Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

16 julio 2017

KURDISTÁN: ‘Rojava’ y la manipulación de los kurdos sirios (8)















Por: Tito Andino U.


Antecedentes


Iniciemos con el siguiente punto:  Recuerdan la ciudad de Kobane asediada y ocupada por el Estado Islámico en la frontera sirio-turca?.  Con el tiempo las cosas se van aclarando. Washington manipuló la crisis en Kobane para legitimar su clásica y retórica “ayuda humanitaria”, también conocida como “Responsabilidad de Proteger” (según Tony Blair, ex premier británico). Esa falsa premisa tuvo un doble fondo: Por un lado atacar y destruir grupos focalizados de yihadistas del EI; y, por otra, apoyar discretamente a ese mismo grupo radical, ya sea abasteciendo, por “error”, con armamento y pertrechos lanzados desde aviones o bombardeando por “error” a las fuerzas que los combate. La clásica política norteamericana de doble rasero.

En la ‘Rojava’ (es decir el Kurdistán Occidental, con tres provincias pobladas mayoritariamente por kurdos), por estrategia geopolítica, Estados Unidos detuvo a los turcos, en ese entonces muy deseosos de atacar Siria. Los turcos entorpecían el todavía realizable plan de “Rediseño del Medio Oriente Ampliado”. Kobane fue liberada junto a la zona que comprende la ciudad de Hasaka (Noreste de Siria bombardeado por la poderosa fuerza aérea estadounidense, eliminando en un par de días alrededor de tres mil yihadistas del EI).

Pero, también la “Coalición internacional anti Estado Islámico” procedió deliberadamente a destruir la infraestructura petrolera,  los graneros de alimentos sirios e hizo uso de la guerra química arrojando pesticidas en la región agrícola del norte de Siria. Es irónico que quienes dicen proteger al mundo contra el uso de armas químicas haya optado por esa opción, los Estados Unidos recurrió a la guerra química contra Siria al mismo tiempo que atribuye a ese país reiterados ataques “químicos” contra la población civil.

El experto internacional Thierry Meyssan afirmó, en su momento, que el “noreste de Siria es un territorio ideal para la implantación de un Estado pirata”. La gente sigue organizada en tribus que se desplazan a través del desierto. También razonó que “los únicos Estados que la OTAN ha logrado destruir hasta este momento son precisamente Afganistán, Irak, Libia y el noreste de Siria”, es decir, sociedades tribales, en otros casos, han fracasado como en Túnez, Egipto y la República Árabe Siria (excepto la sociedad tribal que sigue rigiendo en el noreste)  (1).  

Los estadounidenses aspiraban primero imponer el control por parte del Estado Islámico sobornando a los jefes tribales, ante el fracaso de ese inicial plan han recurrido a los kurdos del noreste de Siria, por el momento esta segunda opción está resultando bien. 

Como se llegó a tal situación: los otrora cuasi-comunistas, revolucionarios y anti imperialistas kurdos de la ‘Rojava’ hoy se han transformado en aliados incondicionales de los Estados Unidos, o al menos eso es lo que se aprecia en el día a día.


             Mapa de Rojava en el norte de Siria


Repasemos un monumental trabajo de investigación del investigador y analista Pepe Escobar, escrito a fines de octubre del 2014 (2).

“Rojava es el hogar de un modelo revolucionario que desafía ni más ni menos la hegemonía del sistema capitalista de nación-estado, mucho más allá de su significado regional”.

La ciudad kurdo-siria de Kobane es el ejemplo de este modelo singular, dice Escobar, “Kobane –una región agrícola– se encuentra en el epicentro de este experimento no violento en democracia, posibilitado por un acuerdo a principios de la tragedia siria entre Damasco y Rojava (no apoyéis el cambio de régimen contra nosotros y os dejaremos tranquilos). Aquí, por ejemplo, se argumenta que incluso si un único aspecto de un verdadero socialismo pudiera sobrevivir allí, millones de descontentos serían atraídos por Kobane.

En Rojava, la toma de decisiones es a través de asambleas populares, multiculturales y multireligiosas. Los tres máximos funcionarios de cada municipalidad son un kurdo, un árabe y un cristiano asirio o armenio; y por lo menos uno de los tres debe ser mujer. Las minorías no kurdas tienen sus propias instituciones y hablan sus propios idiomas. Entre una miríada de consejos de mujeres y jóvenes también hay un crecientemente famoso ejército feminista, la milicia Estrella YJA (Siglas de Unión de Mujeres Libres, la estrella simboliza la diosa mesopotámica Ishtar).

Lo que buscan el PKK –y las YPG– es «municipalismo libertario». De hecho es exactamente lo que Rojava ha estado intentando: comunidades con autogobiernos que aplican la democracia directa, utilizando como pilares concejos, asambleas populares, cooperativas dirigidas por trabajadores y defendidas por milicias populares. De ahí el posicionamiento de Rojava en la vanguardia de un movimiento mundial de economía/democracia cooperativa cuyo objetivo en última instancia sería dejar de lado el concepto de una nación-estado.

Kobane no es esencial en comparación con Deir ez-Zor (que tiene un aeropuerto que abastece al Ejército Árabe Sirio) o Hasaka (que tiene campos petrolíferos controlados por los kurdos con la ayuda del Ejército Árabe Sirio). Kobane no tiene aeropuerto ni campos de petróleo

Hasta aquí el recordado ensayo de Pepe Escobar. Bueno, han transcurrido tres años de ese emocionante relato que despertó la simpatía en muchos lugares del mundo por ‘Rojava’ y su modelo revolucionario.

Hoy, ese experimento social se está desmoronando por la decisión de unos cuantos “jefes tribales” sobornados por los Estados Unidos y sus aliados de las monarquías del Golfo, incluso Turquía dio posteriormente asilo por algún tiempo a Saleh Muslim, el líder de los kurdos sirios.

Era evidente que los Estados Unidos tenía que guardar las apariencias y “confirmar” a la opinión pública mundial que sigue siendo el paladín global de los derechos humanos y defensor de los indefensos. En el caso que nos ocupa, no tuvieron otra opción que archivar el plan A (apoyo a los yihadistas del EI) y bombardear al Estado Islámico en Kobane (no obstante seguía cometiendo “errores”, disimuladamente dejaban caer vía aérea pertrechos bélicos en zonas controladas por los yihadistas). El plan B se aplicó de inmediato: La inminente caída de Kobane provocaría, sin duda, la ira internacional testigo de las atrocidades que cometían los extremistas ante la mirada complaciente de Turquía y una supuesta coalición internacional que los “combatía” sin éxito.

La confusión fue latente, los expertos internacionalistas y políticos observaban incrédulos que los Estados Unidos, cambiando las reglas de juego, revertían la situación y volcaron su apoyo a los otrora “terroristas” del YPG (el PKK sirio). Turquía furiosa tuvo que aceptar los hechos consumados, pero acudió de inmediato a su aliado kurdo-iraquí, Massud Barzani.

La clave del enigma

Conforme Pepe Escobar, 

“Cuanto el YPG fue más o menos “reconocido” por Washington, el jefe del PYD (brazo político de la YPG), Saleh Muslim, fue a reunirse con el astuto líder del gobierno regional del Kurdistán de Irak, Masud Barzani. En esa ocasión el PYD prometió «compartir el poder» con los peshmergas de Barzani en el gobierno de Rojava".

Curiosamente, como presunto resultado, los kurdos sirios (que apoyaban a las YPG) obligados abandonar Kobane y exiliados en Turquía no pudieron retornar a Siria; al contrario, los kurdos iraquíes podrían ir y volver a su antojo.

Es, dentro del campo hipotético, porque no se ha podido comprobar por ningún medio que, aquel y astuto compromiso, pactado por Muslim y el jefe de inteligencia del Kurdistán Iraquí, Lahur Talabani, bajo visto bueno de Estados Unidos e Israel, pudo ser el preámbulo para que la Rojava se haya echado en brazos de los norteamericanos. Ese acuerdo sufrió de disentimiento  de una parte de las YPG y lógico del PKK kurdo que lo rechazaron al percatarse del juego de Barzani, sus peshmergas y Saleh Muslim. 




Saleh Muslim

Sin intención de confundir, ese juego de Saleh Muslim, no fue el primero. Previamente comprometió a Rojava en el plan turco francés del 2011, conocido como Juppé - Dovutoglu, es decir Muslim se alió con los turcos (recuerden en un anterior post que Muslim se reunió en secreto en París con Hollande y Erdogan, ellos le prometieron convertirlo en presidente de un estado independiente en el norte de Siria. Muslim debía limpiar el norte de Siria de cristianos y otras minorías y acoger a los kurdos que serían expulsados de Turquía !). Como hemos expresado Muslim estuvo un tiempo "exiliado" en Turquía; luego de un corto periodo, al poner los píes sobre la tierra y meditar que eso era algo irrealizable, Muslim volvió a condenar a los turcos y huyó de las autoridades otomanas, retornando en secreto a la Rojava, donde abrazó el plan B norteamericano.

Al final, los estadounidenses triunfaron en esta intriga al conquistar a los “jefes tribales” kurdos, asirios, árabes y hasta cristianos de la Rojava. La poca evidencia parece señalarnos que Saleh Muslim y otros líderes kurdos aceptaron la propuesta estadounidense y fusionaron sus organizaciones en el ente conocido como “Fuerzas Democráticas de Siria” (FDS), una genial maniobra de los servicios secretos (CIA).  (Ver mi artículo: KURDISTÁN, más cerca que nunca? (4)

Como vemos los aliados de la OTAN: Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Turquía (por mencionar los más protagonistas de esta guerra) manejan planes separados en busca de sus propios intereses. 

Los turcos estuvieron siempre muy activos. Recordemos que Erdogan pretendía, en su tiempo, que los peshmergas, feroces enemigos del PKK, se conviertan en la vanguardia contra el Emirato Islámico/ISIS, para debilitar la alianza YPG/PKK. Turquía utiliza ese viejo truco para enfrentar kurdos contra kurdos. He ahí la explicación de aquel risible acto de desvergüenza internacional en que Erdogan permitió que 150 peshmergas acudan en apoyo de la resistencia de Kobane. Su única intención fue restarle protagonismo a las milicias YPG-PKK y tratar de prevenir una posible unidad kurda antiturca.

El gobierno de Erdogan quedó en evidencia ante el mundo, acusó a Siria de ser la principal causa del Estado Islámico y “prometió” defender a los kurdos… si los Estados Unidos presentaban una propuesta para que Assad  abandone el poder. Erdogan se desplayó tratando de explicar porque los kurdos sirios deberían combatir a Damasco, bajo el mando del ‘Ejército Libre Sirio’; expresó que debían olvidarse de autonomías y que los kurdos debían aceptar que Washington cree una zona de exclusión aérea sobre Siria (un deseo que nunca se cumplió y por el cual Erdogan esconde un profundo resentimiento a los estadounidenses). El PYD/YPG y Washington negaron estas demandas turcas.

Otro hecho curioso es la propaganda que se hizo desde el gobierno autónomo del Kurdistán Iraquí. Los kurdos de Siria desmintieron haber recibido armas de sus “colegas” peshmergas, como anunciaban desde el gobierno de Erbil para apoyar a la ciudad de Kobane acosada por el Emirato Islámico. El 14 de octubre de 2014, el vocero de los kurdos de Siria, Alan Othman, declaró vía Skype que el cargamento anunciado seguía sin llegar a su destino. Por su parte, el jefe del Consejo de Defensa de Kobane, Esmat Al-Sheikh, agregó: “No hemos recibido ni una bala”. (3)

Los medios de desinformación masivos pro occidentales contaron cantidad de mentiras, afirmaron que fueron los peshmergas quienes consiguieron detener al Estado Islámico, la única verdad es que los kurdos turcos del PKK fueron los únicos que pusieron “el pecho a las balas” en la batalla de Kobane, así como en las montañas de Sinjar (junto a las todavía no corropidas YPG).


Qué podemos concluir de esto?


Fotografía de varias guerreras de las YPJ (Unidades Femeninas de Protección) en kurdo (Yekineyen Parastina Jine), la rama femenina de las YPG. Milicia compuesta exclusivamente de mujeres que combatieron al Estado Islámico en Siria. La fotografía es anterior a la abdicación kurda a los deseos de Washington y sus aliados. 


Con los antecedentes relatados, podemos lanzar nuestra hipótesis del por qué hoy la otrora ‘Rojava’ revolucionaria se ha transformado en un instrumento de batalla de los intereses estadounidenses en el norte de Siria y de la región, previamente tuvo que desechar el plan turco-francés que ofrecían un estado independiente a costa de una enorme limpieza étnica y acoger a millones de desterrados kurdos de Turquía, algo a simple vista irrealizable. En general los kurdos sirios optaron por entregarse al mejor postor para desmembrar y desestabilizar la unidad nacional y el gobierno legítimo de Siria. Otros propósitos se irán revelando según el curso que tome la guerra.

Decía Pepe Escobar en su momento, que “a largo plazo, el tejemaneje estadounidense es una seria amenaza para el experimento de democracia directa en Rojava, que Washington solo puede interpretar como –¡Dios nos libre!– un retorno del comunismo”.

Por tanto, Kobane constituyó un simple pero decisivo peón en ese despiadado juego de manipulación orquestado por Washington, Ankara y Erbil, ninguno de aquellos protagonistas querían que el experimento de democracia directa de Kobane y ‘Rojava’  llegara a tener éxito, mucho menos que se expandiera “infectando” otras regiones. Pepe Escobar señalaba con toda razón que las valientes mujeres guerreras  kurdas y casi toda la estructura militar de la YPG desconoce los hechos: “Las mujeres de Kobane corren un peligro mortal de ser, si no esclavizadas, cruelmente traicionadas”. (4)

Y eso es lo que ha pasado… las bravas y heroicas mujeres kurdas de Siria están siendo sacrificadas por sus jefes que bailan al ritmo del mejor postor. Los Estados Unidos han vencido en esta batalla.


Ayer Irak, hoy Siria: La colusión entre kurdos/ISIS/ EEUU se repite



Foto AP. Miembros de las YPG (Unidades de Protección Popular) resguardan vehículos blindados del ejército de los Estados Unidos dentro de territorio sirio.


Puede ser que muchos lectores critiquen mis reiterados puntos de vista. Pero es la única forma para que la gente se concientice, asimile y comprenda la magnitud del drama que sufren los estados de Siria, Irak (sin olvidarnos de Yemen y el Líbano).

Me refiero en concreto a aquella extraña simbiosis entre los kurdos, Estado Islámico y los Estados Unidos. Si antes pasó en Irak para fragmentar la República, los recientes acontecimientos demuestran que éstos mismos actores se trasladaron a Siria. Como vemos los protagonistas son los mismos (el trio de la muerte). Las víctimas ayer Irak, hoy Siria.

En Siria, el Estado Islámico después de haber sido obligado abandonar el norte fronterizo sirio-turco, ha optado por dar batalla, preferentemente, al Ejército Árabe Sirio; por otro lado, más que combatir y repeler los ataques combinados de kurdos y de la coalición internacional han optado por la misma estrategia en Irak ante estos mismos “enemigos”: RETIRADA sin combatir o escasa resistencia de focos aislados. Lo mismo sucedió con la penetración de las tropas turcas en el norte de Siria, los yihadistas han optado por la “retirada” táctica y escaso combate a los turcos.

Son decenas de documentos gráficos y visuales obtenidos por satélite y sobre el terreno que certifican que convoyes llenos de combatientes del EI emigraron de una Raqqa acorralada por kurdos y americanos, sin verse afectados. Alegrándose de la vía libre disponible, sin que los extraordinarios servicios de inteligencia militar estadounidenses hayan podido percatarse de las caravanas, no obstante que bombardean casi a diario la ciudad y matan decenas de civiles en cada ataque. Pese a estar rodeados los yihadistas del EI eluden fácilmente el cerco kurdo-americano con toda seguridad y abandonan Raqqa. Sin embargo, insistimos, las bombas caen sobre los civiles de la sitiada ciudad. Problemas de visión?

Rusia e Irán han venido denunciado la estrategia de esta inmensa conspiración.

Recordemos que en diciembre del año pasado tuvo lugar la salida desde Raqqa de inmensos convoyes llenos de tropas y material bélico del EI. Una de esas grandes caravanas “turísticas” fue divisada en la segunda toma de Palmira, convoyes provenientes de Mosul (Irak), con el visto bueno de los peshmergas kurdos, cruzaron territorio sirio hasta llegar a Raqqa, allí se unieron a más yahadistas y emprendieron el “tour” hacia Palmira, sorpresa! bajo la mirada cómplice de los kurdos-sirios que dieron vía libre junto a los “ciegos” servicios  de inteligencia norteamericanos y los también “invidentes” pilotos de las fuerzas aéreas de una supuesta coalición internacional contra el terrorismo.

La conclusión no puede ser otra, los EE.UU, los peshmergas kurdos de Irak y los kurdos sirios que son la mayoría de la denominada “Fuerzas Democráticas de Siria” (FDS) siguen intentando ocultar una connivencia con el Estado Islámico. Los primeros garantizan total seguridad para emprender retiradas tácticas que permiten a los segundos atacar áreas controladas por el gobierno y las fuerzas armadas sirias.

Dentro de Siria, las fuerzas rusas y sirias han contemplado las retiradas del EI sin combate y un innecesario bombardeo a centros urbanos en Raqqa produciendo cientos de víctimas inocentes. Las Fuerzas Aéreas de Siria y de Rusia han tenido que, al menos en dos ocasiones, parar este show, atacado de verdad las caravanas yihadistas que abandonan Raqqa rumbo a la región de Homs y Deir Ezzor.

Quienes hemos observado la crisis siria desde su inicio, tenemos claro el guión.

No es noticia que los Estados Unidos anhelaba destruir Siria, con ese fin asintió la constitución del ISIS, fue tal ese consentimiento y en tan corto tiempo  que el ISIS tenía una inmensa fuerza en 2014 capaz de apoderarse de  la tercera parte de Irak y hasta darse el lujo de ocupar vastas regiones de Siria. Como fue posible eso?

La Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) “profetizó” el fulminante ascenso de ISIS. Se ha divulgado parte de un informe clasificado del 2012 al respecto: “Si la situación se desenreda, existe la posibilidad de establecer un Principado Salafista declarado o no declarado en el este de Siria ... y esto es exactamente lo que los poderes de apoyo a la oposición quieren, con el fin de aislar al régimen sirio”.  (5)

Los “combates” y “bombardeos”, sin éxito, de la coalición internacional antiterrorista se debía a una sola razón: Los extremistas del Estado Islámico, al Qaeda o cualquier otra organización terrorista, pueden ser combatidas pero no aniquiladas, eliminadas, suprimidas, etc. Solamente deben debilitarse en ciertos puntos y apuntalarla en otros. “Caos perpetuo” en la región es la consigna para desestabilizar los gobiernos. He aquí un breve video que resume todo:


VIDEO:

Focus: ¿Se necesita 20 años para derrotar a Daesh? 


Más pruebas?

Os necesito recordar las siniestras declaraciones de John Kerry (audio filtrado) ex secretario de Estado? No fue solo él, los mandos militares y políticos en los Estados Unidos conocían que el ISIS se transformaba en una gran fuerza dentro de Siria. No queda duda que para los estadounidenses aquella era una excelente noticia, ya que su política sobre Siria solo tenía estas alternativas: Que Bashar al Assad se siente a negociar (algo que no era del agrado de los EEUU); o, que dimita (preferentemente); o, que al Assad sea eliminado.

Al respecto, ya que los incrédulos abundan y tuvieren más dudas, los propios medios de comunicación hicieron eco de esta inmensa y reciente colusión. Veamos:

El 27 de mayo (2017), la agencia de análisis israelí Debka informó que los kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), dirigidos y apoyados por militares estadounidenses, concertaron establecer con los jefes del EI un corredor para la retirada de los combatientes de la sitiada Raqqa. Para mejor entendedor, la distancia que separa Raqqa de Palmira son 225 kilómetros.

El periódico ruso Sputnik confirmó la existencia de ese pacto. Ya en el pasado octubre del 2016, Sputnik informó que EEUU y Arabia Saudí pretendían trasladar 9.000 terroristas del EI desde Mosul a Siria (lo cual resultó cierto y desencadenó la segunda caída de Palmira). Ese convoy yihadista que salió de territorio iraquí fue observado y asegurado con la complacencia de los kurdos iraquíes, los peshmergas.

Los medios de información iraníes, como la agencia de noticias Farsnews, comunicaron en su tiempo y reiteradamente que la coalición internacional “anti” Daesh encabezados por los USA negociaron con los terroristas para facilitar su movimiento no solo en Siria e Irak sino por todo el Oriente Próximo.

Lo que realmente piensa la prensa norteamericana alineada con los Halcones se puede comprobarse con esta nota de prensa: “¿Derrotar al EI? ¿Para qué? Columnista de 'The New York Times' propone a EE.UU. nuevo plan en Siria” (6). En efecto, Thomas Friedman, ganador en tres ocasiones del Premio Pulitzer y columnista de 'The New York Times' mantiene la tesis de que los Estados Unidos "se alíe efectivamente con el Estado Islámico en Siria”. El 12 de abril pasado, en su columna de prensa solicitaba que Trump  debe "dejar que el Estado Islámico sea un dolor de cabeza" en Siria para Al Assad, Irán, Hezbolá y Rusia, "de la misma manera que alentamos a los combatientes muyahidines para desangrar a Rusia en Afganistán". También plantea "simplemente dejar de luchar contra el Estado Islámico en Siria" y  que Siria "luche una guerra en dos frentes: con los rebeldes moderados por un lado y con el EI por el otro". 

La ignorancia de Friedman es tal que afirma que Siria debe combatir en “dos frentes”. Su “analfabetismo” respecto a la guerra en Siria provoca este tipo de alusiones que 'The New York Times' gustoso se lo publica. 

Siria no enfrenta uno ni dos ni tres ni cuatro frentes de guerra. Siria está acosada por todos lados con una guerra de invasión no convencional, no de ejércitos regulares sino de miles de mercenarios, yihadistas, “voluntarios” provenientes de decenas de países del mundo y “asesores” occidentales, turcos, israelíes y de las monarquías del Golfo.  

Siria tiene múltiples frentes de lucha. Citemos de memoria los que vienen a la mente: Por el Norte: Turquía, los kurdos, el Estado Islámico y otras agrupaciones menores, a más de los bombardeos de la “coalición” internacional contra las infraestructuras sirias y la actual presencia de tropas estadounidenses en suelo sirio. Por el Sur: Israel, Frente al Nusra, rebeldes “moderados”, el Estado Islámico con sus bases en el Líbano (región de Arsal). Por el Este: El Estado Islámico, Jordania, Estados Unidos. En el interior del país existen centenares de frentes de guerra no definidos, según el grado de radicalización de la organización armada que ocupa tal o cual región y que dependen de los países que auspician la guerra en Siria (grupos respaldados por Arabia de los Saud, Qatar, Turquía, Jordanía, Estados Unidos, etc). Y eso que no hacemos mención a la efectivas aunque ocasionales intervenciones militares de potencias occidentales como Francia y el Reino Unido.

Volvamos a lo principal. Como expresamos párrafos más arriba, Damasco y Moscú tomaron, en mayo, las suficientes medidas para imposibilitar la retirada del Estado Islámico de Raqqa hacia Palmira. "Según informaciones confirmadas a través de varios canales independientes, los mandos de unidades kurdas pertenecientes a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias y los líderes locales de Daesh en Al Raqa llegaron a un acuerdo sobre la apertura de un corredor de seguridad que dé a los terroristas la oportunidad de abandonar libremente la ciudad a condición de que se dirijan a la zona de Palmira(7)

En efecto, en una de esas acciones de contención, el reciente 25 de mayo, la aviación rusa detectó y destruyó una caravana de Daesh integrada por 39 camionetas que se dirigía hacia Palmira. No ha quedado otra opción que implementar medidas de control electrónicas que vigilen las posibles rutas de salida de los yihadistas, aun así es imposible saber cuántos y en cuántas ocasiones se consintió el traslado de terroristas desde Raqqa a otras regiones del este de Siria.

VIDEO:


Siria - PalmIra Sur - Drones Rusos Destruyen un Gran Convoy del ISIS - 25 Mayo 2017


Otra investigación afirmó por esas mismas fechas, bajo autorización de los Estados Unidos alrededor de 120 cabecillas del Estado Islámico de origen occidental habían abandonado Raqqa con su armamento y trasladados al poblado de Al-Sujna, próximo a Palmira. Esa operación se realizó a pesar de las acciones de combate de la aviación rusa y siria en la zona. (8)

Con los ejemplos citados, no debería quedar duda de que existe colusión entre los kurdos sirios enarbolados por la FDS (Fuerzas Democráticas de Siria) y el Estado Islámico, todo con el visto bueno del padrino de los dos supuestos enemigos, los Estados Unidos. Tampoco la opinión pública debe dejarse convencer que la declaración de guerra de los kurdos al EI se vaya hacer efectiva en el campo de batalla. Combates existen, pero Raqqa ha sido casi abandonada por el EI, los kurdos que dicen venir combatiendo a los extremistas desde noviembre del 2016 van ocupando lento y sin mayor esfuerzo la otrora capital del Califato, mientras las fuerzas aéreas de la “coalición antiterrorista” se dedica a bombardear a los civiles de la ciudad.

Debemos destacar que en esa supuesta “coalición antiterrorista” el consenso para ejecutar las tareas de “liberación” de la ciudad de Raqqa es inexistente, planificación de acciones conjuntas es algo que no se ha escuchado ni de lejos, no olvidemos que los turcos se oponen rotundamente dar protagonismo a los kurdos y nadie consulta al gobierno de Siria ni a los rusos.

Un nuevo factor a tener en cuenta es el serio análisis que hace una ex parlamentaria turca, Oya Akgonenc Mugisuddin, su interesante enfoque atribuye la actual crisis de Qatar con otras monarquías del Golfo como una crisis de carácter artificial, carente de una justificación fiable, afirma que es evidente que solo sirve como maniobra de distracción para crear el Estado kurdo en Siria. "Si prestas atención al momento y a las condiciones en las que apareció este escándalo, todo esto te hace preguntarte: '¿Es posible que esta sea una maniobra de distracción de los acontecimientos en Siria?...  mientras Turquía y otros países se ocupan de la solución de la crisis de Catar, las unidades kurdas en Siria liberan la ciudad de Al Raqa de los yihadistas de Daesh, formando 'de facto' un Estado kurdo”. (9)


Continuaremos.



NOTAS:

(4) El regreso del plan yanqui de rediseño del «Medio Oriente ampliado». Ob. Cit.

10 julio 2017

Donald Trump ante el «Cuarto Poder»


Preámbulo del redactor del blog

En la entrega anterior afirmamos que la campaña nacional e internacional de desprestigio en contra del presidente Trump empezó con el sabotaje al cumplimiento de sus ordenanzas ejecutivas que ponen en riesgo la vieja política norteamericana de intervencionismo armado en cualquier parte del mundo. Trump se ha granjeado poderosos enemigos en los círculos del poder político-financiero.

Sus mayores contradictores los tenemos en el Congreso y Senado, en el Pentágono, en la Administración Pública (con funcionarios no afines al presidente); y, por supuesto, en el intocable Complejo Militar – Industrial que junto a la “vaca sagrada” que representan las parcializadas cadenas de desinformación colectiva (léase medios de embrutecimiento masivo), producen un coctel muy explosivo cuya intencionalidad no puede ser otra que apartar (eliminar) “democráticamente” del poder al jefe de estado.

También hemos revisado los pretextos esgrimidos en contra de Trump para intentar apartarlo de sus funciones, solamente por citar algunos: la injerencia rusa, sus declaraciones de tinte racista, la islamofobia, las deportaciones, el muro mexicano, su vida privada con sus excentricidades del pasado y presente, todas representan una buena nota periodística que llena páginas y más páginas al mejor estilo farandulero.

En el episodio anterior preguntabamos: Quién, hasta hoy, se atrevió poner el cascabel al gato? Usando los mismo métodos de sus rivales, al mejor estilo de un reality show televisivo, Trump dio una rotunda bofetada a las poderosas corporaciones de noticias. También lo ha hecho de manera refinada, rechazando la presencia de ciertos medios en sus conferencias al calificarles de falsos y fraudulentos, razones por las que un lector crítico estará plenamente de acuerdo con el presidente.

Trump no se ha ganado poderosos enemigos por simple capricho. Son precisamente sus acciones, sobre todo en política exterior, las que nadie ha osado ejecutar, las que hieren a un sector que exige conservar sus privilegios y, sobre todo, la forma como lo consigue, de allí su reacción.

Insistimos, no obstante, Trump representa un círculo del poder económico en pugna con otros intereses financieros, él pretende darle otro estilo, se decanta por las relaciones comerciales y manejo de las altas finanzas internacionales en contra de las clásicas guerras imperialistas. El método es la materia de discordia.

Para sus detractores, Trump quiere alterar las reglas de juego, que ha deparado grandes satisfacciones (monetarias). Por qué perturbar el modus operandi del intervencionismo armado, dotado de cierta legalidad internacional, bajo pretexto de las presuntas labores de carácter “humanitario” en cualquier región del mundo?. Además, los halcones se preguntan, por qué debemos renunciar a nuestra infantería en el Próximo Oriente (yihadismo) con el que hacemos buenos negocios y cambiamos gobiernos?. Los aliados de los Estados Unidos en Europa se encuentran alterados con la política de Trump. 

El mandatario estadounidense ha ofrecido la solución para calmarlos, el negocio de la venta de armas seguirá creciendo hasta cifras estratosféricas. Las monarquías del Golfo son tan buenos clientes que tranquilamente seguirán inflando las ganancias del complejo militar-industrial y hasta rebajar el déficit público estadounidense. Además, está revirtiendo las pérdidas a través del fomento del empleo con la repatriación industrial civil a casa. El deseo de Trump es seguir imponiendo el capitalismo, a su estilo.

Las “vacas sagradas” de la política y de los medios de embrutecimiento masivo se sientan ofendidos e irritados por sus acciones, en respuesta la campaña contra Trump proseguirá. Nadie garantiza quién ganará esta confrontación, como no se puede asegurar que Trump pueda mantenerse en el poder (ya se baraja la posibilidad, vía CNN, de valerse del “impeachment” -proceso de destitución-); o, hasta conservar su salud (o vida); o, que se vea obligado a rectificar sus políticas. Cualquier escenario es posible.

De seguro al "agente" de Putin en la Casa Blanca le espera una nueva lluvia de críticas tras reunirse con el mandatario ruso en la cumbre del G-20 y haber concretado importantes acuerdos para establecer un armisticio en el sur de Siria. Sin duda. 

Por el momento, una de las señales de que Trump intenta hacer las cosas de diferente manera se refleja en el pánico histérico de las grandes corporaciones desinformativas que han declarado la guerra al mandatario por orden de las élites dominantes que exigen conservar el 'statu quo'. Eso no es poca cosa, es algo que debemos tener muy en cuenta.


                                                                                              t. andino


                                           *********


Donald Trump ante el «Cuarto Poder»

por Thierry Meyssan

Al arrogarse el título de «Cuarto Poder», la prensa estadounidense se sitúa en un plano de igualdad con los tres poderes democráticos reconocidos, a pesar de que los medios de prensa no gozan de ningún tipo de legitimidad otorgada por el Pueblo. Tanto en Estados Unidos como en el extranjero, esa prensa está desarrollando una gran campaña contra el presidente Trump, para desacreditarlo y provocar su destitución. Esa campaña comenzó la noche misma de la elección del actual presidente, o sea mucho antes de su llegada a la Casa Blanca, y está teniendo gran eco entre los electores favorables al Partido Demócrata y en los países aliados de Washington, donde la población está convencida de que el actual presidente de Estados Unidos no está en su sano juicio. Pero los electores que votaron por Donald Trump resisten a esa gigantesca campaña mientras que el ahora presidente logra luchar eficazmente contra la pobreza.

Se mantiene la campaña internacional de prensa para desestabilizar al presidente Trump. La máquina de injuriar que David Brock armó durante la etapa de transición entre la administración saliente de Barack Obama y la de Donald Trump [1] resalta cada vez que puede el carácter apresurado y la frecuente grosería de los tweets presidenciales. La Entente de medios difusión creada por la misteriosa ONG First Draft [2] repite incansablemente que la justicia está investigando presuntos vínculos entre el equipo de campaña del ahora presidente y los tenebrosos complots que se atribuyen al Kremlin.

Un estudio del profesor Thomas E. Patterson, de la Harvard Kennedy School, muestra que la prensa de Estados Unidos, del Reino Unido y de Alemania ya ha citado a Donald Trump el triple de veces que a los anteriores inquilinos de la Casa Blanca y que en los primeros 100 días de su mandato el 80% de los artículos eran claramente desfavorables a él [3].

Durante la campaña del FBI para forzar la renuncia del presidente Nixon [4], la prensa estadounidense se atribuyó el título de «Cuarto Poder», con lo cual implicaba que los propietarios de los medios de difusión tenían más legitimidad que el Pueblo mismo. Lejos de ceder a la presión, Donald Trump, consciente del peligro que representa la alianza entre los medios de difusión y el 98% de altos funcionarios que votaron contra él, declaró «la guerra a la prensa» en su discurso del 22 de enero de 2017, una semana después de su investidura. Por su parte, su consejero especial Steve Bannon declaraba al New York Times que la prensa se ha convertido de hecho en «el nuevo partido de oposición».

Pero lo más interesante es que los electores del actual presidente no le han retirado su confianza.

Recordemos aquí cómo empezó todo. Fue durante el periodo de transición, o sea antes de la investidura de Donald Trump. Una ONG llamada Propaganda or Not? lanzó la idea de que Rusia tenía previsto difundir, durante la campaña electoral estadounidense, una serie de informaciones falsas para torpedear a la candidata demócrata Hillary Clinton y favorecer la elección de Donald Trump. En aquel momento, nosotros subrayamos los vínculos de esa ONG con Madeleine Albright y Zbigniew Brzeziński [5]. La acusación contra Rusia, ampliamente repetida por el Washington Post, incluía una “lista de agentes” del Kremlin, entre los que se hallaba Red Voltaire. Pero nada, absolutamente nada, ha demostrado en ningún momento esta tesis del complot ruso.

Todos han podido comprobar que los argumentos que se esgrimen contra Donald Trump no son solamente los que habitualmente se manejan en la lucha política sino que vienen, evidentemente, del arsenal de la propaganda de guerra [6].


El premio a la mala fe podría otorgársele a la CNN, cuyo tratamiento de ese tema alcanza proporciones francamente obsesivas. CNN se vio incluso obligada a presentar excusas por haber transmitido un reportaje donde acusaba al banquero Anthony Scaramucci, estrechamente vinculado a Trump, de estar indirectamente a sueldo de Moscú. Pero CNN se encontró esta vez con la horma de su zapato porque Scaramucci es lo suficientemente rico como para darse el lujo de llevar a ese canal de televisión ante los tribunales por haberlo difamado con la transmisión de una acusación completamente inventada. Así que CNN tuvo que presentar excusas y los 3 periodistas de su grupo de investigación «dimitieron».


Posteriormente, el Project Veritas, del periodista James O’Keefe publicó tres secuencias de videos grabados con cámara oculta [7]. En el primero de esos videos se ve a un supervisor de CNN declarar entre risas en un ascensor que las acusaciones de colusión del presidente Trump con Rusia son sólo «estupideces» que se transmiten «para la audiencia». En el segundo video, un presentador estrella de CNN y ex consejero del presidente Obama reconoce que toda esa historia es completamente absurda y en el tercero un productor de CNN declara que Trump es un enfermo mental y que sus electores son «estúpidos como la mierda» (sic).

En respuesta, el presidente Trump colgó en la red un montaje de imágenes de sus tiempos de responsable de la WWE (la Federación estadounidense de lucha, espectáculo muy popular en Estados Unidos) donde él mismo aparece dándole una paliza a su amigo Vince McMahon –esposo de la secretaria de la administración Trump a cargo de las pequeñas empresas–, cuyo rostro es reemplazado por el logo de CNN. El montaje termina con la presentación de un logo modificado de CNN, sigla que se convierte en Fraud News Network, algo así como “Red de Noticias Fraudulentas”.

VIDEO:


                   Twitter video by Donald J. Trump dealing with CNN

Todo este episodio nos muestra que en Estados Unidos, Donald Trump no tiene la exclusividad de la grosería y confirma que CNN –que en solo 2 meses ha abordado la cuestión de la injerencia rusa más de 1 500 veces– no se dedica al periodismo y se burla de la verdad. Esto ya lo sabíamos desde hace tiempo, por haber seguido su tratamiento de los temas de política internacional, pero ahora se descubre que hace lo mismo en materia de política doméstica.

Aunque resulta mucho menos significativa, una nueva polémica ha surgido entre el presidente y los presentadores del programa matinal de MSNBC Morning Joe, que desde hace meses han venido criticando implacablemente al inquilino de la Casa Blanca. Uno de ellos, Joe Scarborough, es un ex abogado y parlamentario por el Estado de La Florida que aboga contra el derecho al aborto y por la disolución de los ministerios «inútiles», que según él son los de Comercio, Educación, Energía y Vivienda. Su compañera, tanto en sentido recto como en sentido figurado, Mika Brzezinski es una simple lectora de teleprompter que apoyaba a Bernie Sanders. En un tweet, el presidente los insultó identificándolos como «Joe el sicópata» y «Mika, la del bajo coeficiente intelectual». Nadie duda que tales calificativos estén cerca de la realidad, pero formularlos así no tiene más objetivo que herir el amor propio de ambos periodistas. En definitiva, los dos presentadores de Morning Joe publicaron en el Washington Post un texto donde ponen en duda la salud mental del presidente.

Mika Brzezinski es la hija del recientemente fallecido Zbigniew Brzezinski, uno de los personajes que manejan desde la sombra la ONG Propaganda or not? anteriormente mencionada.

La grosería de los tweets presidenciales no es un síntoma de locura. Dwight Eisenhower y sobre todo Richard Nixon fueron mucho más obscenos que Donald Trump y no por ello dejaron de ser grandes presidentes.

Trump no es tampoco un individuo impulsivo. En realidad, sobre cada tema, Donald Trump reacciona de inmediato con tweets agresivos. Después, lanza ideas en todos los sentidos, sin vacilar en contradecirse en diferentes declaraciones, y observa detenidamente las reacciones que estas suscitan. Finalmente, luego de haber llegado a crearse una opinión personal, se reúne con la parte adversa y generalmente llega a un acuerdo con ella.

Donald Trump ciertamente no tiene la buena educación puritana de un Barack Obama o una Hillary Clinton. Es más bien portador de la rudeza del Nuevo Mundo. A lo largo de su campaña electoral se presentó siempre como el hombre capaz de poner fin a las innumerables formas de deshonestidad que esa buena educación permite esconder en Washington. Y finalmente fue a él –no a la señora Clinton– a quien los estadounidenses pusieron en la Casa Blanca.

Por supuesto, cada cual está en su derecho de tomar en serio las declaraciones polémicas del presidente, encontrar que algunas son chocantes e ignorar las que dicen lo contrario. Pero no debe confundirse el estilo de Trump con su política. Al contrario, hay que analizar con precisión sus decisiones y sus consecuencias.

VIDEO:


Trump: 'The fake media tried to stop us. But I'm president, and they're not'


Veamos, por ejemplo, su decreto para impedir que entren a Estados Unidos los extranjeros cuya identidad el Departamento de Estado no tiene posibilidades de verificar.

Se observó que la población de los 7 países a cuyos ciudadanos se limitaba el acceso a Estados Unidos es mayoritariamente musulmana. De inmediato se vinculó ese factor a algunas declaraciones que el presidente había hecho durante su campaña electoral y se completó así el proceso de construcción del mito sobre un Trump racista. Se orquestaron una serie de procedimientos judiciales para obtener la anulación del «decreto islamófobo», hasta que la Corte Suprema confirmó que la medida era legal. Ante ese veredicto, se decidió pasar la página afirmando que la Corte Suprema se había pronunciado sobre una segunda versión del decreto que incluía una serie de concesiones. Y es cierto, solo que esas concesiones ya figuraban en la primera versión, aunque redactadas de diferente manera.

Al llegar a la Casa Blanca, Donald Trump no privó a los estadounidenses de su seguro social, ni desató la Tercera Guerra Mundial. Lo que ha hecho es, al contrario, abrir numerosos sectores económicos que antes estaban tremendamente cerrados, lo cual favorecía a las grandes transnacionales. Está viéndose, además, un reflujo de los grupos terroristas en Irak, Siria y Líbano y una disminución palpable de la tensión en el conjunto del Medio Oriente ampliado, con excepción de Yemen.

¿Hasta dónde llegará este enfrentamiento entre la Casa Blanca y los medios de difusión, entre Donald Trump y ciertas potencias del dinero?


                                                                                     Thierry Meyssan


NOTAS:
[4] Al cabo de 30 años de los hechos finalmente se supo que el misterioso personaje que se hacía llamar «Garganta profunda» y que alimentó con sus revelaciones el escándalo del Watergate era nada más y nada menos que W. Mark Felt, antiguo ayudante de J. Edgard Hoover y número 2 en la jerarquía del FBI.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny