Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

21 octubre 2020

Una guerra sin alternativa: La I Guerra Mundial en la historia alternativa




Nota de introducción por el editor del blog:

Una reseña del libro de Margaret MacMillan, “La guerra que terminó con la paz: el camino hacia 1914” (Penguin Canada, 2013) tiene sus similes en el presente, ¿los mismos protagonistas? Sin duda. ¿Los mismos escenarios? Probablemente. ¿La misma política? Si, pero bajo otro nombre.

 

La Primera Guerra Mundial fue una lucha entre potencias imperialistas, hoy la disputa se lleva en un escenario recreado por esas mismas potencias bajo un nuevo término "Globalización", es decir, guerra económica por imponerse en los mercados del mundo (igual que en la Gran Guerra, un conflicto económico por los mercados coloniales) y dentro de esa misma disputa económica la lucha por el control de los recursos energéticos en la región más inestable y codiciada del planeta: Oriente Próximo. ¿Acaso no han reflexionado que dentro de la OTAN sus socios se disputan la hejemonía del África?, por citar un ejemplo, desatando conflictos en los que, naturalmente, intervienen "indirectamente" armando a las partes. 

La realidad actual, por lo mismo, se parece en gran medida a los antecedentes previos a la Gran Guerra, lo que se ha modernizado son los términos. Ahora hablamos de libre mercado, protección de los derechos humanos y la democracia (estado de derecho), conceptos loables que las potencias imperiales "defendían" desde aquellos tiempos. Hoy, quien lleva y controla la democracia en Europa no es tanto la Unión Europea (UE) sino la OTAN (bajo la égida de los Estados Unidos). Para muestra un botón, la OTAN persigue incansablemente expandir la "democracia" hacia el este de Europa, a los otrora dominios de otra ex potencia imperial, la Rusia zarista y su sucesora, la URSS (el Imperio del Mal, según Occidente). 

Es evidente que no podemos dejar de anotar que, igual que hace más de 100 años, los “movimientos por la paz” son manejados por los portadores de la enfermedad del militarismo, tal es el caso de los Estados Unidos. Muy pocos confían en las dudosas pretensiones de instituciones internacionales o movimientos por la paz que "velan" por el cumplimiento de tal agenda. ¿Cómo puede defenderse la paz si son las grandes potencias de hoy las que dedican ingentes recursos a la industria del armamentismo? Suele decirse que la disuación armada es la mejor forma de prevenir la guerra. Si somos fuertes (en defensa militar) un potencial agresor se lo pensará dos veces antes de "ofender" a la paz y a los tratados internacionales.


Una obra de arte de John Singer Sargent: "Gassed" (1919), óleo sobre lienzo. Se conserva en el Museo Imperial de la Guerra en Londres (Imperial War Museum)
 

En un mundo globalizado, donde prevalecen las grandes empresas transnacionales de la muerte (armamento), hablar de un movimiento por la paz, suena utópico. La diplomacia de hoy -eso si bien encubierta- es la de los cañones. Jim Milles -reconocido analista- mencionaba en un artículo sobre el arriba mencionado libro que, "merece todo el cinismo y la hostilidad que se puedan dirigir contra ella sin desencadenar la próxima guerra, y mientras escribo esto, también fue uno de los elementos cruciales de la pre Primera Guerra Mundial, tratar de no desencadenar una guerra, pero también queriendo una si pensaban que podían hacer que pareciera culpa del otro". 

Es cierto que no fue culpa exclusiva de los militares el detonante de la Gran Guerra, pero la aceptaban como norma de "honor", la creían inevitable y necesaria, presionando en tal sentido. En el presente, esos mismos países confían en avanzadas tecnologías defensivas para "conservar" la paz y, por supuesto, la disuación y persuación nuclear es la norma imperante, aunque pasa desapercibida con relativo exito.

En cuanto a la economía, una clara señal del preludio bélico en la Gran Guerra como en los conflictos contemporáneos radica en la situación financiera, "nerviosismo en los mercados de valores, corridas bancarias (no existía la economía digital en ese entonces, solo dólares reales), acaparamiento de suministros, ¿alguien quiere papel para el inodoro?...Está bien, un tema diferente, pero todavía habla de delirio masivo.


Los tiempos son diferentes tecnológicamente, mas, la naturaleza humana es la misma, los seres humanos somos manipulables con facilidad, nos gusta -gracias al poder de las comunicaciones- encontrar a los villanos en el otro lado, en lugar de encontrar fallas en nosotros mismos.

 

"Hay suficientes similitudes en la mentalidad política actual de las naciones que debemos recordarnos, educarnos, saber que el militarismo, la codicia corporativa y las manipulaciones de los medios mantienen al mundo al borde del desastre".

 

Otra obra de John Singer Sargent, "Oficiales Generales de la Primera Guerra Mundial". El cuadro fue elaborado entre 1920-1922 y se conserva en la Galeria Nacional de Retratos, Londres. Están representados 22 generales británicos que participaron en la contienda.

Tras la Primera Guerra Mundial, "los políticos se apartaron de la democracia liberal para revivir o retener su imperios, un nuevo colonialismo bajo mandato de la Liga de Naciones", razona Milles. Tras la Segunda Guerra Mundial el escenario se repitió con la creación de las Naciones Unidas y la actual lucha por imponer la Globalización de los mercados... La naturaleza humana no ha variado.

Olvidémonos por un momento de la realidad del mundo actual, retrocedamos más de un siglo para divagar con una historia alternativa sobre un conflicto que no tenía alternativa, todos los caminos conducían a la Gran Guerra.


Tito Andino U.


***

Una guerra sin alternativa: la primera guerra mundial en la historia alternativa

por Alasdair Czyrnyj

Artículo publicado originalmente en inglés en "Never Was Magazine", mayo de 2009 (A war without alternative: The First World War in Alternative History)


Un soldado alemán observa un avión en el Johannisthal Air Field cerca de Berlín, 1910 (DHM / Otto Haeckel)


La Primera Guerra Mundial fue una de las grandes catástrofes de la historia de la humanidad. En cuatro años de combates, casi diez millones de soldados murieron y resultaron heridos, con grandes extensiones del continente europeo devastadas.


Al final de la guerra, el panorama político de Europa había cambiado irrevocablemente, con los imperios alemán, austriaco, ruso y otomano desmoronándose en una turba de nuevos estados-nación a caballo entre Europa central y el Medio Oriente.

 

Para las potencias victoriosas, Gran Bretaña y Francia, el triunfo tuvo un costo inconmensurable, y ambas naciones sufrieron inestabilidad económica, disturbios políticos y sentimientos antiimperialistas durante las próximas décadas.

La guerra dio al mundo la Unión Soviética y allanó el camino para un papel estadounidense ampliado en los asuntos internacionales.

Finalmente, las secuelas de la carnicería dejaron a las frágiles naciones de Europa presa del canto de sirena del nacionalismo étnico y el fascismo, preparando el escenario para futuras tragedias.


¿Dónde está la guerra alternativa?


Con un impacto tan tremendo en la historia mundial, es aún más desconcertante que la Primera Guerra Mundial sea un tema bastante olvidado en la historia alternativa.

 

Mientras que las historias que discuten versiones alohistóricas de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil Estadounidense ascienden a cientos, la cantidad de historias escritas desde 1918 que describen versiones alternativas de la Primera Guerra Mundial apenas supera las sesenta, y la gran mayoría de ellas consta de cuentos y ensayos. en lugar de novelas de larga duración.

(La cifra se tomó de Ucronia como un recuento aproximado de todas las historias con un punto de divergencia histórica entre 1910 y 1918, excluidas las que tratan específicamente de la Revolución Rusa. Dadas las limitaciones de la base de datos y la tendencia de las historias a tener puntos de divergencia mucho antes de los eventos que describen, esta cifra no debe considerarse más que una estimación).

Escapista

A pesar del pequeño cuerpo de textos, las historias sobre la Primera Guerra Mundial alternativa tienden a dividirse en ciertos tipos.

De lejos, el subgrupo más grande sería las historias alternativas "escapistas". Estas son historias escritas simplemente para entretener, para reutilizar los tropos e imágenes asociadas con la guerra como escenario para una historia de aventuras estereotipada o un juego satírico.


"El azul salvaje y el gris". "El barón rojo sangriento". "1901"


Un buen ejemplo de este tipo sería The Wild Blue and Grey (1991) de William Sanders, que narra las hazañas de un piloto cherokee que sirve en la Fuerza Aérea Confederada en el Frente Occidental. The Bloody Red Baron (1995) de Kim Newman, parte de la serie Anni Dracula, trata el tema de manera similar, representando una guerra en la que tanto la Entente como las Potencias Centrales despliegan fuerzas aéreas respaldadas por vampiros, aunque juega con elementos más posmodernos (particularmente en el uso de varios personajes de la ficción de época como protagonistas dentro de la narrativa) que la mayoría de historias de este tipo.

Incluso cuando estas novelas no discuten directamente una versión alternativa de la Primera Guerra Mundial, como 1901 (1995) de Robert Conroy, un relato de un asalto naval alemán a la ciudad de Nueva York basado libremente en los planes de guerra alemanes de la era anterior a la guerra, gastan mucho tiempo aludiendo a diversas figuras y hechos del conflicto actual.

Paz temprana

Por supuesto, algunas historias de la primera Guerra Mundial alternativa intentan considerar seriamente los resultados alternativos de la guerra. Si bien es relativamente poco común, los autores tienden a intentar eludir los horrores del siglo XX poniendo fin a la Primera Guerra Mundial antes en una "paz sin vencedores" negociada.


El ala cortada (The Severed Wing, 2002) de Martin Gidron, una profunda meditación de los efectos del Holocausto en la identidad judía, imagina una intervención anterior de los Estados Unidos, gracias a la reelección del presidente Theodore Roosevelt, así como un movimiento contra la guerra reunido por el socialista francés Jean Jaurès para terminar con la guerra en 1917 lo que producirá una Europa libre del legado de la Segunda Guerra Mundial.


En "Resistencia: caída del hombre", curiosamente, la Europa de Gidron no es una gran utopía. A finales del siglo XX, Europa se encuentra en medio de una especie de larga década de 1930, con imperios coloniales británico y francés en lenta decadencia y una lucha de poder cada vez más feroz entre Alemania y Rusia en Europa del Este.

Una versión más optimista de este escenario se puede encontrar en la historia de fondo del juego de disparos en primera persona de Insomniac Games, Resistance: Fall of Man (2006), que describe una Primera Guerra Mundial ligeramente alterada que termina en otra paz negociada en 1918, lo que resulta en la formación de una proto-Unión Europea y la rápida anulación del fascismo y la Gran Depresión, solo para ser arruinada por la destrucción de Europa por invasores alienígenas en 1949.


Victoria del poder central

Relativamente más común es la especulación sobre los resultados de una victoria de las potencias centrales en la guerra.

Algunos escritores, como Niall Ferguson en su historia de la Primera Guerra Mundial The Pity of War (1999), han especulado que una rápida victoria alemana en 1914 habría sido un evento positivo, permitiendo a Gran Bretaña mantener su imperio y a Alemania para crear una economía europea unificada para fomentar la integración nacional y prevenir la aparición tanto del fascismo como del comunismo.


La Compañía de los Muertos

Sin embargo, la mayoría de los escritores prefieren discutir la victoria alemana en términos crudamente negativos.

El cuento de Stephen Baxter de 1994 "Mittelwelt", por ejemplo, describe un Segundo Reich victorioso, enamorado de los escritos de Nietzsche más que de Hitler, a punto de lanzar una guerra contra Japón en 1940 por los restos de la India británica.


Enigma: marea creciente

Los alemanes y japoneses luchan una vez más en La compañía de los muertos (2007), de David Kowalski, donde un cambio en el destino del Titanic permite inadvertidamente una victoria alemana en 1917 y la fragmentación de los Estados Unidos a fines de la década de 1920, lo que establece el escenario para la división y consolidación del mundo durante más de un siglo en imperios mundiales alemanes y japoneses mutuamente hostiles.

En el simulador naval Enigma: Rising Tide (2003) de Tesseration Games se adopta un enfoque un poco más sutil, donde en 1937 estalló una furiosa carrera armamentista naval entre Estados Unidos, la Europa alemana y el este asiático japonés, con estallidos de rutina en el Atlántico Norte , América Latina y el Pacífico.


Se desvaneció de la memoria


Los soldados estadounidenses marchan en un desfile de la victoria de la Primera Guerra Mundial en Nueva York, 18 de febrero de 1919 (NARA)


A pesar de estos títulos variados, están muy lejos de la avalancha de títulos que representan la Segunda Guerra Mundial, las guerras civiles estadounidenses e incluso las guerras napoleónicas. Si las historias descritas anteriormente muestran que la Primera Guerra Mundial es un terreno fértil para la especulación contrafáctica, ¿por qué entonces se ha descuidado tanto como fuente de ideas para historias?

Parte del problema puede ser que la Primera Guerra Mundial es un conflicto cuyo tiempo ha pasado.

Si bien la especulación contrafáctica de eventos históricos ha existido posiblemente desde el surgimiento del estudio de la historia misma, solo ha sido desde finales de la década de 1960, con el gran renacimiento de la ciencia ficción de posguerra, que la historia alternativa ha surgido como un subgénero en toda regla. Dados los antecedentes personales y contextuales de los autores que experimentan con la historia alternativa, el enfoque predominante del género en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil Estadounidense tiene cierto sentido.

Muchos escritores de ciencia ficción en ese momento habían participado en la Segunda Guerra Mundial, conocían personas que vieron o estaban inclinadas a ver la Segunda Guerra Mundial como la fuente de muchos de los males actuales del mundo moderno, desde la Guerra Fría hasta la carrera de armas nucleares. a la decadencia de los imperios europeos.

De manera similar, el Movimiento por los Derechos Civiles y la lucha por la segregación naturalmente dejaron a muchos escritores estadounidenses con un interés renovado en la política divisoria de la Guerra Civil.

Por el contrario, en la década de 1960, la generación que había luchado en la Primera Guerra Mundial pasaba de la vida pública, y hasta los veteranos más jóvenes entraban en los sesenta y setenta a finales de la década.

Además, a pesar de las batallas coloniales y la intervención estadounidense, la Primera Guerra Mundial siempre se ha considerado un conflicto europeo. En la memoria estadounidense, la Primera Guerra Mundial ha desaparecido casi por completo, suplantada por el impacto de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. Incluso en Europa, los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial a menudo superan a los de la Primera, dejando las discusiones sobre alternativas a ese conflicto de intereses solo para unos pocos entusiastas.

Mas alla de lo comprensible


Soldados británicos avanzan hacia una nube de gas durante la batalla de Loos, 25 de septiembre de 1915 (IWM)


Junto con los problemas del tiempo y otras distracciones, el lugar de la Primera Guerra Mundial en la historia alternativa también ha estado muy determinado por la forma en que se recuerda la guerra en sí.

Como señaló una vez el historiador cultural Modris Eksteins, la verdadera Primera Guerra Mundial fue hace mucho tiempo "tragada por la imaginación bajo la apariencia de la memoria". La magnitud de las batallas, sin precedentes en la historia europea, y la inmensidad de la destrucción y la pérdida de vidas han llevado a muchas personas, tanto historiadores como laicos, a buscar una justificación general adecuada para toda la carnicería.

A diferencia de la Segunda Guerra Mundial, un conflicto que todavía se considera la responsabilidad principal de unos pocos tomadores de decisiones clave, lleno de batallas que se basaron en el azar, la contingencia y la buena suerte, la Primera Guerra Mundial se ha convertido en una gran fuerza más allá de la comprensión o modificación humana.

Si bien algunos historiadores modernos como Niall Ferguson y David Stevenson atribuyen la responsabilidad de la guerra a las acciones de algunos líderes austriacos y alemanes clave durante el largo septiembre de 1914, la mayoría de los historiadores prefieren ampliar la red. Desde hace décadas, la guerra franco-prusiana de 1870 se ha descrito tradicionalmente como la chispa que encendió la larga mecha hasta 1914, con su reordenación del orden europeo y el surgimiento de una Alemania poderosa y expansionista.

Algunos historiadores, como AJP Taylor, se remontan aún más atrás y ven las revoluciones de 1848 y la Guerra de Crimea como la sentencia de muerte del orden posnapoleónico en Europa y el punto de inflamación de la Primera Guerra Mundial.

Dependiendo de la fuente, la Primera Guerra Mundial fue causada por cualquier cosa, desde una carrera armamentista anglo-alemana, una competencia global cada vez más peligrosa por la influencia colonial, las contradicciones inherentes del capitalismo que salieron a la luz cuando el imperialismo se quedó sin nuevas tierras para conquistar, la paranoia con respecto a la relativa expansión económica y declive de varias potencias, la aparición de nuevas tecnologías de armas que nadie entendía y la creación de planes de movilización tan complejos que su mera implementación conducía automáticamente a la guerra.

De manera similar, la escala de las batallas ha tendido a desalentar la especulación contrafáctica sobre cómo las batallas individuales de la Primera Guerra Mundial podrían haber evolucionado de manera diferente, más allá de los movimientos iniciales de 1914 y las batallas finales móviles de 1918.


Con semejante experiencia intelectual, especular sobre alternativas a la Primera Guerra Mundial puede parecer inútil para los aspirantes a escritores. Después de todo, ¿cómo podría haber salido algo diferente si todo fue decidido hace décadas por miles de personas por cientos de razones diferentes?


Guerras mundiales alternativas

Irónicamente, esta interpretación de la Primera Guerra Mundial, como una especie de evento inevitable en la historia del mundo moderno, es lo que más ha resonado entre los escritores de la historia alternativa. En lugar de depender de las acciones de los individuos, la Primera Guerra Mundial se ha convertido en una especie de evento "natural" en la historia que ocurre cada vez que un mundo alcanza una determinada etapa de desarrollo industrial y político.

En la novela de 2002 de Kim Stanley Robinson Los años del arroz y la sal, ambientada en un mundo en el que Europa fue apartada de la historia debido a la peste negra, estalla una gran guerra de civilizaciones entre el mundo islámico y una alianza chino-india-iroquesa a principios de siglo XX, se luchó durante más de seis décadas con trincheras y artillería en una docena de frentes diferentes en todo el mundo.


"Los años del arroz y la sal", "La casa de las tormentas", "La gran guerra: camina en el infierno"


The House of Storms (2005) de Ian R. MacLeod, ambientada en una Inglaterra impulsada por una Revolución Industrial basada en la magia, detalla los orígenes y el curso de una cruel guerra civil entre Bristol y Londres en algún momento de mediados del siglo XXI en un agosto "inusualmente caluroso" durante el "Año 114 de la Era de la Luz", nada menos, con muchas trincheras y artillería de sobra.

La trilogía Great War de Harry Turtledove (1998-2000), ambientada en su serie ampliada de novelas Timeline 191, imagina el estallido de la guerra en Europa desencadenando otra guerra aún más brutal entre Estados Unidos y la Confederación, debido a la integración de ambos países en el sistema europeo de alianzas.

Incluso en historias que no lo discuten explícitamente, la Primera Guerra Mundial a menudo encuentra una manera de ocurrir, aunque solo sea como la breve "Guerra del Emperador" del clásico contrafactual de la Guerra Civil Estadounidense de Ward Moore, Bring the Jubilee (1955).

El surrealista

E incluso cuando la Primera Guerra Mundial estalla en líneas de tiempo similares a la nuestra, el legado literario y artístico de la guerra real a menudo hace que evolucione hacia direcciones surrealistas y fantasmagóricas.

El shooter en primera persona de 4X Studio, Iron Storm (2002), rápidamente se dirige en esta dirección, imaginando un mundo donde la guerra ha continuado durante cincuenta años, evolucionando de una pelea dentro de Europa a una lucha a muerte entre la civilización occidental y un imperio ruso panasiático.


Tormenta de hierro - The Time ships - Baltimore - (vampiros)


The Time Ships (1995) de Stephen Baxter, una secuela amorosa de The Time Machine de HG Wells, describe una visión extrañamente wellsiana de 1938 donde Gran Bretaña y la Alemania imperial luchan entre sí con gigantescos "acorazados terrestres" y aviones de bombardeo automatizados mientras se esconden en cúpulas de hormigón que se extendían por la ciudad.

Un ejemplo más sutil de esta tendencia se puede encontrar en Baltimore de Mike Mignola y Christopher Golden, o The Steadfast Tin Soldier and the Vampire (2007), donde una Primera Guerra Mundial en una Europa ligeramente diferente a la nuestra se desvanece como una horrible plaga sobrenatural que comienza a barrer las tumbas del frente occidental y más allá.

Conclusión

En el análisis final, puede que no sea del todo cierto que la Primera Guerra Mundial haya sido descuidada por la historia alternativa. Más bien, es más apropiado decir que la imagen de la Primera Guerra Mundial en la mente de los escritores se ha vuelto mucho más poderosa que el recuerdo del conflicto físico en sí. La Primera Guerra Mundial se ha convertido en un tema no tanto de historia alternativa, sino de fantasía oscura, una fantasía de batallas de pesadilla de barro, hierro y horror, una que vivirá mucho después de que los eventos originales se hayan desvanecido.


Alasdair Czyrnyj

Esta historia apareció por primera vez en Gatehouse Gazette 6 (mayo de 2009), p. 14-16, con el titular “Una guerra sin alternativa: la primera guerra mundial en la historia alternativa”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny