Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

13 junio 2019

Tiananmén: 30 años después



Una reciente foto de las clásicas marchas policiales en la Plaza Tiananmén, Beijing (mayo 2019)


Nota previa por el editor del blog

Estos días se dan grandes protestas en Hong Kong contra una probable ley de extradición, nos recuerda un hecho similar acaecido hace ya 30 años, los sucesos en la Plaza de Tiananmén - Pekín (Beijing), en junio de 1989. Después de tres décadas las notas contradictorias están vigentes. Naturalmente, esos puntos de vista difieren según la óptica de quienes intentan desacreditar a la República Popular China y de quienes creen ver que las autoridades chinas actuaron con moderación. Es innecesario insistir en las largas versiones made in USA o de sus aliados occidentales que hablan de miles de muertos, heridos, desaparecidos, presos políticos, etc.; no dejando de resaltar que también tenemos versiones más "moderadas" o "negacionistas de la masacre" provenientes de esas mismas fuentes pro estadounidenses. 

Será difícil saber cuántas personas murieron realmente, muchos concuerdan que en la Plaza Tiananmén no murió nadie, sino en sus cercanías donde si se dieron enfrentamientos entre manifestantes y tropas. No estamos para ocultar los hechos, existe suficiente evidencia de que la violencia desatada cegó la vida de ciudadanos chinos y de soldados gubernamentales, pero si debe quedar establecido el desmesurado circo mediático de la prensa estadounidense que siempre magnífica algún acontecimiento negativo en el patio del "enemigo". 


Plaza Tianenmén en Beijing (Pekín). El hombre solitario que frenteó en avance de los tanques el 5 de junio de 1989.


No se puede negar lo acontecido porque es público y hasta oficial que muchos soldados fueron atacados y quemados vivos dentro de los tanques y vehículos militares, como también es de conocimiento público la existencia de las "madres de Tiananmén" que claman por una investigación y castigo para los responsables de la represión (un grupo que inicialmente contaba con 180 miembros, hoy son menos de 50, debido a que han ido falleciendo debido a su avanzada edad), algunas expresaron que debe eliminarse la culpa atribuida a los manifestantes, declarado por el Partido Comunista Chino, por provocar los disturbios contrarrevolucionarios y el calificativo de agitadores a los manifestantes. Otro hecho conocido es el autoexilio de muchos que participaron en las protestas.

Sin embargo, una versión más imparcial, apegada a los hechos históricos, nos conduce a la típica injerencia extranjera, tanto en la difusión de bulos desinformativos como en la intervención directa a través de agentes contratados para incentivar la violencia en las protestas populares embanderadas por el sector estudiantil, sin duda esas eran justas reivindicaciones. En resumen:

- Gene Sharp, estadounidense, conocido por su aparente política de defensa de la no violencia como lucha contra el poder, fue uno de los estrategas de las nacientes "revoluciones de color". Gene Sharp se encontraba precisamente esos días en Pekín motivando a grupos encabezados por Zhao Ziyang (ex primer ministro chino, que destacó por la implantación de reformas para una economía de mercado).‎

- Muchos investigadores internacionales creen ver que las manifestaciones en la plaza Tiananmén fueron aprovechadas por simpatizantes del entonces primer ministro Zhao ‎Ziyang para intentar dar un golpe de estado, es decir, los estudiantes y comunes manifestantes no estaban al tanto de esas actividades. Zhao Ziyang fue expulsado del partido por su apoyo a las protestas y pasó bajo arresto domiciliario hasta su deceso en 2005

‎ 
Fotografía de AP, presuntamente captada en la Plaza Tiananmén de Beijing, el 4 de junio de 1989, cuando tropas y tanques pusieron fin a las protestas, se aprecia en la foto a civiles caídos entre las bicicletas retorcidas.


- Quién dice que no hubo violencia?, por supuesto que la hubo, no solo murieron manifestantes, la misma prensa occidental aclara que decenas de soldados fueron linchados, otros fueron quemados vivos por "pacíficos manifestantes" que atacaron a cientos de vehículos militares en las cercanías de la Plaza Tiananmén. Las tropas intervinieron con fuerza tras la orden del dirigente chino, Deng Xiaoping.

Bajo el mandato de Deng Xiaoping China emprendió las reformas económicas de liberalización de la economía socialista, base del actual crecimiento económico y en la que Zhao Ziyang participó. Puede concluirse que los dramáticos sucesos conocidos coloquialmente como "la masacre de Tiananmén" formó parte de una evidente lucha por el poder, una tentativa de golpe de estado apoyado por Occidente que aspiraba, en su beneficio, liberalizar la economía y política de China mediante una serie de reformas.

Los siguientes reportajes no os dejará indiferentes, son una traducción de sus originales en inglés, la intención es lograr que el lector reflexione. Quién miente a quién? Murieron realmente miles de personas en el fatídico 4 de junio de 1989?.

t. andino


I parte

Masacre de la Plaza de Tiananmén - Datos, ficción y propaganda

(versión traducida, tomada del original en inglés) "TIANANMEN SQUARE MASSACRE – FACTS, FICTION AND PROPAGANDA"


Desfile en la Plaza Tiannamén


"En la medida en que se puede determinar a partir de la evidencia disponible, NADIE murió durante esa noche en la Plaza de Tiananmén". 

¡¿Qué?! ¿Quién haría una afirmación propagandística tan descarada? El Partido Comunista de China? No. Lo dijo de hecho Jay Mathews, quien era el jefe de la Oficina de Beijing del Washington Post en 1989. Escribió un artículo sobre el tema de las protestas en la plaza de Tiananmén del 4 de junio de 1989 para la revista Columbia Journalism Review "The Myth of Tiananmen. And the price of a passive press" (El mito de Tiananmén. Y el precio de una prensa pasiva) (1).

De hecho, muchos periódicos occidentales, incluidos el New York Times y el Washington Post, han admitido ocasionalmente que nadie murió en la Plaza de Tiananmén, pero solo para volver a la historia de la "masacre", por alguna razón desconocida. Por ejemplo, el 13 de junio de 1989, el reportero del New York Times, Nicholas Kristoff (que estaba en Pekín en ese momento) escribió: "La televisión estatal incluso ha mostrado una película de estudiantes marchando pacíficamente hacia afuera de la plaza [de Tiananmén] poco después del amanecer como prueba de que ellos [los manifestantes] no fueron asesinados". (2) En ese artículo, también se desacreditó la afirmación de un artículo sensacionalista de que los soldados chinos armados con ametralladoras simplemente acribillaron a los manifestantes pacíficos en la Plaza de Tiananmén. 

Pero, ¿murieron personas en China? Sí, alrededor de 200 a 300 personas murieron en enfrentamientos en varias partes de Beijing, alrededor del 4 de junio de 1989 y aproximadamente la mitad de los que murieron eran soldados y policías. (3) (Tiananmen: the Empire’s Big Lie)

Un cable de Wikileaks de julio de 1989 (4) también revela los testimonios de un diplomático latinoamericano y su esposa: "Pudieron entrar y salir de la plaza [Tiananmén] varias veces y no fueron acosados por las tropas. Habiendo permanecido con los estudiantes [...] hasta la retirada final, el diplomático dijo que no hubo tiroteos masivos en la plaza ni en el monumento". 

¿Pero qué hay del icónico "hombre del tanque"? Bueno, si ve el video completo, puede apreciarse que los tanques se detuvieron y dejaron que el hombre saltara sobre el tanque. Eventualmente se va ileso. De hecho, casi no hay fotos o videos de soldados disparando o matando gente (lo que no significa que no haya ocurrido, pero es un punto a tener en cuenta) (nota del editor: también -siempre apegado a la verdad- en el audio original se escuchan, lejos de estas escenas y en intervalos detonaciones de armas automáticas).

Video



La propaganda no sólo implica exageración, sino también omisión. Los medios de comunicación occidentales rara vez muestran imágenes de tanques y vehículos militares quemados o de soldados chinos brutalmente asesinados por los manifestantes de Pekín. 

En un artículo del 5 de junio de 1989, el Wall Street Journal describió algo de esta violencia: 

"Docenas de soldados fueron sacados de los camiones, golpeados severamente y dejados por muertos. En una intersección al oeste de la plaza, el cuerpo de un joven soldado, que había sido golpeado hasta la muerte, fue desnudado y colgado del costado de un autobús".  (5)

Arriba, un joven policía quemado y colgado por los "manifestantes"; abaho, vehículos militares destruidos.


Entonces, ¿qué pasó exactamente? 

Para entender el caos, comenzemos con las dos personas más importantes de esta historia: Hu Yaobang y James Lilley

Hu Yaobang fue Presidente y Secretario General del Partido Comunista Chino (PCCh). Durante varios años antes de las protestas de 1989, Yaobang había sido un "reformador" y era muy popular entre los jóvenes. Murió el 15 de abril de 1989, y es seguro decir que sin su muerte probablemente no habría habido drama en China ese año. 

Inicialmente, los estudiantes universitarios se reunieron en la Plaza de Tiananmén sólo para llorar su muerte. Pero en un día o dos, Estados Unidos se dio cuenta de que cientos de miles de jóvenes se congregarían en Pekín. Se consideraba el momento perfecto para un golpe de Estado, ya que el resto del mundo estaba desmantelando el comunismo ese año. Así, el 20 de abril de 1989 (cinco días después de la muerte de Yaobang) James Lilley, un veterano de la CIA con 30 años de experiencia, fue nombrado embajador de Estados Unidos en China. 

Un artículo del Vancouver Sun (17 de septiembre de 1992) describió el papel de la CIA en las protestas y la violencia: "La Agencia Central de Inteligencia tenía fuentes entre los manifestantes [de la Plaza de Tiananmén]"... y "Durante meses antes de las protestas, la CIA había estado ayudando a los activistas estudiantiles a formar el movimiento antigubernamental". (6) 




Además de la CIA, dos personas prominentes contribuyeron con su "experiencia": George Soros y Zhao Ziyang. Soros es legendario por organizar movimientos de base en todo el mundo. En 1986, había donado un millón de dólares (que era mucho dinero en China en aquellos días) al "Fondo para la Reforma y la Apertura de China". Durante los tres años siguientes, el grupo de Soros cultivó y entrenó a muchos líderes estudiantiles en favor de la democracia, quienes entraron en acción en 1989. El Fondo Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy, o NED) también abrió oficinas en China en 1988. El NED es otra organización de cambio de régimen patrocinada por el gobierno de los Estados Unidos. 


George Soros, Gene Sharp, Zhao Ziyang


Actuando como una "quinta columna" dentro del gobierno chino estaba el primer ministro de China y nuevo secretario general del Partido Comunista, Zhao Ziyang. Ziyang era un gran fanático de la privatización y Milton Friedman y su cercano asesor, Chen Yizi, dirigían el Instituto para la Reforma Económica y Estructural de China, un influyente centro de estudios neoliberal. Después de las protestas, Soros y su ONG fueron prohibidos en China y Zhao Ziyang fue purgado y puesto bajo arresto domiciliario por el resto de su vida; y Chen Yizi escapó a Estados Unidos. 

Otro occidental que desempeñó un papel importante en la agitación en la Plaza de Tiananmén fue Gene Sharp, autor de los manuales de "Revoluciones de Color" y el protagonista de un aclamado documental llamado "Cómo empezar una revolución". Estuvo en Pekín durante las protestas y escribió sobre ello. Por supuesto, no reveló su papel, pero no es difícil de imaginar. Sharp ha sido acusado de tener fuertes vínculos con una variedad de instituciones estadounidenses, incluyendo la CIA, el Pentágono e instituciones relacionadas con los republicanos, es decir, el Instituto Republicano Internacional, la Corporación RAND y el Fondo Nacional para la Democracia

Mirando los grandes carteles en inglés que citan los ideales estadounidenses, el hecho que las protestas no eran tanto un movimiento de "base" como la obra del gobierno de Estados Unidos está claro para todos, excepto para los más ingenuos. 


Tianenment protest signs in English


Otros dos hechos importantes a tener en cuenta son que el gobierno chino no impuso la ley marcial hasta el 20 de mayo de 1989, y no hubo grandes enfrentamientos entre los militares y el pueblo hasta el final. Aquí hay una foto de manifestantes dando comida a los policías chinos: 





En cuanto a los estudiantes, no eran un grupo monolítico. Estaban comprendidos en varias categorías diferentes:

- Los que sufrían de malestar económico. La inflación estaba subiendo por las nubes en China en la década de 1980. En 1988, los precios de los bienes de consumo y de los alimentos subieron un 26%. Las matrículas universitarias también estaban subiendo, y muchos graduados no podían encontrar buenos trabajos. Irónicamente, todo esto fue el resultado de la liberalización y la rápida transición a una economía de estilo occidental.

- Jóvenes idealistas que realmente querían democracia, libertad de expresión, libertad de prensa, etc.

- Líderes estudiantiles sin escrúpulos, la mayoría de los cuales escaparon de China con la ayuda de agentes de inteligencia de EE.UU.; la CIA lo llamó "Operación Yellowbird". Inmediatamente después de las protestas, estos estudiantes llegaron a los Estados Unidos y fueron a Yale, Harvard, Princeton, etc., gracias a la generosa financiación del gobierno de los Estados Unidos.

- Provocadores y matones que constituían una minoría, pero que podían aumentar significativamente la tensión. Esta estrategia, basada en la psicología del dominio de la mafia, funciona muy eficazmente en todo el mundo. Muy pocas personas, por ejemplo, se dan cuenta de que algunos de estos provocadores también tenían armas.


 Matones de Tiananmén con armas.


Una de los líderes estudiantiles de las protestas de Tiananmén, Chai Ling, dijo durante una entrevista:

"Quería decirles [a los estudiantes] que esperábamos un derramamiento de sangre, que se necesitaba una masacre que derramara ríos de sangre a través de la plaza de Tiananmén, para despertar a la gente. ¿Pero cómo podría decirles esto? ¿Cómo podría decirles que sus vidas tendrían que ser sacrificadas para ganar?"

Ella escapó de China un par de días antes del 4 de junio de 1989.  (Nota del editor de Soff: lo anterior nos recuerda las protestas de "Maidán" en Kiev en 2014, que provocaron la muerte de más de 100 personas a raíz de la destitución del presidente ucraniano. Es un secreto a voces que Estados Unidos estuvo directamente involucrado en los hechos). 

Se necesitaba una masacre para derribar al Partido Comunista. Cuando eso no sucedió, se creó la narrativa de la masacre porque la percepción es realidad, esa es la historia que luego pasaron los medios de comunicación occidentales para ser canalizada a los cerebros de los ciudadanos occidentales con el fin de "crear la realidad". Y las personas con las mejores narrativas son las ganadoras. Es un bucle de retroalimentación.

Los líderes de China pueden no ser muy buenos en el arte del poder blando, pero entienden que la historia de China en los últimos doscientos años está llena de devastación como resultado del colonialismo y las guerras civiles. La estabilidad y la unidad no sólo son principios fundamentales de Confucio, sino que son vitales hoy en día para el progreso económico de China. La realidad geopolítica de hoy, sin embargo, es que Estados Unidos está haciendo todo lo que puede para detener el ascenso de China, por medios sucios o justos. La perpetuación por parte de los gobiernos y medios de comunicación occidentales de las mentiras y la propaganda sobre la "masacre" en la plaza de Tiananmén sólo sirve para confirmar las sospechas del gobierno chino sobre las intenciones de Occidente. 

¿Estará mejor China con la libertad de expresión, la libertad de prensa y una mayor transparencia? Absolutamente. Sin embargo, ese es un viaje que la sociedad china tiene que hacer bajo sus propios términos. Sólo China puede decidir la velocidad y la dirección de sus reformas. Si bien los acontecimientos de Tiananmén fueron trágicos, no cabe duda de que el pueblo chino aprecia el increíble progreso que ha logrado el país desde 1989. Lamentablemente, la élite política y corporativa estadounidense no lo aprecia.



II Parte
No, 10,000 personas no murieron en la represión de Tiananmen en 1989 en China.

De acuerdo con un cable diplomático británico recientemente liberado, al menos 10.000 personas murieron en la Plaza Tiananmen en junio de 1989.


En los últimos dos días, ha aparecido alguna variación del cable en múltiples medios de comunicación occidentales, desde la BBC hasta la AFP. Todos los artículos dirán que el cable diplomático secreto fue enviado por el embajador de Gran Bretaña en China, Alan Donald, desde Pekín a Londres, el 5 de junio de 1989. La estadística de "10,000 muertos" llegó a través de un "amigo secreto" de Donald en el Consejo de Estado del gabinete chino, los artículos se añaden debidamente. Algunos incluso enumeran los detalles más "horribles", como, por ejemplo, "los APC luego pasaron por encima de los cuerpos una y otra vez para hacer tartas (to make ´pie´)  y los restos recogidos por bulldozers".

Estos artículos son, hasta cierto punto, reescrituras de un artículo de HK01 (enlace en chino) publicado en inglés en 2017 por Hong Kong Free Press (7) (Declassified: Chinese official said at least 10.000 civilians died in 1989 Tiananmen massacre, documents showy todos son informes "objetivos" en la medida en que, Alan Donald envió un cable citando la figura de un supuesto funcionario anónimo. Sin embargo, esta es la cuestión de la objetividad en el periodismo: no significa nada cuando lo que informaste no es cierto.

Digamos esto claramente, por adelantado: 10,000 personas no murieron en Tiananmén en la represión, ni en la Plaza ni en las calles aledañas. 

Inicie Google y encontrará que uno de los conteos de muertes más citados (y el más alto) es 2,600, supuestamente dado por la Cruz Roja China. (Como escribió Nicholas Kristof el 21 de junio de 1989, “Algunas de las estimaciones iniciales de miles de muertes, incluida la estimación estadounidense [de 3.000 muertos], se basaron en informes de que la Cruz Roja China había contabilizado 2.600 muertes. Pero la Cruz Roja China ha negado haber dicho algo así, y esto parece haber sido una consecuencia de otros dos rumores que utilizaron de manera diversa la cifra de 2,600 para describir la cantidad de estudiantes que faltaban y la cantidad de estudiantes que fueron asesinados".

Más tarde, Kristof ganaría un Premio Pulitzer por su cobertura del movimiento por la democracia en China.) Los estudiantes dijeron en la mañana del 5 de junio que "al menos 500 personas podrían haber muerto en la represión". Incidentalmente, el rango de 500 a 2,600 se cita en un cable estadounidense desclasificado desde entonces, que también señala "lesiones de hasta 10,000". Human Rights Watch cita 2,000. El sitio web de la Universidad George Washington tiene una fascinante "historia desclasificada" de la represión de Tiananmén, el sitio web describe el Documento 31, un cable enviado desde Beijing a Washington DC, el 22 de junio de 1989:

Contrariamente a informes anteriores en los medios de comunicación occidentales, el cable afirma que muchas, si no la mayoría, de las muertes asociadas con la represión ocurrieron en Changan Avenue y otras calles que rodean la plaza, en lugar de la propia Plaza de Tiananmén. El documento considera que la idea de que los militares podrían haber sufrido más víctimas que los civiles es "inconcebible", pero sostiene que "las muertes de civiles probablemente no alcanzaron la cifra de 3.000 utilizada en algunos informes de prensa", pero cree que la cifra presentada por la Cruz Roja China de 2,600 militares y civiles muertos con 7,000 heridos no es "una estimación irrazonable".




De nuevo, eso dice la embajada americana. Entonces son "2,600", así que la cifra exacta de víctimas nunca ha sido corroborada: era difícil obtener información precisa en el caos, y hubo muchos actores con agendas avanzadas (podría decirse que algunos incluso dentro del gabinete chino), pero no hay un número de cinco dígitos. En cualquier momento desde el 4 de junio de 1989, ha estado en seria discusión. Simplemente no hay corroboración, ni de las veintenas de periodistas occidentales en el terreno esa noche fatídica, ni de las Madres de Tiananmén que todavía están cabildeando por la verdad hoy, de nadie.

Pero, ¿qué pasa con esta afirmación de un erudito sobre China, como se cita en AFP:

"... El sinólogo francés Jean-Pierre Cabestan dijo que la cifra británica era creíble, señalando que los documentos estadounidenses recientemente desclasificados dieron una evaluación similar. "Esas son dos fuentes bastante independientes que dicen lo mismo" (Cabestan, profesor de la Universidad Bautista de Hong Kong).

AFP no especifica el "documento estadounidense recientemente desclasificado", podría ser el mismo que el Hong Kong Free Press  menciona en su informe: "En 2014, Next Magazine informó sobre los archivos desclasificados de la Casa Blanca, que estimaron que 10,454 murieron y 40,000 resultaron heridos ". No pude encontrar el artículo de la Revista en cuestión, pero esa cifra de 10,454 aparece solo en otro lugar, también de 2014, como señala Axios: "En 2014, NTDTV informó  que un informante chino expresó 10,454 muertes". Axios no señala que NTDTV es una de las armas de propaganda de Falun Gong. "Esta estimación es más alta que las estimaciones anteriores"

No pocos medios de comunicación occidentales han optado por informar un número aleatorio, probablemente fabricado como un hecho, estos artículos representan una bofetada en la cara de académicos que han dedicado tiempo real a investigar las protestas de Tiananmén. Incluso se siente como una afrenta a Liu Xiaobo, quien negoció con éxito con las tropas para permitir que los estudiantes salgan seguros de la Plaza de Tiananmen. Causará que los liberales chinos bien fundamentados, incluidos  los muchos que vivieron esa era, que saben más de lo que dirían públicamente, sacudan la cabeza ante la prensa occidental, que podrían haber considerado un aliado. Le dará munición al Global Times. Influirá en la conversación de manera incorrecta: los resultados de Google para el "número de muertos de Tiananmén" muestran actualmente la cifra de 10,000 en la parte superior, contaminando la primera página; y puede esperar ver "10,000 muertos en Tiananmén" en sus feeds de Facebook pronto, seguramente.

La tragedia de Tiananmén, llámela masacre, si lo prefiere, no me opongo, sigue siendo una plaga para la psiquis colectiva china. Es una herida que ha sido cauterizada pero nunca curada, y la pus tiñe la legitimidad del partido gobernante. 

El compromiso tácito entre el gobierno y la gente que siguió: no hables de política y puedes hacerte rico, es extremadamente severo y se ve peor con cada año que pasa. Pero es algo que la población en general ha aceptado, en parte debido a lo molesto, desordenado y calamitoso que es la verdad: una de las mejores generaciones de China se vio arruinada por una protesta que ambas partes desean ahora que hubiera terminado un día antes. No importa si murieron 100 o 3,000 personas, las consecuencias perduran hasta el día de hoy y millones han sido impactadas. No necesitamos "10,000 muertos en Tiannamén" ocultando esta verdad.

Otra razón por la que esta historia importa es porque el telegrama del embajador Alan Donald revela claramente, a menos que estuviera cortando toda la tela, que había un funcionario chino de alto nivel que simpatizaba con los manifestantes estudiantiles para decirle a un diplomático extranjero: "4 niñas estudiantes heridas les rogaron por sus vidas, pero fueron bayoneadas. Una niña de 3 años resultó herida, pero a su madre le dispararon cuando fue en su ayuda, al igual que otras seis personas que lo intentaron. Se les dijo a 1000 sobrevivientes que podían escapar a través de Zhengyi Lu, pero luego fueron segados por posiciones M / G especialmente preparadas", al mismo tiempo que se pasaban la bolita, culpando a los "60% de primitivos iletrados" del 27 Ejército de la provincia de Shanxi.




Supuestamente alguien del Consejo de Estado (chino) intentó alertar a un diplomático británico, qué hermosa revelación, si es cierta. Esa sería la historia, y una que no se cuenta lo suficiente: cómo hubo un intenso desacuerdo dentro del Partido Comunista Chino, incluso en el círculo íntimo de Deng Xiaoping, como revela la memoria póstuma de Zhao Ziyang, sobre cómo manejar a los manifestantes y sobre la dirección de la nación misma. Hubo disidencia dentro del partido.

Tal vez eso sea demasiado matiz para los editores con sede en Londres, París o Nueva York que han trabajado horas en días festivos. Y lo entiendo, es más sencillo teclear en un SEO-amigable, como Google, un título como “REVEALED: 10,000 killed in China’s 1989 crackdown” (REVELADO: 10,000 muertos en la represión de 1989 en China) que llamar a un erúdito especialista en China como Geremie Barmé y solicitar un contexto -quien escribió para el documental La puerta de la paz celestial, la mejor película que se haya hecho sobre las protestas- . 

No quiero ser demasiado duro con la prensa libre, en estos días podría hacer una pausa. Es solo que creo que podemos hacerlo mejor, objetivamente. 


Los cables del embajador británico Alan Donald desde Pekín a Londres.

En resumen:
Los mencionados cables refieren que en junio de 1989, una estimación mínima de 10.000 personas murieron en la represión del ejército chino contra manifestantes a favor de la democracia en la Plaza de Tiananmen, en Beijing. El cable desclasificado casi 30 años después fue tomado por AFP de los Archivos Nacionales de Gran Bretaña. El relato de Donald describe la violencia desatada la noche del 3 al 4 de junio cuando el ejército entró en Beijing para poner fin a siete semanas de protestas. Según Donald, durante el avance, los transportes blindados de personal abrieron fuego contra la multitud (tanto civiles como soldados) luego los atropellaron. Donald dice que su fuente es una persona que "estaba transmitiendo la información que le había dado un amigo cercano que actualmente es miembro del Consejo de Estado" en el gabinete chino.
Siguiendo la tónica de Donald, cuando los soldados llegaron a la Plaza de Tiananmen, "los estudiantes comprendieron que se les dio una hora para salir de la plaza, pero después de cinco minutos los APC atacaron" (APC: transportes blindados de personal). "Los estudiantes enlazaron los brazos, pero fueron derribados, incluidos los soldados. Los APC pasaron por encima de los cuerpos una y otra vez para hacer 'pie' y luego recogerlos con el bulldozer, permanecieron (los soldados) incinerando y luego drenando por los desagües". 

Fuente original en inglés:

TIANANMEN SQUARE MASSACRE – FACTS, FICTION AND PROPAGANDA
No, 10,000 were not killed in China’s 1989 Tiananmen crackdown

Notas:

(1) The Myth of Tiananmen. And the price of a passive press
(2) Turmoil in China; Tiananmen Crackdown: Student's Account Questioned on Major Points
(3) Tiananmen: the Empire’s Big Lie
(4) LATIN AMERICAN DIPLOMAT EYEWITNESS ACCOUNT OF JUNE 3-4 EVENTS ON TIANANMEN SQUARE
(5) WSJ Archives: 25 Years Ago in Beijing, A ‘Movement Unlikely to Die’
(6) Vancouver Sun CIA Tiananmen
(7) Declassified: Chinese official said at least 10,000 civilians died in 1989 Tiananmen massacre, documents show
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny