hacia otro lado en materia de narcotráfico eso es harina de otro costal). 

La intencionalidad política es latente. Si un país tiene una relación conflictiva con Estados Unidos se quedará sin su respaldo político y económico. ¿Y cuales son esas sanciones?. En lo económico, reducción de preferencias arancelarias (comercio) para los productos nacionales importados por los Estados Unidos, cortar o reducir las ayudas económicas (léase como "ayuda" los préstamos financieros que agravan una deuda pública impagable); en lo político, se destaca la famosa revocación de visas, así que gente "prominente" ha quedado privado del deseo de visitar Disneylandia. En esas circunstancias, Colombia -por ejemplo- aceptó la "desinteresada" presencia militar estadounidense y el apoyo directo en materia de antinarcóticos (trabajo conjunto entre las agencias de seguridad de los EEUU y la Policía Nacional y Fuerzas Armadas colombianas, o al menos eso dicen los convenios).


Presencia militar de los EEUU en Colombia

¿Y que ha pasado a lo largo de estos años?. La siembra de la planta de coca y su refinación han aumentado considerablemente, las exportaciones del producto ha crecido exponencialmente (lo mismo sucedió en Afganistán, cuando el US Army llegó, la producción de heroína incrementó). No importa que se decomisen decenas de toneladas anuales, siempre habrá producto suficiente para saciar el ansía del consumidor...  ¿Qué falla?. No es la ley, a pesar de ser impuestas externamente.

El caso es evidentemente político-económico (demanda) y hasta ideológico. El sistema capitalista -a pesar de lo que se diga- se nutre del narcotráfico a nivel mundial. El NEGOCIO (ilegal) de la DROGA está entre las primeras fuentes de ingresos globales (por supuesto esta no se lleva en libros de contabilidad). Verdaderos expertos han reflexionado que es la POLÍTICA quien primero corrompió al NARCO (permivisidad a cambio de flujo económico).

Hablamos de miles de millones de dólares anuales que se manejan en el sistema financiero internacional -no en manos de los narcotraficantes, que solo se llevan un pequeño pedazo del pastel-. Alguien, que no es un particular, sino un conjunto, un sistema entero, lo permite. Sin el dinero que proviene de la DROGA S.A. el sistema financiero actual colapsaría, nuestro sistema es adicto a los narcodólares y esa es la realidad.

 

La Oficina de Naciones Unidas sobre Drogas y Crimen (ONUDC) estima que 2,4 billones de dólares de fondos ilícitos son lavados cada año, esa cifra bordea el 2,7% de todos los bienes y servicios que se producen cada año en el mundo... y, las autoridades, apenas, detectan menos del 1% del dinero sucio.


No está por demás recordar que el denominado "lavado de dinero" significa poner, al margen del sistema de control, en circulación legal las utilidades financieras producto de actividades ilegales. Transformar las ganancias ilícitas en fondos producidos por una fuente "legal" facilita tanto a personas y organizaciones criminales disponer de dinero limpio (blanqueo de capitales) operando como cliente particular o empresa registrada ante las autoridades. Bajo esa definición, los bancos invlucrados, que no son pocos, deberían quedar etiquetados como organización criminal, si de verdad se desea combatir el delito



Por sentado, Estados Unidos invierte ingentes recursos en la lucha antidrogas en países tercermundistas, algunas "mala lenguas" afirman que lo hace para combatir a los rivales en el negocio, es decir confronta activamente la producción y exportación de drogas de sus enemigos y hace de la "vista gorda" ante los negocios de sus aliados

Para no hacer interminable el tema, invito al amable lector dar repaso a ponencias como el célebre libro de Lyndon H. LaRouche, que resumimos en el artículo Narcotráfico S.A.; o, los inmejorables artículos de  Catherine Austin Fitts, Narco dólares para principiantes, una fundamental guía para quien sin ser experto en el tema comprenderá los principios económicos del negocio y el sistema financiero; y la serie de artículos dedicados a George Soros "el mago" (entre otros temas que podrá dar lectura en este blog bajo la etiqueta: drogas). No se si el lector se percató que utilizo la palabra negocio para referirme al tráfico de drogas, porque lo es, es un negocio -ilegal en la letra de la ley-, pero muy demandado en los círculos financieros cuando el "producto" se transforma en dinero efectivo.


Recientes investigaciones han demostrado -una vez más- que las leyes y políticas antidrogas que exige el gobierno de los Estados Unidos (y otros estados del primer mundo) son mera pantalla para ocultar lo evidente, Wall Street, la City de Londres y otros grandes centros financieros mundiales lavan, y mejor, los cientos de miles de millones de narco-dólares anuales que genera el próspero negocio.

 

¿De verdad cree usted que se legalizará el narcotráfico (drogas fuertes) para dar paso a la "droga recreativa" legal?. Sin los ingresos que genera el NARCOTRÁFICO S.A. el sistema capitalista colapsaría, cualquier cosa que digan los economistas y los "entendidos" se aleja del mundo real, los narco-dólares están allí, traen felicidad al sistema:

El lavado de activos proveniente de la industria criminal (narcotráfico, terrorismo, explotación sexual, corrupción política, etc.) fue, es y seguirá siendo el gran activo de la banca. Un interesante artículo pregunta: ¿Por qué no conocemos los rostros, vida y obra de los banqueros que lavan dinero del crimen trasnacional? (lo analizaremos más adelante).


La City de Londres, uno de los principales centros financieros del mundo de los negocios legales... y de los otros.

El pasado septiembre (2020) la web del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico publicó un artículo de Álvaro Verzi Rangel, "El lavado del dinero criminal, el gran negocio de la banca". El tema se basa en documentación confidencial de los servicios bancarios y lo que es un secreto a voces: No existe la suficiente regulación bancaria que sigue facilitando las actividades criminales a pesar de todas las alegorías de gobiernos e instituciones a nivel global

La Unidad Antilavado estadounidense -FinCEN-  que significa "Red de Ejecución de Delitos Financieros", una especie de policía financiera del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, da una idea de ello. Describe "la permisividad que las grandes instituciones bancarias muestran al respecto, más o menos amparadas en la ambigüedad de una legislación que contiene suficientes lagunas como para que en ellas naveguen a sus anchas estafadores y delincuentes de diversa ralea y procedencia". Los documentos de FinCEN son solo la punta del iceberg, detalla temas como el tráfico de drogas, fortunas desviadas desde países en desarrollo robados a través de esquemas Ponzi, corrupción, etc. 


Los "FinCEN Files" apenas representan "menos del 0,02% de los más de 12 millones de reportes de actividades sospechosas que las instituciones financieras enviaron entre 2011 y 2017" .

 

"La investigación señala en especial a cinco grandes bancos: JPMorgan Chase, HSBC, Standard Chartered, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon (se menciona otras entidades) a las que acusa de movilizar activos de supuestos delincuentes, incluso después de que hubieran sido procesados o condenados por delitos financieros". 

Viejos conocidos, ¿verdad? HSBC, JP Morgan..., a pesar de haber sido sancionados siguen lucrando, perdón... laborando en transacciones opacas. Prometieron mejorar sus controles antilavado en base a los acuerdos alcanzados con las autoridades de Estados Unidos. Otro gigante financiero como el Deutsche Bank, contabilizó, según los datos de FinCEN, 1,3 billones de los dos billones de dólares de transferencias sospechosas analizadas. El banco alemán -en 2015- aceptó una multa de 258 millones de dólares por violar las sanciones impuestas por Estados Unidos por transferir miles de millones de dólares de personas provenientes de países como Libia, Irán, Siria, Sudán y otros. Es decir, no se trató, en este caso, de una investigación criminal estrictamente, asuntos ideológicos y políticos estaban de por medio. Estados Unidos sancionó al Deutsche Bank por realizar "transacciones de compensación" no transparentes que pudieran haber encubierto posibles infracciones de parte de sus clientes.

"Dinero sucio, burócratas idem" señala una de las fuentes consultas. "El lavado de dinero no es un crimen sin víctimas. El libre flujo del dinero sucio sostiene bandas criminales, desestabiliza naciones y fomenta la desigualdad económica global. A menudo, los capitales que son lavados terminan en cuentas de sociedades fantasmas registradas en paraísos fiscales opacos, lo que permite a las élites esconder grandes sumas de dinero y esquivar el radar de las autoridades. Los bancos que aparecen en FinCEN Files suelen procesar operaciones para sociedades registradas en jurisdicciones secretas, sin conocer al “beneficiario final” de la cuenta, es decir, a la persona de carne y hueso que está detrás de ella. Los dueños de estas cuentas corporativas tienen direcciones en Reino Unido, EEUU, Chipre, Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Suiza. Al menos el 20% de los reportes tienen un cliente con una dirección en Islas Vírgenes Británicas".




Otro banco mencionado en los FinCEN Files es Standard Chartered Bank, entidad británica que opera principalmente en Asia, África y Oriente Medio (de donde provienen sus ganancias), cotiza en la Bolsa de Valores de Londres y la Bolsa de Hong Kong, forma parte del índice FTSE 100. Pero, no analiza el fondo criminal, se limita en enfocar problemas políticos e ideológicos del gobierno de los Estados Unidos. Por ejemplo, en 2012 se acusó a Standard Chartered de "conspirar con el gobierno de Irán para mover 250 mil millones de dólares a cambio de cientos de millones de dólares en comisiones. Ese mismo año, el Standard Chartered pagó multas por 670 millones de dólares en acuerdos con autoridades".

El más conocido mundialmente por los escándolos financieros, sin duda es HSBC -The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation- otra multinacional británica con sede en Londres, el banco más grande de Europa que tuvo que aceptar y firmar acuerdos de procesamiento diferidos. Incluso investigado por una Comisión del Senado de los Estados Unidos. Se descubrió que el banco había transferido 7.000 millones de dólares al sistema bancario de Estados Unidos entre 2007 y 2008; por lo menos, 881 millones de dólares provenían de grupos criminales de América Latina (narcotráfico). El banco reconocía en 2012 que había lavado dinero, una multa récord de casi 2.000 millones de dólares fue la sanción, pero, ningún banquero fue procesado gracias al acuerdo con los fiscales. "A cambio, el gobierno suspendió las acusaciones y se comprometió a abandonarlas por completo a los cinco años si HSBC cumplía su promesa de combatir agresivamente el flujo de dinero sucio". Los FinCEN Files muestran que durante cinco años de prueba (2013-2017), HSBC siguió moviendo dinero cuestionable de personajes particulares sindicados por lavar dinero o involucrados en estafas piramidales Ponzi. 

"A pesar de esto, el gobierno de Estados Unidos permitió que HSBC anunciara, en diciembre de 2017, que había “cumplido con todos sus compromisos” del pacto de procesamiento diferido y que los fiscales habían desistido de los cargos criminales en su contra para siempre. No se denunciaron sobornos". Fue como si les dieran una palmadita en el hombro y les dijeran: "no lo vuelvan a hacer". Pero, obvio, siguieron haciéndolo.

En otro sonado caso, que no recoge FinCEN Files sucedió en 2006, el banco Wachovia permitió ingresar 100 millones de dólares del Cártel de Sinaloa en el circuito bancario de Estados Unidos. "Cuatro años más tarde, el vicepresidente de Wachovia firmó un acuerdo en el que reconoció que el banco había violado leyes antilavado. Entre multas y confiscaciones, pagó multas por 160 millones de dólares. Esa fue toda la sanción". Nadie fue a la cárcel, mucho menos los accionistas mayoritarios. Según un reporte de RT (Rusia Today) ese 2006, las ganancias de Wachovia fueron superiores a los 12.000 millones de dólares, "la multa que pagó por lavar dinero narco fue apenas una propina, una muestra más de impunidad".


¿Cuál es el mensaje para la BANCA INTERNACIONAL? Si sigues delinquiendo recibirás sanciones económicas, pero a cambio se te permitirá seguir infringiendo la ley y ganar miles de millones de dolares como "compensación" por las pérdidas debido a las multas...

 

Por otro lado, la prensa rusa (RT) se cuestionaba en un artículo: "¿Por qué no conocemos los rostros, vida y obra de los banqueros que lavan dinero del crimen trasnacional?" (23 sep 2020). Parte por el lado feo de la película, los famosos y tristemente célebres capos de la droga: Pablo Escobar, Amado Carrillo Fuentes, Joaquín 'el Chapo' Guzmán, éstos, al igual que los "terroristas" son "los malos". "Pero en todo este entramado siempre falta una pieza".

La hipocresía del sistema financiero internacional se vería afectado si las políticas de drogas cambiaran y se apostara por legalizar todas las drogas y se combatiera, de verdad, el terrorismo. Perderían los lucrativos dividendos que obtienen a costa de la vida de miles de víctimas. La complicidad de los bancos es fundamental para el lavado de dinero que encuentra refugio en los bancos estadounidenses y europeos, "son partícipes activos de la opacidad con la que se trasladan fortunas del crimen organizado trasnacional".

"Los días han pasado y seguimos sin conocer rostros, nombres y apellidos de los banqueros implicados. De los responsables de esconder cuentas multimillonarias, de recibir montones de dinero en efectivo en camiones blindados, de retrasar reportes de clientes que realizaban operaciones sospechosas, de no suspender esas cuentas. De mantener activo el blanqueo de capitales.

Y es poco probable que los conozcamos, porque el esfuerzo de cientos de colegas se topa con el escaso impacto concreto que suelen tener las revelaciones. La prensa tradicional no hace mucho ahínco en colmar sus páginas con investigaciones que incomodan a grandes anunciantes, a políticos amigos y, a veces, a los propios dueños de los medios".


A manera de CONCLUSIONES:

Resumimos de otra excelente y larga investigación sobre ‘The FinCEN Files’, "Los archivos filtrados: Bancos globales sirven a oligarcas, narcotraficantes y terroristas en medio de un boom de lavado de dinero", elaborado por el ICIJ "International Consortium of Investigative Journalists" (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación). Las conclusiones son inequívocas:


"Informes secretos de bancos muestran cómo billones de dólares de dinero negro fluyen libremente a través de los principales bancos, inundando un sistema regulatorio quebrado"

 

- Los bancos mueven dinero sospechoso porque es rentable: Los bancos pueden completar sus resultados finales con las comisiones que cobran cada vez que el dinero se mueve en sus cuentas. 

"Un pequeño grupo de bancos con importantes operaciones en Nueva York, en su mayoría estadounidenses y europeos, amasan fortunas en comisiones por realizar ese truco, aprovechando su privilegiado acceso a la Reserva Federal de Estados Unidos. La ley de Estados Unidos confía a los bancos la responsabilidad de ser la primera línea en la prevención del lavado de dinero, y ello a pesar de que su mayor interés es que el dinero –sucio o limpio-- se esté moviendo. Aunque los bancos están autorizados a detener una transacción si parece sospechosa, no están obligados a hacerlo: simplemente tienen que presentar un informe de actividad sospechosa al FinCEN".

Los documentos confidenciales muestran cómo los bancos que manejan transacciones internacionales a menudo desconocen con quién están tratando, incluso cuando mueven cientos de millones de dólares.

Los lavadores y otros delincuentes comparten el mismo objetivo que otros muchos clientes bancarios que operan entre fronteras: convertir su dinero a dólares, la moneda global ‘de facto’.

Los Bancos han tenido más problemas por tratar con clientes y países que provienen de países sancionados por los Estados Unidos. Es decir, muchos casos se han destapado por cuestiones de política internacional y de lucha ideológica, no por un verdadero combate contra el "lavado de activos" proveniente de "actividades sospechosas".

Los archivos muestran que los empleados bancarios "buscan" en vano, entre sus documentos,  las sociedades de papel, son incapaces de determinar quién se esconde detrás o cuál es su real propósito. Como siempre, los ingresos derivados de la corrupción necesitan un lugar para esconderse. En su camino, muchos pasan por Manhattan.

Este "sistema" era mucho antes un mercado que manejaba JPMorgan. "Al permitir una transferencia, un banco intermediario deduce la cantidad de la transferencia en la cuenta del banco de origen; lo incorpora a la cuenta del banco receptor, y cobra una comisión. En algunos casos, JPMorgan convertía pagos realizados desde una cuenta en moneda local, el hryvnia de Ucrania por ejemplo, a dólares para luego enviarlos a la cuenta receptora. Esto generaba más comisiones para JPMorgan". JPMorgan abrió las puertas de ese sistema para sus clientes, incluyendo sociedades anónimas de papel. 

El engañoso esquema “Ponzi”, llamado World Capital Market (WCM), perjudicó en decenas de millones de dólares a pequeños inversionistas (ahorristas). Mucho de ese dinero provenía de Perú, Bolivia, China, hasta de California y otros lugares donde familias de bajos ingresos estaban dispuestas a invertir sus modestos ahorros – 2.000, 5.000 o 10.000 dólares— en un fondo de inversión que, esperaban, les cambiaría la vida. Con tan solo pulsar una tecla, el dinero de los inversionistas se canalizó a través de operaciones en Nueva York del gigante bancario global HSBC. Luego se diversificó por todo el mundo a través de cuentas en las oficinas de HSBC en Hong Kong. Todo era un fraude. Tengamos en cuenta que el WCM corría por el HSBC entre 2013 y 2014, es decir, cuando el HSBC estaba a prueba, la Comisión Bancaria y de Valores de Estados Unidos había congelado los activos de la compañía, pero la cuenta de WCM en la oficina de HSBC en Hong Kong seguía activa.


WCM no fue la única compañía ligada a actividades criminales que movió dinero a través de HSBC durante el periodo de prueba de cinco años que las autoridades de Estados Unidos dieron al banco para reforzar sus medidas de combate al lavado de dinero en el marco del “acuerdo de procesamiento diferido” celebrado en 2012.

 

El ICIJ descubrió en los archivos del FinCEN un patrón llamativo: La voluntad de muchos bancos para procesar transacciones para los mismos clientes de riesgo.

- Un caso curioso fue BNP Paribas, el mayor banco de Francia, recibió la mayor multa de todas en 2014, 8 mil 900 millones de dólares por haber operado transacciones de miles de millones de dólares al sistema financiero de Estados Unidos a nombre de entidades de Sudán, Irán y Cuba, las cuales eran objeto de sanciones y bloqueo de Estados Unidos (nuevamente vemos que el interés es más político e ideológico, que lucha contra el crimen organizado). A diferencia de los acuerdos con HSBS y otros, este no fue un procesamiento diferido. El banco francés aceptó la condena, y despidió a 13 empleados. El banco francés aceptó aquello como prioritario, quería asegurarse que las autoridades no le revocaran de manera permanente su licencia para procesar transacciones en dólares. La revocación solo duró un año; y tras el anuncio del acuerdo, el precio de la acción del banco subió un 4%.

- "¿Por qué las grandes sanciones financieras no han servido para cambiar el comportamiento de los bancos?. John Cassera, un experto en delitos financieros que trabajó como agente especial asignado al FinCEN entre 1996 y 2002, dijo que el tamaño de las multas pagadas por HSBC y otros bancos pueden parecer grandes, pero representan una pequeña fracción de sus beneficios. Aparte, el dinero no es pagado por los banqueros que deben rendir cuentas sino por los accionistas.


El reportaje del ICIJ sobre FinCEN Files es tan amplio que invitamos al interesado leerlo aparte (ver nota al pie de página), si tiene interés en desenrrollar la trama (la cita de nombres e instituciones es abrumadora por lo que requirió la participación de más de veinte investigadores). Las conclusiones que aquí citamos son obtenidas del referido trabajo de ICIJ que profundiza más en el "sistema" de esa relación simbiótica entre el mundo "legal" y el "ilegal".

Como bien titula este artículo: BANCA + DINERO SUCIO = PRÓSPERA RELACIÓN SIMBIÓTICA.


VIDEO

Cómo lavan el dinero a través de bancos en Nueva York (en inglés)

Los grandes bancos están obligados a reportar al gobierno transacciones sospechosas. No hacer estos reportes, conocidos como SAR, puede exponerlos a multas y penalidades. Aquí explicamos cómo hace el dinero sucio para transitar por el sistema financiero.

 

Fuentes:

ICIJ: Los archivos filtrados: Bancos globales sirven a oligarcas, narcotraficantes y terroristas en medio de un boom de lavado de dinero

El lavado del dinero criminal, el gran negocio de la banca

¿Por qué no conocemos los rostros, vida y obra de los banqueros que lavan dinero del crimen trasnacional?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny