Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

30 noviembre 2023

Lyndon B. Johnson y una larga lista de sospechosos en el asesinato de JFK



 Rememorando los 60 años del asesinato del presidente John F. Kennedy


Nota del editor del blog

Cuando publiqué el artículo "JFK: Eterno debate sobre un asesinato. ¿Cortina de humo para ocultar la verdad?" había decidido que sería el punto final de mi personal investigación, basta de Kennedy, me dije. Concuerdo con los historiadores profesionales, hábiles abogados e investigadores particulares que el presidente fue asesinado en una conspiración orquestada por el estado de seguridad nacional de los Estados Unidos con la probable injerencia de un gobierno extranjero. 

Se dice que los EEUU es el paladín de la justicia y la primera democracia mundial, así como campeón en la defensa de la libertad de expresión; por esa razón podemos plantear cualquier "teoría de la conspiración" sin que nuestros derechos sean coartados. Como dice uno de los mejores analistas sobre el tema, "al público se le permite pensar lo que quiera, pero no se le permite saber la verdad" y que las mentiras están destinadas a cubrir el "misterio" del asesinato, "La mentira es que hay un misterio que debatir", cuando no lo hay, esa es la esencia del encubrimiento, debates sin sentido, basados en suposiciones falsas. (Edward Curtin) 

¿Por qué no se desclasifican los documentos realmente importantes que si podrían comprometer la seguridad nacional de los EEUU? Es inverosímil que un caso judicial de 1963 que determinó que una sola persona fue la asesina pueda hoy, 60 años después, comprometer la seguridad nacional, simplemente no tiene sentido.

Jeremy Kuzmarov, autor de varios libros sobre política exterior de Estados Unidos, publicó el pasado 22 de noviembre en la revista "Covert Action" (magazine) un revelador estudio que detalla nombres y apellidos de quienes pudieron estar implicados directamente en la muerte de JFK. "60 Years After JFK’s Death It Is More and More Apparent that Kennedy Was a Victim of a Palace Coup-Spearheaded by Vice-President Johnson" (60 años después de la muerte de JFK, es cada vez más evidente que Kennedy fue víctima de un golpe palaciego, encabezado por el vicepresidente Johnson). El autor brindó agradecimiento a Robert Morrow por sus agudas ideas sobre este tema. Morrow es un historiador presidencial, experto en el asesinato de JFK y coautor con Roger Stone de  "The Clintons' War on Women" (2015).

Ciertamente el título es demasiado largo por lo que nos hemos tomado la libertad literaria de cambiarlo en su versión castellana (que es algo muy usual en el mundo literario), conservando la integridad total del texto y todo el material gráfico y las notas a píe de foto; la bibliografía es demasiado extensa (más de 120 notas a píe de página) por lo que nos vemos obligados a prescindir de ellas (ocupa casi el mismo espacio del texto), como es lógico el interesado puede acceder a su consulta referencial en el original en inglés. 

Esperamos concluir con este tema una larga serie de reportajes de éste mes de noviembre: "Rememorando los 60 años del asesinato del presidente John F. Kennedy"

Buena lectura

Tito Andino


*****


Asesinato político

60 años después de la muerte de JFK, es cada vez más evidente que Kennedy fue víctima de un golpe palaciego, encabezado por el vicepresidente Johnson


        Fuente: texasmonthly.com 
 

por Jérémy Kuzmarov 

Covert Action" (magazine)

22 de noviembre de 2023


La sucesión pacífica de presidentes es sacrosanta en la democracia estadounidense y caracteriza a Estados Unidos como una "nación excepcional" que no experimenta el mismo tipo de intrigas palaciegas y golpes de estado que otras naciones.


La sabiduría convencional sostiene que el presidente John F. Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 por Lee Harvey Oswald, un asesino solitario trastornado y comunista, como concluyó la Comisión Warren, oficialmente sancionada.

Una teoría alternativa propuesta más popularmente en la exitosa película de Oliver Stone de 1993, JFK, sugiere que Oswald era un chivo expiatorio que trabajaba como parte de una conspiración mayor y que camarillas secretas dentro del gobierno asociadas con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el complejo militar-industrial y la mafia orquestaron el asesinato de Kennedy.

Stone se ha enfrentado a una tremenda reacción personal por sus esfuerzos de revelar escándalos, que se basaron en las investigaciones del fiscal de distrito de Nueva Orleans, Jim Garrison (1962-1972), quien procesó a Clay Shaw, un agente de la CIA que había estado en contacto con Oswald, por su supuesta participación en la conspiración.




     Jim Garrison (Fuente: joanmellen.com) - (Fuente: imdb.com)


A principios de 1967, Garrison le decía en privado a la gente de Nueva Orleans que el asesinato de JFK podía “rastrearse” hasta (el vicepresidente) Lyndon Johnson o que se podía “encontrar a LBJ en alguna parte”.

Si bien Stone y otros destacan que Kennedy fue asesinado porque planeaba retirar todas las tropas estadounidenses de Vietnam, la evidencia también indica que las motivaciones detrás del asesinato tenían más que ver con las necesidades personales de autopreservación de un hombre descomunal y malvado: un hombre desesperado. y el intrigante maquiavélico que estuvo a punto de ser eliminado de la lista del Partido Demócrata de 1964 y completamente destruido por los Kennedy. ¿Qué haría un animal tan feroz y acorralado? La respuesta es clara.


Coordinadores clave de la trama

Johnson, por supuesto, no podría haber actuado solo, sino que debió actuar en concierto con otros actores políticos clave que tenían sus propios motivos para derrotar a JFK: a saber, una colusión de intereses.

Los principales culpables del complot liderado por Johnson y del encubrimiento debieron ser:


Ed Clark, un corrupto y poderoso agente político de Texas de más alto nivel y estrecho aliado de LBJ, solía alardear ante un abogado de su bufete de abogados, Barr McClellan, de que había organizado el asesinato de JFK. (Fuente: wikipedia.org)


1. Edward Clark, abogado de LBJ y un infame corredor de poder de Texas a quien Reader's Digest había proclamado en la década de 1950 como el "jefe político secreto de Texas". Clark se jactó en privado ante su colega abogado Barr McClellan de su participación en el asesinato de JFK. La motivación de Clark fue que obtuvo gran parte de su dinero (grandes honorarios legales) y poder de su asociación de larga data con LBJ, quien le otorgó a Clark la embajada en Australia (un aliado clave de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam.


El general de la Fuerza Aérea y agente de la CIA, Edward Lansdale, estaba furioso por el golpe de estado aprobado por la CIA y JFK que resultó en el asesinato de su amigo, el presidente de Vietnam del Sur, Ngo Dinh Diem, el 2 de noviembre de 1963. (Fuente: nytimes.com)


2. El general de la Fuerza Aérea y agente de la CIA Edward Lansdale, que estaba enfurecido por el asesinato el 2 de noviembre de 1963 de Ngo Dinh Diem, con quien Lansdale había trabajado estrechamente (Kennedy aprobó el golpe que condujo al asesinato de Diem) y estaba enfurecido por haber sido despedido por Kennedy el 31 de octubre, pensando que tenía control sobre la política de Vietnam. Después de la muerte de Kennedy, Lansdale fue nombrado director de contrainsurgencia en Vietnam durante la presidencia de Johnson.



David Atlee Phillips (1922-1988), de la CIA, admitió indirectamente ante su hermano antes de morir que había estado involucrado en el asesinato de JFK. Es posible que Phillips haya estado dirigiendo al chivo expiatorio Lee Harvey Oswald. (Fuente: tangodown63.com)


3. David Atlee Phillips,  un oficial derechista de la CIA y nativo de Fort Worth, Texas, que estaba enojado por la política de Kennedy hacia Cuba. Phillips le dijo a su hermano James Atlee Phillips en su lecho de muerte que había estado en Dallas en el momento del asesinato de JFK, lo que fue una admisión indirecta de su participación en el asesinato de JFK. Esa historia proviene del sobrino de Phillips, Shawn Phillips. David Atlee Phillips, quien se convirtió en jefe de Operaciones de la CIA para el hemisferio occidental, también le dijo al ex investigador del Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara de Representantes (HSCA, por sus siglas en inglés), Kevin Walsh: “Mi opinión final sobre el asesinato es que hubo una conspiración, que probablemente incluía a oficiales de inteligencia estadounidenses”.


Lyndon B. Johnson, segundo desde la derecha, con D.H. Byrd, segundo desde la izquierda, y sus esposas junto con Darrell Royal, entrenador en jefe del equipo de fútbol de la Universidad de Texas en 1962 en el Texas Cotton Bowl. Byrd fue un gran benefactor del programa de fútbol de la Universidad de Texas. (Fuente: Foto cortesía de Robert Morrow)


4. David Harold Byrd, era un amigo personal cercano de Lyndon Johnson, propietario del Texas School Book Depository (TSBD), desde donde supuestamente Oswald disparó a JFK (en el sexto piso). Byrd era un rico petrolero además de contratista militar propietario de la empresa aeronáutica Ling Temco Vaught (LTV). Peter Dale Scott demostró en 1970 en su manuscrito inédito The Dallas Conspiracy que Byrd y su colega inversionista James Ling (también amigo de LBJ) hicieron grandes compras internas de 132.000 acciones de LTV en las semanas previas al asesinato de JFK. Estas compras de acciones de información privilegiada ocurrieron en un momento en que el Secretario de Defensa, Robert McNamara, y las publicaciones de noticias del otoño de 1963 predecían grandes recortes en defensa. Las acciones de LTV se dispararon durante la Guerra de Vietnam y se cotizaron hasta 169 dólares por acción en 1967, en medio de la Guerra de Vietnam. Byrd no habría estado contento con los planes de la Administración Kennedy de recortar el subsidio por agotamiento del petróleo, que era una gran reducción fiscal para ahorrar dinero a los petroleros y ciertamente quería que su hombre LBJ en la Casa Blanca estuviera en posición de entregar lucrativos contratos militares a LTV. Más tarde, Byrd quitó la ventana del francotirador del TSBD y la exhibió en su casa como trofeo junto con las cabezas de sus otros trofeos de caza mayor.


El jefe del FBI, J. Edgar Hoover, y Lyndon Johnson. Estos viejos amigos personales y vecinos en Washington, DC tenían un odio hirviente hacia los Kennedy y los trabajos y el estatus de ambos hombres se vieron oscuramente amenazados por los Kennedy. (Fuente: ranking.com)


5. El director del FBI, J. Edgar Hoover, estuvo involucrado en el encubrimiento. Tuvo una relación cáustica con los Kennedy que iban a hacerle jubilarse el 1 de enero de 1965 cuando alcanzara la edad de jubilación obligatoria de 70 años. (LBJ firmó una orden ejecutiva que eximía a Hoover de la edad de jubilación federal obligatoria por un período indefinido, diciendo que el país lo necesitaba); y,


Allen Dulles (1893-1969). Dulles, que ayudó a elaborar la fantasía de la Comisión Warren, estaba muy amargado por haber sido despedido como director de la CIA por JFK y más tarde comentó con acidez: "Ese pequeño Kennedy... ¡pensaba que era un Dios!". (Fuente: libya360.wordpress.com)


6. El exdirector de la CIA, Allen Dulles, también fue una figura clave en el encubrimiento como miembro de la Comisión Warren. Al igual que Hoover, odiaba a Kennedy porque Kennedy lo había despedido después de Bahía de Cochinos. Dulles dijo una vez que "ese pequeño Kennedy pensaba que era un Dios".


Un psicópata que parece haber matado antes

Los antecedentes de Johnson ayudarían a explicar su comportamiento asesino posterior. Nacido en Johnson City, Texas, sus tendencias psicópatas se remontaban a su infancia. La profesora Emmette Redford, que creció con Johnson, le dijo al autor Barr McClellan que en 1926 Johnson hizo estallar a un perro callejero con dinamita en la plaza del pueblo de Johnson City como una broma.


Lyndon Johnson, 7 años en 2015. El padre de LBJ, a quien odiaba, era un político alcohólico y fracasado en los negocios, y le dijo a LBJ que nunca llegaría a nada. Para esto, consulte las biografías de LBJ de Robert Caro. (Fuente: wikipedia.org)


Caracterizado por el historiador Edgar F. Tatro como “Calígula con un acento sureño”, Johnson tenía una combinación perfecta de las malévolas características de personalidad de la Tríada Oscura: narcisismo, maquiavelismo y psicopatía. 

Como parte de un impulso para dominar y humillar a sus subordinados, Johnson defecaba frente a los periodistas y su personal e incluso se aplicaba un enema frente a ellos. Su falta de control de sus impulsos y de respeto por los sentimientos de otras personas también fue evidente cuando colocó sus manos debajo de una falda de mujer justo en frente de su esposa, Lady Bird.

George Reedy, secretario de prensa de Johnson, fue citado diciendo: "Como ser humano... Johnson era una persona miserable, un sádico y un matón... sin sentido de lealtad... que disfrutaba atormentando y humillando a sus más cercanos". Edgar Tatro describió a Johnson como un “mentiroso crónico; tan malo como puedes ser y seguir siendo un ser humano”. Otro conocido caracterizó a Johnson como un "hombre que... logró combinar los peores elementos de los rasgos de la humanidad en su personalidad".

El joven Lyndon se embarcó en su carrera política con la ayuda de su padre Sam, un legislador del estado de Texas y "un tipo de vaquero un poco rudo" que se identificaba como un populista agrario pero que "corría con cabilderos ricos", incluido Roy Miller, un testaferro de Texas Gulf Sulphur Company que consiguió impuestos bajos de Johnson y otros en la legislatura sobre la minería de azufre.

Lyndon se presentó de manera similar como un liberal, pero asociado con ricos petroleros y financieros como George y Herman Brown de Brown & Root, quienes financiaron las campañas de LBJ y, a cambio de favores políticos, ayudaron a Johnson a amasar una fortuna personal de 25 millones de dólares en la época del asesinato de JFK, equivalente a 250 millones de dólares hoy.

Como Johnson no era popular por naturaleza entre la gente de Texas, tuvo que hacer trampa para ganar. El asesinato de JFK fue precedido por una serie de otros asesinatos que se originaron con el encubrimiento del fraude electoral en la segunda vuelta de las elecciones primarias demócratas para el Senado de los Estados Unidos en Texas en 1948.

Johnson estaba perdiendo la carrera ante el ex gobernador Coke Stevenson por 114 votos, hasta que mágicamente se produjeron 200 votos adicionales en Alice, Texas, a través de sobornos en lo que se conoció como el escándalo del Box 13.

En 1952, Johnson parece haber ordenado el asesinato de Sam Smithwick, el sheriff adjunto de Alice, Texas, donde tuvo lugar el fraude. Veintitrés días antes de morir, Smithwick escribió a Coke Stevenson, informándole que podía presentar la urna desaparecida que Luis Salas, el juez electoral, había mantenido fuera de los procedimientos judiciales en Alice tres años antes.


La carta de Sam Smithwick del 23/03/1952 a Coke Stevenson apareció en la portada de los periódicos de Texas después de que Smithwick fuera asesinado en la cárcel, lo que enfureció a Johnson. Smithwick fue asesinado en una prisión de Huntsville, TX, 23 días después de escribir esta carta. (Fuente: jamesmoore.substack.com)


El cuerpo de Smithwick fue encontrado colgado de barras de acero en la puerta de su celda junto a su cama (Smithwick estaba en prisión por un cargo de asesinato no relacionado); al parecer, los guardias lo habían estrangulado.

El propio LBJ le dijo al periodista Ronnie Dugger que el gobernador de Texas, Allan Shivers, acusó directamente a Johnson del asesinato de Smithwick en 1952, afirmando que "Shivers me acusó de  asesinato". La acusación de Shivers se produjo en 1956.


Izq. Sam Smithwick, a laderecha (Fuente: biblioteca.uta) - Derecha: El gobernador de Texas, Allan Shivers (1907-1985), un demócrata conservador y enemigo político de LBJ, estaba convencido de que Lyndon Johnson había orquestado el asesinato en prisión de Sam Smithwick en 1952. (Fuente: s3.amazonaws.com)


Conseguir a Kennedy antes de que Kennedy lo atrapara

El motivo de Johnson para orquestar el complot para matar a Kennedy era muy claro. En noviembre de 1963, los Kennedy estaban conspirando para sacar a Johnson de la candidatura a la vicepresidencia en las elecciones de 1964 y destruirlo filtrando a los medios y a los republicanos en el Congreso información sobre su actividad criminal que podría llevarlo a la cárcel junto con la asociación de Johnson con dos criminales de cuello blanco que sirvieron como sus asalariados financieros: Billie Sol Estes y Bobby Baker.

Burkett van Kirk , abogado principal en 1963 de la minoría republicana en el Comité de Reglamento del Senado, dijo al periodista Seymour Hersh que el Fiscal General Robert Kennedy estaba suministrando información perjudicial sobre la corrupción de Lyndon Johnson al Comité de Reglamento del Senado en el otoño de 1963, en un intento de destruir LBJ. Los Kennedy estaban trabajando con los republicanos en el Comité de Reglas del Senado para derrotar a LBJ porque LBJ estaba demasiado cerca de los demócratas.

Van Kirk le dijo a Hersh que “Bobby estaba proporcionando información al susurrante Willie (apodo del senador John Williams). Los hermanos Kennedy”, dijo Van Kirk, estaban “deshaciéndose de Johnson”.


En el otoño de 1963, Lyndon Johnson estaba muy consciente y extremadamente agitado por el plan de los Kennedy para destruir políticamente a LBJ con denuncias coordinadas en los medios de comunicación sobre la corrupción épica de LBJ. (Fuente: twitter.com)


Que Johnson estaba siendo abandonado fue confirmado por la secretaria de JFK, Evelyn Lincoln , quien escribió en sus memorias Kennedy y Johnson sobre una conversación que tuvo lugar el 19 de noviembre de 1963, dos días antes de que el presidente partiera hacia Texas, en la que Kennedy expresó su descontento con Johnson y dijo "Necesitaré como compañero de fórmula a un hombre que crea como yo. En este momento, estoy pensando en el gobernador Terry Sanford de Carolina del Norte, pero no será Lyndon”.

El propio Johnson sabía que los Kennedy iban a sacarlo de la lista demócrata de 1964. Un senador del medio oeste que viajó con Johnson en un evento de recaudación de fondos en otoño para el senador Thomas Dodd dijo a sus colegas que Johnson había comentado durante su visita a Nueva Inglaterra que “voy a estar fuera para un segundo mandato. Jack tiene en mente a otro hombre como vicepresidente. 


Evelyn Lincoln, secretaria personal de JFK durante mucho tiempo, escribió en su libro que JFK le dijo que Lyndon Johnson definitivamente sería eliminado de la candidatura demócrata de 1964 y posiblemente reemplazado por el gobernador de Carolina del Norte, Terry Sanford. Lincoln creía firmemente que LBJ asesinó a JFK y dijo que el mundo habría sido un lugar mejor si LBJ nunca hubiera nacido. (Fuente: goodreads.com)


James Wagenvoord, director comercial editorial y asistente del editor ejecutivo de la revista Life en 1963, dijo que su revista estaba creando una exposición de tres partes que se publicaría a partir del número del 6 de diciembre y que se centraría en la relación de Johnson con Bobby Baker, la intención era poner fin a “la carrera política de Johnson y posiblemente enviarlo a prisión”.

Wagenvoord le dijo al historiador Robert Morrow que un abogado del Departamento de Justicia enviado por Bobby Kennedy llegó a las oficinas de Life y proporcionó a los editores de Life un expediente que contenía información condenatoria que arruinaría la carrera de Lyndon Johnson.

Phil Brennan, que en 1963 escribía una columna para el National Review y ayudó a que el senador John Williams (R-DE) se enterara de la historia de Bobby Baker, escribió que “el fiscal general, Bobby Kennedy, llamó a su oficina a cinco de los principales reporteros de Washington y les dijo que ya era temporada abierta para Lyndon Johnson. Está bien, les dijo, sigan la historia que estaban ignorando por deferencia a la administración”.


Izq. Después de que los Kennedy eliminaron a LBJ de la lista demócrata de 1964, el gobernador de Carolina del Norte, Terry Sanford, habría sido uno de los principales candidatos para reemplazar a Johnson. (Fuente: wikipedia.org). Medio: James Wagenvoord era un joven editor de la revista  Life  cuando Robert Kennedy envió a  Life un abogado del Departamento de Justicia con un expediente con información incriminatoria sobre Lyndon Johnson. (Fuente: spartacus-educational.com). Derecha: Fotografía del senador John Williams en su oficina. El senador John Williams de Delaware estaba investigando a Johnson. LBJ hizo aplastar esta investigación poco después de llegar a la presidencia. (Fuente: exhibiciones.lib.udel.edu)


Horace Busby, antiguo colaborador de Johnson, escribió en sus memorias que cuando él y Johnson viajaron juntos a Luxemburgo a principios de noviembre, Johnson expresó extrema preocupación  por ser expulsado de la fórmula del 64. Su personalidad era tal que no podía aceptar ser humillado y destruido por los Kennedy y tuvo que atacarlos para evitarlo.

Johnson era consciente de que los periodistas estaban repartidos por todo el estado de Texas en ese momento hablando con abogados, bancos, hombres de negocios y enemigos políticos conocidos de Johnson, profundizando en la carrera de Johnson en la agitada política de Texas que se remontaba a antes de la Segunda Guerra Mundial.


Las memorias de Busby, publicadas en 2005, cinco años después de su muerte, implican claramente que los Kennedy querían destruir a Lyndon Johnson con una campaña mediática masiva y coordinada que profundizaba en la espectacular corrupción de LBJ. (Fuente: lbjthemasterofdeceit.com)


El dañino expediente distribuido por Kennedy incluía información sobre el historial de LBJ de aceptar sobornos y comisiones ilegales masivas, utilizando a Bobby Baker, quien según varios informes “sabía dónde estaban enterrados los cuerpos”.

Baker había ayudado a entregar dinero de la mafia a Johnson a cambio de que Johnson ayudara a acabar con la legislación contra el crimen organizado en el Senado, incluida la que prohibía el transporte interestatal de máquinas tragamonedas, regulaba las carreras por cable y tenía como objetivo reescribir las leyes fiscales para hacerlas más duras para los jugadores.


Bobby Baker con el presidente Lyndon B. Johnson en una fotografía sin fecha.  Desde que fue líder de la mayoría del Senado, Johnson había sido su mentor. Una de las formas en que los Kennedy iban a destruir a Lyndon Johnson en noviembre de 1963 era colgarle al cuello los escándalos de Bobby Baker. Aquí está Johnson con Bobby Baker cuando era líder de la mayoría del Senado. (Fuente:  nytimes.com)


En 1963, Baker declaró un patrimonio neto personal de más de 2 millones de dólares a pesar de recibir un salario de menos de 20.000 dólares al año, y fue demandado por influir en un contratista de defensa para que contratara una empresa de máquinas expendedoras, Serv-U, en la que Baker tenía interés en una cuenta oculta.

Baker sirvió además como “el proxeneta” de Johnson, junto con el presidente Kennedy y el senador George Smathers, presentándoles a ellos y a otros congresistas mujeres hermosas en el lujoso hotel resort Carousel que poseía en Ocean City, Maryland, y en el Quorum Club que ayudó a establecer en todo el país desde el edificio de oficinas del Senado, donde podían relajarse con las “chicas fiesteras”.

Es revelador que una de las primeras llamadas de Johnson después de regresar a Washington después del asesinato de Kennedy fue para obtener una actualización de Abe Fortas, su asesor de crisis y abogado de Baker, sobre las investigaciones del Congreso sobre el tráfico de influencias de Baker, sus negocios amorosos y el sexo en Washington, algo de que Johnson estaba muy preocupado.


Abe Fortas, un veterano reparador de LBJ y miembro de su grupo de expertos, fue asignado como abogado de Bobby Baker para proteger los intereses de Lyndon Johnson en el otoño de 1963. (Fuente: walmart.com)





“No queremos afrontar un escándalo agrícola”

En los meses previos al asesinato de JFK, Johnson también estaba preocupado por la exposición de su relación con Billie Sol Estes, el “niño maravilla de la agricultura de Texas en la década de 1950”, quien funcionó como el sustituto de Johnson para recibir 10 millones de dólares en sobornos ilegales (100 millones de dólares en 2022).

El agente del Servicio Secreto Abraham Bolden dijo recientemente que, el 29 de junio de 1961, a las 7 de la tarde, presenció una discusión volcánica entre Johnson y los Kennedy (JFK y RFK) en la Oficina Oval de la Casa Blanca en la que LBJ le dijo a Kennedy: “¿Sois unos bastardos? ¡Tratando de enviarme a prisión por un maldito algodón!… ¡Bastardos, será mejor que dejéis de joderme, hijos de puta!


Abraham Bolden era un agente del Servicio Secreto de 26 años cuando presenció una discusión volcánica entre LBJ y los Kennedy en la Oficina Oval el 29 de junio de 1961. Bolden denunció a LBJ a sus superiores como una amenaza a la seguridad de la vida de JFK. (Fuente: whowhatwhy.org)


Bolden informó al director del Servicio Secreto, Urbanus Baughman, que Lyndon Johnson era una amenaza para la seguridad de la vida de John Kennedy.

Un año después, el presidente  Kennedy ordenó al Departamento de Justicia y al FBI que abrieran investigaciones sobre la orquestación de Estes de un plan fraudulento que involucraba el arrendamiento de tanques de fertilizantes y la acumulación de parcelas de cultivos de algodón en violación de las regulaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Impulsada en parte por las revelaciones de los periódicos locales, la investigación fue diseñada parcialmente para determinar si el Secretario de Agricultura  Orville L. Freeman  también había sido “comprometido” (Freeman fue absuelto).

Billie Sol fue acusada formalmente en marzo de 1962, declarado culpable un año después y sentenciada a 24 años de prisión, cumpliendo ocho y luego otros cuatro por otro cargo de fraude en la década de 1970.



Billie Sol Estes en el tribunal federal de El Paso en 1962, el año en que su imperio empresarial se desmoronó. Billie Sol Estes dijo que le dio a LBJ la friolera de 10 millones de dólares en sobornos, lo que equivale a 100 millones de dólares en dólares de 2023. Estes también dijo que LBJ ordenó el asesinato de Henry Marshall en 1961. (Fuente: nytimes.com)


Públicamente, Johnson negó conocer a Estes, excepto para admitir haber enviado una carta de patrocinio y haberlo conocido en la fila de recepción de un evento político.

Sin embargo, las negativas no fueron convincentes y comenzaron a surgir rumores de que Johnson pronto se vería obligado a dimitir como vicepresidente o sería eliminado de la candidatura de 1964, ya que Kennedy se sentiría molesto y avergonzado por las preguntas sobre los vínculos de Johnson con un delincuente como Estes.

El investigador David Denton escribió: “No hay manera de subestimar la profundidad del problema en el que se encontraba LBJ en 1963. En ese momento, había habido múltiples escándalos asociados con Johnson que tenían el potencial no solo de sacarlo de la lista de candidatos en 1964, pero posiblemente para meterlo en la cárcel. Todos sus problemas desaparecieron en el instante en que dispararon a Kennedy en Dallas”.

En el mismo momento en que la caravana de JFK desaceleraba en Elm Street, Don Reynolds, un agente de seguros de Maryland que era amigo de Bobby Baker, estaba testificando en una sesión a puertas cerradas del Comité de Reglas del Senado sobre los sobornos y la corrupción de LBJ.

En última instancia, Johnson podría haber estado relacionado con la muerte de Henry Marshall, un empleado del Departamento de Agricultura de EE. 

UU. que investigaba el plan fraudulento de Estes, quien fue encontrado muerto en junio de 1961 en su granja cerca de Bryan, Texas, en el condado de Robertson, después de recibir cinco disparos en el pecho.



Don Reynolds estaba testificando sobre la corrupción de LBJ en una sesión cerrada del Comité de Reglas del Senado en el mismo momento en que una bala entraba en la cabeza de JFK a las 12:30 p. m. CST en Dallas, TX, el 22 de noviembre de 1963. (Fuente: spartacus-educational.com). Henry Marshall era un funcionario agrícola estadounidense que fue asesinado el 1 de junio de 1961 después de que se negó a dejar de investigar a la fuente de ingresos número uno de LBJ, Billie Sol Estes. Las autoridades locales del este de Texas calificaron extrañamente este obvio asesinato como un “suicidio”. (Fuente: texaspubliccorruption.ru)


El sheriff del condado de Robertson, Howard Stegall, dictaminó inmediatamente que la muerte de Marshall fue un suicidio, aunque un médico forense de Houston explicó que al menos tres de los cinco disparos fueron debilitantes, lo que significa que era imposible que Marshall se hubiera disparado cinco veces.

Johnson manipuló a un Gran Jurado de 1962 que investigaba el fallo de suicidio de Henry Marshall. El juez, Harold “Barefoot” Sanders, había sido designado por Johnson fiscal general para el distrito norte de Texas. El Departamento de Justicia de Estados Unidos, entonces encabezado por Robert F. Kennedy, se negó a entregar informes y documentos para ayudar en la investigación del Gran Jurado, incluido un expediente de 175 páginas del Departamento de Agricultura, para proteger al Presidente Kennedy y a Johnson de ser derrocados en un escándalo.


EL ASESINATO DE HENRY MARSHALL

En 1986, Bill Adler escribió un importante artículo para el  Texas Observer  sobre el asesinato de Henry Marshall. No implica directamente a LBJ en el asesinato de Henry Marshall, pero indirectamente contempla esta idea. (Fuente: issues.texasobserver.org)


Veinte años más tarde, después del fallo de suicidio del Gran Jurado de 1962, Estes regresó al tribunal del condado de Robertson y testificó ante un gran jurado que Marshall había sido asesinado por orden del entonces recién elegido vicepresidente, Lyndon B. Johnson, quien temía que Marshall pudiera vincularlo a él en los fraudes de Billie Sol. Las órdenes supuestamente pasaron a través de Clifton C. Carter, el antiguo asistente de Johnson en Texas que había dirigido las campañas de Johnson en el Senado.


Harold “Barefoot” Sanders fue un compinche de LBJ que ayudó a encubrir el asesinato de Henry Marshall, en 1961 el marshall estadounidense Clint Peoples dijo algunas cosas duras sobre él en su historia oral de 1984 en la biblioteca pública de Dallas. (Fuente: dallasnews.com)


El asesino a sueldo del asesinato de Marshall, según Estes, fue Malcolm “Mac” Wallace, ex presidente del cuerpo estudiantil de la Universidad de Texas, aunque un boceto del asesino realizado por un empleado de una gasolinera en realidad se parecía a Estes.


Malcolm Wallace actuó como sicario de JBJ en más de una ocasión. El secuaz de LBJ, Mac Wallace, asesinó al profesional de golf John Kinser el 22 de octubre de 1951 en Austin, TX. Gracias al poder oscuro de Lyndon Johnson, Wallace, aunque condenado por asesinato en primer grado, recibió una sentencia de 5 años de libertad condicional y ninguna pena de cárcel en febrero de 1952. (Fuente: gibsonsworld.com)


Johnson había ayudado a Wallace a escapar de una larga condena en prisión después de que asesinara a un hombre que había estado saliendo con su hermana, Josefa, y luego le consiguió una autorización de seguridad para poder trabajar para un contratista de seguridad en California, Ling-Temco-Vought o LTV.

Dado que Johnson básicamente era su dueño, Wallace se convirtió en uno de los "hombres hacha" políticos de Johnson. Sus huellas dactilares fueron identificadas por A. Nathan Darby, un experto en huellas dactilares de la Unidad de Identificación de la Policía de Austin, como si estuvieran en una caja de cartón en el nido del francotirador en el sexto piso del Depósito de Libros Escolares de Texas, lo que lo convirtió en uno de los sospechosos en el Asesinato de JFK.


Escándalo TFX


     (Fuente: oldmodelkits.com)


Otro escándalo más en el que se vio envuelto Johnson, que se evitó gracias al asesinato de JFK, rodeó un contrato entonces récord de 6.500 millones de dólares otorgado por el Pentágono a General Dynamics el 24 de noviembre de 1962 para la construcción del avión de combate táctico experimental (TFX) (más tarde conocido como el F-111).

El contrato fue para General Dynamics en lugar de Boeing, a pesar de que se determinó que Boeing podría producir el avión mejor y más barato.

Johnson era muy cercano a dos figuras fundamentales que ayudaron a asegurar el acuerdo: el subsecretario de Defensa, Roswell Gilpatric, que había sido asesor especial de General Dynamics, y el secretario de la Marina, Fred Korth, que había sido presidente de un banco de Texas que prestó 400.000 dólares a General Dynamics. (que tenía su sede en Ft. Worth).

Don B. Reynolds, quien reclutó a Bobby Baker para su firma, testificó ante el Comité de Reglas del Senado que Baker le había dicho que había recibido un pago de $100,000 por el contrato TFX, y que “Johnson había intercedido para asegurarse de que el TFX fuera otorgado a General Dynamics”, recibiendo el dinero como recompensa.

Habiendo sido informado de posibles irregularidades en la transacción, el senador Henry “Scoop” Jackson (D-WA) solicitó que el senador John McClellan (D-Ark.) llevara a cabo una investigación que habría expuesto la corrupción de Johnson.


John McClellan (Fuente: wikipedia.org)


Después del asesinato de Kennedy, Johnson cerró la investigación de McClellan; no se reanudó hasta 1969, después de que Johnson cumpliera su mandato presidencial. 


El comportamiento incriminatorio de Johnson el día del asesinato

El comportamiento de Johnson el 23 de noviembre de 1963 lo hace parecer culpable.

1. Por la mañana, Johnson llamó a su amante Madeleine Brown y le dijo que “¡a partir de hoy esos malditos bastardos de la mafia irlandesa nunca más volverán a avergonzarme! Esa es una promesa, no una amenaza”.

Luego, el 31 de diciembre de 1963, en el hotel Driskoll de Dallas, donde se confirma que Johnson se había hospedado, Johnson le dijo a Brown que el asesinato fue llevado a cabo por “el petróleo de Texas y esos malditos bastardos renegados de la inteligencia en Washington”.


Madeleine Brown fue amante de LBJ durante mucho tiempo, de 1948 a 1969. Aunque amaba mucho a LBJ, Madeleine estaba convencida, como muchos conocedores de LBJ y Kennedy, de que LBJ estaba detrás del asesinato de JFK. (Fuente: jfktruth.com) - (Fuente: goodreads.com)


2. Johnson intentó concertar un viaje en su limusina con Jackie Kennedy en contra del protocolo normal, porque no quería que le dispararan.


LBJ juró como presidente después del asesinato de JFK en el Air Force One con un proyectil que impactó a Jacqueline Kennedy junto a él. Jackie le dijo a su secretaria de prensa Pamela Turnure: "Lyndon Johnson lo hizo". (Fuente: wsj.com)


3. Johnson, inmediatamente después de que le dispararan a Kennedy, dio la alarma de que el tiroteo era la primera fase de un ataque nuclear soviético, pero retrasó su viaje a Washington, esperó en Dallas Love Field en el Air Force One y se comunicó con un juez federal para tomar juramento como presidente. Johnson le dijo al secretario de prensa Mac Kilduff (que reemplazaba a Pierre Salinger) que Kennedy era víctima de una conspiración comunista cuando muchas personas le habían advertido que no fuera a Dallas debido a la amenaza de extremistas de derecha que intentaban matarlo a tiros. ¿Cómo sabría Johnson que era una conspiración comunista y por qué no sospecharía que era un loco de derecha el que había disparado a Kennedy?


El subsecretario de prensa presidencial, Malcolm Kilduff, dirigiéndose a los periodistas. LBJ inmediatamente le dijo a Kilduff que un “comunista” estaba detrás del asesinato de JFK, mientras que muchos asumían que la derecha de Dallas había matado a JFK (Fuente: biblioteca.uta.edu)


4. Johnson lució solemne durante el procedimiento; sin embargo, la última foto que se le tomó lo muestra con el rostro vuelto hacia un viejo colega, el congresista Albert Thomas, quien aparece guiñándole un ojo, lo que indica que Johnson también pudo haber estado guiñándole un ojo y sonriendo. Johnson diría más tarde con franqueza ese día: "Nunca me sentí mejor".


        (Fuente: nstarzone.com)


5. Según Doyle Whitehead, azafato del Air Force One, Johnson y su séquito tuvieron el descaro de celebrar en el viaje en avión de regreso a Washington. Whitehead dijo que “Johnson bebía mucho (y) bebió aproximadamente media quinta parte de Cutty Sark (whisky escocés) en el vuelo de regreso. Se reían y hablaban de "lo que vamos a hacer ahora". Hacían tanto ruido que tuvimos que cerrar la puerta para que Jackie no los oyera”.


Doyle Whitehead fue el azafato del Air Force One que vio en la fiesta de Johnson bebiendo, riendo y celebrando después del asesinato de JFK. (Fuente: countryroadsmagazine.com)


6. En el momento en que Oswald estaba siendo tratado en la Sala Dos de Trauma del Hospital Parkland después de recibir un disparo de Jack Ruby, uno de los médicos tratantes, Charles Crenshaw, recibió una llamada telefónica de Johnson que estaba tratando de obtener una confesión de Oswald. Phyllis Bartlett, la operadora telefónica principal del Parkland Hospital, confirmó que LBJ, de hecho, había llamado al Parkland Hospital mientras Oswald agonizaba.


Dr. Charles Crenshaw, extrañamente cuando Oswald yacía en la mesa de operaciones el 24/11/63, LBJ llamó al Dr. Crenshaw y le pidió una “confesión en el lecho de muerte” del “asesino acusado”. (Fuente: illuminatirex.com)


Según Crenshaw, Johnson le preguntó cómo estaba el asesino acusado y luego pidió que el cirujano jefe le confesara en su lecho de muerte. Esto da la impresión de que Johnson estaba desesperado por culpar a Oswald del asesinato para eliminar cualquier posible escrutinio de la conspiración más amplia de la que formaba parte.


Declaración del Dr. Charles Crenshaw describiendo su llamada telefónica con el presidente Lyndon Johnson. (Fuente: Foto cortesía de Robert Morrow)


7. Una de las primeras cosas que hizo el nuevo presidente Johnson, posiblemente mientras aún estaba en el Parkland Hospital, fue llamar a su asesor de inversiones Waddy Bullion y decirle que vendiera sus “malditas acciones de Halliburton”. En 1962, Halliburton había comprado la empresa constructora Brown and Root, que había sido propiedad de Herman y George Brown. Los Brown fueron los “sugar daddies” de LBJ desde la década de 1930 y en 1963 LBJ ya les había brindado una gran cantidad de contratos lucrativos. Más tarde, Brown y Root ganaron una serie de enormes contratos de la guerra de Vietnam.


George Brown en el medio con LBJ a su derecha en una barbacoa “Harmony” del Partido Demócrata en 1940 en Texas. Ed Clark está en el extremo izquierdo. Junto a Brown, a su derecha, está E.H. Perry, un empresario local propietario del Hotel Commodore en Austin. En el extremo derecho está el alcalde de Austin, Tom Miller. (Fuente: Foto cortesía de Robert Morrow)


8. El capitán Will Fritz, jefe de detectives de la policía de Dallas, dijo que recibió dos o tres llamadas telefónicas después del arresto de Lee Harvey Oswald de funcionarios que le decían que detuviera la investigación porque "tienes a tu hombre". Fritz persistió en la investigación hasta el sábado 23 de noviembre por la tarde, el día después del asesinato de JFK, cuando Lyndon Johnson llamó personalmente y ordenó al capitán Fritz que detuviera su investigación, como si el caso hubiera sido resuelto. Fritz dijo en 1975 en una reunión en una zona elegante del norte de Dallas que “cuando el presidente de Estados Unidos me llamó y ORDENÓ que se detuviera la investigación, ¿qué podía hacer?”


Will Fritz el sábado 23/11/63 recibió una llamada telefónica del presidente Johnson quien le dijo a Fritz que dejara de investigar” (Fuente: listal.com)


9. Johnson intentó que se realizara una investigación sobre el asesinato en Texas que pudiera controlar, y solo llegó a un acuerdo cuando eso se materializó para la Comisión Warren.


Jack Ruby implica a Johnson

Después de su encarcelamiento, el asesino de Oswald, Jack Ruby, le dijo a un periodista que “si Adlai Stevenson fuera vicepresidente, nunca habría habido un asesinato de nuestro querido presidente Kennedy”. Cuando se le pidió que explicara lo que quería decir, Ruby respondió: "Bueno, la respuesta es el hombre que ahora ocupa el cargo".


Jack Ruby: el asesino de Lee Harvey Oswald acusó a LBJ del asesinato de JFK. (Fuente: thefamouspeople.com)


Ruby dijo además que “para entender el asesinato (de JFK), hay que leer el libro 'Un texano mira a Lyndon'”.


La portada del libro muestra la escena del accidente de un avión pilotado por dos pilotos, Harold Teague y Charles Williams, a quienes LBJ ordenó que lo recogieran en su rancho en condiciones climáticas extremadamente peligrosas de “niebla blanca”. El avión se estrelló y murieron. (Fuente: thesearchersfilm.wordpress.com)


En una carta desde la cárcel, Ruby escribió: “Sólo una persona podría haber tenido esa información (sobre la contratación de Oswald sólo dos semanas antes para trabajar en el Texas School Book Depository) y ese hombre era Johnson... porque él es quien iba a organizar el viaje (de Kennedy a Dallas)... El único que ganó con el tiroteo. Ellos solos planearon el asesinato, con ellos me refiero a Johnson y otros... usted puede aprender bastante sobre Johnson y cómo ha engañado a todos”. (Stone, El hombre que mató a Kennedy, 301)


Las mujeres de Kennedy y otros que saben.

En el Air Force One, Jackie Kennedy le dijo a su secretaria de prensa, Pamela Turnure, que “Lyndon Johnson lo hizo”.


Una radiante Jackie Kennedy y Lyndon Johnson a las 9:30 am del 22-11-63 en el desayuno de la Cámara de Comercio en el Hotel Texas en Fort Worth. Cinco horas más tarde, en el avión de regreso de Dallas, Jackie le dijo a su secretaria de prensa Pamela Turnure: “Lyndon Johnson lo hizo”. (Fuente: olineeaton.com)


En 1977, Jackie le dijo a Meg Azzoni, una novia de su hijo, Jackie Kennedy Jr., en su apartamento de la ciudad de Nueva York, que no le agradaba Lyndon Johnson ni confiaba en él. Jackie creía que los petroleros de Texas que apoyaban a Johnson también estaban involucrados en el asesinato.


Pamela Turnure: Jackie Kennedy le dijo a su secretaria de prensa, que también era amante de JFK, que "Lyndon Johnson lo hizo". (Fuente: thegirlwhoshotjfk.com)


Los petroleros, incluidos Clint Murchison y H.L. Hunt, temían que Kennedy recortara el subsidio por agotamiento del petróleo, lo que dio a los petroleros de Texas importantes exenciones fiscales para compensar el agotamiento de las reservas de petróleo.

La madre de Jackie, Janet Auchincloss, creía, al igual que su hija, que LBJ estaba detrás del asesinato de JFK.

La secretaria de JFK, Evelyn Lincoln, señaló a Johnson después de hacer una lista de sospechosos en un papel con membrete. Lincoln dijo que el mundo habría sido un lugar mejor si Lyndon Johnson nunca hubiera existido.


Clint Murchison: el abogado de LBJ, Ed Clark, también era el abogado de los intereses de Murchison. (Fuente: wikipedia.org) - Janet Auchincloss: al igual que su hija Jackie, creía que LBJ estaba detrás del asesinato de JFK. (Fuente: wikipedia.org) - Evelyn Lincoln: círculo íntimo de JFK, fue su secretaria durante 12 años y conocía muchos secretos de JFK. (Fuente: goodreads.com)


La lista de asesinos de Evelyn Lincoln con Lyndon en la cima. Lincoln compiló esta lista en el reverso de un sobre en el avión de regreso desde Dallas el 22/11/63. (Fuente: Foto cortesía de Robert Morrow)


Carta en la que Evelyn Lincoln, secretaria de JFK durante 12 años, detalla su creencia en que Lyndon Johnson estuvo involucrado en el asesinato de JFK. (Fuente: Foto cortesía de Robert Morrow)

Al menos tres agentes de inteligencia también señalaron a Johnson. E. Howard Hunt, un agente de la CIA que dijo que fue invitado a participar en el complot, nombró a los agentes de la CIA: David Atlee Phillips, Cord Meyer, Bill Harvey, David Morales y Frank Sturgis como involucrados en el ataque a JFK, y dijo que LBJ era el principal organizador de la conspiración.


E. Howard Hunt: espió la campaña de Goldwater para LBJ y luego acusó a LBJ del asesinato de JFK. (Fuente: Rollingstone.com)


Cuando el sobrino del director de la CIA, William Casey (1981-1987), le preguntó a su tío quién mató a JFK, Casey respondió que “Lyndon Johnson tenía los dedos en el plato de sopa”.

Y después de que Ted Kennedy matara a una joven al conducir su automóvil hacia un lago en Cape Cod (el asunto Chappaquiddick de 1969), Joseph J. Capucci, jefe de contrainteligencia de la Fuerza Aérea y amigo cercano de J. Edgar Hoover, le dijo a Jan Amos, la esposa de su ayudante, el coronel William Amos, “ahora sé por qué LBJ mató a JFK.


Joseph J. Cappucci (Fuente: wikipedia.org) Cappucci tuvo una distinguida carrera militar y fue jefe de la unidad de Contrainteligencia de la Fuerza Aérea y le dijo a Jan Amos en 1969 que LBJ había asesinado a JFK.


Barry Goldwater, el veterano senador republicano de Arizona y oponente presidencial de LBJ por el Partido Republicano en 1964, también llegó a creer que Lyndon Johnson orquestó el asesinato de JFK. En un picnic político republicano en octubre de 1973 en Willcox, condado de Cochise, Arizona, Goldwater le dijo a uno de sus electores, Jeffrey Hoff, que estaba convencido de que Lyndon Johnson estaba detrás del asesinato de JFK y que la Comisión Warren era un completo encubrimiento.

Hoff dijo que Goldwater se sentía bastante cómodo con esta creencia. Goldwater también leyó y elogió el libro de 1974  Murder From Within, escrito por Fred Newcomb. El libro de Newcomb señaló al Servicio Secreto y a Lyndon Johnson por su participación en el asesinato de JFK.


El senador Barry Goldwater acepta la nominación presidencial republicana en San Francisco el 16 de julio de 1964 con un ataque a los demócratas y la promesa de que "juntos ganaremos" en las elecciones de noviembre. Barry Goldwater con el tiempo quedó absolutamente convencido de que LBJ había asesinado a JFK. (Fuente: wbur.org)


KGB: Las huellas de Johnson

El director del FBI, J. Edgar Hoover,  informó  el 1 de diciembre de 1963 a W. Marvin Watson, jefe de personal de LBJ, que la KGB soviética, entonces el servicio de inteligencia más grande del mundo, estaba en "posesión de datos que pretendían indicar que el presidente Johnson era responsable" por el asesinato del difunto presidente John F. Kennedy”.

Según funcionarios soviéticos, Johnson pudo haber actuado como parte de una conspiración más amplia por parte de la “ultraderecha” en Estados Unidos para “efectuar un golpe” cuyo propósito era alimentar sentimientos anticomunistas (dado que la personalidad pública de Oswald era esa de un “marxista pro Castro”) que detendría la distensión con la Unión Soviética y crearía un pretexto para un ataque a Cuba.

Una semana después del asesinato de JFK, los Kennedy enviaron a su amigo cercano William Walton a entregar un mensaje a los líderes de la URSS. Este mensaje era que “Dallas era el lugar ideal para el crimen”, que el asesinato de JFK fue definitivamente una conspiración interna de alto nivel y que la elección de Lyndon Johnson como vicepresidente había sido un “terrible error”. Los soviéticos combinaron este mensaje de Kennedy con la información que les proporcionaba su vasta red de fuentes de inteligencia y llegaron a la conclusión, en septiembre de 1965, de que Lyndon Johnson había orquestado el asesinato de JFK.


Planificación a largo plazo

En la convención del Partido Demócrata de 1960 en Los Ángeles, JFK había invitado a Stewart Symington (D-MO) a ser su compañero de fórmula; sin embargo, Johnson, utilizando la información que le proporcionó el director del FBI, J. Edgar Hoover, y su propia operación de vigilancia, amenazó con exponer los coqueteos sexuales de JFK (que eran tabú en 1960) y su sufrimiento de la enfermedad de Addison.

Johnson también le dijo a Bobby que si no estuviera en la lista, bloquearía cualquier legislación que JFK hubiera querido aprobar como líder de la mayoría en el Senado.

JFK le dijo a su amigo Hy Raskin: “Nunca habíamos considerado a Lyndon (para la papeleta de 1960), pero no me quedó otra opción. Él y Sam Rayburn me dejaron muy claro que Lyndon tenía que ser el candidato. Esos bastardos estaban tratando de incriminarme. Me amenazaron con problemas y no necesito más problemas. Ya voy a tener suficientes problemas con Nixon”.


Lyndon Johnson y su mentor Sam Rayburn chantajearon y amenazaron a JFK para incluir a LBJ en la candidatura demócrata de 1960 como vicepresidente. (Fuente: smithsonianmag.com)


Cuando un rico partidario de Lyndon irrumpió en la suite de Johnson maldiciendo porque iba a ayudar a JFK a ganar la presidencia, Bobby Baker lo llevó a un dormitorio y le explicó lo que tenían en mente, según Don Reynolds. El patrocinador sonrió y dijo que pensaba que era un “¡plan excelente!” Bobby Baker declararía más tarde que JFK no viviría su mandato y moriría de muerte violenta.


Kennedy y Johnson eran todo sonrisas en una cena del Partido Demócrata en 1959. (Fuente: twitter.com)


Identificación prematura

La noche del asesinato, Johnson ordenó a la policía de Dallas y a la fiscalía de distrito que no persiguieran sospechas de conspiración, aunque no tenía la autoridad para hacerlo.

J. Edgar Hoover actuó como si hubiera “resuelto” el caso a las 4:01 pm EST y que Oswald fuera el asesino.


J. Edgar Hoover y LBJ fueron amigos cercanos y vecinos en Washington, DC de 1943 a 1961 y ambos odiaban a los Kennedy. (Fuente: kuow.org)


La rápida conclusión sobre Oswald fue sospechosa ya que Oswald nunca admitió su culpabilidad y dijo que lo habían tendido como un chivo expiatorio.

La certeza profesada por Hoover sobre la culpabilidad de Oswald entra en conflicto con las conversaciones telefónicas del director con el presidente Johnson en la semana siguiente al tiroteo. Hoover mostró cierta confusión en esas conversaciones sobre la historia de portada que se estaba desarrollando y la "evidencia" que respaldaba la afirmación de que no había nadie más involucrado en el asesinato. Johnson aparentemente se hizo el tonto en la conversación en beneficio de los dispositivos de grabación. Sin embargo, en una conversación, ambos hombres se refirieron a que “ellos” habían disparado.

También en una conversación de 14 minutos entre Hoover y Johnson a las 10 am del 23 de noviembre, Hoover dijo que las pruebas que tenían en ese momento contra Oswald “no eran muy sólidas”. Si eso fuera cierto, entonces ¿cómo es posible que Hoover dijera el día anterior que las pruebas de la culpabilidad de Oswald eran contundentes, antes de que se llevara a cabo la investigación del FBI?


Oswald—Patsy


CE 399: La supuesta bala mágica. (Fuente: historia-matters.com)


La historia que la Comisión Warren aprobó sobre Oswald como el asesino era inverosímil porque avanzaba la hipótesis de la bala mágica al postular que una sola bala causó ocho heridas a John F. Kennedy y al gobernador de Texas, John Connally, que viajaban con él.

Desafiando las leyes de la física, esa bala habría tenido que haber golpeado a Kennedy cerca de la parte superior de su espalda y haber salido por la parte delantera de su cuello, haber atravesado la espalda de Connally, haber salido de su pecho, destrozado su muñeca derecha y causado una herida punzante en su muslo izquierdo.

Y, después de causar todo ese daño devastador, la bala mágica supuestamente fue encontrada en perfectas condiciones en una camilla en el hospital, que ni siquiera se usó para transportar a Kennedy o Connally.


      (Fuente: eyemagazine.com)


La historia oficial también asumió que Oswald mató a Kennedy con dos tiros perfectos cuando era, en el mejor de los casos, un tirador promedio en sus días en la Infantería de Marina y supuestamente estaba armado con un rifle antiguo de muy mala calidad, excedente del ejército italiano, equipado con una mira defectuosa.

Nadie, incluido el mejor “maestro tirador” de la nación, ha podido jamás duplicar la supuesta habilidad para disparar de Oswald, quien no mostró suficiente interés en las prácticas de tiro en la Infantería de Marina para convertirse en un experto fusilero.


Informe de puntería de Oswald del Cuerpo de Marines. (Fuente:  historic.ha.com)


El registro documental más importante del asesinato del Presidente Kennedy es, por supuesto, la película casera del tiroteo del fabricante de vestidos de Dallas Abraham Zapruder, que parece mostrar al Presidente Kennedy tambaleándose por los disparos realizados desde lugares distintos al Depósito de Libros Escolares de Texas, en particular la loma cubierta de hierba cerca por donde pasó la caravana de Kennedy, conclusión que contradice la conclusión del informe de la Comisión Warren.


Imagen de la película de Zapruder que muestra a Jackie Kennedy intentando salir de la limusina. La foto es muy significativa porque deja claro que Oswald no pudo haber sido quien le disparó a Kennedy desde atrás y que a Kennedy le dispararon desde el frente de la limusina. Jackie Kennedy estaba recuperando un trozo del cerebro de JFK que le había volado la nuca). (Fuente: wikipedia.org)


De los 90 testigos a quienes la policía, el FBI o el Servicio Secreto preguntaron de dónde procedían los disparos que alcanzaron a Kennedy, 58 dijeron que de la loma cubierta de hierba.


     (Fuente: historia.com)


Cuando Carl Renas condujo la limusina de Kennedy unos días después del asesinato y descubrió que la moldura del automóvil había sido alcanzada por un impacto primario (y no simplemente por un fragmento de bala), le dijeron que mantuviera la boca cerrada porque eso implicaría que se hicieron más de tres disparos: el número de disparos desde el Depósito de Libros Escolares de Texas. 

El analista fotográfico de la CIA, Homer McMahon, dijo a la Junta de Revisión de Asesinatos en 1997 que, cuando trabajaba en una versión de la película de Zapruder durante un fin de semana, creyó ver a JFK reaccionando a entre seis y ocho disparos disparados desde al menos tres direcciones.

Una fotografía del lugar del asesinato mostraba una señal de tráfico alcanzada por una bala perdida, fue rápidamente eliminada porque era una prueba más de que se habían disparado más de tres tiros.

Dos médicos que trataron a Kennedy en el Hospital Parkland, Malcolm Perry y William Kemp Clark, dijeron a los periodistas en una conferencia de prensa a media tarde que a Kennedy le habían disparado desde el frente, lo que hace que el escenario de Oswald como el asesino solitario que dispara a Kennedy desde el Depósito de libros escolares de Texas sea imposible.


El Dr. Malcolm Perry, izquierda, y el Dr. William Kemp Clark, neurocirujano jefe del Parkland Hospital, derecha, en una conferencia de prensa en el hospital de Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963. Perry dejó claro que Kennedy recibió un disparo en la garganta desde el frente. El clip de televisión de esa conferencia fue tomado por elementos del gobierno y desapareció para siempre, aunque más tarde se localizó una transcripción que está disponible en la biblioteca de LBJ. (Fuente: pinterest.com)


El jefe de policía de Dallas, Jesse Curry, admitió en una entrevista de 1969 con el Dallas Morning News que “No tenemos ninguna prueba de que Oswald disparara el rifle, y nunca lo hizo. Nadie ha podido todavía meterlo en ese edificio con una pistola en la mano”.


El jefe de policía de Dallas, Jesse Curry, izquierda, con Lyndon B. Johnson durante la ceremonia de juramento de Johnson a bordo del Air Force One el 22 de noviembre de 1963. Curry creía en una conspiración en el asesinato de JFK. (Fuente: wikipedia.org)


Curry admitió además en una entrevista grabada en video con el investigador de asesinatos Peter Dale Scott en Dealey Plaza a fines de la década de 1970 que la evidencia médica y fotográfica indicaba que un tirador probablemente estaba disparando desde el frente y que Kennedy fue alcanzado con dos tiros disparados desde la loma cubierta de hierba.

Cuando Scott sugirió que “las pruebas que tenemos... son pruebas bastante sólidas de que hubo otro asesino involucrado”, Curry respondió: “eso es correcto”.

Estos comentarios del jefe Curry son consistentes con su impresión inmediata del tiroteo, cuando llamó por radio al despachador de la policía desde el automóvil oficial que encabezaba la caravana, detrás de los automóviles de avanzada y del piloto, pero directamente delante de la limusina presidencial. “Vaya al hospital, vaya al Parkland Hospital. Que se queden a la espera. Ponga hombres en lo alto de ese paso subterráneo del ferrocarril y vea qué pasó allí. Sube al paso elevado”.


Anomalías adicionales

Unas cuantas anomalías adicionales dejan claro que la narrativa oficial sobre Oswald como el asesino solitario es falsa:

1. Se dice que Oswald trajo el rifle usado para matar a Kennedy en una bolsa de papel marrón, pero cinco testigos ese día no lo vieron llevando uno.

2. Oswald no tenía motivos para matar a Kennedy; incluso dijo que Kennedy fue el mejor presidente de Estados Unidos en su vida.

3. Habría requerido un esfuerzo sobrehumano para Oswald, que pesaba sólo 135 libras, haber apilado 28 cajas de 50 libras en la caja del francotirador en 15 minutos como supuestamente lo hizo (en una prueba, un ex futbolista universitario de 268 libras tardó 21 minutos en moverse y luego apilar 40 cajas de 50 libras). La supuesta hazaña de Oswald es aún más imposible porque fue visto en un comedor de la planta baja del Depósito de Libros Escolares de Texas sólo 15 minutos antes del asesinato de JFK.

4. El día de su arresto, a Oswald le hicieron una prueba de nitrato que demostró que no había disparado un rifle en las 24 horas anteriores. Las pruebas iniciales de laboratorio tampoco mostraron la existencia de huellas dactilares de Oswald en el rifle encontrado en el sexto piso del Depósito de Libros Escolares de Texas.

5. Victoria Adams, una empleada del Texas School Book Depository que estaba en las escaleras en el momento exacto en que se suponía que Oswald debía escapar, nunca vio a Oswald, mientras que otra empleada del edificio, Carolyn Arnold, vio a Oswald en el primer piso justo después de que le dispararan a JFK.

6. Menos de dos minutos después del tiroteo, el jefe de Oswald, Roy Truly, el superintendente del Depósito de Libros Escolares de Texas y la policía Marion Baker dijeron que vieron a Oswald en el segundo piso del Depósito de Libros Escolares de Texas, en el lado completamente opuesto del edificio del nido de francotiradores en el sexto piso. Según ellos, Oswald estaba bebiendo tranquilamente una Coca-Cola y no se quedaba sin aliento, lo que le habría ocurrido si hubiera cruzado corriendo el edificio.


El Texas School Book Depository en 1963 era propiedad de uno de los amigos más cercanos de LBJ, el petrolero y contratista de defensa de Dallas, DH Byrd, quien compró grandes cantidades de sus acciones de LTV en las semanas previas al asesinato de JFK. (Fuente: jfk.org)


Roy Truly (Fuente: Prayermanleeharveyoswald.blogspot.com)


Alianza con los enemigos de Kennedy en la CIA y la inteligencia militar

Johnson sabía quiénes eran los enemigos de Kennedy en la CIA y la inteligencia militar y probablemente los utilizó para asesinar a JFK.

A principios de la década de 1950, Johnson había sido uno de los pocos senadores y congresistas que supervisaban en el Congreso a la recién creada CIA y se hizo conocido como el hombre al que la CIA acudía en el Congreso para obtener enormes cantidades para financiación.

Johnson, que recibió una fraudulenta Estrella de Plata del general Douglas McArthur durante la Segunda Guerra Mundial, también fue un halcón que quería bombardear Cuba durante la Crisis de los Misiles Cubanos; desencadenó un ataque de bandera falsa contra el USS Liberty que estaba planeado para provocar una guerra de Estados Unidos con Egipto y la Unión Soviética, y sancionó el lanzamiento de armas nucleares sobre Vietnam.

Kennedy, por el contrario, había favorecido formas más encubiertas de intervención militar y pronunció un hermoso discurso en junio de 1963 en la American University pidiendo relaciones pacíficas con la Unión Soviética.

Muchos en la CIA estaban amargados por el fracaso de Kennedy en proporcionar apoyo aéreo adecuado durante la invasión de Bahía de Cochinos y el creciente apoyo de Kennedy a la distensión con la Unión Soviética, junto con su afirmación de que "quería dividir a la CIA en mil pedazos y dispersarla a los cuatro vientos”.

Un coordinador clave del asesinato pudo haber sido Edward Lansdale, el experto de la CIA en golpes y asesinatos, a quien L. Fletcher Prouty, Jefe de  Operaciones Especiales  del Estado Mayor Conjunto durante la presidencia de John F. Kennedy, y Victor H. Krulak, un condecorado oficial de la Infantería de Marina, así como la segunda esposa de Lansdale, Patrocinio Yapcinco Lansdale, fueron identificados en Dealey Plaza en el momento en que JFK fue asesinado.

Lansdale, un prototipo de Alden Pyle en la famosa novela de Graham Greene The Quiet American, era conocido por adoptar tácticas espantosas como experto en contrainsurgencia en Filipinas y Vietnam, incluido colgar en ganchos los cadáveres de guerrilleros capturados para intimidarlos.

Lansdale habló en cartas sobre su visita a Denton, Texas, en las afueras de Dallas, en el momento del asesinato de Kennedy, y su socio, Lucien Conein, también fue visto en Dealey Plaza.


Detrás de un hombre que se parece a Edward Lansdale caminando cerca de Dealey Plaza a las 2:30 p. m. del 22 de noviembre de 1963. El coronel Fletcher Prouty y el general Victor Krulak dijeron que era Lansdale a quien conocían bien. (Fuente: jfkonline.com)


Lansdale estaba molesto por el asesinato de su amigo Ngo Dinh Diem y su hermano Ngo Dinh Nhu, gobernantes clientes de Vietnam del Sur después de un golpe de estado planeado por los Kennedy, y recientemente se había visto obligado a retirarse.

Apenas 11 días después del asesinato de JFK, Lansdale tenía un trabajo en el programa “Alimentos para la paz” en el antiguo edificio de oficinas ejecutivas, que forma parte del complejo de la Casa Blanca y posteriormente fue reelegido por LBJ como el principal gurú de la contrainsurgencia. en Vietnam.

El historiador Robert Morrow cree que estos últimos nombramientos fueron una recompensa por la participación de Lansdale en el asesinato de JFK.


Edward G. Lansdale, segundo desde la izquierda, llega a Saigón en agosto de 1965. Lyndon Johnson resucitó la carrera de Lansdale después de que lo expulsaran de la administración Kennedy. (Fuente: nytimes.com)


Lansdale habría coordinado a los tiradores desde el montículo cubierto de hierba; cubanos de piel oscura, elementos anticastristas que odiaban a Kennedy que habían dirigido operaciones clandestinas desde la estación JM-Wave de la CIA en el campus de la Universidad de Miami.


El coronel Edward Lansdale en el centro del Pentágono en 1955 con el director de la CIA Allen Dulles a la izquierda y Charles Cabell subdirector de la CIA en el extremo derecho. Tanto Dulles como Cabell fueron despedidos por JFK después de Bahía de Cochinos y odiaban a JFK. El Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, general Nathan F. Twining, está a la derecha de Lansdale. (Fuente: commons.wikimedia.org)


La conexión de Johnson con la CIA puede haber llegado a través de Brown & Root, el contratista de construcción y gran especulador de la guerra de Vietnam que funcionó como el sugar daddy de Johnson. La fundación corporativa de Brown & Root contribuyó a Radio Europa Libre de la CIA y otros conductos de la CIA, incluidos American Friends of the Middle East (donde Brown & Root hizo buenos negocios). La historiadora Joan Mellen escribió que Brown & Root estaba "lleno de activos de la CIA".

El agente de la CIA David Atlee Phillips, quien confesó a miembros de su familia que se encontraba en Dallas en el momento del asesinato, era de Fort Worth, Texas. Era un estrecho colaborador de Gordon McLendon, un locutor de radio y candidato político del Partido Demócrata que era amigo de Jack Ruby, Clint Murchison y Bobby Baker, y formó la Asociación de Ex Oficiales de Inteligencia (AFIO) con Phillips en 1975.



Izq. David Atlee Phillips, quizás el mejor agente encubierto que jamás haya existido. ¿Estaba afiliado a Oswald? (Fuente: Foto cortesía de Robert Morrow) - Derecha, Gordon McLendon: un capo de la radio que en 1975 ayudó a formar la Asociación de Ex Oficiales de Inteligencia con su amigo David Atlee Phillips de la CIA, sospechoso durante mucho tiempo del asesinato de JFK. (Fuente: texasmonthly.com)

 

En una confesión a su hijo en el lecho de muerte, E. Howard Hunt especificó que Philips era un organizador clave en Dealey Plaza y trabajaba con los diversos equipos de asesinato que tal vez no se conocían entre sí. Winston Scott, ex jefe de la estación de la CIA en la Ciudad de México, dijo que Phillips, el mejor agente encubierto que dijo haber conocido, no solo organizó los eventos en Dealey Plaza, sino que también ayudó a preparar a Oswald como el chivo expiatorio y montó una elaborada red en la Ciudad de México, giro en el que Oswald supuestamente golpeaba los escritorios del consulado cubano y de las embajadas soviéticas dando una clara impresión de que era un simpatizante comunista inestable que intentaba salir de Estados Unidos.


Más conexiones de Texas

El propietario del Depósito de Libros Escolares de Texas, D.H. Byrd, era muy cercano a Johnson y fundador de la Patrulla Aérea Civil, en la que había estado Oswald.

Un rico petrolero que cofundó el avión Temco, que pasó a formar parte del contratista de defensa Ling-Temco-Vought (LTV), cuyas acciones se dispararon como resultado de la guerra de Vietnam, jugó un papel clave en el complot al garantizar que Oswald consiguiera un trabajo. trabajando en el Depósito de Libros Escolares de Texas.


D.H. Byrd parado a la izquierda con LBJ a la derecha en el Cotton Bowl a principios de la década de 1960. Byrd fue el mayor donante del equipo de fútbol de la Universidad de Texas en la década de 1960. (Fuente: Foto cortesía de Robert Morrow)


James Ling, socio de Byrd que también era cercano a LBJ y guardaba un busto de él en su oficina, compró 132.000 acciones de LTV con Byrd antes del asesinato a pesar de los inminentes recortes en el gasto de defensa, una medida que implica conocimiento previo del asesinato de JFK.

Otra conexión clave con Texas surge con la revelación de que Earle Cabell, el alcalde de Dallas en el momento del asesinato de JFK, era un agente contratado de la CIA cuyo hermano Charles había sido subdirector de la CIA despedido por JFK por la debacle de Bahía de Cochinos.


Izq. James Ling, junto con D.H. Byrd, realizó grandes compras internas de acciones de LTV en las semanas previas al asesinato de JFK. (Fuente: azquotes.com) - Derecha, Earle Cabell: su hermano de la CIA Charles Cabell fue despedido por JFK después del fiasco de Bahía de Cochinos. Earl Cabell también estuvo estrechamente asociado con Lyndon Johnson. (Fuente: wikipedia.org)


El fiscal de distrito de Nueva Orleans, Jim Garrison, consideró "muy sospechosa" la participación del alcalde Cabell en el cambio de último minuto en la ruta del desfile, y consideró que planteaba "serias preguntas".

El alcalde Cabell, como responsable de la seguridad de la ciudad, proporcionó protección policial a la comitiva presidencial. Cabell se aseguró de que estuviera tan flojo el día del golpe.

Según el autor Phillip Nelson, Cabell estaba en el centro de una multitud de Dallas que estaba directamente vinculada al círculo de LBJ durante muchos años antes del asesinato.

Poco después del asesinato, Cabell fue a una fiesta en la casa de su hermano en Washington, DC, acompañado por el oficial de policía de Dallas Jack Revill, quien informó que allí había oficiales militares “celebrando la muerte de Kennedy con brindis”.


Recompensa para Dallas

Barr McCllelan, un destacado abogado de petróleo y gas que trabajó para el bufete de abogados Clark, Thomas & Winters de Austin, Texas, que representó a Lyndon Johnson, escribe en su libro Blood, Money and Power: How LBJ Killed JFK (Skyhorse Press, 2011) que el socio principal, Ed Clark, que también había representado a Brown & Root, diseñó el asesinato.

McClellelan dijo que Don Thomas, el amigo más cercano de LBJ y socio principal de la firma junto con otro socio, John Coates, le dijo que "(Ed)Clark manejaba todo eso en Dallas".


El libro de Barr McClellan y foto del autor (Fuente: imdb.com)


Clark, capitán del ejército durante la Segunda Guerra Mundial, nacido en una prominente familia de pioneros de Texas, era un racista virulento caracterizado por Reader's Digest como el "jefe político secreto de Texas".

El obituario de Clark en el Austin-American Statesman de 1992 se refirió a él como "uno de los tejanos más influyentes de su tiempo". Como recompensa por planear el asesinato de Kennedy, obtuvo lucrativos arrendamientos petroleros y Johnson lo nombró embajador de Estados Unidos en Australia, donde sirvió de 1965 a 1968.

McClellan dijo que Clark pondría un contrato de arrendamiento de petróleo en su escritorio en el bufete de abogados y le pediría que se encargara del papeleo; diciéndole que el contrato de arrendamiento era una “recompensa para Dallas (es decir, orquestando el asesinato de JFK”).


LBJ y Ed Clark en la fiesta de cumpleaños de Lady Bird Johnson en el Argyle Club de San Antonio en 1971. El asistente de LBJ, Tom Johnson y Lady Bird están en el medio. (Fuente: twitter.com)


“La única metedura de pata real" (El único verdadero error)

Después del asesinato de Kennedy, Oswald fue acusado de matar al oficial de policía JD Tippit cerca de su casa, aunque esto fue imposible porque la Comisión Warren dijo que Oswald estaba en su pensión a la 1:03 pm e inmediatamente fue visto esperando un autobús, a nueve décimas de milla de distancia donde Tippit fue asesinado entre las 13:06 y las 13:07 horas, según la testigo Helen Markham. Oswald no habría podido recorrer esa distancia en cuatro minutos.

Los casquillos de bala de la escena del crimen tampoco coincidían con el rifle de Oswald y un testigo, Acquilla Clemons, declaró que dos hombres mataron a Tippit, ninguno de los cuales coincidía con la descripción de Oswald.


Oficial J.D. Tippit, Departamento de Policía de Dallas, Texas (Fuente: odmp.org) - Escena del crimen del tiroteo Tippit. (Fuente: jl-pattison.medium.com) - Helen Markham: estaba bastante segura de que el asesinato de Tippit ocurrió entre la 1:06 y la 1:07 p.m. del 23/11/63. (Fuente: spartacus-educational.com)


La solución está en marcha

La policía de Dallas anunció a Oswald como el principal sospechoso solo 14 minutos después de que JFK fuera asesinado, catalogándolo como de 5'10" de alto y pesando 165 libras, que era su altura y peso en documentos gubernamentales creados antes del asesinato basados ​​en la descripción de Marguerite Oswald, la madre de Lee, en mayo de 1960 (Oswald en realidad medía 5'9" y pesaba 135 libras).

Cuando Oswald fue detenido por la policía en el teatro cercano de Texas, donde se especuló que estaba allí para encontrarse con un contacto de inteligencia, se encontraron tres carteras suyas separadas, lo que indica que le habían tendido una trampa.


El Texas Theatre de Oak Cliff donde Oswald fue detenido. (Fuente: dallasnews.com)


En otra señal de una operación de inteligencia, se vieron imitadores de Oswald en Dallas, incluso en el campo de tiro del Sports Dome en vísperas del asesinato (un imitador de Oswald también operaba en la Ciudad de México). Se encontraron más carteras de Oswald en diferentes lugares estratégicos, incluida la escena del asesinato de Tipppit, lo que indica que probablemente fue colocada allí.


Oswald: la CIA hasta el final

Oswald era un ex marine de 24 años con vínculos familiares con la mafia (su tío que ayudó a criarlo era un teniente de Carlos Marcello) y experiencia en la inteligencia estadounidense. Acababa de regresar de la Unión Soviética y se infiltró en el Comité de Juego Limpio para Cuba, de izquierda, como parte de su cobertura de inteligencia.

Para darle a Oswald una identidad pública falsa, Oswald se hizo amigo de un cubano anticastrista llamado Carlos Bringuier, quien interfirió con su distribución de folletos y organizó una pelea diseñada para arrestar a Oswald y hacer que su nombre apareciera en los periódicos. La base pro Castro, a su vez, vería a Oswald como un partidario de Castro y ahora era identificable como procomunista en la mente del público.


Lee Harvey Oswald: amaba y adoraba a los Kennedy (a diferencia de Lyndon Johnson, Hoover y Allen Dulles). Oswald también era un gran admirador de John Wayne y James Bond. Hay muchas probabilidades de que fuera la inteligencia estadounidense. (Fuente: wikipedia.org)


El fiscal general de Texas, Waggoner Carr, y el fiscal de distrito de Dallas, Henry Wade, afirmaron haber aprendido de fuentes fiables que Oswald fue informante del FBI desde 1962 hasta el asesinato, y que le pagaban 200 dólares al mes.

El senador Richard Schweiker (R-PA) dijo durante las deliberaciones del Comité Church que “dondequiera que se mire, en él (Oswald) están las huellas dactilares de la inteligencia”.


El senador Richard Schweiker dijo en Face the Nation en 1976 que el Informe Warren "se había derrumbado como un castillo de naipes". (Fuente: politico.com)


Al crecer en un hogar sin padre en Nueva Orleans, con una madre sin amor y un hermano ausente, Oswald quedó fascinado con la serie de televisión I Led Three Lives, que se basó libremente en la vida de Herbert Philbrick, un ejecutivo de publicidad de Boston que se infiltró en el partido comunista estadounidense en nombre del FBI.


I Led 3 Lives fue un programa de televisión de principios de la década de 1950 basado en la vida del informante del FBI Herbert Philbrick, un hombre que se infiltró en redes comunistas para el FBI con el fin de destruirlas. Oswald adoraba este programa de televisión. (Fuente: realgood.com)


En 1956, Oswald fue contratado por David Ferrie, un activo de la CIA involucrado en operaciones anticastristas que transportaba drogas y armas desde Centroamérica y trabajaba en el Ruby's Carousel Club, para unirse a la Patrulla Aérea Civil. 


David Ferrie era un piloto anticomunista de derecha que conoció a Lee Harvey Oswald cuando estaba en la Patrulla Aérea Civil a mediados de la década de 1950 en Nueva Orleans. (Fuente: wikipedia.org)


Luego, en 1957, viviendo su fantasía infantil, Oswald fue entrenado para futuras misiones de espionaje en la Unión Soviética por la Oficina de Inteligencia Naval (ONI) bajo la dirección de la CIA cuando era un joven alistado en la Infantería de Marina.

Oswald, que habla ruso con fluidez, trabajó posteriormente en la Base Naval de Atsugi en Japón, la instalación de la CIA más grande del mundo, que se utilizó como base de lanzamiento para los vuelos de reconocimiento U-2 sobre la Unión Soviética.

En Atsugi, Oswald poseía una cámara Minox, que aún no estaba disponible para el público en general en 1963, pero que era utilizada por espías. También realizó trabajos especiales para la CIA en Filipinas, aparentemente en relación con la intervención de la CIA en Indonesia, y en Taiwán, según su madre.

El compañero de cuarto de Oswald en la Infantería de Marina, James Botelho, quien se convirtió en juez de California, dijo que Oswald no era comunista ni marxista -eso era una tapadera- sino que era antisoviético y estaba asignado a Rusia para la inteligencia estadounidense.


Base Naval de Atsugi, que sirvió de tapadera para la estación de la CIA más grande del mundo. (Fuente: civilexposure.org)


Oswald repartió folletos en Nueva Orleans para el Comité de Juego Limpio para Cuba, lo que parece haber sido parte de su cobertura de inteligencia. (Fuente: wikipedia.org)


James Wilcott, ex funcionario de finanzas de la CIA, testificó ante el Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara de Representantes en 1978 que había manejado la financiación de un proyecto de la CIA en el que Oswald había sido reclutado como espía de la CIA y que Oswald sirvió a la CIA como agente doble en la Unión Soviética.

La investigación de Jefferson Morley descubrió que Oswald estuvo involucrado en al menos cuatro operaciones encubiertas de la CIA en México, algunas apenas semanas antes de que mataran a JFK. Uno involucraba el transporte de un arma biológica preparada por un médico financiado por la CIA, Alton Ochsner, para usarla en un intento de asesinar a Fidel Castro (el arma fue diseñada para provocarle a Castro un cáncer de pulmón de acción rápida). 

De regreso a Dallas, Oswald pasó a formar parte de un grupo de exiliados rusos blancos con quienes podía conversar en ruso.


Izq. el Dr. Alton Ochsner era un activista anticomunista de extrema derecha que era amigo personal cercano del amigo de LBJ, Clint Murchison, ellos fundaron el Consejo de Información anticomunista de las Américas. (Fuente: ochsner.org) - Derecha, George de Mohrenschildt: se sintió mal por lo que le pasó a Oswald y no creía que Oswald estuviera involucrado en el asesinato de JFK. (Fuente: spartacus-educational.com)


El interlocutor de Oswald en la CIA, George de Mohrenschildt, era un geólogo y líder de la comunidad rusa blanca de Dallas, miembro del Dallas Petroleum Club y del Consejo de Asuntos Mundiales y había trabajado para la CIA en Yugoslavia, Venezuela, Guatemala y Haití.

Amigo de George H.W. Bush, ayudó a Oswald a conseguir empleo en una empresa de artes gráficas que tenía contactos con el Servicio de Mapas del Ejército de EE.UU. y le permitió a Oswald realizar trabajos ultrasecretos para el ejército de EE.UU., incluido el procesamiento de fotografías de reconocimiento de Cuba.

De Mohrenschildt, a quien la CIA de Dallas le pidió que controlara a Oswald, escribió una carta a Lyndon Johnson en abril de 1963 pidiéndole reunirse con él. En el verano de 1963, Oswald trabajó en Nueva Orleans para Reily Coffee Company, que estaba ubicada en el centro de la comunidad de inteligencia en Nueva Orleans y era propiedad de William B. Reily, un partidario del Consejo Revolucionario Cubano patrocinado por la CIA.

El trabajo era una tapadera; coincidiendo con la época de su trabajo, Oswald fue fotografiado en escenas de películas de entrenamiento que se rodaron en campos de entrenamiento en la parroquia de St. Tammany, al norte del lago Pontchartrain, donde la CIA entrenaba a cubanos anticastristas junto con combatientes mercenarios estadounidenses como Gerald Patrick “Gerry” Hemming.


¿Por qué George DeMohrenschildt, amigo de Lee Harvey Oswald, conectado con la CIA, se puso en contacto con el vicepresidente Lyndon Johnson en abril de 1963? (Fuente: carta cortesía de Robert Morrow)


Es significativo que la Reily Coffee Company estuviera ubicada junto a las oficinas de William Guy Banister, cuya agencia de detectives privados funcionaba como fachada para las operaciones internas encubiertas de la CIA. Cuando la secretaria de Banister, Delphine Roberts, preguntó si Oswald estaba repartiendo literatura pro Castro, Banister respondió: “No se preocupen por él… Está con nosotros. Está asociado con esta oficina”. El propósito de los folletos, además de ayudar a crear la leyenda de Oswald, era identificar elementos pro Castro en Nueva Orleans que fueron incluidos en una lista negra de simpatizantes comunistas que Banister estaba desarrollando.


Guy Banister, anticomunista de extrema derecha y conectado con el FBI, le dijo a su secretaria Delphine Roberts con respecto a Oswald: “Él está con nosotros. Está asociado con la oficina”. (Fuente: gibsonsworld.com)


Encubrir

El equipo de encubrimiento entendió la importancia de controlar las primeras horas después del crimen.

Johnson y su asistente Cliff Carter mantuvieron un estricto control sobre las investigaciones estatales de Dallas y Texas y se aseguraron de que la policía de Dallas entregara todas sus pruebas al FBI a pesar de que tenían jurisdicción sobre el caso.

Carter, que controlaba la ciudad de Dallas con la mafia de Texas, mantuvo conversaciones directas con Waggoner Carr, el fiscal general de Texas, para cortocircuitar las investigaciones estatales.

En el Hospital Parkland, donde Kennedy fue trasladado de urgencia después del tiroteo y luego declarado muerto, un equipo de agentes del Servicio Secreto encabezado por Roy Kellerman anunció que tenían órdenes (obviamente de Johnson) de impedir una autopsia. Amenazaron al médico forense del condado de Dallas, el Dr. Earl Rose, con un arma y salieron a la fuerza de Parkland con el cuerpo de JFK, dirigiéndose al Dallas Love Field desde donde el cuerpo de JFK fue traído de regreso a Washington.

Johnson ordenó retirar los asientos del Air Force One, anticipando que el equipo de Kellerman pronto llegaría con el cuerpo.


Izq. Clifton Carter era un secuaz y hombre de bolsa de LBJ. El senador Ralph Yarborough dijo que Carter “era un operador muy astuto, Lyndon podía confiar en él para recoger el dinero y mantener la boca cerrada”. (Fuente: spartacus-educational.com) - Medio, el agente del Servicio Secreto Roy Kellerman creía en una conspiración en el asesinato de JFK según su esposa June Kellerman (Fuente: reformation.org) - Derecha, Dr. Earl Rose: luchó por mantener el cadáver de JFK en Dallas donde habría realizado la autopsia. (Fuente: wikipedia.org)


Tras llegar a la Base de la Fuerza Aérea Andrews, en Maryland, Johnson entregó el cuerpo de Kennedy al establecimiento militar, que realizó una autopsia secreta y fraudulenta en el Hospital Naval de Bethesda que alteró la cabeza del presidente para mostrar los disparos procedentes de la espalda cuando al menos uno procedía de la frente.

El médico de la Marina James J. Humes, con la ayuda del Dr. J. Thornton Boswell, realizó una craneotomía secreta previa a la autopsia, quien eliminó quirúrgicamente la evidencia de la entrada de una bala desde muy arriba en la frente derecha, encima del ojo derecho y porciones significativas de tejido cerebral del prosencéfalo, para eliminar cualquier evidencia de huella de bala que demostraría que hubo un disparo desde el frente, y al menos diez fragmentos de bala.

Se llevaron a cabo dos exámenes cerebrales separados, uno de los cuales involucró un cerebro que no era el de Kennedy.

Después, el cerebro de Kennedy desapareció, probablemente para encubrir el hecho de que Kennedy había sido alcanzado dos veces en la parte delantera de la cabeza por disparos desde la loma cubierta de hierba y con al menos cuatro balas (cuando sólo tres fueron disparadas desde el Depósito de Libros Escolares de Texas).

Durante el procesamiento penal de Clay Shaw por parte de Jim Garrison, el coronel del ejército Pierre Finck, uno de los tres médicos que realizaron la autopsia (junto con Humes y Boswell), admitió que alguien en una posición de mayor autoridad (probablemente también Johnson) le había ordenado no tocar la herida del cuello de Kennedy.


Pierre Finck testificó en el juicio de Clay Shaw en Nueva Orleans y expuso el papel de los militares en el control de la autopsia de JFK. (Fuente: dvp-potpourri.blogspot.com)


Otro paso clave en el encubrimiento fue iniciar el Tribunal de Investigación bajo la dirección de un partidario de Johnson, Leon Jaworski, decano de derecho de la Universidad Metodista del Sur (SMU) y miembro de la junta directiva de una empresa pantalla de la CIA, la Fundación MD Anderson, quien suprimiría cualquier evidencia que apuntara a Johnson.


Leon Jaworski: era un abogado muy asociado con Lyndon Johnson y llamó a Ed Clark un "hombre muy, muy poderoso". (Fuente: tshaonline.org)


El propio Johnson dio un paso más: ordenó que la limusina presidencial fuera trasladada en avión a Cincinnati para ser limpiada y completamente renovada.


Johnson hizo limpiar la famosa limusina Lincoln Continental de 1961 de Kennedy. (Fuente: dallasnews.com)


Se destruyeron pruebas adicionales importantes de la escena del crimen; Clark se encargó de esto.

Inmediatamente después del asesinato, el fiscal de distrito de Dallas, Henry Wade, anunció que cualquiera involucrado en “la conspiración” merecía la silla eléctrica. Wade recibió poco después una llamada de Clifton Carter en la Casa Blanca y le dijeron que no debería mencionarse una conspiración. Wade después se calló.


Henry Wade (nacido en 1914) era el fiscal del distrito de Dallas que había trabajado tanto para LBJ como para J. Edgar Hoover. Años más tarde, 19 de sus condenas fueron anuladas. (Fuente: washingtonpost.com)


El FBI participó con entusiasmo en el encubrimiento porque el director del FBI, J. Edgar Hoover, vecino de LBJ en Washington y amigo cercano, odiaba a los Kennedy y no estaba dispuesto a ayudar a Bobby a encontrar a los asesinos de su hermano. En privado, Hoover creía en una conspiración y le dijo a Billy Byars, un humilde ejecutivo petrolero en 1964: “Si le dijera lo que realmente sé, sería muy peligroso para el país. Todo nuestro sistema político podría verse alterado”.


Encubrimiento/fraude de la Comisión Warren

Johnson creó la Comisión Warren para ratificar la investigación del FBI que hizo avanzar la narrativa del asesino solitario. Su publicación llegó en el momento perfecto antes de las elecciones de 1964, en las que Johnson derrotó a Barry Goldwater.

John McCloy era un amigo cercano del solucionador legal de Lyndon Johnson, Abe Fortas, quien ayudó a LBJ a elegir la Comisión Warren. Johnson se aseguró de que hubiera conservadores sólidos en la Comisión, incluido su mentor clave, el senador Richard Russell de Georgia.

Hale Boggs (D-LA) fue designado porque él y su esposa Lindy eran cercanos a Sam Rayburn, uno de los principales partidarios de LBJ y Lindy era muy cercano a Lady Bird, y Johnson pensó que podía manipular a Boggs debido a su amistad. Leon Jaworski fue nombrado para trabajar con los agentes de la comisión como representante del Estado de Texas.


Comisión Warren: El senador John Sherman Cooper dijo que trató de esconderse detrás del representante Hale Boggs porque estaba muy avergonzado de que la Comisión Warren fuera un encubrimiento. (Fuente: historia.com)


El ex director de la CIA, Allen Dulles, también fue nombrado miembro de la Comisión para encubrir el papel de la CIA. Dijo que la mayoría de los asesinatos en Estados Unidos son obra de asesinos solitarios con trastornos mentales, y entregó el libro “The Assassins” de Robert J. Donovan para subrayar ese punto.

Cuando la Comisión Warren celebró una sesión ejecutiva crítica el 22 de enero de 1964 sobre si Lee Harvey Oswald era un informante pagado del FBI o no, Dulles pidió que se destruyera la transcripción de esta reunión.

Otros dos miembros del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) que sirvieron como encubridores fueron John J. McCloy, presidente del CFR de 1953 a 1970, cercano a la élite empresarial de Texas que odiaba a Kennedy, y el futuro presidente Gerald Ford a quien Newsweek llamó “el mejor amigo de la CIA en el Congreso”.

En 1997, The New York Times informó que documentos recientemente desclasificados revelaban que Ford contribuyó decisivamente a que se cambiara la descripción de la Comisión Warren de la herida de bala en la espalda de Kennedy para decir que la herida no estaba en su espalda sino en “la base de la espalda de Kennedy, su cuello”, lo que encajaría mejor en el escenario de Oswald como el asesino solitario.


Gerald Ford prestó servicios para ayudar a encubrir el asesinato de JFK, eso lo llevó hasta la presidencia. (Fuente: cnn.com)


Al no entrevistar a testigos clave como el agente del Servicio Secreto David Landis, que encontró una bala en la limusina de Kennedy, la Comisión Warren pasó días interrogando a testigos sin importancia sobre detalles sin importancia, acumulando miles de páginas de documentos irrelevantes para darle una apariencia profesional falsa.

Al determinar que Oswald era un “asesino sin motivo”, ni siquiera miró la autopsia, las radiografías y las fotografías del cuerpo de JFK, y prefirió poner esta y otras pruebas importantes en una caja sellada que ordenó no ser divulgada hasta 2039.

Un miembro del personal de la Comisión Warren, David Belin, parece haber alterado el testimonio de una testigo, Victoria Adams, que trabajaba en el Depósito de Libros Escolares de Texas, para hacer más plausible que Oswald pudiera haber sido el tirador.


El informe Warren (Fuente: used.forsale)


Otro miembro del personal, Wesley James Liebeler, le dijo a un cubano al que le habían encomendado entrevistar que “si descubrimos que se trata de una conspiración, usted sabe que tenemos órdenes del presidente del Tribunal Supremo Warren de encubrir esto”.

Howard Willens escribió una nota después de su primera reunión con la Comisión Warren que decía: “Lo que la Comisión estaba haciendo desde el principio (fue) la búsqueda de medios para imponer una conclusión preconcebida, el ocultamiento deliberado de lo que sucedió cuando JFK fue asesinado”.

Aunque fue un testigo clave, la Comisión Warren nunca entrevistó a Lyndon Johnson, quien dio una breve declaración escrita a máquina a través de sus abogados. Al mismo tiempo, Earl Warren animó a Jack Ruby a no hablar de lo que sabía.


Los miembros de la Comisión Warren no creen en su propio informe

En 1993, el ex asesor adjunto de la Comisión Warren, Burt W. Griffin, admitió que él y otros miembros del personal de la Comisión Warren no creían que la policía de Dallas, el FBI, el Servicio Secreto o la CIA hicieran un trabajo exhaustivo en la investigación del asesinato de Kennedy.

Gerald Ford  dijo en privado al presidente francés Valery Giscard d'Estaing (1974-1981) que el asesinato de JFK fue una conspiración, afirmando que “llegamos a una conclusión inicial: no fue obra de una sola persona, fue algo preparado. Estábamos seguros de que estaba preparado”.

El senador Richard Russell (D-GA) le dijo a un joven prodigio político de Georgia, Ellis Fielding Baxter (1948-2022), en 1968 o 1969 que el Informe Warren era “una tontería… y no quería hacerlo”. El senador Russell creía firmemente en una conspiración en el asesinato de JFK y, como era de esperar, no creía en la teoría de la bala mágica.

Hale Boggs (D-LA) también creía en una conspiración en el asesinato de JFK y lamentó haber firmado el Informe Warren. Uno de sus antiguos ayudantes dijo: "Hale siempre volvía a una cosa: Hoover le mintió a la Comisión: a Oswald, a Ruby, a sus amigos, las balas, el arma, lo que sea".

La autora Joan Mellen entrevistó a Phyllis Garrison, la segunda esposa de Jim Garrison, quien le dijo a Mellen  que fue Hale Boggs quien en el otoño de 1966 le estaba contando a Jim Garrison cuán corrupto estaba el Informe Warren.


Hale Boggs: la fuente de las sospechas de Jim Garrison sobre el asesinato de JFK. (Fuente: voices.shortpedia.com)


El senador John Sherman Cooper (R-KY) llegó a creer, mientras era miembro de la Comisión Warren, que "Lyndon Baines Johnson estuvo involucrado en la planificación y ejecución de la muerte de Kennedy".

Cooper le dijo a su asistente Morris Wolff que "los análisis forenses muestran claramente que hubo al menos dos tiradores separados, y que estaban parados en diferentes lugares, uno en la loma cubierta de hierba y otro en lo alto del edificio de oficinas". Johnson, el nuevo presidente, quería “encubrir todo y seguir adelante” mientras quería “retrasar y conocer todos los hechos”. La Comisión Warren “quería enterrar la verdad bajo un montón de piedras”.


Izq. John Sherman Cooper, miembro de la Comisión Warren (y amigo personal cercano de JFK) que creía que LBJ estaba detrás del asesinato de JFK. El asistente Morris Wolff escribió en su autobiografía que Cooper estaba indignado porque Johnson estaba utilizando la Comisión Warren para encubrir el asesinato de JFK. (Fuente: wikipedia.org) - Derecha, Earl Warren no creyó en su propio informe y se avergonzó de él. LBJ consiguió que sirviera dando a entender que, si no lo hacía, se produciría una guerra nuclear que mataría a millones de personas. (Fuente: latimes.com)


Irónicamente, incluso Earl Warren creía que había una conspiración detrás del asesinato de JFK. En una charla de septiembre de 2017 en el Instituto Militar de Virginia, el autor William Davy dijo: “Earl Warren había asistido a una conferencia judicial en el estado de Florida… le confió a la fuente (del periodista Richard Raznikov), un juez federal y amigo de Warren, que él, Warren, estaba avergonzado de sí mismo y de lo que había hecho la Comisión y de que todo había sido un encubrimiento, y el presidente Lyndon Johnson lo había obligado a hacerlo”.


Encubrimiento de los medios

Los principales medios de comunicación ayudaron a facilitar el encubrimiento promoviendo constantemente la hipótesis del loco solitario y excluyendo cualquier indicio de conspiración. El FBI alteró el contenido de algunas historias que indicaban que a Kennedy le dispararon desde el frente.

Cuando Jim Garrison comenzó a plantear preguntas sobre esto último y procesó a Clay Shaw, CBS contrarrestó de manera característica las afirmaciones de Garrison  de una conspiración  publicando una serie de cuatro partes en defensa de la hipótesis del loco solitario.

En enero de 1967, la CIA envió un memorando (marcado “SECRETO”, “RESTRINGIDO” y “DESTRUIR CUANDO YA NO SEA NECESARIO”) a su ejército de “activos” mediáticos secretamente incrustados en prácticamente todas las áreas de las comunicaciones estadounidenses.

Este ejército de agentes encubiertos (expuesto como “Operación Sinsonte” en un histórico  artículo de Carl Bernstein en Rolling Stone en 1977) se extendió hasta columnistas, jefes de oficina, editores en jefe, editores de periódicos y directores ejecutivos de las principales cadenas de radio y televisión de fama mundial.

Titulado “Contrarrestar las críticas al Informe Warren”, el memorando de la CIA proporcionó orientación para contrarrestar a los “teóricos de la conspiración” que cuestionaron la falsa conclusión del Informe Warren de que Lee Harvey Oswald fue el único asesino de John F. Kennedy.

Recomendó la estrategia de difamar a los críticos del Informe Warren describiéndolos como motivados financieramente; o tener “simpatías antiamericanas, de extrema izquierda o comunistas”, o ser apresurados, inexactos o impulsados ​​por el ego en sus investigaciones.


     (Fuente:  reddit.com)


Lyndon Johnson utilizó sus propias conexiones a través de los medios de comunicación para fortalecer las operaciones de guerra psicológica de la CIA. John Kennedy dijo una vez que Lyndon Johnson "conoce a todos los periodistas de Washington". También era amigo personal de propietarios y altos ejecutivos de las cadenas de televisión y de los principales periódicos y revistas.

Por ejemplo, LBJ era amigo personal cercano de Katharine Graham del  Washington Post. Su hombre en el  New York Times  era un ex reportero del Austin Statesman, William White. LBJ también había sido amigo de  William Paley de CBS desde la década de 1940, cuando la estación de radio KLBJ de la familia Johnson se afilió a  CBS.


LBJ era un amigo cercano de Kay Graham y el Washington Post durante décadas ha sido uno de los partidarios más vehementes del desacreditado Informe Warren (Fuente: twitter.com)


Katharine Graham, al frente de su negocio familiar era amiga personal cercana de LBJ. Su marido, Phil Graham, había alentado a JFK a incluir a LBJ en la lista demócrata de 1960. (Fuente: historicamerica.org) - William S. Paley, el fundador de CBS, conocía a Lyndon Johnson desde principios de la década de 1940, cuando la estación de radio de LBJ se registró en CBS. (Fuente: wikipedia.org)


Cuando era presidente, el presidente de CBS News, Frank N. Stanton, viajaba diariamente a Washington, DC, donde se desempeñaba como consultor de imagen televisiva para LBJ. Uno de los principales recaudadores de fondos de LBJ fue Ed Weisl, abogado del imperio mediático de Hearst Corporation.


Frank N. Stanton, presidente de CBS de 1946 a 1971. El hombre era un títere de Lyndon Johnson (Fuente: wikipedia.org) - Clare Booth Luce: tuvo un romance con el jefe de la CIA Allen Dulles y Dios sabe quién más. (Fuente: karsh.org)


LBJ conocía a Clare Boothe Luce, cuyo marido, Henry Luce, era dueño de  las revistas Life  y  Time. Lyndon Johnson era amigo de los editores de casi todos los principales periódicos de Texas; y LBJ tenía muchas más amistades y contactos con los medios de alto nivel. Todo esto le dio dividendos al ayudarlo a garantizar que no habría ningún escrutinio mediático sobre su participación en el asesinato de Kennedy.


Lyndon Johnson comienza a culpar a la CIA para desviar la atención de sí mismo

Uno de los pasajes clave del memorando de la CIA de 1967 titulado “Contrarrestar las críticas al Informe Warren” dice: “Parece haber una tendencia cada vez mayor a insinuar que el propio presidente Johnson, como la única persona de la que podría decirse que se había beneficiado, estaba en de algún modo responsable del asesinato”.

Dos días después, Johnson le dijo a su jefe de gabinete, Marvin Watson, quien rápidamente le dijo al contacto más cercano de Johnson en el FBI, Deke DeLoach, que él (LBJ) ahora estaba convencido de que la CIA tenía algo que ver con un complot en el asesinato de JFK. El cambio para culpar a la CIA fue claramente diseñado para desviar la creciente atención pública de su propia culpa.


La venganza de la historia

Al cometer el crimen máximo, Johnson pudo cumplir el sueño de su vida de convertirse en presidente y evitar ir a prisión.

Sin embargo, la presidencia de Johnson no fue feliz, ni para él ni para el país. Las mentiras y engaños de Johnson resultaron en la escalada de la guerra de Vietnam y sus millones de muertes.

Johnson también a) invadió ilegalmente la República Dominicana; b) apoyó un golpe de estado en Indonesia que resultó en la muerte de entre uno y tres millones de personas; c) patrocinó una guerra sucia en el Congo; d) respaldó el asesinato del Che Guevara en Bolivia; y e) orquestó un ataque encubierto contra un barco espía estadounidense, el USS Liberty, en un incidente de bandera falsa diseñado para desencadenar una guerra contra el líder egipcio Gamal Abdel Nasser.

Cuando los soldados estadounidenses agonizaban en Vietnam, no maldijeron al enemigo, sino a Johnson, quien los había enviado a morir en un país extranjero con pretextos fraudulentos. Un lema popular en las protestas contra la guerra era "Oye, oye, LBJ, ¿cuántos niños mataste hoy?".


Más de un estudiante universitario de la década de 1960 consideró a LBJ un criminal de guerra. (Fuente: economictimes.indiatimes.com)


A pesar de todos sus defectos, John F. Kennedy había demostrado cualidades de liderazgo positivas al responder a la crisis de los misiles cubanos, promoviendo una nueva distensión con la Unión Soviética y presionando para que se prohibieran los ensayos nucleares y se firmaran tratados de control de armas.

Johnson, por el contrario, trajo consigo a Washington los valores violentos de la frontera de Texas.

Después de que terminó la presidencia de Johnson, tras su decisión de no buscar la reelección en 1968, se retiró a su rancho. Se dejó crecer el pelo como los hippies a los que alguna vez había denigrado; para entonces era un hombre profundamente deprimido y atormentado que buscaba la absolución de un psiquiatra.

Barr McClellan imagina un escenario en el que Johnson recibió la visita en su lecho de muerte de un antiguo socio, Don Thomas, el socio legal de Edward Clark, y se refirió a Clark en su conversación como un "hijo de puta". Johnson luego dice: “Piensen. Hubo un tiempo en que estaba listo para montar al 'viejo Sparky' por mí”, refiriéndose a la silla eléctrica en la prisión estatal. Lo cual lo dice todo.

*****

Jérémy Kuzmarov

22 de noviembre de 2023

22 noviembre 2023

JFK: Eterno debate sobre un asesinato. ¿Cortina de humo para ocultar la verdad?


John F. Kennedy, ilustración de Michael Hogue (Staff Photographer) de The Dallas Morning News.


por Tito Andino


 Rememorando los 60 años del asesinato del presidente John F. Kennedy


Existe una inmensa literatura sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963, si acabaron con Kennedy significa que cualquier otro presidente o persona puede ser destruida si se atreviese a desafiar ese poder, una lección que jamás será olvidada por los posteriores inquilinos de la Casa Blanca. Es presumible que la evidencia seguirá siendo desviada a través de la desinformación y propaganda que proviene de indistintas agencias del gobierno estadounidense e incluso del extranjero. 

Es probable que debido al transcurso inexorable del tiempo mucha gente joven desconoce la historia del crimen, la inmensa mayoría de personas ni siquiera habíamos nacido cuando ocurrió y, de saberla, creeremos a rajatabla en la versión oficial que nos imparten en las escuelas y que bombardean los medios comerciales con cierta periodicidad. El engaño persiste, a la vez que nuevas generaciones tienen la oportunidad de encontrar vasta evidencia documental para aseverar que fue el estado de seguridad nacional de los Estados Unidos (incluye varias agencias), probablemente bajo complicidad foránea, quien perpetró el asesinato de JFK.

No tenemos intención de entrar aquí en ningún otro análisis o debate sobre el caso. Seleccionamos tres artículos publicados previamente en los que se habla de una trama secreta que implica a Israel, casi todos los datos concuerdan, hasta diría que encajan en el puzle, y existen más (publicamos dos artículos de Laurent Guyénot, quien también escribiera en 2013 un ensayo titulado "Who killed Kennedy: CIA, LBJ, or the Truly "Unspeakable"?" (¿Quién mató a Kennedy: la CIA, LBJ o lo verdaderamente "indecible"?). 

La "mala" noticia es que todo seguirá siendo una hipótesis, ¿quién conoce cien por cien la verdad absoluta?... los verdaderos responsables seguramente habrán ya fallecido y lo más previsible es que esas evidencias documentales -que nunca llegaron a ser desclasificadas- hayan desaparecido para siempre. 



SE BUSCA POR TRAICIÓN. Panfleto anónimo que circulaba el 21 de noviembre de 1963 en Dallas, un día antes del asesinato de Kennedy, ahí podemos apreciar otros "cargos" como traición contra los EEUU y la Constitución; por "comunista" y "anticristiano", etc. 

¿Qué enemistó al verdadero poder con JFK para que lo asesinaran? Resulta difícil encontrar una causa fundamental para el crimen. En sus discursos JFK brindaba esperanza a las masas, es digno de mención el recordado discurso en la Universidad Americana (junio de 1963) en que expuso una nueva y pacífica política exterior estadounidense, de hecho, esa es una buena hipótesis para derrocarlo. Se debe prestar atención a la política estadounidense de esos días, se percibía una creciente hostilidad de gente cercana al poder; según los rivales políticos de JFK éste era un presidente débil y "permisivo" con el comunismo, lo acusaron de promover el anticolonialismo, de intentar normalizar las relaciones con Cuba, la distensión con los soviéticos mediante la carrera espacial en armonía. Esos son algunos eventos significativos que enfurecieron a los halcones dentro y fuera de casa. Otros son más graves, como proponer frenar la carrera armamentística, firmar el Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares, negociar para poner fin a la Guerra Fría, fiscalizar el proyecto nuclear israelí, Kennedy estaba decidido a evitar que Israel adquiera armas nucleares... En casa los Kennedy preparaban el relevo del vicepresidente Lyndon Johnson por deslealtad política e investigaciones por corrupción...


John Fitzgerald Kennedy pronuncia el Discurso por la Paz en la Universidad Americana de Washington, el 10 de junio de 1963. El discurso fue tan sorpresivo que no lo conocían en el Departamento de Estado ni en la CIA. Anunció una reunión con Nikita Kruschev para dialogar como poner fin a la carrera armamentista. Meses después fue ultimado en Dallas (Foto: Arnie Sachs/CNP/Getty Images). Un extracto del discurso: "... ¿Qué tipo de paz quiero evocar? ¿Qué tipo de paz buscamos? No una Pax Americana impuesta al mundo por las armas de guerra estadounidenses; no la paz de la tumba o la seguridad del esclavo. Estoy hablando de una paz genuina, el tipo de paz que hace que valga la pena vivir la vida en la tierra; el tipo de paz que permite a los hombres y las naciones crecer, tener esperanza y construir una vida mejor para sus hijos; no solo paz para los estadounidenses, sino paz para todos los hombres, no solo paz en nuestro tiempo, sino paz en todas las épocas...". (El discurso completo puede ser consultado en internet).


Tampoco debemos santificar a JFK, fue él quien autorizó la invasión de Bahía de Cochinos, su gobierno se implicó en la crisis de los misiles y, aunque suele decirse lo contrario, Kennedy aceptó la retirada de tropas estadounidenses de Vietnam solo en el caso de una rápida y contundente victoria militar (que no sucedería).

Razones para una conspiración que culminó con el magnicidio del presidente Kennedy hubo y sobradas. Imposible será determinar nombres, no sabremos nunca cuántas personas se hallaban involucradas o cuántas agencias conocían, participaron o encubrieron los hechos

Citemos de memoria algunas distintivas teorías (hay tantas hasta el punto que suele volverse difícil recopilarlas)La insatisfacción del "Estado Profundo"; los servicios secretos; la Reserva Federal (teoría de la impresión de billetes "legales" aparte de los emitidos por la Reserva Federal); la conexión nazi con el asesinato; Richard Nixon; el Pentágono; la conexión texana (Lyndon B. Johnson-Billie Sol Estes); Lyndon B. Johnson y ex convictos francotiradores; Lyndon B. Johnson e Israel; Lyndon B. Johnson y su abogado Edward Clark, a quien Reader's Digest lo calificaba como el "jefe político secreto de Texas". Clark se habría jactado en privado de su participación en el asesinato de JFK; los grupos de la derecha cristiana; la CIA; la CIA junto a exiliados cubanos; la CIA y el crimen organizado; la CIA y agentes israelíes; la KGB; la Mafia y el FBI (J. Edgar Hoover); las aparentes alianzas o hasta rivalidades entre la mafia y anticastristas; Jacob Rubenstein y los judíos; Fidel Castro; una conspiración mafiosa por sí sola; la conspiración israelí; organizaciones soviéticas; etc., etc. Y, olvídese, no vamos a pasar a la conspiranoia pura de los reptilianos y otros extraterrestres o de los muy "populares" Illuminatis, o hasta el espíritu de Marilyn... 

Ahhh! me olvidaba de otras dos teorías; una dice que "la propia Jackie Kennedy disparó el tiro letal con una pequeña pistola debajo de la barbilla" porque "sus movimientos fueron definitivamente ANORMALES justo antes y después del disparo. Ella extrañamente agarra su cabeza y debajo de su barbilla justo antes del disparo ... (el film de Zapruder muestra una bocanada de humo blanco alrededor de su cabeza justo después del disparo, y luego ella está ARRASTRÁNDOSE en la parte trasera de la limusina mientras el tipo del servicio secreto señala puntos en el maletero trasero y ella los está limpiando, o agarrando casquillos de bala..."; al parecer Jackie ya "pensaba" irse con el magnate Aristóteles Onassis. La otra "teoría" nos da la opción de recurrir a los psíquicos, basta con decir que el caso puede ser resuelto de esa manera... si así requiriere la justicia.


Volviendo a lo serio, la muerte de JFK seguirá manteniendo el estatus moral de crimen sin resolver, lo que comúnmente suele denominarse "teoría de la conspiración". No debemos ridiculizar ciertas hipótesis planteadas en experticias investigaciones. Las denominadas "teorías de la conspiración" (fundadas o infundadas) no pueden confundirse con la difusión conocida popularmente como "conspiranoia", estimulada incluso por el Poder, cuyo obscuro propósito es evidente, causar revuelo y desinformar.

Una destacable figura jurídica en el derecho anglosajón (Common Law) es "Conspiracy" (conspiración). La explicación es simple, las leyes federales de los Estados Unidos establecen que dos o más personas involucradas en la planificación, ejecución, encubrimiento de un crimen lo convierte en una conspiración. En el caso de JFK, ¿por qué prevaleció la teoría de un solo asesino? Ahora entiende usted el por qué los medios de desinformación intensiva recalcan siempre, como una cuestión de fe, la versión oficial o historia del tirador solitario (Comisión Warren), muy a pesar de la falta de indicios probados. Y, si usted no está de acuerdo con la ortodoxia estatal, de malas... es un conspiranoico. En la Facultad de Jurisprudencia donde estudie solía un maestro de Derecho Penal "recordarnos" que, si no quieren que la verdad reluzca, forme una "Comisión de Investigación".


La Comisión Warren, su nombre oficial es "Comisión Presidencial sobre el Asesinato del Presidente Kennedy". La comisión fue establecida por el presidente Lyndon B. Johnson el 29 de noviembre de 1963 y estuvo dirigida por el Presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Earl Warren. El comité se conformó con siete miembros, contaba con el asesoramiento del Consejo del Comité compuesto por 15 abogados, el Consejero general era J. Lee Rankin. En la foto están los miembros, Gerald Ford, Hale Boggs, Richard Russell Jr., Earl Warren, John Sherman Cooper, John J. McCloy, Allen Welsh Dulles, y el consejero general J. Lee Rankin.

El "Tribunal Ad-hoc" -Comisión Warren- fue constituido por rivales y enemigos de JFK, su decisión final ordena conformarnos con su fallo. Establecieron que Lee Harvey Oswald actuó solo (el asesino solitario), no existió conspiración alguna sea nacional o extranjera. La Comisión afirmó que Oswald disparó la llamada "bala mágica" (Prueba 399 de la Comisión)  que entró en la espalda de JFK y salió de su cuello y luego entró en la parte trasera del gobernador John Connally, que estaba sentado en el asiento delantero, zigzagueando en múltiples direcciones, causándole cinco heridas y luego emergiendo en perfectas condiciones. 

Muchas hipótesis surgieron durante la investigación e Informe final de la Comisión Warren de 1964, ahora en los archivos del Gobierno Federal, algunas han sido señaladas como teorías de la conspiración junto con las contradictorias historias sobre Oswald. 


Los miembros de la Comisión Warren presentan oficialmente su informe sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy al presidente Lyndon B. Johnson, 24 de septiembre de 1964. De izquierda a derecha: John McCloy (sin cargo público), J. Lee Rankin (consejero jurídico), el senador Richard Russell, el congresista Gerald Ford, el presidente del Tribunal Supremo Earl Warren, el presidente Lyndon B. Johnson, Allen Dulles (ex director de la CIA), el senador John Sherman Cooper y el congresista Hale Boggs. (Sala del Gabinete, Casa Blanca, Washington DC. Foto de la Casa Blanca de Cecil Stoughton, vía Biblioteca LBJ). El Informe Final consta de 888 páginas, pero toda la investigación consta de 26 volúmenes de testimonios y anexos (26.000 páginas): Informe general, lista de conclusiones; audiencias y pruebas de la Comisión; sesiones ejecutivas de la Comisión; reuniones del personal de la Comisión; documentos de la Comisión. Se recibieron un total de 50.000 documentos de la CIA, FBI, Servicio Secreto, Departamento de Asuntos Internos, Departamento de Policía de Dallas, hallazgos de balística de la Comisión, etc. La conclusión de la Comisión Warren es: se dispararon tres balas durante el asesinato y Lee Harvey Oswald había disparado las tres desde el Depósito de Libros Escolares de Texas. (Como curiosidad, si alguien está interesado tenemos un artículo en este blog sobre John McCoy el libertador de los asesinos de despacho nazis)


Insistiremos que existe suficiente evidencia para determinar que hubo una conspiración, más allá de toda duda razonableSin caer victimas de una elaborada desinformación, como simples mortales, luego de engullir "toneladas" de material, los indicios y presunciones son inequívocos, se trató de un GOLPE de ESTADO a secas. El presidente Kennedy fue asesinado en un complot o conspiración del más alto nivel en que pudieron implicarse tanto miembros de la máquina imperial del complejo militar como una o diversas agencias representativas del estado de seguridad nacional, sin descartar una confabulación, o influencia directa, o complicidad de entidades extranjeras (como se expone en las tres ponencias anteriores). Muchos querían a Kennedy fuera de acción, probablemente el método sería lo discordante

Vincent Salandria (fallecido en 2020), brillante abogado de Filadelfia, le denominó "un falso misterio", como autor del libro "False Mystery: Essays on the Assassination of JFK" (2004):


"Después de más de medio siglo, la verdad histórica del asesinato del presidente John F. Kennedy finalmente se ha establecido más allá de la disputa racional. El asesinato de Kennedy es un falso misterio. Fue concebido por los conspiradores como un falso misterio que fue diseñado para causar un debate interminable. El propósito del prolongado debate era oscurecer lo que era clara y llanamente un golpe de Estado. En pocas palabras, el presidente Kennedy fue asesinado por nuestro estado de seguridad nacional de los Estados Unidos para abortar sus esfuerzos por llevar la Guerra Fría a una conclusión pacífica".


Esto es lo único que debería ser debatido, lo único que debería preocuparnos. JFK no murió por los presuntos tres disparos realizados por Lee Harvey Oswald desde el depósito de libros. Las evidencias están allí, menos para el gobierno. Por sentado, esto será una hipótesis porque un tribunal ad-hoc (Comisión Warren) determinó que hubo solo un asesino solitario (convenientemente silenciado) y el caso cerrado. No obstante, nada sobre la "versión oficial" tiene sentido ni con sesenta años de narrativas cuidadosamente elaboradas que han sido rebatidas en este largo trayecto

Se vuelve innecesario repasar tantas historias sobre lo mismo (salvo que sea trascendental, anotamos dos en los siguientes párrafos). En diferentes estilos y formatos se ha escrito y publicado interminables análisis. Lo común de casi toda esa narrativa propagandística es la repetición de "la gran mentira" una y otra y otra vez: La culpa es exclusividad de Lee Harvey Oswald, él le disparó al presidente en la espalda y en la cabeza desde el Depósito de Libros Escolares de Texas. 


John F. Kennedy, Discurso por la Paz en la Universidad Americana de Washington, 10 de junio de 1963. (Arnie Sachs/CNP/Getty Images)


Es preciso señalar que nadie tiene el "monopolio" de la verdad, ni siquiera los aparatos de seguridad estadounidenses (peor quien escribe estas líneas. Quién sabe, algún día recibimos una buena reprimenda y jalón de orejas por "conspiranoicos" y nos sorprendan iluminándonos con la verdad absoluta...) Solo intuimos que parte de esa verdad, con fuentes reales, creíbles y demostrables, puede encontrarse, por ejemplo en:

La versión larga del documental JFK Revisited: Through the Looking Glass (2021), (JFK revisitado: a través del espejo) de Oliver Stone (cuatro horas de película), es solo la parte visible de la investigación, para conseguirlo se evaluaron y reevaluaron documentos, transcripciones y entrevistas de respaldo. El documental que se presentó al público dura dos horas, algunos de sus exponentes son John M. Newman (de JFK y Vietnam y Oswald y la CIA), David Talbot (autor de El tablero de ajedrez del diablo), Robert F. Kennedy Jr., James K. Galbraith, el Dr. Cyril Wecht y el Dr. Henry Lee. Una conclusión del documental es que el Pentágono y la comunidad de Inteligencia tenían en acción agendas diferentes al presidente, la CIA se adelantó a Kennedy y lo eliminó. 

Es necesario hacer una objetiva aclaración, la primera película de Oliver Stone, "JFK" de 1991 fue producido por Arnon Milchan que resultó ser "un importante agente encubierto de la inteligencia israelí", conforme demuestra Laurent Guyénot en anteriores ensayos, lo que pone en cuarentena al film, agentes israelíes y de la CIA metieron mano en el guión. Lo valioso de JFK de Stone (1991) es que, de todas formas, el establishment se alarmó e intentó desacreditarlo y como un bumerán ante la obstrucción a la transparencia tuvieron que aprobar la Ley de Recopilación de Registros del Asesinato del Presidente John F. Kennedy en 1992.

El documental JFK Revisited (2021) complementa otras valiosas investigaciones, como "JFK and the Unspeakable" (JFK y lo indecible) de James W. Douglass; "Case Closed" (Caso Cerrado) de Gerald Posner; "Crossfire" (Fuego Cruzado) de Jim Marrs; "Brothers: The Hidden History of the Kennedy Years" (Hermanos: la historia oculta de los años Kennedy) de David Talbot; "Last Word: My Indictment of the CIA in the Murder of JFK" (Última palabra: Mi acusación a la CIA por el asesinato de JFK) de Mark Lane.

Otro excepcional documento es el ya nombrado libro de James Douglass, "JFK and the Unspeakable: Why He Died and Why It Matters" (Orbis Books, 2008) (JFK y lo indecible: por qué murió y por qué es importante). Es una convincente investigación que concluye que Kennedy fue asesinado por fuerzas "indescriptibles o indecibles" dentro del estado de seguridad nacional de Estados Unidos por su "conversión" a un hombre de paz. Señala el autor que JFK era una gran amenaza para el complejo militar-industrial, afirmando que la conspiración fue dirigida por la CIA (Laurent Guyénot critica el libro de Douglass -ver anteriores artículos- en el sentido que, pese a las evidencias, no menciona para nada a Israel).

Por si solo, un análisis profundo del libro de Douglass, amerita una nueva entrada, pero no queremos abrumar al lector con tanta información, la mejor opción es recomendar una de las mejores reseñas del libro de James Douglass, escrita por Edward Curtin, con el mismo título (Ver notas de referencia, más abajo citaremos a Curtin en otra de sus publicaciones).

 

Nuevas "evidencias" y pseudo debates

Existió, existe y continuará por siempre el encubrimiento oficial. La desinformación y pseudo debates que aparecen últimamente demuestran cierta desesperación por enredarnos cada vez más con nuevas historias, versiones y declaraciones de gente senil, en pleno ocaso de sus vidas. ¿Más pistas falsas?, sin duda. Así es como se revive periódicamente la polémica, pero cuya esencia trascendental es ocultar furtivamente lo importante: ¿Quién mismo asesinó a JFK?.

Desde hace unos meses estamos aturdidos y abrumados ante esas nuevas "evidencias" y pseudo "debates" televisivos y otros formatos que los medios alineados con el estado profundo y el estado de seguridad nacional estadounidense nos obligan a consumir. Aparecieron recientemente otros reportes, "evidencias" que surgen tras las declaraciones de ex agentes del servicio secreto que formaron parte del equipo de seguridad de JFK en Dallas - Texas, el día del crimen (22 de noviembre de 1963), esto es aprovechado por las grandes corporaciones de noticias, son esos medios quienes se prestan a brindar shows televisivos y "debates" entre hombres "sabios". Este tipo de tertulias tiene el morbo de romper la cabeza al interesado por la historia del magnicidio, mientras hacen eso se aseguran de infiltrar una serie de falsedades que refuerzan la tesis del gobierno.




¿Han prestado atención al incesante río de publicaciones previo al sexagésimo aniversario del asesinato de JFK?, (la crisis Israel-Palestina amainó mucho su difusión). Son pistas falsas. Insistamos, estamos frente a una programada desinformación a través de pseudo debates. De lo último en aparecer (que merecen ser citados) están las publicaciones de The New York Times y Vanity Fair que recogen las palabras de otro ex agente del Servicio Secreto y miembro de la seguridad del presidente Kennedy en Dallas, Paul Landis (hoy un anciano) quien se describe como la persona que encontró la famosa "bala mágica", ahora dice que él la colocó en la camilla de Kennedy en el Hospital Parkland, no lo dijo a nadie durante todas estas décadas. Con este acto Landis pone en duda la afirmación de la "bala mágica" de la Comisión Warren. 

New York Times y Washington Post durante mucho tiempo vienen siendo los portavoces de la CIA. Un artículo del New York Times, de Peter Baker (corresponsal jefe de la Casa Blanca y ex miembro del Washington Post) titula "JFK Murder Witness Breaks His Silence and Raise New Questions" (Testigo del asesinato de JFK rompe su silencio y plantea nuevas preguntas). El artículo de Vanity Fair está escrito por James Robenalt, colega de John Dean (caso Watergate) se titula "A New JFK Assassination Revelation Could Upend the Long-Held ´Lone Gunman´ Theory" (Nueva revelación del asesinato de JFK podría poner patas arriba la teoría del ´pistolero solitario´ de larga data).

Esos títulos inducen al escepticismo, señala Edward Curtin, autor del artículo "Another Magical JFK Assassination Pseudo-Debate and Limited Hangout" (Otro pseudo-debate mágico sobre el asesinato de JFK y un lugar de reunión limitado), septiembre 2023 para Off-Guardian.Org. "¿`Nuevas preguntas´? ¿No tenemos ya las respuestas que necesitamos? ¿Podría poner patas arriba la teoría del 'pistolero solitario' de larga data? Así que debemos seguir debatiendo e investigando lo obvio. ¿Por qué? Para proteger a la CIA". "Balas fantasmas y mucha magia entran en la creación y destrucción de este cuento contado para camuflar la culpa de la CIA en el asesinato del presidente Kennedy. Si crees en la magia y el misterio, Peter Baker de The New York Times tiene estas palabras para ti, si puedes entenderlas".

Fomentar los pseudo-debates y la confusión es una estrategia utilizada por las agencias de inteligencia con el fin de desviar la atención de los hechos centrales de un caso que están desesperados por ocultar. El ejemplo práctico es la "bala mágica" de la Comisión Warren, a la que el morbo actual le pone una pisca de duda. ¿Por qué? simplemente porque es absurda, "posiblemente incorrecta", la gente hace valer sus funciones cerebrales y se da cuenta que esa parte de la historia es propaganda. Pero, ¿cuál es el juego? "Los artistas del encubrimiento están dispuestos a sugerir que podría estar mal para continuar debatiendo asuntos sin sentido basados en premisas falsas para solidificar sus mentiras centrales" (Curtin)

Sin contradecirnos, repasemos brevemente otras versiones de la CIA (más arriba hablamos de Paul Landis). Richard Helms de la CIA mintió a la Comisión Warren en marzo de 1964 con un memorándum conocido como el Documento 692 (Comisión Warren), el llamado "Dossier Oficial Oswald de la CIA", desclasificado en 1973. Helms escribió: "Se adjunta una reproducción exacta del expediente oficial de la Agencia sobre Lee Harvey OSWALD que comienza con la hoja de apertura fechada el 9 de diciembre de 1960". Peter Dale Scott deduce que la redacción cuidadosamente ideada de las mentiras de Helms sirvió para ocultar lo que la CIA necesitaba encubrir: "Que la CIA había lanzado recientemente una operación encubierta con el nombre de Lee Harvey Oswald (y quizás el propio Oswald), solo cinco semanas antes de que el presidente Kennedy fuera asesinado". 




"Otra evidencia del complot para el asesinato son las copias falsificadas de documentos sobre Oswald, especialmente del Departamento de Estado, habían sido utilizadas como parte de una caza de topos por el jefe de CIA James Angleton desde el momento de la "deserción" de Oswald en 1959 a Rusia. Sin embargo, los cables de la CIA sobre Oswald en octubre de 1963 no tenían precedentes: la primera vez que la CIA inició información falsa sobre Oswald y la compartió con otras agencias.

Todo esto puede haber sido autorizado como parte de una operación de contrainteligencia. Pero después del asesinato, el ocultamiento de Helms de la existencia de esta operación a la Comisión Warren fue un asunto diferente".

En otras palabras, la "operación Oswald" se convirtió en el punto focal del consiguiente encubrimiento de la CIA y del perjurio de Helms", detalla Peter Dale Scott. Dice el referido investigador en su libro "Dallas '63: The First Revolt of the Deep State Against the White House", que hubo mentiras culpables y encubrimiento de muchos otros en altos cargos, incluidos individuos en el FBI, el Servicio Secreto, ONI y probablemente aún más agencias de inteligencia militar. Es decir, la CIA y el FBI no estaban solos en las falsificaciones sobre Oswald, posteriores al asesinato.

No cabe duda, el encubrimiento posterior al magnicidio fue generalizado al más alto nivel. "Las mentiras de la CIA difieren de las de otras agencias en dos aspectos importantes. Primero, la CIA estaba mintiendo sobre Oswald antes del asesinato, así como después. Específicamente, la CIA mintió sobre Oswald el 10 de octubre de 1963, en dos importantes y largos cables salientes... En segundo lugar, las mentiras de la CIA también han continuado con el tiempo, y pueden interpretarse como una obstrucción continua de la justicia". 

También es interesante recordar las "aventuras" del agente del Servicio Secreto, Clint Hill, que viajaba en la parte trasera de la limusina presidencial, que bajaba y subía del vehículo presidencial para ir al vehículo de seguridad del servicio secreto. En el testimonio ante la Comisión Warren, Clint Hill dijo que lo hizo cuatro veces preocupado por la seguridad de Jackie Kennedy. 

Eso deja la pregunta: ¿cuándo volvió a montar por cuarta vez? ¿cuándo volvió a desmontar?, ¿en dónde? Las películas caseras de Jeffries y de Amipa muestran detalles importantes. 


¿Qué nos tiene que contar la medicina forense?

Repasemos algo de medicina legal o práctica forense en el mundo jurídico. El veterano patólogo forense y profesor de la Universidad Duquesne en Pittsburgh, Dr. Cyril Wecht (con experiencia en más de 21.000 autopsias y autoridad consultada sobre miles de otras muertes), es profundo conocedor del tema y autor del libro, "The JFK Assassination Dissected". Su hipótesis: un grupo reducido de agentes militares y de poder de la CIA, estuvieron detrás del asesinato. "Son personas que vieron a Estados Unidos ir al infierno en una canasta y estaban viendo cinco años más de John Kennedy, probablemente seguidos de ocho años de Robert Kennedy. Trece años es toda una vida en el desarrollo sociopolítico de un país. No había manera de que pudieran derrotar a los Kennedy en las urnas, de ninguna manera podrían haber tratado con él, solo había una manera de lidiar con eso y salvar a Estados Unidos como lo veían, en su celo super patriótico, y eso era eliminarlo".

Wecht no tiene pelos en la lengua: "El informe de la Comisión Warren es pura mierda", cree poder probar exhaustivamente que hubo un segundo tirador basado en pruebas técnicas específicas, "uno desde la parte trasera y otro desde el frente, disparos simultáneos y no solo uno desde atrás".

Parte de su prueba es proporcionada por un estudio acústico, gracias a un oficial de motocicleta de la policía que cometió un error involuntario: "Estaba saliendo del neumático trasero izquierdo de la limusina presidencial y estaba salpicado de sangre, cerebro y tejido, tanto que pensó que le habían disparado. Tenía su radio de motocicleta en la transmisión en lugar del modo de recepción que debería haber tenido, y fue una suerte ya que los sonidos en Dealey Plaza ese día fueron grabados ya que fueron transmitidos desde su radio. Ese estudio acústico fue realizado por los expertos acústicos de primer nivel aquí en los Estados Unidos y muestran de manera concluyente que hubo tomas desde la parte trasera y delantera, hubo cuatro tomas, si no cinco, bastante diferentes de lo que la Comisión Warren ha retratado".




La geometría de la "bala mágica" molesta a Wecht (prueba 399), explica cómo tuvo que cambiar de ángulo y dirección en varias ocasiones mientras atravesaba a dos personas (Kennedy y el Gobernador de Texas, John Connally).

Wecht sostiene que los hilos fueron movidos desde arriba, se forjaron las condiciones para el encubrimiento ya que el cuerpo de Kennedy fue llevado rápidamente a Washington para una autopsia. "Para empezar, tienes el cuerpo del presidente sacado del Hospital Parkland en Dallas en violación de las leyes de ese condado y del estado de Texas. La autopsia debería haber sido realizada por el médico forense local, que era un patólogo forense certificado, experimentado y calificado. Resulta que lo conozco, nos conocimos cuando ambos estábamos en la Fuerza Aérea hace muchos años en diferentes bases y en conferencias nacionales".

Un par de médicos navales, J. Thornton Boswell y James Humes, en el Hospital Naval de Bethesda - Maryland, realizaron la autopsia. Wecht señala: "Eran personas navales de carrera que nunca habían hecho una sola autopsia de herida de bala en toda su carrera. ¿Te das cuenta de lo difícil que es tratar con alguien que tiene múltiples heridas de bala para diferenciar entre entrada y salida, ángulo, trayectoria, secuencia y en el caso de JFK tienes que correlacionar todas sus heridas, con las varias heridas en John Connally? Es una tarea formidable. La idea de tener dos patólogos que nunca habían hecho una autopsia de herida de bala en toda su carrera, que no tenían entrenamiento en patología forense, es deplorable y despreciable".

¿Qué le sucedió al cerebro de JFK?. No pudo examinarse de inmediato. Wecht explica cómo un cerebro no se puede diseccionar inmediatamente ya que es demasiado frágil, por lo que se utiliza un producto químico para endurecerlo: "Retrocedes en dos semanas y puedes cortarlo como un huevo duro, no quiero ser crudo, pero solo piensa en eso, cortando un huevo duro en parallel fashion, rebanada por rebanada. Lo haces con un cerebro".

El problema es que dos semanas después, todo el cerebro de JFK no estaba allí. "Está en el informe de la autopsia, las secciones del cerebro no se hacen para 'preservar la muestra'. ¿Preservar el espécimen? ¿Para quién? ¿Para la repisa de la chimenea de Jackie Kennedy?" (Estas citas del Dr. Wecht son parte de un artículo de Chris Sweeney, autor y columnista de The Times, Daily Express, The Sun y Daily Record y varias revistas internacionales: "America's most controversial pathologist dissects JFK's assassination in explosive new book". (El patólogo más controvertido de Estados Unidos disecciona el asesinato de JFK en un nuevo libro explosivo)


Fotografía de la cabeza de JFK después de la autopsia.


Volvamos con los pseudo debates

En resumen, el artículo de Edward Curtin (Another Magical JFK Assassination Pseudo-Debate and Limited Hangout) argumenta que en el caso del asesinato de JFK, al público se le permite pensar lo que quiera, pero no se le permite saber la verdad. Desde la conclusión de la Comisión Warren es evidente que "ninguna persona honesta podría aceptar la teoría de la bala única". Y ese es el objetivo de este tipo de pseudo-debates. "La mentira que estaba destinada a cubrir la verdad del asesinato fue la mentira de que el asesinato es un misterio, que no estamos seguros de lo que sucedió, pero siendo ciudadanos libres de una gran democracia podemos discutir y debatir lo que ha ocurrido. Podemos peticionar a nuestro gobierno y unirnos a él en la búsqueda de la solución a este misterio. Esta es la esencia del encubrimiento".

"La mentira es que hay un misterio que debatir. Y así tenemos pseudo-debates. Debates sobre disputas sin sentido, basadas en suposiciones que son obviamente falsas. Esta es la forma que ha tomado la detención del crimen de Orwell en el asunto del asesinato del presidente. Estoy hablando del pseudo-debate sobre si el Informe Warren es verdadero cuando es obvia e indiscutiblemente falso. Tal vez muchas personas piensan que participar en pseudo-debates es una actividad benigna. Simplemente significa que la gente está debatiendo algo que es irrelevante".

Un debate se basa en una premisa con la que los debatientes deben estar de acuerdo, o no hay debate. En este caso del pseudo-debate la premisa es una mentira, las partes acuerdan mentir al público, sutil y malignamente. Las personas desprevenidas testigos del pseudo-debate no entienden que se les trasmite mentiras, no somos conscientes que se está pasando una premisa como si fuera la realidad. Curtin es muy claro al afirmar: "Ahora no sólo están protegiendo al Estado, ahora se están protegiendo a sí mismos, porque exponer la obviedad del asesinato y el falso debate sería revelar el papel corrupto de todas estas instituciones. Y no hay duda de que estas instituciones son maestras en la autoprotección. Por lo tanto, cualquiera que intente confrontar el verdadero encubrimiento debe estar preparado para enfrentar virtualmente a toda la sociedad. Y al hacer esto, uno inevitablemente va a ser marginado".


El presidente John F. Kennedy y su esposa, Jacqueline, en la parte trasera de la limusina antes de llegar a Dealey Plaza en Dallas el día de su asesinato. Pueden percatarse como Kennedy está expuesto a cualquier evento, lo fácil que podía ser atentar contra él, la "seguridad" es una pantomima, por lo que hubo necesidad de montar un espectáculo de engaños durante seis décadas. (foto: Associated Press)


Algunas consideraciones legales 

En 1992, el Senado de los Estados Unidos aprobó "The President John F. Kennedy Assassination Records Collection Act" (Ley de Recopilación de Registros del Asesinato del Presidente John F. Kennedy) y la creación y financiamiento de la "The Assassination Records Review Board" (Junta de Revisión de Registros de Asesinatos), que son de libre acceso para el público en los Archivos Nacionales

La Ley JFK-1992 requiere que cada registro se divulgue públicamente en su totalidad y debe estar disponible en la colección a más tardar 25 años después de aprobada la ley. De acuerdo con las directrices del presidente Trump (26 octubre 2017), para el 26 de abril de 2018 los Archivos Nacionales publicaron 19.045 documentos clasificados sujetos a la mencionada ley. Los documentos publicados "fueron procesados por agencias de acuerdo con la instrucción del Presidente de que los jefes de las agencias sean extremadamente cautelosos al recomendar cualquier aplazamiento adicional". En la administración Biden (diciembre 2021, diciembre 2022 y entre abril y junio de 2023) se publicaron más de 2.600 documentos "clasificados", que han sido descartados por no contener ninguna información nueva. 

No todos los documentos relacionados con la muerte de Kennedy han sido publicados. Sin embargo, desde octubre de 2017, la CIA y el FBI están violando esta ley. "Agencias como esas nunca divulgarán evidencia real de su propia culpabilidad, incluso suponiendo que no haya sido triturada, quemada y enterrada junto a Jimmy Hoffa hace décadas". Se afirma que aún están pendientes de ser revisados y publicados más de 10.000 documentos, nadie los ha visto, excepto en la Casa Blanca por quienes tuvieron acceso al más alto nivel. 


Liberar esos documentos comprometería la seguridad nacional de los EEUU, es la única justificación (que tampoco la han dado). Entonces, ¿un caso judicial de 1963, cometido por una sola persona -según ellos- va a comprometer hoy la seguridad nacional?


En "JFK Assassination: 59 years of lies still haven’t buried the TRUTH" (Asesinato de JFK: 59 años de mentiras aún no han enterrado la VERDAD) Kit Knightly, concluye:


"¿Pero sabes qué? No importa. No necesitamos documentos oficiales para corroborar la evidencia de nuestros propios ojos, y no necesitamos permiso oficial antes de que podamos reconocer la verdad. Dejemos que los medios cuenten sus historias vacías a sus lectores menguantes, que sus mentiras envejecidas resuenen para siempre en titulares vacíos. Ninguno de nosotros les cree. Todos sabemos lo que realmente sucedió, y siempre lo hemos hecho".

 

En fin. Peter Dale Scott señala: uno no necesita ser un teórico de la conspiración para reconocer esto.


******

Fuentes de consulta:

Del editor de este blog:

Meditaciones sobre la "verdad" del magnicidio de JFK

Archivos JFK: El encubrimiento del asesinato del presidente

Otras fuentes:

Another Magical JFK Assassination Pseudo-Debate and Limited Hangout

The JFK Assassination: Why CIA’s Richard Helms Lied About Oswald

JFK Assassination: 59 years of lies still haven’t buried the TRUTH

America's most controversial pathologist dissects JFK's assassination in explosive new book

US government boldly scrutinized: Oliver Stone's new JFK documentary is a must-watch

Who killed Kennedy: CIA, LBJ, or the Truly "Unspeakable"?

JFK and the Unspeakable: Why He Died and Why It Matters

Clint Hill riding at the back of the presidential limo

Secret Service agent who was with JFK on day of his assassination breaks silence - suggests there WAS more than one shooter

J.F.K. Assassination Witness Breaks His Silence and Raises New Questions

... Más otras notas de prensa internacional.

AddToAny