Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad
Mostrando entradas con la etiqueta China. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta China. Mostrar todas las entradas

11 noviembre 2021

Remembranzas de la guerra de Corea (1950)



Resumen y selección de textos

por el editor del blog


I

En una anterior entrega sobre Corea del Norte, Kim Jong-un y Donald Trump, dos “locos” muy singulares, analizábamos la política estadounidense sobre ese país asiático. En nada ha variado, ni nada cambiará con el actual inquilino de la Casa Blanca. Estamos ya acostumbrados al mismo discurso ANUAL contra el régimen coreano (y seguiremos escuchándolo hasta la "perpetuidad").

Como antecedente, más que necesario es imperioso comprender el origen de la Guerra de Corea (1950-1953)

Versión oficial: La Guerra de Corea estalló hace 71 años cuando las tropas norcoreanas cruzaron la frontera hacia Corea del Sur el 25 de junio de 1950, por tanto miles de tropas viajaron desde el otro lado del mundo para luchar junto a las fuerzas de las Naciones Unidas contra Corea del Norte... 

Eso parece ser cierto a pesar que no hay evidencia que respalde esa información. El Consejo de Seguridad votó a favor del envío de tropas a Corea aprovechando que la URSS no participó en solidaridad con la República Popular China que solicitó ocupar un asiento del Consejo de Seguridad (otorgado a la República de China - Taiwán-). Todos pensábamos que el rol de la ONU no es otra cosa que prevenir las guerras y no embarcarse en aventuras militares que contravienen sus estatutos.

Nadie pone en tela de juicio que en el mundo occidental el culpable del estallido bélico es "solo" responsabilidad de la República Popular Democrática de Corea (Norte) tras varias incursiones de sus tropas previas a la invasión que inició el 25 de junio de 1950.

 

"Independientemente de si el Norte o el Sur habían iniciado el militarismo en la península, lo que no se discute es la cuestión de qué le dio a Estados Unidos y la ONU el "derecho moral" de involucrarse en lo que inicialmente fue una guerra civil. Quién inició la guerra en la península de Corea es relevante. Pero la pregunta mucho más importante es ¿Qué causó la guerra? El qué en este caso parecería responder a la pregunta de quién"
 

La Batería B (M-40 155 mm GMC) del 937° Batallón de Artillería de Campaña, proporcionando apoyo de fuego a la 25° División de Infantería del Ejército de los EE. UU., Munema, Corea, 26 de noviembre de 1951.


Lo que muchos no saben es que al terminar la segunda guerra mundial, Japón se vio obligado a poner fin a su colonización de Corea (desde 1910); no obstante existir el Memorando Taft-Katsura (1905) en que Estados Unidos dejaba Corea para Japón a cambió de no interferir en Filipinas que era "propiedad" de los Estados Unidos.

Al final de la guerra mundial, el gobernador general japonés de Corea, general Abe Endo, entregó el autogobierno en Corea a Yo Un Hyung, apreciado político en la República de Corea y en la República Popular Democrática de Corea. Yo ayudó a formar Comités Populares en todas las provincias de Corea, surgiendo la República Popular de Corea, el 14 de septiembre de 1945 se formó el primer gabinete.

Estados Unidos temiendo un estado socialista en Corea y que se le negaría la posibilidad de establecer bases militares en la frontera con China, suprimió la naciente República Popular de Corea democrática. El vicepresidente Yo fue obligado a dimitir por presión del Gobierno Militar del Ejército de los Estados Unidos en Corea que consolidaba su ocupación del Sur de Corea. Consecuentemente, "la división impuesta por Estados Unidos creó una situación en la que el pueblo coreano buscaría unir los dos lados de la península. El impopular gobierno instalado por Estados Unidos en el sur cayó rápidamente ante las fuerzas del norte que fueron apoyadas por simpatizantes socialistas en el sur y ayudadas por deserciones de las fuerzas de la República de Corea. La península, además de un bolsillo en Busan, fue capturada militarmente por combatientes del norte", lo que llevó a la directa intervención de Estados Unidos.

Bien razona el canadiense Kim Petersen, ex coeditor del boletín Dissident Voice que "los países de personas étnicamente similares que están divididos por actores externos tienden a querer volver a unirse. En la historia reciente hay ejemplos de la reunificación de Vietnam del Norte y del Sur, así como de Alemania Oriental y Occidental. Estados Unidos participó en la partición de Vietnam, Alemania y Corea. Es solo cuestión de tiempo antes de que ocurra alguna forma de reunificación entre la RPDC y la República de Corea".

El físico Albert Einstein identificó lo sencillo que es poner fin a la guerra: “No solo soy un pacifista, sino un pacifista militante. Estoy dispuesto a luchar por la paz. Nada pondrá fin a la guerra a menos que el pueblo mismo se niegue a ir a la guerra". (Einstein entrevistado por George Sylvester Viereck, enero 1931)

De la misma forma, conforme los análisis del Dr. Jacques R. Pauwels (tantas veces citado en este blog) sobre la etiología de las guerras mundiales (intereses económicos e imperialistas), concluye Petersen "¿No debería ser la prioridad número uno la extirpación de la elaborada arquitectura de propaganda y desinformación que ayuda a fomentar las guerras? ¿Debe prestarse mayor atención a la celebración de los actos individuales de ciertos soldados que a los millones y millones de personas asesinadas, las ciudades arrasadas y el empobrecimiento resultante? ¿La gente sacrificaría sus vidas y quitaría la vida a otros sabiendo de antemano que las guerras se libran por el lucro empresarial?".


Soldados norcoreanos capturados en Incheon (ciudad de SudCorea limítrofe con NorCorea) por fuerzas estadounidenses, 20 septiembre 1950


II

Cómo se creó el imperio estadounidense en Corea del Norte

Es el título de una esclarecedora ponencia de Niall Bradley (2017), editor de la página web Sott.net, editor de Dot Connector Magazine y comentarista de PressTV. Vale la pena revisarlo íntegramente. 


En las últimas décadas, una pelea verbal ha estallado periódicamente en relación a 'qué hacer con ese loco dictador asiático' en Corea del Norte. La ronda de confrontaciones de hoy en día por parte del "Estado profundo" de Estados Unidos/Occidente contra Corea del Norte se desarrollará de la misma manera que en episodios anteriores; se desvanecerá. China es una garantía para la seguridad de Corea del Norte, por lo que EEUU no irá a la guerra con Corea del Norte.


Sin embargo, la batalla entre Trump y los locos de Washington por el control de las riendas del imperio continúa, y el 'coreano loco' es relevante para eso. Mientras tanto, tome nota de los mensajes contradictorios que vienen de Estados Unidos. En un minuto, los grupos de batalla de la Marina de Estados Unidos están 'en camino a Corea del Norte' y en el siguiente se dirigen en dirección opuesta. Un minuto, los sistemas de misiles THAAD están "instalados y operando en Corea del Sur", y en el siguiente, Trump quiere que Corea del Sur pague por ellos.




Alguien en el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. contó a la cadena de noticias NBC que Estados Unidos estaba considerando "decapitar el régimen norcoreano", y mañana Trump anuncia que sería un honor conocer a Kim Jung-un ... Todo lo cual ha provocado que los gobiernos surcoreano y japonés denuncien las declaraciones confusas y contradictorias de Trump. ¿Hay algún método en la aparente locura de Trump?

Recientemente leí 'El Espejismo de China: La historia secreta del desastre estadounidense en Asia' (The China Mirage: The Hidden History of American Disaster in Asia) escrito por James Bradley, un panorama impresionante de las trayectorias de EEUU y de las guerras de opio chinas a mediados del siglo XIX al nacimiento de la China "comunista" y de la "Pax Americana" cientos de años más adelante. Esto naturalmente abarcó la participación estadounidense en Corea, por lo que en este artículo me gustaría compartir algo del contexto histórico que suele faltar en los resúmenes de las relaciones entre Estados Unidos y Corea que he visto en Internet hasta ahora.

Estados Unidos tiene un largo historial de apoyo a locos dictadores asiáticos - desde el imperialismo japonés hasta el "cristiano" Chiang Kai-shek en la "Nueva China", pasando por la católica Diem en la breve invención estadounidense de Vietnam del Sur. Corea del Norte es igualmente una invención estadounidense. Después de existir durante cientos de años como país soberano, Corea cayó bajo la influencia imperial japonesa a finales del siglo XIX. Los japoneses se habían convertido entonces en los «yanquis del Lejano Oriente» y, por lo tanto, aceptaban los caminos civilizados occidentales (y los valores anglosajones en particular), pues los imperios estadounidense y británico lograron convencer a los japoneses de que ampliaran su imperio como un cheque contra la expansión económica rusa en el Lejano Oriente y como un vehículo a través del cual "americanizar" a China y a toda la región.

En 1882, Estados Unidos firmó un tratado con el emperador de Corea, declarando que "habría paz perpetua entre Corea y Estados Unidos". Si Corea fuera amenazada alguna vez por un tercero, Estados Unidos intervendría en su nombre. En Oriente, tales compromisos son legal y moralmente vinculantes. Sin embargo, no es así en Occidente. Tras de la espalda de Corea, el entonces presidente estadounidense Theodore Roosevelt (cuya familia, como todas las familias patricias de Estados Unidos, se enriqueció ilegalmente con el opio en China), dio a Japón luz verde para hacerse cargo de Corea en 1905 (bajo el pretexto de que si ellos no lo hacían, los rusos los golpearían) y lo utilizaron como argumento para lanzar la guerra en contra de Rusia. Bradley relata esta traición en El espejismo de China:


En marzo de 1905, mientras oleada tras oleada de soldados japoneses corrieron directamente hacia las balas rusas durante la victoria de Japón en la batalla de Mukden, Roosevelt escribió: "¡Los japoneses son los más luchadores del mundo!" Por primera vez en la historia moderna, un país asiático estaba luciendo como país blanco cristiano occidental. Roosevelt escribió al (Barón) Kaneko (enviado japonés a EE.UU) en papel de la Casa Blanca, "A juzgar por el estado de las cosas, todo va bien y su ejército está avanzando poderoso a toda velocidad". Cuando el barón llegó a la Casa Blanca para celebrar la victoria de Mukden, el "rostro de Roosevelt brilló de alegría por la victoria sin precedentes". Después de su charla con Kaneko, Roosevelt dijo al Secretario de Guerra William Howards Taft: "Estoy de acuerdo con los términos japoneses de paz, en la medida en que incluyen a Japón teniendo control sobre Corea". (P.72)

Corea encontró pocos defensores. John Ford, el secretario de la Asociación Asiática Americana, un importante grupo comercial, defendió la toma de posesión de Corea por parte de Japón porque "el verdadero peligro de Asia y del mundo es el moscovita y no el peligro amarillo".

El "peligro amarillo" se refiere a que los círculos de poder angloamericanos se dieron cuenta a finales del siglo XIX de que - tarde o temprano - el Asia Oriental mucho más poblada se industrializaría y eclipsaría su dominación global liderada por Occidente. Y sin embargo, no fue aquello lo que más los asustó: fue la Rusia imperial, un miedo que se refleja hasta nuestros días.

Así comenzó el descenso de Corea al infierno, y la marcha imperial de Japón por toda la región. Solo más tarde Estados Unidos tendría un problema con esto; en ese momento, se estaba alentando a Japón a aplicar una "doctrina japonesa de Monroe para Asia" por Roosevelt - una doctrina que estaba garantizada - financiera, militar y políticamente - por los angloamericanos. Los japoneses ocuparon Corea, al estilo nazi, durante los siguientes 45 años, durante los cuales también invadieron y ocuparon Manchuria, noreste de China, en 1931. Luego se extendieron hacia el sur de China en 1937, matando a millones de personas conforme avanzaban (35 millones, según fuentes chinas).

En el momento en que estalló la Segunda Guerra Mundial, la maquinaria de guerra japonesa dependía en gran medida del petróleo californiano, pero el entonces presidente estadounidense, Franklin Roosevelt (primo del primer Roosevelt), odiaba asfixiarse por el temor a que los japoneses declararan la guerra contra EE.UU. mientras se centraban en la situación en Europa. Para cubrir sus apuestas, el Japón imperial se extendió más al sur en Indochina e Indonesia para hacerse cargo de los campos de petróleo y otras materias primas.


General Douglas MacArthur, quien dirigió las fuerzas de la ONU en Corea. Estaba demasiado loco incluso para los Locos de Washington: le relevaron de la orden a mitad de camino de la guerra.


Y ahí es donde cruzó la línea roja de los angloamericanos: los japoneses estaban codiciando recursos clave en las colonias occidentales. En un movimiento que sabían que encajaría con las ambiciones regionales de Japón y, por lo tanto, probablemente serían interpretadas por los japoneses como una declaración de guerra, los llamados "sabios" alrededor de Roosevelt (que podríamos hoy reconocer como actores del "Estado profundo"), fueron tras sus espaldas para embargar los envíos de petróleo a Japónque aún no había conseguido recursos muy necesarios en el sudeste asiático, lo que provocó su decisión de atacar la flota del Pacífico estadounidense en Pearl Harbor, en Hawai. Hay un cierto debate sobre si la sorpresa de Japón en Pearl Harbor realmente sorprendió a los americanos, pero en cualquier caso, la historia registra que una vez que el ejército de EEUU entró en el Pacífico oeste, su plan fue permanecer allí.

Mientras que el resto del mundo celebró el final de la segunda "guerra para acabar con todas las guerras", las élites estadounidenses observaron horrorizadas como el "sucio comunista", Mao Zedong, tomó el control de toda China en 1949, forzando a su loco dictador asiático (el realmente chino, Chiang Kai-shek) a que huyera a Taiwán, que EE.UU. luego reconoció como "la verdadera China".

Esto nos lleva a la segunda 'venta' de Corea por parte de Estados Unidos. Después de que Estados Unidos invitara a la URSS a derrotar los restos del ejército japonés en el noreste de China en su nombre ("mejor que luchen sus hijos que los nuestros"), los soviéticos empujaron a los japoneses a la península coreana, pero solo tan al sur como 38 grados al norte, una línea arbitraria trazada por EE.UU. Como Bradley señala, "nadie en Estados Unidos pensó en consultar al pueblo coreano sobre esta división de su antigua tierra".

"Hombre sabio", por cierto, es un apodo para el puñado de estrategas de EE.UU. en el Departamento de Estado y en otros lugares que más hicieron por trazar la política estadounidense externa (realmente, imperial) durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Estos son los "genios" que plantearon los planes de "contener" a la URSS lejos de Europa occidental, e igualmente a China de sus vecinos, reinstituyendo a Japón como potencia dominante de la región. Bradley continúa:

Los coreanos estaban aún más indignados al saber que los funcionarios estadounidenses gobernarían Corea del Sur con la ayuda de los antiguos maestros coloniales japoneses de Corea. Los norcoreanos vieron con inquietud a los surcoreanos que habían cooperado con la ocupación japonesa que ahora ayudaba a Estados Unidos a ganar influencia en la Península Coreana. Los coreanos acababan de sufrir 40 años de dominación nazi por parte de los japoneses. El líder norcoreano Kim Il Sung había comenzado su carrera militar luchando contra los japoneses en la primavera de 1932, y su gobierno fue ante todo y sobre todo antijaponés.

Una preocupación importante para Dean Acheson (entonces Secretario de Estado de EE.UU.) fue la revitalización de la economía mundial después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial. En Europa, Estados Unidos adoptaría un programa de ayuda económica llamado Plan Marshall; en Asia se conocía como Política para Asia, documento del Consejo de Seguridad Nacional 48/2. Según NSC-48/2Japón se convertiría en la economía industrial de Asia, disparada por las empresas estadounidenses. Washington "conectaría" otras economías asiáticas a la máquina industrial japonesa y como mercados para los bienes japoneses (aislando y conteniendo a China)... Su plan pedía que Corea, Vietnam y otros países asiáticos fueran las máquinas de suministro/consumo dentro de la órbita estadounidense-japonesa. El ejército estadounidense proporcionaría un paraguas de seguridad para Japón y mantendría en línea a los otros países asiáticos.

Los Hombres Sabios no entendían que su Política para Asia les parecía a muchos asiáticos algo alarmante como los recientes intentos del imperio japonés por el imperio. Para ellos, era como si EE.UU. estuviera dando luz verde a otra era de dominio japonés con el respaldo estadounidense. Cuando los líderes norcoreanos se dieron cuenta de que Washington quería que Japón volviera a dominar Corea, percibieron una amenaza mortal.

Un buen amigo del economista inglés John Maynard Keynes, Acheson, se preguntó si una enorme expansión keynesiana del gasto militar estadounidense podría encabezar la bomba mundial.

La política secreta de Acheson fue presentada en el documento 68 del Consejo de Seguridad Nacional, que pedía algo nuevo en la historia de Estados Unidos: un enorme ejército estadounidense que rodeara el globo para proteger las "capacidades de guerra" de sus aliados, un eufemismo que se refería a países con recursos que la industria americana necesitaba para fabricar armas con las que contener al comunismo en todo el mundo.

Acheson instó a Truman no solo a ir a la guerra en Corea sin ninguna consulta del Congreso, sino también a enviar ayuda militar encubierta a los franceses en Indochina por su guerra contra Ho Chi Minh. Sin un debate - y ninguno fue buscado - un Hombre Sabio, sacudido por los acontecimientos en Asia que poco entendía, comprometió a EE.UU. a las guerras actuales y futuras. (P.344)


Mao Zedong, Kim Il Sung, Ho Chi Minh 


Una de las grandes ironías de este montaje para "contener a China" es que Mao quería que su país fuera incluido en los planes de desarrollo estadounidenses posteriores a la Segunda Guerra Mundial; quería que la industria y el capital de Estados Unidos sirvieran para que China se desarrollara, algo que no comenzaría hasta que Henry Kissinger "vio la luz" en 1972.

Kim Il Sung se dio cuenta de que la reanimación de su archienemigo (Japón) significaba que la línea imaginaria del tiempo de guerra se convertiría en una férrea frontera permanente. Es bien sabido que las tropas norcoreanas invadieron (liberadas de los colaboradores japoneses, según su visión) el Sur, provocando la Guerra de Corea de 1950-1953. A la izquierda de la narración está la naturaleza de los "chicos buenos" que Estados Unidos se apresuró a defender. El abogado australiano de derechos humanos James O'Neil escribe:

Estados Unidos se sintió capaz de abandonar Corea del Sur en 1948 porque había instalado a Syngman Rhee, educado en Estados Unidos, como dictador. Él gobernó como hacen los dictadores, matando, encarcelando o llevando al exilio a decenas de miles de sus opositores políticos. Rhee finalmente fue derrocado en una revolución popular en 1960. En las escenas posteriores a ser replicadas en Saigón en 1975, fue sacado de su palacio por un helicóptero de la CIA que lo transportó a salvo mientras las multitudes convergían en el palacio.

Rhee también tenía ambiciones de forzar la reunificación de las dos partes de Corea. Gracias a la investigación académica revelada en la historia de dos volúmenes de la Guerra de Corea del profesor Bruce Cumings, ahora sabemos que la línea occidental estándar sobre la Guerra de Corea que comienza con una invasión del Sur por las tropas del Norte es, en el mejor de los casos, una aproximación a la historia real del conflicto. La verdad es considerablemente mucho más complicada.

Durante los años que precedieron al cruce de la frontera por parte de las tropas del Norte en julio de 1950, Rhee había estado lanzando incursiones en el norte, llevando a cabo asesinatos, sabotajes y otras formas de guerra asimétrica. En la isla de Cheju-do, por ejemplo, hasta 60.000 personas fueron asesinadas por las fuerzas militares de Rhee.


Guerra de Corea"Golpeen cualquier cosa que se mueva", les dijeron a los pilotos estadounidenses". Bombarderos como el B-26 descargaron bombas de napalm sobre Corea del Norte


Reflejando la paranoia de la "teoría del juego" de la época, la élite estadounidense interpretó erróneamente la invasión del Norte como un complot tramado en Moscú y Pekín para "probar" la nueva estrategia global de Estados Unidos y "salir de la contención". Acheson estaba seguro de que era una artimaña para distraer de una inminente invasión de Europa occidental por Stalin. No fue así. Los coreanos solo querían recuperar su país y que la influencia de los extranjeros se marchara de su península.

En el verano de 1950, los norcoreanos rápidamente invadieron casi todo el sur. Estados Unidos levantó un clamor, organizó su primera "coalición de la ONU de los voluntarios", y les contrarrestó con una fuerza combinada de más de 1,7 millones de soldados para defender el brutal régimen de Syngman Rhee. Rápidamente, empujaron a los norcoreanos hasta la península, pasando el paralelo 38, y se acercaron a la frontera china. A pesar de estar agotados por décadas de guerra civil y luchas contra los japoneses, dos millones de soldados chinos -con una fuerza aérea relativamente pequeña y sin armas nucleares- entraron en Corea del Norte y expulsaron a las tropas del general Douglas MacArthur de Corea del Norte, devolviendo el status quo de la división norte-sur en 1951.

O'Neill explica lo que esta primera 'guerra contra el comunismo' le hizo a Corea del Norte:

"Lo que apenas se reconoce en Occidente fue la devastación que la Guerra de Corea provocó en el Norte. El comandante de la ONU, liderado por Estados Unidos, lanzó más bombas en el Norte que los estadounidenses en todo el teatro del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial. Esto incluyó la caída de 20.000 toneladas de napalm, una forma especialmente horripilante de matar a la gente. Este método se utilizó posteriormente con un efecto igualmente horrendo en Vietnam.

Ahora también sabemos que EE.UU emprendió la guerra bacteriológica, aprovechando la experiencia japonesa obtenida en su guerra contra China y desarrollada por científicos estadounidenses en Fort Detrick.

Se calcula que dos millones de personas, o el 20% de la población total, fueron asesinadas. El bombardeo aplastó todas las ciudades del país. Además, el bombardeo se dirigió a las represas de riego en el río Yalu. La intención era destruir las cosechas de arroz y así someter a la población a la sumisión. Solo la ayuda de emergencia de la Unión Soviética, entre otros, y China evitó el hambre generalizado y la muerte".

Todas las 78 ciudades de Corea del Norte fueron derribadas, junto con miles de pueblos. EE.UU literalmente limpió "Corea del Norte" de la faz de la Tierra. Otra estimación pone la pérdida de vidas norcoreanas en un tercio de la población - por lo tanto, unos tres millones de muertos. 

Por lo tanto, la guerra de Corea era un infierno para los coreanos, pero para Estados Unidos, la invasión de Corea del Sur "les confirmó" que su política de contener a China era correcta y fue el catalizador para transformar a Estados Unidos en un imperio global. Los sabios tenían poderosos incentivos para leer la situación a su manera: si se trataba de un complot comunista global para "salir de la contención", entonces la teoría y la práctica de la contención eran correctas, justificando la reconfiguración del ejército y la industria estadounidenses a un sistema de guerra permanente y global. Bradley continúa:

"El temor irracional del comunismo mundial como resultado del malentendido de los Sabios de una pequeña guerra civil asiática convenció al Congreso de aumentar dramáticamente el financiamiento militar. Martin Walker escribió:

El primer presupuesto de defensa presentado por el presidente Truman después de que la guerra comenzara fue de 50 mil millones de dólares, la cifra exacta que Acheson había esperado. El Ejército de Estados Unidos se duplicó a más de tres millones de hombres. El número de grupos aéreos se duplicó a 95 y se desplegó a nuevas bases en Gran Bretaña, Libia, Marruecos y Arabia Saudita. Todo cambió con Corea. La diplomacia estadounidense, los presupuestos de defensa y el alcance militar explotaron en todo el mundo.

Bruce Cummings concluye,

La Guerra de Corea fue la crisis que finalmente hizo crecer a las economías de Japón y Alemania Occidental y estimuló enormemente la economía estadounidense. Las industrias de defensa estadounidenses apenas sabían que Kim Il Sung vendría a salvarlos, pero él sin querer rescató un montón de proyectos de grandes billetes. [...]

El conflicto coreano transformaría Estados Unidos en un país muy diferente al que había sido antes: uno con cientos de bases militares permanentes en el extranjero, un gran ejército permanente y un estado de seguridad nacional permanente en su país".



Ahora entendemos por qué Corea del Norte desconfía tanto de Estados Unidos. El mensaje detrás de su aparente beligerancia es simplemente: "¡Mantente alejado!"

En el otro lado del Pacífico, a través del campo de distorsión del "pensamiento estratégico" de Estados Unidos, se ve por qué Corea del Norte es el "regalo que sigue dando". Desde su perspectiva, es el lugar que "hizo grande a América".

La situación de hoy, donde una Corea del Sur próspera y occidentalizada se encuentra en marcado contraste con un norte empobrecido, fue exactamente la contraria hasta hace relativamente poco. La Corea del Norte "comunista" reconstruida después de la guerra de Corea fue una historia de éxito económico. A pesar de su secreto, aislamiento y "formas extrañas", Corea del Norte sigue siendo un país bastante desarrollado.

Fue solo después de que Corea del Sur retirara a su dictador asiático (realmente loco) en 1960 que se convirtió en una de las economías del "tigre asiático". La industrialización, la inversión extranjera, el desarrollo y la "democratización" tuvieron lugar entonces en el Sur. En conjunción con las sanciones internacionales dirigidas por Estados Unidos sobre el Norte, las trayectorias de las Coreas cambiaron de dirección. Hoy en día, el Sur es mejor según todos los indicadores de la ortodoxia económica, pero hay espacio para el debate sobre qué población goza de mejor calidad de vida. El sur puede tener élites muy ricas y un montón de bienes de consumo, pero también tiene una mano de obra sobreexplotada y estresada, y sobre la base de numerosos testimonios de visitantes en los últimos años, el amor de los norcoreanos por el país es mucho más genuino que 'forzado'.


  La ciudad de Sariwon, Corea del Norte. © dprk360.com / Aram Pan

 

Los surcoreanos van a las urnas. Si echan la vista atrás recordaran que durante la batalla entre Trump y Clinton por la presidencia de Estados Unidos, hubo manifestaciones masivas contra el presidente de Corea del Sur, Park, después de que surgió que había reunido a una extraña camarilla dirigiendo "artes oscuras" para obtener éxito en el curso de su gobierno. Park ha sido impugnado, desencadenando elecciones imprevistas.

El resultado del escándalo de Park y la campaña electoral, después de 10 años de gobierno muy pro-estadounidense en Seúl, es el clima político en Corea del Sur que ha vuelto a buscar relaciones de amistad con el Norte en lugar del antagonismo continuo. El principal candidato para el liderazgo de Corea del Sur pidió que la instalación de THAAD (Sistema del ejército de Estados Unidos para derribar misiles balísticos) sea retrasada, que Estados Unidos desea con urgencia antes de que un nuevo gobierno surcoreano pueda cambiar de opinión.

Otros han escrito sobre las intrigas que rodean la instalación de sistemas de misiles estadounidenses en Corea del Sur. El resultado de ello es que está sucediendo, con o sin un gobierno liberal y pro paz en Seúl, e independientemente de quién pague por ello. Al igual que todo el mundo, sabe que los sistemas de misiles de Estados Unidos en Europa del Este para "defender Europa de Irán" estaban realmente allí para "contener" a Rusia; todo el mundo sabe que los sistemas de misiles estadounidenses en Asia oriental para "defenderlo de Corea del Norte," están realmente ahí para "contener" a China.

Es la misma vieja política estadounidense de 70 años para Asia. Y, a juzgar por el ascenso meteórico de China, todavía no está funcionando, y nunca va a funcionar. Pero Corea del Norte guarda buenos recuerdos de los "hombres sabios" de hoy, porque su Nuevo Orden Mundial nació entre los cadáveres carbonizados de millones de norcoreanos.


Pyongyang, © dprk360.com / Aram Pan. Una vista del centro de Pyongyang, la capital de 2.000 años de Corea, a través del río Taedong.


Hasta aquí Niall Bradley.


III

La guerra biológica secreta de EEUU en Corea

Desde 1950 los funcionarios chinos tenían evidencia del uso de material bacteriólogo. Por medios diplomáticos (reservados) se aceptó "que Estados Unidos había utilizado armas biológicas durante la guerra de Corea, pero solo con fines experimentales". 


Existe evidencia de que Estados Unidos ya para inicios de la década de 1950 había desarrollado una clandestina Guerra Biológica contra Corea del Norte, sus objetivos eran claros, expulsar a China como protector de Norcorea y obstáculo para que el US Army se asiente en la frontera coreana con China e impedir que Rusia se consolide en la región. 

Durante medio siglo, uno de los secretos de estado mejor guardados del gobierno de los Estados Unidos ha sido el experimento de campo a gran escala con armas biológicas durante la Guerra de Corea. Este secreto tal vez no sea sorprendente ya que, como ha señalado un destacado académico estadounidense, "si se demuestra que Estados Unidos se involucró en una guerra bacteriológica, también se demostrará que Estados Unidos, a los ojos de la mayor parte del mundo, ha cometido una gran crimen de guerra internacional" (John Ellis van Courtland Moon, 'Dubious Allegation', The Bulletin of the Atomic Scientists, mayo / junio de 1999, 72). Tal admisión sería un golpe más para el prestigio de una nación cuyos ciudadanos creen que Estados Unidos es el líder natural del mundo en materia de moral y derechos humanos.



Como contramedida se recusa como evidencia cuestionable y desinformativa el acusar a los Estados Unidos de utilizar la guerra bacteriológica en la Guerra de Corea. Argumento: "Durante la Guerra de Corea las fuerzas armadas estadounidenses no tuvieron ´ni la capacidad ni la voluntad para llevar a cabo una guerra biológica ofensiva como afirmaron los gobiernos de Corea del Norte y China en 1952´. Además, se afirma que la política de los Estados Unidos prohibía a las fuerzas armadas utilizar la guerra biológica excepto en represalia". (Coronel Conrad C. Crane, 'Guerra química y biológica durante la Guerra de Corea: retórica y realidad', Perspectivas asiáticas, v. 25, no. 3, 2001; y, 62 Luna, 69-71(1992). 

En el libro "Los Estados Unidos y la guerra biológica: secretos de la Temprana Guerra Fría y Corea" (Stephen Endicott y Edward Hagerman, Indiana University Press, Bloomington, Indiana, 1998, 304 págs., 62 fotos, 7 mapas) se concluye que "Estados Unidos realizó pruebas de campo a gran escala de armas biológicas contra los países asiáticos y, con algunas pruebas adicionales, seguimos creyendo que ese es el caso..."

Conforme Endicott y Hagerman, "una de las pistas importantes que indican que Estados Unidos tenía algo que ocultar radica en los elaborados esfuerzos del gobierno para negar, minimizar, encubrir o eliminar de manera plausible la evidencia incriminatoria relacionada con su programa de guerra biológica durante el período de la Guerra de Corea. En este sentido, por ejemplo, había un Plan de Engaño y Cobertura de Guerra Biológica al que se hace referencia en un memorando del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos en febrero de 1952. Una de las características de este plan, la mayoría de cuyos detalles son aún secreto, es que el Secretario de Estado de los Estados Unidos sería excluido de la información sobre el uso de armas biológicas. De esta manera, Estados Unidos tendría un alto funcionario que podría negar públicamente cualquier alegación de su uso. El Secretario de Estado Dean Acheson hizo precisamente eso el 4 de marzo de 1952".

- Estados Unidos "invitó" en 1952 al Comité Internacional de la Cruz Roja y a la Organización Mundial de la Salud ha ser 'una comisión de investigación imparcial' (los dos organismos estaban dirigidos por Occidente).

- El Departamento de Defensa autorizó en secreto a su jefe del Comando del Lejano Oriente en Tokio, general Matthew Ridgway, negar el acceso a las fuentes a potenciales investigadores de la Cruz Roja.

- El embajador de Estados Unidos, Benjamin Cohen, compareció ante las Naciones Unidas para proclamar que EEUU mantenía una política de apertura y criticó el caso comunista, Cohen se negó a permitir que los representantes de China y Corea del Norte se presentaran ante la ONU para plantear su queja

- Encubrimiento por parte del US Army que incluye: destrucción de pruebas en los archivos del Cuerpo Químico del Ejército. El Comando del Ejército del Lejano Oriente envió instrucciones a los archivos nacionales subrayando que algunos documentos deben mantenerse clasificados secreto o alto secreto, como "las políticas operativas militares, planes y directivas relacionadas con el empleo ofensivo de armas biológicas contra objetivos específicos... El hecho de que agentes vivos específicos o sus derivados tóxicos, identificados por nombre científico y / o descripción".

- El ejército retiró los registros del Cuerpo Químico de los Archivos Nacionales en 1956. Según los archiveros de Washington, varios documentos fueron destruidos antes de que el ejército los devolviera a los archivos 13 años después. Falta el expediente del Comando del Lejano Oriente sobre guerra biológica (en 1952 el expediente tenía originalmente 25 artículos, solo se conservan seis, relacionados con aspectos defensivos de la guerra biológica, el uso de máscaras de gas, etc. 


     Crédito de éstas fotografías: MEDIA DRUM WORLD


El gobierno de Estados Unidos y la CIA operan siempre bajo la guía de una doctrina conocida como "negación plausible", adoptada por el Consejo de Seguridad Nacional en 1948. Esa doctrina, en palabras del jefe de la CIA William E. Colby, significaba que "si Estados Unidos podía negar algo y no se demostraba claramente que había dicho algo falso, entonces Estados Unidos podría hacerlo". ¿Hay alguna razón para sorprenderse de que un proyecto de guerra biológica ofensiva secreta, si fuera necesario, se convierta en parte de una red cuidadosamente construida y enmarañada de desinformación y engaños?

En general, afirman Endicott y Hagerman que "después de una serie de estudios realizados por expertos desde 1946 hasta 1950, el Estado Mayor Conjunto se convenció del gran potencial de las armas biológicas para debilitar la moral del enemigo, para ablandar a las tropas enemigas antes de una ofensiva, para aislar un campo de batalla, para interdicción "cuando las tropas del enemigo están en zonas de concentración o en movimiento, en redes de tráfico congestionado y numerosos otros beneficios. Adoptaron la posición de que Estados Unidos debe "adquirir una fuerte capacidad ofensiva sin demora". Esperaban tener un sistema de armas biológicas estandarizado operativo para su plan de guerra de emergencia contra la Unión Soviética y China para 1954". (Endicott y Hagerman (1998): 82-4; 'Memorando', Conclusiones del Comité de Estudio Avanzado Conjunto, 21 de septiembre de 51, JCS1837 / 26, aprobado por el Estado Mayor Conjunto, 25-26 de febrero de 52, JCS1837 / 29, RG218, NARA11)

Para este propósito, adoptaron un programa de choque en armas biológicas en 1951-1953 con un gran aumento en la financiación y un énfasis equilibrado en el desarrollo de armas biológicas para uso estratégico, táctico y encubierto.

A pesar de sus grandes esfuerzos, los generales estadounidenses quedaron decepcionados al principio con su progreso. En septiembre de 1952 tuvieron que informar al gobierno que habían tenido éxito en la colocación de un altamente letal, estable, viable, de fácil difusión, de bajo costo y producción de epidemia del agente de guerra biológica, en su capacidad de plan de guerra general. Y un año más tarde, al final de la Guerra de Corea, llegaron a la conclusión que los últimos dos años dijeron que su programa de armas biológicas tenía un sufrido exceso de optimismo.

La decepcionante conclusión no significaba que no hubieran logrado nada o que tuvieran una capacidad nula para emplear agentes bacterianos de forma experimental en la Guerra de Corea. En febrero de 1950, el general de brigada William Creasy, responsable del programa de armas biológicas del Cuerpo Químico, notificó al Departamento de Defensa que tres agentes habían sido probados con éxito en ensayos de campo con la munición más avanzada (M33 / M114 aerosol y bomba de 500 lb). 

Documentos desclasificados establecen más allá de toda duda que los Estados Unidos en 1951 tenían algunos suministros y capacidades necesarios para el uso de armas biológicas. Pero, ¿tenía las estructuras operativas para entregarlos a un frente de guerra?

Estos episodios apoyan las acusaciones hechas en febrero-marzo de 1952 por China y Corea del Norte de que Estados Unidos estaba empleando agentes biológicos. El primer ministro chino, Zhou Enlai, advirtió en una transmisión de radio que cualquier fuerza estadounidense atrapada usando armas biológicas sería tratada como criminales de guerra.

El documentado libro de Stephen Endicott y Edward Hagerman (bien amerita una reproducción total) concluye que:

- La decepción expresada por el liderazgo militar estadounidense en el progreso de su programa de guerra biológica en 1953 es consistente con los informes chinos sobre los resultados de lo que consideraron un uso experimental de armas biológicas en China y Corea. Los experimentos no tuvieron éxito en el inicio de epidemias a gran escala en la zona de batalla o a lo largo de las líneas de transporte del enemigo. La historia oficial china de la Guerra de Corea establece que el ejército chino sufrió menos de 400 bajas por los ataques con armas biológicas en 1952. Este informe, si es exacto, tiende a confirmar los sentimientos estadounidenses de decepción por sus esfuerzos. Los relatos chinos dan muchos ejemplos de víctimas civiles como resultado de lo que se consideraron ataques de guerra bacteriológica contra la población en general, pero no cifras generales.

- Si bien los científicos e ingenieros militares estadounidenses no habían podido lograr un agente germinativo que produzca epidemias, letal y fácilmente diseminado para su uso en condiciones de campo de batalla, la evidencia sugiere que durante más de un año y medio Estados Unidos intentó hacer precisamente eso y aún lo niega. Este es un agujero negro en la historia militar de Estados Unidos.

- La amenaza para el planeta de las armas de destrucción masiva (biológicas, químicas y nucleares) no reside principalmente en algunos países pobres y débiles del mundo, sino principalmente en países poderosos como el propio Estados Unidos y sus aliados más cercanos. La amenaza proviene de una cultura política que permite al poder ejecutivo y al ejército mentir al Congreso y al pueblo estadounidense, y proceder, a pesar de las restricciones morales y legales, para introducir armas de destrucción masiva como las armas biológicas en tiempos de crisis. 


       Instantáneas de la guerra de Korea

Fuentes:

24 septiembre 2020

Todo el mundo quiere salvar a los tibetanos



Crónicas del Tibet


Introducción por el editor del blog.
Resumen de varios artículos

Durante casi dos décadas después de la toma de el Tíbet por parte de China en 1950, la CIA llevó a cabo una operación encubierta diseñada para entrenar a los insurgentes tibetanos y recopilar información sobre los chinos, como parte de sus esfuerzos por contener la expansión del comunismo en todo el mundo. 

El programa brindó una fuente de apoyo para el Dalai Lama.  pero, en vísperas de la histórica reunión de Richard Nixon con Mao en 1972, el programa se canceló abruptamente.

Los "amigos del Tíbet" y admiradores del Dalai Lama siempre abogan por la no violencia y afirman no saber nada sobre el programa de la CIA. No obstante, Gyalo Thondup, uno de los hermanos del Dalai Lama, estuvo estrechamente involucrado en esas operaciones, Gyalo mantenía informado a su hermano sobre los términos del apoyo de la CIA. 

Según John Kenneth Knaus, ex agente operativo de la CIA, en el libro "Orphans of the Cold War: América  and the tibetan struggle for survival" (Huerfanos de la Guerra Fría: América y la lucha Tibetana por la supervivencia) (1999), a partir de finales de la década de 1950, la CIA pagó al Dalai Lama 15.000 dólares al mes. Estos pagos terminaron en 1974.

El propio Dalai Lama aceptó en una entrevista en 1999 que la operación de la CIA había perjudicado al Tíbet. "Sí, eso es cierto", respondió, sugirió que esa intervención fue dañina ya que se dirigía básicamente a servir los intereses estadounidenses antes que apoyar a los tibetanos de manera duradera. “Una vez que cambió la política estadounidense hacia China, detuvieron su ayuda”, confesó el Dalai Lama, “de lo contrario, nuestra lucha podría haber continuado".


El palacio Potala en Lhasa - Tibet 


El Tibet es un lugar casi aislado con un severo clima debido a su desértica altitud. Sus habitantes no difieren de las etnias mongoles de China. En Occidente tenemos una imagen irreal del Tibet, claro, nunca hemos estado allí y lo que conocemos es fruto de la "sabiduria popular" o de los medios de embrutecimiento pro-occidentales. 

Esa visión impuesta nos "enseña" que el Tibet es "una teocracia legendaria donde un dios reencarnado gobierna sobre un pueblo pacífico que hace girar ruedas de oración en un idilio pastoral" y que la gente se pasa orando ataviado de un ropaje rojizo. Una romántica fantasía que atrae; sin embargo, es un mito que jamás ha existido

La denominada religión tibetana era inseparable del gobierno, un típico método de control de la población, aplicando correcciones drásticas si la religión fallaba (tortura). En realidad -afirma Larry Romanoff - el Tibet fue un oscuro sistema de esclavitud, uno aún más oscuro y atrasado que la Europa medieval. La población era propiedad privada para ser vendida, regalada, utilizada para pagar deudas o intercambiada por propiedades. El Dalai y otros Lamas gobernaron con poder absoluto justificando los privilegios religiosos de criar a voluntad, debido a ello el enfoque en lo "espirirual" y la ausencia de educación.

En "Una breve introducción al Tíbet", Romanoff señala que: "La prensa occidental se refiere eufemísticamente a la estructura social del Tíbet anterior a 1950 como un ´sistema feudal´ benigno, pero no era tal cosa. Cuando Mao entró a limpiarlo, el Tíbet era una colonia de esclavos. Prácticamente todas las personas pertenecían literalmente al Dalai y otros lamas, personas a las que se les prohibía poseer tierras y trabajaban toda su vida sin paga. Los monjes más altos poseían cada uno de 35.000 a 40.000 esclavos.

El nivel de pobreza en el Tíbet (fuera de los monasterios) hasta la década de 1950 no podía ser imaginado por los occidentales; habría que verlo para creerlo. Los tibetanos no podían permitirse ropa de tela y todavía usaban pieles de oveja como lo hacían siglos antes. La vida era brutal, dura y corrupta. La esperanza de vida era de apenas 30 años. Las niñas y los niños más bonitos fueron confinados en los monasterios para sexo. La educación estaba prohibida para todos menos para los monjes porque la educación era cara y los campesinos educados se consideraban peligrosos para el sistema. El Dalai Lama prohibió cualquier desarrollo de la industria porque la riqueza de la población traía la independencia de la religión. Los Lamas, sin embargo, enviaron a sus hijos a escuelas británicas en la India y transfirieron libremente los activos financieros de la provincia a los bancos británicos".



Históricamente el Tíbet estuvo durante siglos bajo el gobierno de China, autogestionado hasta la década de 1950, hecho que ha sido convenientemente omitido. La "invasión" china del Tíbet en la década de 1950 "es uno de los ejemplos más repugnantes de revisionismo histórico promulgado por Occidente". Por estas latitudes nos referimos al Dalai Lama como un líder espiritual, pero no fue más que un jefe de gobierno "sorprendentemente inhumano y represivo". 

"Literalmente no hay nada publicado en los medios occidentales populares sobre el Tíbet que se parezca ni remotamente a su verdadera historia. Cuando la CIA se dio cuenta de su incapacidad para despojar el Tíbet de China, el Dalai Lama cambió su tono a uno de libertad para el pueblo en lugar de independencia de China, pero incluido en esa definición de libertad estaba el regreso al antiguo sistema feudal".

Un ejemplo, la interferencia occidental inició hace más de 100 años, fueron los británicos quienes instigaron una guerra en el Tíbet a principios del siglo XX, luego se jactarían que sus ametralladoras mataron a miles de tibetanos (que solo tenían cuchillos o palos), sin sufrir una sola baja, reflexiona Romanoff. Luego vinieron los "místicos" nazis con su expedición al Himalaya en busqueda del origen de la "raza aria", según los "sabios" nazis la raza nórdica surgió en lo alto de la cordillera más alta del mundo. Recordemos la aventura ordenada por Heinrich Himmler y su interés "arqueológico y antropológico" (expedición de 1938 dirigida por Ernst Schäfer y las SS al Tibet).

Cuando China finalmente tuvo que actuar la CIA diseñó el “vuelo a la India” del Dalai Lama, que T.D. Allman calificó como “uno de los mayores triunfos propagandísticos de la CIA durante la Guerra Fría. Los medios occidentales estaban llenos de espeluznantes informes sobre masacres y profanaciones de reliquias religiosas invaluables". 

Una consecuencia de la política internacional estadounidense es que tanto la CIA y la NED financiaron (y lo siguen haciendo) a todos los grupos de "Tíbet libre" en América del Norte y Europa; es decir, las protestas en Occidente contra China son ideológicas

El budismo tibetano, hábilmente hilado por el Dalai Lama, es un importante punto de referencia de la espiritualidad hedonista de la Nueva Era, que se está convirtiendo hoy en una forma predominante de ideología. "Nuestra fascinación por el Tíbet lo convierte en un lugar mítico sobre el que proyectamos nuestros sueños. Cuando la gente lamenta la pérdida del auténtico estilo de vida tibetano, no les importan los verdaderos tibetanos: quieren que los tibetanos sean auténticamente espirituales en nuestro nombre para que podamos continuar con nuestro loco consumismo" (Romanoff).

"El camino al cielo" es la ruta comercial y de turismo conocido como el "Transtibetano" o la "linea Qinghai-Tibet" que une la meseta tibetana con el centro y norte de China.

En la actualidad, es irrefutable que China invierte en el desarrollo económico del Tíbet: infraestructura, vivienda, educación y salud para sacarla de la pobreza, el tibetano promedio disfruta de un nivel de vida que nunca tuvo. La única diferencia  es que la religión se ha separado de la política. 


II parte

Tibet: Historia y geopolítica. El legado de Mao Zedong
Por Shane Quinn



Soldados chinos marchan en las afueras del palacio Potala, Lhasa - Tibet.

Teniendo en cuenta su tamaño, prestigio y valor histórico, el Tíbet es otra región dentro de las fronteras de China de naturaleza vital para Beijing. El Tíbet, de hecho, tiene una asociación de siglos con China continental; y, en la historia moderna, fue gobernado desde la distancia por las autoridades de China después de la expedición china de 1720 al Tíbet. Esta operación militar fue ordenada por la dinastía Qing, que gobierna desde hace mucho tiempo, para expulsar a los Dzungars mongoles del área y restablecer la autoridad de Beijing sobre el Tíbet.

Durante casi dos siglos a partir de 1720, el Tíbet estuvo bajo el dominio de las autoridades de China, hasta cierto punto. En 1903 y 1904, la intrusión occidental en el Tíbet, desde el Imperio Británico, rompió la influencia limitada de Beijing en el área. Las fuerzas británicas entraron en la capital tibetana, Lhasa, a principios de agosto de 1904, en una campaña en la que sus fuerzas mataron hasta 3.000 tibetanos, que estaban mal armados y equipados.

La dinastía Qing dirigida por los manchúes, que había gobernado China desde 1644, estaba para entonces en dificultades y su colapso completo llegó en 1912. Durante las siguientes cuatro décadas hasta 1949, China entró en uno de los períodos más grandes de declive de su historia, ya que el país estaba dominado por las potencias imperiales de Gran Bretaña, Japón y el más poderoso de ellos, Estados Unidos.


Mao Zedong en su juventud (izq) y como líder de China.


Sin embargo, el poder estadounidense sufriría un duro golpe con la independencia de China en 1949. Desde principios de la década de 1950, la actitud de Mao Zedong hacia el Tíbet y la de sus sucesores no fue erradicar el modo de vida de sus habitantes, ni tampoco colonizar la región. El erudito inglés Prof. Robert Barnett, un notable especialista en historia tibetana, escribió que,

“Si tratamos de visualizar la perspectiva de los funcionarios chinos y el PCCh (Partido Comunista de China) hacia el Tíbet durante los últimos 60 años, lo que vemos en su mayor parte no es un esfuerzo por destruir o atacar la cultura tibetana, como algunos críticos han alegado, sino todo lo contrario: una larga serie de 'regalos', interrumpidos solo por lo que el partido ahora describe como los 'errores' de la Revolución Cultural (1966-1976) ”.

Mao proporcionó ofrendas a los líderes tibetanos y, a cambio, esperaba su obediencia y respeto cuando era necesario, mientras se abstuvo de inmiscuirse directamente en sus asuntos internos. El regalo de apertura otorgado por el gobierno de Mao en el Tíbet, según el profesor Barnett, "fue el de la liberación en 1950". Después de esto, como él describió, vino "el regalo de la lucha de clases y la consecuente distribución de la tierra" en 1959 al campesinado tibetano. Luego, la "autonomía regional" se introdujo en el Tíbet en 1965 (Región Autónoma del Tíbet), y una sociedad sin clases el año siguiente. Después de la muerte de Mao en 1976, se otorgaron más obsequios, pero la naturaleza de los mismos se alteró con el cambio de tendencias ideológicas en la capital de China.


Mao Zedong junto al Panchen Lama (derecha) y el Dalai Lama (izquierda), Beijing. 1954

El experimentado político reformista de Beijing, Deng Xiaoping, se convirtió en el líder absoluto del país en 1978. Al Tíbet se le otorgó una economía familiar en 1980, la estabilidad en 1990, la economía de mercado en 1992 y se promulgaron proyectos de infraestructura en 2006, como los relacionados con la vivienda.


Deng Xiaoping 


Como parte de la Gran Estrategia de Desarrollo Occidental lanzada a principios de este siglo, los gobiernos chinos han tratado de cerrar la brecha entre el este y el oeste de China. En el Tíbet, las autoridades de China han supervisado la construcción y ampliación de aeropuertos, carreteras y ferrocarriles como el ferrocarril Qinghai-Tibet, el más alto del mundo y con un costo equivalente a 4.200 millones de dólares. Conecta la capital tibetana, Lhasa, 1.200 millas al este con el centro de China.

Beijing ha instituido programas educativos y de atención médica a gran escala en el Tíbet, lo que ha llevado a la construcción de cientos de centros médicos, hospitales y escuelas. Tras el acceso comunista al poder, la esperanza de vida media de un ciudadano tibetano casi se ha duplicado, de 35 años en 1950 a 68 años más de seis décadas después. A fines de 2017, según el departamento de educación del Tíbet, había 2.200 escuelas de todos los niveles en funcionamiento en todo el Tíbet; con la asistencia de cerca de 700.000 estudiantes, más del 20% de la población total del Tíbet.

En la actualidad, la población tibetana sigue siendo sorprendentemente pequeña con poco más de tres millones, considerando su estatus como la segunda región más grande de China, detrás de la vecina Xinjiang. Como en todas las provincias chinas, el nivel de vida y la tolerancia cultural han "mejorado extremadamente rápido" en el Tíbet durante las últimas cuatro décadas, impulsados ​​por las iniciativas de inversión implementadas por Beijing. Al menos en términos de PIB, el Tíbet sigue siendo la zona más pobre de China. Alrededor del 80% de los tibetanos residen actualmente en áreas rurales y se ganan la vida con la agricultura, donde los ingresos generales son bajos. Sin embargo, durante la última generación, el ingreso per cápita promedio de un tibetano rural ha aumentado sustancialmente, de menos de $ 100 en 1992 a $ 1.525 en 2017. 

El Tíbet y la meseta que lleva su nombre tienen una enorme importancia planetaria. Más del 25% de la población humana del mundo depende del agua dulce que recibe continuamente de los principales ríos como el Yangtze y el Mekong, cuyas fuentes se remontan a los glaciares de la meseta tibetana. Sin embargo, debido al cambio climático descontrolado, estos glaciares han ido disminuyendo durante décadas, lo que ha resultado en menos agua dulce disponible para los humanos.

La escasez de agua, junto con la mala calidad del agua, ya está teniendo repercusiones para los dos mil millones de personas que dependen de los recursos vitales del Tíbet. Cientos de millones de estas personas afectadas viven en estados con armas nucleares como China, India y Pakistán, con la posibilidad de que estalle un conflicto debido a la escasez de agua. Podría haber una situación en la que el cambio climático induzca una guerra nuclear, las dos mayores amenazas de la humanidad que se combinan para influirse mutuamente. El Tíbet, que contiene la mayor cantidad de agua dulce congelada fuera de los polos, perdió el 27% de su capa de hielo glaciar entre los años documentados de 1970 y 2010.




El Tíbet tiene una importancia estratégica y política considerable, en parte porque comparte una extensa frontera con India, un país liderado desde 2014 por Narendra Modi, un político extremista que ha estado desmantelando la democracia secular india y silenciando las voces críticas. Bajo Modi, las relaciones de India con Estados Unidos y el presidente Donald Trump son particularmente estrechas. Las fuerzas armadas de EE. UU. Y la India han estado realizando recientemente ejercicios militares conjuntos, con la intención de ser una advertencia a China.

No es de extrañar que las relaciones de la India con China se hayan deteriorado tanto. La administración Trump ha brindado un fuerte apoyo público a la India durante las disputas fronterizas del Himalaya en curso, en las que se infligieron bajas tanto a India como a China en junio de 2020. Los dos estados ahora están reforzando sus fuerzas a lo largo de las regiones del Himalaya en disputa, lo que significa que podrían ocurrir más enfrentamientos. La gente del Tíbet solo puede mirar y esperar que no ocurra nada mortal entre las potencias nucleares.

La escasa población humana del Tíbet se debe principalmente al terreno remoto y accidentado de la zona, junto con una altitud media de 4.500 metros sobre el nivel del mar. En cambio, el Tíbet contiene más vida silvestre que cualquier otro lugar de China, hogar de grandes mamíferos, desde lobos del Himalaya y osos pardos hasta linces e incluso tigres de Bengala, que fueron fotografiados en el Tíbet el año pasado por primera vez.



Tibet, como Región Autonómica de China


Los tibetanos étnicos comprenden alrededor del 90% de las personas que residen en la región, con un 8% de la población restante del Tíbet compuesta por chinos han, junto con un número menor de hui, mongoles, etc. La gran mayoría de la población se adhiere al budismo tibetano, que fue introducido por primera vez en el Tíbet en el siglo VIII.

En mayo de 1951, el gobierno tibetano firmó un documento de rendición (Acuerdo de Diecisiete Puntos) en el que consintieron en formar parte oficialmente de China, reconociendo la soberanía de Beijing sobre su territorio, pero el gobierno tibetano mantendría un gran nivel de poder con respecto a sus propios asuntos. El profesor Barnett señaló: “Esta fue una política de excepcionalismo, según la cual el Tíbet debía ser tratado de manera muy diferente al resto de China y recibir el regalo de una gobernanza y una sociedad continuas y sin reformar, con un documento similar a un tratado para confirmar su estatus. No se parecía a nada en la historia comunista china hasta el acuerdo con Hong Kong, 30 años después ”.

En 1951, la administración de Harry Truman ofreció un modesto apoyo militar estadounidense al gobierno tibetano. Los asesores del Dalai Lama rechazaron estas primeras propuestas por ser “demasiado vacilantes y poco fiables”. El Congreso de Estados Unidos, entonces y ahora, considera al Tíbet como una masa continental ocupada por China y que tiene derecho a la autodeterminación, pasando por alto la larga asociación del Tíbet con China continental.


Arriba, el Dalai Lama al frente de sus tropas en 1950. Abajo, grupo armado tibetano auspiciado por la CIA.

El presidente Dwight D. Eisenhower, que sucedió a Truman en 1953, aumentó significativamente el respaldo de Estados Unidos a las fuerzas separatistas del Tíbet. En 1956, la CIA comenzó a brindar asistencia encubierta a los insurgentes tibetanos y, ese mismo año, su incitación ayudó a instigar varias rebeliones en las regiones de Kham y Amdo en el este del Tíbet. Las revueltas fueron finalmente reprimidas por Beijing, pero en Kham los disturbios continuaron hasta 1962. Los métodos de desestabilización de la CIA en el Tíbet, con la ayuda de otros agentes secretos de los servicios especiales de Nepal e India, jugaron un papel en la guerra tibetana de marzo de 1959 apoyada por Estados Unidos. levantamiento contra el control chino, que se convirtió en un fiasco absoluto para los rebeldes.

Mao, enfurecido por lo que percibió como una falta de gratitud por parte de los líderes del Tíbet por su estrategia indulgente, ordenó que se aplastara la rebelión. En el transcurso de solo quince días, todo terminó, lo que provocó miles de bajas para los tibetanos. El Dalai Lama (Tenzin Gyatso), que recibió financiación de la CIA durante años, huyó del Tíbet a la India a finales de marzo de 1959 y todavía vive allí hoy. Cuando las relaciones de Estados Unidos con China mejoraron ligeramente a principios de la década de 1970, todo el apoyo estadounidense a los separatistas del Tíbet terminó rápidamente, dejándolos en la amargura.

Sin embargo, desde principios de la década de 1980 hasta hoy, los gobiernos de Estados Unidos reanudaron y continúan canalizando efectivo a los grupos de oposición tibetanos y organizaciones de exiliados. Parte de este dinero se canaliza a través de la sucursal del Departamento de Estado de EE.UU., la Oficina de Población, Refugiados y Migración, junto con el apoyo del National Endowment for Democracy (NED) financiado por el gobierno de EE.UU. La administración Trump está proporcionando muchos millones de dólares a causas separatistas tibetanas. Solo en el año 2019, Washington prescindió de $ 17 millones para los objetivos de "independencia" del Tíbet, extendiéndose a los grupos vinculados al tibetano con sede en India y Nepal. (Administración Central Tibetana, “El gobierno de EE. UU. Aprueba USD 17 millones en fondos para los tibetanos en el exilio y el Tíbet-2019”, 20 de febrero de 2019)


Fotos que circulan habitualmente por todo el mundo como una campaña mediática anti Beijing, la represión china contra la disidencia tibetana.

Con respecto al reinado de 27 años de Mao, los informes históricos y de los medios occidentales afirman que fue directamente responsable de la muerte de decenas de millones durante el Gran Salto Adelante, que duró de 1958 a 1962, pero faltan pruebas sólidas sobre la pérdida exacta de vidas. Rara vez se menciona que en la Guerra de Corea una década antes, el asalto militar estadounidense a Corea del Norte mató al 20% de sus nueve millones de habitantes. En términos per cápita, esta es una tasa de mortalidad considerablemente más alta que cualquier otra atribuible al Gran Salto Adelante.

También hay circunstancias atenuantes relacionadas con la pérdida de vidas en China, y la influencia de Mao, supuestamente, es la única culpable de ello. A fines de la década de 1950 y principios de 1960, más de un tercio de toda la tierra cultivada de China estaba experimentando la peor sequía en un siglo. Estos cultivos afectados, que ascienden a 100 millones de acres de tierras agrícolas, finalmente fracasaron y la cosecha nacional de granos se desplomó.

En la provincia de Shandong, densamente poblada, en el este de China, ocho de sus 12 ríos principales se habían secado por completo en 1960, una indicación de la asombrosa gravedad de la sequía. El río Amarillo de China, no muy lejos al sur de Beijing, el sexto río más largo del mundo, había caído tan bajo a mediados de 1960 que los hombres podían vadear cómodamente sus tramos más bajos. Esto no se había visto antes. En las afueras de Beijing, la ciudad mejor abastecida de China, la gente se vio obligada a comer corteza de árbol y malezas.

Para complicar las cosas, en 1961 llegaron inundaciones récord a China que arrasaron más tierras cultivables. Otros 50 millones de acres fueron arrasados. Algunas de estas inundaciones en China durante 1961 aún no han batido su récord. Los fenómenos climáticos extremos se sumaron a un número de muertos que habría sido sensiblemente menor, de no ser por estos fenómenos meteorológicos, sobre los que Mao no tenía control ni podía prever. 

Era el sueño de Mao de un aumento universal del nivel de vida del pueblo de China, un proyecto utópico poco realista, que contribuyó a la tragedia que afligió a China a finales de los 50 y principios de los 60.

Otro factor en el desastre humanitario del Gran Salto fue la división chino-soviética, uno de los episodios más importantes de la Guerra Fría, ya que las relaciones personales entre el presidente soviético Nikita Khrushchev y Mao se agriaron, en la raíz de las cuales estaban los desacuerdos ideológicos. En junio de 1960, Jruschov dio el paso de denunciar públicamente a Mao como "un ultraizquierdista, un ultradogmático y un revisionista de izquierda". En respuesta, el primer secretario de Pekín, Peng Zhen, reprendió a Khrushchev por su comportamiento “patriarcal, arbitrario y tiránico”.

Durante gran parte de la década de 1950, el mayor socio comercial de China fue la Unión Soviética. El comercio entre estos vecinos alcanzó su punto máximo en 1959, equivalente a más del 45% de la inversión extranjera de China. En julio de 1960, cuando la sequía y el hambre se afianzaron en China, un rencoroso Jruschov puso fin a toda la ayuda rusa a los chinos, retirando del país a casi 1.400 técnicos soviéticos. Esto dejó muchas fábricas a medio construir en China que los expertos rusos habían estado supervisando, y también se abandonaron otros proyectos de investigación. La pérdida de la ayuda soviética a China se sintió dolorosamente. Short reconoció que “la acción soviética infligió un daño económico enorme en un momento en que China era menos capaz de lidiar con ella”.


"Quemarse a lo bonzo", fue una nueva forma de protesta tibetana contra China desde 2010.

Centrándonos en los programas de atención de la salud, la esperanza de vida media de una persona china en 1949 era de menos de 40 años. A mediados de la década de 1970, los ciudadanos chinos vivían más de un cuarto de siglo más en promedio, llegando a los 66 años. Se ubica entre los aumentos más rápidos de la esperanza de vida promedio en la historia mundial. Esto no fue una coincidencia, ya que de hecho fue posible gracias a los planes nacionales de atención médica del gobierno de Mao, que salvaron hasta 100 millones de vidas en comparación con la India durante el mismo período de 1949 a 1979, abarcando casi la totalidad del mandato de Mao. (dieciséis)

Un estudio independiente reveló cómo, “Mao Zedong promovió agresivamente la mejora de la salud en las zonas rurales, estableciendo la primera de muchas iniciativas 'multisectoriales' para la salud”. Esto incluyó los esfuerzos rápidos y exitosos de Beijing para vacunar a la población de China contra enfermedades mortales como el cólera, la poliomielitis, la viruela, la escarlatina, etc. La viruela, por ejemplo, endémica en China durante siglos, fue prácticamente erradicada durante un período de tres años a principios de la década de 1960, aunque se hicieron avances notables en la mejora de la calidad del agua, el saneamiento y la nutrición.

Durante todo el reinado de Mao, entre el 82% y el 89% de la población de China residía en el campo. Como consecuencia, las estrategias de atención de la salud rural maoísta beneficiaron a las masas de la nación, y a los menos favorecidos, como lo confirman las cifras anteriores. Los proyectos de salud del gobierno de Mao se extendieron a las ciudades de China, con una campaña temprana en la década de 1950 contra la tuberculosis (TB), otra enfermedad mortal, antes de que el esfuerzo para erradicar la tuberculosis se extendiera más tarde a las zonas rurales.


Fuentes en inglés

Shane Quinn
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny