Bienvenido a este Blog. Detectives de Guerra le brinda los mejores análisis de los conflictos internacionales de actualidad

30 junio 2021

El triunfo del mal y la necesidad del crimen en la economía


Danza de la muerte, Otto Dix. 1917


Una critica al sistema judicial y económico estadounidense por un estadounidense 

por John Kozy


Nota de introducción

Continuando con la tónica de algunos artículos sobre guerra y psicología, mucha lógica y reflexión, sin adentrarnos en el siempre complejo dilema filosófico, hoy desempolvaremos valiosos artículos "viejos", "recién envejecidos para americanos...", como reza la letra de una canción de antaño del cantautor argentino Piero. 

En realidad son dos artículos escritos por John Kozy en inglés (desconozco si fueron traducidos al castellano), "The Triumph of Evil" (El triunfo del mal) (2010) y "How the Economy Works: the Necessity of Crime" (Cómo funciona la economía: la necesidad del crimen) (2012), hemos unificado y resumido (extractos) las reflexiones de Kozy para mejor comprensión del lector, por supuesto, el interesado puede recurrir a las fuentes originales en inglés en las referencias bibliográficas a pie de página y con las modernas herramientas del presente leerlas en cualquier idioma.

John Kozy, estadounidense, profesor jubilado de filosofía y lógica, escribe sobre temas sociales, políticos y económicos. Después de servir en el ejército de los Estados Unidos durante la Guerra de Corea, pasó veinte años como profesor universitario y otros veinte años trabajando como escritor. Ha publicado un libro y es articulista  en revistas académicas y revistas comerciales, así como ha escrito editoriales invitado por periódicos realizando una crítica al estableshiment y sistema de gobierno de los Estados Unidos. Su vasto trabajo puede ser consultado en línea a través de Global Research.


*** 

El Triunfo del Mal

Las sociedades modernas han justificado su adopción de actividades delictivas alegando que tales técnicas son necesarias para combatir el mal. Pero la guerra contra el mal por parte de los buenos no se puede ganar usando tácticas malvadas. El mal nunca produce bondad, y al usar estas malas prácticas, la cantidad de maldad en el mundo aumenta tanto en cantidad como en extensión. Intentar salvar a la nación convirtiéndose en aquello de lo que estás tratando de salvar a la nación es un suicidio. 


A menos que se utilicen técnicas benignas el mal prevalecerá. Parafraseando el comentario de J. Robert Oppenheimer después de que la primera bomba atómica fuera probada con éxito, nos habremos convertido en el mal, el destructor de la bondad.

Hace algunas décadas, mientras cenaba con un fiscal general recién elegido del estado de Carolina del Norte y el presidente del Tribunal Supremo de la Corte Suprema de ese estado, el jurista me dijo que todos los involucrados en el sistema legal y la aplicación de la ley tenían que pensar como criminales para atraparlos. Él creía que la declaración era directa y evidente hasta que señalé que la línea entre pensar como un criminal y actuar como uno es muy fina y se cruza fácil y frecuentemente, lo que resulta en aumentar la cantidad de maldad en la sociedad en lugar de reducirla. Aparentemente, pocos notan esta consecuencia y el comportamiento criminal de los encargados de hacer cumplir y juzgar la ley ha aumentado tan sustancialmente que se ha convertido en una práctica común.


Protestas en mayo de 2020 en Los Ángeles por la muerte de George Floyd

Los medios están repletos de videos de brutalidad policial. Se ha filmado a la policía golpeando a prisioneros sometidos, aplicando pistolas eléctricas a personas (incluso ancianas) de forma indiscriminada, disparando a personas con discapacidades mentales a las que han sido llamados para ayudar y matando a personas atrapadas cometiendo delitos no capitales que intentan escapar (a veces disparándoles por la espalda). Las investigaciones para determinar si esos agentes deben rendir cuentas rara vez dan lugar a un castigo (Nota del editor del blog: No cambió en nada esa situación desde hace más de una década, es más no ha cambiado nunca la política represiva ante gente vulnerable y sí, incluso ante pequeños antisociales y renegados sociales. Estas líneas, escritas hace más de una década siguen siendo válidas en el presente, agravadas con la brutalidad policial en la muerte del estadounidense George Floyd y la consecuente protesta social).

Se ha demostrado que las personas que proporcionan información forense en los juicios han falsificado pruebas de manera que facilitan las condenas, ayudaron repetidamente a los fiscales a obtener condenas durante largo tiempo, principalmente al tergiversar pruebas de sangre. Se han encontrado problemas similares en varios laboratorios forenses. Un ex fiscal en Dallas, Texas, Henry Wade, ya fallecido, se volvió infame por haber condenado a un gran número de acusados inocentes. Los jueces de los tribunales de primera instancia denegaron la mayoría de las solicitudes de pruebas de ADN. Los fiscales se oponían habitualmente a las pruebas. Además de una confianza casi total en el testimonio de testigos presenciales, una revisión de los casos de ADN del condado de Dallas muestra que 13 de los 19 hombres condenados injustamente eran negros, identificados erróneamente por víctimas de otra raza, investigadores, fiscales y muchos de los jurados en los casos eran todos blancos, La policía utilizó procedimientos de alineación sugestivos y, a veces, presionó a las víctimas para que eligieran a su sospechoso, los fiscales con frecuencia iban a juicio con identificaciones de testigos únicos y corroboraciones endebles y trataban de preservar identificaciones inestables reteniendo pruebas que apuntaban a sospechosos potenciales, los jueces aprobaban identificaciones previas al juicio contaminadas. Es casi como si fuera todo el sistema, simplemente adoptamos lo que dice la policía. Luego están los enjuiciamientos con el testimonio de delincuentes sobornados para actuar como informantes. El soborno es una actividad delictiva, y si se demostrara que un abogado defensor sobornó a un testigo, el resultado probable sería la inhabilitación; sin embargo, los fiscales suelen hacerlo.

Lo anterior presenta una imagen fea, ¡fea en verdad!

Pero el mal no se limita a la aplicación de la ley local. Cuando los funcionarios se dieron cuenta de que pueden actuar con impunidad sin temor a sufrir consecuencias personales, la máxima, hay que pensar como delincuentes para atraparlos, sufrió sutiles alteraciones. Ahora hay que pensar como banqueros para poder regularlos. Lo mismo se dice de los corredores de bolsa, los petroleros y cualquier otro grupo de interés. Todo el mundo quiere autorregularse. Pero la autorregulación no es más que una licencia para participar en un comportamiento delictivo. Todo el sistema de gobierno se convierte en una oligarquía de viejos que se rascan la espalda unos a otros. Todo el mundo sabe lo bien que funciona.




Las agencias federales, incluida la Corte Suprema, también son cómplices. La Corte viola la Constitución de forma rutinaria. ¿Recuerda la decisión que validaba el encarcelamiento de japoneses estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial? Otras decisiones, quizás no tan obvias, pueden citarse fácilmente. El FBI y Seguridad Nacional violan habitualmente las disposiciones de privacidad de la Constitución y la ley, y los tribunales no han intervenido. La CIA se ha convertido en una versión oficial de Murder Inc., y ahora incluso aboga por el asesinato de estadounidenses que viven en el extranjero y que han sido etiquetados como "terroristas". La agencia se ha convertido en el dispensador de justicia vigilante, mientras que a los estadounidenses se les dice que nunca se tomen la ley en sus propias manos.

Nadie parece darse cuenta de que la guerra contra el mal por parte de los buenos no se puede ganar con tácticas del mal. El mal nunca produce bondad, y al usar estas malas prácticas con el pretexto de luchar contra el mal, la cantidad de maldad en el mundo aumenta tanto en cantidad como en extensión. Intentar salvar una nación convirtiéndose en aquello de lo que está tratando de salvar a la nación es un acto de autodestrucción nacional; es suicida.

Entonces, ¿cómo se puede esperar que el bien luche contra el mal?

A menudo se cita la afirmación de Edmund Burke: "Todo lo que se necesita para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada". Suena bien, ¿no? Pero la afirmación cae en la categoría de nociones que Michael Faraday etiquetó como "ideas favoritas" y nos advirtió que desconfiáramos de ellas. Piense en ello por un minuto. ¿Son realmente buenas las personas que no hacen nada?

ABC News tenía una serie, titulada ¿Qué harías?, organizaba actos ilegales en lugares públicos para ver cómo responden los espectadores desprevenidos. Muchos no hacen nada. La implicación de estas historias es que algo anda mal con esas personas. De hecho, nadie sabe cuál es la proporción de personas buenas y malas en la sociedad. Quizás simplemente no hay suficientes personas buenas para marcar la diferencia, sin importar lo que hagan. Pero incluso suponiendo, como la mayoría de la gente, que los buenos superan en número a los malos, pocos se dan cuenta de lo difícil que es para los buenos luchar contra el mal.

Pueden, por supuesto, protestar contra el mal. Algunos como ACLU, Innocence Project y otros presentan demandas, otros exponen el mal al solicitar documentos a través de la Ley de Libertad de Información y al convertirse en denunciantes. Si bien todas estas acciones valen la pena y a menudo dan como resultado la lucha contra actos ilícitos específicos, tienen poco efecto sobre el mal sistémico que se ha incorporado al comportamiento institucional. Las buenas personas parecen estar limitadas por su bondad. ¿Entonces no hay esperanza? ¿No se puede hacer nada para evitar el triunfo del mal?

Algunas sociedades han desarrollado formas benignas y civiles de afrontarlo. Gandhi pudo usar la resistencia pasiva para expulsar al malvado RAJ británico de la India, pero, desafortunadamente, los indios no pudieron usarlo para evitar que un malvado RAJ local adquiriera el control. Sin embargo, Gandhi demostró que la resistencia pasiva puede funcionar.

Los noruegos durante la Segunda Guerra Mundial redefinieron el apellido Quisling en el sentido de traidor y, por lo tanto, difamaron a Vidkun Quisling, quien ayudó a la Alemania nazi después de que conquistara Noruega para que él mismo pudiera gobernar. El término se utilizó más tarde para denigrar a los partidos políticos fascistas, las fuerzas militares y paramilitares y otros colaboradores en los países aliados ocupados. Si, como algunos afirman, Estados Unidos se está convirtiendo en un estado fascista, "Quisling" todavía se puede utilizar hoy. Recientemente, Stephanie Madoff, nuera de Bernard Madoff, presentó documentos judiciales solicitando cambiar su apellido y el de sus hijos a Morgan para evitar humillaciones y acoso adicionales. La difamación al asociar el nombre de una persona con sus actos y aplicarlo a otros que actúan de la misma manera es una forma eficaz y benigna de atacar el mal.

Las sociedades primitivas desarrollaron toda una gama de formas benignas de enfrentar el mal, algunas de las cuales todavía se utilizan hoy en lugares aislados. El ostracismo, el anatema y el rechazo social se han utilizado con éxito. El establecimiento no espera que la gente actúe de esa manera; espera que utilicen los canales habituales establecidos para expresar su desaprobación. Pero hace mucho tiempo que se ha demostrado que esos canales establecidos son ineficaces. Todo lo que se necesita para ganar la batalla contra el mal es encontrar formas de hacer miserable la vida de los malhechores. No se necesitan leyes, ni violencia, ni siquiera castigo. Molestarlos, avergonzarlos, evitarlos, condenarlos al ostracismo, convertirlos en marginados sociales, personae non gratae. Incluso si el bien en la sociedad constituye solo una minoría, si la minoría es lo suficientemente grande, puede tener éxito utilizando técnicas tan benignas pero molestas. 


II

Cómo funciona la economía: La necesidad del crimen


 

"El dinero hace girar al mundo

Un marco, un yen, un dólar o una libra

Es todo lo que hace girar al mundo. ”

- canción de Cabaret


La economía es meramente una suma de dinero y el dinero que compone la suma se valora por igual si resulta de virtuoso o vicioso, bueno o malo, constructivo o destructivo, humano o inhumano, legal o ilegal, prácticas benéficas o malévolas. Que las personas se beneficien o resulten heridas nunca es una preocupación económica. Las personas, como todo lo que no es monetario, son irrelevantes.

Érase una vez, cuando comienzan todas las leyendas de la buena moralidad, la humanidad vivía en un hábitat natural. La gente se afanaba, pero ninguna trabajaba en nada parecido a lo que hoy se llama trabajo. Cazaban, pescaban, atrapaban y recolectaban bayas, frutas y raíces comestibles. Más tarde la gente aprendió a cultivar la tierra y a domesticar y pastorear animales. Los rendimientos se compartían con todos los miembros de sus clanes: los jóvenes y los ancianos, los capaces y los discapacitados, los sanos y los enfermos. De cada uno según su capacidad; para cada uno según sus necesidades era una práctica común, no un precepto ideológico. Y la raza humana floreció. Las aldeas alrededor de parcelas cultivadas se convirtieron en pueblos y los pueblos en ciudades. Pero en algún lugar de la progresión, algo salió terriblemente mal. ¡La gente dejó de compartir! Las personas con esto comenzaron a comerciar con otras por eso, y comenzó lo que ahora se conoce como comercio.

El problema es que, habiendo sido trasladado de un hábitat natural a uno artificial, no natural, todos no tenían un esto para cambiar por otro. Los ricos se distinguieron de los que no tenían. ¿Qué iban a hacer los que no tenían? Bueno, podrían mendigar o venderse o volver a ser lo que hubieran sido en su hábitat natural: ¡ cazadores y recolectores! Pero ahora la presa eran los que tenían y su propiedad se volvió recolectable. Entonces, ¿qué tenían que hacer los más ricos?

Podrían haber vuelto a compartir, ¡pero no lo hicieron! En cambio, desarrollaron formas de proteger lo que tenían. Asignaron a algunos para promulgar reglas y a otros para hacerlas cumplir. Algunas personas consiguieron trabajos, legisladores y guardias. Siempre que se atrapaba a un infractor de las reglas, tenía que ser juzgado. Se crearon más puestos de trabajo: abogado y juez. Cuando era condenado, el infractor de las reglas tenía que ser castigado y las cárceles surgieron con sus guardianes. Cuando los presos fueron liberados, tuvieron que ser monitoreados, por lo que ahora se necesitaban oficiales de libertad condicional. Todo esto cuesta mucho a los que tienen. ¿No habría sido más barato compartir?



Quizás, pero la gente no podría volver a eso ahora. Pues todos estos guardias-trabajadores, como se les llama ahora a menudo en la literatura, constituyen una actividad económica en sí misma. Volver a compartir los convertiría a todos en desposeídos. Pero ahora son personas importantes y poderosas. ¡Jueces, abogados, legisladores! ¿No tienen? ¡Cielos, no! Aunque son reacios a pensar en sí mismos de esta manera, estas personas no son más que guardias de seguridad aclamados. En comparación con los peces, son los comederos inferiores del acuario. ¿Qué serían sin crimen?

La empresa comercial de trabajo de guardia es como cualquier otra empresa comercial. Para beneficiarse, debe crecer; pero para crecer, el crimen debe aumentar. Sin aumentar la delincuencia, el trabajo de guardia se atrofia. Lo que surgió para controlar el crimen ahora lo requiere. El crimen se ha convertido en una parte necesaria de la economía. No se puede eliminar; ni siquiera se puede reducir sin afectar negativamente a la economía. A los economistas les encanta. También lo hacen los abogados, legisladores y jueces. ¡Pero no lo admitirán! Hay que alimentar la actividad comercial de custodia de los que tienen y su propiedad.

Oh, mierda, dirá algún lector. Quizás, pero abandonemos el érase una vez y volvamos al ahora es el momento.

¿Por qué algunos miembros del Congreso tienen la intención no solo de reducir la red de seguridad social sino también de eliminarla? Porque mantener las espaldas de los desposeídos contra la pared aumenta su probabilidad de convertirse en criminales para alimentar a los trabajadores de la guardia ¿Y por qué estos mismos miembros del Congreso no están dispuestos a restringir las actividades del complejo militar-industrial? Bueno, los AK-47 vienen de ahí y son tecnologías que mejoran la productividad. Hacen que los guardias y los delincuentes sean más eficientes. ¿Y economistas? Bueno, consideremos cómo se mide el producto interno, la medida más amplia de la economía.

El producto interno bruto (PIB) es el valor de mercado de todos los bienes y servicios comprados en un período determinado. En resumen, mide cuánto dinero se gasta. Cuando se gasta más dinero, el PIB aumenta, cuando se gasta menos, el PIB disminuye. Cuando el PIB aumenta, se dice que la economía está creciendo, cuando el PIB baja, se dice que la economía se contrae. Esto implica, por supuesto, que "la economía" no es más que un número.

Bueno, ¿qué hay de malo en eso?:

Digamos que un pirómano incendia un edificio enorme y el fuego causa tanto daño que el edificio no se puede reparar. El propietario contrata a un vendedor para que lo derribe y retire la basura. El costo de hacer eso es producto nacional. En cierto sentido, destruir algo lo convierte en un producto. Joseph Alois Schumpeter, el Arnold Alois Schwarzenegger de la economía, lo llamó “destrucción creativa”: las cosas se destruyen para crear productos domésticos. En realidad, el crimen crea una gran cantidad de producto interno. El costo de las armas y herramientas utilizadas por los delincuentes es producto nacional. Si se detecta, el costo del juicio de un acusado es producto nacional. Si es declarado culpable, también lo es el costo de su encarcelamiento.

Pero es aún peor. El asesinato de una persona crea un producto doméstico. Hace aproximadamente un siglo, especialmente en el Medio Oeste de Estados Unidos, cuando una persona moría, su familia encontraba un lugar agradable detrás de la granja y cavaba una tumba. Hoy eso no se puede hacer; hoy la muerte es una fuente de ingresos. Primero se requieren los servicios de un enterrador, luego se debe comprar un ataúd, luego se adquiere una parcela de cementerio y flores para el visionado. La muerte de una persona hace que el producto doméstico crezca y crezca. La economía mejora cada vez más. ¡Absurdo !, dices. Sí, lo es, pero así es exactamente como funciona la economía.

Así que piénselo. Cuando un grupo de saudíes derribó el World Trade Center, crearon productos nacionales, muchos de ellos. La mayoría de los estadounidenses consideran a estas personas como terroristas, pero desde una perspectiva económica, son empresarios que crean empleo. Cuente todas las personas empleadas en la limpieza del sitio y la reconstrucción de los edificios. Es un cumplimiento del sueño de Schumpeter, pero debería haberlo llamado "creación destructiva".

Si quiere saber por qué los estadounidenses no pueden controlar las armas, piense en el sueño de Schumpeter. Los llamados negocios legítimos ganan dinero con la muerte en Estados Unidos. Matar en Estados Unidos es una actividad económicamente creativa. Toma a los seres humanos y los convierte en productos domésticos. El PIB crece con cada crimen. Sin el crimen, el PIB se desplomaría.

Entonces, ¿cuál es la moraleja de esta leyenda? Qué tal, "Si quieres mejorar la economía, sal y mata a mucha gente". No hará mucho por el país o su gente, pero el PIB explotará y los economistas salivarán sobre lo bueno que son los fundamentos de la economía.

¿Te imaginas algo más absurdo? No importa, porque así es como funciona realmente la economía. No tiene ninguna relación con las personas y su bienestar. El dinero obtenido por una actividad destructiva es tan bueno como el dinero obtenido por una creativa. El dinero que se gana robando es tan bueno como el dinero que se gana con honestidad (como todo banquero sabe). El dinero lavado es tan bueno como el dinero limpio. El dinero que se gana matando (aquí o en el extranjero) es tan bueno como el dinero que se obtiene dando a luz. Así funciona la economía. Ni las personas ni la calidad de nada importan; solo el dinero hecho lo hace, y el coro político canta,

Dinero, dinero, dinero, dinero.

Dinero, dinero, dinero, dinero


 

Todo esto en una nación compuesta por personas, el 80% de las cuales afirman ser seguidores de una deidad que proclama que el amor al dinero es la raíz de todos los males, y ni un solo clérigo se queja.


Así es, querido lector, cómo funciona Estados Unidos. La economía es meramente una suma de dinero, no prácticas que sustentan al oikos, y el dinero que compone la suma se valora por igual si resulta de virtuoso o vicioso, bueno o malo, constructivo o destructivo, humano o inhumano, legal o ilegal, prácticas benéficas o malévolas. Todo ese lucro es asqueroso. Que las personas se beneficien o resulten heridas nunca es una preocupación económica. La gente, como todo lo que no es monetario, es irrelevante, lo que hace que esta economía sea totalmente inmoral. Este mensaje de un destacado asesor financiero lo demuestra:

"Como inversores, no debemos permitir que nuestras creencias políticas, los medios de comunicación o cualquier otra cosa se interpongan en el camino de nuestra búsqueda para convertir nuestro dinero ganado con esfuerzo en una riqueza duradera".


 John Kozy

The Triumph of Evil

How the Economy Works: the Necessity of Crime

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddToAny