Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

15 noviembre 2019

Bolivia: El retorno de "Los Novios de la Muerte".




Por Tito Andino U.


Golpe de estado contra Evo Morales. Algo nada "anormal" en el otrora primer narco estado de la historia. Cuando parecía que la democracia, la estabilidad y sobre todo una relativa prosperidad político-económica había sentado las bases del estado boliviano, se produce una inusual ola de violencia que sobrepasó el límite de tolerancia de las denominadas "protestas espontáneas". Es evidente que no solo querían desalojar del poder a Morales, hay presunciones que conducen a creer que lo querían eliminar físicamente.

Recordemos que los orígenes políticos del líder aymara boliviano, Evo Morales, surge alrededor de 1980, en esa lucha contra el narcotráfico internacional de cocaína, como sindicalista y activista de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y dirigente de la Federación Especial del Trópico, una especie de sindicato de campesinos e indígenas productores de la hoja de coca en la región del Chapare-Cochapamba. Luego fundaría el partido político MAS (Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), conocido también  como "Movimiento al Socialismo", fundado en 1987, como Movimiento al Socialismo-Unzaguista.

He titulado este artículo como el "retorno de los novios de la muerte" debido a que el golpe de estado fraguado en contra de Evo Morales tiene los mismos componentes de una extinta organización paramilitar boliviana ligada al tráfico de drogas y neonazis europeos asentados en el país. No solo me refiero a la forma en que se organizó el golpe, han sido años de notorio hostigamiento, se ha recurrido al ataque violento y alevoso contra la propiedad de los miembros del gobierno, creciente inseguridad pública reflejado en el vandalismo y pillaje planificado en las principales ciudades, insubordinación de la fuerza pública, amenazas de muerte a las principales autoridades del país, torturas y agresiones físicas a funcionarios y ciudadanos, respaldo de las clases oligárquicas de la región más rica de Bolivia, Santa Cruz de la Sierra, intromisión secreta de los Estados Unidos, vía agencias de seguridad nacional. Una fusión de fuerzas externas con un liderazgo étnico descendiente de extranjeros, y, probablemente -en la sombra- ocultos intereses del narcotráfico. Esa conjunción es la directa responsable del golpe y dimisión de Morales.



"Los Novios de la Muerte" organización paramilitar entrenada y fundada por Klaus Barbie en Bolivia, al servicio del narcotráfico.


En honor a la verdad, debemos expresar que en las últimas elecciones Evo Morales se declaró vencedor demasiado pronto, en unos, quizá, no tan transparentes comicios, hay indicios de algunos actos viciados que pudieron o no afectar el resultado; así como también causa extrañeza la inmediata declaración de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidiendo anular y convocar nuevas elecciones. Lo dicho no avala una ya planificada acción golpista, a la espera del escrutinio final. Morales no debía declararse ganador cuando, posiblemente, ameritaba una segunda vuelta electoral si quería demostrar transparencia democrática. Es cierto que muchos bolivianos ya no querían a Evo dirigiendo el país (algo normal en democracia), pero éste brindó el pretexto para que los planes de la oposición golpista se pusieran en marcha con el objetivo de derrocarlo. Evo se equivocó de estrategia, tampoco asumió que el poder desgasta, no reconoció que su etapa estaba en la recta final. Morales tenía que salir por la puerta grande, como todo lo que hizo por Bolivia a lo largo de más de una década.

En esas circunstancias Evo Morales provocó a un gigante al acecho. Más bien, es sumamente sorprendente que haya perdurado tanto tiempo en el poder con enemigos tan poderosos, comenzando por los Estados Unidos. Morales una vez electo presidente en 2005 ya fue amenazado por el embajador estadounidense (su posesión fue el 22 de enero de 2006). 

Los enemigos de Evo Morales

Los enemigos de Morales han sido siempre: 

Los Estados Unidos, el narcotráfico internacional, la oligarquía descendiente de una minoría de extranjeros que se asentaron en Bolivia y que lucraron por mucho tiempo de la producción de droga y que han controlado el poder político del estado. Alguien duda que Estados Unidos se mantuvo alejado en la caída de Morales?

La supepotencia mundial soportó durante 13 años ser humillada públicamente por el líder boliviano quien se atrevió a expulsar a la Drug Enforcement Administration (DEA) (Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos) del territorio nacional, acusando a la agencia de tolerar el narcotráfico desde territorio boliviano, Morales no tuvo problemas en señalar que los agentes del DEA conocen cuáles son los narcotraficantes en Bolivia, encubren su movilización, conocen sus rutas de envío de la droga y no comparten información con las autoridades bolivianas. En un discurso del 1 noviembre 2008 el presidente Morales anunció la decisión de expulsar al DEA de Bolivia, también acusada de auspiciar el intento de "golpe de estado civil" de la derecha boliviana en su contra (septiembre 2008), en esa intentona murieron 19 personas. Extraño?... Para nada.

Los Estados Unidos se hartaron de la política de Evo Morales sobre el control y siembra de la planta de la coca. Para nadie es novedad que Washington utiliza la política antidrogas como medio de control geopolítico, es decir, su imposición de normas a cambio del respaldo al gobierno respectivo. Según Morales, Estados Unidos fue en el pasado el "dueño de Bolivia" y su embajador era quien decidía a quien nombrar dentro de los aparatos de seguridad del país.

En lo económico, si nos ceñimos a la política imperial de dominar los mercados, producir cocaína es más rentable que cualquier otro tipo de inversión, incluso, en ciertos casos, es más rentable que explotar los yacimientos hidrocarburíferos. Así que la otrora primera "potencia" mundial en la producción de cocaína -la Bolivia de los narco gobiernos militares, paramilitarismo y oligarquía- vio derrumbado el pingüe negocio con la llegada de la democracia a Bolivia en 1982.

Los grupos paramilitares comenzaron a ser desmantelados y con ellos la protección al narcotráfico. El primer narco-estado del mundo cambió de rumbo sin dejar de conservar la tradición cultural indígena respecto a la hoja de coca, costumbre que fue respaldada por Evo Morales como dirigente cocalero. Y, por supuesto, eso no significó que el narcotráfico en Bolivia llegara a su fin. 

Organizaciones criminales siguen operando en Bolivia y en la región. Es habitual escuchar acusaciones al gobierno de Morales de aliarse con venezolanos y cubanos exclusivamente para exportar cocaína. Por sentado que se han destapado casos de corrupción en Bolivia, Venezuela y en cualquier parte del mundo respecto a individuos pertenecientes a sus gobiernos que abusan de sus cargos para negociar con el narcotráfico internacional, lo mismo sucede en los Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, etc, etc.



Lo que sí es criticable son las muchas notas de prensa (alineadas con el gobierno de los Estados Unidos) que describen -sin fundamento- al periodo de Evo Morales como "narco-estado". La prueba más notoria es el vil montaje fotográfico que está dando vueltas al mundo a través de los medios. Aparecen juntos (en este orden) El "Chapo" Guzmán, Evo Morales y Pablo Escobar... Dado el grado de ingenuidad de mucha gente, influenciada por las corporaciones globales de noticias, no cabe duda que algunos habrán "comido el cuento chino". No vale la pena describir a quienes están detrás del burdo fotomontaje.

En el mundo real, no hace mucho -marzo 2019- Morales, estuvo presente en la reunión de Viena organizada por las Naciones Unidas para analizar la política antidrogas en América Latina y el Caribe, con la participación de la Unión Europea. Evo Morales declaró que "la realidad nos demuestra que la guerra contra las drogas ha fracasado", explicó el modelo boliviano en la lucha antinarcóticos tras la expulsión del DEA precisamente hace diez años. Ese esquema se basa en el control social y pactado de los cultivos, muy diferente a la fórmula de erradicación forzada, sin respeto a los derechos humanos. Morales planteó siempre que cada estado debe adaptar el combate al narcotráfico a su propia realidad. 

Pese a sus detractores internacionales, su modelo antidrogas ha dado resultados positivos, dijo en la citada reunión que hace 13 años la coca cultivada en Bolivia representaba el 20% del total en la región andina, en el presente representa el 10%. Su posición es: "No puede existir el libre cultivo de coca, pero tampoco políticas de coca cero". 

Desde otro punto de vista la cosa es simple: Existe narcotráfico porque existe demanda de cocaína y porque es uno de los mejores negocios del mundo, al punto que la cocaína y heroína han llegado a ser parte fundamental de la economía capitalista global. Según propios datos de las Naciones Unidas en la última década aumentó el cultivo, producción y consumo de drogas en el mundo. El ejemplo está a la vista, Estados Unidos conserva el "privilegio" de ser el primer consumidor mundial de cocaína.

Quién puede negar que Bolivia en el periodo de Morales ha calificado como uno de los países con mayor crecimiento económico en Sudamérica y que ha controlado la siembra de la coca a niveles tolerablesMorales destaca siempre el trascendental valor cultural de la coca en la evolución de Bolivia, es partícipe que la Organización Mundial de la Salud estudie más a fondo los posibles beneficios de la planta para la salud. Masticar la hoja de coca es una ancestral costumbre medicinal de los pueblos indígenas de Bolivia, otra cosa muy diferente es la producción de cocaína usando como base un proceso químico para extraer el alcaloide de la hoja de coca. 


Como referencia histórica, muchos académicos e historiadores señalan que fueron gracias a los militares durante la dictadura de Hugo Banzer Suárez (1971-1978) y a la "Falange Boliviana" que éstos fueron adueñándose de las tierras orientales de Bolivia para dedicarlas al narcotráfico en alianza con los flamantes terratenientes de Santa Cruz de la Sierra.

El paramilitarismo al servicio del narcotráfico aparece con fuerza luego del golpe de estado militar de 1980 del General Luis García Meza, conocido como "el golpe de la cocaína", el grupo paramilitar era conocido como "Los Novios de la Muerte", organización adiestrada por un ex nazi, Klaus Barbie, como brazo ejecutor de la CIA, de allí surgió la conexión boliviano-colombiana del narcotráfico, también conocida como la "General Motors de la Cocaína". Ese grupo paramilitar también era conocido como las "Águilas Negras". Casi todos sus integrantes eran europeos o descendientes de europeos, provenían en su mayoría de la Alemania nazi, habían fascistas italianos y de otros países de la orbita del Eje en la segunda guerra mundial. Su tarea principal era limpiar las huellas de las operaciones de los narcotraficantes. 




En aquellos "años dorados" de inicios de los 80, éstos paramilitares controlaban la seguridad de todas las operaciones de narcotráfico en Santa Cruz y Beni, pero Klaus Barbie no era su jefe, el Jefe era el "Rey de la Cocaína", Roberto Suárez Gómez, Barbie fungía de asesor de inteligencia, enlace con el gobierno y quien realizaba los contactos internacionales para el negocio.

El golpe contra Evo Morales

La oposición y protestas callejeras está al mando del líder de ultra derecha Luis Fernando Camacho, "El Macho", de familia acaudalada de la región más rica de Bolivia, Santa Cruz de la Sierra, lugar que ha controlado por generaciones el poder político y económico del país y donde los Estados Unidos alienta el separatismo. La millonaria familia de Camacho integra el Grupo de Inversiones Nacional Vida S.A. constituida por empresas de seguros, gas y otros servicios. 

Camacho es también miembro de la poderosa Logia Masónica "Los Caballeros del Oriente". El "predicador bíblico" está involucrado en el caso de los "Panama Papers", por medio de entidades fachada (offshore) cuyo objetivo era lavar dinero, ocultar fortunas y la clásica evasión de impuestos (denunciadas ante el Congreso boliviano en 2017).




Camacho está al frente del separatista "Comité Cívico Pro Santa Cruz", organización denunciada en 2008 por la Federación Internacional de Derechos Humanos, siendo uno de sus principales aliados el croata-boliviano Branko Marinkovic, acusado de ser "actor y promotor del racismo y la violencia en Bolivia", comprometido con los complots para asesinar a Evo Morales y miembros del MAS (2008-2009), así como convocar a la desobediencia de las fuerzas del orden. Por descontado, ésta y otras organizaciones, denominadas "Comités" gozan del respaldo irrestricto de los Estados Unidos. 

El "Macho" Camacho en su juventud lideró una organización separatista abiertamente fascista denominada "Unión Juvenil Cruceñista" (UJC). Esa organización, así como los "Comités Cívicos" son grupos con formaciones paramilitares y clara tendencia a la ideología fascista, como lo han sido siempre los devotos ultra católicos del mundo, "El Macho", no es la excepción en ese liderazgo observado durante el golpe a Evo Morales. 

Sobre la "Unión Juvenil Cruceñista", o "Unión Juvenil de Santa Cruz" (UJC), también pesan anteriores acusaciones de complots para asesinar a Evo Morales. La UJC dice "luchar" por la "libertad" (?) y en defensa de su cultura (?) y que usará la fuerza de ser necesario. Es famosa por agredir a indígenas con crueles métodos como el azote, atacar a periodistas, arrojar piedras a los estudiantes y simpatizantes de izquierda, asaltar sedes de movimientos sociales, etc. Está organización paramilitar jamás han ocultado su concepción racista anti indígena. La UJC arenga a sus simpatizantes, desde los días que Morales asumió el gobierno, al separatismo aduciendo haber sido revasados por una masa satánica de indígenas. 


"La UJC es el equivalente boliviano de la Falange de España, el RSS supremacista hindú de la India y el batallón neonazi Azov de Ucrania. Su símbolo es una cruz verde que tiene fuertes similitudes con logotipos de movimientos fascistas en todo Occidente. Se sabe que sus miembros lanzan saludos de Sieg Heil al estilo nazi. Incluso la embajada de los Estados Unidos en Bolivia describió a los miembros de la UJC como "racistas" y "militantes", y señalando que "han atacado con frecuencia a personas e instalaciones del movimiento MAS y entes gubernamentales"afirman en un esclarecedor reportaje los conocidos periodistas e investigadores estadounidenses, Max Blumenthal y Ben Norton, editores del medio "The Grayzone"


El "Macho" Camacho como miembro de la "Unión Juvenil Cruceñista" o "Unión Juvenil de Santa Cruz" (UJC)


Los medios ocultan las conexiones profundas de Camacho con ese paramilitarismo extremista y cristiano, reconocidos por la violencia racista y mensajes escritos. Es en ese ambiente separatista de Santa Cruz y en las formaciones paramilitares de corte fascista donde surge la política de Camacho que define el contorno ideológico del golpe. 

Camacho es el típico populista que juega con la fe del pueblo, biblia en mano dice luchar con la fe y no con las armas, "Dios Volverá Al Palacio" es su lema. "Pachamama nunca volverá al Palacio", dijo, refiriéndose a la doctrina indígena del espíritu de la Madre Tierra, "Bolivia le pertenece a Cristo".  Tras la toma del Palacio presidencial, las huestes encapuchadas de Camacho procedieron a quemar las banderas de Wiphala, el símbolo de la población indígena del país y de la visión plurinacional de Morales. Está claro que Camacho y los suyos son contrarios al reconocimiento que Bolivia constituye un estado plurinacional



Los principales medios y agencias internacionales de noticias se han alineado con el "hombre de la biblia", un "macho" que derriba gobiernos "solo" con la biblia en la mano. La prensa apenas reconoce sus relaciones con los ultraderechistas Iván Duque (Colombia) o Bolsonero (Brasil) que lo apoyan para cambiar el gobierno en Bolivia. Influyentes diarios como el New York Times o  la agencia Reuters ungieron a Camacho como el "líder" de la oposición boliviana, sin que haya participado nunca en elecciones. El candidato opositor que participó en las elecciones fue Carlos Mesa con el aval de los Estados Unidos por simpatizar con la privatización de los bienes públicos nacionales. El nombre de Carlos Mesa apareció en los cables de Washington publicados por WikiLeaks como aliado en la desestabilización del gobierno de Evo Morales. Según Primera Linea, la familia Camacho utilizó el "Comité Pro-Santa Cruz" como arma política para instalar a Carlos Mesa en el poder y garantizar la restauración de su imperio comercial. 

Evidente es que Camacho y las élites de Santa Cruz fueron afectadas por las políticas de nacionalización del gas boliviano que ha beneficiado a las masas (y ese no fue un acto demagógico) en detrimento de la economía familiar de estos grupos de poder.

La "resistencia" de las élites tradicionales bolivianas nunca han sido pacíficas, en todo el tiempo que gobernó Evo Morales se crearon grupos armados para desestabilizar y dividir el país. Se organizaron en los típicos "Comités Cívicos" dirigidos por la clase alta del país que desprecia al "cholo" boliviano. Esos grupos no son nuevos, tienen décadas de existencia, desde que reinaban el país a través de los narco militares o emitiendo leyes que facilitaron el enriquecimiento ilegal de su élite, solo mudan de nombre cada tiempo.

Estos "Comités Cívicos" conforman alianzas en los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija. La denominada 'Media Luna' (o Medialuna). Todo indica que su modus operandi es el mismo del añorado grupo, de las élites corruptas, de los viejos paramilitares y organizaciones de narcotraficantes, los "Novios de la Muerte".


La Policía Boliviana se revela contra Morales y se pone a órdenes del "Macho" Camacho.


Según otros medios internacionales (citamos como ejemplo RT), el mismo Camacho demuestra cual es su estilo de confrontación, citando al narcotraficante colombiano Pablo Escobar dijo: "Tenemos que hacer —salvando las diferencias— sacar la agenda como lo hacía Pablo Escobar, pero solo para anotar los nombres de los traicioneros de este pueblo" (declaración del 30 de octubre en Santa Cruz).  

A través de las redes sociales Camacho pide a sus seguidores que denuncien y anoten nombre por nombre a sus enemigos políticos (a lo Pablo Escobar). Que denuncien toda publicación en su contra y la del movimiento que lidera con el propósito de encarcelar a los "traidores del pueblo", llama a sus bases para que los localicen rastreando su ubicación del móvil.

Camacho ha ganado la batalla para aquellos que son la encarnación de todos los males de los bolivianos. Camacho solo cumple la agenda. Exige protagonismo, fama y poder, con la misma exigencia que pidió la cabeza de Morales como trofeo. Según su lista (a lo Escobar) también quiere humillar públicamente a las autoridades y personas cercanas al depuesto presidente; ahora quiere que todos los parlamentarios afínes a Morales terminen en la cárcel. 

Camacho -"El Macho"- impone sus deseos, controla a la policía, cómo lo hizo?. Repetimos, no es él, son las élites descendientes de los "Novios de la Muerte", son la oligarquía santacruciana y el narcotráfico, auspiciados por la Embajada. Camacho "El Macho" quiere emular a Héctor -el auténtico "Macho" Camacho- para poner en KO técnico a Bolivia. Anhela recrear un modelo "democrático" al estilo de sus cercanos antepasados del paramilitarismo mafioso. El auténtico "Macho" Camacho (Héctor) lanzaba golpes de puño dentro de la deportividad; el falso "macho" boliviano lanza golpes de estado escudado en la biblia y en la "libertad". Sus golpes -a diferencia del auténtico "Macho"- mata a los indígenas bolivianos a quienes desprecia. Como buen fascista se cree superior, será que el "macho" boliviano tiene sangre "aria" o será un mestizo normal y corriente como somos la inmensidad de latinoamericanos?.



Las cosas están escritas -salvo un alzamiento indígena en respaldo de Morales, lo que desataría una guerra civil-. Un gobierno marioneta de transición será quien elija al futuro gobernante, quién sabe, sea el premio para el "Macho" Camacho boliviano, que no será otra cosa que el títere de las élites descritas. 

La senadora Jeanine Áñez se ha proclamado presidenta de Bolivia, ha sido reconocida por los otros poderes del estado; y, emulando al "Macho" arribó a la Casa del Gobierno con biblia en mano, promete pacificar el país. Si en realidad quiere hacerlo, entonces, tendrá que frenar al "Macho" Camacho, porque él y los suyos son los únicos que ha desatado la violencia. 

No creo haberme equivocado al titular este artículo "El retorno de los Novios de la Muerte", cuando los líderes derechistas, con biblia y libreta en mano, ordenan incendiar las casas y propiedad de funcionarios y autoridades de la administración de Evo Morales, actos que se extienden a otros dirigentes políticos ajenos al gobierno; cuando grupos organizados transitan por las calles creando el caos mediante la violencia, saqueando la propiedad privada y privando de los servicios básicos a la población. Han recreando el ambiente de odio entre bolivianos por su condición social, laboral y hasta racial. Desean la confrontación dividiendo al boliviano desde el núcleo familiar, vecinal y comunitario. 

Si en pleno siglo XXI existen por el mundo estados controlados por Estados Unidos cuyo producto principal de exportación es la droga (Afganistán, Colombia), no sería nada raro retroceder a Bolivia a su época más negra, el narco-estado paramilitar; o, por lo menos, a los tiempos en que Bolivia era saqueada al capricho del dictador de turno.

Este artículo habrá arruinado mis vacaciones en Bolivia, con seguridad "El Macho" boliviano sacó su libreta y anotó el nombre del autor. Ya no necesitará una libreta, tendrá que pedir un libro.


----
Artículo relacionado sobre Bolivia y los "Novios de la Muerte":

Pablo Escobar y la CIA? (2)


Artículos consultados: 


Bolivia coup led by Christian fascist paramilitary leader and millionaire – with foreign support

Bolivia, laboratorio de una nueva ‎estrategia de desestabilización
Golpe en Bolivia fue liderizado por dirigente cristiano paramilitar, fascista y millonario – con apoyo extranjero
¿Quién es Luis Fernando Camacho, el hombre que encabeza el golpe de Estado en Bolivia y que promete que 'Dios volverá al Palacio'?
Evo Morales, presidente boliviano ¿Fin del Estado de derecho en Bolivia? El país andino llega a un punto de no retorno
Bolivia, un país sin ley, camino de convertirse en un Estado paria
¿Quién es Jeanine Áñez, la senadora que se autoproclamó presidenta de Bolivia?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny