Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

16 junio 2015

La guerra siria vista por caricaturistas (4)


Hoy posteamos la cuarta entrega de este tema. Que mejor forma de entender la crisis siria, en todo su contexto, con la sátira gráfica. Las caricaturas reflejan una verdad que mil palabras a veces no bastan para explicar la inmoral e injusta invasión programada para destruir el estado soberano de Siria.
Para aquellos que se perdieron la anteriores entregas les dejamos los enlaces.




























12 junio 2015

De las viñetas de Mahoma 2005 a las viñetas de Charlie Hebdo 2015 (2)


LA ANSIOSA BUSQUEDA DEL “CHOQUE DE CIVILIZACIONES”




Nota de introducción por el redactor del blog


En esta segunda entrega un análisis pormenorizado del intelectual francés Thierry Meyssan, elaborado en febrero del 2007. Como es habitual en las operaciones encubiertas la misma analogía histórica se repite en el presente.

Luego de sus implicaciones judiciales en el 2007 por la reproducción de las viñetas de Mahoma aparecidas en la prensa danesa, el “Charlie Hebdo” siguió obsesionado por una reacción más digna de ellos. La provocación daría frutos después de largos años de espera.

Pero, realmente la provocación causó los acontecimientos de enero del 2015? Muchas hipótesis conducen a una manipulación de los servicios secretos. Las investigaciones “oficiales” nos han detallado como un  grupúsculo de fanáticos extremistas islámicos han perpetrado la masacre. Pero, realmente, actuaron por su propia iniciativa o fueron manipulados para tal cometido?

La rápida muerte de los presuntos atacantes del “Charlie Hebdo” garantiza el silencio definitivo de los actores, más el método utilizado para los atentados demuestran un viejo patrón de procedimiento.

Fue la masacre de París de enero del 2015 otro ataque de falsa bandera? Algo que comenté en mi artículo: Masacre en París. Cosas “raras” de los justicieros yihadistas. Lo más intrigante es la velocidad de identificar a los presuntos autores materiales de la matanza. Y, es que, ya es el colmo, una y otra vez, reiteradamente, los fanáticos terroristas siempre, por una maldita coincidencia o, quizá no, tienen la “costumbre”  de “olvidar” uno o más documentos de identidad en el lugar de los hechos o en los sitios a los que escapan. De allí a ser eliminados es juego de niños.

Lo analizaremos en la tercera entrega de este interesante tema.

Mas, la incitación a la violencia, no se ha dado solo  a través de horrorosas y obscenas viñetas. El cine también ha incursionado en la “guerra de civilizaciones”, alimentando las brasas hirvientes, en septiembre del 2012 se desató una nueva oleada de protestas, está vez contra un video difundido en los Estados Unidos en que se denigra al Profeta Mahoma. La cólera fue sentida con fuerza en Pakistán y Afganistán.

La difusión del film 'La inocencia de los musulmanes', fue claramente un nuevo intento por prender fuego, es que, el mismo título del film es por si ofensivo, no se diga el insulto y ridiculización del profeta, usando el término religioso, raya en la blasfemia. Por favor, eso no es libertad de expresión! Eso no es otra cosa que provocación, incitación a la violencia, que es justamente el propósito oculto de quienes difunden esa propaganda.

Para los intereses tras las sombras, no afecta los “daños colaterales” que una acción de esa índole pueda causar, los ataques más graves se produjeron en Libia, donde el embajador de Estados Unidos, Chris Stevens, fue sacrificado en nombre del “choque de civilizaciones” junto a varios funcionarios en el asalto al consulado norteamericano en Bengasi.

Pero el auténtico mundo musulmán – no el wahabita de ciertos reinos intolerantes de Medio Oriente - no ha caído en la trampa.

El caso del “Charlie Hebdo” en el 2015 no fue más que el reiterado intento de provocar, no solo a los musulmanes sino seguir sembrando las raíces del odio en la población de occidente. Es imprescindible conseguir que la gente exprese su rechazo a todos los males que se achaca al Islam. Las potencias imperialistas necesitan justificarse ante sus ciudadanos para sus proyectadas guerras, ya diseñadas por los estrategas del Pentágono y sus socios europeos. El pueblo llano debe ser cerebralmente lavado para que las guerras de aniquilación cultural que se avecinan sean aceptadas como un mal menor en defensa de la “civilización”.  

Finalmente, la tercera entrega es un ensayo por mi elaborado: El desfile por la ‘libertad de expresión’ en París, una sucinta revista de las consecuencias del multitudinario desfile del 11 de enero del 2015 contra el “terrorismo” y por la “libertad de expresión”. Aclarando que ese artículo ya fue publicado por mí en el blog a finales de enero.


                                                                                            T. Andino 



*****

La historia oculta de las «caricaturas de Mahoma»


por Thierry Meyssan

Usted cree conocer a fondo el escándalo de las «caricaturas de Mahoma» y piensa haber formado su propia opinión con pleno conocimiento del asunto. El hecho es que usted ignora la realidad sobre esa importante operación de propaganda tendiente a promover la «guerra de civilizaciones», empezando por el hecho que ninguna de esas caricaturas representa a Mahoma. Thierry Meyssan analiza aquí los lazos que vinculan a los diferentes protagonistas con la administración Bush y el método utilizado para envenenar el debate público, tanto en Oriente como en Occidente.

En la foto arriba, Philippe Val, jefe de redacción de la controvertida revista satírica francesa Charlie Hebdo, que durante mucho tiempo ha logrado fabricarse una imagen de publicación progresista y de izquierda. Pero, según serias investigaciones, resulta más bien lo contrario. Para algunos esta publicación es un aliado estratégico a la prensa oficialista y neoliberal, para otros un aliado de los círculos de poder atlantistas.


El 7 de febrero de 2007 comenzó en París el juicio contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo por el llamado escándalo de las «caricaturas de Mahoma». En plena campaña electoral presidencial, importantes personalidades comparecieron para ofrecer su testimonio a favor «del laicismo y de la libertad de expresión».

La prensa y los dirigentes políticos son casi unánimes. Marcando la pauta en su editorial, el diario atlantista Le Monde escribe: «El juicio contra Charlie Hebdo pertenece a otra era, a otra época. Aunque no fue este el argumento presentado por la parte acusadora, hay que recordar que lo que desencadenó la polémica fue la representación [gráfica] del profeta Mahoma, que, para el Islam, constituye una blasfemia. Estamos por tanto ante una querella oscurantista» [1].

Sin prestar oídos a la queja de los reclamantes, y sin esperar por el veredicto del tribunal, la palabra pública equipara las asociaciones de musulmanes con grupos oscurantistas, incompatibles con la República laica y moderna. En nombre del laicismo se estigmatiza a los fieles de una gran religión. Esta paradoja debe ser para nosotros una señal de alerta: en nombre del laicismo, se nos empuja a perder el sentido de la tolerancia. Tenemos que razonar antes de dejar que nos empujen a la «guerra de civilizaciones» [2].

El laicismo, cuando es verdadero, es hijo de la Razón. Dediquemos un poco de tiempo al análisis del origen y de las consecuencias de este conflicto. Veremos entonces que todo fue cuidadosamente organizado. A pesar de las apariencias, quienes publicaron las caricaturas y quienes organizaron las manifestaciones en el mundo musulmán en realidad no son adversarios. Todos actúan de forma organizada y con el objetivo de enemistarnos.


Las apariencias

En septiembre del año 2005, la prensa danesa reporta que un autor de literatura para niños trata infructuosamente de encontrar un ilustrador para un volumen sobre Mahoma ya que los ilustradores tienen miedo de criticar el Islam. En reacción, el redactor jefe del más importante diario danés lanza un concurso de ilustradores dentro de su publicación. Muy pronto, se publican 12 caricaturas.

En noviembre, la Sociedad Islámica de Dinamarca, estimándose insultada, exige excusas y organiza una manifestación ante las oficinas del diario. Las partes endurecen sus posiciones y varios periodistas declaran haber recibido amenazas de muerte. Una delegación de la Sociedad Islámica de Dinamarca redacta un informe sobre el caso y lanza un llamado de alerta a la Liga Árabe y a la Organización de la Conferencia Islámica. Once embajadores acreditados en Copenhague piden una reunión con el primer ministro danés con vistas a resolver la naciente crisis, pero el primer ministro argumenta que él no tiene autoridad sobre la prensa y no acepta el encuentro.

La prensa reporta en noviembre que un partido político paquistaní ofrece una recompensa a quien asesine a uno de los dibujantes. El primer ministro danés condena la iniciativa pero pronto se sabe que la noticia era falsa.

En diciembre, la reunión cumbre de la Conferencia Islámica, y más tarde la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe, aborda el asunto. La Alta Comisionada de las Naciones Unidas abre una investigación sobre el racismo en la prensa danesa. El consejo de ministros del Consejo de Europa toma nota de la actitud dilatoria del gobierno danés sobre el asunto señalando que no se trata de una cuestión ligada a la libertad de prensa sino de un problema de racismo.

En enero de 2006, el primer ministro danés insiste, en su mensaje de año nuevo, en su preocupación por la libertad de expresión. El fiscal de Viborg anuncia el sobreseimiento de la denuncia por blasfemia e incitación al odio presentada por las organizaciones musulmanas.

En febrero, numerosas manifestaciones contra las representaciones y los intereses daneses tienen lugar a través del mundo. Se producen quemas de banderas y embajadas así como un boicot contra productos daneses. La condena del mundo musulmán se extiende a Francia, donde un diario publicó las caricaturas, y más tarde a toda Europa, que parece ser cómplice.

En París, las caricaturas aparecen publicadas en France Soir y, más tarde, en Charlie Hebdo lo cual da lugar a una denuncia penal por parte de la Gran Mezquita de París (GMP) y de la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF). Mientras que la clase dirigente cierra filas con estas publicaciones, el presidente francés Jacques Chirac recibe a los denunciantes en el palacio del Elíseo y recuerda que la libertad de expresión constituye una responsabilidad.


Las contradicciones

Hasta aquí parece tratarse de una historia simple en la que la sucesión de hechos parece coherente. Hay, sin embargo, una serie de detalles que suenan falso.

Si el redactor jefe de un importante diario danés estaba tan preocupado por la imposibilidad de encontrar un ilustrador para un libro destinado a los niños, ¿cómo fue que acabó publicando una serie de caricaturas que no tienen nada que ver con ningún tipo de literatura infantil?

El Jyllands-Posten es el diario de más amplia difusión en Dinamarca. Posicionado a la derecha, el diario realiza desde hace 3 años una violenta campaña contra los inmigrantes. En el marco de esta campaña ha publicado constantemente artículos y editoriales en los que insinúa que el Islam es incompatible con la democracia y que es imposible que los musulmanes se integren a la sociedad danesa. El objetivo de esa intensa campaña es apoyar la reelección de la coalición gubernamental de Anders Fogh Rasmussen. En 3 años, el Jyllands-Posten inundó Dinamarca con su retórica islamófoba, de la que el propio primer ministro se ha convertido en vocero.

La coalición liberal conservadora sacó del poder a los socialdemócratas, quienes habían dominado el escenario político durante 80 años. También llevó al país a cuestionar el Estado-providencia y a lanzarse en una desenfrenada política de privatizaciones y de desregulación. Siguiendo una técnica electoral clásica, ante una población que acepta difícilmente estos bruscos cambios, Anders Fogh Rasmussen ha tratado de evitar el debate sobre las cuestiones sociales mediante la búsqueda de chivos expiatorios: los extranjeros.


                          El local de la revista Charlie Hebdo en París protegido por la policía.


El Consejo de la Prensa de Dinamarca ya había amonestado al Jyllands-Posten, en marzo de 2002, por violación de la deontología periodística cuando el diario subrayó de forma injustificada el origen étnico de personas implicadas en un caso criminal. En aquel entonces, el primer ministro no vaciló en aprovechar la ocasión para apoyar a este diario afirmando que el sector periodístico cedía a la corriente de lo políticamente correcto.

La violencia del Jyllands-Posten también había sido señalada en el informe sobre el caso de Dinamarca que presentara el European Network Against Racism, la federación de asociaciones antirracistas europeas [3]. El informe describía al Jyllands-Posten como una publicación de extrema derecha. Este observatorio antirracista de la prensa europea realizó un análisis del contenido de los materiales publicados en ese periódico en el transcurso de 3 meses. Señaló que el 53% de las crónicas, el 55% de los artículos, el 70% de las noticias cortas, el 73% de las tribunas libres, el 79% de los editoriales y el 81% de las cartas de los lectores sobre las minorías extranjeras presentan a estas últimas de forma negativa.

En otras palabras, el Jyllands-Posten no publicó las caricaturas para liberar a los ilustradores daneses de una autocensura sino en el marco de una gran campaña de incitación al odio.


Segunda incoherencia:
¿Por qué dibujos cuyo objetivo es ridiculizar una religión tratan de hacerlo vinculándola al terrorismo?

El concurso de caricaturas fue iniciativa del responsable del suplemento cultural dominical del diario, Fleming Rose. Este último se define a sí mismo como «judío sionista» y no se inmuta en lo más mínimo cuando se le señala que durante los años 1930-40 el Jyllands-Posten fue partidario del fascismo y del nazismo. Al recibir amenazas de muerte, luego de la publicación de las caricaturas, Fleming Rose prefirió buscar refugio en Estados Unidos, a pesar de la protección de la policía danesa.

Fleming Rose es amigo del teórico de la islamofobia Daniel Pipes [4]. En un artículo fechado el 29 de octubre de 2004, Rose cuenta sus conversaciones con Pipes y apoya las tesis de este último. «Pipes está sorprendido de que no haya en Europa una alarma más acentuada ante el desafío que representa el Islam en el contexto de la caída del índice de fecundidad y del debilitamiento de la identidad histórica y cultural», escribe Rose en ese artículo.

Daniel Pipes es el autor de esta célebre fórmula: «Todos los musulmanes no son terroristas, pero todos los terroristas son musulmanes». Partiendo de esa base, Pipes aconseja una vigilancia policíaca sistemática sobre todos los musulmanes en Estados Unidos y en Europa. Los dibujos publicados por Fleming Rose van más lejos aún: insinúan que todos los musulmanes son potencialmente terroristas.

La directora del Jyllands-Posten, Merete Eldrup, está casada con Anders Eldrup, director de la compañía nacional de hidrocarburos, la Danish Oil and Natural Gas (DONG). Desde hace 5 años, o sea desde la llegada de la coalición liberal conservadora al poder, Anders Eldrup y el primer ministro participan en las reuniones anuales del Grupo de Bilderberg. Este club, extremadamente cerrado, es una emanación de la OTAN y es esta última quien se encarga de invitar, poner a prueba y aprobar a los mensajeros de Estados Unidos en Europa.

Desde la primera guerra del Golfo, en 1991, y más aún desde los atentados de septiembre de 2001, los servicios de la OTAN desarrollan estudios sobre el tema del enemigo interno. Los suburbios islamizados de Europa son considerados madrigueras de terroristas. Inmersos en esa atmósfera, Fleming Rose y Merete Eldrup sólo ven a los musulmanes como potenciales terroristas.


Tercera incoherencia:
¿Por qué el primer ministro danés desechó la mediación cuando esta aún era posible?

Anders Fogh Rasmussen no sólo es el autor de Fra socialstat til minimalstat (Del Estado socialista al Estado mínimo). Es también el hijo espiritual de Uffe Ellemann-Jensen, ex presidente de su partido. Este último fue durante mucho tiempo el hombre de Washington en Dinamarca. Ministro de Relaciones Exteriores y viceprimer ministro desde 1982 hasta 1993, elaboró la doctrina que lleva su nombre y según la cual un pequeño Estado como Dinamarca puede desempeñar un papel importante en el escenario internacional, abriéndole la puerta a Estados Unidos. En 1991, logró convencer a la muy reticente opinión pública danesa de participar en la guerra del Golfo.

También reconoció, antes que cualquier otro país, la independencia de los Estados del Báltico, provocando así el desmembramiento de la Unión Soviética ante la onda expansiva de la explosión del bloque del este. En 1995, se postuló para el puesto de secretario general de la OTAN pero encontró la rotunda oposición del presidente francés Jacques Chirac, quien señaló el total alineamiento de Ellemann-Jensen con la política de Washington. Uffe Ellemann-Jensen, quien ya no está oficialmente vinculado al gobierno, se pronunció contra las caricaturas.

Anders Fogh Rasmussen aplica la «doctrina Ellemann-Jensen», tendiente a servir de caballo de Troya de Estados Unidos en Europa. Así que, cuando ejerció la presidencia rotativa de la Unión Europea durante el segundo semestre del año 2002, fue él quien preparó les acuerdos secretos entre la Unión Europea y Estados Unidos en el marco de la Nueva Agenda Transatlántica, acuerdos que fueron firmados el 22 de enero de 2003 y que autorizaron el secuestro, la detención y la tortura por la CIA y el MI6 de sospechosos en cualquier lugar de la Unión Europea [5].

Según un informe del Consejo de Europa, la práctica de secuestros, detenciones y torturas se ha desarrollado considerablemente. Más de un centenar de víctimas han sido identificadas. Se trata exclusivamente de musulmanes.

Mientras tanto, Rasmussen publica en el diario londinense The Times una tribuna libre que firma junto a otros 7 jefes de gobiernos europeos para tratar de enrolar a la Unión Europea en la guerra de Irak [6]. En definitiva, Rasmussen acabará enviando a Irak más de 500 hombres, estacionados en Camp Denevang, cerca de Basora. Al confirmarse que Irak no disponía de armas de destrucción masiva, una comisión investigadora del parlamento danés comprueba que –al igual que George W. Bush y Tony Blair– Anders Fogh Rasmussen mintió de forma intencional a sus conciudadanos para empujarlos a entrar en la guerra.

No sólo el primer ministro danés no tenía la más mínimas ganas de aplacar la crisis de las caricaturas sino que esta última sirve a sus objetivos políticos en la medida en que profundiza la separación entre las civilizaciones. La tensión fortalece su posición en el ámbito nacional y favorece la estrategia internacional de sus aliados. Es verdad que el boicot le costó a Dinamarca pérdidas ascendentes a mil millones de coronas (134 millones de euros), pero Estados Unidos sabrá seguramente cómo resarcirla.

Un libro publicado por el periodista Toger Seidenfaden (también miembro del Grupo de Bilderberg) y el historiador Rune Engelbreth Larsen demuestra efectivamente, basándose en 4 000 documentos oficiales, que el primer ministro danés hizo todo lo posible por provocar la crisis. Para ello le mintió deliberadamente a la opinión pública haciéndole creer que los embajadores de la Liga Árabe exigían una censura religiosa cuando en realidad pedían un diálogo tendiente a limitar la propagación del racismo [7].

En su informe anual sobre Dinamarca, el Comité Europeo Contra el Racismo y el Antisemitismo (que no depende de la Unión Europea sino del Consejo de Europa) expresa su «gran preocupación» ante el desarrollo de un «clima de intolerancia y de xenofobia hacia los refugiados y los solicitantes de asilo así como hacia los grupos minoritarios en general, y los musulmanes en particular». Menciona al primer ministro danés y al Partido Popular, miembro de la coalición gubernamental, como responsables directos de ese fenómeno. Denuncia además la no aplicación sistemática de la ley de represión contra el racismo [8].


Cuarta incoherencia:
Las caricaturas son tan espantosamente mediocres que, al principio, suscitaron más desprecio que cólera. Entonces, ¿cómo es posible que las caricaturas provocaran en el mundo musulmán más cólera que la ocupación de Palestina, la invasión de Afganistán y los bombardeos contra el Líbano?

Ante la publicación de las caricaturas, varias organizaciones musulmanas danesas se reunieron para definir una estrategia común. Presentaron entonces una denuncia por blasfemia (artículo 140 del Código Penal danés) e instigación al odio y la discriminación contra un grupo de personas por causa de su creencia religiosa (artículo 266b). Paralelamente a esa acción colectiva, ciertos participantes de esa asamblea organizaron manifestaciones y una acción de cabildeo dirigido a los embajadores de Estados musulmanes acreditados en Copenhague, acción nucleada alrededor de Ahmad Abu Laban [9], imam de la grupuscular Sociedad Islámica de Dinamarca (Islamik Trossamfund) y de su amigo Ahmed Akkari, autodesignado vocero de un Comité Europeo de Defensa del Profeta creado a raíz de todo este asunto. Según ellos el objetivo era ampliar el debate a la cuestión general de las muestras de discriminación de las que son víctimas los musulmanes en Dinamarca. Para ello montaron un expediente de 43 páginas, expediente que ilustraron con caricaturas, entre las que se encontraban las del Jyllands-Posten.

Pero el llamado «Expediente Akkari» también contiene dibujos mucho más insultantes que los del Jylands-Posten, como por ejemplo uno en el que se ve un musulmán arrodillado en posición de orar mientras que es sodomizado por un perro. Fue la lectura de ese documento lo que dio lugar a la movilización de numerosas autoridades árabes y musulmanas, civiles y religiosas. Así que fue aquel expediente lo que convenció a los representantes de la opinión del mundo musulmán de que las caricaturas eran sobre Mahoma y el Islam.

Abu Laban y Ahmed Akkari emprendieron una gira internacional durante la cual se reunieron con el secretario general de la Liga Árabe, con el gran mufti del Cairo, con el director de la universidad Al-Azhar, con el gran mufti de Beirut, con el jeque Faldlalah del Hezbollah, con el cardenal Sfeir y el gran mufti de Damasco.

Esa gira resulta tanto más sorprendente cuanto que Abu Laban no debiera haber podido visitar Egipto, país que anteriormente le había prohibido la entrada a su territorio, al igual que los Emiratos Árabes Unidos. Laban es, en efecto comandante de un movimiento parcialmente clandestino, el Hizb ut-Tahrir (Partido de la Liberación), organización que los nacionalistas árabes no tienen en gran estima.

Creado por el jurista Taqiuddin al-Nabhani en 1953, el Hizb ut-Tahrir afirma querer restablecer el califato otomano que dominó y oprimió al mundo árabe. Este movimiento tiene muy mala reputación en los Estados árabes, que lo consideran, con razón o sin ella, como un grupo de locos manipulados por la inteligencia británica para mantener su influencia en la región. Su fundador murió en Beirut, en 1977. Aunque este partido se presenta como una organización no violenta, su programa no deja lugar a dudas sobre las intenciones que abriga. Prevé la creación de un Estado islámico único bajo el mando dictatorial de un califa y la aplicación de una interpretación severa de la shariah. El califa gobernaría con ayuda de un emir de la Jihad encargado de movilizar a todos los hombres de más de 15 años para hacerle la guerra a todos los no musulmanes.

Contrariamente a lo que usted pudiera creer, el cuartel general del Hizb ut-Tahrir no está en Estambul sino en Londres, donde goza de una fuerte protección policial, a pesar de que el primer ministro Tony Blair lo ha calificado de organización terrorista. Los principales dirigentes londinenses del movimiento reciben remuneraciones similares a las de altos responsables de multinacionales anglosajonas de la informática, a pesar de que ese tipo de empleo exige una acreditación clasificada como secreto militar.

A falta de ser populares en el mundo árabe, los partidarios del restablecimiento del califato otomano sí lo son en el seno de ciertas poblaciones de lengua turca de Asia central. El Hizb ut-Tahrir fomenta el desorden por toda esa región, incluyendo la zona china de Xin Kiang, sin distinción de los regímenes en el poder. La compasión se impone cuando sus miembros son arrestados y torturados por el régimen de Karimov, en Uzbekistán, pero nada indica que ellos mismos serían más compasivos que sus torturadores si lograran llegar al poder.

Los Estados de la región no tardaron en comprender el peligro que representa el Hizb ut-Tahrir. De hecho lo consideran un instrumento de la CIA y del MI6, como antes lo fueron los muyahidines contra la URSS [10] y se han unido para combatirlo, siendo este uno de los objetivos de la Organización de Cooperación de Shangai, la nueva alianza ruso-china.




Incitaciones al odio
El personaje de la caricatura de arriba (Centro de Estudios del Problema Judío de Boloña, 1943) no es Moisés sino una personificación de los judíos en general, a quienes se atribuye la responsabilidad de la Segunda Guerra Mundial. El personaje de la caricatura de abajo (publicada por le diario danés Jylland-Posten, 2005) no es Mahoma sino una personificación de los musulmanes en general, a los que se atribuye la responsabilidad por el terrorismo, que el presidente Bush califica de «Nueva Guerra Mundial». Estos dos dibujos no tienen nada que ver con una supuesta crítica hacia una religión. Son dos caricaturas de propaganda tendientes a estigmatizar a grupos de creyentes. La primera fue utilizada para justificar un genocidio. ¿Cuál es el objetivo de la segunda?

 


La manipulación en Francia

France Soir fue la primera publicación que reprodujo las caricaturas en Francia. Este diario, que en aquel momento se encontraba en quiebra, era entonces objeto de feroces luchas de influencia entre los financistas que aspiraban a apoderarse de su control. El personal encargado de tomar las decisiones editoriales en el seno de la publicación está ligado en aquel entonces a un misterioso posible comprador del diario cuyo nombre sólo saldrá a relucir varios meses más tarde. Se trata del comerciante de armas Arcadi Gaydamak, presidente de Betar (la milicia del Likud) y del club de fútbol que también lleva ese nombre y candidato a la alcaldía de Jerusalén. Su identidad se mantuvo en secreto durante el mayor tiempo posible debido a la existencia de una orden internacional de arresto por fraude fiscal contra este personaje.

Una semana más tarde, las caricaturas aparecen de nuevo, en Charlie Hebdo. Como ya demostrara anteriormente en nuestro sitio web Cedric Housez, el semanario satírico viene concentrándose, desde finales del año 2003, en la denuncia del peligro musulmán tomando posición contra la participación de Tariq Ramadan en el Forum Social Europeo, por la prohibición del velo, contra la política de Francia hacia el mundo árabe, a favor de la política de Israel, etc. [11]

Tanto en el caso de France Soir, como en el de Charlie Hebdo, la publicación de las caricaturas es la prolongación de ya viejas campañas de prensa al servicio de la ideología neoconservadora de la «guerra de civilizaciones». Y resulta eficaz ya que la clase dirigente francesa finge, de forma casi unánime, no ver el aspecto antimusulmán del asunto y expresa su apoyo a tan “bella” manifestación de la libertad de expresión. La única voz discordante será la de Jacques Chirac, quien subraya que «Francia, país laico, respeta todas las religiones y todas las creencias».

Yendo un poco más lejos aún en el campo de la hipocresía, Charlie Hebdo publica "El mafiesto de los doce". Este documento denuncia el islamismo como el nuevo totalitarismo [12] que se opone a la libertad de expresión. Entre sus firmantes se encuentran, además del propio director de Charlie Hebdo, Philippe Val, la diputada mitómana holandesa Ayaan Hirsi Ali, los periodistas Carolina Fourest y Antoine Sfeir y el ensayista Bernard Henry-Levy.

La Gran Mezquita de París y la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF) presentaron ante la justicia una denuncia contra Charlie Hebdo. Varios candidatos a la presidencia de Francia expresaron su apoyo al semanario satírico, en nombre de la «libertad de expresión». Primero fueron Corinne Lepage (Cap 21) y Dominique Voynet (de los Verdes), mediante una petición. Más tarde lo hicieron François Bayrou (UDF) y François Hollande (representante de Segolene Royal, Partido Socialista), al comparecer como testigos durante la vista de la causa. Y finalmente, también lo hizo Nicolas Sarkozy (UMP) en carta dirigida al tribunal. Jacques Chirac, cuya intervención había tenido lugar al principio de la polémica, no se expresó de nuevo, pero ofreció su abogado a la GMP y a la UOIF. La justicia dará su veredicto el 15 de marzo de 2007.

Nicolas Sarkozy (candidato presidencial francés por la derecha en las elecciones de 2007) desempeñó un papel sui generis. En el momento de la publicación de las caricaturas, en su calidad de ministro del Interior y de Cultos, se negó a tomar medidas de carácter jurídico y aconsejó a las asociaciones que forman parte del Consejo de los Musulmanes de Francia que se encargaran de hacerlo. Posteriormente, para sorpresa de estas asociaciones, envió en el último minuto a los abogados de Charlie Hebdo una carta de apoyo a la publicación. Lo cual explica las dudas del Consejo de los Musulmanes de Francia ante la posibilidad de renunciar en masa.


¿Blasfemia o incitación al odio?

Reproducimos aquí la caricatura más polémica. En ella aparece un hombre que lleva un turbante que en realidad es una bomba. Según el Jyllands-Posten, el personaje es Mahoma y la caricatura ridiculiza a los extremistas que invocan al Profeta en la práctica del terrorismo. Sin embargo, el turbante del personaje lleva inscrita la profesión de fe de los musulmanes: «Dios es grande y Mahoma es su profeta». Por consiguiente, el personaje no es Mahoma sino un musulmán emblemático. El objetivo del turbante-bomba es asociar su imagen con la de un terrorista. Este mensaje estigmatiza a los musulmanes en su conjunto y constituye una instigación al odio castigada por la ley en cualquier sociedad democrática.

O sea, se habla indebidamente de las «caricaturas de Mahoma» cuando en realidad se trata de caricaturas sobre los musulmanes [13].

En un primer momento, parecía indudable para el tribunal que no se trataba de una crítica hacia una religión sino de una injuria y/ó difamación contra un grupo de personas por causa de la supuesta pertenencia de estas últimas a una religión. En efecto, el tribunal no aceptó una denuncia de una asociación religiosa que quería defender a las personas que creen en el Islam, pero si aceptó las de la GMP y la UOIF ya que los estatutos de esas dos asociaciones incluyen la defensa de los derechos de sus miembros como miembros de la sociedad y no como creyentes. Sin embargo, en un segundo tiempo, el presidente del tribunal dejó que la vista se desarrollara como si se tratara de un juicio sobre el derecho a criticar el Islam.

En este caso, ya se sabe, en este momento, que los principales protagonistas mintieron (el Jyllands-Posten en cuanto a sus objetivos, el primer ministro danés en lo tocante a los reclamos de los embajadores árabes, la Sociedad Islámica de Dinamarca sobre el carácter de las caricaturas y Abu Laban sobre su propio compromiso político). También se sabe que todos estos protagonistas están vinculados a la administración de Estados Unidos, que se dedica a promover la «guerra de civilizaciones».



Thierry Meyssan
Red Voltaire
febrero 2007
----------- 
NOTAS:
[1] «Procès d’un autre âge», editorial, Le Monde, 7 de febrero de 2007.
[2] «La "guerra de civilizaciones"» por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 7 de diciembre de 2004.
[3] ENAR Sshadow report 2004 Danemark, ENAR, pp. 40-43.
[4] «Daniel Pipes, experto del odio», Red Voltaire, 12 de julio de 2005.
[5] «La Unión Europea autorizó por escrito las prisiones secretas de la CIA desde enero de 2003», Red Voltaire, 15 de diciembre de 2005.
[6] «Europe and America must stand united», The Times, 29 de enero de 2003. Ver análisis en «La crise irakienne divise l’Europe entre atlantistes et indépendantistes», Voltaire, 30 de enero de 2003.
[7] Karikaturkrisen. En undersøgelse af baggrund og ansvar por Toger Seidenfaden y Rune Engelbreth Larsen, Gyldendal, København 2006.
[8] Tercer informe sobre Dinamarca, aprobado el 16 de diciembre de 2005 y dado a conocer el 16 de mayo de 2006, ECRI, Consejo de Europa.
[9] Ahmad Abu Laban murió de cáncer el 1º de febrero de 2007.
[10] «Enemies bought, friends sold: John Laughland The Uzbek upheaval is seen as a ’people power’ movement but is likely to cement US control of the region», The Guardian, 19 de mayo de 2005
[11] «Venderle a la izquierda el “choque de civilizaciones”» por Cédric Housez, Red Voltaire, 5 de septiembre de 2005.
[12] «Choque de civilizaciones: el viejo cuento del “nuevo totalitarismo”» por Cédric Housez, Red Voltaire, 25 de septiembre de 2006.
[13] Sólo uno de los dibujos del Jyllands-Posten representa a Mahoma. Pero no se trata de una caricatura. Es el único dibujo destinado a ilustrar un libro para niños.

10 junio 2015

De las viñetas de Mahoma 2005 a las viñetas de Charlie Hebdo 2015 (1)


LA ANSIOSA BUSQUEDA DEL “CHOQUE DE CIVILIZACIONES”



Introducción del redactor de este blog


Continuando con el tema del “choque de civilizaciones” pregonados alevosamente por Occidente, expondremos dos magistrales ponencias de mis escritores favoritos, con este post la primera entrega de Daniel Estulin, la próxima será un artículo de Thierry Meyssan. Finalmente, será reeditado un ensayo elaborado por mi persona sobre la trama oculta en los presuntos  atentados terroristas que provocaron la matanza en el semanario satírico “Charlie Hebdo”.

La publicación original del siguiente artículo corresponde a febrero del 2007, las provocaciones continúan hoy. El objetivo: Incitar la violencia en las comunidades musulmanas como un ensayo en menor escala, preparando el gran escenario posterior que será el ya puesto en marcha proyecto “guerra de civilizaciones”.

Recordaremos entonces el bullado caso de las viñetas de Mahoma del año 2005 en Dinamarca. En el presente, 2015, diez años después, se sigue usando el mismo argumento para desatar la ira, ya no solo de comunidades islámicas diseminadas en Europa, sino provocando la reacción de naciones e incitando, fomentando y armando a grupos radicales extremistas islámicos para atacar intereses occidentales y a los propios musulmanes.

Me encanta la analogía y una de mis frases preferidas es de la persona que me inspiró escribir, Daniel Estulin, quien dice: ”La historia se escribe por analogía no por identidad”. Tan cierto esto que el patrón o modus operandi de las conspiraciones criminales para socavar las democracias en el mundo se rescriben con mucha frecuencia en el escenario internacional.

Pueden pasar años, incluso décadas y hasta generaciones, pero el principio analógico es el mismo, el plan de dominación universal por una élite sigue intacto. Para esta gente el tiempo no es muy prioritario, sino los objetivos. Muchos de los estrategas de la conquista universal de los mercados económicos y, por consiguiente, la subyugación de los pueblos al Poder, no verán sus ideales cumplidos, para ello sus descendientes son preparados y adoctrinados en la misma causa.

Seguramente gente como David Rockefeller, el anciano que se niega a morir implantándose un nuevo corazón cada vez que lo necesita, no podrá disfrutar de una hipotética coronación de sus políticas, y es que no basta con un trasplante de corazón para vivir, eso no es suficiente para impedir que sus desechos orgánicos e incontinencia broten en el ambiente, el poderoso Rockefeller, que se niega a morir, no porque ame la vida, sino porque aborrece morir sin disfrutar contemplar la realización de sus abominables  sueños, debe usar pañales para no desperdigar sus excrementos.

Pero Rockefeller o la familia en general, apenas son un peón en el tablero de ajedrez, son cientos de familias y mega grupos empresariales en el mundo que se confabulan por mantener su status dominante y, naturalmente, no cederán el control, al contrario, ansían más y más.

Entrando en nuestro tema, un interesante enfoque investigativo del reconocido estudioso Daniel Estulin, para quienes sintieron interés por mi artículo "Reflexiones sobre la guerra de civilizaciones" los siguientes ensayos ampliarán la visón desde otra perspectiva, la forma de provocar directamente la reacción de cualquier ciudadano musulmán y quienes están detrás de estos acontecimientos.

Eso significa una cosa, se está buscando el pretexto para un intervención militar más amplia, los conflictos de baja intensidad, a pesar de servir a los intereses imperialistas, no eliminan gente en la proporción que desean los impulsores de la drástica reducción de la población humana hasta el año 2050, la producción industrial se está desacelerando con el fin de fomentar el hambre y la insuficiencia de recursos energéticos. El camino para lograr esos objetivos es una guerra, un “choque de civilizaciones” brutal que extermine una gran parte de la población.

Curiosidad aparte, ese conflicto que ya está en marcha será entre propios musulmanes, el cristiano y civilizado Occidente dará la puntillada final, actuará en nombre de la paz, el orden internacional y, lógico es, en defensa de “los derechos humanos”. Nos acercamos paso a paso, quizá, al primer ejemplo drástico, por obra y gracia de la OTAN y la democracia civilizada: Libia, el “estado fallido” como ya anuncia la ONU, preparando la intervención armada. Otros especulan que el uso de artilugios nucleares no será descartado para poner “orden” en el mundo árabe.

Los acontecimientos de Francia en enero del 2015, volvió a calentar los motores, la propaganda anti musulmana desató una furia de protestas en Europa, la islamofobia ha vuelto a resurgir. El modus operandi es el mismo al caso de las viñetas de Mahoma del 2005. Provocación!, pura provocación! “Je suis Charlie” corearon las masas histéricas, absortos por la repugnante desinformación de los medios e ignorando que son usados como cobayos humanos para provocar el conflicto. A la final, como una simpática mujer dijo, sobre el caso del “Charlie Hebdo”, todo se trató de un grupo de idiotas (supuestos yihadistas adoctrinados)  disparando a otros idiotas (dibujantes de mal gusto del Charlie Hebdo).

Sin más, agradeciendo la deferencia de la gente que me lee, les dejo con un eco del pasado, redactado por Daniel Estulin.


Tito Andino U. 



*****
Viñetas de Mahoma y Operación Gladio: Hermanos en Armas


por Daniel Estulin


Flemming Rose, redactor jefe del suplemento de Cultura del Jyllands-Posten danés, declaró el pasado miércoles a la CNN que estaría dispuesto a publicar las viñetas sobre el Holocausto que un diario iraní se ha propuesto difundir. Viendo la absoluta ignorancia de los medios en cuanto a la figura del señor Rose y de los intereses que representa, intentaré explicar exactamente lo que esta por detrás, tanto de las viñetas como los auténticos objetivos de esa pandilla de extrema derecha.

En septiembre del 2005, bajo apariencia de libertad de expresión, Jyllands-Posten, uno de los principales periódicos daneses publicó una docena de viñetas provocativas en contra de Islam hechas claramente para ofender a los musulmanes. El resultado fácilmente previsible ha aumentado la posibilidad de violencia y dejó a Dinamarca en un lío costoso y peligroso.

El hecho de que los redactores detrás de las viñetas anteislámicas afirman ejercitar su libertad de expresión, mientras niegan tratar los leyes europeas de censura extrema con respecto de la discusión del Holocausto y al encarcelamiento y represalias continuas de revisionistas históricos del Holocausto, revela la existencia de una agenda más siniestra detrás de las viñetas provocativas.

Las viñetas incendiarias eran una provocación deliberada, diseñada para ultrajar e incitar a los musulmanes y así provocar que los europeos y americanos se unan al "choque de civilizaciones" creado a propósito y dirigido por los neoconservadores Straussianos de Washington. El invento de las viñetas ha sido responsabilidad de Flemming Rose, editor cultural de Jyllands-Posten, que tiene lazos estrechos con los sionistas neoconservadores y la teoría del "choque de las civilizaciones" promovido por el Proyecto por el Nuevo Siglo Americano [PNAC por sus siglas en ingles]. PNAC, incluye entre sus adeptos nazis a Rumsfeld [anterior Secretario de Defensa], Cheney, Bolton [anterior embajador americano en la ONU], Richard Perle, Paul Wolfowitz [Presidente Banco Mundial] y unos cuantos más, es la pandilla que clamó por "un acontecimiento como Pearl Harbor para iniciar una guerra mundial contra el mundo musulmán".

Flemming Rose viajó a Philadelphia en octubre de 2004 con el objetivo de visitar a Daniel Pipes, el ideólogo neoconservador quien dice que el único camino hacía la paz en el Oriente Medio pasa por una victoria militar israelí total. A posteriori, Rose escribió un artículo halagador acerca de Pipes, quien compara el Islam militante con el  fascismo y comunismo.

En abril de 2003, el presidente George W. Bush nominó al fanático anti-musulmán Pipes al Consejo del Instituto de la Paz de los Estados Unidos, un 'think tank' patrocinado por el congreso estadounidense.

Daniel Pipes es uno de los neoconservadores Straussianos más virulentos y odiosos, famoso por sus declaraciones racistas y xenófobas que los inmigrantes musulmanes son "gente de piel marrón que cocinan alimentos extraños y que no son muy propicios en mantener los estándares germánicos de la higiene," una actitud sacada directamente de la escuela nazi de la hipérbola racial.

Mientras que Daniel Pipes y su pandilla de nazis han demostrado en varias ocasiones, que no es racista caracterizar a los árabes y a musulmanes como "gente de piel marrón" que sufre de mala higiene y, que sí es un crimen hacerles responsables al mini estado del apartheid de Israel de los asesinatos de los niños palestinos.

Pero por supuesto, los seguidores de Ze’ev Jabotinsky de Israel- y su creación política, el partido reaccionario de Likud – son no solamente muy conocedores de las practicas del nazismo, sino del racismo asesino y descarado también.

Hay razones claramente mucho más siniestras por las que por aquel tiempo el primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, del partido gobernante ‘Venstre’, miembro importante del Club Bilderberg y de la banda del Nuevo Orden Mundial del Gobierno Único, rechaza disculparse según lo exigido por los gobiernos del mundo árabe y musulmanes. La línea dura tomada por Rasmussen, aliado en la "guerra contra el terror," que ya ha matado unos 650,000 civiles iraquíes tiene más que ver con avanzar el "choque de civilizaciones" que defender la libertad de expresión en Europa.

Hay una razón aun más profunda detrás de la publicación de las viñetas ofensivas. Dado la posición sin rencor tomada por el gobierno danés y los editores, parece muy probable que la tensión con naciones islámicas aumente y la crisis internacional se hará más grave. Europa se polarizará cada vez más y la hostilidad hacia el Islam aumentará. Esto es, después de todo, exactamente lo que desean los controladores invisibles detrás del "choque de civilizaciones".

La reacción totalmente predicible entre los musulmanes despeja el camino hacía violencia descarada y las “operaciones del engaño”.

Teniendo en cuenta, que los neoconservadores Straussianos preparan la siguiente fase de su guerra mundial en contra del Islam, es decir atacar Irán y, a posteriori a una Siria muy debilitada, el apoyo europeo, por muy poco convencido que sea, será bien venido.

Así que si habrá atentados terroristas, podemos señalar un dedo acusatorio en la dirección de los neoconservadores Straussianos ligados a la Operación Gladio de terrorismo a través del psicópata Michael Ledeen, que está estrechamente vinculado con Francesco Pazienza y la Logia Masónica Sinarquista de Licio Gelli Propaganda Due [P2] conjuntamente con los elementos que operan dentro de los servicios de inteligencia Anglo-Americanos responsables de la campaña del terror a través de la “Estrategia de la Tensión” de la CIA y la OTAN en Italia de los años 70 y 80. [Una corte criminal italiana condenó a Pazienza en 1985 por la manipulación política, de la falsificación y  protección de criminales y  terroristas, entre otras ofensas, en lo referente al ataque terrorista en la estación de tren de Bolonia, donde murieron más de 80 personas.]

En el caso de Italia, la “Estrategia de la Tensión” fue un plan meticulosamente diseñado para fabricar suficiente terrorismo izquierdista como para que los italianos exigieran un gobierno autoritario o incluso fascista. En EEUU, James Bamford reveló una estrategia similar en su libro Body of Secrets: “…El Estado Mayor en pleno diseñó y aprobó lo que puede constituir el plan más corrupto jamás ideado por un gobierno estadounidense. Con la excusa de la lucha anticomunista de fondo, propusieron llevar a cabo una guerra terrorista secreta y sangrienta en su propio país con el fin de engañar al pueblo americano…”

Ese plan de terror provocado contra sus propios ciudadanos, cuyo fin fue concebido para ganar su apoyo en la lucha contra un Gran Enemigo, fue denominado Operación Northwoods y se concibió a principios de los años 60.

A propósito, el neoconservador Michael A. Ledeen trabaja para el American Enterprise Institute (AEI), una especie de Cominform del nuevo orden mundial. Sus “científicos” son los inquisidores de un régimen global. Los grupos de expertos de Washington no promueven el pluralismo, sino un dogmatismo de estilo estalinista con conformistas ensalzados y herejes excomulgados. Esta idea de funcionar de cara a la galería no resulta sorprendente, puesto que el American Enterprise Institute une a los sucesores ideológicos de McCarthy y a izquierdistas renegados con emigrantes educados en el bloque soviético mientras el Departamento de Estado y la CIA ejecutan sus veredictos.


Un problema tridimensional



La “Estrategia de la Tensión” tiene tres elementos integrantes—los grupos terroristas neo-fascistas, los servicios de inteligencia y la oligarquía financiera Sinarquista que, bajo condiciones necesarias de grave crisis económica y financiera, intenta establecer un permanente “estado de emergencia” administrado por un gobierno autoritario o, en el mejor de los casos, abiertamente fascista (léase los Estados Unidos de Bush, Gran Bretaña de Blair). El aspecto terrorista de la “Estrategia de la Tensión” se entiende como un catalizador para establecer un “estado de emergencia” bajo condicionantes de crisis del sistémico financiero y económico.

Los sinarquistas, como punto de referencia, eran un grupo financiado por banqueros internacionales que colaboraron estrechamente con Hitler y cuyo propósito consistía en unificar primero Europa y luego el mundo, bajo el mando de un gobierno que representara sus intereses militares, empresariales, financieros, académicos y de los medios de comunicación. En otras palabras, un Nuevo Orden Mundial para instaurar un Imperio Romano moderno.

A lo largo de los últimos 60 años, remontándonos a la Segunda Guerra Mundial, a partir de esta red de intereses Sinarquistas y estructuras financieras nazis encubiertas, ha germinado quizás la infraestructura terrorista mas importante de todas y, no solo en Europa, sino internacionalmente. Este mundo circundante terrorista no debe ser entendido como una conspiración con una estructura organizacional cuasi militar, sino como una red flexible, donde cada uno de los componentes puede ser desplegado por separado con objetivos distintos, bajo circunstancias especificas de cada operación. (léase Francia, Italia, Gran Bretaña, Mundo Musulmán)

“Una de especialidades de P2 era el arte de la provocación,” escribe Marl Zepezauer. 
“Las organizaciones izquierdistas como las brigadas rojas fueron infiltradas, financiadas y/o creadas, y los actos terroristas, como el asesinato del primero ministro de Italia Aldo Moro en 1978 [cuyo verdadero responsable es Henry Kissinger] y el ataque terrorista en la estación de ferrocarril en Bolonia en el año 80, fueron achacados a la izquierda. El objetivo de la 'estrategia de la tensión' era convencer a los votantes italianos que la izquierda era violenta y peligrosa.”

De la misma manera, los Straussianos, sacando una página de la metodología de la provocación P-2, están procurando convencer a los europeos y a los americanos de que los musulmanes son "violentos y peligrosos".

Pero Rasmussen, como Sarkozy en Francia, Cheney, Bush, Netanyahu y John Howard de Australia, comparten la filosofía genocida nazi de los neoconservadores. Son las tropas de choque para el choque de civilizaciones, Proyecto por un Nuevo Siglo Americano, la guerra larga, una rotura limpia y todos los demás planes dementes de la pandilla neoconservadora desde la conspiración hasta las mentiras descaradas.

Lo que ningún medio de comunicación esta dispuesto a revelar son los estrechos vínculos que el Ministro de Interior francés Sarkozy mantiene con los neo-conservadores de Bush, el gobierno de Blair en Londres y con el Partido Likud de Israel del asesino Sharon, el mismo Likud que no tiene ninguna aversión a  limpiar étnicamente tantos palestinos de Cisjordania y Gaza como sea posible, según las palabras del anterior Primer Ministro Netanyahu a estudiantes de la Universidad de Barra-Ilan en 1989.

Los vínculos de Sarkozy con la extrema derecha americana han sido plenamente demostrados en mi página con pruebas documentadas de correos electrónicos entre miembros de los servicios de inteligencia estadounidenses y sus homólogos franceses avisando con seis meses de antelación de los disturbios planificados en Francia. Disturbios cuyo responsable es Sarkozy.

Entre los principales medios de comunicación que alimentaron el frenesí sobre la publicación de las viñetas del profeta Mahoma en el periódico danés Jyllands-Posten, un elemento importante no ha sido comentado – la complicidad de los imanes daneses quienes "circularon las imágenes a los hermanos en países musulmanes," según Charles Moore, escribiendo para el UK Telegraph. “Cuando lo hicieron, incluyeron en el envío tres viñetas más, mucho más ofensivas que, sin embargo, no habían aparecido en Jyllands-Posten pero lo incluyeron de todos modos para crear el efecto deseado.”

A mi, además, me resulta más que sospechoso de que no había escasez de banderas danesas a quemar. Teniendo en cuento de cómo son la banda de los nazi neoconservadores y sus aliados, el hecho de que en cuanto se supo de las viñetas de profeta Mahoma en Jyllands-Posten, los musulmanes aparecieron a patadas en la ciudad de Gaza y otras ciudades principales de medio oriente, bien provistos de las banderas danesas listas para quemarlas…. 

¿Cómo han conseguido tantas banderas danesas en un lugar como la Ciudad de Gaza? ¿Os pregunto, de que si tuviésemos que conseguir unas 400,000 banderas danesas en Madrid de hoy para mañana, donde lo conseguimos? Y, al conseguirlo, tendríamos que coordinarlo muy bien con los numerosos medios de comunicación para que estuvieran presentes en el momento que estaríamos quemándolas. Cuanto más lo examino, esta supuesta rabia espontánea musulmana, más veo la mano invisible y sucia del Nuevo Orden Mundial y la necesidad que tiene de crear un choque de civilizaciones.


Jeque Yusuf al-Qaradawi, es uno de los líderes intelectuales de los Hermanos Musulmanes y conduce en la cadena de televisión vía satélite Al-Yazira el programa «La Sharia y la vida»


Luego hay un “personaje” llamado Jeque Yusuf al-Qaradawi. Para los neoconservadores Straussianos y sus compañeros de viaje del "choque de la civilización" [Traducción: guerra contra el Islam], Yusuf al-Qaradawi es el musulmán radical perfecto para sus necesidades propagandísticas. Él apoya a los terroristas suicidas en Palestina y se opone a negociar con Israel. Es importante darse cuenta, además, que al-Qaradawi es una figura prominente en la Hermandad Musulmana, una organización que ha sido infiltrada desde hace ya muchísimo tiempo por la inteligencia británica y estadounidense. De hecho, los grandes nombres de la inteligencia británica del Medio Oriente han creado la Hermandad Musulmana… y que su misión secreta debía mantener el Oriente Medio poco desarrollado, de modo que sus recursos naturales como el petróleo, pudiera continuar siendo saqueado. Según una íntima fuente de los servicios de inteligencia americana de la NSA [Agencia Nacional de Seguridad], los controladores de Sheikh Yusuf al-Qaradawi son los mismos miembros de la CIA que estaban involucrados en el fallido atentado contra las Torres Gemelas en 1993. [¿Acaso alguien todavía cree que han sido los hombres de Bin Laden?]

Al final, ¿quién saca la máxima ventaja de los disturbios? La coalición de los Straussianos-Jabotinsky Likudite de Israel, por supuesto, porque de nuevo, la ciudadanía, poco informada en la actualidad [cuya respuesta en 90% de los casos en estrictamente emocional] en América y Europa [a quienes debe recordarles periódicamente la necesidad del "choque de civilizaciones", de Guerra Santa] está enfurecida por la violencia que aumenta a lo largo del Oriente Medio y que están convencidos de que todos los musulmanes son fanáticos enloquecidos que solo entienden la ley de la fuerza aplastante militar del Occidente.

El concepto de “destrucción creativa” es la doctrina del movimiento neoconservador. Ha sido la doctrina del filósofo neoconservador Leo Strauss y lo es de sus principales discípulos como: Dick Cheney, Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz, juez de la Corte Suprema, Clarence Thomas, el anterior Fiscal General John Ashcroft y el anterior Primer Ministro israelí Binyamin Netanyahu.

Un oficial de alto rango del Mossad le dijo una vez a un amigo mío de la NSA, “el asesinato de Yitzhak Rabin ha sido llevado a cabo por Likud con el fin de destrozar el proceso de paz y sumergir la región en una guerra sin límite. Que nunca lo olvides.” Por nuestro bien, mejor que lo recordásemos.

Para terminar, nuestro conocimiento de la Historia presta a este relato cierto morbo que proviene de ver a la Humanidad arrastrándose hacia la tragedia que podría haber evitado sólo con recordar las épocas pasadas, que nos debieran servir de ejemplo.




Daniel Estulin
febrero 2007
www.danielestulin.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny