Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

29 agosto 2022

Entrevista perdida en prisión con Hermann Göring

 


Las revelaciones del Reichsmarshall


Editado por Gilberto Villahermosa

 Versión original en inglés:

"Lost prison interview with Hermann Göring: The Reichsmarschall´s revelations". World War II magazine. Reeditado por Historynet

 

Nota previa 

La siguiente entrevista fue pasada por alto durante mucho tiempo, el encarcelado nazi Hermann Göring proporcionó una ventana a la toma de decisiones defectuosas de Hitler y explicó por qué el plan de victoria de Alemania dependía de mantener a Estados Unidos fuera de la guerra. 


Esta entrevista tiene su particularidad, a pesar que existen otras constancias escritas sobre las opiniones políticas y militares de Göring (o Goering) en el cautiverio, como las famosas conversaciones en prisión con el psicólogo del ejército estadounidense Gustav M. Gilbert (oportunidad única y de primera mano de Gilbert con todos los criminales de guerra nazis juzgados, sus evaluaciones psicológicas y estudio científico del coeficiente intelectual de los procesados, material recopilado en una invaluable y sobria obra "Nuremberg Diary" (Diario de Nuremberg) revelando los pensamientos más íntimos de los reos, sus reacciones diarias tras las sesiones del tribunal, las opiniones personales de los convictos respecto a sus colegas presos, sobre la Alemania nazi; y, claro, que opinaban de su jefe (Hitler). 

No obstante el valor histórico del trabajo del Dr. Gilbert, la siguiente entrevista, pasada por alto durante más de 70 años, proporciona información sobre algunas de las opciones estratégicas consideradas por el liderazgo nazi al principio de la guerra, sus puntos de vista sobre la amenaza planteada por los Estados Unidos y la Unión Soviética, y cómo esas actitudes influyeron en la estrategia real implementada.

Desde su celda, el 25 de julio de 1945, el antiguo heredero de Adolf Hitler fue entrevistado por el Mayor Kenneth W. Hechler de la División Histórica de Europa del Ejército de los Estados Unidos, con el Capitán Herbert R. Sensenig sirviendo como traductor. 

El texto de este artículo fue escrito por Gilberto Villahermosa y apareció originalmente en la edición de septiembre de 2006 de la revista World War II. Un valioso documento histórico que rescatamos de un inmenso archivo para los apasionados en la temática de la segunda guerra mundial.

Todo el material gráfico y sus notas a pie, adicionados a este reportaje, corresponde al editor del blog (detectives de guerra).


*****



Entrevista con Herman Göring

Su impresionante circunferencia, grandilocuencia y extravagantes trajes hicieron del Reichsmarschall Hermann Göring el favorito de los satíricos aliados. Como sus ciudades fueron golpeadas a escombros durante la guerra, incluso los alemanes se refirieron despectivamente al jefe de la Luftwaffe como Der Dicke (el gordo). Más de 70 años después, esa percepción del Reichsmarschall persiste; pero es solo la mitad de la historia.


Vladimir Galba, en "El globo de Goering", 1942. El texto dice: "Ni una bomba caerá sobre Alemania. f) Goering".


Caricaturas soviéticas de Hermann Göring, obras de Boris Efimov y Kukryniksy

Dejando a un lado sus palabras cómicas, acciones y su sentido único de la moda, debe recordarse que Göring fue un héroe de guerra de buena fe que recibió la codiciada Orden Pour le Merite durante la Primera Guerra Mundial y fue una figura de gran importancia en la jerarquía nazi. Su lugar en el centro de los grandes acontecimientos hace que Göring sea digno de un estudio cuidadoso y un escrutinio minucioso incluso hoy en día.

El 8 de mayo de 1945, Göring se rindió a los estadounidenses con todas las galas militares. Esperando ser tratado como el emisario de un pueblo derrotado, el Reichsmarschall se sorprendió cuando le quitaron sus medallas y el bastón de mariscal y fue confinado en el Campo de Prisioneros de Guerra No. 32, conocido por sus reclusos como el 'Ashcan.


Goering en cautiverio. A la derecha llega al lugar de detención en Augsburg, 14 de mayo de 1945.

➤ Hechler: ¿Cuál era la estimación alemana del potencial de guerra estadounidense? ¿Esperaba Alemania completar sus campañas europeas antes de que Estados Unidos fuera lo suficientemente fuerte como para intervenir?

- Göring: A medida que se acercaba una ruptura y parecía que el asunto tenía que ser decidido por la guerra, le dije a Hitler, considero que es un deber evitar que Estados Unidos vaya a la guerra contra nosotros. Creía que el potencial económico y técnico de los Estados Unidos era inusualmente grande, particularmente la fuerza aérea. Aunque en ese momento no se habían desarrollado demasiados inventos nuevos en la medida en que podríamos haber anticipado, y la producción de aviones fue significativa pero no extraordinariamente grande. Siempre le respondí a Hitler que sería comparativamente fácil convertir las fábricas a la producción de guerra. En particular, se podría recurrir a la poderosa industria del automóvil. Hitler era de la opinión de que Estados Unidos no intervendría debido a sus desagradables experiencias en la Primera Guerra Mundial.


 Hechler: ¿Qué experiencias desagradables? ¿Pérdida de vidas?

Göring: Estados Unidos ayudó a todos y no obtuvo nada por ello la última vez, sintió Hitler. Las cosas no se habían llevado a cabo de la manera que los Estados Unidos habían planeado. Los 14 puntos de Wilson no habían sido observados. Hitler también estaba pensando en las dificultades de enviar un ejército a Europa y mantenerlo abastecido.


 Hechler: ¿Qué sintió usted personalmente acerca de nuestro potencial de guerra?

Göring: Si bien yo, personalmente, era de la opinión de que Estados Unidos podría construir una fuerza aérea más rápido que un ejército, constantemente advertía de las posibilidades de los Estados Unidos con sus grandes avances técnicos y recursos económicos.


Dos segmentos de las obras del artista polaco-estadounidense Arthur Szyk tituladas "Parade of Mighty Warriors", 1942 (Desfile de poderosos guerreros) y "Satan Leads the Ball" (1942). 

 Hechler: Si pensaba que Estados Unidos se volvería tan poderoso, ¿cómo se relacionaba esto con sus propios planes para librar una guerra?

Göring: El factor decisivo en 1938 fue la consideración de que a los Estados Unidos les tomaría varios años prepararse. Su tonelaje de envío en ese momento no era demasiado grande. Quería que Hitler concluyera la guerra en Europa lo más rápido posible y no se involucrara en Rusia. Sin embargo, sobre la cuestión de si Estados Unidos podría construir un ejército a gran escala, las opiniones estaban divididas.


 Hechler: ¿Cuáles fueron las opiniones divididas? ¿Qué pensaron los demás?

Göring: No conozco las opiniones de otras personas influyentes. No puedo decir que otras personas hayan dado consejos diferentes.


 Hechler: ¿Qué opinión tenían en el OKW (Oberkommando der Wehrmacht, o Alto Mando de las Fuerzas Armadas Alemanas) y OKH (Oberkommando des Heeres, o Alto Mando del Ejército Alemán)?

- Göring: No conozco la opinión de OKW u OKH. Solía decirle a Hitler que todo dependía de que no volviéramos a traer a Estados Unidos a Europa. Dije durante la campaña polaca que no debemos permitir que los Estados Unidos se involucren. En 1941 el problema se hizo real, y la opinión general era que era mejor soportar incidentes desagradables con los Estados Unidos y esforzarse por mantenerlo fuera de la lucha que permitir un deterioro de las relaciones entre los Estados Unidos y Alemania. Este fue nuestro esfuerzo implacable.


 Hechler: ¿Qué le indicó específicamente que (el presidente Franklin D.) Roosevelt se estaba preparando para la guerra?

- Göring: Una masa de detalles. Todo fue publicado en un Libro Blanco (evaluación de inteligencia). No sé si se publicó el texto completo o solo extractos. Causó una profunda impresión.


Representaciones de Goering, del artista Arthur Szyk, "Nazi-Field Marshall Herman Goering" (1942 y 1943)


 Hechler: ¿Esperaba Alemania llevar su campaña en Europa a una conclusión exitosa antes de que pudiéramos desarrollar nuestro potencial de guerra lo suficiente como para intervenir allí?

- Göring: Hitler creía que podía llevar las cosas a tal punto que sería muy difícil para ustedes invadir o intervenir.


 Hechler: En diciembre de 1941, ¿cuál era la estimación de Alemania de nuestra capacidad de construcción naval, que podría influir en la campaña europea?

- Göring: Era nuestra opinión que era a una escala muy grande. Roosevelt habló de puentes de barcos a través del Atlántico y un flujo constante de aviones. Le creímos plenamente y estábamos convencidos de que era verdad. También tuvimos esta opinión de los informes de observadores en los Estados Unidos. Entendimos su potencial. Por otro lado, el ritmo de su construcción naval, por ejemplo, el programa de Henry Kaiser, nos sorprendió y molestó. Más bien habíamos minimizado las afirmaciones aparentemente exageradas en este campo. Uno hablaba de estos ataúdes flotantes, Kaisersärge, que serían terminados por un solo torpedo. Creímos la mayoría de sus cifras de producción publicadas, pero no todas, ya que algunas parecían infladas. Sin embargo, dado que los Estados Unidos tenían todas las materias primas necesarias, excepto el caucho, y muchos expertos técnicos, nuestros ingenieros podían estimar la producción de los Estados Unidos con bastante precisión.

Al principio, sin embargo, no podíamos creer la velocidad con la que su Marina Mercante estaba creciendo. Las afirmaciones de ocho a 10 días para lanzar un barco parecían fantásticas. Incluso cuando nos dimos cuenta de que se refería al ensamblaje de piezas prefabricadas, solo 10 días para armarlo todavía era impensable. Nuestra industria de construcción naval fue muy, muy minuciosa, pero muy lenta, inquietantemente lenta, en comparación. Se necesitaron nueve meses para construir un buque del Danubio.


 Hechler: ¿Por qué Alemania declaró la guerra a los Estados Unidos?

- Göring: Me quedé asombrado cuando Alemania declaró la guerra a los Estados Unidos. Más bien deberíamos haber aceptado una cierta cantidad de incidentes desagradables. Estaba claro para nosotros que si Roosevelt era reelegido, los Estados Unidos inevitablemente harían la guerra contra nosotros. Esta convicción fue fuertemente sostenida, especialmente con Hitler. Después de Pearl Harbor, aunque no estábamos obligados bajo nuestro tratado con Japón a acudir en su ayuda ya que Japón había sido el agresor, Hitler dijo que ya estábamos en guerra, con barcos hundidos o disparados, y que debíamos calmar a los japoneses. Por esta razón, se dio un paso que siempre lamentamos. Era innecesario que aceptáramos la responsabilidad de dar el primer golpe. Por la misma razón, habíamos sido objeto de propaganda en 1914, cuando comenzamos a luchar, aunque sabíamos que en 48 horas Rusia nos habría atacado. Creo que Hitler estaba convencido de que, como resultado del ataque japonés, la mayor parte de la fuerza de los Estados Unidos se llevaría a cabo en el Lejano Oriente y no constituiría tal peligro para Alemania. Aunque nunca lo expresó con palabras, tal vez fue inexpresablemente amargo para él que la fuerza principal de los Estados Unidos se volviera de hecho contra Europa.


Segmento de la obra de Arthur Szyk, "The Red Bogy" (1943)


 Hechler: ¿Qué comentarios hizo Hitler durante 1939-41 sobre la fuerza de la campaña contra la guerra en los Estados Unidos?

- Göring: Hitler habló mucho sobre el tema. Estas personas (aislacionistas), pensó, tuvieron una gran influencia, pero obtuvo esta (impresión) de la prensa estadounidense y algunos observadores en los Estados Unidos, por ejemplo, etiquetando a Roosevelt como un belicista. Después de las elecciones de 1940, nos dimos cuenta de que estas fuerzas aislacionistas eran inadecuadas para obstaculizar la entrada de los Estados Unidos en la guerra.


 Hechler: ¡Pero (Wendell) Willkie no era un aislacionista!

- Göring: Cuando leímos los discursos de Willkie justo antes de las elecciones, también quedó claro que incluso si Willkie hubiera sido elegido, el curso de los acontecimientos habría sido el mismo. Después de las elecciones, atribuimos poca importancia a los aislacionistas en los Estados Unidos. Hitler dijo que no eran lo suficientemente fuertes. Roosevelt declaró antes de las elecciones que las tropas estadounidenses no abandonarían el país y que solo se usarían para repeler una posible invasión. Nos dimos cuenta de que esto era un caldo de cultivo para el sentimiento contra la guerra en lugar de cualquier cambio decisivo de actitud. Cuando Sumner Welles visitó Europa en 1940, creíamos que Estados Unidos todavía quería mantenerse al margen de la guerra, y que al regreso de Welles podría haber un intento de preservar la paz. Anteriormente habíamos encontrado en Polonia el diario del conde Potofsky, que indicaba que Roosevelt se estaba preparando para la guerra. La visita de Welles podría haber sido, pensamos, una posible señal de que Estados Unidos estaba inclinado a tratar de resolver los asuntos pacíficamente.

Nota del editor: El industrial estadounidense Wendell Willkie fue una figura influyente en la política estadounidense durante la guerra. Se postuló para presidente en 1940, oponiéndose al New Deal de Roosevelt pero apoyando su política exterior, y ganó 22 millones de votos populares contra los 27 millones de Roosevelt. Sumner Welles fue un diplomático estadounidense. En la primavera de 1940, durante el período de la Guerra Falsa antes de la invasión alemana de Francia, Roosevelt lo envió a visitar a los líderes europeos sobre la preservación de la paz. Jacob Potofsky fue el embajador polaco en los Estados Unidos y tuvo una serie de entrevistas con Roosevelt, Cordell Hull y otros estadistas estadounidenses de alto rango. Aparentemente sabía de las cartas de Roosevelt a Winston Churchill antes de que este último se convirtiera en primer ministro.

 

 Hechler: A pesar de las estimaciones correctas de nuestro potencial, ¿qué le hizo pensar que podría salir victorioso en una guerra contra nosotros?

- Göring: Habíamos evaluado la capacidad de su fuerza aérea especialmente bien. Los mejores motores se produjeron en los Estados Unidos. Solíamos trabajar en sus motores y compramos todo tipo de cosas que podíamos. Desde el final de la última guerra, Alemania se había quedado atrás en el aire, mientras que la aviación comercial de Estados Unidos estaba muy por delante de nosotros. Pero al principio, no habíamos evaluado completamente la posibilidad de bombarderos diurnos. Nuestros combatientes no pudieron hacerles frente. Cuando pudimos hacerlo, hubo una pausa y luego los enviaste con escolta de caza. La Fortaleza Voladora, por ejemplo, tenía más de lo que habíamos anticipado. Nuestra estimación fue incorrecta.


"Madness", Locura, de Arthur Szyk, fue portada de "Collier´s Magazine", edición del 17 de enero de 1942.

 Hechler: Siendo así, todavía no entiendo por qué querían la guerra con nosotros.

- Göring: De hecho, la guerra ya estaba en marcha. Era solo una cuestión de forma. Nuestra declaración de guerra se hizo únicamente desde el punto de vista de la propaganda. Hubiéramos estado dispuestos a hacer las concesiones de mayor alcance para evitar la guerra con los Estados Unidos, ya que tal conflicto sería y de hecho sería la carga más pesada imaginable para nosotros. Pero estábamos convencidos de que no había posibilidad de evitar la guerra. Incluso si hubieran transportado montañas de material a Inglaterra, no deberíamos haber declarado la guerra, ya que Inglaterra por sí sola no podría haber llevado a cabo una invasión de Europa sin su participación activa.


 Hechler: Con respecto a nuestra propaganda sobre un segundo frente en 1943, ¿el alto mando alemán realmente esperaba que invadiéramos Europa en 1942-43?

- Göring: En general, nadie lo creyó. Por el contrario, esperábamos que los rusos se disgustaran con ustedes primero y llegaran a un compromiso de paz con nosotros. Los rusos se habían quejado amargamente de que no se había abierto ningún segundo frente. Sabíamos exactamente qué fuerzas había en Inglaterra. Sabíamos de cada unidad estadounidense en Inglaterra y podíamos estimar exactamente lo que tenían allí y que era insuficiente para una invasión.


 Hechler: ¿Cuál fue su evaluación de la importancia de (el desembarco británico en agosto de 1942 en) Dieppe?

- Göring: Nunca supimos si Dieppe era solo un aterrizaje de prueba, un intento de asegurar una cabeza de playa por sorpresa o un gesto a los rusos de que algo, al menos, se estaba haciendo.


 Hechler: ¿Hubo algún cambio en la defensa ordenado por usted o por alguien más como resultado de Dieppe?

- Göring: Solo cambios menores. Ordenamos que el MLR (línea principal de resistencia) debería estar justo a lo largo del agua. Esto se aprendió de la experiencia de Dieppe.


 Hechler: ¿Fue informado por alguna información de inteligencia de nuestra inminente invasión del norte de África en noviembre de 1942?

- Göring: No. Habíamos discutido la posibilidad de que atacaran la costa oeste de África, pero no pensamos que entrarían en el Mediterráneo. Cuando se informó del gran convoy cerca de Gibraltar, sabíamos que alguna operación era inminente, pero el objetivo podría haber sido cualquier parte de África, Sicilia, Cerdeña, Córcega o Malta.


La justicia a la que eran sometidos los opositores al Tercer Reich se aprecian en estos fotomontajes de John Heartfield. Observamos a Hermann Goering como el verdugo del Reich tras el incendio del Reichstag, en el otro cuadro reza la siguiente leyenda: "El juego nazi con el fuego. Cuando el mundo se esté quemando, probaremos que Moscú fue el incendiario".

 Hechler: ¿Por qué se usaron tan pocos aviones contra nosotros en el norte de África?

- Göring: Enviamos un par de escuadrones como refuerzos en noviembre de 1942 y bombardeamos con éxito, cerca del lado de Túnez, por ejemplo, Bône y Argel, y bombardeamos y hundimos barcos en el mar. Los aviones tenían su base en Italia y no tenían suficiente alcance para atacar en aterrizajes alrededor de Orán, por ejemplo. No teníamos demasiados bombarderos de largo alcance. A medida que sus fuerzas se movían hacia el este, estaban dentro del alcance. El Heinkel 177 tenía un alcance más que suficiente y se suponía que estaba listo en 1941, pero tardó demasiado en perfeccionarse y no estuvo listo hasta principios de 1944. Me pareció terrible que hubiera tal retraso, ya que tales modelos se volvieron obsoletos tan rápidamente.


Hechler: ¿Por qué no se apoderó primero de Dakar?

- Göring: En 1940 teníamos un plan para apoderarnos de todo el norte de África desde Dakar hasta Alejandría, y con ello las islas atlánticas para bases de submarinos. Esto habría cortado muchas de las rutas marítimas de Gran Bretaña. Al mismo tiempo, cualquier movimiento de resistencia en el norte de África podría ser aplastado. Entonces, tomar Gibraltar y Suez sería simplemente una cuestión de tiempo, y nadie podría haber interferido en el Mediterráneo. Pero Hitler no haría concesiones a España en Marruecos, a causa de Francia. España no tuvo objeciones a la campaña; de hecho, los españoles estaban preparados para ello.


 Hechler: ¿Quién hizo este plan? ¿Dónde y cuándo fue la conferencia al respecto?

- Göring: Hitler y (Joachim von) Ribbentrop se reunieron con (Francisco) Franco y (Ramón Serrano) Suñer (el negociador jefe de Franco) en Hendaya (Francia) en septiembre u octubre de 1940. Desafortunadamente, no estaba bien. Mussolini estaba celoso y temía tener a los alemanes en el Mediterráneo. En ese momento, era 1941 y el peligro ruso en la mente de Hitler excluía todas las demás consideraciones. La falta de navegación nos había impedido invadir Inglaterra, pero, ante las dificultades con Rusia, podríamos haber llevado a cabo el Plan Gibraltar, con 20 divisiones en África Occidental, 10 en el norte de África y 20 contra el Canal de Suez, dejando aún 100 divisiones en Francia. Todo el ejército italiano, que no era apto para una guerra importante, podría haber sido utilizado para las fuerzas de ocupación. La pérdida de Gibraltar podría haber inducido a Inglaterra a demandar la paz. El incumplimiento del plan fue uno de los principales errores de la guerra.

El plan era originalmente mío. Hitler tenía ideas similares y todo el mundo estaba entusiasmado con ello. La marina estaba a favor de los planes, ya que le habría dado a la marina mejores bases. En lugar de estar encerrado en Vizcaya y Burdeos, podría haber tenido bases de submarinos mucho más lejos en España y las islas atlánticas. Si la campaña tenía éxito, yo personalmente quería atacar las Azores para asegurar bases de submarinos allí, lo que habría paralizado las rutas marítimas británicas. La tarea principal de tomar Gibraltar habría recaído en la Luftwaffe. Los paracaidistas habrían tenido que ser abandonados. Así que estaba principalmente preocupado, y habría llevado a cabo la operación con mucho entusiasmo. La Luftwaffe tenía muchos oficiales que habían participado en la guerra de España un año y medio antes y conocían al pueblo y al país.

Incluso si Gibraltar no hubiera sido tomado, podríamos tener Algeciras (como base de operaciones), y con morteros de asedio de 800 mm podríamos haber aplastado la piedra blanda de Gibraltar y tomado la base. Solo había un aeródromo desprotegido en la Roca. En 24 horas, la Royal Air Force se habría visto obligada a abandonar la Roca, y podríamos haberla hecho pedazos. Esta era una tarea real y estábamos ansiosos por lograrlo. Los barcos habrían sido hundidos por las minas y ningún dragaminas podría haber operado.


Goering y la jerarquía nazi en los juicios de Nuremberg, caricatura de los Kukryniksy 

 Hechler: ¿Puede rastrear la derrota del plan de Gibraltar directamente al miedo y la desconfianza de Hitler hacia Rusia?

- Göring: A principios de 1941, la amenaza rusa había comenzado a vislumbrarse como un peligro muy real. Rusia estaba levantando grandes fuerzas y haciendo preparativos en la frontera. Si se hubiera llegado a un acuerdo con (el Comisario de Asuntos Exteriores Vyacheslav) Molotov en febrero de 1941, y el peligro ruso no hubiera sido tan real, ciertamente deberíamos haber llevado a cabo mi plan en la primavera de 1941.

Nota del editor: Está claro en el libro de Hitler, Mein Kampf (Mi lucha), que ya en la década de 1920 el líder del Tercer Reich decidió invadir Rusia para dar a Alemania acceso a su espacio vital, petróleo y otros recursos naturales, granos y población. Göring estaba atendiendo a sus interrogadores estadounidenses y a los Estados Unidos en un momento en que las tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética estaban creciendo y Stalin y el Ejército Rojo representaban la mayor amenaza ideológica y militar para Europa desde el ascenso del Tercer Reich de Hitler.


 Hechler: ¿La toma de Dakar fue definitivamente parte de su plan?

Göring: Sí. El plan requería asegurar todo el norte de África, de modo que no hubiera posibilidad de que ningún enemigo penetrara en el Mediterráneo. Esa posibilidad debe excluirse en todas las circunstancias. Dakar era sobre el extremo suroeste. No habríamos ido tan al sur como Freetown, por ejemplo. A alguien le habría tomado demasiado tiempo atacar a través del desierto sin carreteras ni suministro de agua adecuado para el propósito. Por lo tanto, no había ningún peligro real para el Mediterráneo desde ese extremo sur. También habríamos tomado Chipre. Lo habría tomado justo después de que tomamos Creta. También podríamos haber tomado Malta fácilmente. Entonces las islas atlánticas habrían sido una mayor protección para la costa de África. Pero el miedo a Rusia nos detuvo. Teníamos solo ocho divisiones en toda la frontera rusa en ese momento.

Nota del editor: Es poco probable que los alemanes pudieran haber tomado Malta o Chipre después de su invasión aérea de Creta, aunque tenían planes de invadir Malta. La Wehrmacht sufrió más de 6.000 bajas tomando Creta, la gran mayoría de ellos paracaidistas, y la operación dejó tanto al Fallschirmjäger de la Luftwaffe como a su brazo de transporte, que perdió más de 300 transportes Junkers Ju-52 gravemente dañados o destruidos, debilitados e incapaces de ejecutar ninguna operación aerotransportada a gran escala durante algún tiempo. Tampoco la Luftwaffe pudo apoyar la campaña rusa después de Creta en la medida en que Hitler había anticipado. De hecho, después de la debacle en Creta, Hitler dio la espalda a las operaciones aerotransportadas a gran escala para siempre.


 Hechler: ¿Eran los temores de Hitler a Rusia militares o ideológicos? ¿Temía la propagación del comunismo o el poderío militar de Rusia?

- Göring: Hitler temía un ataque militar. Molotov hizo las siguientes demandas en febrero de 1941: una segunda guerra contra Finlandia, para resultar en la ocupación rusa de todo el país; invasión de Rumania y ocupación de parte del país; fortaleció la posición rusa en Bulgaria; solución de la cuestión de los Dardanelos (ninguno de nosotros deseaba ver a Rusia allí); y la cuestión del Skagerrak y el Kattegat. Esto nos hizo caer de nuestras sillas, fue tan increíble. Esta fue la gota que colmó el vaso; Molotov no iba a ser escuchado más. Alemania ni siquiera lo discutió.

No tendríamos objeciones a que Rusia tuviera una esfera de influencia en Finlandia, pero Hitler sintió que si Rusia ocupaba toda Finlandia, llegaría a las minas suecas de mineral de hierro y al puerto de Narvik, y no queríamos a los rusos como nuestros vecinos del norte, con tropas en Escandinavia. El pueblo alemán también simpatizaba mucho con los valientes finlandeses. El movimiento ruso hacia el noroeste habría tendido a flanquear a Alemania. Del mismo modo, los rusos en Rumania podrían no necesariamente ir al sur, pero podrían moverse hacia el oeste para rodear a Alemania en ese lado. Al negarnos el níquel de Finlandia y el grano y el petróleo de Rumania, Rusia podría haber ejercido presión económica contra nosotros, y en 1942 más o menos procedió a la acción militar directa. Estas fueron las principales razones que nos impidieron llegar a ningún acuerdo.

En noviembre de 1940, cuando los primeros informes alarmantes llegaron del este, Hitler dio sus primeras órdenes al OKW con respecto a los pasos que tendrían que tomarse si la situación con Rusia se volvía peligrosa. Había que prever la eventualidad de un ataque ruso. En marzo de 1941, Hitler decidió lanzar un ataque preventivo contra Rusia como una cuestión práctica. Yo había sido partidario de hacer más concesiones a Molotov, ya que creía que si Rusia invadía Finlandia y Rumania, las diferencias entre ella y Gran Bretaña y los Estados Unidos se habrían vuelto insuperables. Hitler, sin embargo, desconfiaba personalmente de Rusia todo el tiempo y veía en ella, con los poderosos armamentos que había estado acumulando durante 10 años, el gran enemigo futuro de Alemania. La desconfianza interna de Hitler siguió siendo profunda aunque no expresada. Quería rechazar todas las demandas de Molotov en febrero de 1941, mientras que los de mi opinión sentían que una segunda guerra finlandesa y un impulso ruso sobre los Dardanelos romperían las ya tensas relaciones entre Rusia y las potencias anglosajonas. A largo plazo, Rusia podría entonces luchar contra Inglaterra y no contra nosotros.

No se cuáles eran las verdaderas intenciones de Stalin, si quería avanzar hacia los Dardanelos o atacar a Alemania. Si hubiéramos accedido a las demandas de Rusia, podríamos haberla unido a nosotros en un pacto de cuatro potencias, reemplazando al Pacto de tres potencias. No quería atacar a Rusia. Quería llevar a cabo el plan de Gibraltar, y tampoco quería ver a mi Luftwaffe dividida entre los frentes oriental y occidental. Rusia estaba desarrollando una posición completa y finalmente contradictoria con los intereses de los británicos.

Nota del editor: La posición de Göring respecto a Rusia pretende eludir no solo su responsabilidad personal sino del estado alemán, sobre todo en cuanto a quien planificó la política del Lebensraum (espacio vital), Barbarroja y el genocidio en los Territorios Ocupados del Este. Al contrario de la leyenda difundida por Göring, Stalin no hizo nada para encender las alertas de los nazis, salvo las negociaciones fruto del pacto Ribbentrop-Molotov de 1939. Todo lo contrario, Hitler pudo centrarse en el proyecto de su vida, la gran misión que le confió la "providencia": la destrucción de la Unión Soviética, un país al que le gustaba referirse como "Rusia gobernada por judíos". El dictador alemán y su séquito centraron su atención en el plan antisoviético de inmediato tras la derrota de Francia, después de que diera una orden en ese sentido el 31 de julio de 1940. El 18 de diciembre de ese año, el proyecto para una Ostkrieg o "guerra del este" recibió el nombre en clave de "Operación Barbarroja".


El 12 de agosto de 1945 Göring llegó junto con otros líderes nazis acusados a las ruinas destrozadas de Nuremberg, fueron confinados junto al Palacio de Justicia. Adelgazado y destetado de su dependencia de los analgésicos al comienzo de los juicios de Nuremberg el 20 de noviembre, fue acusado de crímenes bajo cuatro títulos generales: el plan común o conspiración (para iniciar la guerra), crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. El psiquiatra de la prisión de Nuremberg encontró que Göring era un ejecutivo brillante, valiente, despiadado, aferrado y astuto. Al mismo tiempo, era encantador, persuasivo, inteligente e imaginativo. Pero su personalidad urbana también se caracterizó por una completa falta de discriminación moral y una ausencia de cualquier sentido del valor de la vida humana.


Ficha criminal de Herman Goering obtenida del Registro Central de Criminales de Guerra y Sospechosos de Seguridad en París. La clásica foto policial.

Göring se defendió enérgicamente a sí mismo, a Hitler y al Tercer Reich, a veces, incluso brillantemente. Sin embargo, sus admisiones voluntarias y sus declaraciones francas no fueron la base para una defensa sólida. Cortó una figura impresionante en la caja de testigos y su voz retumbante y su testimonio desafiante, transmitidos en toda la Alemania ocupada por los Aliados, levantaron el ánimo en muchas partes de Alemania cuando la gente escuchó a su Hermann contraatacar.

La primera proyección en la corte de las películas gráficas del campo de concentración y el testimonio de altos comandantes de las SS, sin embargo, socavaron la defensa de Göring, quitando el viento de sus velas y dejándolo amargamente deprimido. El 31 de agosto de 1946, después de 216 días de audiencia, los acusados fueron llamados a hacer sus discursos finales. El pueblo alemán confiaba en su Führer, comentó Göring. Ignorantes de los crímenes que conocemos hoy, el pueblo luchó con lealtad, sacrificio y coraje, y también  sufrió en esa lucha de vida o muerte en la que fueron empujados arbitrariamente. El pueblo alemán está libre de culpa. Su discurso no logró salvarlo, aunque sí reforzó un mito creciente entre el pueblo alemán que enfatizaba su victimización durante la guerra en lugar de su complicidad en los crímenes del Tercer Reich.


Despojado de los símbolos de su logro y estatura dentro del estado nazi, Göring tuvo tiempo en prisión para preparar su defensa en los juicios a los criminales de guerra en Nuremberg. El ex número dos de Adolf Hitler usó su considerable encanto en un esfuerzo por salvarse y despojar al pueblo alemán de su propia complicidad en los crímenes de su gobierno. Göring utilizó tácticas similares durante una entrevista con dos historiadores del Ejército de los Estados Unidos, realizada poco después de su rendición (Nota del original).


El martes 1 de octubre de 1946, Hermann Göring fue declarado culpable de los cuatro cargos y condenado a muerte por ahorcamiento. El ex Reichsmarschall de Hitler engañó la soga del verdugo cuando ingirió cianuro de potasio, que pudo haber sido proporcionado por uno de sus guardias estadounidenses, el 15 de octubre, solo horas antes de su ejecución programada. Fue incinerado en Dachau y sus cenizas fueron arrojadas a un bote de basura.


INTERVIEW WITH HERMANN GORING

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny