Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta CIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CIA. Mostrar todas las entradas

08 noviembre 2019

La mitificación de Pablo Escobar. Manuel Noriega y la CIA.





por Tito Andino U.

Hace 30 años ya de la invasión estadounidense a Panamá, conocida como "Operación Causa Justa" (Operation Just Cause), hecho acontecido el 20 de diciembre de 1989 por orden de George H.W. Bush. El objetivo único de la invasión fue capturar al general panameño Manuel Antonio Noriega, Comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa de la República de Panamá y, de facto, gobernante del país, al ser requerido por la justicia de Estados Unidos bajo cargos de conspiración para traficar drogas y asesinato.

La realidad siempre es otra, se trataba de callar a uno de los principales vínculos de la CIA con el narcotráfico, algo muy común en la historia de los Estados Unidos que se vale de conflictos de "baja intensidad" como la "guerra contra las drogas" para imponer su visión unipolar del mundo.

Manuel Antonio Noriega era conocido desde la década de los 50 por la CIA, un agente a su servicio, se dio a conocer impidiendo un golpe de estado contra el general Omar Torrijos (diciembre 1969), como premio fue designado jefe del servicio de inteligencia; para 1983, dada su injerencia en la política, ya era Comandante en Jefe de la Guardia Nacional y de las Fuerzas de Defensa de la República de Panamá, consolidándose poco a poco como dictador.

Ya no es inédito afirmar que Noriega cumplía órdenes de la CIA y se alió con los capos de la droga colombiana para otras tareas, "luchar contra el comunismo en Latinoamérica"

Una de sus conocidas acciones fue enviar armas a la "Contra" en Nicaragua. Pero su "trabajo" no consistía solo en enviar armas, debía buscar la formar de ocultar la financiación del armamento porque los recursos provenían del tráfico de cocaína producida en Colombia. Un informe del senador John Kerry (13 de abril 1989) señala que miembros del Departamento de Estado "proporcionaron el apoyo a los contras y estuvieron implicados en el tráfico de drogas".  

Por lo dicho, la leyenda sobre Pablo Escobar es eso. Leyenda porque nos hemos acostumbrado a leer y observar en televisión narraciones de hechos magnificados, a veces imaginarios que los damos por reales; y, es mito porque se exalta actos criminales como si de acciones extraordinarias se tratasen, cuyo protagonista es un "héroe" popular (Pablo Escobar).

Sobre Escobar hemos dedicado dos artículos en este blog: Pablo Escobar y la CIA? (1) y su segunda parte (haga click sobre estos enlaces).

Sobre todo en los años 80 del siglo XX (y lo sigue siendo en la actualidad, con otros métodos parecidos) el "negocio" es una típica triangulación: La CIA negociando a través de terceros el ingreso de cocaína a los Estados Unidos, Panamá era uno de los centros de tránsito en la ruta del ilegal transporte, los dividendos que obtenía la CIA servía para financiar a la "Contra" anti sandinista y otras operaciones encubiertas.

La historia se encuentra bien documentada, por lo que no vale la pena redundar. En las siguientes entregas anexamos un excelente compendio realizado por el conocido investigador Daniel Estulin, evitándonos una larga y cansina lectura sobre esa famosa triangulación.

Bajo esta perspectiva se desmitifica a bandoleros como Pablo Escobar Gaviria, quien fue menos importante en la organización de Medellín (Cartel) que un Gonzalo Rodríguez Gacha, éste último proveía prácticamente casi toda la cocaína producida y contaba con un aparato paramilitar al servicio de la organización. Escobar era algo así como la cabeza visible, el negociador "político" del Cartel, mientras Rodríguez Gacha era el brazo ejecutivo de todo el andamiaje, sin él los niveles de producción de cocaína hubiesen sido inalcanzables para los otros socios.





- El mito Escobar radica en su fallido intento de querer codearse con la clase oligárquica de "señores" que han gobernado Colombia junto a políticos, burgueses y terratenientes. El capo al sentirse rechazado desató su rabia con una ola de pánico, asesinatos y bombas, se transformó en un asesino en serie, de esa forma quedó establecida su real personalidad psicopática criminal, desde el estricto punto de vista médico.

- El mito Escobar se derrumba tras su fracasada incursión política. Como dice un excelente análisis: "Había descubierto que su verdadera ventaja comparativa en la política estaría en el uso del poder de facto y no de jure. A partir de 1984 la influencia de Escobar en la política nacional se manifestaría a través del soborno o asesinato de ministros de estado, candidatos presidenciales, jueces, periodistas y policías. La doctrina era “plata o plomo”, precisamente los dos elementos fundamentales del poder político de facto. Pablo Escobar intentó acumular poder político de jure y de facto, pero sólo su poder de facto lo hizo verdaderamente poderoso. ¿Por qué intenta un criminal como Escobar participar personalmente en la política nacional? Quizás fue ingenuidad. O quizás Escobar sobreestimó la capacidad que tendría de lograr públicamente la aceptación y legitimidad por parte de la élite nacional. O quizás el poder corruptor de los políticos fue aún mayor y lo llevaron a cometer uno de sus más grandes errores que lo llevaría intempestivamente a la clandestinidad".

- El mito Escobar también quedó en evidencia cuando Rodríguez Gacha cayó abatido en diciembre de 1989, por lo que los aparatos de seguridad y de producción de droga cayeron, aun más, de forma alarmante para el círculo sobreviviente.

- El mito Escobar deja de serlo porque él nunca fue el "Rey de la Cocaína", ni fue el primer gran capo de la droga. Hasta inicios de los 80, Bolivía producía el 90% de la cocaína mundial. El verdadero "Rey" vivía en Bolivía, se llamaba Roberto Suárez Gómez y "reinaba" cuando Escobar era un insignificante traficante. Y la "Reina" era otra boliviana, Sonia Atalá. Ellos le vendían la cocaína a Escobar; Alcalá fue mucho más importante que Escobar en la historia de la cocaína en América Latina. Los "reyes" bolivianos fueron mucho más poderosos en el mercado mundial de la droga.

- El mito Escobar nace luego de su muerte, en primer término por la exaltación que le brindaron sectores populares a los cuales Escobar sedujo con regalos y dinero. El "patrón" es propaganda comercial, una creación, no de colombianos, sino de los medios estadounidenses, Escobar es un producto del American Media, a través de libros, documentales y series de televisión y hasta en el comercio informal con la venta de prendas de vestir con su rostro estampado en camisetas y otros souvenirs.

- El mito Escobar termina cuando la verdadera historia está siendo escrita y nos conduce a la fehaciente demostración de sus vínculos con personajes como el General Manuel Noriega y el ex Gestapo-SS Klaus Barbie, nexos con la CIA

Serias investigaciones e informes del senado estadounidense (Comisión de Asuntos de Inteligencia) demuestran, que desde mediados de los 70 del siglo pasado la CIA utilizaba el servicio postal americano como fachada de sus actividades secretas. Había una en especial, que solía variar su razón social utilizando variantes del nombre "Pacific Corporation", quien controlaba las conocidas empresas aéreas de pantalla: "Air America" (conocida como la aerolínea de la CIA), "Intermountain Air" y "Southern Air Transport". 



Un C-123 de Air America 


Está demostrado que al finalizar los años 70, estas compañías vendieron decenas de aviones de gran calado a los florecientes "agricultores" colombianos. Sorpresa! iban a ser el transporte del producto de exportación conocido como cocaína desde Colombia a Estados Unidos, escala técnica en Panamá y/u otros países de Centroamérica.

No podemos seguir hablando del mito de un "genial" Pablo Escobar ya que él o los suyos no fueron quienes eludían los controles aeroespaciales, se ha responsabilizado a funcionarios de la CIA y otros organismos estadounidenses de ser quienes colocaban balizas radar para que las naves volaran a baja e indetectable altitud hacia su destino. Ya veremos más adelante que esas operaciones secretas tenían su nombre: AmadeusWatchtower Pegasus, al frente, un futuro presidente, en ese entonces, director de la CIA, George H.W. Bush. 


La desmitificación radica en que Escobar y los suyos no eran, en absoluto, ningunos genios de los negocios ilegales, ningunos estrategas para engañar a las autoridades de control y agencias estadounidenses... éstas les permitían hacer sus fechorías. En países corruptos, sobornar, comprar silencio y consciencias no resulta difícil e imponer métodos violentos no es sinónimo de "inteligencia". Incluso debemos meditar seriamente el hecho que fue la clase política quien inició el chantaje, corrompiendo a los narcotraficantes y no al contrario. 

Lo más audaz de Escobar fue que consiguió el apoyo de sectores marginales gracias a su política narco-populista. Y, luego, la ramificación del negocio, la banda de Escobar y compañía, no se limitó a comerciar a través de las conexiones Noriega-CIA; los capos también usaron la conexión sandinista y cubana, al parecer éstos últimos querían hacer lo mismo que la CIA, permitir el tráfico de drogas, en este caso, para financiar a las guerrillas comunistas. Quién copió a quién el modelito "comercial"?

Y esto debería llevarnos a otra reflexión: 


Durante la ´Guerra Fría´, tanto los Estados Unidos en su "lucha" por traernos -a "nosotros" (el pueblo)- la ansiada "democracia"; y, en menor medida, los "comunistas", en su "lucha" por llevarnos al "paraíso de los obreros" (proletariado), no vieron inconveniente alguno de "luchar" contra el sistema antagónico financiándose con el tráfico de drogas. Es decir, envenenaron al "pueblo", al "proletariado" que decían proteger. Los simples mortales o -los consumidores (de droga)- deberían estar agradecidos con tan noble gesto de bondad humana y justicia social, dejando de criticar el enorme esfuerzo que hacen por traernos paz y bienestar. Bandidos y autoridades deberían fundirse en un solemne abrazo. Al final negocio es negocio, lo demás es cuento.


1983, Pablo Escobar en la Cámara de Representantes del Congreso de la República de Colombia, Escobar era suplente de Jairo Ortega Ramírez quien renunció a su curul para dar paso al capo. Ortega presentó a Escobar como su candidato suplente con el siguiente discurso: "Apoyamos la candidatura de Pablo Escobar para la Cámara porque su juventud, su inteligencia y su amor por los desprotegidos lo hacen merecedor de la envidia de los políticos de cóctel. Porque lo apoyan todos los liberales y conservadores del Magdalena Medio, ya que ha sido El Mesías de esta región. Los que lo conocen saben de sus cualidades humanas e intelectuales" (10 febrero 1982)


El mito Escobar nació porque así lo requería el programa de los Estados Unidos en su lucha "contra el comunismo"A Escobar y su círculo les estaba permitido traficar drogas por cientos de toneladas, lo necesitaban para sus objetivos de guerra y nada más.

Pero, cuando las denuncias y los hechos empezaron a ser un terrible problema, los Escobar y compañía fueron perseguidos. Los ex socios debieron asumir solos las consecuencias. Es probable que algunos traficantes desconocieron el vínculo triangulante entre Escobar-Noriega-CIA y hasta ex nazis de por medio. El juego siempre ha sido así

Lo que debe quedar en claro es que la CIA, el DEA y otros organismos estadounidenses lo quería muerto al dejar de ser útil. En su tiempo fue una pieza clave (pero tampoco única) en la alianza para traficar cocaína hacia los Estados Unidos. Escobar terminará al igual que Noriega y otros tantos que van cayendo en desgracia al volverse demasiado notorios, mera materia humana prescindible y reemplazable.


Entonces, al menos entre 1982 - 1989, por órdenes de la CIA y, en ocasiones, con el visto bueno del FBI y del DEA, la cocaína pasaba por Panamá -  Costa Rica - Honduras - El Salvador y luego enviada vía aérea a los Estados Unidos con destino el aeropuerto de Mena - Arkansas (para su almacenamiento y distribución). 


Oliver North comparece ante el Congreso de los Estados Unidos, Washington DC, julio 1987 para declarar sobre el caso Irán-Contra.


Hay un punto histórico que, al parecer es el comienzo del fin de todo este entramado (al menos de este caso particular), la denuncia dentro de los Estados Unidos del caso IRÁN-CONTRAS (noviembre 1986), el fiscal especial, Lawrence Walsh, señaló más de 500 incidentes relacionados con el tráfico de drogas y operaciones especiales clandestinas en América Latina en las que se hallaba implicada la CIA. Muchos de los contactos de la CIA con Noriega fueron removidos, los trapos sucios y otras denuncias empezaban a salir a flote. Iniciaba el fin de Noriega y de la primera gran generación de carteles colombianos, empezaba el fin del mito del capo Escobar.

Para lavarse las manos, el gobierno estadounidense de Bush padre pidió la renuncia de Noriega y apoyó económicamente a sus opositores políticos; en cierto sentido es válida la tesis de que Washington en un inicio solo deseaba que Noriega entregara el poder, éste se negó, desconoció los resultados electorales, protestas, crisis, violencia, "Batallones de la Dignidad", manifestantes muertos en las calles... "Causa Justa" estaba servida en bandeja de plata.... Bush ordena la intervención militar y secuestro de Noriega para el 20 de diciembre de 1989, las acciones armadas causan la muerte de miles de panameños.

El antiguo socio de la CIA en el espionaje y en el contrabando de drogas y armas cae en desgracia, como muchos otros que a lo largo de la historia han pactado para causas nada justas. Alias "cara de piña" termina tras las rejas en una prisión estadounidense luego de abandonar el edificio del Nuncio Papal de la Ciudad de Panamá, donde había encontrado refugio (Noriega se entrega el 3 de enero de 1990).

El 4 de enero de 1990, bajo custodia de agentes del DEA, Noriega aborda un avión de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, es recluido en una prisión cercana a Miami a la espera de juicio. Procesado por conspiración para ingresar a los Estados Unidos cocaína y marihuana, a más de su condición de "prisionero de guerra" (tras la invasión y captura en Panamá). 




Respecto a las causas por tráfico de drogas, las audiencias tuvieron lugar en abril de 1992 (Miami-Florida) ante el Tribunal Federal de Distrito para el Distrito Sur de Florida. Noriega fue declarado culpable de ocho cargos por tráfico de drogas, crimen organizado, lavado de dinero y por crímenes contra la humanidad (asesinato de opositores políticos). La sentencia se dictó el 16 de septiembre de 1992a cuarenta años de prisión, pena revisada posteriormente que redujo la condena a 30 años.

Para conseguir las pruebas en contra de Noriega se tuvo en cuenta a un testigo "estrella": Carlos Lehder, el socio en el Cartel de Medellín de Pablo Escobar, Rodríguez Gacha y los hermanos Ochoa (testimonio que sirvió para reducir la condena de Lehder). El caso de Lehder es muy especial, algunas fuentes le atribuyen ser uno de los grandes contribuyentes del Partido Demócrata en los 80, en especial de Bill Clinton, en ese entonces gobernador de Arkansas; Michael C. Ruppert y su libro "Cruzando el Rubicón" (Crossing The Rubicon) son una fuente valiosa de estos episodios de la historia. Ruppert sostiene la tesis, por ejemplo, que el dúo Clinton-Gore mantenían conexiones con el Cartel de Cali y el general Noriega. Razón más que suficiente para que años después los Bush y Clinton desearan librarse de éste controversial personaje (Ledher) y sus socios. Según Ruppert, Manuel Noriega era un ·empleado de Lehder". (Es imposible desglosar toda la información en un simple artículo, las fuentes de referencia, abajo constantes, contienen mucha información de respaldo).


Es interesante recordar la defensa de Noriega, alegó que los presuntos delitos los cometió bajo coordinación y en trabajo para el gobierno de los Estados Unidos, exigió que debía permitírsele señalar cuales fueron esos trabajos; también insistió que el gobierno de los EEUU le había pagado por esa tareas. 

El gobierno tuvo que admitir el pago de unos 320.000 dólares de la CIA y de la Navy (Armada); Noriega reiteró que esa cifra era falsa, que él había recibido como pago una cifra cercana a los diez millones de dólares. Como no podía ser de otra manera el gobierno solicitó que esa parte del juicio sea confidencial, ya que su divulgación iba en contra de los intereses nacionales; por otro lado, el tribunal desestimó las peticiones de Noriega al considerar que esa información "no era pertinente para su defensa" y que presentar pruebas sobre su vínculo con la CIA "confundía al jurado". 




El 27 de abril del 2010 Noriega fue extraditado a Francia y condenado el 7 de julio de 2010 a siete años de prisión por blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico. En 2011 los Estados Unidos da su consentimiento para que Francia proceda, a su vez, a la extradición de Noriega a Panamá. En diciembre de 2011, el General retornaba a su tierra para enfrentarse otra vez a la justicia, esta vez la de su país por la desaparición y muerte de varios ciudadanos panameños. En 2017, dada su edad y enfermedades se acogió a la prisión domiciliaria, falleció a la edad de 83 años (29 mayo 2017). Y con él desapareció un testigo de primera mano en el negocio internacional de la droga




II

La CIA - Tráfico de drogas y armas

Si queremos ser rigurosos con las fuentes y con la veracidad histórica no existe otra alternativa que dejar sentadas algunas puntualizaciones. Existen diversas publicaciones, la mayoría de corte sensacionalista o llamadas teorías de la conspiración sobre el caso de la muerte de los ex directores de la CIA, William Colby y William Casey. Veamos unas notas sobre éstos personajes.



William Colby y William Casey, ex directores de la CIA.


William Colby, (1920-1996). Director de la CIA entre 1973 - 1976 con los gobiernos de Richard Nixon y Gerald Ford, Colby se formó desde la segunda guerra mundial en el espionaje. Falleció a la edad de 76 años.

La muerte de Colby atrajo a los teóricos de la conspiración, especulándose que se debió a un juego sucio, un crimen; hasta su hijo llegó a expresar que el ex director de la CIA sufría de culpa por sus acciones pasadas y por ello se suicidó, declaraciones que fueron rechazadas por los demás miembros de la familia por inconsistente con la dura personalidad de William Colby. 

El hecho es que desapareció el 27 de abril de 1996, se afirmó que salió sólo a practicar con su canoa en un río, la canoa fue encontrada al día siguiente en un banco de arena en el río Wicomico, afluente del Potomac, su cuerpo fue localizado el 6 de mayo, luego de la autopsia, se determinó una muerte accidental debido a un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular por una "aterosclerosis calcificada grave". Dado su edad probablemente "sufrió una complicación de esta aterosclerosis que lo precipitó al agua fría en un estado debilitado y sucumbió a los efectos de la hipotermia y se ahogó", según los reportes médicos.

Wiliam Casey (1913-1987). Director de la CIA entre 1981-1987, durante el periodo de Ronald Reagan. Formado desde la segunda guerra mundial en la rama del espionaje. Falleció a los 74 años.

William Casey fue convocado a declarar el 16 diciembre 1986 ante una Comisión de Investigación del Senado de Estados Unidos al destaparse el caso Irán-Contra, en el que estaba directamente involucrado en su calidad de director de la CIA. Fue sometido a duras presiones e incluso sus detractores exigieron su renuncia. La verdad es que Casey si había comparecido a rendir declaraciones sobre este caso antes de una nueva citación del Senado para el 16 de diciembre de 1986. Se presentó en cuatro ocasiones anteriores ante los Comités de Inteligencia y Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes y el Senado.

Sin embargo, el 15 de diciembre, un día antes de la nueva comparecencia ante el Senado quedó incapacitado al sufrir un derrame cerebral, no volvió a recuperarse plenamente y fallecía el 6 de mayo de 1987 por causas derivadas al tumor cerebral por el que fue intervenido. Su deceso quizá es lo que salvó a Reagan quien logró conservar el cargo de presidente

Las teorías conspiranoicas y no tan conspirativas sobre la enfermedad y muerte de Casey han aparecido con frecuencia, pero todo gira en torno a un hecho destapado y reconocido por las propias autoridades de los Estados Unidos, el caso Irán-Contra

Un viejo artículo del New York Times (diciembre de 1986) citaba a un alto cargo del gobierno sin identificar explicando que William Casey había redactado un memorándum, al inicio de la venta de armas estadounidenses a Irán con el fin de intercambiar armas por rehenes, el documento era secreto, aclaraba que si el asunto se hacía público debería tratárselo como una apertura política hacia Irán del gobierno de Reagan. 

Es en este contexto que aparece una supuesta declaración escrita por el ex director de la CIA, William Casey. Un documento que habría firmado el 9 de diciembre de 1986. Se afirma que el documento estaba considerado secreto y que no fue de conocimiento hasta que muchos años después fuera desclasificado gracias a solicitudes planteadas a través del "Acta de Libertad de Información" (FOIA), de esto tampoco existe un documento o prueba que corrobore tal disposición del FOIA, de esa forma habría llegado a dominio público.

Por muchas razones, se ha puesto en duda la veracidad de la supuesta declaración personal y escrita de Casey. No está confirmada, no tiene carácter oficial, ni fue realizada ante autoridad pública o legal. Oficialmente fue declarada falsa. No obstante, la información allí constante dentro del marco histórico en que sucedieron han permitido confirmar la mayoría de hechos. William Casey murió pocos meses después de esa supuesta declaración escrita.

Leamos el documento no oficial que apareció en el libro de Eric Stacey (2006) "Bagman: la vida secreta del coronel Albert V. Carone", pág. 82-87.

Declaración Jurada de William Casey. (ex director general de la CIA, 9 de diciembre 1986)

Yo. William Casey, declaro que la libertad es un inapreciable valor que requiere una constante vigilancia para que pueda perdurar. 
Cuando me nombraron Director General de la CIA el 28 de enero de 1981, recibí instrucciones secretas de William Colby, mi antecesor en el cargo. Me informó de dos operaciones que aquellos mismo días se estaban llevando a cabo en latinoamérica. Ambas operaciones se estaban realizando sin el conocimiento y sin el consentimiento del Congreso ni del propio presidente Reagan; y ni siquiera las conocía el alto organismo de la inteligencia militar. Colby me dijo que el nombre en código de estas operaciones era A-6 (Red Mist) y A-7 (Project Sandman).
Se me informó también de que Colby había autorizado al personal relacionado con la A-6 y la A-7 a que traficase con narcóticos con el fin de financiar ambas operaciones. Colby hacía lo mismo que yo sabía que se había hecho en Vietnam con el mismo fin. 
Colby me informó con toda franqueza de que él había colocado más de un millón de libras de cocaína (500 toneladas aproximadamente) en Panamá entre diciembre de 1975 y abril de 1976, operación que se había hecho con la ayuda de nuestro gentil aliado el general Manuel Noriega. La cocaína fue posteriormente transportada a El Salvador, Costa Rica y Honduras entre 1976 y 1981. Y ahora tenía yo sentado frente a mí a Colby con el sombrero en la mano pidiéndome ayuda para introducir la cocaína en el mercado norteamericano. 
Se me dijo que Colby, en los asuntos de la A-6 y la A-7, usaba a un amigo mutuo, el coronel Albert Vincent Carone, de la inteligencia militar. Carone es un patriota carismático que nos fue presentado por el general Joseph W. Smith el año 1945. 
Además de las cualificaciones ordinarias, Carone aportó al esfuerzo anticomunista la conexión directa con su viejo amigo Vito Genovese. Genovese era el jefe de la mafia que controlaba los juegos ilegales y el narcotráfico en New York; una mafia de la que Carone había sido miembro... Colby me dijo que las ganancias de la cocaína serían lavadas por Al Carone, la mafia de New York y Robert Vesco y posteriormente usadas para la lucha antocomunista por el propio Colby... En 1984 toda la cocaína (que había estado inicialmente depositada en Panamá bajo la supervisión del general Noriega) estaba ya en el aeropuerto de Mena y además habíamos buscado otras fuentes para que nos suministrasen más cocaína...
En gran parte se debe el resultado feliz de toda la operación a los esfuerzos del personal de la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA) y de la Agencia de Seguridad del Ejército (ASA). Los hombres y las mujeres de la NSA y de la ASA impidieron que los satélites y la red de radares pudieran detectar la llegada de los aviones de modo que estos pudieron aterrizar tranquilamente en Mena. La NSA y la ASA denominaron a estas operaciones Sea Spray y Jade Bridge.
Creo que la lucha por la democracia en Nicaragua y Latinoamérica está yendo en la dirección que nosotros queremos, pienso que este triunfo se debe a las operaciones A-6 y A-7 que Colby tuvo el acierto, la precisión y el valor de emprender. Tenga en cuenta los heroicos esfuerzos de Al Carone, Bill Clinton, Bill Weld, John Poindexter y Oliver North. Sin éstos hombres la A-6 y A-7 no hubiesen existido
La libertad es un bien de un valor incalculable. El grado de libertad que uno disfruta es el resultado del grado de vigilancia que uno ejerce. Mis acciones pueda que sean catalogadas como criminales al pensar en la enorme cantidad de norteamericanos que enganchamos a las drogas. pero no me importa. Todas las guerras tiene víctimas... En este caso el arma era la cocaína y la trampa era que el que usa drogas tiene libertad para usarlas o no usarlas. Y escogen usarlas. Yo escogí el hábito de estas personas para financiar la democracia que disfrutamos y para mantener a todos los norteamericanos a salvo de la amenaza comunista... Paradójicamente el drogadicto está ayudando a la sociedad.
Declaro bajo pena de perjurio que lo que aquí digo es la verdad tal como yo la veo y entiendo.
9 diciembre de 1993, en McLean, Virginia
firmado) William J. Casey.


Luego de analizar el documento (no oficial y declarado falso), se debe tener presente un hecho trascendental. William Casey, en 1982, presentó y negoció los términos de un “memorándum de entendimiento” con el Fiscal General, William French Smith, que estuvo en vigencia hasta 1995, allí se exoneraba a la CIA de toda responsabilidad relacionada con las operaciones de tráfico de drogas en que se implicaban sus agentes

Los dividendos del comercio ilegal de drogas (cocaína) para la CIA fueron blanqueados, principalmente en esos tiempos, a través de tres medios: 

BCCI (Bank of Credit and Commerce International). Este banco internacional estaba registrado en Luxemburgo y era producto de alianzas entre grandes familias árabes y paquistaníes.

- Bancos estadounidenses como el "Chase Manhattan Bank".

- La participación de diversas agencias del gobierno de los Estados Unidos, en nuestro caso particular, la "Agencia de Vivienda y Desarrollo Urbanístico" (H.U.D.)

Otra investigación que da credibilidad a la declaración -falsa o auténtica- de William Casey fue presentada por el analista Daniel Estulin. Respecto a la trama Irán-Contra escribe:

"Durante los años de Irán-Contra, la cocaína fue traída de Panamá a Costa Rica, Honduras y El Salvador. Desde allí, fue transportado a los Estados Unidos a su lugar de almacenaje secreto en Mena, Arkansas. Esto continuó de 1982-1989. El Gobernador del Arkansas en aquel tiempo era un muchacho desconocido y amante de las faldas, William Jefferson Clinton. Todo esto se hacía con el conocimiento de la CIA, DEA y el FBI. De Mena, bandas organizadas trasportaban la cocaína a Los Angeles - California que causó una epidemia de cocaína - crack en barrios pobres a mediados de los años 1980".

El Wall Street Journal relataba, en su edición del 29 de enero de 1997, que las actividades en el aeropuerto de MENA implicaban al entonces gobernador Bill Clinton con una operación secreta e ilegal de tráfico de drogas.

El tráfico de drogas en el aeropuerto de Mena (Arkansas) fue reconocido en el informe del Senado estadounidense: "Drogas. La Ejecución de la Ley y la Política Exterior" (S.Prt. 100-165; 98-845; diciembre de 1988, pp.120-121). Gary Eitel, ex piloto de la CIA desde Vietnam fue uno de los que destaparon el caso, él afirmó (ante el Senado) que no era únicamente el aeropuerto de Mena (Arkansas), también se utilizaban los de Tucson (Arizona) y Portland (Oregon).

Casey habría revelado que William Colby, le puso en conocimiento de ciertas operaciones encubiertas, como "Fenix" -planeada para asesinar a los miembros de la "estructura comunista" en América Latina- que se financiaba con el tráfico de drogas. 

De los hechos derivados de la investigación del caso Irán-Contra se desprende que el presidente Reagan, su sucesor, George H. W. Bush, auspiciaron al agente de la CIA en Panamá, Manuel Noriega, para vincularlo con los carteles colombianos de la droga y para el blanqueo de capitales de esa procedencia.  Con el tiempo - lo hemos explicado - Noriega y sus socios colombianos cayeron en desgracia; por tanto, tenían que ser eliminados de una u otra forma, el general fue detenido tras la invasión estadounidense a Panamá (20 de diciembre de 1989), los otros fueron eliminados por las fuerzas de seguridad o en el caso de Lehder silenciado con el arreglo  para testificar contra Noriega.

Otra fuente (Argenpress) afirma que "el 10 de diciembre de 1985, el director del Consejo de Seguridad Nacional, el vicealmirante John Poindexter, presionó a Noriega para que iniciara un ataque contra la Nicaragua sandinista; para que autorizara la presencia militar estadounidense después del 31 de diciembre de 1999 en Panamá y para que el país se sometiera a la política exterior de dicha potencia. El ataque a Nicaragua daría lugar a la invasión a ese país por parte de Estados Unidos "en defensa de Panamá". Pero Noriega rechazó las presiones y Poindexter amenazó al militar panameño advirtiéndole "que se atuviera a las consecuencias".

La conclusión de toda esta historia es que la CIA  se ha valido, desde su fundación, del tráfico de drogas producidas en distintas localizaciones del mundo para financiar las mismas guerras que desata en su lucha "contra el comunismo". La ´Guerra Fría´ terminó hace algunas décadas, pero no parece que el modus operandi haya variado mucho en el presente.

En siguientes reportajes desglosaremos la trama oculta y su vínculo con Manuel Noriega. 

04 noviembre 2019

La crisis de los rehenes en Irán




por Tito Andino U.


4 noviembre 1979 - La toma de la embajada estadounidense en Teherán  

40 años atrás un grupo de estudiantes asaltaban en Teherán la Central del espionaje estadounidense, hecho que es conocido mundialmente como la toma de la embajada de los Estados Unidos. Aunque se habla de rehenes, otros consideran que se tomaron prisioneros, 52 en total. Lo inaudito de este incidente internacional es que Estados Unidos NUNCA protestó formalmente por la violación del Derecho Internacional, en este caso ante las Naciones Unidas. Al contrario, aunque parezca mentira era la propia embajada estadounidense quien contrariaba las normas del Derecho Internacional, concretamente la Convención de Viena, por qué? "Todo" el mundo, menos los iraníes parecían no darse cuenta que no era un centro diplomático, el edificio que ocupaba la embajada de los Estados Unidos en Teherán era un "nido de espías", con ese término se lo conocería para la perpetuidad. 

El 4 de noviembre de 1979, la todavía Revolución iraní que depuso al Sha amaneció con la noticia de que alrededor de 400 estudiantes revolucionarios se habían tomado la Embajada con pancartas que decían "Jomeiní lucha, Carter tiembla", exigían que Washington extradite al derrocado Sha que había llegado a los Estados Unidos para tratarse medicamente. 

Inicialmente el propósito fue ese, presionar a Carter para que repatrie al Sha para ser juzgado por corrupción. Naturalmente que entre los partícipes de la toma de la embajada había gente convencida que se preparaba un golpe de estado para acabar con la naciente revolución. Los estudiantes tenían programado ocupar la embajada durante 48 horas, pero con el apoyo dado por el ayatolá Jomeini las cosas tomaron otro rumbo que involucraba la política internacional, el mundo del espionaje y las amenazas.


 El lider espiritual y lider de la Revolución Iraní, Ruholla Jomeini o Khomeini (1902-1989)


Un historiador imparcial no debe pasar por alto un hecho histórico previo. La naciente Revolución Iraní, encabezada por el ayatolá Jomeini, comenzaba a cuestionarse si era necesario mantener relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. Jomeini respaldó a través de los medios oficiales la ocupación de la Embajada y llamó a la lucha contra el "Gran Satán".

Jomeini aprovechó la toma para expandir el nuevo poder islámico. Recordemos que el ayatolá Jomeini aun no era el líder indiscutible de Irán en 1979, habían pasado largos meses en que el país estuvo convulsionado por una ola de disturbios, acciones separatistas, protestas obreras y sobre todo luchas intestinas para llenar el vacío del poder dejado por el Sha. En ese caos hubo sectores oficiales que se opusieron a la toma de la Embajada, el caso más notorio fue el primer ministro Mehdi Bazargan, quien dimitió a los pocos días junto al resto del gobierno que dirigía, como protesta a la toma de la sede de la diplomacia estadounidense, consideraba que ese acto era contrario a los intereses nacionales. Los ayatolás se afianzaron de esa forma en el control total del país.

Por sentado que un acto de esta naturaleza obligó a la Casa Blanca a romper relaciones diplomáticas con Irán en 1980, desde aquel momento ya nada sería igual, un ambiente de guerra mediática y psicológica ha sido la constante a lo largo de cuatro décadas.

El 4 de noviembre de 1979 tuvo un giro inesperado. Una vez que los partidarios y fuerzas leales a los ayatolás tomaron el control cedido por los estudiantes se empieza a explotar la oportunidad ocasionada por la retención de los estadounidenses. Identificar y detener a los numerosos agentes de la CIA ahí presentes, éstos inclusive fueron sorprendidos ‎‎in fraganti en una cámara secreta dentro de la embajada destruyendo documentación confidencial. 



Este episodio no es rebatido ni en los Estados Unidos en la actualidad, ex espías o ex rehenes, funcionarios de la CIA, lo han confirmado. La historia ha sido corroborada en divesas ocasiones, hasta al menos dos marines ‎liberados en la embajada dan por válidas las denuncias iraníes sobre el "nido de espías". Y Hollywood ha producido films que reconocen implícitamente tal naturaleza, así como documentales de cadenas estadounidenses.

Las represalias de Washington no se hicieron esperar. 1980 es un año muy convulsivo para los iraníes. No solo se da el intento de rescate de los rehenes, sino que los Estados Unidos consiguen que la República de Irak, aquella de Saddam Hussein, declare la guerra al Irán de los ayatolás, desatándose un dantesco conflicto aprovechado por las potencias occidentales para lucrar en la venta de armamento a los dos bandos. También era evidente que se intentaba desgastar a los iraníes militarmente para una posible caída de la revolución islámica. Se estima que el conflicto ocasiono la muerte de unos 600.000 iraníes, pero no se consiguió el objetivo. 

A pesar que Washington colocó a Irán en la lista del "Eje del Mal" (patrocinadora del terrorismo internacional, luego haría lo mismo con su socio Saddam Hussein) el mundo pudo apreciar actos de atroz terrorismo en 1988 por parte de los estadounidenses al atacar un avión civil iraní de la empresa "Iran Air", como consecuencia 290 civiles victimados. 

En marzo de 1980, Jimmy Carter ordenó una operación militar de rescate de los rehenes, se la bautiza como "Garra de Águila" (Eagle Claw), fiasco total, varias aeronaves se estrellan en el desierto iraní. Se ensayaron algunos planes dignos de una película de Hollywood, pero no eran viables. La única forma era aterrizar en el desierto iraní, muy lejos de Teherán (casi 500 kilómetros). El punto se denominó "Desierto Uno", a ese lugar debían concurrir aerotransportados los miembros de la "Fuerza Delta", utilizándose aviones C-130, luego abordar helicópteros RH-53 que, a su vez, debían aterrizar en otro punto para reabastecerse (a unos 80 kilómetros de Teherán). Según el plan diseñado, la Fuerza Delta debería llegar al atardecer en camiones a Teherán (porque el ruido de los helicópteros los delataría). Tendría lugar, según lo planificado, un asalto directo y los rehenes liberados debían trasladarse al estadio de fútbol para abordar los RH-53, mientras los Hercules C-130 esperaban la "carga". La tarea no terminaba ahí, debía impedirse que la escasa aviación iraní despegara, debían destruir los edificios de la embajada para no dejar rastros o ser utilizados como medio de propaganda. Una vez en el estadio, la Fuerza Delta y los rehenes embarcarían en los helicópteros y volarían hacia un aeródromo abandonado a medio camino entre Teherán y la ciudad de Qom que debía estar protegido por una compañía de Rangers. Todos los participantes y los rehenes debían ser trasladados a Omán en aviones. Estaba previsto, de ser el caso, el respaldo de apoyo aéreo desde los portaaviones Nimitz y Coral Sea. Un plan, a todas luces, demasiado ambicioso, solo en Hollywood podría contemplarse el éxito.


Miembros del 8° Escuadrón de Operaciones Especiales en una foto grupal frente a un MC-130E Combat Talon I, antes de partir para la Operación Eagle Claw el 24 de abril de 1980. El Mayor de la Fuerza Aérea de EE. UU. Lyn McIntosh (cuarto desde la derecha), de Moody Air Force Base, Georgia, fue una de las ocho personas perdidas en esa misión.

A finales de 1979 se inició el despliegue del equipo militar. El 16 de abril de 1980 el presidente Carter dio el visto bueno para la operación militar. Debido a la complejidad se necesitaba el apoyo de otros estados, por cuestiones estratégicas y de movilización, Turquía, Egipto, Israel, Omán y Baréin quedaron involucrados. Entonces se ordenó el envío de la Fuerza Delta hacia Egipto donde se ubicaría el mando operativo, la fuerza de ataque partiría desde una isla en Omán. 

El día 24 de abril 1980, tres C-130 despegaron de Egipto, un total de 132 efectivos (93 de la Fuerza Delta y 13 del equipo de rescate, más otro personal indispensable) rumbo a "Desierto Uno" en Irán, en vuelo rasante para evitar ser detectados por los radares. El avión de avanzada llegó a su destino pero antes de volver a despegar se involucro en incidentes armados. 

El mal tiempo y volar a baja altura afectó no solo la visibilidad sino a las aeronaves por las partículas de polvo en suspensión, al menos tres de ellos quedaron inoperables, se necesitaba como mínimo seis y solo disponían de cinco helicópeteros a esos momentos. Carter ordenó abortar la misión. 

La evacuación fue caótica un C-130 y un RH-53 chocaron, causando bajas mortales, los iraníes aparecieron en la zona, los comandos lograron escapar en los otros C-130, todos los helicópteros fueron abandonados. 


Helicópteros RH-53 en la cubierta del USS Nimitz.


Como consecuencia, los rehenes fueron dispersados para evitar nuevas tentativas de rescate. El presidente Carter en un discurso televisivo asumió la responsabilidad de la fallida misión, su secretario de Estado dimitió. Ese mismo año Carter pierde las elecciones ante Ronald Reagan. 

Deliberaciones secretas entre Irán y Estados Unidos habían tenido ya lugar con la mediación de Argelia, la crisis termina con la firma de un acuerdo el 19 de enero de 1981, Teherán libera a los rehenes minutos después de la posesión de Reagan el día 20 de enero. 

Si la crisis de los rehenes duró 444 días, la crisis USA-Irán perdura desde entonces, una crisis que ha estado a punto de desatar un conflicto directo entre los dos estados y hasta ha ocasionado una "crisis nuclear" que también ha estado al borde de una guerra de insondables consecuencias. Parecía que la paz entre estos dos estados llegaría en 2015 tras la suscripción del Acuerdo Nuclear, pero el presidente Trump, de forma unilateral, se apartó de sus términos. 

Fuertes sanciones se han impuesto a Irán en el campo económico a lo largo de estas décadas, el objetivo siempre ha sido minar su espíritu de lucha, acabar con su economía, incitar a revueltas "espontáneas", una forma de guerra psicológica que se aplica con relativo éxito en diferentes escenarios antes de una intervención militar. 

Es cierto que Irán ha dado muestras de apartura, con estricto respeto a su soberanía, era lógico que el aislamiento internacional durante un largo periodo de tiempo terminaría sucumbiendo al país, por ello negoció reformular su desarrollo nuclear a cambio de una apertura económica. 

Es probable que el Acuerdo Nuclear del 2015 evitó que los Halcones del Pentágono y sus socios israelíes, encabezados por Benjamín Netanyahu atacaran militarmente a Irán. Está demostrado que esa hipótesis es verdadera, planes para atacar y destruir las infraestructuras básica de la República Islámica de Irán han existido desde el mismo inicio de la Revolución de los Ayatolás. Pero muy pocos quieren recordar que el programa nuclear iraní tuvo su inició en la época del Sha Mohamed Reza Pahlevi, con el apoyo de los Estados Unidos! 

Y la crisis se mantiene, una "crisis" que es más de carácter retórico, acompañado de sanciones económicas y amenazas, algo que es habitual en el juego geoestratégico mundial, crisis que se repiten de manera constante. Mucho ruido y pocas nueces dirán algunos. Algo parecido a las "crisis" anuales entre los Estados Unidos y Korea del Norte, épocas para hacer pingües negocios energéticos y comercio de armas. Nada fuera de los "normal". la verdad es que detrás de tanto escándalo y "vientos de guerra", las dos grandes superpotencias mundiales -Estados Unidos y Rusia- tiene la última palabra y éstas están en permanente comunicación. 

Como dice Thierry Meyssan: 

"Con tantos actores interpretando papeles equivocados es imposible excluir la ‎posibilidad de que toda la farsa degenere en un incidente que provoque una guerra. El hecho es ‎que la Casa Blanca y el Kremlin se hablan. Ni el secretario de Estado Mike Pompeo ni el ministro ‎ruso de Exteriores Serguei Lavrov desean dejarse arrastrar por la lógica bélica".


ANEXO FOTOGRÁFICO DE LA FALLIDA OPERACIÓN "EAGLE CLAW"











Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny