Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

12 julio 2015

NARCO DOLARES PARA PRINCIPIANTES (1)



Cómo trabaja el dinero en el ilícito comercio de drogas?

El ex presidente de la Bolsa de Valores de New York, Richard Grasso con el otrora Comandante de las FARC, Raúl Reyes. La foto es de junio de 1999, en un paraje conocida como La Machaca, San Vicente del Caguán, departamento del Caquetá (sur colombiano). Grasso estuvo acompañado del vicepresidente de la Bolsa de Nueva York,  Alain Murban, y el asesor James Esposito. El ex ministro de Hacienda de Colombia, Juan Camilo Restrepo, ejerció de traductor del encuentro. El jefe de Wall Street en rueda de prensa no tuvo empacho en indicar que había venido a traer un mensaje de cooperación de los círculos financieros estadounidenses. Grasso renunció a su cargo en septiembre 2003 por críticas a su alto monto de compensaciones, ciertos Fondos pidieron su renuncia. Ganaba 140 millones de dólares entre sueldo, pensiones y premios, por sus años de trabajo en la bolsa de New York, que presidió desde 1995. (Nota del editor: Los textos en color son del editor del blog, no corresponde al texto original del artículo)  

por Catherine Austin Fitts*



Un marco simple:

El Índice Solari y el Índice Dow Jones


                      La Bolsa de New York



El Índice Solari es mi modo de estimar lo bien que le está yendo a algún lugar. Está basado en el porcentaje de la gente de dicho lugar que estima que un chico puede salir de su casa a comprarse una paleta en la tienda más cercana y regresar por su cuenta con entera seguridad.

De chica viviendo en la calle 48 y Larchwood, en el oeste de Philadelphia, durante los años de 1950, el Índice Solari era del 100 %. Resultaba inimaginable que un chico pudiera no sentirse a salvo yendo a las tiendas en Spruce Street para comprarse una paleta y jugar con las maquinitas. El Dow Jones estaba aproximadamente en 500, el Índice Solari era del 100 por ciento y nuestra deuda por persona muy baja. Claro que yo no pensaba en esto en aquella época. Lo único que yo sabía era que la vida en las calles con mis compañeritos era realmente “suave”.

Hoy, el Dow Jones se encuentra por encima de 9,000, la deuda por persona es de más de $100,000 y Al, mi peluquero favorito en Filadelfia, en el Hair Hut del lado oeste de la ciudad, y yo, acabamos de debatir ayer por la tarde, mientras Al me cortaba el pelo, sobre si el índice Solari en mi viejo vecindario era 0 % (mi opinión) o 10 % (según Al). Los hombres siempre piensan que es más alto de lo que las mujeres creen. (Nota del editor: Téngase en cuenta que el artículo fue escrito en 2001)

La vida en las calles ya no es tan "suave" que digamos. Durante mi infancia fui testigo del deslizamiento del Índice Solari. Mucho de ello tenía que ver con el tráfico de narcóticos y la gente que los narco dólares pusieron en el poder en nuestras calles – y en el ayuntamiento, en los bancos, en el Congreso, en las corporaciones y con los inversionistas del centro de la ciudad y de sus alrededores.

Mi misión consiste en lograr que el índice Solari regrese al 100 % y hacerlo de forma tal que el Dow suba mientras que nuestra deuda por persona baja y mis socios y yo nos hacemos de una suma importante de dinero.

Hace unos pocos años cuando mis esfuerzos por mejorar el índice Solari amenazaban con reducir las ganancias de los narcóticos en algunos lugares, descubrí que era inútil esperar protección alguna por parte del sistema judicial y de los encargados de hacer cumplir la ley que yo misma ayudaba a mantener por medio de los impuestos que pagaba. Los narco-dólares dominaban a través del gobierno y del establishment legal.

Ahí y entonces fue que decidí que tendría que aprender cómo es que el dinero trabaja en relación al tráfico de drogas.

Índice Solari – A continuación presento lo que he aprendido y ha sido útil para mí – puede darle un mapa más completo de cómo los narco-dólares le impactan a usted, a su negocio, su familia y a lo que pueda ser el Índice Solari del lugar donde vive.
  


La economía de la producción

Barcos de carga de Sustancias Agrícolas Blancas de Sam y Dave





Sam y Dave manejan grandes cantidades de Sustancias Agrícolas Blancas. Comencemos por el principio. Transcurre el año de 1947 y la Segunda Guerra Mundial ha terminado. El país se prepara para regresar al trabajo y construir la economía corporativa. Nos encontramos en los muelles de Nueva Orleans.

Dos barcos atracan en los muelles. El primero está lleno de un producto agrícola blanco que se da en América Latina llamado azúcar. El dueño del cargamento, llamémosle Sam, le vende su cargamento de la sustancia agrícola blanca a un mayorista de azúcar en los muelles ¿por cuánto?

Bien, digamos que Sam le vende todo su cargamento de azúcar al mayorista de los muelles por X dólares.

Ahora, después de que Sam le ha pagado a sus obreros y liquidado todos sus gastos de cultivo y transporte del azúcar, y de que él y su esposa han pasado el fin de semana en Nueva Orleans, y de que él se ha pagado a sí mismo una bonificación, y después de comprar un nuevo equipo para la cosecha, y de pagar sus impuestos, ¿cuánto es que le sobra para depositar en su cuenta de banco?

Bueno, todo depende de lo afortunado y de lo muy trabajador que sea Sam, pero digamos que Sam se ha roto su proverbial ya-saben-qué y que se ha ganado limpio entre un 5-10 por ciento. Llamémosle al margen de Sam F o PORCENTAJE FLACO.

Allá en los muelles, un segundo barco -réplica exacta del que carga el azúcar de Sam- se encuentra cargado con el producto agrícola blanco de Dave que llamamos droga. En aquel entonces, lo más probable es que fuera heroína, pero hoy por hoy lo más probable es que se trate de cocaína.

Ok, así que si Sam el azucarero le vendió su mercancía al mayorista por X dólares, ¿por cuánto es que Dave el hombre de las drogas le va a vender la suya al mayorista correspondiente? Pues resulta que, donde Sam recibe centavos, Dave recibe billetes. Si Sam logró ventas por un total de X dólares, digamos que Dave logró ventas de 50-100 veces X. Dave puede que lleve la misma cantidad de material blanco en el barco pero, desde el punto de vista financiero, Dave el de las drogas cuenta con muchas más “ventas por barco” de las que cuenta Sam el azucarero.

Ahora bien, después de que Dave les ha pagado a sus trabajadores y de que ha liquidado sus costos de cultivo y transporte de sus drogas, y después de que él y su señora han pasado el fin de semana en Nueva Orleans y de que se ha pagado a sí mismo una bonificación y comprado un nuevo equipo para la cosecha y un radar y gastado lo necesario en mordidas y bonificaciones a unos cuantos operativos de los sectores de inteligencia y de cumplimiento de la ley, a parte de los anticipos que le dejará a sus varios bufetes de abogados, ¿cuánto le quedará para depositar en su cuenta? En otras palabras, ¿cuál es el margen de ganancia neto para Dave en su negocio de drogas?

También va a ser un múltiplo del margen que gana Sam, ¿no es cierto? ¿A lo mejor será del 20 o 30 por ciento o más? Llamémosle G para Gordo o Grande, el Porcentaje Gordo. Dave el traficante tiene una “ganancia en efectivo por barco” mucho mayor que la de Sam el azucarero. Parte de ello proviene de que, una vez que Dave ha montado los mecanismos de lavado de su dinero, incluso después del 4-10 % que va a entregar en tarifas de lavandería, podría decirse que su taza impositiva de 0% es más baja que la de Sam. A pesar de que cuesta bastante hacer todos los arreglos que Dave podría usar para lavar su dinero, una vez que esto ha sido logrado, se puede ahorrar mucho solapándose parte o todo de lo que se llevaría el IRS (Internal Revenue Service)  en una operación normal.

Fíjate en tu cálculo sobre las ventas y ganancias de Sam y de Dave.

Ahora respóndete a ti mismo las siguientes preguntas:



- Quién va a menudo tener más suerte con mujeres, Sam o Dave?
- ¿Quién va a ser más popular con los banqueros locales, Sam o Dave?
- ¿Quién de los dos va a tener el portafolio de acciones de la bolsa más grande en una gran casa de inversiones, Sam o Dave?
- ¿Quién va a donar más dinero a las campañas políticas, Sam o Dave?
- ¿La mujer de cuál de los dos va a resultar más importante en las asociaciones de beneficencia de su localidad, la de Sam o la de Dave?
- ¿La Compañía de cuál de los dos va a poder contratar a las más prestigiosas firmas de abogados, la de Sam o la de Dave?
- ¿Quién va a comprar primero la Compañía del otro, Sam o Dave? Acaso Dave el traficante va a comprar la compañía de Sam el azucarero, o es Sam el azucarero quien va a comprar la compañía de Dave el traficante?
- Cuando quieran comprar la compañía del otro, ¿a quién entre Sam el azucarero y Dave el traficante es que los banqueros, abogados y casas de inversión y políticos apoyarán?
- ¿El hijo o nieto de cuál de ellos tiene mayores posibilidades de entrar en Harvard o de obtener un puesto con Goldman Sachs, el de Sam o el de Dave?

No me escuchen a mí. Ni le presten atención a los periodistas más importantes del país, Peter Jennings, Dan Rather o Tom Brokaw. ¿Quién, piensas tú que paga sus salarios? No escuches a más nadie. Piensa en los números y escucha tu corazón. ¡Qué es lo que crees tú?

Poco hay de cómo funciona el dinero gracias al narcotráfico que no puedas tú mismo reconocer haciéndole frente a la realidad de la economía de los últimos cincuenta años durante los que Sam y Dave han estado moviendo sus cargamentos de blanca sustancia agrícola. Nos encontramos ante la magia de intereses que se acumulan unos sobre otros.

Como decía uno de mis antiguos socios:


 "La circulación del efectivo es más importante que tu madre".


Muchos cargamentos después




Hace ya más de cincuenta años que los barcos que trasportaban los productos agrícolas blancos atracaron en el muelle de Nueva Orleáns. No sé lo que habrá sido el Producto Nacional Narco en 1947 (PNN es el término de Solari para la porción del GNP (Producto Nacional Bruto) que nos llega de los narco dólares), pero digamos que era de mil millones de dólares más o menos. Hoy, el Producto Nacional Narco se estima en aproximadamente $400 mil millones globalmente y más o menos por encima de $150 mil millones en Estados Unidos.

Enfocar el negocio globalmente ayuda ya que los Estados Unidos es el líder mundial en el blanqueo global de dinero.

Según el Departamento de Justicia, los EEUU blanquean entre $500 mil millones - $1 trillón anualmente (en el texto original en inglés: According to the Departament of Justice, the US launders between $500 billion - $1 trillion annually)Poca idea tengo del porcentaje de narco dólares que inciden en esta cifra, pero probablemente pueda decirse con suficiente acierto que por lo menos $100-200 mil millones están relacionados con las importaciones-exportaciones y las ventas al por menor de drogas en Estados Unidos.

OK, así que pensemos sobre cuanto es que Sam y Dave tienen en ganancias acumuladas en sus cuentas de banco y las que mantienen con agentes intermediarios.

Asumamos que el producto nacional narco de USA en 1947 fuera de $1 mil millones (1 billón) y que haya crecido hasta más o menos $150 mil millones hoy (150 billones). Asumamos una línea de crecimiento de $1 mil millones a $150 mil millones de forma tal que el negocio crece aproximadamente $3 mil millones por año y entonces llega al tope de $150 mil millones justo cuando el índice Solari ha llegado a su punto más bajo de 0 por ciento, o poco más que eso. El país ahora se encuentra prácticamente tan atiborrado de drogas ilegales como pueda ser posible, y el crecimiento para sustancias ubicadas en la Escala II ha pasado al campo del Ritalín y de otras drogas parecidas a la cocaína diseñadas para los muchachos, sustancias que el gobierno y las compañías de seguro de la salud ahora financian.

Tomemos el margen del PORCENTAJE GORDO que ya habíamos estimado para Dave el vendedor de drogas. Digamos que cada año, entre 1947 hasta el 2001, el flujo de ventas al contado disponibles para la reinversión como resultado de las ganancias de las drogas creció a razón de $3 mil millones anuales, generando ganancias que se multiplican según el PORCENTAJE GORDO. Ok, imagínate que la ganancia reinvertida creció siguiendo la tasa de crecimiento de 500 de Standard & Poor a medida que iba siendo reinvertida en el camino.

Esa cantidad es un estimado del capital que ha quedado en manos de quienes se vienen beneficiando con el comercio de drogas. Narco-dólares en su totalidad. ¿De cuánto dinero estamos hablando? Yo me puse a hacer un estimado con una hoja de cálculo de Excel para estimar el total del capital narco en la economía. Mis cifras revelaron que Dave el traficante había comprado no sólo las compañías de Sam, sino -si se incluyen otras cantidades circulantes provenientes del crimen organizado- una posición predominante en casi todo lo que existe en la Bolsa de Valores de Nueva York. Pensándolo bien, este análisis tiene sentido. Quienes manejan el PORCENTAJE GRANDE o el mayor margen de efectivo, acabarán ricos y en el poder, mientras que quienes se rompen el tú-sabes-qué por un PORCENTAJE FLACO –un bajo margen de efectivo- acaban por trabajar para ellos.



Un ejemplo del mundo real


Richard Grasso del NYSE (Bolsa de Valores de Nueva York) y el nuevo estilo de hacer negocios en frío.




















Para que no vayan a pensar que mi comentario sobre la Bolsa de Valores de Nueva York resulta exagerado, echémosle un vistazo a algo que sucedió antes de que nuestra “guerra contra las drogas” se pusiera en cuarta velocidad por medio del Plan Colombia, haciendo chocar cabezas por un trozo del mercado de los narco-dólares en América Latina.

A finales de junio de 1999, muchos servicios noticieros, incluyendo a la Associated Press, reportaron que Richard Grasso, Presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York, voló a Colombia para entrevistarse con un vocero de Raúl Reyes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), el supuesto “narco-terrorista” con quien ahora estamos en guerra.

El propósito del viaje era “aportar un mensaje de cooperación por parte de los servicios financieros de USA” y discutir la inversión extranjera y el futuro papel de las empresas de los Estados Unidos en Colombia.

Leyendo un poco entre líneas me dije que


La misión de Grasso se relacionaba con la continuación de la circulación del capital proveniente de la cocaína por las arterias del sistema financiero de Estados Unidos. FARC, los rebeldes colombianos, estaban circulando sus ganancias a través del desarrollo local sin la asistencia del sistema banquero e inversionista de los Estados Unidos. 

Peor aún para las expectativas de la fortaleza del mercado accionario de los Estados Unidos, con sus $500 mil millones – $ 1 trillón anual de dinero lavado ($500 billion - $1 trillion annually, en el texto original) las FARC estaban pidiendo que se descriminalizara el mercado de la cocaína.

Para comprender la importancia de esta amenaza de descriminalización del tráfico de drogas, sólo hay que regresar a los estimados sobre las actividades de Sam y Dave y recalcular los números en vista de lo que la descriminalización significa para la conversión del PORCENTAJE GORDO de nuevo en PORCENTAJE FLACO y lo que eso significa para Wall Street y para Washington en relación a la circulación del efectivo.

Sólo unos pocos días después del viaje de Grasso, la BBC hizo un reportaje sobre lo reportado por GAO (General Accounting Office: la Oficina de Contaduría General):


“La producción de cocaína y de heroína de Colombia se dispone a incrementarse en hasta un 50 por ciento a medida de que la guerra apoyada por los Estados Unidos se desmorona, en gran parte como resultado del fortalecimiento de los rebeldes marxistas.”

Deduje a partir de este incidente que la liquidez de la Bolsa de Valores de New York dependía lo suficientemente de los amplios márgenes de ganancia de la cocaína (PORCENTAJE GORDO) como para que el Presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York estuviera dispuesto a permitir que la Associated Press revelara que él está haciendo “llamadas en frío” en áreas fuera de combate y que permanecen bajo el control de los rebeldes en poblados colombianos.

Supongo que el viaje de Grasso no tuvo éxito en su cometido de cambiar la marea del fluido de efectivo. Por consiguiente, el Plan Colombia sigue su curso en sus esfuerzos por trasladar los narco depósitos del actual control de las FARC al de sus aliados tradicionales y, aún cuando esto no funcionara, tratar de lograr que la porción del mercado para Citibank y los demás bancos e instituciones financieras más grandes de E.E.U.U siga subiendo sin tregua a través de América Latina.

¿A alguien le interesa comprar Banamex?



En esta nota de prensa, Grasso había cursado una invitación personal a los líderes de las FARC, que es considerado una organización terrorista por el Departamento de Estado, para visitar Wall Street tan pronto como sea posible. "Invito a los miembros de las FARC a visitar la Bolsa de Nueva York, para que puedan conocer el mercado personalmente", "Espero de verdad que ellos pueden hacer esto", agregó. Medios locales dijeron que Grasso había pedido reunirse con un representante del alto mando de las FARC para discutir también sobre la inversión extranjera y el futuro papel de las empresas estadounidenses en Colombia. (FUENTE: Reuters Limited, 26 junio 1999: NYSE Chief Meets Top Colombia Rebel Leader)
NOTAS:
* Catherine Austin Fitts, Directora Administrativa y miembro del Consejo de Directores de Dillon Read & Co., Inc. Secretaria Asistente del Comisionado Federal para la Vivienda durante la primera Administración Bush.  Presidenta del Hamilton Securities Group, Inc. Presidenta de Solari Inc. (Asesoría en inversiones).

Fuente Original:  Narco-Dollars for Beginners

Fuente de Consulta y traducción
www.danielestulin.com
Tema: Narco-Dólares: Tres Lecciones para Principiantes

07 julio 2015

Las drogas S.A. motor de la economía global




    
por: Tito Andino U.




Un breve “aperitivo”


La supuesta guerra contra la droga es una vieja historia de intervencionismo de los imperios coloniales, hoy transformados en potencias capitalistas en busca de la globalización de los mercados. 

Las próximas entregas vamos a dedicar un tiempo a temas más “relajantes”, refrescar la mente, alejados del terrorismo yihadista y sus manipuladores, para inmiscuirnos en la comprensión de un fenómeno mundial, la supuesta “guerra contra la droga”. Empezaremos por lo básico.

El sistema y la modalidad del lavado de activos no han cambiado en nada, solamente los protagonistas. Las personas se van, renuncian, se mueren por causas naturales o asesinados, pero las políticas criminales para controlar la riqueza que genera el narcotráfico perdura.

La guerra contra la droga es otra mentira, fraude, engaño, embuste, farsa, ficción, estafa, timo, ardid, artimaña, amaño, etc, etc. El narcotráfico sin la protección de los grandes banqueros no prosperaría. La banca, los grandes políticos con poder son los que alimentan y fomentan la codicia de los delincuentes organizados. Una fingida legalización de la droga solo es letra muerta escrita por políticos para aparentar que combaten su producción. Mientras no haya un nuevo sistema económico el narcotráfico será una de las fuentes que alimentará las finanzas mundiales.

Wall Street, gobiernos, corporaciones bancarias internacionales, terrorismo internacional, la  DEA, CIA, ONI, el imperio británico, servicios secretos franceses suelen estar en lucha por las rutas y el control de los mercados de la droga. Norteamérica parece haber ganado la batalla cuando los dividendos que produce el narcotráfico forjó el proceso de blanqueo  a través de Wall Street con una  impronunciable ganancia económica.


En esta guerra sucia los únicos que adquieren rédito son los mercados financieros. Los Estados Unidos de Norteamérica se jacta de invertir millones de dólares anuales en luchar contra el narcotráfico, pero, por la puerta trasera ganan miles de millones de dólares anuales filtrados por Wall Street y otras bolsas europeas hacen lo mismo con el producto del lavado del dinero proveniente de la droga.



Debemos tener en cuenta algo, los grandes traficantes apenas son un eslabón en la cadena del negocio, el gran traficante gana sus buenos millones por la venta de su producto, pero el capital que genera la distribución de su mercancia en los mercados norteamericano y europeo significa una escalofriante cifra que dificulta contar los ceros y ese beneficio no es ya del traficante sino del "distribuidor" y sus socios que limpian el dinero sucio.

Desde el origen de la llamada “Guerra contra el opio”, declarada por Inglaterra a la China, la historia se repite inexorablemente una y otra vez con el paso del tiempo. Las modalidades varían, mas el fenómeno persiste. La guerra del opio de la Compañía de las Indias Orientales del Imperio Británico contra el pueblo chino; “El Triángulo Dorado” con las guerras del Lejano Oriente en Laos, Camboya, Vietnam; “La Media Luna Dorada” surgida en la zona que comprende Afganistán, Pakistán, parte de Irán y otras naciones de Medio Oriente, para culminar con los “Barones de la Cocaína” sudamericanos. Todas son parte del juego.

Los Imperios se  nutren de divisas, a la vez, incentivan el surgimiento de grandes fortunas personales o familiares que confiere dinero inmediato, poder político y respetabilidad. Estas guerras se autofinancian a través de una agenda secreta. Es comprensible que los medios de  desinformación masiva no informen nada al respecto; y, no es solo por esa razón, la denominada prensa “libre”, es decir, los medios comerciales para entretener a la gente, mienten…siempre.

En este fenómeno se conoce al ganador por anticipado, sin duda quien ostenta superioridad tecnológica e impondrá reglas al vencido, firma de tratados, concesiones territoriales, aduaneras, zonas francas de “libre comercio”, indemnizaciones o reparaciones de guerra, repartición de áreas de influencia entre las naciones globalizadoras. 

Así se financiaron los imperios que fueron los más grandes traficantes de droga de la historia y lo continúan siendo hoy, solo que han tercerizado el negocio, es decir, subcontratan a otros para brindar el mismo servicio. El proceso se lo hace porque no se puede esconder por siempre los negocios sucios de los imperios y es necesario tener “villanos“ a quien responsabilizar cuando llega el momento de eliminar a alguien del negocio…

Fruto de esta supuesta lucha contra el narcotráfico a más de generar ganancias, existe un enriquecimiento formidable con la venta de armas; y, con algo de táctica, suelen sacar jugosos dividendos extras con las famosas indemnizaciones que debe pagar el derrotado a sus vencedores o la imposición de la “reconstrucción” de la nación “liberada”. Negocio por cualquier lado y ángulo.

Qué rol juega el ciudadano de a pie? Ninguno, salvo los que optan por integrar las bandas criminales, cuando ya no son útiles serán eliminados, irán a prisión, en el mejor de los casos o, a una tumba cualquiera. El ser humano no es más que un simple instrumento material para activar un arma, un arma vale más que un simple mortal. 

El reconocido investigador Daniel Estulin señala
“según la leyenda popular, Wall Street es el corazón y el alma de la economía estadounidense, un hogar de hombres “sabios” que demuestran como amasar inmensas fortunas. Sin embargo, Wall Street es una grotesca atracción de feria que debería estar prohibida a los menores de 18 años. Las actividades financieras que se realizan aquí no tienen nada que ver con una economía adecuada”.
Quizás, para mucha gente resulte chocante escuchar esto, pero no lo dude: La droga es el negocio más grande del mundo, solo la industria armamentista y los negocios petroleros pueden competirle. Sin droga la economía mundial se vendría abajo. La razón?, dice Estulin, “la DROGA S.A. es el lubricante de la economía mundial con más de 900 mil millones de dólares en dinero efectivo anuales”.

El combate a la droga es sinónimo de más droga en el mercado. 

El fin es el control total del sistema monetario y el mantenimiento de las balanzas comerciales a favor de los imperios. La prohibición, el control, la revisión de mercancías equivalió no solo al surgimiento del tráfico ilícito y el aparecimiento de mafias, sino que en muchas ocasiones conlleva una declaración de guerra para defender el “libre comercio” o el mantenimiento de la “democracia”.

Como ejemplo, el “Plan Colombia”, con las erradicaciones, fumigaciones de miles de hectáreas de cultivos ilícitos, pero… el doble de cultivos aparecen en otras zonas de la geografía colombiana, por qué?. A pesar de la presencia norteamericana en Colombia, con bases de “inteligencia antidrogas” (hasta hace pocos años en Ecuador), el tráfico sigue y en grande. Lo mismo podemos decir de la situación en Perú (en el Alto Huallaga), se erradican miles de hectáreas, pero surgen en otras zonas en mayor grado…. Bolivia con su líder cocalero en el poder ha puesto freno al descontrolado tráfico ocasionado serios aprietos a los organismos de control estadounidenses que lo acusan de todo, en la “guerra mediática contra el narcotráfico”.

La actual guerra contra las FARC en Colombia, no es otra cosa que la disputa por el control de los territorios sembrados de coca, seguramente ya están destinados a otros nuevos grupos con el visto bueno de alguien. Esto se explica por un motivo: Las actuales organizaciones de guerrillas, paramilitares y viejos traficantes son demasiado públicos, se les terminó la “teta” y han sido o están siendo eliminados lentamente, asegurándose, a la vez, que no se vea perjudicado el flujo de la droga, la venta de armamento y la instalación de bases militares norteamericanas.

La consigna “derrotar a los narcoterroristas”, pretende dibujar un panorama ficticio a la opinión pública. Héroes que luchan contra la plaga del narcotráfico, destruyendo plantaciones y comisando bienes. El conflicto de Colombia no va a terminar (sus protagonistas pueden ser cambiados). La guerra es un buen negocio para TODAS las partes (incluida la vieja guerrilla, que de revolucionarios ya no tiene nada desde hace mucho tiempo).

Los muertos no cuentan, mucho menos los heridos y deplazados. El flujo de cientos y cientos de millones de dólares rumbo a Wall Street es lo que verdaderamente importa. Soy escéptico, no creo en el "Plan de Paz", ni en la ronda de negociaciones que tiene un par de años en Cuba entre gobierno y guerrillas, puede ser que se consiga un golpe mediático y acuerdos entre las partes, incluso que se deponga las armas. En el fondo, es una tapadera para que el flujo de droga circule sin problemas. Es probable que los actores firmen la "paz", eso solo significa una cosa, lo hemos dicho, los viejos guerrileros son demasiado públicos y sus actividades criminales notorias, se les obligará a jubilarse y dar paso a otras organizaciones "narco-terroristas" que no sean tan gigantescas, con bajo perfil, que garanticen el movimiento de los cargamentos como siempre. 

La clase política no se atreverá pedir más explicaciones, ellos son parte del problema. Por qué no se combate el lavado de dinero en territorio norteamericano? Por qué las grandes mafias americanas siempre están impunes, quiénes les protegen?. Los países sudamericanos productores de la ancestral hoja de coca son los narcotraficantes y los campesinos afganos que cosechan la amapola…los terroristas, que barbaridad!.

Una sugerencia final, no intente poner en práctica el "negocio" de forma particular, esta actividad es prohibida para simples y corrientes ciudadanos, la cárcel o la muerte será su destino. Este es un negocio de altas finanzas apto solo para las elites y la banca internacional.

  
Yo, en Wall Street, de fondo el New York Stock Exchange – La Bolsa de New York -. Naturalmente solo de turismo, business ni hablar.





















 La Bolsa de New York, la foto es mía, septiembre 2007




ANEXO

MAPAS























FUENTE de los Mapas: RT



NOTA FINAL:


Igual que yo, mucha gente no estamos versados ni entendemos los procesos económicos, como circulan los flujos de capitales en los mercados, etc. Por eso, los siguientes tres artículos o como dice la autora, lecciones de “narcodólares para principiantes” nos iluminará la mente. 

Hasta pronto!



Artículo actualizado:


La fábrica de opio de Estados Unidos: ¿Para qué han asesinado a 160.000 personas?

03 julio 2015

Algunas claves para entender el temor occidental hacia los terroristas árabes y musulmanes

 

Por: Mahdi Darius Nazemroaya
Global Research
13 abril 2015


Mahdi Darius Nazemroaya es sociólogo, analista geopolítico y un reconocido autor. Investigador asociado del Centre for Research on Globalization (CRG), Montreal. (Centro de Investigación sobre la Globalización) Se especializa en el Oriente Medio y Asia Central. Sus informes son publicados en más de diez idiomas. También escribe para la Fundación Cultura Estratégica (SCF) en Moscú, Rusia. 


La idea de que la mayoría de los ataques terroristas los cometen árabes o musulmanes no solo carece de perspectiva histórica sino que es insostenible empíricamente y está ligada al orientalismo moderno, que sigue vivo y coleando. El propio orientalismo está fuertemente vinculado con el relato estadounidense del excepcionalismo. Se trata de un ámbito de reflexión en el que las opiniones de los excepcionalistas y de los racistas coinciden totalmente. De hecho, una línea muy delgada separa los tres.


Siguiendo una manera de pensar anticuada, lineal y geo-etnocéntrica, cualquier sociedad que esté situada tanto al este como al sur de EE.UU., Canadá y Europa occidental –en particular Francia, Gran Bretaña y los países de habla alemana– es vista como una sociedad deficiente e inferior. En Europa esto significa que cualquiera al este de Alemania es retratado, tácita o abiertamente, como culturalmente atrasado, lo que incluye a los pueblos eslavos, los albaneses, los griegos, los turcos, los rumanos, los cristianos ortodoxos y los habitantes de los Balcanes y de las antiguas repúblicas soviéticas.

Para el orientalismo estadounidense, más abajo aún quedan los no europeos, es decir, los pueblos de África, Asia, América Latina y el Caribe.

Como ocurre con el excepcionalismo, las ideas orientalistas son importantes para sostener la política exterior de Washington y entender las guerras como una empresa noble. El orientalismo estadounidense ve al resto del mundo, desde México hasta Iraq y Rusia, como necesitado de la tutela y administración estadounidense. No es más que una reconstrucción de lo que se llamó la “carga del hombre blanco”, que sirvió para justificar la colonización de quienes eran vistos como no blancos.


La relación entre terrorismo y árabes y musulmanes

Los árabes y los musulmanes son las víctimas del orientalismo estadounidense. Ya sea tácita o abiertamente, tanto los árabes como los musulmanes son retratados como sujetos incivilizados. En la mente de muchos ciudadanos estadounidenses el terrorismo está profundamente ligado a las imágenes de árabes y musulmanes, y por eso se piensa erróneamente que la mayoría de los terroristas son árabes o musulmanes.

En diverso grado, cada vez que individuos musulmanes o de etnia árabe cometen algún delito en las llamadas sociedades occidentales, como Canadá o EE.UU., las declaraciones que aparecen condenan, tácita o abiertamente, a los musulmanes o a los árabes en su conjunto. Los delitos cometidos por personas árabes o musulmanas no son presentados como delitos exclusivamente individuales, sino como un delito colectivo. Estas ideas ignoran el hecho de que los musulmanes son las mayores víctimas del terrorismo.

Siete de los diez países más afectados por ataques terroristas son en su mayoría musulmanes, según el Índice Global de Terrorismo 2014 (GTI, por sus siglas en inglés) del Instituto para la Economía y la Paz, con sede en Australia. Este índice se elabora analizando la información de la Base de Datos del Terrorismo Global (GTD, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Maryland, y en él están clasificados todos los países entre un valor máximo de 10 y uno mínimo de 0. Aunque indudablemente la definición que se da de incidentes terroristas es discutible, se pueden sacar importantes conclusiones a partir de esos conjuntos de datos y del propio índice.

Si uno se fija en la naturaleza y la identidad de los autores de los que aparecen clasificados como actos terroristas en los países que ocupan los treinta primeros lugares del índice 2014, puede identificar varias características claves. La primera de ellas es que la violencia generada por los grupos terroristas se enmarca dentro de insurrecciones y guerras civiles que generalmente se equiparan con actos de terrorismo. Este sería el caso de países como Somalia, Filipinas, Tailandia, Colombia, Turquía, Malí, República Democrática del Congo y Nepal, que ocupan los puestos séptimo, noveno, décimo, décimo sexto, décimo séptimo, vigésimo segundo y vigésimo cuarto, respectivamente. Tras ser examinadas en profundidad, varias de esas insurgencias pueden asociarse a rivalidades internacionales y juegos de poder de EE.UU. y sus aliados. Esto se vuelve obvio cuando se multiplican las observaciones.

La segunda característica es que la mayoría de los casos de terrorismo en los países clasificados, sobre todo cuanto más aumenta su puntuación, están relacionados con la intromisión directa o indirecta de Washington en sus asuntos. Este sería el caso de Iraq, Afganistán, Pakistán, Siria, Somalia, Yemen, Rusia, el Líbano, Libia, República Democrática del Congo, Sudán, Sudán del Sur, China e Irán, que ocupan los puestos primero, segundo, tercero, quinto, séptimo, octavo, décimo primero, décimo cuarto, décimo quinto, décimo octavo, décimo noveno, vigésimo, vigésimo quinto y vigésimo octavo, respectivamente. Las guerras dirigidas por Washington, las intervenciones del Pentágono, los golpes de Estado respaldados por EE.UU., o el apoyo del Gobierno estadounidense a los llamados grupos de la “oposición” o regímenes sustitutos, están en la base de la tragedia que supone el terrorismo en estos países. De los países citados arriba, según el Índice de Terrorismo Global, el 82% de todas las muertes debidas a actos de terrorismo ocurren en Afganistán, Iraq, Pakistán, Siria y Nigeria. Los vínculos con la política exterior estadounidense deberían estar claros.


No todos los árabes/musulmanes son terroristas, ¿pero son la mayoría de los terroristas árabes/musulmanes?

Se ha afirmado que aunque todos los terroristas no son árabes o musulmanes, la mayoría sí lo son. ¿Es cierto o se trata de otro mito? Una mirada empírica a los datos recogidos en EE.UU. y Europa ayudará a responder esta pregunta.

En EE.UU., que ocupa el puesto trigésimo en el Índice de Terrorismo Global 2014, la mayoría de los terroristas son no musulmanes, según datos del FBI. Dentro de EE.UU., un 6% de los actos de terrorismo entre 1980 y 2005 fueron cometidos por terroristas musulmanes [1]. El otro 94%, es decir la gran mayoría, no guardaban relación alguna ni con árabes ni con musulmanes ni con el Islam [2].

Aunque la metodología del FBI sobre lo que es y no es un ataque terrorista es cuestionable, aquí se acepta en aras de la discusión. Según el informe del FBI, entre 1980 y 2005 el número de ataques terroristas en suelo estadounidense realizados por judíos fue mayor que el de los perpetrados por musulmanes. Los mismos datos que maneja el FBI fueron compilados por la página loonwatch.com, vinculada a la Universidad de Princeton, en un cuadro que presenta así el desglose de los casos de ataques terroristas en suelo estadounidense en ese periodo: 42% terrorismo hispano; 24% terrorismo de grupos de extrema izquierda; 16% otros tipos de terrorismo que no encajan en ninguna de las principales categorías; 7% terroristas judíos; 6% terroristas musulmanes; y 5% terroristas comunistas [3].

Se observa entonces que entre los terroristas que cometieron ataques en EE.UU. en el periodo 1980-2005 el 6% eran musulmanes, el 7% judíos y el 42% hispanos. Sin embargo, no se ha desatado una campaña de pánico hacia los judíos o los hispanos. Ni los medios ni el gobierno hablan de estos grupos como lo hacen de los musulmanes o las personas de etnia árabe.

El mismo patrón se repite en la Unión Europea. Loonwatch.com también ha compilado información sobre el terrorismo en la UE en los años 2007, 2008 y 2009 a partir de los informes anuales que publica Europool (TE-SAT, por sus siglas en inglés) [4]. Los datos distancian aún más a los musulmanes de los actos terroristas: el 99,6% de los ataques terroristas que se produjeron en la UE fueron cometidos por no musulmanes [5]. Los ataques terroristas fallidos, frustrados o culminados perpetrados por musulmanes en la UE entre 2007 y 2009 fueron cinco, mientras que el número de atentados de grupos separatistas ascendió a 1.352, lo que equivale aproximadamente al 85% de todos los incidentes terroristas que tuvieron lugar en la UE [6].

Según la Europool, el número de ataques terroristas fallidos, frustrados o culminados de los llamados grupos de izquierda fue 104, mientras que otros 52 atentados fueron clasificados como ataques no específicos [7]. En el mismo periodo, dos ataques fueron atribuidos por la Europool a los llamados grupos de derecha [8].

Existe una enorme disparidad entre quien causa y comete actos de terrorismo y a quien se convierte en víctima y culpa de ello. A pesar de los datos abrumadores, cada vez que árabes o musulmanes cometen delitos y actos de terrorismo, es en ellos en quienes se pone el foco mientras se ignora a los no árabes y los no musulmanes.

Aun reconociendo que los musulmanes son las mayores víctimas del terrorismo, el orientalismo todavía dirige parte de la culpa hacia estas víctimas presentándolas tácitamente como miembros de una comunidad o sociedad salvaje y, por eso mismo, más propensas a que su vida tenga un final violento, como les ocurre a los animales de la selva.


Imaginario e imperio

Las ilusiones intervienen en el mundo. La verdad se ha invertido, y se presenta a las víctimas como los autores de los ataques.

Tanto si se declara abiertamente, se insinúa o no se menciona, la idea de los árabes y los musulmanes como salvajes y terroristas es funcional al imaginario según el cual el llamado mundo occidental encarna los ideales de igualdad, libertad, elección, civilización, tolerancia, progreso y modernidad, mientras que lo que aparece bajo la superficie del llamado mundo árabe-musulmán son la desigualdad, las restricciones, la tiranía, la falta de opciones, la barbarie, la intolerancia, el atraso y el primitivismo.

Este imaginario sirve para despolitizar la naturaleza política de las tensiones y suavizar las acciones del imperio, desde la diplomacia coercitiva empleada con Irán y el apoyo al cambio de régimen en Siria hasta las invasiones de Afganistán e Iraq y la intervención militar de EE.UU. en Somalia, Yemen y Libia. Como se mencionó más arriba, este imaginario se extiende en diverso grado a otros lugares que son considerados por los orientalistas estadounidenses como lugares o entidades no occidentales, como por ejemplo Rusia y China.

Originalmente, este imaginario forma parte del discurso que sostiene un sistema de poder que permite que éste sea ejercido por un imperio sobre “los de fuera” y en contra de sus propios ciudadanos. Debido a la política exterior y los intereses económicos de EE.UU., y sin ninguna base empírica, se presenta a los árabes y los musulmanes como terroristas, mientras se ignoran los datos reales que muestran el terrorismo generado por las intervenciones estadounidenses. De ahí la fijación con el ataque al Parlamento de Canadá (en el área conocida como Parliament Hill ) , el secuestro en una cafetería del centro financiero de Sidney ( el Lindt Chocolate Café de Martin Place) y el atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo en París, al tiempo que se pasa por alto el apoyo de los gobiernos de EE.UU., Canadá, Australia y Francia al terrorismo que ha costado decenas de miles de vidas en Siria.


Mahdi Darius Nazemroaya


Texto original:
Imagery and Empire: Understanding the Western Fear of Arab and Muslim Terrorists, 6 de Abril de 2015
Fuente: www.strategic-culture.org
Traducido del inglés por Sara Plaza (Rebelión)

Notas

[1] Federal Bureau of Investigation, Terrorism 2002-2005, (US Department of Justice, 2006): pp. 57-66.
[2] Ibid.
[3] «All Terrorists are Muslims…Except the 94% that Aren’t», loonwatch.com, 20 de enero, 2010.
[4] «Europol Report: All Terrorists are Muslims…Except the 99.6% that Aren’t», loonwatch.com, 28 de enero, 2010.
[5-8] European Police Office, EU Terrorism Situation and Trend Report 2007 (La Haya, Países Bajos: Europol, marzo 2007); European Police Office, EU Terrorism Situation and Trend Report 2008 (La Haya, Países Bajos: Europol, 2008); European Police Office, EU Terrorism Situation and Trend Report 2009 (La Haya, Países Bajos: Europol, 2009).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny