Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

06 agosto 2018

Apuntes sobre el sionismo (4)



El Mito de la Dominación Mundial Judía


por Tito Andino U.


Empezaremos nuevamente con una aclaración.

Esta cuarta entrega sobre el sionismo guarda concordancia con las anteriores publicaciones y bajo ningún punto de vista, deberá apreciarse la presente exposición como apoyo a las políticas segregacionistas del actual estado de Israel. Mi interés es puramente histórico y académico, no ideológico, mucho menos racial o religioso. Este y lo anteriores artículos no son -como podrán dar lectura- una exculpación, ni una acusación al sionismo; al contrario, desvelamos, respaldado por excelentes estudios, una vieja leyenda o fenómeno mundial de imparable difusión en miles de websites con temas irrelevantes (aunque polémicos) que desvían a cuestiones sin sentido las reales pretensiones de la alta política internacional.
Iniciamos con algunos puntos básicos que nos refrescarán la memoria y ayudarán al entendimiento de la presente ponencia.


I Parte

Algunas claves para comprender el sionismo

Los siguientes puntos referenciales tienen un enfoque estrictamente histórico y sociológico (advirtiendo que hay cientos de interpretaciones para todos los gustos y sabores; buscamos ecuanimidad, la verdad no es fácil encontrarla en este tema): 

- El judaísmo es una religión, no una raza. Por lo mismo, hasta un niño entiende que quien practica la religión judía es un judío, donde quiera que se encuentre. Una mala noticia para los seguidores de Hitler, contrario a lo que él afirmaba en sus caprichos políticos, no existe la raza judía. 
- Es erróneo aplicar el término "pueblo judío", aunque es comúnmente aceptado, eso se debe a que tendemos entrelazar la etnicidad con la religión. Los judíos no son un pueblo, de la misma forma que los musulmanes, los cristianos de ninguna manera constituyen un pueblo, sería como decir el "pueblo ateo", etc. (Esto ya fue analizado).
- El sionismo no es un movimiento religioso, así como Israel no era un estado judío (aunque así se lo denominaba desde la declaración de independencia hace 70 años); cosa que cambió súbitamente desde el 19 de junio del 2018. 
- Muchos líderes sionistas desde su fundación no fueron judíos, buscaron una solución nacional y no religiosa. No obstante, el actual primer ministro israelí (Netanyahu) consiguió tras largos años de presión que el Parlamento (Knesset) apruebe ese viejo proyecto de ley constitucional que define a Israel como “Estado-nación judío” en contra de las minorías.
- Todo aquel que nace en el actual territorio de Israel, lógico es un israelita, incluido los árabes y otras minorías que nacen y habitan en aquel estado. Con la nueva ley del estado-nación judío se está creando ciudadanos de segunda clase (árabes y otras minorías).
- Sabemos que no todos los que siguen la ideología sionista son judíos, hay grupos pro sionistas a lo largo del mundo (generalmente grupos de interés político-económico y hasta ultraconservadores cristianos y católicos que ofrecen su respaldo incondicional a Israel justificando, incluso, crímenes con una falsa connotación religiosa).
- El sionismo siempre ha sido nacionalista, aunque acogió cualquier ideología que haga viable su proyecto y el desarrollo del estado. Desde 1948 encontramos gobiernos israelíes con diferentes inclinaciones políticas, como David Ben Gurión que fue un socialista convencido hasta elementos extremistas calificados como fascistas-sionistas, el caso de Avigdor Liebermann es un ejemplo palpable; o sionistas cristianos, etc.

Benjamín Netanyahu junto a Avigdor Liebermann, representantes de la extrema derecha sionista, atrás el retrato de David Ben Gurión, un socialista convencido.

- Amplios sectores del judaísmo rechazan la ideología sionista, tampoco es novedad, siguen oponiéndose a la creación de Israel. Estos círculos del judaísmo defienden, en esencia, que como cualquier religión, el judaísmo es solo espiritual. Y, toda religión, proclama desde el amor a los semejantes hasta la justicia y la paz. El verdadero judaísmo es Mesiánico, universalista (como el cristianismo) y espera el establecimiento del "Reino de Dios en la Tierra". Nada extraño que no proclame cualquier religión monoteista. 
- El sueño de la "asimilación" judía en Europa fue aniquilado en la segunda guerra mundial. Tras la contienda miles de combatientes judíos entre los Aliados retornaron a sus hogares en Europa, la realidad era que ya no existían sus familias, sus casas destruidas, países arruinados económica y físicamente. La anterior resistencia al sionismo para colonizar Palestina había casi terminado, justificándose los métodos. El Estado de Israel -armado e impenetrable- se fundó sobre esta base. 
- Hay que saber diferenciar. Ser antisemita y antisionista, no es la misma cosa, el segundo postulado refiere al "opositor" al supuesto "nuevo orden mundial sionista" (NWO) (al menos en teoría). 
- El antisemitismo es tan antiguo como la edad media (pogroms) o más atrás. Significa "prejuicio u odio a los judíos" (aunque semitas son también los pueblos árabes), el término quedó acuñado en ese sentido alrededor de 1879 (Wilhelm Marr, periodista alemán, definió el antisemitismo como denotación del odio a los judíos y otras tendencias "liberales" atribuidas a los judíos).
- Hitler pregonó el antisemitismo más extremo que se conozca. A través de la historia, episodios de persecusión y matanza de judíos (pogroms) no se equiparan a la política oficial de persecusión, expulsión y asesinato patrocinado por el estado nazi. Esto a pesar que se diga que Hitler fue "partidario" del sionismo ya que le resultaba útil para su programa de deportación de los judíos europeos y dado que también era "amigo" de los árabes semitas. 
- El antisemitismo suele ser comparado con la forma más común de xenobofia: el racismo, sancionado por la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y que forma parte de la legislación penal en casi todo el mundo. 
- El término antisionismo se consolidó a raíz de la declaración de independencia del estado de Israel. Hasta cierto punto (no del todo) remplazó al antiguo antisemitismo. 
- Un factor a tener en cuenta, lastimoso decirlo, el antisionismo moderno, en gran parte de Hispano-América está atado, en “uña y mugre” al  pensamiento de literatos de la extrema derecha política que exaltan el nazi-fascismo divulgado por internet, en libelos y cartillas llenas de diatribas insultantes, es decir de poco interés académico e histórico. (basta recordar a propagandístas de habla castellana como Borrego, "Romanescu", Bochaca, Varela).
- Por tanto, actualmente existen dos modalidades de antisionismo. La primera, una mutación de nombre para disfrazar a grupos xenófobos neonazis que siguen sosteniendo viejas y erradas doctrinas sobre la supremacia racial y la conspiración mundial judía, según su "biblia" doctrinaria -Los falsos 'Protocolos de los Sabios de Sión'-. Estos grupos utilizan la lucha del pueblo palestino para disfrazar su odio hacia los judíos. Y, la segunda, deriva en algunas corrientes, como el actual activismo que denuncia la fuerte influencia de círculos sionistas y prosionistas en el establishment norteamericano; otros grupos pro-Palestina que denuncian los crímenes de Israel y hasta existen organizaciones que actúan sin condicionamientos políticos o ideológicos. Tampoco debemos olvidar que existen países y grupos que se declaran abiertamente antisionistas llamando a su eliminación. 
- Una curiosidad, los judíos han alcanzado notable rendimiento en diversas áreas como la ciencia, el arte, la cultura, eso alimenta el morbo de la "gran conspiración mundial". Un dato muy interesante que alarmará a sus detractores es que "el coeficiente intelectual es el indicador de éxito más importante. Parece que los judíos lo tienen en abundancia: El 40% de los galardonados con el Premio Nobel son judíos, y se cuentan 16 entre los 40 estadounidenses más ricos".
- En contrapartida al punto anterior y que hace justicia a sus críticos, en la actualidad es absurda la opinión que el antisemitismo es una 'amenaza existencial' para los judíos en Occidente. 

El ex vicepresidente de los Estados Unidos (gobierno Obama), Joseph "Joe" Biden, católico y convencido pro-sionista al igual que el actual vicepresidente Michael Pence (cristiano evangélico).

- El sionismo es fuerte dentro de las comunidades cristianas evangélicas de Norteamérica (la mayoría religiosa del país). Suele denominársele "sionismo cristiano". Características: anti islámico y anti palestino (no debemos caer en el error de pensar que la población aprueba incondicionalmente la política guerrerista de sus gobiernos). La mayoría de las confesiones cristianas políticamente se alinean con el Partido Republicano (a excepción de las iglesias cristianas afroamericanas y otras minorías confesionales que se inclinan mayoritariamente por los Demócratas). 
- Los cristianos evangélicos, predominantes en Estados Unidos, se convirtieron gratuitamente, dada la interpretación literal de la biblia, en los mejores lobbies pro Israel, gozan de una notable influencia en todos los gobiernos. Los votos de esta comunidad son decisivos en cualquier elección. Por ejemplo, si usted aspira a ser presidente de los Estados Unidos deberá primero reconsiderar su fe religiosa y hacerla pública, usted no puede darse el lujo de despreciar decenas de millones de votos del cristianismo evangélico. Las encuestas demuestran que más del 50% de la población no votaría por una persona que se declara atea. (el famoso "puritanismo" americano).
- De lo expuesto en el párrafo precedente, razonando, es fácil encontrar parte de la explicación del por qué los mandatarios estadounidenses -aunque cristianos fervientes (casi todos)- coloquen sobre sus cabezas la ritual kipá al visitar Israel. 
- Para quien quiera declararse antisionista, siendo cristiano (inclusive católico), deberá siempre tener presente que es su propia confesión la que defiende ciegamente y vuelve intocable al sionismo, no solo en los Estados Unidos o el Reino Unido (con el anglicanismo), o en el resto de Europa con los protestantes. En regiones "tercermundistas" del planeta es común encontrarnos con pobres comunidades cristianas que alaban y lanzan loas al "Señor de Israel" (eso en sí no es criticable, uno puede entregarse a la fe que su consciencia le diga). Intento demostrar que el sionismo no necesita ninguna exclusiva "conspiración judía" para "apoderarse del mundo".
- Es el cristianismo evangélico y otras confesiones predominantes en Norteamérica y Europa quienes influyen en la política internacional de la mayor potencia mundial, a través del liderazgo político. No obstante, se dice coloquialmente que son instituciones controladas por el sionismo internacional, eso significaría que la élite "superior" blanca, que siempre aplica las reglas del sometimiento a las naciones débiles (siguiendo el modelo nazi), incondicionalmente se "inclina" ante una "raza inferior", si debemos creer la tesis de una "conspiración mundial judía".    
- Puede ser solo anecdótico o un factor cultural el hecho que exista una mayor tendencia en Latinoamérica y España a exaltar el nazismo; esto tiene una razón, aquella prolífera literatura neonazi de escritores de lengua castellana que coincidió con el reinado franquista y la fácil difusión de esa narrativa; y, hoy con la aparición de miles de páginas webs de adoctrinamiento neonazi. La extrema derecha e incluso segmentos ultraconservadores del catolicismo tienden simpatizar con esa doctrina. 
Y así, podríamos continuar...


El Mito de la "Gran Conspiración Mundial Judeo-Masónica-Comunista" tuvo que dar paso a la menos ostentosa "Conspiración Mundial Sionista". 


Sobre los propagadores de la propaganda neonazi de la "gran conspiración mundial judeo-masónica-comunista" ya hemos tratado en otros artículos, no insistiremos en el tema (ver nota informativa al pie de página).

Sin embargo, el moderno antisionismo recicla enormes segmentos  de la caduca "Gran Conspiración Judeo-Masónica-Comunista"; en lo principal que los judíos y los sionistas se han apoderado del mundo, lo controlan todo, en ese sentido alegan que:

Presiden el "Gobierno Mundial", que son propietarios de toda la banca internacional y financiera, que acaparan todas las poderosas corporaciones de comunicación global (incluído internet), que conocen  todo lo que leemos y hacemos (El Gran Hermano); que controlan el aparato ideológico de las naciones y que ejercen poder en las grandes transnacionales y empresas armamentísticas, es decir, financian y arman a todas las partes en un conflicto (incluido Hitler y sus nazis), que no hay guerra en el mundo en la cual el sionismo no haya metido sus narices. No conformes con aquello, también dominan la cultura en sus diversas áreas: educación, salud, arte, deporte, etc, etc, un largo etcétera. 

Sobre los Estados Unidos suele caer más directo la acusación de estar manejado por el sionismo, desde el control total de la Casa Blanca, del Congreso, de la Reserva Federal, Wall Street y los principales organismos estatales. De hecho existe evidencia suficiente de la presencia de círculos de intelectuales y asesores de confesión judía y pro sionistas en esas instituciones. La teoría de la conspiración va incluso al dominio de las cadenas informativas y de Hollywood. Los activistas aducen que Israel jamás va a recibir críticas del gobierno por la sencilla razón que los sionistas se han apoderado de la política exterior de los Estados Unidos (y tienen gran parte de razón, aclarando que esos personajes jamás han ocultado su fe y que se ha demostrado que Israel es el brazo ideológico y estratégico de los EEUU en Próximo Oriente).

Los lobbies 

No obstante la gráfica interpuesta, los 'lobbies' no son una exclusividad del sionismo, son una parte del sistema de gobierno en los EEUU.

Si hay otra cosa que se preste a mantener vivo el mito es la presencia de poderosos lobbies sionistas cercanos a las diferentes administraciones de la Casa Blanca. 

Consultando el diccionario podemos entender que "lobby" se traduce literalmente como ‘vestíbulo’, ‘salón de espera’. Los "lobbies" son parte imtrínsica del modelo político estadounidense desde su nacimiento. Son grupos de cabildeo o de presión que se enquistan en el poder político para influir ante el Gobierno (la Administración Pública en general) y obtener resoluciones que favorezcan al sector que representan. El que puedan tener oscuras aspiraciones o reivindicaciones no es una exclusividad de un grupo de conspiradores judíos y/o sionistas.

No debemos dejar de lado a los denominados 'think tank' que generalmente son instituciones de investigación, centros estratégicos de planificación, de pensamiento, ideas, de reflexión sobre asuntos político-sociales, economía, cultura, tecnología, defensa. Se vinculan en muchos casos a partidos políticos y lobbies de presión bajo un posicionamiento ideológico determinado, previo contrato de asesoramiento, aunque suelen calificarse de organizaciones sin ánimo de lucro (financiados por poderosos círculos).

Volviendo a los lobbies, tenemos de lo más variado, incluso mucho más poderosos de los que el lector tiene en mente. Veamos algunos:

El lobby Armamentista, que no es uno, son varios lobbies en el mundo de los contratistas militares y materia de seguridad. Se liga al Complejo Militar-Industrial, delegados de la industria de armamentos se reunen permanentemente con los legisladores para obtener leyes que beneficien sus intereses. Es tan poderoso que la actual economía de los Estados Unidos depende en alto grado de la industria bélica, Norteamérica es hoy una economía de guerra (Las multinacionales Lockheed Martin, Boeing y General Dynamics, son el ejemplo más conocido).

El lobby Energético, transnacionales petroleras y de gas estadounidenses y hasta el antiguo lobby del carbón todavía está vigente (para quienes desconocen este lobby del carbón anualmente gasta millones en cabildeos que intentan convencer a los congresistas sobre las virtudes del carbón limpio). En general, este sector influye en Washigton al punto de ser quienes encabezaron la negativa del país a la firma del Protocolo de Kioto (lucha contra el cambio climático), el botín en juego es enorme.

El lobby Financiero, aunque perdiera cierta influencia tras la crisis económica de 2008, sigue permitiéndose recomendar y dictar leyes para la regulación bancaria. Wall Street invierte anualmente cerca de 500 millones de dólares solo en cabildeos con los congresistas (serán los banqueros judíos tan generosos?, con la fama de tacaños...?).

El lobby Sanitario, aunque parezca mentira, es el sector que más dinero invierte anualmente en Washington. Se estima que en la última década se ha gastado casi 2.500 millones de dólares en cabildeos con los legisladores (datos públicos recopilados por OpenSecrets.org.). Los recursos que se invierten en el sistema sanitario de los Estados Unidos son enormes, solo superados por los gastos de Defensa. Como sabemos, la sanidad en los Estados Unidos es privada (no obstante existen programas de protección a la tercera edad y gente sin recursos que costea el Estado, como los Medicare y Medicaid).

El lobby Tecnológico, sería como la cenicienta de los lobbies, no obstante su influencia es grande, ha invertido en gastos de cabildeo alrededor de 400 millones de dólares. Apple, Microsoft, Google, Wikipedia, Yahoo, Twitter o Facebook, entre otras empresas digitales de la nueva era han presionado para que se cancelen leyes contra la piratería digital y de protección de la Propiedad Intelectual, porque perjudica su negocio de publicidad web. 

No son todos, tenemos otros poderosos lobbies: el agrícola, con la empresa Monsanto, la tabacalera Philip Morris. El genérico lobby de los industriales, principalmente las cámaras de comercio, el lobby ecologista, etc. 

Los lobbies pro Israel, siendo el principal AIPAC, así como la Asociación Nacional del Rifle, los lobbies sindicales o patronales, son denominados “grupos de interés”. Me olvidaba de la vieja pero famosa "Liga Antidifamación", una organización judía estadounidense que hace campaña en contra del antisemitismo y que, además, es una fuente de propaganda inagotable de Israel dentro de los Estados Unidos.

Una  vez que se entiende la magnitud de los lobbies, podemos comprender como se maneja la política (y la economía) de los Estados Unidos. EEUU es una enorme y compleja empresa de negocios manejada por el capitalismo financiero (si, con judíos incluidos) y dirigida políticamente por un Gobierno. (1) 

En que posición ubicaría usted al lobby pro israelí AIPAC, predominante en el Congreso de los EEUU?. Hemos dicho que no es el único lobby judío de presión en el Congreso, hay varios ('Calle J' es un ejemplo), de diferente índole e ideología, para todos los gustos y sabores, eso es debido a que en los Estados Unidos viven millones de judíos y su voto pesa en las elecciones. 

Ok. Ahora me dirán... pero, los judíos y los sionistas controlan todos esos lobbies! y me enumerarán listas de prominentes judíos multimillonarios, banqueros, industriales, artistas, etc.

Qué tan cierto es que suele tomarse "represalias" contra personas conocidas en cualquier campo u actividad que critican las políticas "sionistas" en los Estados Unidos?. En algunas ocasiones he leído que se puede atacar al presidente norteamericano, pero cuidado con hablar mal de Israel. Qué de verdad hay en ello?. La respuesta la encontramos en la liberalidad de miles de páginas antisionistas que diariamente publican en internet, dentro y fuera de los EEUU, y no he escuchado de represalias... a no ser que sobrepasen los límites de la difamasión (o que sea la típica auto-victimización, paranoia, delirio de 'persecución', de quienes optan por esconderse tras ridículos pseudónimos).

Como el viejo antisemitismo ha sido ya desenmascarado, ahora resulta que cualquier persona en los Estados Unidos (o en cualquier lugar) que se precie tener una pequeña o gran fortuna, o si es un político destacado, que intenta ejercer su influencia para sus intereses particulares o de su grupo, o hasta para servir a la comunidad, imperiosamente tiene que ser “sionista”, según los amantes de la conspiración.


II Parte

Por qué hay tanto judío "cortando el bacalao"? 

La ilustración hace referencia en general al capitalismo. Ilustraciones políticas contemporáneas que comparan a barones ladrones del siglo XIX con barones ladrones de la Edad Media.

Sin lugar a dudas, existen muchos judíos ricos, codiciosos hombres de negocios, el típico “hombre malo” que consigue sus objetivos a cualquier costo o medio. Cómo lo hacen? es algo que no señalan sus detractores, salvo que citan algunos nombres de poderosos judíos y recitan el fraudulento y apócrifo libelo "Los Protocolos de los Sabios de Sión", etc., que sirven para alimentar el mito de la conspiración mundial. 

Aún otra reflexión: Saben cuántos judíos y/o sionistas trabajan para las grandes corporaciones internacionales, por ejemplo, para el clan Rockefeller -que no son judíos, por favor!-, es decir, judíos y/o sionistas dependientes de un no judío?. (Lamento esta letania, pero es que la conspiranoia atribuye todo los males del universo a cuestiones de religiosidad).

Responder este tipo de cuestionamientos en forma apropiada requiere una explicación plausible, aunque no entendible para ciertas mentes. Ello comporta llevarnos, en principio, al factor estadístico, al área de las distribuciones porcentuales, al campo de las probabilidades aplicadas a las ciencias sociales. Veamos, la siguiente explicación tomada de un excelente medio alternativo (Crónicas de Spectator)

"Exceptuando grupos extremadamente pequeños de gente (diez o veinte personas), cualquier población lo suficientemente grande (centenas de millares o inclusive de millones de personas) eventualmente generará la suficiente diversidad como para que vayan apareciendo incluidas todas las posibilidades, y muchas veces las distribuciones porcentuales se mantendrán más o menos constantes de nación a nación, de país a país, sin que importen en lo absoluto cuestiones de raza o religión. 

Tómese por ejemplo el asunto del cáncer de mama entre las mujeres. En una población lo suficientemente grande hará su aparición inevitable los casos de cáncer de mama sin que se pueda hacer absolutamente nada para evitarlo (salvo la prevención). Esto no significa que todas las mujeres en el grupo de estudio seleccionado contraerán cáncer de mama. Y los porcentajes de cáncer de mama se mantendrán más o menos constantes de una nación a otra con el paso del tiempo. 

Del mismo modo, toda población lo suficientemente grande generará de modo inevitable un porcentaje con tendencias criminales. En todos los países hay cárceles porque en todos los países encontramos asaltantes, pedófilos, bandas de delincuencia organizada, estafadores, delincuentes de cuello blanco, tratantes de blancas, en fin, lo de siempre, su confesión religiosa es intrascendente, pueden ser judíos, cristianos, musulmanes, etc

Pero la existencia de un porcentaje de gente con ciertas características (digamos, un 6%) no significa ni en sueños que el resto de la gran mayoría de la población (el 94%) comparta dichas características. La distribución de las variedades estadísticas alcanza a todos los países del orbe, en todos los países vamos a encontrar altos y chaparros, inteligentes y tontos, delgados y obesos, y en esto ni los judíos, ni el estado de Israel, ni los pro sionistas son la excepción. Así como hay judíos ortodoxos (de tendencia conservadora) también hay judíos reformistas (de tendencia liberal). Así como hay judíos convencidos en las bondades de un sistema social basado en el apoyo a la libre empresa con la menor interferencia posible del Estado (de la derecha), también hay judíos que reclaman una presencia fuerte del Estado en todos los ámbitos de la actividad económica (izquierda). Así como hay multimillonarios judíos banqueros, industriales, políticos, también hay millones de judíos pobres. Y, así como hay judíos de “derecha” y de "izquierda", también hay judíos de derecha y de izquierda radical. Estadísticamente hablando, esto es inevitable en cualquier sociedad.

Cartel propagandístico bajo influencia de la propaganda nazi en la exposición antimasónica 1941: 'El judaísmo controla el comunismo'. 

Cualquier sociólogo que escarbe en las hemerotecas eventualmente encontrará judíos metidos en la política y el activismo social, entre ellos habrá invariablemente un porcentaje que creía haber descubierto en las ideas de Marx la solución mágica para todo. Pero, suponer que la existencia de un porcentaje reducido de judíos simpatizantes del modelo económico comunista es una “prueba” de la existencia de una gigantesca “gran conspiración judía masónica comunista” para el dominio del orbe en la que están metidos todos los judíos constituye un soberano insulto a la inteligencia, una estupidez tan absurda como el suponer que la sola existencia de grupos ultrafanáticos como la Falange española (los cuales no representan ni siquiera la centésima parte de la población) constituye una prueba contundente de que todos los españoles son adictos a las fantasías de la extrema derecha neofascista por el solo hecho de ser españoles, y que inclusive por tal supuesto haya quienes consideren deseable o necesario un programa de exterminio masivo llevando a marchas forzadas a millones de españoles -incluidos ancianos, mujeres y niños- hacia los hornos crematorios para “terminar” de una vez por todas y para siempre con el peligro que representan para España la Falange y sus acólitos políticos de la derecha".

Que los sionistas juran fidelidad a sus ideales… por supuesto, pero ese ideal tuvo su precio y su momento; los nazis también jurararon fidelidad a los ideales de Hitler y asesinaron sin remordimiento por ese ideal, pero cuando su ídolo se fue el ideal terminó. Qué otro ideal han jurado los sionistas que no sea defender Israel?... conquistar el mundo?... 


El tratar de dialogar con un "antisionista" o tratar de hacerle entrar en razón es una pérdida inútil y lastimosa de tiempo. En el mejor de los casos, suponiendo que con la mejor biblioteca del mundo y utilizando la mejor lógica Aristotélica y los mejores argumentos Kantianos, se les logre vencer ampliamente en un debate, jamás admitirán su derrota y, de seguro, terminarán intentando matar a quien los humilló de tal manera. No nacieron así, pero en esto se convirtieron. Ni modo...

"Ser judío es un estado, una condición, como ser negro, chino, mexicano o español, y no es un acto. Cualquier persona, cualquier ser viviente pensante en cualquier parte del Universo debe ser evaluado y juzgado no por su raza o por sus creencias religiosas o por su aspecto físico o condición física, sino por lo único que realmente cuenta al final de la jornada: por sus actos. Utilizar información sesgada y mal intencionada, haciendo generalizaciones discriminatorias y procediendo a una sistemática campaña de desinformación en contra de un grupo muy variado de personas de diversas nacionalidades, con muy diversas tendencias políticas, pero cuyo “pecado” es su identidad judía, una adscripción que no es necesariamente religiosa ni es ideológicamente uniforme".


Dónde y cuándo surgió el mito que los judíos dominan el mundo a través del 'trono de oro" que regula la economía global?


Lo que los antisionistas, ultraderechistas y neonazis contemporáneos llaman el 'TRONO DE ORO' fue de hecho una creación de la España Católica, sin intervención alguna de judíos. Por casi tres siglos se estuvieron enviando decenas de toneladas de oro y plata a la península ibérica para enriquecer las arcas de la Corona. En eso basó el imperio español su prosperidad. 

Sobre la economía se ha regado tanta tinta con teorías conspiranoicas, el mismo Hitler las creía (o pretendía que la gente se lo creyera). A groso modo se dice que los judíos “impusieron sobre la humanidad la creencia que la riqueza de las naciones está basada no en el trabajo de sus ciudadanos sino en la cantidad de oro que poseen”, lo que se denominó el “trono de oro”, tesis muy popular en la época hitleriana. Esta teoría económica sobre la riqueza de las naciones no fue una idea original de Hitler ni de sus economistas, como falsamente relatan interminables publicaciones propagandísticas neonazis, disfrazados de "solo" antisionistas. Cualquier estudiante secundario habrá repasado al inglés Adam Smith y su estudio sobre “La Riqueza de las Naciones” (1776)

A 'Crónicas de Spectator' pertenece los siguientes extractos.

"Adam Smith elaboró su trabajo justo cuando el imperio español seguía aferrado en basar su prosperidad y su riqueza en los caudales de oro y plata que le estaban llegando del continente americano, oro y plata obtenidos con el sudor, la sangre y dolor de los pueblos subyugados". Y mucho antes de Smith otros economistas se dieron cuenta de la validez de tal axioma, la verdadera riqueza de las naciones está basada en el trabajo de su gente.

Curiosamente, en el ocaso de la Edad Media e inicios del Renacimiento, fruto del descubrimiento de América, fue la España Católica y no los judíos quienes erigieron el concepto que la riqueza de los pueblos se basaba en sus posesiones de oro. La  Península Ibérica ya se hallaba controlada por los Reyes Católicos, se había expulsado a los musulmanes, no había más territorios que conquistar, ni más riquezas por saquear, pero seguía siendo una España bastante pobre en lo que a su economía respecta.

Hernán Cortés desembarca en 1519 en lo que hoy conocemos como México, cumplió la misión de apoderarse de todo “en nombre de la Corona y de la España Católica”. Nació la codicia desmedida de los invasores, conquistadores-saqueadores por las grandes cantidades de oro y plata, su guerra desmedida contra los nativos arrebató todo esa riqueza. 

"Resulta imposible atribuirle a judío alguno esa codicia enfermiza y desesperada por el oro del nuevo continente. Hernán Cortés muy ciertamente no era ningún judío. Tampoco lo era ninguno de sus soldados. Y los Reyes que enviaron a estas hordas de bandidos tampoco eran judíos. Todos ellos eran (o presumían ser) muy “católicos”, de principio a fin". La rapaz voracidad de los Conquistadores-saqueadores fue un reflejo fiel de la increíble voracidad del trono de oro que consumía los corazones de los Reyes Católicos Fernando e Isabel. Desde entonces la riqueza de una nación se basó exclusivamente en sus posesiones de oro/plata. 

En 1492, en que las carabelas de Colón zarparon hacia lo que sería el descubrimiento de América, se emitió y se venció el plazo dado por los Reyes Católicos para la expulsión de todos los judíos de España que no se convirtieron al catolicismo “por las buenas o por las malas” (31 marzo 1492). Fue una expulsión masiva, sin precedentes, que prácticamente limpió la península ibérica de judíos. De este modo, desde antes que Hernán Cortés pusiera su pie en el continente americano, en España ya no había rastro alguno de judaísmo, y para lo que pudiera haber quedado la Santa Inquisición española se encargó de liquidarlo en los leños de la hoguera con el celo propio de los nazis de Alemania. 

El Papa Alejandro VI concedió el título de 'Reyes Católicos' a Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla a manera de compensar la deferencia que había tenido el Papa con la monarquía francesa al reservar para el Rey de Francia el título de 'Rey Cristianísimo' (Su Majestad Cristianísima, Rex Christianissimus), también lo hacía con otras monarquías europeas. Estos títulos que otorgaba el Papado eran utilizados como títulos de soberanía. Recordemos que el Papa Alejandro VI (Rodrigo Borgia) fue muy célebre por la organización de orgías, uno de sus tantos hijos, César, fue la inspiración de Maquiavelo para el personaje del despiadado Príncipe. (N. del E. añadido por el editor)

No conformes con extinguir todo rastro de la cultura judía en España, los Reyes Católicos volvieron a incurrir en la misma política, decretando también la expulsión de los moros, convirtiendo a España en uno de los imperios más intolerantes sobre la faz de la Tierra (y habrían ido por más, excepto que los ingleses los mantuvieron ocupados y distraidos por buen tiempo). 

Por qué insistir en seguirle echando la culpa a los judíos por el “trono de oro”? Esta es una consecuencia directa del "revisionismo" histórico ordenado por el dictador español Francisco Franco bajo cuya férrea mano la prioridad consistió en exculpar a los Reyes Católicos de todos sus crímenes justificándoles absolutamente todo. Una premisa no escrita ni confesada abiertamente pero usada por los neofascistas de hoy es que “a los judíos hay que echarles la culpa de todo aunque no la tengan, para eso están"; y esa fue (desde mucho tiempo atrás) la doctrina de la iglesia con la acusación a los judíos de haber "crucificado a Cristo".

La "Santa Inquisición" fue una policía religiosa, extremadamente útil a la Corona Española, mantuvo subyugadas bajo el terror a sus colonias garantizando así la llegada interminable de decenas de toneladas de oro saqueadas con mano de obra esclava nativa. Falso es el mito (popularizado por órdenes del tirano Francisco Franco en las escuelas de España) que los soldados enviados por los Reyes Católicos al nuevo continente iban a “evangelizar a los indios y salvar sus almas”.

El Imperio Español se convirtió en el imperio más poderoso de su época. Pero no lo era por el trabajo de su gente sino por las enormes cantidades de oro y plata que se estuvieron extrayendo del continente americano. 

¿Qué habría sido de la España Católica si no se hubiese descubierto el continente americano? A menos que hubiese tomado la firme decisión de basar la prosperidad y la riqueza de la economía nacional en el trabajo de su gente; o a menos de que hubiesen afilado los soldados de la Corona sus espadas y sus lanzas para proceder a la invasión de sus vecinos como Francia e Inglaterra saqueándolos y robándoles todo su oro y plata (lo cual hubiera sido una labor muchísimo más difícil y con mucho menos probabilidades de éxito que la invasión del nuevo continente), posiblemente habría terminado siendo una nación extraordinariamente pobre. 

Pero si la codicia desmedida por el oro y su atesoramiento para fincar en él la riqueza y la prosperidad de un imperio fue obra y gracia de los españoles y no de los judíos tras la conquista de América, ¿por qué no hacen mención de ello los “economistas” antisionistas o la ultradercha política? Porque los españoles saqueadores no eran judíos, sino católicos, por ello y solo por ello vale la pena voltear hacia otro lado fingiendo demencia. Por otro lado, reconocer un hecho así les mandaría abajo en buena medida sus estrafalarias teorías.

El trono de oro español no duró por siempre. Al independizarse sus colonias en el nuevo continente, el oro dejó de fluir y el imperio se colapsó, porque sus beneficiarios no estaban acostumbrados a vivir sin su enorme dependencia en el oro, una dependencia equivalente a una adicción a la droga. Lo que quedó del imperio terminó enfrascado en una guerra civil cuyo resultado final fue una larga dictadura de corte fascista...

La burda farsa del “trono de oro” fue retomada a principios del siglo XX por basura literaria como el tracto ruso 'Los Protocolos de los Sabios de Sión' (el fraude literario más grande de la Historia) y reciclado cientos de veces por gente tan falta de ética e integridad como el sacerdote ultraderechista argentino Julio Meinvielle y pseudo-historiadores "revisionistas" dedicando su vida entera a diseminar su filosofía de odio.


Necesaria exposición de la cuestión de la banca y las finanzas "judías"

Superada la imagen infantil del “judío avaricioso”, habría que señalar a los califas musulmanes y a los reyes cristianos, tanto de oriente como de occidente, como responsables del surgimiento de una importante banca judía en el corazón del mundo islámico y de la cristiandad. 

Es común que la ignorancia predomine a la razón en tiempos de crisis. Suele ser "normal" escuchar o leer  que los judíos europeos fueron perseguidos y asesinados (pogroms) porque concedían préstamos usureros a la gente y que esta práctica es de siglos, siendo una de las razones que culminaron en el denominado Holocausto, de esa sagaz manera se pretende dejar a un lado la evidente persecusión religiosa.

El antisionismo (o será antisemitismo?) se declara "especialista" en judaísmo, habla mucho sobre los askenazis, de origen centroeuropeo que abrazaron la religión judía, básicamente asentados por el este europeo y en la región del Cáucaso (se dice que en tiempos del antiguo Imperio Jázaro). Se les "acusa" de no tener nada en común con Abraham y los antiguos profetas porque no guardan identidad con los pueblos semitas (hebreos y árabes). El interés de este párrafo radica en que son precisamente estas comunidades judías centroeuropeas las que han sido el blanco de la persecusión y genocidio. 

Bien dicho esto, veamos lo central de este apartado.

No existe un solo banco en el planeta que no sea una institución usurera, porque de no serlo no tendría medios para subsistir y seguir operando. La clave para la rentabilidad de cualquier banco es, desde luego, la facultad de poder obtener una ganancia legítima. Resulta que esta ganancia tiene otro nombre: USURA, y esta es precisamente la definición gramatical y legal de usura. 

El concepto de la usura lo podemos rastrear hasta mucho antes de la época de Justiniano, emperador de Bizancio en el siglo VI, cuando en su tiempo se reglamentaron con precisión los usos y costumbres del mundo romano en materia bancaria y se fijó la tasa de interés entre un 4% y un 8% al año (Julio César había impuesto un interés máximo del 12%), con algunas excepciones, considerando el riesgo de las operaciones. Y Justiniano, desde luego, no era ningún judío.

La satanización de la usura (dando un golpe de muerte temporal a la banca) empieza con Carlomagno, el cual prohibió a los laicos prestar cobrando interés; en esos momentos históricos es cuando surge la lucha que daría la Iglesia contra la usura. 



Esta satanización sería retomada cuando la lucha contra la usura fue esgrimida como un señuelo por los fascismos europeos en el siglo XX. Pero, desde el momento en que sabemos que el régimen nazi fue financiado por cierta banca internacional (hecho minimizado o de plano ignorado en la literatura extremista) así como por la poderosa industria metalúrgica alemana, comprendemos que no todas las condenas de la usura son lo que parecen, ni tienen como fundamento la búsqueda de la justicia. El fascismo, sea del tipo que sea, no aporta un equilibrio, sino un desequilibrio más profundo. 

En lo que toca al judío. La Torah (lo que viene siendo el 'Antiguo Testamento' de los cristianos) desde los tiempos de Moisés prohibe que entre los judíos se cobre interés alguno por préstamos, excluyéndose el caso en el que un préstamo se haga a un extranjero:

“No obligues a tu hermano a pagar interés, ya se trate de un préstamo de dinero, de víveres, o de cualquier otra cosa que pueda producir interés. Al extranjero podrás prestar a interés, más a tu hermano no prestarás así” (Deuteronomio, 23:20).

La iglesia católica y los alfaquíes prohibían la usura, pero esta era útil a sus intereses de Estado. Entonces, ¿por qué no recurrir al judío que ya tenía una “licencia de Dios” al respecto? En el mundo islámico, delegar las prácticas usurarias a los judíos fue habitual durante siglos, con el agravante hipócrita de que uno no se “mancha las manos con la usura”. Precisamente por estas actitudes hipócritas, muchos judíos fueron prácticamente obligados a fungir como prestamistas o como contabilizadores de préstamos al no permitírseles laborar en oficios y profesiones desligados de actividad bancaria alguna, a los judíos se les tenía prohibido la práctica de numerosos oficios, eran considerados ciudadanos de segunda. 

La prohibición del préstamo con interés ha sido una práctica unánime en la historia de la Iglesia Católica hasta el siglo XIX, donde las circunstancias (más bien los intereses) se impusieron. El catolicismo ha condenado la práctica de la usura por lo menos en nueve Concilios ecuménicos. En el de Nicea (en el año 325), la prohibición del interés sólo regía para el Clero, bajo pena de degradación eclesiástica. En los Capitulares de Carlomagno, la prohibición se hizo extensiva a toda la población. Sin embargo, la práctica de la usura no desapareció. La última gran declaración de la Iglesia contra la usura (entendida siempre como cualquier interés, por pequeño que sea) aparece en la Encíclica Vix Pervenit del Papa Benedicto XIV en el año 1745. 

        Banco del Vaticano

Hoy en día la usura no solo es permitida sino practicada por la Iglesia Católica (el costo que se ha tenido que pagar por esto ha sido una secuela de muy terrenales escándalos financieros como el del Banco Ambrosiano). Se pretende justificar el cambio mediante la distinción entre el interés moderado (permitido por ley) y la práctica usurera (practicada por prestamistas), que se habría convertido en un interés excesivo. El cambio en la definición de las palabras puede ser muy útil. Así, hoy en día la Iglesia puede seguir condenando la usura y practicarla. Sin embargo, cualquiera que tenga una mínima perspectiva histórica no puede dejar de sorprenderse: ¿cómo es posible que la Iglesia haya renunciado a una prohibición de siglos?

La historia de la banca es amplia, y no perderemos tiempo aquí en detalles que se pueden encontrar en muchas referencias. El primer banco moderno fue fundado en Génova, Italia, con el Renacimiento italiano en marcha, en el año 1406, y su nombre era 'Banco di San Giorgio'. Contrariamente a las aserciones antisemitas que identifican a los judíos con la palabra “usurero”, a este primer banco no puede atribuírsele una patente de exclusividad judía, ya que en su funcionamiento colaboraron prominentes familias genovesas no-judías, incluyendo la casa de los Grimaldi (actuales soberanos del principado de Mónaco, no-judíos).  


Alguien recuerda o, al menos ha escuchado, alguna vez en su vida, sobre la Nobleza Negra Veneciana y su poderosa influencia aun en el presente?. Quienes presumen conocer a “profundidad” las sociedades secretas y la conspiración mundial judía, deberían saberlo!. 

Regresemos al trono de oro. Por las razones expuestas arriba, no había bancos (en el sentido moderno de la palabra) en los tres siglos en que los Reyes Católicos y sus descendientes estuvieron gobernando. Pero entonces, ¿cómo se las arreglaron para poder generar riqueza y para poder financiar sus megaproyectos? La respuesta es obvia: el pillaje desmedido del oro llevado a cabo en las Américas.


Entonces, si no son los judíos o los sionistas los "malos" de la película, quiénes son? 



Ha reflexionar! 

Acaso creen que un exclusivo y reducido grupo de conspiradores judíos, basados en tradiciones religiosas y racistas, pueden "conquistar el mundo", sin que el Imperio Británico o sus actuales testaferros norteamericanos y los supremacistas blancos de Europa permitan a una "raza" inferior dominarlos?.

Si recuerdan mis anteriores artículos sobre la sinarquía, será momento de volver a repasarlos. 

Lo arriba citado es solo una pequeña muestra del por qué son falsas las tesis de las teorías conspiranoicas antisionistas. No obstante, tampoco podemos negar la constante presencia de muchos y poderosos judíos, ellos son parte de una conspiración mucho más grande que una simple alianza sectaria bautizada míticamente como ‘La Gran Conspiración Judía’, hoy denominada 'conspiración mundial sionista'.

La hipótesis de trabajo más plausible que se ha desarrollado en nuestro tiempo es aquella que señala que los verdaderos dueños del mundo son una hermandad internacional que inicialmente se constituyó por economistas, industriales, oligarquía económica y aristocracia europea, a la que se integraron miembros de sociedades secretas de corte masónico. Ese círculo de alianzas elitistas se asociaron en torno a los viejos imperios coloniales. En la época del dominio nazi (y aun antes) ya era conocido como "Movimiento Sinarquista de los Imperios"

El mundo actual evidentemente ha evolucionado, conforme el avance del desarrollo social e industrial, hoy el poder dominante que impone las reglas de la política y la economía mundial se estructura mediante alianzas de las élites corporativistas que dominan el comercio mundial, los metagrupos, la oligarquía financiera-industrial, el complejo militar-industrial, la poderosa y despreciable real aristocracia europea e incluso se acepta la participación de organizaciones internacionales del crimen y sociedades secretas. 


Esa confabulación -como puede entenderse- origina múltiples alianzas sin distinción de raza, religión o política. Es lo que investigaciones serias denominan 'EMPRESA MUNDIAL S.A.', es decir, sociedades de negocios en las cuales  empresarios y banqueros judíos participan en igualdad de condiciones y aunan esfuerzos junto a cristianos de toda confesión, agnósticos, masones, musulmanes, hindúes, budistas, taoístas, etc


Como vemos, lo que une a estos grupos es el poder político-económico-industrial en el mundo. Hoy, su fin consiste en cumplir una agenda renovada: La GLOBALIZACIÓN, el nuevo imperialismo económico, que reemplaza al clásico imperialismo colonial. Incluso no es necesario dominar desde la sombra porque son organizaciones públicas, pero su objetivo final si es reservado, se trataría de establecer una dictadura sinarquista, una nueva versión global del Imperio Romano (una dictadura fascista como se denomina comúnmente hoy en día). 

De existir una pirámide de poder, no sería como la típica mafia con un capo en la cumbre, mucho menos un Rex Mundi, como nos describen los conspiranoicos. No es exageración, como afirma el investigador Daniel Estulin que "este mundo circundante no debe ser entendido como una conspiración con una estructura organizacional cuasi militar, sino como una red flexible, donde cada uno de los componentes puede ser desplegado por separado con objetivos distintos, bajo circunstancias específicas de cada operación".

Por las razones vistas, con mucha razón se le denomina 'EMPRESA MUNDIAL S.A.', metagrupos privados velan por sus intereses en sus respectivas zonas de influencia y se reparten otras, comparten el botín mediante la entrega de acciones, en este caso sobre los recursos naturales de las naciones y el control del sistema financiero mundial, planifican el futuro de la humanidad y destruyen a sus detractores mediante las guerras. Por lo mismo, no todo es camino de rosas, existen grandes obstáculos, por ejemplo Rusia no acepta ese tipo de imposiciones y hasta la China capitalista (globalista) de hoy, como estado, es reacia a aplicar ese método.


Volviendo al pasado, los nazis fueron parte de ese proyecto sinárquico, con todo el poder aglutinado en su entorno, no consiguieron edificar el NUEVO ORDEN MUNDIAL por una razón, se desviaron del plan de la sinarquía para controlar Europa. Las excentricidades de su doctrina dirigida por una "raza" de superhombres arios, asesinos, místicos y enajenados que conjuraban espíritus de otros “mundos” para una lucha mítica entre la luz y la obscuridad (el bien contra el mal, según su visión), tenía que ser detenida por sus propios creadores. Durante algún tiempo, ese otro “mundo” gobernó parte del orbe. Los nazis desviaron los fundamentos por los cuales fueron elevados al poder y, como dejaron de ser útiles por sus sandeces, su reinado de terror debía sucumbir, para dar paso a otros métodos más terrenales de dominación. 

Esas organizaciones son quienes detentan realmente el poder político-militar en los Estados Unidos, el sinarquismo se enquistó mediante las clases industriales y económicas norteamericanas y pugnan por controlar el sistema. De allí que en la segunda guerra mundial algunos grupos apoyaron la política del ‘Buen Vecino’ y el 'Panamericanismo' de Roosvelt, mientras grupos sinárquicos contrarios apoyaban el financiamiento e industrialización de la Alemania nazi, aún en pleno conflicto. 

Cómo se conforma la sinarquía en los Estados Unidos? 


Estulin afirma que estos grupos se componen desde neoconservadores, republicanos del ala de ultraderecha, componentes étnicos pro nazis y representantes de los poderosos círculos de los lobbies judíos y del ultraderechista Likud de Israel. “Detrás de ellos, oculto del escrutinio público, se encuentra el Movimiento Sinárquico de los Imperios, el auténtico poder que los ingenuos califican como Fascismo”.

Según la sinarquía se debe implantar regímenes autoritarios eligiendo gente dócil para ser controlados. El poder debe concentrarse en manos de los directivos de la industria y los medios de comunicación; y, naturalmente, en delegados de los grupos financieros-bancarios de cada país. Entre los objetivos del programa está el concentrar un máximo de industrias y eliminar la competencia injustificada; fijar un control absoluto de precios de todo bien y materia prima; y, la necesaria formación de un aparato judicial y social que impida cualquier acción extrema.

Anecdóticamente, el Sinarquismo parece tener los mismos objetivos que la supuesta conspiración mundial judeo-masónica-comunista, pregonada por muchos 'revisionistas' neonazis (y por los burdos 'Protocolos de los Sabios de Sión'). Eso no significa que existen dos grupos en pugna por el poder mundial, la teoría de la 'conspiración mundial judía' es un invento propagandístico para tener un "chivo expiatorio identificado', un 'enemigo de la humanidad' ante el cual desatar la ira (como ocurría en el pasado), es la típica desinformación que desvía la atención de las masas sedientas de "encontrar" el mal. Un "mal" que, a propósito, cumple ya largos siglos de haber sido "identificado y desenmascarado"... 

Conclusiones:

Los extremistas partidarios de la gran conspiración judía y/o sionista no ven más enemigo en el mundo que los renombrados judíos (para ellos la masonería solo es un instrumento del judaísmo internacional), le otorga connotaciones de tinte religioso y racial a esa supuesta causa, citando fuentes y líbelos de dudosa procedencia. 

Al contrario, la hipótesis sobre el sinarquismo no ve sectarismo, es amplia y transigente, se basa en la unión de grandes corporaciones de la industria y la banca, no representan a una sola persona o familia,;sin duda como personas particulares, tenemos muchos judíos, pero también tenemos cristianos, a raudales, de diferentes confesiones: católicos, masones, agnósticos, etc. Actualmente esa alianza incluye a cualquier personaje del mundo sin importar su religión o raza, sino su poder económico o empresarial con el que puede influirse en las decisiones de la política nacional, muchos provienen del Lejano y Próximo Oriente. Hay quienes identifican esta asociación de empresarios con el "Club Bilderberg" del presente. 

De las múltiples hipótesis de trabajo, la conclusión es que cada tiempo estas organizaciones van mutando en sus objetivos y mudan de nombre cada cierto periodo (una explicación de aquello está reflejada en mi análisis sobre el Comité de los 300)

En fin, la sinarquía no se desquicia con teorías raciales o religiosas, eso no tiene sentido en el círculo (salvo para algunos grupos ultra conservadores), utiliza todas las religiones en su provecho; en política aglutina a su favor tanto a la extrema derecha como a la extrema izquierda. Su Dios es el poder y la riqueza. 



Fin de esta serie de artículos.
Notas

(1) Un ampliado artículo sobre estos cinco lobbies puede ser leído en el siguiente enlace: Cinco de los 'lobbies' más poderosos

Fuentes de consulta

El Trono de Oro.- Crónicas de Spectator
Sinarquía. Una visión para principiantes.- Detectives de Guerra
Sobre conspiraciones y algo más... El Comité de los 300.- Detectives de Guerra. Desenmascarando los fraudes del "Revisionismo" (I) Train Romanescu, Un rumano que nunca existió.- Detectives de Guerra.

NOTA DEL EDITOR: En esta serie de artículos no suelo colocar los enlaces directos (ni los de mi autoría) porque me interesa que el lector se esfuerce en buscarlos por su propia iniciativa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny