Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

05 enero 2022

¿Por qué consideró Zhukov un fracaso la contraofensiva del invierno 1941-1942?


Saludos del año nuevo!


por Shane Quinn


Nota del redactor del blog

El "General Invierno" no salvó a la URSS de la invasión alemana de 1941, fue el tema que repasamos anteriormente. De la misma manera, se podría decir que el "General Invierno" tampoco fue decisivo para que el ejército rojo consolidará una victoriosa y decisiva contraofensiva en el invierno 1941-1942. 


La Blietzkrieg germana fue paralizada, terminó con el factor sorpresa, Alemania ya no podría ganar la guerra y se puso a la defensiva, eso es verdad. Sin embargo, los competentes mandos y la disciplina de la Wehrmacht lograron, pese a la retirada, conservar una sólida defensa que dio al traste con las aspiraciones de la contraofensiva de Stalin de derrotar definitivamente a los invasores en el duro invierno 41-42. El costo material y humano fue terrible para los dos bandos, y solo uno tendría los recursos necesarios para sobreponerse, no era el caso de las golpeadas fuerzas alemanas que recurrirían a sus reservas para soportar las periódicas contraofensivas soviéticas y aún para intentar una nueva ofensiva hacia el Cáucaso.

Stalin también se equivocó, fue reacio -en ocasiones- a escuchar a los expertos, se había auto-convencido que los alemanes estaban derrotados y que su colapso final llegaría en la primavera o verano de 1942 (discurso del 7 de noviembre de 1941). Tras el desgaste de sus fuerzas en la contraofensiva de invierno, el líder soviético ordenó planificar una ofensiva durante la primavera, a pesar de la opinión contraria de sus asesores principales que pedían una posición más prudente

Al parecer la idea era agotar rápidamente las reservas alemanas y, según creía Stalin, los alemanes aún podrían ser capaces de realizar operaciones simultáneas en varios ejes estratégicos (eso resultó ser verídico). Para Stalin una ofensiva de primavera en todo el frente desestabilizaría al ejército alemán e impediría una nueva intentona de tomar Moscú (Memorias de Zhukov).​ La decisión final de Stalin prevaleció, intentar agarrar por sorpresa a los alemanes a través de ofensivas localizadas. Pero, la Wehrmacht también tenía sus propios planes... y reservas estratégicas para embarcarse en una ofensiva al Cáucaso, necesitaban imperiosamente el petróleo para que sus máquinas de guerra sigan siendo operativas. De ello dependía revertir lo inevitable (ya hemos hablado en esto en otras entradas).

Revisemos el análisis que hace Shane Quinn de la lectura de varias fuentes sobre la contraofensiva de invierno de 1941.

La contraofensiva de invierno del Ejército Rojo hace 80 años

 


El lápiz de Boris Efimov destaca la retirada alemana en el invierno 1941-42


Hace ocho décadas, el 5 de diciembre de 1941, el contraataque del ejército soviético contra la Wehrmacht, principalmente en las afueras de Moscú, fue un acontecimiento importante en la Segunda Guerra Mundial y un acontecimiento significativo en la historia moderna. La contraofensiva del Ejército Rojo duró oficialmente desde principios de diciembre de 1941 hasta el 7 de mayo de 1942.


El contraataque fue titulado por los rusos como la Campaña de Invierno de 1941-1942, y proporcionó evidencia, tanto para ellos mismos como para el mundo que los observaba, de que la Wehrmacht no era invencible. El fracaso de la Operación Barbarroja planteó además un serio interrogante sobre si los alemanes podían ganar la guerra en absoluto. 

Moscú, la ciudad más grande e importante de la Unión Soviética se salvó de la ocupación nazi. El comienzo del contraataque trajo alivio y esperanza a muchas personas en toda Europa y más allá, que se habían desesperado ante la idea de un mundo dominado por los nazis. 

Sin embargo, aunque el ejército soviético logró hacer retroceder a la Wehrmacht desde las puertas de Moscú, no pudo convertir la contraofensiva en una derrota final; lo que, en ese caso, probablemente habría llevado a la desintegración del ejército alemán en el invierno de 1941-42; y por tanto la conclusión prematura de la guerra, al menos en Europa. Después de todo, las fuerzas armadas del líder militar francés Napoleón se habían derrumbado seis meses después de su invasión de Rusia en junio de 1812.

 

Cartel de 1941, obras de los Kukryniksy "Napoleón fue derrotado" 

Por razones como estas, el mariscal ruso Georgy Zhukov, el célebre comandante de la segunda guerra mundial, calificó sin rodeos a la contraofensiva soviética de “fracaso”. Zhukov escribió en sus memorias: “La historia de la Gran Guerra de la Patria todavía llega a una conclusión generalmente positiva sobre la ofensiva invernal de nuestras fuerzas, a pesar de la falta de éxito. No estoy de acuerdo con esta evaluación. El embellecimiento de la historia, se podría decir, es un triste intento de pintar sobre el fracaso. Si consideras nuestras derrotas y qué resultados se obtuvieron, quedará claro que fue una victoria pírrica”. (Evan Mawdsley, Thunder in the East: The Nazi-Soviet War, 1941-1945. Hodder Arnold, 23 de febrero de 2007, p. 1271


Georgy Zhukov, retrato del artista Pavel Korin

Zhukov no estaba exagerando; era un general de primera línea que podía ver lo que estaba pasando ante sus ojos y tenía la determinación de expresar sus pensamientos. Como señaló Zhukov, las pérdidas de personal del Ejército Rojo durante la contraofensiva fueron cuantiosas, mucho más altas que las bajas alemanas en lo que a menudo se considera un triunfo soviético histórico. En total, durante los tres meses de enero, febrero y marzo de 1942, el ejército soviético perdió 620.000 hombres. En comparación, en el mismo período los alemanes perdieron 136.000 hombres, bastante menos de una cuarta parte de las bajas rusas. 

El experimentado historiador británico Evan Mawdsley, que se centra en gran parte en la historia de Rusia, ha presentado las cifras de bajas anteriores en su estudio de la guerra nazi-soviética. Mawdsley también declaró: "Las pérdidas alemanas en el frente oriental, en los tres meses y cuarto hasta finales de septiembre de 1941, ascendieron a 185.000" y que "en total, el Ejército Rojo perdió 177 divisiones en 1941, la mayoría de ellas en el período junio-septiembre. Las pérdidas militares soviéticas, hasta finales de septiembre de 1941, se han calculado en al menos 2.050.000”. 

Stalin había dicho poco después de la derrota de Francia por parte de la Wehrmacht en junio de 1940, "sólo podríamos enfrentarnos a los alemanes en pie de igualdad en 1943". Esta predicción fue precisa y con visión de futuro. El Ejército Rojo “solo mostraría un gran progreso con la Operación Bagration en Bielorrusia en junio de 1944”, destacó Mawdsley. 

Las deficiencias del ejército soviético se debieron, al menos en parte, a, como dijo el mariscal Zhukov después de la guerra, “el enorme daño que Stalin había infligido al país con su masacre de los altos escalones del mando del ejército” (Andrei Gromyko, Memories: From Stalin to Gorbachev. Arrow Books Limited, 1 de enero de 1989, p. 216).

La opinión de Zhukov está respaldada por otros como Leopold Trepper, un destacado agente de inteligencia soviético y combatiente de la Resistencia antinazi, quien escribió que con las purgas, “el Ejército Rojo, desangrado, difícilmente era un ejército ahora, y no lo sería de nuevo durante años”. (Leopold Trepper, The Great Game: Memoirs of a Master Spy. Michael Joseph Ltd; Primera edición, 1 de mayo de 1977, p. 67)



"Mal clima ruso", 1942. Caricatura de Boris Efimov


Mientras tanto, cuando comenzó la contraofensiva soviética, el Ejército Rojo, entre diciembre de 1941 y marzo de 1942, recibiría 117 nuevas divisiones para reforzar sus filas. La principal fuerza de oposición, el Grupo de Ejércitos Alemán Centro, se complementó con unas escasas 9 divisiones durante ese tiempo. (Donald J. Goodspeed, The German Wars. Random House Value Publishing, segunda edición, 3 de abril de 1985, p. 407)

Para el 26 de noviembre de 1941, los alemanes habían sufrido 743.112 bajas, sin incluir a los enfermos o congelados, y a fines de febrero de 1942, las pérdidas totales alemanas en el frente oriental ascendían a 1.005.636 hombres; esto equivale a aproximadamente el 31% de la fuerza de invasión alemana original, según el erudito militar Donald J. Goodspeed, quien ha proporcionado diversas estadísticas. En comparación, el ejército soviético había sufrido alrededor de 5,5 millones de bajas hasta principios de la primavera de 1942. 

Hitler concedió una inmensa importancia a los millones de bajas que sus divisiones habían infligido al Ejército Rojo. A finales de febrero de 1942 volvió a confiar en la victoria final. Un Hitler jovial declaró a sus colegas cercanos en la sede de Wolfsschanze, “El domingo será 1 de marzo. Chicos, no pueden imaginarse lo que eso significa para mí: cuánto han agotado mis fuerzas los últimos tres meses, puesto a prueba mi resistencia nerviosa”.

Durante diciembre de 1941 y en los meses siguientes, varios comandantes alemanes fieles a Hitler seguían creyendo en la victoria en diversos grados. Goodspeed observó que la jerarquía de la Wehrmacht "razonó que aún eran mejores soldados de verano que los rusos y que, por lo tanto, deberían luchar en el verano" y "reconstruir sus destrozados ejércitos para otro gran impulso en 1942". 



Dos carteles de los Kukryniksy. Izquierda: "Solo han pasado unos meses". 1942. (Goebbels - Mirando las caras ... "Tomó solo unos pocos meses, pero cómo han cambiado"). Derecha: "Hitler y la muerte: me atrevo a informar: la línea del frente está enderezada". 1942. 

La confianza de Hitler y sus generales resultaría fuera de lugar. Los soviéticos podían permitirse pérdidas de personal mucho mayores que los alemanes, y esto no debería haber sido una sorpresa real. La población de la Unión Soviética en 1941 era de unos 193 millones, es decir, 80 millones más que la población del Tercer Reich. La gran estrategia de contraataque soviética requería un asalto a lo largo de un amplio frente de 800 millas de ancho, desde Leningrado en el norte hasta la península de Crimea en el sur. Su objetivo era asestar una sucesión de golpes que socavarían gravemente a los alemanes y sus aliados del Eje, lo que provocaría el rápido colapso del enemigo, o eso se había previsto.

Esta estrategia fue formulada con aportes decisivos de Stalin, junto con el Alto Mando Supremo (Stavka). Zhukov estaba en firme desacuerdo con el diseño estratégico de la contraofensiva. En sus memorias, Zhukov escribió que solo él "se atrevió a criticar el plan" a Stalin y la Stavka. 

Para el contraataque, Zhukov favoreció amasar sus fuerzas y dirigirlas en una estocada aplastante por el medio "contra el centro de gravedad enemigo". Esta estrategia bien pudo haber infligido un grave golpe, del que los alemanes habrían luchado por recuperarse. En cambio, con la dispersión de las divisiones soviéticas en un frente extendido, la fuerza del golpe se diluyó. Zhukov sintió que le faltaban las fuerzas necesarias para alcanzar sus objetivos. 

De la estrategia de contraofensiva rusa que el citado Mawdsley señala, “el Stavka cometió el mismo error que Hitler y su Alto Mando habían cometido en 1941, asumiendo que el enemigo estaba exhausto y destrozado. También intentó, como hicieron los alemanes en la Operación Barbarroja, atacar por todas partes. La opinión de Zhukov era que habría sido mucho más prudente concentrar recursos y llegar a la línea Staraia Russa – Velikie Luki – Vitebsk-Smolensk-Briansk”.

La línea de ataque favorita de Zhukov tenía 350 millas de ancho, a diferencia de las 800 millas que prefería Stalin. A pesar de las dudas de Zhukov sobre la estrategia soviética, su todavía significativo papel en el contraataque tuvo un comienzo impresionante a partir del 6 de diciembre de 1941. Zhukov se encontró en oposición a uno de los generales más prominentes de la Wehrmacht, Heinz Guderian, al mando del 2.° Ejército Panzer. 


B. Efimov y N.A. Dolgorukov. Póster "Si los alemanes quieren tener una guerra de exterminio, la conseguirán". 1941


Hubo un severo derramamiento de sangre en ambos lados, pero las divisiones de Zhukov prevalecieron sobre las de Guderian, al obligar a este último a retirarse a más de 50 millas. La reputación de Zhukov, ahora ya alta en la Unión Soviética, se mejoró merecidamente. 

El historiador inglés Chris Bellamy reveló cómo Zhukov expuso, en una directiva del 13 de diciembre de 1941, que las tropas soviéticas deberían obligar al enemigo a retirarse de 130 a 160 kilómetros (80 a 100 millas) al oeste de Moscú (Chris Bellamy, Absolute War: Soviet Russia in the Second World War. Pan; edición principal, 21 de agosto de 2009, p. 332). Una vez que se logró, Zhukov continuó diciendo que el Ejército Rojo debería pasar el resto del invierno haciendo retroceder a los alemanes otros 150 kilómetros (93 millas) más o menos hasta la línea al este de Smolensk (230 millas al oeste de Moscú) desde donde habían lanzado Typhoon a principios de octubre”.

Las ambiciones reducidas de Zhukov para la contraofensiva eran realistas, pero incluso entonces quedarían muy lejos. Zhukov se quejó amargamente de que muchas unidades soviéticas en otros lugares habían sido mal dirigidas y "estaban continuamente tratando de atacar a los alemanes frontalmente, en lugar de ser inteligentes y abrirse camino por los lados".

Mawdsley escribió: “En realidad, el Ejército Rojo era un instrumento muy débil en el invierno de 1941-42, tripulado por reclutas no capacitados y mal equipado. En enero de 1942, todo el Ejército Rojo tenía sólo 600 tanques pesados ​​y 800 tanques medianos, además de 6.300 tanques ligeros; en cambio, la cifra de enero de 1943 era de 2.000 pesados ​​(tanques), no menos de 7.600 medianos y 11.000 ligeros”.


Una alegoría de los Kukryniksy recordando a los alemanes lo que hizo el "General Invierno" a las tropas de Napoleón.


Hitler sabía que la Grand Armée de Napoleón se había disuelto en plena retirada 129 años antes. Sin inmutarse por esto, frente a los contraataques soviéticos, algunos altos comandantes alemanes querían retirarse al oeste de Moscú, a los ríos Berezina o Niemen (que se extienden por Bielorrusia y Lituania). 

Tal retirada a mediados de diciembre, a través de la nieve hasta las rodillas y la cintura, podría haber resultado en la destrucción del ejército alemán. Como mínimo, indudablemente se habrían perdido grandes cantidades de artillería y otros equipos, y durante una temporada que "resultó ser uno de los inviernos más severos registrados", según un estudio de investigación publicado en el Bulletin of the American Meteorological Society

Para el 20 de febrero de 1942, los alemanes habían sufrido 112.627 bajas por congelación (John Toland, Adolf Hitler: The Definitive Biography. Bantam Doubleday Dell Publishing Group, 3 de febrero de 2007, Parte 8, El cuarto jinete). Este problema no afligió a los rusos en el mismo grado; porque estos últimos estaban abrigados y tenían un sistema ferroviario en funcionamiento justo detrás de ellos, mientras que estaban acostumbrados a luchar en condiciones invernales. Stalin dijo, después de que los soviéticos finalmente habían vencido a Finlandia en marzo de 1940: "No es cierto que la capacidad de combate del ejército disminuya en invierno ... Somos un país del norte".

A mediados de diciembre de 1941, Hitler emitió su orden permanente, exigió que los oficiales alemanes, desde aquí, obliguen a los soldados a mantener su posición a cualquier precio. Hitler prosiguió diciendo que las tropas alemanas en el campo deberían ignorar el peligro, cuando las fuerzas enemigas han “atravesado los flancos o la retaguardia. Esta es la única forma de ganar el tiempo necesario, de traer los refuerzos de Alemania y Occidente que he ordenado”. 

Hitler había interferido con anterioridad fatalmente en la planificación estratégica alemana, sobre todo posponiendo el avance sobre Moscú seis semanas en agosto de 1941; pero su orden de mantener a toda costa fue con toda probabilidad la decisión correcta, y puede haber rescatado a la Wehrmacht ese invierno.


"Campaña de verano. Parada estratégica preliminar". B. Efimov 1942 


Los alemanes prudentemente no intentaron mantener una línea continua desde Leningrado a Crimea. Hitler y el Alto Mando Alemán (OHK) acordaron implementar una serie de puntos fuertes, conocidos como “erizos”. Estas posiciones fortificadas a menudo se erigían junto a grandes depósitos de suministros alemanes, ubicados de norte a sur, en áreas urbanas bajo ocupación nazi como Shlisselburg, Novgorod, Rzhev, Vyazma, Bryansk, Kharkov, etc. Luego se construyeron fortalezas subsidiarias junto a las principales fortalezas. 

La realidad sobre el terreno era más complicada que esto; porque los erizos alemanes se establecieron a veces en respuesta a los éxitos tácticos soviéticos locales, más que a la voluntad de los alemanes. Los comandantes de la Wehrmacht consideraron aceptables los avances de los soldados rusos en los flancos, ya que cualquier división soviética que avanzara demasiado estaba en peligro de ser aislada y atrapada detrás de las líneas alemanas. 

A principios de enero de 1942, Stalin llegó a la conclusión de que ese mismo año se podía lograr la victoria total sobre los nazis. El 10 de enero, Stalin envió una directiva a sus generales en la que decía: "Nuestra tarea no es dar a los alemanes un respiro, llevarlos hacia el oeste sin detenerse, obligarlos a agotar sus reservas antes de la primavera, cuando tendremos grandes reservas frescas, mientras los alemanes no tendrán más reservas; esto asegurará la derrota completa de las fuerzas nazis en 1942”. (Geoffrey Roberts, Stalin's Wars: From World War to Cold War, 1939-1953. Yale University Press; primera edición, 14 de noviembre de 2006, p. 116) 

Como demostraron los acontecimientos, tales directivas eran demasiado ambiciosas y subestimaron la resistencia de la Wehrmacht. Mawdsley escribió: “La estrategia de Stalin de enero de 1942 de agotar las reservas alemanas antes de la primavera no funcionó ... De hecho, sin embargo, en gran parte del frente los alemanes pudieron aferrarse al territorio que habían alcanzado a principios de diciembre de 1941. Incluso en Rostov y cercanías de Moscú, solo habían tenido que retroceder de 50 a 150 millas. Todavía estaban muy adentrados en territorio soviético. En el norte y centro mantendrían esta línea hasta finales de 1943”. (Mawdsley) 

Sorprendentemente, en mayo de 1944, el Centro del Grupo de Ejércitos Alemán todavía estaba a 290 millas de Moscú en su punto más cercano; mientras que las fuerzas soviéticas estaban a 550 millas de Berlín a principios del verano de 1944. (Samuel W. Mitcham Jr., Mariscales de campo de Hitler y sus batallas (Guild Publishers, 1988) p. 274)




Shane Quinn

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny