Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

01 mayo 2018

Geopolítica del poder: La Ruta de la Seda (VI)



                        Fuente de la gráfica RT

"Geopolítica del Poder: La Ruta de la Seda", son varios artículos anónimos de excelente contenido didáctico. En vista del interés del lector, aportaremos nuevos y valiosos artículos que complementarán las entregas anteriores. La presente es una investigación de Niall Bradley.

  Buena lectura.


 *****

Geopolítica Imperial: La Teoría del Corazón Continental de Mackinder y la contención de Rusia

por Niall Bradley


I parte

La amenaza rusa

RUSIA QUIERE GUERRA. Vean lo cerca que ponen su país de nuestras bases militares.


"Lo que ha ocurrido en Crimea es una respuesta al modo en que colapsó la democracia en Ucrania. Y hay una única razón para esto: la política antirrusa de EE.UU. y algunos países europeos. Ellos buscan cercar a Rusia para debilitarlo y eventualmente destruirlo... Existe una cierta élite transnacional que durante 300 años a anhelado este sueño."  Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, 19 de marzo de 2014

"La historia no se repite, pero rima"Atribuido a Mark Twain

Lo que ha estado ocurriendo recientemente en Ucrania tiene muy poco sentido si no se ve en un amplio contexto histórico y geopolítico; así que en la búsqueda de un firme entendimiento de los eventos que se están desarrollando, he estado consultando libros de historia. En primer lugar es necesario decir que Ucrania ha sido históricamente parte de Rusia. Se constituyó como "una nación independiente" sólo en nombre a partir de 1991, pero ha sido completamente dependiente de la ayuda externa desde entonces. Y la mayoría de esta "ayuda" no ha sido, al menos, en su mejor interés. 

La respuesta corta a por qué EE.UU. ha puesto en acción su descabellado plan es que el verdadero objetivo es Rusia, quien se interpone constantemente en los planes de dominación mundial de la élite bancaria, cuyo imperio se centra en los EE.UU. La respuesta larga es algo más compleja, pero en el proceso de trabajar sobre ella hemos descubierto sorprendentes precedentes históricos para todo lo que está ocurriendo en la actualidad, y hasta en los mismos fundamentos políticos se vislumbra una respuesta de por qué hacen lo que hacen. 

La narrativa occidental dice que esto es propaganda, pero en realidad estába más cerca de la verdad que la propaganda inversa sobre lo malo que era el comunismo soviético.


Desde la desastrosa invasión de Napoleón a Rusia en 1812 (y quizá desde antes), han existido esfuerzos sostenidos por parte de los poderes Occidentales por "contener a Rusia". ¿De dónde proviene este deseo? Bien, en la actual narrativa Occidental en relación a la "agresiva incorporación de Crimea" por parte de Rusia, proviene de la necesidad de "contener el intento de Putin de recrear el Imperio Soviético", y "evitar que la Rusia de Putin actúe como la Alemania Nazi". 

En el centro de esta narrativa está toda la retórica sobre que la Unión Soviética fue un "Imperio Malvado" del cual Ucrania y otras Repúblicas ex-soviéticas, Asia Central y ex-estados miembros del Pacto de Varsovia en Europa del Este, como Polonia, se liberaron para unirse al Libre Mercado Mundial alrededor de 1990, cuando "el Imperio Soviético colapsó". Y todo esto, por supuesto, está basado en la narrativa Occidental de que el Comunismo Soviético fue "la raíz de todos los males", y que tenía que ser erradicado de donde fuera que él se instalara o propagara (o se sospechara que se propagaba) tras la Segunda Guerra Mundial. 

De hecho, podemos ir más lejos, pero antes de hacerlo, vamos a considerar en primer lugar la participación del FMI durante el último cuarto de siglo en Europa del Este. El FMI no está apareciendo en escena sólo recientemente con la "muy necesitada inyección de dinero" a la economía ucraniana. Los economistas occidentales, los académicos, banqueros e industriales, han estado, efectivamente, operando desde el terreno en las economías de Europa del Este desde que ellas "recuperaron su libertad al independizarse de Rusia". Lea este reporte del parlamento ucraniano para hacerse una idea del daño que sufrió Ucrania durante los 90 - su población se redujo en un número mayor a los muertos durante la Segunda Guerra Mundial. 

Los préstamos del FMI, generalmente, no están destinados a incrementar las arcas de los países que se suscriben a su "asistencia"; más bien están orientados al pago de los intereses devengados por las deudas de las naciones. A cambio, los suscriptores a estos préstamos mortales reciben "consejos" que deben seguir si quieren el dinero - entregado a cuentagotas - para seguir adelante con respecto a sus deudores y así evitar que sus deudas crezcan aún más. Dichos consejos - "condicionamientos estructurales" en términos técnicos - esencialmente se reducen a: "Vender absolutamente todo... a nosotros"

Así que no fue el "espontáneo caos del momento" lo que provocó las extendidas calamidades económicas en Europa del Este en los 90. El desastre resultante fue consecuencia directa de la política monetaria y económica impuesta por Occidente sobre la región. Así se pudo observar la miseria extrema de millones de polacos repentinamente impedidos para comprar alimentos que estaban siendo exportados con el único fin de pagar las deudas contraídas - deudas que implicaban indefectiblemente un intercambio por las verdaderas riquezas de esos países, en especial sus recursos naturales y las industrias nacionales. 

La hoguera de la democracia: la Duma de Rusia atacada por el Gobierno de Yeltsin controlado por el FMI en 1993.


Rusia también obtuvo su parte de esta "terapia de shock". Échele un vistazo al capítulo 11 de La Doctrina del Shock de Naomi Klein para ver la auténtica historia de horror de lo que pasó allí ("La Hoguera de una Democracia Joven: Rusia elige la opción Pinochet"). El Pueblo ruso sin embargo no sucumbió al genocidio económico. Para el año 1993, se dieron cuenta de que la única "libertad y democracia" que iban a obtener era, de hecho, una forma extrema de "terapia de shock económica" de la derecha. Ocuparon edificios gubernamentales en Moscú en un esfuerzo por detener el saqueo de su país y restaurar el orden. En medio de un tenso punto muerto, he aquí que "francotiradores desconocidos" aparecieron de la nada y comenzaron a disparar a la gente a la cabeza. Yeltsin pensó que las balas estaban viniendo de una facción del ejército atrincherada en la Casa Blanca de Moscú y ordenó a fuerzas leales a él atacar el edificio. Cientos de personas resultaron muertas y, junto con ellas, murió la primera (y última) incursión rusa en la Democracia Liberal Occidental ®

Así es como la "Mafia de Estado" de la oligarquía "cercana a Yeltsin" apareció. Fueron enteramente criaturas nacidas de los Intereses Financieros de Occidente. No había billonarios en Rusia antes de 1991. Y a través de todo esto, los medios de comunicación occidentales cantaron alabanzas a Rusia puesto que había implementado las "difíciles pero necesarias reformas" que redujo el Estado del bienestar, la base industrial y la población en general. Rusia entonces fue "libre y liberal" y todo fue maravilloso. ¡Ay de nosotros ahora que Putin ha dado la vuelta a la tortilla y Rusia está en posición nuevamente de frustrar la propagación de la Libertad y la Democracia®Rusia es una vez más "autoritaria y antidemocrática", es decir, lisa y llanamente "pura maldad". 

Cuanto buscamos en retrospectiva a través de la historia, encontramos una serie de abruptos desplazamientos de la actitud de Occidente en relación a Rusia, donde esta nación pasa de ser "amiga" a "enemiga" casi de la noche a la mañana. Lo vemos claramente al final de la Segunda Guerra Mundial cuando la Unión Soviética de Stalin pasó de ser "nuestro increíble aliado" a el "nuevo Hitler", incluso cuando la esfera de influencia de Europa del Este y el Oeste fue discutida a fondo y acordada por las potencias aliadas mientras que duró la guerra (ver La Controversia de Zion de Douglas Reed). 

Previo a la Primera Guerra Mundial, Rusia fue "nuestro aliado" a partir de la coalición del "Triple Entente" conformada junto a Gran Bretaña y Francia; para el final de la guerra, se transformó en la "amenaza bolchevique". Y comprensiblemente Rusia ahora es vehementemente antiimperialista y anticapitalista. Pero menos conocido es el hecho de que los bolcheviques también fueron enteramente criaturas nacidas de los Intereses Financieros Occidentales (ver Wall Street y la Revolución Bolchevique de Anthony Sutton). 

A lo largo de la historia del siglo XX, todas o casi todas las acciones de Rusia fueron defensivas en naturaleza. Ahora bien, no pretendo subestimar ninguno de los delitos de sus líderes - de los cuales hay varios, a los países vecinos y a los propios - sino que, en términos de "imperialismo comparado" por decirlo de algún modo, no recuerdo a las milicias rusas a 13.000 Km. de distancia causando "conmoción y terror" y aniquilando en el proceso a millones de personas de otras naciones - personas que, por cierto, no tenían ninguna conexión con el pueblo ruso.

Soldado soviético ondeando la bandera roja sobre la plaza central de Stalingrado en 1943.


II parte

Mackinder y la Teoría del Corazón Continental 

Antes del Imperio Norteamericano existió el Imperio Británico, y antes de Zbigniew Brzezinski existió Halford Mackinder. 

Este gurú académico de Oxford devenido en político fue ostensiblemente un "geógrafo", aunque también el poseedor de una cierta "diligencia" que lo llevó a ser un hacedor de reyes de Gran Bretaña, en nombre de los Estados de Europa del Este y en detrimento de los imperios caídos de Europa después de la Primera Guerra Mundial. En 1904 Mackinder envió un artículo a la Sociedad Geográfica Real titulado "El pivote geográfico de la historia", en el cual formulaba la "Teoría del Corazón Continental", que él mismo, tiempo después, reduciría a esto:

"Quien domine Europa del Este controlará el Corazón Continental; quien domine el Corazón Continental controlará la Isla Mundial; quien domine la Isla Mundial controlará el mundo".    Mackinder, Ideales democráticos y realidad, p.194.

Podrías estar preguntándote ¿qué diablos significan esos términos arcaicos? "Europa del Este" es suficientemente obvio: los Balcanes, Ucrania, Belarús, Polonia, la Rusia "Europea" y los estados Bálticos. El "Corazón Continental" se extiende desde el río Volga hasta el Yangtze y desde el Himalaya hasta el Océano Ártico. La "Isla Mundial"... se lo imagina... es toda la masa de tierra contigua de Europa, Asia, Oriente Medio y África - así que, básicamente, todo el mundo salvo América y Australia. Échele una mirada a su mapa mundial: 



© Royal Geographical Society


Etiquetando a América como la "Isla de la periferia", y a las islas británicas como las "Islas Exteriores", Mackinder estaba remarcando el hecho de que eran periféricos al "centro", la "zona de pivote", que sencillamente pasa a ser Rusia. Aquí es donde la contribución como geógrafo de Mackinder finaliza, y su contribución como sirviente del imperio comienza. Él entendió hace 100 años que era (y es) una quimera para los administradores de imperios como los actuales de EE.UU. y la Unión Europea (la Alianza del Atlántico) obtener completa dominación sobre la "Isla Mundial" a través de los medios convencionales, simplemente porque las poblaciones y los recursos combinados de la vasta, interconectada y mutuamente dependiente masa de territorios opacarían sus "Islas Periféricas" como Gran Bretaña y EE.UU. Así que ¿qué hacer? 


Halford Mackinder

Mientras su propaganda constantemente proyecta "el permanente peligro de Rusia" (y a la vez de otros poderes de Eurasia, pero mayormente de Rusia) como una amenaza global que está presta a romper la contención ceñida sobre ella y tomar el control de la "Isla Mundial" y luego de las "Islas de la periferias", el verdadero propósito de su "Gran Juego" es "contrarrestar esos factores físicos y tecnológicos que favorecieron la formación de grandes imperios continentales en la masa terrestre de Eurasia". (1)

En otras palabras, dándose cuenta de que fueron naturalmente excluidos del centro de la acción por su posición marginal en las "Islas de la periferia", ellos se figuraban que la única esperanza de poder establecer un imperio global era organizar periódicamente "escaramuzas destructivas", manipulando a los países del Corazón Continental poniéndolos unos contra otros, de modo tal que antes de que cualquiera de éstos pueda recuperarse del shock y volverse lo suficientemente fuerte económica y militarmente, se apresurarán a volver a cero la relación entre los pueblos, intentando de este modo que la situación sea favorable para mantener y avanzar en la hegemonía Anglo-Americana. 

A propósito, Mackinder estuvo directamente involucrado en el nuevo trazado del mapa de Europa del Este como lo conocemos hoy en día. Participando en la Conferencia de Paz de París al final de la Primera Guerra Mundial a favor de la Oficina de Relaciones Exteriores Británica, directamente supervisó la disolución de cuatro imperios eurasiáticos (el alemán, el austro-húngaro, el otomano y el ruso) en arbitrarios pequeños estados "con el fin de cerrar las puertas de las tierras centrales de Eurasia a los enemigos de Gran Bretaña y mantener un status quo internacional favorable a los intereses de la nación Anglosajona".2 Esta es exactamente la misma "lógica" que se sigue en la actualidad. 

Por supuesto, esta "lógica" precede a la Teoría del Corazón Continental de Mackinder y nuevas formulaciones han sido "inventadas" desde entonces, pero la mente en la cual surgen tales ideas sigue siendo tan estéril y ajena a la percepción humana normal como siempre. William Engdahl sugiere en La Guerra del Siglo: La política Anglo-Americana del petróleo y el Nuevo Orden Mundial que la teoría del Corazón Continental fue simplemente la más clara explicación del concepto de "balance de poder" que fue "venerado" por la élite británica en el siglo XIX:

La diplomacia británica cultivó [la] doctrina cínica [de balance de poder], la cual dictaba que Gran Bretaña nunca debería mantener relaciones sentimentales o morales con otras naciones como respetables socios soberanos, sino más bien debería obrar únicamente en favor de sus propios "intereses". Las alianzas estratégicas británicas fueron dictadas estrictamente por lo que ellos determinaron en un período dado que podría servir mejor a sus propios "intereses".

Esta forma paramoralista y psicopática de ver el mundo nos muestra a las claras el lenguaje dominante de la "diplomacia" y las relaciones internacionales - "el Gran Juego", "el Gran Tablero de Ajedrez", "el balance de poder", "los intereses especiales", etc... Esto no significa que todos los países y todas las alianzas mundiales perciben el mundo en estos términos. Ellos ciertamente tienen que responder a veces como si estuvieran envueltos en un juego de ajedrez geopolítico, pero esto suele deberse a que "el Juego", como tal, es impuesto a ellos por la dominación de Occidente. Tome nota, por ejemplo, de Putin menospreciando la jerga diplomática y describiendo su asombro en relación a los juegos mentales de occidente en una conferencia de prensa tras el golpe de Estado armado en Kiev en febrero (2014):

"La lengua de los diplomáticos, como sabemos, está allí para ocultar sus pensamientos. [...] A veces siento que en algún lugar cruzando el charco, en Norteamérica, hay gente sentada en un laboratorio conduciendo experimentos, como con ratas, sin en realidad entender las consecuencias de lo que ellos están haciendo. ¿Por qué necesitan hacer esto? ¿Quién puede explicarlo? No hay ninguna explicación en absoluto para esto.

Lo que nos permite ver la "Teoría del Corazón Continental" - y similares formulaciones como la "Teoría del Juego" - ideada por la mente psicopática, es un sentido del complejo insular eterno de las élites de Occidente. Esto puede verse claramente cuando acusan a Eurasia o a otros de todas las cosas que ellos mismos hacen, y de poseer "el mal" que ellos mismos padecen: ese insaciable impulso por dominar absolutamente todo. El hecho mismo de que existan ciertas personas en este planeta quienes ven el mundo de este modo megalomaníaco, es lo que da lugar a este "Gran Juego" y el metódico esfuerzo por dominar y controlar el planeta entero. Sí, es psicopático, y es conducido por la codicia ciega y por sea cual sea la forma en que sople el viento en ese momento, pero también hay un método para su locura. Si pudieran, colonizarían otros mundos también. 

Pero no hace falta que me crea a mí...

El mundo esta dividido casi en su totalidad, y lo que queda está siendo dividido, conquistado y colonizado. Pienso en esas estrellas que vemos sobre nuestras cabezas cada noche, esos vastos mundos a los que nunca podremos llegar. Anexaría los planetas si pudiera, con frecuencia pienso en ello. Siento tristeza al verlos tan claros y aún tan lejos.     Cecil Rhodes



Fuente original
Niall Bradley
Sott.net

Notas
1. "Geopolítica, Federalismo, y Defensa Imperial: Halford Mackinder y Europa del Este, 1919-20", artículo presentado en "Europa Central y del Este en la política mundial después de Versalles: Hacia una Nueva Historia Internacional", Universidad de Oxford, Facultad de Historia, 4-5 de Octubre del 2013
2. Ibid.

25 abril 2018

Ese momento en el que Hitler pronunció un discurso sobre los negros en Alemania




Nota aclaratoria del editor del blog

Divagando por una de mis websites favoritas me encontré con lo que leerán a continuación, por un momento sentí escalofrío, pudor, agité mi cabeza para cerciorarme que no estaba soñando... estaba despierto, solo que no prestaba la debida atención al artículo, luego de corregir mis pensamientos me dije, esto hay que reproducirlo. 

Por lo mismo, un llamado a la reflexión para quienes se precipitan en sacar conclusiones. Leer no significa necesariamente comprender una lectura. El saber leer también es una virtud que se va cultivando;  y, en estos tiempos en que todo se valoriza en metálico, dedicar unos minutos a una relajante y gratuita lectura debe tener el propósito no solo de amenizar sino compartir algo nuevo con el lector. 

El siguiente ensayo no es una comparación entre Hitler y Trump, no lo es. Debe ser tomado como una forma de crítica a quienes comparan a Trump con Hitler. Tampoco se debe vanalizar la definición del término "Ley de Godwin", es decir, "la teoría de que a medida que una discusión online avanza, se vuelve inevitable que algo o alguien eventualmente sea comparado con Adolfo Hitler o los nazis, sin importar cuál sea el tema", ese tipo de frecuentes comparaciones se dan en discusiones de un bajo o básico nivel argumentativo, por lo que "la comparación inevitablemente aparece".  

Tampoco debe traernos a la memoria aquel término creado por Leo Strauss: "Reductio ad Hitlerum", es decir una argucia con la que se puede descalificar cualquier opinión, afirmando que "Hitler también la apoyaba". Recordemos un excelente análisis que plantea que cualquier punto de vista, incluso ideológico, que pueda asimilarse al nazismo está en desventaja, suele suceder que todo lo que nos desagrada es tildado de "nazi" o "fascista".

Pero, no nos enredemos... mejor leamos el artículo: 

t.andino


Ese momento en el que Hitler pronunció un discurso sobre los negros en Alemania



por Harrison Koehli


El 5 de marzo de 1933, poco más de un mes después de haber ocupado el cargo de Canciller de Alemania, Adolf Hitler pronunció un oscuro discurso sobre las relaciones raciales en Alemania. Esto es lo que tenía que decir:

Mis compatriotas alemanes, [...] Estoy muy agradecido por las muchas oportunidades maravillosas de honrar a los héroes afroalemanes, líderes de fe, empresarios y muchos otros que cambiaron el curso de nuestra nación. Somos bendecidos por las vidas y los ejemplos de aquellos que han hecho de esta nación un faro de libertad, talento y un espíritu alemán inquebrantable. 
Esta semana tuve el privilegio de visitar el museo nacional de historia y cultura afroalemana aquí mismo en Berlín. Es un museo nuevo, hermoso [...] que sirve como un ejemplo brillante de las increíbles contribuciones de los africano-alemanes a nuestra cultura, nuestra sociedad y nuestra historia. También habla de la gran lucha por la libertad y la igualdad que prevaleció contra los pecados de la esclavitud y la injusticia de la discriminación. 
El trabajo y el amor de la gente que ayudó a crear tal obra maestra es un testamento al legado de tantos líderes y honores. Dejé ese museo confiando que juntos, Alemania puede superar cualquier desafío [...] Hoy y todos los días me comprometo a continuar la marcha hacia la justicia y la libertad para todos, para que todos los alemanes, sin importar sus antecedentes, tengan la oportunidad de escalar esa gran escalera del éxito.

Asuntos escalofriantes. 

¡Oh, espere! Me equivoqué. Ése no era Hitler. Ése era Trump en su discurso semanal el 24 de febrero de 2017, apenas un mes después de asumir el cargo como presidente de EEUU. Perdonadme, es tan fácil confundirlos hoy en día. 


De acuerdo, fuera sarcasmo. Trump dice cosas como lo que acaba de decir. Hitler dijo cosas como éstas: 

"Sistemáticamente estos parásitos negros de la nación contaminan a nuestras jóvenes rubias inexpertas y destruyen algo que ya no puede ser reemplazado en este mundo" (Mi Lucha, p.562).

Eso fue en 1925, ocho años antes de que Hitler llegara al poder. Y no, no suavizó el tono una vez que entró en el cargo. Desde el esquema nazi de su agenda política en febrero de 1920 hasta sus políticas reales en los años 30 y 40, fue consistente. Consistente y descaradamente racista:

24 de febrero de 1920 
ESTRUCTURA DE LA AGENDA POLÍTICA DE LOS NAZIS 
La primera reunión pública del partido nazi, llamada entonces el Partido de los Trabajadores Alemanes, tiene lugar en Munich, Alemania. Adolf Hitler emite un "Programa de 25 puntos" que delinea la agenda política del partido. La plataforma del partido encarna el racismo. Exige pureza racial en Alemania, proclama el destino de Alemania para gobernar razas inferiores e identifica a los judíos como enemigos raciales. El punto 4 concluye que "ningún judío, por lo tanto, puede ser un miembro de la Nación". 
          14 de julio de 1933 
EL ESTADO NAZI REALIZA LA LEY DE RIQUEZA RACIAL 
Creyendo que la "pureza racial" requiere la regulación estatal de la reproducción humana, Adolf Hitler emite la ley para prevenir la prole con enfermedades hereditarias. Entre otras disposiciones, la medida prohibe a los "indeseables" tener hijos y obliga a la esterilización forzada de ciertas personas físicamente o mentalmente impedidas. La ley afectará a unas 400.000 personas durante los próximos 18 meses.

Y las cosas no mejoraron: 


La foto de la propaganda nazi representa amistad entre una "aria" y una mujer negra. El título dice: "¡El resultado! Una pérdida de orgullo racial". Alemania, antes de la guerra.

Los niños mulatos africanos alemanes fueron marginados en la sociedad alemana, aislados social y económicamente, y no se les permitió asistir a la universidad. La discriminación racial les prohibía buscar la mayoría de los trabajos, incluyendo el servicio en el ejército. Con el ascenso al poder nazi se convirtieron en un blanco de la política racial y de población. En 1937, la Gestapo (policía estatal secreta alemana) había encubierto en secreto y esterilizado a la fuerza a muchos de ellos. Algunos fueron sometidos a experimentos médicos; otros misteriosamente "desaparecieron."

Se lo que algunos de ustedes están pensando después de leer todo esto. "Trump es literalmente Hitler." Y si eso es lo que está pensando, no creo que haya algo que yo o cualquier otra persona pueda hacer por usted. 

En un país donde las elecciones presidenciales son casi siempre una elección entre dos males, habría pensado que muchos estarían aliviados de que al menos Trump no fuera Hitler. No hay tal suerte. Lo cual es realmente deprimente. Porque si o cuando un verdadero "Hitler" estadounidense llegue, el público estadounidense no tendrá ninguna idea de dónde les vino el golpe Y no habrá prácticamente nada que puedan hacer al respecto. 

He aquí el tipo de cosas que Hitler (y compañeros nazis) tenía que decir sobre los judíos en Mi Lucha (otra vez, había estado diciendo estas cosas durante años antes de convertirse en Fuhrer). Téngalos en mente. "Judío" es sólo un espacio para el futuro chivo expiatorio de elección:

"La mejor caracterización es el producto de esta educación religiosa, el mismo judío. Su vida es sólo de este mundo, y su espíritu es interiormente tan ajeno al verdadero cristianismo como su naturaleza hace dos mil años fue al gran fundador de la doctrina nueva. Que, por supuesto, la segunda no ocultó su actitud hacia el pueblo judío y, en caso necesario, incluso tomó el látigo para expulsar del templo del Señor a este adversario de toda la humanidad, que entonces como siempre vio en la religión nada más que un instrumento para la vida de su negocio, Cristo fue clavado en la cruz, mientras que nuestros actuales cristianos se debilitan al pedir votos judíos en las elecciones y luego tratan de arreglar estafas políticas con partidos judíos ateos -en contra de su propia nación." 
"El joven judío de cabellos negros aguarda durante horas y horas, satánicamente observando y espiando a la chica sospechosa a quien planea seducir, adulterando su sangre y sacándola del seno de su propio pueblo. El judío usa todos los medios posibles para socavar los fundamentos raciales de un pueblo subyugado." 
"...la personificación del diablo como símbolo de todo mal asume la forma viviente del judío."

He estado escuchando atentamente, y todavía no he oído a Trump decir algo tan hitleriano. Dudo que lo haga. Incluso cuando se trata de los musulmanes, no lo he oído acercarse a este nivel de retórica basada en la identidad política. Trump dice que ama a los negros y a los hispanos (muchos también lo aman). También habla de la inclusión, y de hacer América grande para "todos" sus ciudadanos. Por último he comprobado, qué significa blanco, negro, marrón, cristiano, judío, musulmán. 

Hitler nunca dijo tal cosa sobre negros, judíos o cualquier otro grupo que no se ajustara a sus idiotas ideas sobre la pureza racial. Trump habla de los "hombres malos" de la frontera (es decir, criminales no ciudadanos) y terroristas islámicos radicales (es decir, el 1% o menos de los musulmanes que son revolucionarios violentos). Parece un conservador, no un nazi. 

Por supuesto, es posible que no lo diga en serio. Y si eso es cierto, ¿cómo eso lo hace diferente a, digamos, Lyndon Johnson? Dice mucho que - si ese fuera el caso - Trump todavía hable de la forma en que lo hace con respecto a la inclusión. Esto me dice que no podía dejar de decir lo contrario, aunque quisiera. Hitler se salió con la suya. Eso es lo que lo hizo ser Hitler. Todo lo cual es sólo para repetir: Trump no es Hitler, literal o figurativamente. Las personas que lo dicen no saben o están ignorando las características más esenciales de lo que hizo Hitler y los tan odiosos nazis. Fueron violentos revolucionarios con una ideología totalitaria que fue fácilmente explotada por psicópatas como Hitler, Bormann, Goering, etc. Estados Unidos aún no ha visto algo comparable. 

Y eso no quiere decir que las cosas sean de color de rosa en EE.UU. (o en Occidente en general), o que todas las políticas de Trump son grandes. Es sólo para decir que Trump no es tan malo como la gente que lo llama Hitler piensa que es. Hitler y los nazis fueron capaces de instituir una política de pureza racial y terrorismo violento con apoyo masivo - abogando vocal y públicamente por la pureza racial y el terrorismo violento. Los bolcheviques hicieron lo mismo, y ambos campos tenían justificaciones ideológicas listas para excusar incluso las más atroces implementaciones de sus "políticas." 

Dicho esto, he escuchado y leído muchas declaraciones con el mismo sabor que las de Hitler, de "gente común" en los foros de Internet, YouTube, Twitter, en los medios alternativos, en protestas, etc. Si las declaraciones anteriores lo horrorizan, vea lo que usted piensa de estas:

"El espíritu musulmán es completamente ajeno a los verdaderos valores cristianos occidentales." 
"El refugiado de cabellos negros aguarda durante horas y horas, mirando satánicamente y espiando a la sospechosa chica europea a la que planea seducir, y el musulmán usa todos los medios posibles para socavar los cimientos culturales de un pueblo subyugado." 
"La personificación del diablo como símbolo del mal asume la forma viviente de un musulmán."

¿Chocante? ¿No tanto? He visto muchos comentarios como estos. 

¿Qué pasa con la violenta ideología revolucionaria y el comportamiento de los llamados grupos "antifascistas", anti-Trump? 

Las verdaderas semillas de una pesadilla totalitaria están brotando en Occidente, pero no en el cerebro de Trump. Están vivos y coleando en las agencias de inteligencia (que se aliaron con los nazis antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial) y en el fervor revolucionario arraigándose en (sobre todo) organizaciones populares de derecha e izquierda. En realidad, la izquierda tiene ventaja cuando se trata de la creación de pesadillas. Los conservadores tienden hacia el autoritarismo. Los liberales, con sus fundamentos filosóficos posmodernos, tienden a una reestructuración radical de la sociedad que no se preocupa de cuántos millones de "los suyos" tiene que morir para llegar allí.


Fuente original:

Consulta de referencia:

20 abril 2018

SIRIA: Bombardeos aliados, ¿circo o guerra? (3)



Breve prólogo por el editor del blog

En la entrega anterior analizamos el caso sirio, desde nuestro personal punto de vista, en esta oportunidad, reforzamos los argumentos escritos en aquella ponencia con un nuevo reportaje sobre el tema de los recientes bombardeos contra Siria. Para la ocasión, los siempre reconfortantes y precisos análisis del politólogo internacional Thierry Meyssan, aclamado intelectual francés (actualmente residente en Siria), desde su privilegiada posición pasa revista a los ataques de la coalición internacional anti siria y explica los tejemanejes de la política mundial. 

El "Cuarto Poder" en acción, es necesario puntualizar que seguimos siendo un público crédulo, confiamos en la propaganda emitida por medios de intoxicación masiva que nos saturan con bulos "informativos", es una acción metódica supervisada por servicios de inteligencia; al contrario, lamentable es decir que no son solo las grandes corporaciones que nos asfixian con falsas noticias de parte interesada, tenemos un sinnúmero de páginas web de aficionados a las teorías conspiranoicas, muy propensos a fantasear con temas que desconocen, supuestamente, dicen apoyar la causa siria, pero con rumores sin fundamento y sensacionalismo (fake news) dejan en ridículo a la auténtica resistencia contra el imperio de la globalización. La conspiranoia es amante de los vientos de guerra, sea de forma consciente o inconsciente.

Saber seleccionar una lectura adecuada de los acontecimientos políticos-militares también entraña cierto grado de cultura.   

¿Circo o guerra? Las explicaciones a continuación.  

                                                                       
*****

I parte

Cómo los periodistas pueden provocar guerras

por Thierry Meyssan



En diciembre de 2016, los Cascos Blancos firmaron este reclamo de los jihadistas que sitiaron Damasco y cortaron el agua.  Privar a los civiles del acceso al agua es un crimen de guerra.


El bombardeo de Siria el 14 de abril de 2018 también será recordado como un ejemplo de las consecuencias del periodismo escandaloso. Thierry Meyssan vuelve aquí sobre el uso del sensacionalismo en la propaganda de guerra.

Los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido bombardearon Siria la noche del 13 al 14 de abril de 2018. Esta operación, que constituye un ataque al derecho internacional, se presentó como una respuesta aliada al supuesto uso de armas químicas de la República Árabe Siria.

El Secretario de Defensa de los Estados Unidos, general James Mattis, ha dicho que no tiene pruebas de esta acusación, pero se basa en "artículos de prensa creíbles". En 2011, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, también se basó en artículos de prensa, todos ellos denegados, para iniciar una orden de arresto internacional contra Muammar Gaddafi, justificando la intervención de la OTAN.

En 1898, el gobierno de los Estados Unidos había confiado de manera idéntica en "artículos de periódicos creíbles" de los periódicos de William Randolph Hearst [1] para lanzar la Guerra Hispanoamericana. Posteriormente, estos artículos resultaron completamente falsos [2].

Los "artículos de prensa creíbles" a los que se refiere James Mattis se basan en las declaraciones de la ONG británica "White Helmets". 

Los Cascos Blancos se presentan a sí mismo como una "asociación humanitaria", es, de hecho, parte del conflicto, participó oficialmente en varias operaciones de guerra, incluido el corte de agua de los 5,6 millones de habitantes de Damasco durante unos cuarenta días [3].

Unas horas antes del bombardeo de los aliados, Rusia y Siria habían hecho público el testimonio de dos hombres, presentes en el hospital de la Duma durante el llamado ataque químico. Testificaron que se trataba de una puesta en escena y que nunca se llevó a cabo [4].

Al igual que en el siglo XIX, hoy sería posible que los periodistas manipularan a los estados y a un tribunal internacional para presionarlos a derrocar un régimen o bombardear otros estados.

Es por eso que, en una democracia, parte de la prensa pretende constituir un "Cuarto Poder", aunque es ilegítimo porque no es elegido.

Los medios que tienen esta capacidad son propiedad de grandes capitalistas que también tienen estrechos vínculos con políticos que dicen haber estado intoxicados por sus "artículos creíbles". William Randolph Hearst era, por ejemplo, un asociado cercano del presidente de los Estados Unidos William McKinley, que tenía la ambición de lanzar la Guerra Hispanoamericana y lo declaró.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética y Francia aprobaron una serie de resoluciones aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas que condenaban la propaganda de guerra [5]. Fueron transcritos a la legislación nacional por los Estados miembros. Teóricamente, los periodistas que participan en esta actividad deberían, por lo tanto, ser procesados. Sin embargo, este no es el caso, porque en la práctica solo los estados tienen la capacidad de iniciar este tipo de acción legal. Por lo tanto, la propaganda de guerra está prohibida, pero por el momento solo los periodistas de la oposición que no tienen la capacidad de librar guerras pueden ser declarados culpables en la legislación nacional, no los estados que los lideran.



II parte

Washington impone la bipolaridad del mundo a sus aliados


Al disparar misiles contra Siria, en una operación coordinada con sus aliados de Francia y el Reino Unido, el presidente Donald Trump impone a las potencias occidentales el fin del dominio unilateral que ejercieron sobre el mundo. El resultado insignificante de esta demostración de fuerza obliga a la OTAN a mirar frente a frente la dura realidad. Sin haber disparado un tiro, Rusia toma el lugar que antes ocupó la Unión Soviética en el equilibrio del mundo.

Durante las últimas semanas y por primera vez en la historia de ambos países, Estados Unidos y Rusia se amenazaron mutuamente con una nueva guerra mundial. El carácter totalmente desproporcionado de la crisis en relación con el tema de la disputa muestra que lo que hoy está en juego ya no tiene mucho que ver con lo que sucede en el Medio Oriente ampliado desde el año 2001 y que es exclusivamente un intento de mantener el actual Orden Mundial.

Después de la gigantesca masacre que ha costado millones de vidas en 17 años, desde Afganistán hasta Libia, las potencias occidentales se horrorizan con la muerte de unas 50 personas en la Ghouta Oriental, a las puertas de la capital siria. Y es ese el pretexto que Washington, París y Londres invocaron para desatar la agresión tripartita perpetrada contra Siria el 14 de abril.

No debemos dejarnos distraer par las circunstancias sino concentrarnos en el fondo del problema: las potencias occidentales tratan de mantener su dominación sobre el resto del mundo mientras que Rusia y China se emancipan de esa dominación.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no vaciló en espetarle a Rusia –en su cuenta de Twitter– que iba a lanzar sus misiles de nueva generación contra sus soldados en Siria. El embajador ruso en Beirut, Alexander Zasypkin, respondió inmediatamente que esos misiles serían derribados y que, además, los aviones y navíos que los lanzaran serían destruidos. El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, expresó su asombro ante estas bravatas callejeras y lanzó un llamado a la cordura. A partir de ese momento, todos los actores comenzaron a dar marcha atrás.

El grupo naval encabezado por el portaaviones USS Harry S. Truman zarpó de su base en Norfolk, aparentemente para posicionarse frente a Siria. Pero necesitará varias semanas para desplegarse en esa zona. Habrá que ver si la cuestión del enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia, o sea del inicio de la Tercera Guerra Mundial, vuelve a plantearse en ese momento.

Es evidente que la preparación de esa fuerza naval y de sus 6 500 efectivos comenzó mucho antes del asunto de la Ghouta, utilizado como pretexto para su despliegue.

La cuestión es entonces saber si, al desatar una lluvia de misiles sobre unos cuantos edificios abandonados, Washington y sus aliados han pospuesto el enfrentamiento para posicionarse mejor o si, por el contrario, han renunciado a la prueba de fuerza y se preparan para otra forma de conflicto.

El balance militar del bombardeo del 14 de abril es, cuando menos, sorprendente. Las tres potencias occidentales lanzaron 103 misiles, 71 fueron destruidos en vuelo por la defensa antiaérea de Siria, un laboratorio militar –que ya estaba desmantelado– fue arrasado y en 2 aeródromos algunas instalaciones se vieron afectadas. Todo ese diluvio de fuego dejó no más de 3 heridos y ningún muerto. Si Donald Trump, Emmanuel Macron y Theresa May querían hacer una demostración de fuerza, lo único que lograron fue poner en evidencia su impotencia.


Visto desde Damasco, el mensaje era claro: Siria está liberándose de los yihadistas, pero eso no le garantizará la paz y no podrá contar con ayuda occidental para su reconstrucción.

Las potencias occidentales afirmaron que Siria conservaba armas químicas a pesar de su adhesión a la Convención que las prohíbe. Afirmaron que sólo apuntarían a objetivos vinculados a esas armas. Pero, por ejemplo, lanzaron 4 misiles contra el aeropuerto comercial internacional de Damasco, un blanco exclusivamente civil. Felizmente, la defensa antiaérea siria logró interceptar esos 4 misiles.

En total, el Ejército Árabe Sirio –que sólo disponía de S-125, de S-200, de Buk, de Kvadrat y de Osa como medios antiaéreos– logró derribar, sin ayuda de nadie, dos tercios de los misiles occidentales. En definitiva, muy a su pesar, las potencias occidentales acaban de librar la primera batalla de su historia en la que no han matado a nadie. Francia, que por primera vez utilizó en situación de combate su nuevo misil crucero naval, no logró un éxito capaz de atraer a los posibles clientes.

Es cierto que las tres potencias occidentales que participaron en este bombardeo contra Siria se impusieron ciertos límites. Tuvieron mucho cuidado en no tocar objetivos rusos ni iraníes y tanto Rusia como Irán se mantuvieron al margen de la batalla. Pero no es menos cierto que las impresionantes fuerzas armadas de Occidente ya no cuentan con la capacidad necesaria para imponer su voluntad a las potencias medias cuando estas cuentan con la protección de Rusia.

Todos han entendido que, en adelante: 
- Estados Unidos y Rusia –como antes lo hicieron Estados Unidos y la URSS– evitarán todo enfrentamiento directo en aras de prevenir la guerra nuclear; 
- y que las potencias occidentales ya no “lesionarán” significativamente a las potencias medias aliadas de Rusia.
- La única forma de superioridad militar de Washington, Londres y París reside ahora en su capacidad de manipular grupos armados y de utilizarlos como “pantalla” en sus guerras a través de intermediarios.

Al arrastrar en su estela a Francia y al Reino Unido, el presidente Donald Trump los ha obligado a aceptar la realidad que hasta ahora rechazaban.

El gran show de la madrugada del 14 de abril de 2018 sólo fue una manera de salvar las apariencias. Luego de un cuarto de siglo de dominación occidental unilateral, las tres principales potencias militares que bombardearon Siria acaban de perder su posición predominante. El mundo ha regresado a una situación bipolar de guerra fría, cuyas reglas del juego están por definir. 

Así que la Tercera Guerra Mundial tendrá que esperar.


POS ADDENDUM: 24 abril 2018

En la misma temática, Thierry Meyssan amplia la información en los siguientes artículos:

El fiasco del bombardeo occidental contra Siria
El ciclo de la mentira


Thierry Meyssan
Fuente 
Al-Watan (Siria)




Ir a la segunda parte                                      Ir a la primera parte


NOTAS: 
[1] Citizen Hearst : A Biography of William Randolph Hearst, W. A. Swanberg, Scribner’s, 1961.
[2] Public Opinion and the Spanish-American War : a Study in War Propaganda, Marcus Wilkerson, Russell and Russell, 1932. The Yellow Journalism USA, David R. Spencer, Northwestern University Press, 2007. 
[3] « Une "ONG humanitaire" prive d’eau 5,6 millions de civils », Réseau Voltaire, 6 janvier 2017. 
[4] « Les témoignages qui infirment l’accusation des Casques blancs », Réseau Voltaire, 13 avril 2018. 
[5] « Les journalistes qui pratiquent la propagande de guerre devront rendre des comptes », par Thierry Meyssan, Réseau Voltaire, 14 août 2011.

Artículos originales:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny