Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

05 julio 2020

Eso estuvo demasiado cerca ... Cinco veces en que la guerra nuclear NO estalló



Test de armas nucleares en 1958 (Never Was Magazine)


Por Andy Cooke

Título original en inglés
That Was Too Close... 
Five times Nuclear war DIDN'T break out



Faltan dos minutos para la medianoche, cuando escribo este artículo. 
También son las ocho de la noche, horario de verano británico.


La primera declaración es del Boletín de los Científicos Atómicos, y se refiere a lo cerca que estamos, como especie, del fin del mundo. El segundo es, más prosaicamente, el tiempo real.

El Reloj del Juicio Final se inventó en 1947 y se estableció en siete minutos para la medianoche. Para 1949, faltaban tres minutos para la medianoche; en 1953, llegamos a dos minutos para la medianoche. Desde entonces, se ha alejado (hasta diecisiete minutos de la medianoche en 1991) y ha regresado nuevamente. 


Con Trump, Putin, los disturbios de Medio Oriente, las tensiones en Cachemira, junto con las preocupaciones sobre el cambio climático, estamos tan cerca del final como lo hemos estado siempre.

Cuando estás tan cerca del Armagedón, la mala suerte puede llevarte al límite. Casi lo han hecho en el pasado. Una vez más, como con muchos de mis artículos, he tenido dificultades para mantener el número en cinco. Utilicé mi método estándar para ver qué evento tenía la mayor probabilidad de cambiar la historia, tanto en probabilidad como en impacto.  

(Me he saltado algunos incidentes en los que sentí que las precauciones tomadas probablemente detendrían el estallido de la guerra, pero aprendimos de ellos. Por ejemplo, NO deje cintas de entrenamiento en equipos en vivo sin decirle al próximo turno, a menos que quiera que miren fijamente horrorizados ante las pantallas que les dicen que cientos de misiles están llegando al Polo)


El SIOP




Gran parte del impacto potencial de una falla cercana gira en torno a algo llamado SIOP: el Plan Operativo Único Integrado. A fines de 1960, fue creado por el personal de defensa de los Estados Unidos, es decir, el plan de guerra de Estados Unidos. Existe para especificar los objetivos nucleares y para dictar cuándo, cómo, dónde y quién atacaría cada objetivo, sería un plan unificado y conjunto, integrando completamente todas las armas de los militares y trabajando en estrecha colaboración con los aliados (por ejemplo, en su primera versión, el Reino Unido destruiría tres bases aéreas, seis objetivos de defensa aérea y cuarenta y ocho ciudades).

Debido al daño asombroso que podría ser causado por un primer ataque, Estados Unidos no esperaría a que las bombas golpearan antes de lanzar su propio ataque, sino que "lanzarían una advertencia" (la filosofía de "usarlos o perderlos").

Es importante destacar que las primeras versiones del SIOP fueron inflexibles y deterministas. Hubo intentos fallidos de incluir opciones como "Opciones Nucleares Limitadas" y "Opciones Nucleares Regionales", pero año tras año, nadie pudo domar el SIOP. Se intentaron introducir pasos de escalada, pero, en la práctica, estos habrían tenido una eficacia cuestionable y limitada. En esencia, cuando el SIOP se activara, el mundo se acabaría.

Sin embargo, en 1991, el jefe entrante del Comando Aéreo Estratégico, el General Butler, echó un vistazo al SIOP que había heredado y se opuso:


"Con la posible excepción del plan de guerra nuclear soviética", dijo, "este fue el documento más absurdo e irresponsable que jamás haya revisado en mi vida. Llegué a apreciar plenamente ... escapamos de la Guerra Fría sin un holocausto nuclear por alguna combinación de habilidad, suerte e intervención divina, y sospecho que este último en mayor proporción".

Desgarró el documento, eliminando el 75% de los objetivos, introdujo una filosofía de focalización genuinamente flexible y finalmente la domesticó.

Esto significa que entre 1961 y 1991, el impacto de un disparador accidental era mayor y esto se refleja a continuación.


5. Octubre 1960 - La salida de la luna sobre Noruega no da como resultado el holocausto nuclear



La primera falsa alarma grave se produjo poco antes de que el SIOP estuviera listo y justo después de que se pusiera en funcionamiento la primera instalación BMEWS (Sistema de alerta temprana de misiles balísticos) en Groenlandia.  

Sucedió mientras se mostraba a algunos hombres de negocios alrededor del NORAD y se les explicaron los niveles de amenaza: Si el número 1 parpadeaba en rojo, objetos no identificados venían hacia los EE. UU. Si subía a 3, el nivel de amenaza se confirmaba como "alto" y se notificaría a los miembros de mayor rango del ejército. El número 5 era máximo, lo que significa que estaba 99.9% seguro de que Estados Unidos estaba bajo ataque.


Un groenlandés con su trineo mira los radares de la base aérea de Thule, 1966 (NF/Never Was Magazine)


Como si fuera una señal, el número parpadeó 1 . Y comenzó a subir. Al llegar al 4 los oficiales del NORAD entraron corriendo; al 5 los hombres de negocios fueron escoltados.  

El Estado Mayor Conjunto (todos conectados por teléfono) tuvo algunos minutos para tomar una decisión. Las docenas de misiles soviéticos impactarían y eso sería todo. Entonces, el vicecomandante de NORAD tuvo un pensamiento. "¿Dónde está Khruschev?" preguntó.

"Está en Nueva York en la ONU".

Inmediatamente concluyeron que ni siquiera la URSS atacaría a su propio líder y se retiraron. Al final resultó que, un análisis posterior descubrió que el radar BMEWS había interpretado la Luna en ascenso lento, escalando sobre Noruega, como un ataque nuclear soviético.


4. 1985 hasta nuestros días: "Perimeter" no desencadena una guerra nuclear automática

 
Imagen de "Michael" en Wikimedia Commons, licenciada bajo la licencia Creative Commons Attribution 3.0 Unported.

La mayoría de mis artículos tienen un elemento de estilo "categoría", un problema general que podría haber causado el desastre en cualquier momento. El sistema "Perimeter" soviético (también conocido, poéticamente, como "mano muerta") fue uno de ellos.

La Unión Soviética tenía una estructura de comando rígidamente centralizada. Lo cual, por supuesto, lo hizo muy vulnerable a un ataque de decapitación. ¿Podrían realmente tomar represalias después de un primer ataque estadounidense?


Concepto artístico de 1982 de un misil balístico intercontinental soviético con múltiples vehículos de reentrada dirigibles independientemente. Soviet MIRV -Ilustración. Never Was Magazine.

Para 1985, habían completado su sistema perimetral, una red de sensores y computadoras que podrían activar automáticamente el lanzamiento de sus ICBM. La ´Mano Muerta´ se activaría si el Estado Mayor soviético creía que un ataque estadounidense era inminente. Razonaron que esto les daría más oportunidades de investigar posibles falsas alarmas, reduciendo la necesidad de lanzar una advertencia. Desafortunadamente, sin embargo, cualquier posibilidad de una guerra limitada podría morder el polvo: no se programó con pausas o negociaciones.

Y, al igual que Doomsday Machine en Dr. Strangelove, se mantuvo en secreto.

Si se activara y los sensores detectaran explosiones nucleares en suelo soviético (o, lo que es más importante, creyeran que lo habían detectado), la línea del Estado Mayor se cortaría (lo que no era desconocido), eso era todo.

Al momento de escribir, Perimeter todavía se está operativo, según se cree. Con suerte, ahora tiene más flexibilidad.


3. Noviembre de 1961: la pérdida de contacto con sitios clave no causa (bastante) una guerra nuclear



Técnicos de la Fuerza Aérea trabajando en la Sala de Operaciones Tácticas del Sistema de Alerta Temprana de Misiles Balísticos en la Base Aérea de Thule, Groenlandia, 24 de octubre de 1984 (USAF). Never Was Magazine

El sistema de comando y control había sido, desde el principio, una fuente de considerable preocupación para los Estados Unidos. Los primeros intentos de probar el envío de una señal de lanzamiento fueron menos que convincentes: el primer sistema de teletipo de prueba tardó casi cinco horas en pasar. Ese tipo de retraso hizo que cualquier respuesta contra un primer golpe fuera inverosímil.


Los instintos del general Curtis LeMay, belicoso comandante del Comando Aéreo Estratégico de 1948-1957 buscaban la defensa a través de una ofensiva superior, para disuadir a través de la señalización de una verdadera voluntad de contraatacar a la menor provocación. Su sucesor, el general Thomas S. Powers, estaba hecho a la misma medida.

La falta de información confiable en tiempo real frustraba a ambos hombres: hasta mediados de los años sesenta, la información que se exhibía en la sede de SAC se retrasó entre una y seis horas. La primera señal confiable que los soviéticos estaban atacando podría ser la pérdida de señales de las estaciones clave.

El 20 de noviembre de 1961, justo antes del amanecer, la sede de SAC perdió contacto con el radar BMEWS en Thule sin previo aviso. Todos los circuitos de alerta temprana estaban fuera. Las comunicaciones de voz redundantes de respaldo estaban todas fuera.

Inmediatamente, trataron de comunicarse con la sede de NORAD en Colorado Springs en la "línea directa" para averiguar qué podía estar mal. La línea estaba muerta.  

Ambos sitios estaban lógicamente en la parte superior de la cadena para un ataque de decapitación. Estaban usando todos los circuitos redundantes: las posibilidades de que todos fallaran simultáneamente eran insignificantes. SAC ordenó a toda la fuerza de alerta que se preparara para el despegue y el SIOP comenzó a funcionar. Klaxons rugió, cientos de pilotos corrieron a sus aviones. 

Entonces la orden fue cancelada. El "monitor Thule", la última línea de defensa de comunicaciones, un B-52 que volaba permanentemente alrededor de Thule, logró ponerse en contacto con Thule y la sede de SAC simultáneamente, demostrando que era una falsa alarma. Una investigación posterior descubrió que AT&T había escatimado en los circuitos redundantes que habían prometido proporcionar: todos los enlaces fallidos pasaban por un solo interruptor en Colorado, que había fallado.

2. Septiembre 1983 - Stanislav Petrov no sigue las órdenes

 

A principios de los años ochenta, las tensiones entre Occidente y el Pacto de Varsovia aumentaron. Estados Unidos, bajo Reagan, comenzó "operaciones de guerra psicológica" contra la URSS. En 1981, Yuri Andropov le dijo al Politburó que estaba seguro de que Estados Unidos estaba planeando un primer ataque. Los aviones estadounidenses volaron deliberadamente en el espacio aéreo de la URSS y se despegaban en el último momento, una y otra vez, varias veces a la semana, 1981 se convirtió en 1982, Brezhnev murió y Andropov se hizo cargo en 1983. Esto fue, obviamente, para los soviéticos un intento de acostumbrarlos a las violaciones cercanas; un día, los aviones vendrían directo. Redoblaron su trabajo en Perimeter y contuvieron la respiración.

A principios de septiembre de 1983, las fuerzas aéreas soviéticas derribaron el vuelo Korean Air 007. Pensarían que era un error entendible, dada la implacable provocación de Occidente. Pero los estadounidenses parecían intensificar su retórica.


Luego, la noche del 26 de septiembre, el teniente coronel Stanislav Petrov estaba de guardia en el Centro de Comando de las fuerzas nucleares soviéticas y observó con horror cómo el sistema de alerta temprana informaba un lanzamiento de ICBM desde los Estados Unidos. Subiendo hacia el cielo hacia la Unión Soviética, ¿podría ser una falsa alarma?

Petrov retuvo su mano, luego se observó otro lanzamiento. Y otro. Y otro. Y otro.

Sus órdenes eran claras: informar esto a sus superiores, incluido el nervioso Andropov. Sin embargo, sus superiores estaban casi seguros de ordenar una respuesta inmediata.

Petrov decidió que cinco misiles eran muy pocos y se negó a pasar la información por la cadena de mando, afirmando que tenía que ser una falsa alarma. Bueno, varias falsas alarmas, simultáneamente. ¿No?

Él estaba en lo correcto. Los satélites de alerta temprana habían interpretado el reflejo del sol desde las nubes como un lanzamiento. Repetidamente.



1. Octubre 1962 - La crisis de los misiles cubanos de alguna manera termina pacíficamente


El embajador estadounidense ante las Naciones Unidas, Adlai Stevenson, presenta evidencia de la presencia de misiles soviéticos en Cuba ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en Nueva York, 25 de octubre de 1962 (ONU). Cita del Never Was Magazine.


Realmente no había muchas dudas sobre cuál debería ser el número uno para este artículo. La crisis de los misiles cubanos ha tenido miles de páginas escritas al respecto y posiblemente fue la más cercana a la guerra nuclear.

El despliegue de misiles nucleares a Cuba por parte de los soviéticos en 1962 fue visto como un claro intento de acercar los misiles de primer ataque a los Estados Unidos. Las armas no estarían protegidas por silos y serían totalmente vulnerables, y por lo tanto, lógicamente, solo serían útiles para un primer ataque.  

La URSS quería que se eliminaran los misiles estadounidenses Júpiter en Turquía (igualmente vulnerables, y usando la misma lógica). Ninguna de las partes estaba dispuesta a mostrar debilidad entre sí y frente al mundo, por lo que ninguna de las dos retrocedía.

Las fuerzas estadounidenses se trasladaron a DEFCON 3, preparándose para la guerra. Los submarinos nucleares salieron del puerto, SAC dispersó cientos de bombarderos a sus sitios de preparación para la guerra, los cargó con armas termonucleares, y sus tripulaciones dormían junto a ellos, listos para despegar con casi cero aviso. Todos los días, alrededor de 65 bombarderos B-52 despegaban y orbitaban cerca de la Unión Soviética, listos para comenzar sus ataques.

Luego se trasladaron a DEFCON 2, un paso debajo de "La guerra es inminente".  

El 27 de octubre, cuando se intercambiaron demandas entre Khrushchev y Kennedy, los asesores de Kennedy se convencieron de que Khrushchev estaba mintiendo cuando ofreció retirar los misiles a cambio de concesiones, ya que dos mensajes de él, muy juntos, tenían tonos muy diferentes. MacNamara, Secretario de Defensa, presionó por un ataque aéreo contra los misiles. El Jefe del Estado Mayor Conjunto recomendó un ataque a gran escala.

Luego, un avión espía U-2 fue derribado sobre Cuba y el piloto murió. La presión sobre Kennedy aumentó. Cuba instó a la Unión Soviética a responder con armas nucleares si Cuba era atacada; Estados Unidos advirtió a sus aliados de la OTAN que la acción probablemente era inminente; La CIA informó que los misiles soviéticos en Cuba estaban operativos y listos para la acción.


Vasili Arkhipov

Un submarino soviético se ubicó cerca de Cuba el mismo día y la Marina de EEUU comenzó a lanzar cargas de profundidad para obligarlo a salir a la superficie, a pesar de estar en aguas internacionales. Los oficiales en el submarino, fuera de contacto con Moscú, supusieron que la guerra había estallado. Su capitán decidió lanzar un torpedo nuclear. El oficial político estuvo de acuerdo. Esto normalmente era suficiente, pero el segundo al mando del submarino, Vasili Arkhipov, también era el comandante de la flotilla, y esto significaba que su consentimiento, inusualmente, también era necesario. Y él no estuvo de acuerdo. Resistiendo la presión sostenida de los otros dos, Arkhipov se negó a permitir que se diera la orden, y finalmente retrocedieron.

Y luego, de alguna manera, todos los demás se calmaron y se evitó la guerra.


Notas:

Toda la información en este artículo se obtuvo de fuentes abiertas, gran parte del libro Command and Control de Eric Schlosser, así como de otras fuentes como Chatham House y la Union of Concerned Scientists.

Fuente original:


Never Was Magazine para algunas notas a pie de foto, fotografías e ilustración de portada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny